LA NOCHE OSCURA DEL ALMA

31 diciembre, 2020 Nosoloangel

Posiblemente habrás escuchado hablar de “La Noche Oscura del Alma”, título de un famosísimo libro de poemas de San Juan de la Cruz. Sin embargo, el motivo del encabezado, que va más allá de la lectura de San Juan, se debe a un comentario de John Ortberg que me gustaría transmitiros y que enlazo con la famosa escena descrita en Génesis 32,25:

“Entonces Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta que rayaba el alba”

El Zóhar explica que la raíz de la palabra ‘luchó’ (iabek, en el hebreo original  ‘וַיֵּאָבֵק’), proviene  de las tres letras centrales (Abak  ‘אָבק’ ) que significan ‘polvo’, para decirnos que el ángel vino a Jacob levantando el polvo (‘אבק’) que había en el terreno. Esa palabra da a entender lo que queda de una cosa que fue quemada tras un incendio, algo  así como los restos de la ceniza quemada. Ascuas.  

Sin embargo, la palabra en hebreo para designar “tierra” es otra, “afar” ( ‘עפר’). La diferencia entre el polvo (las ascuas)  ‘אבק’ y la tierra ‘עפר’ es que el polvo no tiene valor y nunca puede dar frutos, pero la tierra, aunque sea polvorienta, sí puede darlos. Dice John Ortberg que el plano en el que vivimos es la Tierra, la verdadera Tierra, y no “el polvo de la Tierra”. 

El polvo de la Tierra representa el inframundo, que se encuentra por debajo de la Tierra que habitamos,  y en este sentido es claro lo que dice el Rey Salomón en Eclesiastés 3, 20:

«הַכֹּל הוֹלֵךְ אֶל מָקוֹם אֶחָד הַכֹּל הָיָה מִן הֶעָפָר וְהַכֹּל שָׁב אֶל הֶעָפָר».

«Todos van a un lugar: todos son de la tierra (עפר), y todos regresan a la tierra (עפר)«.

Es decir, todo proviene de la tierra (עפר) y todo vuelve a ella, por eso la frase “Y un Hombre luchó con él”, se refiere a alguien que levanta el “polvo de la Tierra”,  elevando el  inframundo  ¿Y quién vive en el polvo de la Tierra? La serpiente que se arrastra y come del polvo de la Tierra.

La reflexión nos enseña que el otro lado, el inframundo,  no tiene luz propia y sólo es «polvo» que siempre te tiene “sobre ascuas”, temiendo lo peor, deseando tal o cual cosa. Siempre corriendo, como ya dijimos en una entrada anterior, detrás de una cometa volando… pero sin hilo.

La ‘Tierra (עפר) es la base de nuestro mundo, que nos permite manifestar todo lo que deseamos sacar de ella. Es verdad que hay oscuridad. Es verdad. Pero también es verdad que un poco de luz “fructifica” en algo de claridad aunque sea pasajera. Y eso no es posible con las ascuas.  Cuando plantamos  semillas en la tierra, ésta se vuelve fructífera, al menos en potencia. Cuando plantamos semillas en ascuas, esto no es posible. De hecho, así está revelado en la conversación de Adán después de comer la manzana:

“בְּזֵעַת אַפֶּיךָ תֹּאכַל לֶחֶם עַד שׁוּבְךָ אֶל הָאֲדָמָה כִּי מִמֶּנָּה לֻקָּחְתָּ כִּי עָפָר אַתָּה וְאֶל עָפָר תָּשׁוּב”.


“Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; Porque eres tierra (עפר), y a la tierra (עפר) volverás «. (Génesis 3:19)

Es decir, necesitamos trabajar para sacar y ganarnos (sudar) el pan de la tierra. Es decir, “extraer luz de la oscuridad”, producir frutos de una tierra árida, porque cada deseo voluntarioso que tengamos en esta existencia  está en un estado potencial, hasta que ‘plantamos’ la semilla de lo posible en la tierra y ese “acto” es el aspecto de la conexión de la luz  (lo posible) con la vasija (lo probable) y las cosas entonces “aparecen”.

Y si bien no existe una bendición especial para decir cuando plantamos una semilla en la “tierra”, porque no podemos predecir si la “tierra” lo aceptará o no, si es factible realizar  nuestras propias oraciones y meditaciones para invitar a lo divino a que sea parte del proceso y bendecir nuestras acciones. 

Y esa es la filosofía más básica de la vida: puedes hacer “A” o “B” en la vida y, a su vez, cada una de estas cosas las puedes hacer “asociadas a Dios” o “a ti mismo”. En ambos casos, puedes tener éxito o fracasar. Pero lo importante no es el resultado de la acción, sino el propósito y al servicio del porqué, para qué y para quién se hizo la acción que nos propusimos.

Volviendo a la escena del principio: 

«וַיִּוָּתֵר יַעֲקֹב לְבַדּוֹ וַיֵּאָבֵק אִישׁ עִמּוֹ עַד עֲלוֹת הַשָּׁחַר»

«Entonces Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta que rayaba el alba».

Aquí, en esta frase, está plasmada la noche oscura del alma. Jacob luchó con el ángel del inframundo durante toda la noche hasta el amanecer, que es el momento en que dicho inframundo, u “otro lado”,  pierde su fuerza. Siempre hay un momento en nuestra vida en que nos vamos a encontrar “de noche”, “solo” y “en un desierto”. Y en esas circunstancias, “alguien vendrá a luchar con nuestro Yo para hacernos sudar y dudar, y decirnos que “el otro lado” es más fuerte, que la vida no tiene sentido y bla, bla, bla… Que él sabe más que tú y, esto es lo peor, que también te puede  “conseguir” el éxito. 

Pero, si te mantienes hermanado y solidario, y reflexionas sobre por qué pasan las cosas que pasan y no sacas a Dios de la ecuación de la vida, quizás escuches, en el fragor de la lucha, que alguien te dice al oído “no desesperes porque, por muy tenebrosa que sea la noche, siempre amanece”.

“וַיֹּאמֶר שַׁלְּחֵנִי כִּי עָלָה הַשָּׁחַר וַיֹּאמֶר לֹא אֲשַׁלֵּחֲךָ כִּי אִם בֵּרַכְתָּנִי.”

“Y Él dijo:“ Déjame ir, que amanece ”. Pero él dijo: «¡No te dejaré ir a menos que me bendigas!» (Génesis 32:27)

Así que, el ángel de las tinieblas pidió ser liberado porque llegaba la mañana.  Je, je….  ¿Quién lo iba a decir?

Ahora se puede casi entender el Cantar de los Cantares cuando dice en  6:10:

«מִי זֹאת הַנִּשְׁקָפָה כְּמוֹ שָׁחַר יָפָה כַלְּבָנָה בָּרָה כַּחַמָּה אֲיֻמָּה כַּנִּדְגָּלוֹת».

» ¿Quién es aquel que se ve como el amanecer, 

hermoso como la luna, claro como el sol, 

imponente como un ejército con estandartes?»

Somos nosotros, Los Hermanos bien avenidos, los que luchamos cada día removiendo las ascuas para separarlas de la tierra “Buena”.  Nosotros y todos los que fuimos capaces de sobrevivir a nuestra noche oscura del alma. Entonces, el Alba abrirá una abertura de luz muy pequeña y fina. Luego abrirá otra abertura, que es un poco más grande, y así sucesivamente hasta que Dios nos abra las puertas celestiales a la luz del día en las cuatro direcciones. Es decir, que la alegría de vivir no vendrá de una sola vez, sino que llegará como la luz del amanecer, que va aumentando hasta que, casi sin darte cuenta, se muestra la luz completa del día.

Por tanto, te deseo de Corazón que sigas la lucha de Jacob contra la oscuridad hasta que llegue la mañana, porque siempre amanece. Mantengamos  la lucha hasta el momento en que Dios nos abra un nuevo canal de luz al que podamos aferrarnos y transformar las tinieblas en bendiciones. La Edad Media pasó, la peste pasó, la Revolución Francesa también pasó,  pasó la esclavitud,  pasó Hitler y lo que estamos viviendo ahora, la pandemia, la crisis, la incertidumbre y nuestra noche oscura del alma, tanto a nivel  personal como a nivel colectivo, “también pasará”. Y el Ángel del inframundo nos suplicará que le dejemos ir, pues “está amaneciendo” y se tiene que ir.

Así pues: Cualquier cosa vale para este año nuevo menos abandonar la pelea. Por tu bien. Por nuestro bien.

                                                     

FELIZ NAVIDAD TE DESEA LA HERMANDAD

24 diciembre, 2020 Nosoloangel
“…Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces…. Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos… Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis…” (Mateo 7)

Hay un concepto que sostiene e identifica a personas capaces de formar parte de atrocidades, aunque ellos aparenten ser  «normales».  ¿Conocéis a alguien?  Ojalá que no. Me estoy refiriendo al reverso de la moneda de los “objetores” de conciencia.

Ellos no objetan su conciencia “individual” porque sólo tienen una conciencia colectiva, ajena a ellos, que les hace sentir  «pequeñas insignificancias “buenas” dentro de un sistema malo». 

Repito: Ellos pertenecen a un “Sistema Malo”, pero creen ser buenos y personas «normales», sólo que, desde fuera, desde la óptica del observador imparcial, forman parte de esa cadena que lleva a cabo actos atroces.

Por esta razón de “ande yo caliente, ríase la gente”, no se consideran culpables de forma individual de un mal colectivo, aunque hayan participado de forma directa o indirecta en él, ya que piensan que sólo obedecían “órdenes de arriba”, o “eran una pieza del sistema” o que “son un efecto colateral” de algo mucho más grande que ellos, que les sobrepasa, y que, al fin y al cabo, ellos son sólo un insignificante diente de la rueda dentada que mueve el sistema. 

Por tanto, ellos no creen tener responsabilidad en una cadena mucho mayor en la que hay otros, por encima, que son los que deben rendir cuentas y dar explicaciones. Los jefes sí, pero ellos no. 

Yo, a estas personas, les llamo “la cofradía de los autómatas de corazón de piedra”, pero una tal Hannah Arendt, una filósofa que presumía ser, como todo filósofo que se precie, una “observadora laica y objetiva”, lo denominó la “Banalidad del Mal” porque este tipo de personas hablan de que tal o cual cosa es un “mal menor”, como si el “mal” tuviese tamaño, como si la “oscuridad” tuviese “tallas” o como si la “mentira tuviese piedad”.

Por eso, en una reflexión anterior que editaba en mi Facebook, distinguíamos entre la  “mala gente” y la “gente mala”.  Allí hablábamos de la mala gente. Aquí de la “gente mala”, refiriéndome a esa mayoría silenciosa con cara de “Heidi”  que “solo obedecen” sin reflexionar sobre las consecuencias de trivializar las actuaciones propias que, sumadas, llevan al mal final, a la oscuridad total, a la noche negra oscura del Alma del Mundo.

Hanna Arendt era una filósofa al uso, a la que le tocó “filosofear” de forma objetiva  un  11 de abril de 1961 en el juicio a  Adolf Eichmann, el «arquitecto del holocausto», el nazi que favoreció, propició y permitió la muerte y el sufrimiento atroz de seis millones largos de personas.

Eichmann no se sentía culpable ni responsable de semejante horror, porque Él se veía a sí mismo inocente, y así se declaró, porque Él hacía su trabajo, nada más. No pensaba, no planificaba, no construía. «Mi cometido era sólo de técnico de transportes», dijo para defenderse.

Entonces, Hannah Arendt cruzó su propia línea roja intelectual y sacudió al mundo reflexionando, y haciéndole reflexionar, sobre el papel de la responsabilidad individual en los actos de cada ciudadano, no existiendo una responsabilidad «colectiva» o una «maldad intrínseca», sino que el “todo” es la suma de las partes.

Y si de la gente mala escribía yo que alguien dijo “Padre perdónalos porque son unos ignorantes, que no saben lo que hacen”,  con los hijos de “Heidi” solo cabe decir eso de:

“…No me dejes (A MÍ) caer en la tentación de ser como ellos…

Y  líbranos (A TODOS) del Mal.”

Rogamos al lector que, en esta Nochebuena, nos regale una palabra para que, JUNTOS, entre todos, podamos completar la frase final de este texto:

Feliz Navidad a todos los Hombres de buena voluntad. Todo lo mejor: Salud que es Luz, Amor que es Alegría y ……

 

                                                     

El problema y la solución: un corazón de piedra.

15 noviembre, 2020 Nosoloangel

El problema surge cuando te encuentras en la calle, en tu casa o en la vida con alguien “sin límites, sin educación y confrontativo” y tú eres “limitado, educado y dialogante”.

¿Qué puede ocurrir bueno de ese encuentro? Sólo que el otro “te esquive” y no quiera saber de ti. Y no deberíamos apenarnos de que el otro no nos quiera o nos respete, porque si estuviésemos en su vida seríamos, en el mejor de los casos, fagocitados y destruidos por él, y en el peor de los casos: seriamos “como él”.

La solución: reflexiona qué mensaje viene a darte esa persona. Quédate con parte del mensaje y desdeña el formato.

Hay muchos como esa persona. Será por algo. Tienen su propio ecosistema, su propio código y su propia identidad de grupo e individualidad. Igual que tú.

Si ves que parte del mensaje es aprovechable: bien. Si ves que son reiteraciones sobre un tema ya manido, simplemente déjalo partir en tu inconsciente.  Tú lo ves como algo amenazante y él te ve como algo “rechazante”.

Acuérdate del cuento de Blanca Nieves. No caigas en la trampa de romper el espejito porque te diga algo que no quieres escuchar. Eso te convertiría en la Reina bruja: en Maléfica. Eso déjaselo a él si ese es su problema.

Recuerda: que todos tenemos una Maléfica dentro de nosotros escondida y que la vida, “casualmente”, intentará sacártela y demostrarte que tú no eres mejor que los demás.

Y siempre hay razones que justifican sacar a Maléfica a pasear: una traición, una humillación, un abandono, etc.

Quizás tengas las mismas razones que están detrás del comportamiento del “ilimitado” con el que te topaste, sólo que él no tiene recursos (ni ganas) para mirarse hacia dentro y ver la raíz (y las consecuencias) de su  comportamiento, de sus sentimientos y de su pensamiento.

Salvo esto todo es igual: tú eres creyente o no (él también). Tú tienes familia (el también). Tú tienes amigos (él también). Tú tienes corazón y él también porque, obviamente, sin corazón es imposible vivir.

Pero aquí está la diferencia: tu corazón es de carne y te duele y él de él es de piedra y no le duele. Y no hay más.

                                                     

Los Domingos Felices

23 abril, 2020 Nosoloangel

 

 A ver, no quiero que suene a oportunismo. Ni a conspiración ni a crítica política. Pero alguien lo tiene que decir. Está muy bien eso de los aplausos y “el resistiré” cada 20.00 h a los sanitarios pero no nos deberíamos quedar ahí.

España tenía (y tiene) uno de los mejores Servicios de Salud del mundo en relación “coste-beneficios-cobertura universal”. Pero los que vivimos dentro de él, sabemos que podría ser aún mejor.

Es como en una guerra. Tú puedes tener los mejores pilotos y los mejores soldados de infantería. Y buenos aviones. Y radares de casi última generación pero si los soldados no tienen botas, o no les llega la comida, o “se corta la luz”, o se va  el “wifi”… apaga y vámonos.

 Con tantos recortes presupuestarios que hemos tenido “desde el 2000” para acá  y cada vez más multifuncionalidad de los peones de la sanidad,  ha venido una minúscula partícula submolecular llamada “virus”, y ha puesto en evidencia que si hubiésemos tenido “botas”, comida, luz y wifi, “el virus” “no nos habría metido el susto en el cuerpo”.

Tú puedes construir un puente o una casa pero luego lo tienes que mantener. Conseguir algo es fácil; mantener ese algo es más difícil.

Hemos tenido recortes sociales, sanitarios, de infraestructuras…,  siempre con la ideología por bandera sobre el conocimiento, el sentido común. Cada vez gastamos menos y cada vez también ahorramos menos hasta llegar a la situación actual.

Y  ¿ahora qué?. Si los políticos supiesen algo de medicina se darían cuenta que el buen médico no es el que quita los síntomas sino el que averigua “lo que se esconde detrás de ese síntoma. La ca-u-sa. Quitas la-ca-u-sa-y-qui-tas-el-pro-ble-ma.  Pero a veces la causa no cuadra con la ideología del político que manda en cuestión. El de Vox no ayuda al del PSOE y el PSOE no secunda ninguna idea del PP y así todo.  Miramos más el color de la idea y no la idea en sí mismo.  

 Si uno mirase por el microscopio de la hemeroteca, podrías adivinar cuándo España “descarriló” del sentido común y se alejó del bipartidismo y se sumergió en el mosaico multiminorías que es ahora. Ahora cuatro votos son importantes porque inclinan la balanza. Pero antes no era así.

 La intención de voto es como los “like” de Facebook. Hay gente que se deprime profundamente cuando escribe algo y no recibe ningún like. Como cuando whatsapeas a alguien y no te contesta inmediatamente o tarda tres horas en hacerlo y nos sentimos ninguneados y empequeñecidos por nuestro entorno.

Pues a los Políticos les pasa igual. Obama ganó de calle gracias a Internet. Ni se despeinó en la campaña. Después, tras su mandato, tampoco fue nada del otro Jueves. Al menos no en función de la expectativas creadas. Hay políticos que nos mandan, que no han trabajado nunca. Ni trabajaran. Yo, gracias a Dios,  tengo jefes y directores, en mi caso una directora, que cuando no hago algo bien, ella no solo me dice que “asi-no-es”, sino que me enseña a hacerlo mejor.  Y así tendría que ser en todos los ámbitos de la sociedad. Uno debe ser el Ejemplo y no el Faraón o capataz de turno. 

Éramos una sociedad mediterránea feliz con nuestro sol y nuestro modo de vivir a base de muchos domingos felices.

Éramos un país barato para pasar las vacaciones.  

Éramos un país hospitalario y acogedor.

Pero hemos pasado, por la irritabilidad, la polarización de nuestras ideas y ahora, con el panorama del “día después” a la “Pandemia” que ya se vislumbra, a  la incertidumbre que vemdrá, el desasosiego, el stress y la depresión. Porque ya nada será igual que antes. Pero…

(Pero) Yo creo que va a ser para mejor porque en mi opinión estábamos tan en plena inercia “descarriladora” …. Que ya hemos “topado” con algo duro. Saldremos de ese tren a campo abierto…

 Como escribí en mi Facebook hace tres años, cuando viajé una vez a Marruecos me advirtieron: ten cuidado al conducir con el coche. Los niños se tiran a la vía para que los atropelles y cobrar una indemnización del seguro. Eso les resolvería la vida los próximos diez años… A ver qué picaresca surge en nuestro país…

 Para concluir: Tenía un maestro que siempre me exigía que extrajese la “lección” de cada evento negativo con el que me encontrase.

Y Bien,  ¿cuál es la “lección positiva”?  

 Para MI, estas:

 1.- Cuando el enemigo externo aparece, los enemigos internos pactan y se unen para sobrevivir. 

2.- No descuides nunca los tres pilares de un “Estado de Bienestar Moderno”: Sanidad Universal y de calidad + Justicia de verdad para todos + Enseñanza libre para todos, con buenos profesores para que los niños de hoy no sean los políticos del mañana. 

4.- Vive y deja vivir. No es tanto el poder ni el dinero lo que te hace feliz. Lo que realmente te hace feliz y te Motiva para ir a trabajar “A la Mina”, “A la Fabrica” o al “Horno”, es comerte tu trocito de pan, aunque esté algo duro, contento con la gente que tú quieres, separando tu trabajo, de lo social y lo social de lo personal o familiar. Cuando los domingos han sido felices, no nos importa ir el lunes a trabajar… 

5.- Hay que mantener las cosas que funcionan bien y no experimentar e innovar tanto en función de la ideología del momento. Ni controlar tanto sobre quien es amigo de quien, o suponer  teorías conspiratorias. Si la idea “genial” se le ocurrió a alguien de un signo ideológico contrario a ti, reconóceselo e incorpora esa idea a la práctica si de verdad te preocupa la colectividad. Porque existe una memoria Histórica que todo lo apunta. ¿Quiénes? – Los viejos del lugar. Esos saben lo que pasó, como pasó y por qué pasó lo que pasó.

6.- Y, no hablemos mal de nadie. No creas lo que digan de él. Solo fórmate opinión según tu criterio de lo que tus ojos y oídos recojan. Lo mismo ese que tú pensabas que era un parásito va un día y te salva la vida. Y lo justo será entonces, agradecérselo. ¿No?

En  fin.

Como suelo decir medio en broma. Espero que por lo menos el BOE no publique algún día que los Callos a la Andaluza ya no pueden llevar garbanzos, o que el tinto de verano no puede llevar la rodaja de limón en el vaso, porque ahí…, me van a encontrar los “garifantes” del momento,  porque con la comida no se juega. ¿Eh?

 

 

                                                     

Nacer en Miércoles

15 abril, 2020 Nosoloangel

La cábala intenta enseñarnos, entre muchísimas otras cosas, sobre las capacidades de la persona a través del estudio de una serie de rasgos personales como la  fecha de nacimiento,  etc…

El Rab Zamig Cohen enseña en una de sus conferencias basada en el estudio del Zohar y la Guemara que estos también nos aportan datos en función del día de la semana en el que se nació. El Zohar hace un paralelismo entre los días de la Creación descritos en el Génesis y los días “actuales” de cada semana.

El Día 1, en el que se “hizo la LUZ”, es el “Sun Day”, domingo, el Lunes, es el día 2, proviene de la luna, el tercer día es el martes, en el que, por cierto, Dios dice que “es MUY bueno», el cuarto día, Miércoles, Dios hizo, las Estrellas del Cielo y las Luminarias , el Jueves, es el quinto día, el sexto, es el Viernes en el que fue creado el Hombre, Adam, y finalmente el séptimo dia, Sábado, fue consagrado al disfrute y descanso de todo lo creado.

No es nuestra intención hacer de este concepto un tratado que abarque a los nacidos  en cada uno de los días de la semana, pero sí me centraré en los nacidos  en Miércoles  con la secreta intención de honrar a un miembro del Blog. Una “matriarca”  de la prehistoria de este blog que ustedes están leyendo, y lo hago con el fin de que ella pueda así entender determinadas vivencias que le ocurren.

El Día 4 de la Creación (Génesis 1:14-19), el primer Miércoles de la Historia, Dios crea todas las estrellas y los cuerpos celestes. El movimiento de estos ayudará al hombre a registrar el tiempo en el espacio “ubicándose” en el Aquí y en el Ahora.

Dos grandes cuerpos celestes están hechos en relación con la Tierra. El primero es el sol, principal fuente de luz,  y la luna que refleja la luz del sol. El movimiento de estos cuerpos distinguirá el día de la noche.

Esta obra también se declara buena por Dios. Pero, no hay que olvidar que el SOL es una de las muchísimas estrellas que habitan la oscuridad de la noche.

Ese es precisamente  el rasgo que define a los nacidos en Miércoles: Brillan. Si ellos se apagan la noche seguirá siendo noche y  apenas se notará la falta de su luz. Pero aquellos que tienen por norte a “esa” persona, la falta de su luz les supone detener su camino.Es verdad que vendrá otro Maestr@, pero no cabe duda que el Tiempo y el Universo se detiene y debe resetearse.

Los nacidos en Miércoles son Maestros de la Luz en el sentido de Paulo Coelho: ellos no “enseñan a nadie”. Ellos muestran en el escaparate de la noche el concepto de “mejora continua de uno mismo”, aspecto que aquí, en la tierra recibe el nombre de…. COHERENCIA. Esto dice el amigo Paulo de este tipo de personas:

«Todo guerrero de la luz ya tuvo alguna vez miedo de entrar en combate. Ya traicionó y mintió en el pasado. Ya recorrió un camino que no le pertenecía. Ya sufrió por cosas sin importancia. Ya creyó que no era un guerrero de la luz. Ya falló en sus obligaciones espirituales. Ya dijo sí cuando quería decir no. Ya hirió a alguien que amaba… Por eso es un guerrero de la luz: porque pasó por todo eso y no perdió la esperanza de ser mejor de lo que era».
Manual del Guerrero de la Luz…

Paulo Coelho

                                                     

LA QUE SE AVECINA

20 marzo, 2020 Nosoloangel

Escribíamos de refilón el 31 de Agosto del 2011 que la cabalá utilizaba el llamado Lenguaje de las Ramas, para explicar el origen de las cosas. A cada Acción le sigue una reacción tarde o temprano. Solo que nosotros en nuestra realidad aparente solo vemos la “reacción. Lo que vemos son las ramas de un enorme árbol,  mientras que realmente la realidad oculta, el todo, la raíz de aquellas ramas que percibimos está en la semilla oculta de ese árbol.

Decíamos allí también, que el Rab Dov Brezak, aplicaba  este concepto de lenguaje de las Ramas a la pedagogía para el análisis del estado actual de nuestra sociedad: sus valores, sus criterios, su polarización, su radicalización….

Siempre existieron depredadores sexuales que como un tigre acechaban en la oscuridad de la noche o de un garaje etc… pero ahora ya nos hemos acostumbrado a “las manadas”….en varias comunidades autónomas, no solo en una concreta. Hoy no extraña, que un grupo de jóvenes rocíen con gasolina y quemen viva a una anciana en la puerta del Metro. Y peor aún, lo graban en vídeo y lo cuelgan en Youtube.  Es decir, no solo es el acto agresivo, sino la jactancia y la exposición pública de esta nueva “habilidad social”.

Puedes visualizar a posteriori las series “Aquí no hay quien viva”, “La que se avecina”, Gran Hermano, Sálvame Deluxe. Cualquiera de estos programas sería un buen título para este post. Pero para no entrar en catastrofismo demagógico me voy a quedar con “La que se Avecina”. Y en verdad que lo que se avecina es cuanto menos incierto… ¿De verdad ustedes piensan que estamos evolucionando? Jamás habíamos avanzado tanto en conocimiento, y sin embargo seguimos siendo “muy” vulnerables. Jamás habíamos tenido tanto ocio, y sin embargo cada vez hay más depresión. Y jamás teníamos tan fácil el acceso al “placer”, y sin embargo cada vez somos menos felices.

De pronto nos hemos dado cuenta de la sensación de provisionalidad que nos está invadiendo,  de lo vulnerables que nos sentimos, cuyo origen según el lenguaje de las ramas está en aquel 11-S en el que asistimos, de forma globalizada y televisiva, al «derrumbe» de la «seguridad» y la primera grieta en la “globalización”,  cuyo inicio en forma de «torres duales», agitó nuestros instintos y nuestras emociones. Pero nuestro pensamiento, lejos de resetearse, se fue contaminado mas y mas y mas de la matrix. ¿Cuál será la próxima escena?

Y no es un “defecto” de España. Son varios países, incluidos los EEUU, los que han tenido que repetir elecciones porque los resultados no son determinantes. Tampoco sabemos la legitimidad del Gobierno Venezolano actual frente a la alternativa. Es decir, la “línea” de la polarización se ha borrado, y todo está aún más fragmentado y distorsionado. Todo está “patas arriba” en permanente revisión, incluso ya tenemos y asumimos la existencia de “fakes”, de fotos trucadas, falsas, que bien valen para derrocar al político de turno que no nos interese.

Einstein ya lo dijo en una conferencia: “Es más fácil cambiar la órbita de un electrón, que cambiar ciertas ideas irracionales y prejuicios: machismo, feminismo, racismo, antisemitismo, sionismo, etc etc, ideas y enfoques poderosos que están instalados en la sombra del poder y que “no influyen”; sino que invaden y se imponen: como el ISIS, pero en vertiente “occidental”. Probablemente nosotros mismos pertenezcamos a una corriente ideológica de estas y las podemos justificar intelectualmente…… pero mirándonos para dentro, o al espejo en la soledad de un aislamiento, o esperando el resultado de una prueba, o el alta de un ser querido, tendríamos serias dudas, acerca de qué parte de nuestro YO ha interiorizado determinadas ideas, y además me ha hecho militar en ellas y adoctrinar a otros, y acabar en una victoria pírrica.

Aclaro el concepto de Victoria Pírrica: Es aquella victoria que llevó a cabo Pirro El Griego, tras la cual solo quedó él y no tuvo a nadie a quien contársela. Es decir, una victoria conseguida a costa de un precio desorbitado. Justo justo lo que le encanta al EGO. Lo reconozco. Yo, como en la canción pienso que “el día que se avecina, viene con hambre atrasada”. Dentro vídeo

 

                                                     

LA TABERNA DEL BUDA.-

9 marzo, 2020 Nosoloangel

By Nosolodoctor

“La luz no cambia, lo que cambia es el receptor en función de como recibe la luz”. Zuckerwag

 

Imagina que vives en un Complejo Residencial que se llama “La Taberna del Buda”, integrado por Tres Torres que comparten una piscina, un gimnasio y una serie de locales comerciales. Total, un volumen de 1820 residentes entre fijos, temporales y arrendatarios de los locales: peluquería, clínica veterinaria, una agencia de viaje, un Pub, un supermercado, un consultorio médico privado, una herboristería, una tienda de informática con un anexo para arreglos de móviles y PC. Quedan dos locales vacíos pendientes por arrendar, y luego están las plazas de garajes que tienen los propietarios, y unas 7 o 8 plazas más que se arrendan por algún  que otro propietario que invirtió en ello.

Ahora imagina que vives en el quinto piso letra A de la Torre III, y que un un buen o mal día te dicen que te toca “por ley” ser el Presidente de la Mancomunidad del Complejo. Hasta ahora has podido mantenerte al margen de la vida social y política de la Mancomunidad. Salias por la mañana a tu trabajo, volvías por la tarde, paseabas al perro, saludabas a los vecinos que te encontrabas en el ascensor…  Pero ahora todo va a cambiar.

Cuando te toca gestionar una colectividad, lo mínimo que se supone que tienes que hacer es decidir entre dos situaciones:

1.- Dejarlo todo como está, y que pase el tiempo para que venga otro y punto

2.- Ejercer en la medida de nuestras posibilidades nuestra propia esfera de influencia; no por lo que decimos (eso sería ejercer el “poder”) sino por lo que hacemos. Un mundo mejor se refiere a una sociedad mejor, y una  sociedad mejor sólo puede estar integrada, según escribimos el 28 de Noviembre del 2018, por individuos equilibrados, mentalmente sanos y responsables, que piensan más en ser Humanos “derechos”, que en sus “Derechos” Humanos y reivindicaciones.

Ahora, después de unos días de toma de posesión del cargo, tienes que formar tu junta directiva, tus asesores,  y tu equipo en general.  Te tomas unos días para la configuración y darlo a conocer. Mientras tanto, al poner más atención en los vecinos, empiezas a comprender los recursos humanos de los que dispones…. ¿realmente estos eran mis adorables o desconocidos vecinos? .

Entonces te vas dando cuenta de que el Pub no es un Pub sino un local de mala muerte, donde se juntan cada noche… Los de siempre. Y que en algunos locales se escriben además de guiones novelas negras, y en otras se las pasan ideando trucos y maneras de actividades “en la frontera” de lo permisivo.  En muchas casas que vas a visitar para conocer de primera mano los problemas vecinales, cuando te abren la puerta, en unos el Humo del fumatorio de lo que sea parece niebla, en otras el perfume de la propietaria….. Y te enteras que el del tercero es un expresidiario, y el del primero es Notario.  Y que el del supermercado está separado pero que está arrejuntado con una viuda que vive en el ático

En fin, muy muy en sintonía con la letra de la canción de Café Quijano  “La Taberna del Buda” que os pongo, y luego seguimos con el cuento.

Y con esta realidad metafórica nos metemos en faena para debatir, que si bien ya es difícil  mantener la individualidad entre un colectivo difuso y disgregado (crecimiento personal en la línea de este blog hasta el pasado Enero del 2019), mucho más difícil es encontrar tu lugar (tu espacio), en un colectivo del que sabes que tu formas parte, pero que si pones el foco fuera de ti, en las casas de los vecinos, en los locales, si visitas el Pub etc…., no tienen, aparentemente, nada que ver contigo. Y si además durante un periodo de tres o cuatro años te toca a ti regentarla, entonces podemos decir sin ánimo de equivocarnos, que “nos hemos salido de la zona de confort”.

Salomón Michan  habla alegóricamente de “Patos” y “Gansos”. Parecen iguales pero cada uno tienen sus particularidades. Los patos son más anárquicos, más ruidosos, no vuelan aunque aletean (apenas levantan un metro del suelo) mientras que los Gansos aunque parecen más torpes en la tierra ellos si vuelan , además de nadar (los patos también nadan), están más jerarquizados, y cuando vuelan buscando zonas mejores lo hacen en formación  “V”, con el vértice delante porque dicha posición  beneficia al que está detrás en la formación, y porque la bandada consigue aumentar hasta en un 70% su capacidad operativa de vuelo. Los Patos vienen a ser individuales, mal o bien avenidos, mientras que los Gansos representan la colectividad estructurada e integrada.

A mi esto me hace pensar que quizás cuando la colectividad, la sociedad, comparte un destino común y todos saben a dónde ir, la formación ideal es la de una “V” “gansa” (una enorme y gigantesca “V”). Se llega más fácil, descansado y rápido, volando como los gansos. Claro que para “ir” hay que “querer IR”,  y para querer ir haría falta saber   “ Adonde IR”.   Viajar por la vida como los Gansos tiene además  ventajas que deberíamos tener en cuenta: ellos se dan cuenta del cansancio que supone volar venciendo la resistencia del aire, ya que  si volasen solos tendrían que descansar cada dos por tres. Sin embargo, ellos  viajan (vuelan) resguardados por el  compañero que tenemos delante de nosotros… esa estrategia les ayuda a viajar a una velocidad de crucero que es constante sin tantos acelerones y frenadas como suelen ser habitual en otras andaduras.

Le pregunté a un Maestro Lama que visitó nuestra ciudad hace un año acerca de de los requisitos que según él definirían la “cualidad” de Ganso entre nosotros.  Me dijo diez características de los que hoy solo puedo decir siete:

        .. Nunca se enfadan

        .. Nunca hacen juicios Morales

        .. Nunca ven la TV

        .. No tienen Redes Sociales prácticamente

        .. Nunca hacen de nada algo personal

        .. Nunca son intransigentes

        .. Todos distinguen entre intimidad y socialidad

 

En la lógica del ganso, el líder  no es la cabeza del poder sino la Cabeza del Conocimiento, y  por ello se acostumbran al relevo del líder, pero no para perpetuar el poder, sino para dosificarlo y establecer los senderos para que todos sin excepción, afines y no afines, gansos, patos, cisnes y algún que otro ave que pudiera aparecer en ese entorno,  puedan, no solo nutrirse, sino también beneficiarse sin discriminación de estar adscrito o no al club de los Gansos.

En la formación  de los Gansos, cada vez que el líder se cansa pasa al final de la formación, y el segundo ocupa su lugar sin detrimento del prestigio u Honor del que se ha puesto el último, porque a medida que otros líderes van cansándose, también ellos van pasando al final de la formación. En el viaje de la Vida los relevos son necesarios para permitir siempre la misma velocidad de crucero, porque lo realmente prioritario es estar de acuerdo en la dirección que hay que escribir en nuestro GPS psicoespiritual.

 Y tal como escribimos hace un año, los gansos que van detrás  graznan fuerte para estimular al líder y evitar que se duerma o distraiga. El graznido bien pueden ser algunas críticas, si, pero también palabras de aliento que nos pueden reforzar nuestra autoestima. Y cuando un ganso de la formación enferma o cae herido por el disparo de un cazador, dos gansos salen de la formación en “V” y bajan a tierra con el compañero para curarlo, asistirle y quedarse con él hasta que pueda volar o, en el peor de los casos, si fallece, hasta enterrarlo, para inmediatamente después, reincorporarse a los puestos finales de la formación.

Ahora imagina hacia donde evolucionar; que quieres para tu vida diaria, tu vejez, tus hijos, tus nietos y los hijos de tus vecino. ¿Que pasaría si viviéramos  pensando en los demás, ayudando y pensando en lo que pueda necesitar el compañero? No es una utopía hecha para “santones” ni “alternativos”…. Si los gansos, que no son obviamente humanos, lo hacen entonces  ¿Por qué no nosotros?

A veces se nos olvida que el conocimiento es LUZ y nosotros “RECEPTORES” y que como dice Jaim David Zukerwar ; “La luz no cambia, lo que cambia es el receptor en función de como recibe la luz”.  Es decir nuestra Luz, nuestro crecimiento individual,  nuestra  sabiduría, nuestro conocimiento  y discernimiento, toda nuestra capacidad de dar y de restringir, todo nuestro esplendor  ¿Para quién es sino  es para el compañero de viaje?  Si viajar por la vida se hace duro por la razón que sea,  ¿no va a existir otra manera de viajar?

 «Debe haber otra manera de atravesar la dualidad de la Matrix en la que nos encontramos, otro modo de llegar a la verdad, debe haber otro modo de pasar de una orilla a la otra….Debe haber una manera de poder volar que no sea solo en contra de corrientes ideológicas de moda, ya sean de aire frío o de aire caliente,por que al fin ya al cabo, al fin y al cabo, tanto las corrientes de aire frío como las de aire caliente crean torbellinos difíciles de solventar…»  Solo hay que tener el Valor de  seguir adelante….

PROXIMA ENTREGA: LA MATRIX.

                                                     

1. No seas buena persona, mejor sé un Ser Humano…

25 enero, 2019 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGreydos

Si has conseguido quitar todas las mantas que ocultaban todas las luces que simulaban oscuridad hasta llegar aquí, es que te has dado cuenta de algunas cosas. Como por ejemplo: lo solos que estamos, la importancia del entorno que nos rodea, lo mucho que nos traicionamos a nosotros mismos etc….Y lo mucho que nos prostituimos.

Este es un gran secreto acerca de la diferencia entre el materialismo y lo que no lo es. La diferencia estriba en el concepto de prostitución que va mucho más allá del aspecto sexual. Según los diccionarios actuales, “prostituir” significa hacer de algo o alguien un uso o cargo de forma deshonrosa o hacer un uso deshonroso (restarle valor intrínseco) a una cualidad, facultad, entidad o persona.

A diferencia de lo material, en materia de espiritualidad solo cabe darle a cada cosa su valor, o trascenderlo y elevarlo, todo lo contrario de lo que ocurre  en el materialismo, donde se eleva lo que no debe ser elevado, y/o prostituye lo que debería ser “valorado en su medida” (como la mujer, el descanso, la caridad, la ética, la Moral, el concepto de Dios, el sexo, el trabajo, el dinero, el ocio … ¿sigo? etc….).

Es muy difícil  hacer coincidir a las personas en el valor de algo material pues depende de su dualidad, que es lo que llamamos “escala de prioridades”, mientras que la espiritualidad tiene un denominador común respecto a la colectividad. Todos coinciden en un determinado valor respecto a una referencia espiritual, porque ese “algo” espiritual se supone que es la fuente de alimentación que nutre lo material. Lo que no se ve alimenta lo que se ve.

En contra de lo que podría uno suponer, en la verdadera espiritualidad, no cabe el fanatismo, y lo que parece fanatismo en los materialistas no es más que la insatisfacción que genera alimentar el ego. Uno siempre quiere un poco más.

Sin embargo, la espiritualidad supone contemplar, y la contemplación solo necesita apenas un minuto de elevación. Para la verdadera espiritualidad la materia nunca ha sido enemiga del espíritu, sino solo su expresión y vehículo para trascender…. Y para perfeccionar lo imperfecto sin importar la individualidad.

Siempre hay un momento en nuestras vidas en el que uno reconoce que ha sido engañado por la realidad aparente. Lo superfluo que incorporamos para ser aceptados, queridos, valorados o empoderados, y que finalmente  termina confundiéndonos al punto de llegar a  olvidamos de nuestra verdadera esencia. Así ha sido.

Habría que reconocer que le hemos dado más al intelecto (que también es Materia) de lo que él nos ha dado a nosotros, y es en esos momentos que uno habla de verdadera crisis existencial o noche oscura del alma que no todo el mundo tiene el privilegio de vivir cuando nos da…

¿Sabíais que en el teatro griego ‘persona’ (πρόσωπον) se refería a la máscara que llevaba el actor, pues en aquel entonces no existían ni vestuarios ni atrezos? Bastaba con cambiar de “persona” para indicarle al espectador que el aquel personaje había cambiado de registro. Es decir, según el personaje al que representaban, los actores llevaban una máscara u otra, con diferentes peinados, maquillaje, etc. Y sorprende que un concepto tan validado para tener “personalidad” jurídica en nuestro mundo tenga un origen (una fuente, un espíritu) tan falso, tan ambiguo y tan relativo como el de una máscara, que precisamente oculta nuestro verdadero ser… Humano. Y no es que podamos decir que nuestra vida hoy día siga siendo una especie de teatro griego, con cada vez más luces, pero inevitablemente más sombras.

Del mismo modo que cuando vamos caminando y alguien que lleva una taza de café choca con nosotros y nos hecha el café encima, nosotros derramamos lo que llevamos cuando nos chocamos o nos rozamos o nos apegados con algo o alguien. Derramaremos lo que llevemos; si llevamos café, mancharemos de café, si llevamos paz, contaminaremos de paz al otro, si es rencor…. Lo importante no es pues con quien chocamos o porque chocamos, sino lo que llevamos en la taza. Nosotros somos una enorme taza andante con una mente y un “vestido” que movemos para andar por esta casa. Somos un recipiente relleno de una esencia y muchas veces más allá de pensar lo justo o injusto  que fulanit@ se haya cruzado en nuestras vidas, y el destrozo que ha hecho, quizás podríamos pensar en esa inteligencia superior que mueve los hilos que jugó, a que precisamente tu derramaras el contenido de tu taza sobre tu agresor. De seguro que quizás le sanates algo… a cambio de nada.  Y ¿qué?

Uno debería de pensar si quiere considerarse un “Ser Humano” y que hacer bien a alguien que quiere no tiene apenas mérito. Faltaría más. Sin embargo, sonreír a alguien que te ha perjudicado consciente o inconscientemente es ir contra la lógica que es lo mismo que decir, ir en contra del intelecto, de la razón, porque el Alma juega a otra cosa. Nuestra verdadera escencia es nuestro pensamiento.

El sentimiento es relativo y cambia con mucha facilidad. Donde ayer amábamos hoy odiamos, aquello que nos hacía vibrar , hoy ya no lo hace etc…

La secuencia representativa de los mundos es pensamiento, sentimiento, lo que decimos y lo que hacemos…. ¿Cuántas veces hacemos algo que no habíamos dicho o que no pensamos?. Las personas son las que dicen y hacen en función de la máscara que llevan en una determinada función teatral que por supuesto puede cambiar (o no), pero el Ser Humano es aquella entidad inteligente que es consciente de que no es más que una enorme taza con el mejor continente posible según su naturaleza, circunstancias, entorno y capacidad de observación…

SER HUMANO

Publiée par María José Coronado Luque sur Vendredi 25 janvier 2019

 

 

 

                                                     

2. La Hermandad de los Gansos

28 noviembre, 2018 Nosolodoctor

«Debe haber otra manera de atravesar la dualidad,

otro modo de llegar a la verdad,

debe haber otro modo de pasar de una orilla a la otra….

 Debe haber otra manera de volar

que no sea solo en contra de corrientes ideológicas,

ya sean de aire frio o de aire caliente,

 al fin y al cabo, corrientes que crean torbellinos difíciles de solventar…»

Me habéis podidos leer desde el pasado 2011 prácticamente el mismo discurso una y otra vez, con algún que otro matiz: el valor de nuestra propia individualidad como elemento innegociable para poder alcanzar la felicidad o Bienestar con uno mismo, y el autorespeto como forma de imaginar el lugar que ocupa uno en el Universo.

Solo que…, todo eso es o debería ser… al servicio de la “colectividad”.  Se puede ser Egoísta, pero nunca Ego-CÉNTRICO. Egoísta implica mirar por uno antes que por otros, lo cual puede ser reprobable pero nunca será ilegítimo. Lo que nunca podemos ser es Egocéntricos porque, afortunada o desgraciadamente, no estamos en el cetro de “nada”.

No somos realmente  importantes (imprescindibles)  para nadie y jamás podremos rellenar nuestra carencia interna con algo de fuera.

A lo más que podemos aspirar a lo largo de nuestra vida es a dos cosas:

A estar en paz con uno mismo porque nada escondemos e intentar mantener cierta coherencia entre pensamiento-sentimiento-nuestra palabra y nuestra acción, lo cual no siempre es posible…,  y a poder ejercer cada uno nuestra propia esfera de influencia; no por lo que decimos. sino por lo que hacemos. Un mundo mejor se refiere a una sociedad mejor, y una  sociedad mejor solo puede estar integrada por individuos sanos, equilibrados, responsables, que piensan más en ser Humanos “derechos” (de pie), que en sus “Derechos” Humanos y reivindicaciones.

Salomón Michan nos dice  que tenemos que copiar la forma en la que los gansos viajan (vuelan). Lo hacen en “V”, con el vértice delante porque dicha posición  beneficia al que está detrás en la formación, y porque la bandada consigue aumentar hasta en un 70% su capacidad operativa de vuelo.

Es decir, cuando la colectividad, la sociedad, comparte un destino común y todos saben a dónde ir, la formación ideal es la de   una “V” “gansa” (una enorme y gigantesca “V”). Se llega más fácil, descansado y rápido, volando como los gansos.

Viajar de esta manera tiene otras ventajas que deberíamos copiar de ellos: ellos se dan cuenta del cansancio que supone volar venciendo la resistencia del aire, porque si volasen solos tendrían que descansar cada dos por tres. Sin embargo, viajar resguardado por el  compañero que tenemos delante de nosotros… ayuda a viajar a velocidad de crucero.

Si tuviésemos la lógica del ganso, nos acostumbraríamos a hacerle el relevo al líder. En la formación  de los Gansos, cada vez que el líder se cansa pasa al final de la formación, y el segundo ocupa su lugar sin detrimento del prestigio o cavod del que se ha puesto el último, porque a medida que otros líderes van cansándose, también ellos van pasando al final de la formación. El viaje es largo y los relevos nos permiten mantener siempre la misma velocidad de crucero, porque lo realmente prioritario es estar de acuerdo en la dirección que hay que escribir en nuestro GPS psicoespiritual. Además, los gansos que van detrás  graznan fuerte para estimular al líder y evitar que se duerma o distraiga observado el viaje. El graznido bien pueden ser algunas críticas, sí. Pero también palabras de aliento que nos pueden reforzar nuestra autoestima. Y cuando un ganso de la formación enferma  cae herido por el disparo de un cazador, dos gansos salen de la formación en “V” y bajan a tierra con el compañero para curarlo, asistirle y quedarse con él hasta que pueda volar o, en el peor de los casos, si fallece, hasta enterrarlo, para inmediatamente después, reincorporarse a los puestos finales de la formación.

Yo siempre he pensado que ese era el propósito de Dios con los judíos en el desierto aquellos raros cuarenta años: saber “viajar” en formación. Acampar en formación, pensar-sentir-graznar-y volar como un solo corazón. Quizás yo sea un soñador (que no creo), pero es posible comportarnos como una hermandad de Gansos.

¿Ustedes recuerdan un post que escribí hace años acerca de las diferencias entre los “hermanos de sangre” y los “hermanos de Almas”?. Pues bien, un peldaño inmediatamente superior al de la Hermandad de las Almas sería, en mi humilde opinión, la Hermandad de los Gansos. Vivir pensando en los demás, ayudando y pensando en lo que pueda necesitar el compañero no es una utopía hecha para “santones” ni “alternativos”…. Si los gansos, que no son obviamente humanos, lo hacen…, nosotros entonces ¿Por qué no?

Todo nuestro crecimiento individual, toda nuestra  sabiduría, conocimiento  y discernimiento, toda nuestra capacidad de dar y de restringir, todo nuestro esplendor…, ¿para qué es?  ¿Para quién es?  Si no es para el compañero de viaje,  ¿para quién es?  Si viajar por la vida se te hace duro, cansado,  ¿no hay otra manera de viajar? Si. Debe haber otro modo de ir por la vida…, sí que la hay…

 

 

                                                     

3. Una manga de once varas.

25 noviembre, 2018 Nosolodoctor

El trabajo duro hacia el exito es silencioso, la caída y el linchamiento siempre es ruidoso.

Antiguamente, en la Edad Media, durante la ceremonia de adopción de un supuesto hijo adoptivo, el padre que adoptaba  debía introducir al futuro hijo adoptado por una manga de una camisa de once varas, claro, sacándolo por el cuello para posteriormente darle un fuerte beso en la frente como prueba de la aceptación de la paternidad. La vara (835,9 mm) era una barra de madera o metal que se usaba en aquel entonces para medir cualquier cosa. En aquel contexto once varas equivalían a más de 9 metros, dando a entender que se trataba de una camisa con una manga exageradamente grande, en la misma medida de lo que el futuro le iba a “caber” de amor y bendiciones.  Sin embargo,  ocurría que,  a veces,  estas adopciones no eran del agrado del hijo adoptivo, y entonces se le recomendaba a éste que no se metiera en esa camisa de once varas (que no se dejase adoptar), vaya a ser que se arrepintiera.

En metafísica el número once se consideraba un número indefinido situado más allá del 10, que significaba la plenitud, y cuyo significado era “demasiado”, y por esto se entendía que era una camisa demasiada larga… para que fuera bueno.

Hoy día la expresión meterse en camisa de once varas, se usa cuando una persona se complica la vida inmiscuyéndose o dejándose contaminar en asuntos o problemas que no le son propios, y entonces un tercer observador  le aconseja que no se meta en camisa de once varas. Cuando a alguien se le dice  que se está metiendo en camisa de once varas significa que se complica  (y/o la complica a los demás) la vida innecesariamente. Otras veces  se aplica a aquellas personas que por ser excesivamente serviciales prometen cosas que no pueden dar o que no dependen de él, no con ánimo de estafar, sino por las ganas en demasía  (once varas) de complacer a la otra persona. Pongamos el caso de un amigo que tiene un problema con su coche, y lo necesita inmediatamente porque precisa irse al día siguiente de viaje, y le decimos que se lo miramos y que  al día siguiente se lo tienes arreglado fijo, y que no hace falta que lo lleve a un mecánico que le va a dar gato por liebre. En ese caso nos estaríamos metiendo en una camisa de once varas. Este punto es una falla importante en nuestro sistema evolutivo, tanto para la persona que ofrece la camisa de once varas, como de la persona que confía en el gran facilitador.

A esta altura del crecimiento espiritual no es congruente depositar un exceso de confianza en alguien semejante a ti. En palabras del Zohar: “maldito el Hombre que confía en el Hombre”.

¿Entonces qué?,  ¿confiamos?, ¿ayudamos?. Lo recomendable es esperar a que te pidan tu opinión, al menos tres veces, y contestar siempre “te digo ésto porque me lo preguntas, y te lo digo desde mi verdad, pues habría que  ponerse en tus zapatos para vivir la realidad que estás viviendo”.  Desde mi posición yo haría…, bla, bla, bla….

Porque la manta que toca hoy quitar es la del orgullo de ser útil a la humanidad para así ser querido y respetado, así como en el caso de la “víctima”, evitar  depositar la confianza en una instancia probablemente inferior a la suya propia.

El problema de meterse en camisas de once varas  es, que tanto el equivocado como la victima, reaccionan malamente tras conectar con la realidad al pasar a relacionarse con el entorno a partir de ese momento a través del sentimiento.

Cuando se pasa de la “emoción”  al “sentimiento”, perdemos en un día todo lo que hemos  ido atesorando toda una vida. Cuanto más nos alejamos  de la voz interior que es nuestro pensamiento, más nos desborda las emociones, y  más nos alejamos de nuestra conciencia relacional, y entramos más en el dominio de los instintos de supervivencia ante la decepción (unos con odio, otros con revancha, otros con venganza y otros con ambos, o con todo el abanico de los sentimientos activados).

Lo malo es que este sentimiento redunda en la palabra, y cuanto más alejada esté la voz interior de  la voz que emitimos, menos “verdadera” y objetiva será la “realidad” que estamos viviendo.

Lo malo de esto es que nuestro entorno, las personas que nos rodean y que nos retroalimentan, se crea en función de lo que decimos y hacemos, y no en función de nuestro pensamiento y/o voz interior y, claro, al entrar en la dinámica sentimental creamos un entorno (un contra-entorno) que refuerza y alimenta ese odio, revancha y/o  venganza que expresamos en nuestro dolor. Y es “ahí”, en ese momento cuando empleamos en nuestro discurso palabras como “mala suerte”, “injusto”, “no me lo merezco” etc…

Lo malo de la “manga ancha” es que al ser una manga de nueve metros no solo caben  el damnificado y su entorno sino también otros entornos y victimas que han vivido situaciones similares, y que conectan con el discurso público del primero, llenándose la manga de más voces que jalean lo mismo, y la manga no se llena, tarda en llenarse porque para eso era “ancha”.

Las palabra que decimos, las emociones que sentimos, al hacer lo que hacemos y el sentimiento con el que decimos lo que decimos, crea el nuevo orden social con el que nos relacionamos,  alejándonos cada vez más de nuestro propósito, y nos arrastra como una riada “sentimental” (y por tanto subjetiva) que nos lleva a  “desaparecer”.

Tal como decíamos el 16 de Abril del 2015, cuando empezamos a subir por esa escalera para quitarnos esa sombra número 50 de obligado paso, para trascender del estado de engreimiento (instinto + sentimiento) personal a otro más evolucionado y abierto que culminase en sacudirse la última sombra (sombra 1), que permita pensar, escuchar, sentir, detenerse, comprender,  para luego hablar y finalmente “hacer.  Un camino difícil no exento de trampas emocionales, que te pondrá tu propio  EGO, el cual no está interesado para nada en cederle el poder al Alma.

De ahí que sostengamos en estos escritos que atravesar los dictados de la vida, y pasar de un estado de “desnudez”  espiritual al de investirse con el ropaje de la dignidad humana, solo depende en primera instancia de tirar de  la manta adecuada que opacifica un determinado nivel de luz, así como llevar una camisa con manga larga pero de nuestra talla en la que solo quepa nuestro brazo.

Recordad que la primera sombra a desmantelar  era la del miedo a la muerte. La muerte del Ego que nos hace preferir “malo conocido” que “bueno por conocer”. En esta sombra, a dos del final, el miedo a haber hecho el ridículo, el miedo a perder la partida, el miedo a lo que habrán pensado los demás, el miedo a lo que sufre mi entorno, nos puede hacer regresar a la casilla de inicio en un “plis plas”.

Así que te queda la palabra, te queda saber si la palabra representa tu pensamiento o si la palabra expresa tu sentimiento. Ufff…

 

                                                     


Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.