7. Leer entre líneas.

22 agosto, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de en GREYdos

A menudo hemos leído en este foro el “cuidado” que debemos tener con el intelecto. El 90% de las dudas que plantea el crecimiento personal, el desmantelamiento de las sombras y la búsqueda de la luz son contrarias a la lógica del intelecto. Es más, algunas de las conclusiones que los años dan a la persona suelen ser contrarias a la lógica y por ello se conocen con el nombre de “Experiencia”, en contraposición al “conocimiento” teórico de lo que se supone que es la vida. “Saber no es lo mismo que experimentar”.

Entonces, si nuestro intelecto es al fin y al cabo “puro Ego”…, desde el punto de vista metafísico: ¿cuál es la misión del intelecto?

Nuestro intelecto nos sirve para escrudiñar entre lo exterior y lo interior, entre la derecha y la izquierda,  entre arriba y abajo, y  entre lo principal y lo accesorio. El intelecto solo nos sirve para saber colocar las piezas del puzle de manera que podamos ver la figura.

“El intelecto está diseñado para que podamos encontrar lo oculto en cualquier cosa aparente, sea de la naturaleza que sea y del tamaño que sea”.

Dios puede ser hallado en todo momento y en cada cosa. Detrás de cada sombra, detrás de cada miseria, ahí seguro que está.

El intelecto está también para poder saber contestar a la persona que quiere enfriar tu fe, tu certeza y tu motivación. El intelecto te sirve para diseñar una estrategia de vida, una hoja de ruta. En palabras de mi maestro Rab Saadia Truzman shlitá “el intelecto sirve para saber subir y crecer espiritualmente de uno en uno cada escalón para no bajar después rodando de tres en tres. El intelecto nos sirve para ser conscientes de las enormes posibilidades de mejora que disponemos cada día que pasa por delante sin apenas ser vista.,,

El intelecto nos sirve para ser consciente de que la individualidad está al servicio de la colectividad, y que el rigor está al servicio delJesed (bondad) y no al revés.

Cuando se carece de intelecto uno solo es “impulso y emoción”, un caballo viejo que se bambolea por la  vida, y cuando uno ve las consecuencias de sus emociones e impulsos (si es que las llega a ver) ya es tarde.

El mes de septiembre es el mes del intelecto. Coincide con los días previos a la balanza de la constelación de Libra. Es precisamente en esta constelación que  el intelecto nos dice qué poner en el platillo del debe y qué poner en el platillo del haber, porque tampoco se trata de ponerlo todo al “tun, tun” o revuelto.

Septiembre es un mes para serenar la mente, apagar el fuego de las emociones, al mismo tiempo que va atenuándose el calor sofocante de Agosto, y para  aquietarnos en nuestros impulsos.

Septiembre es el final del verano lo cual supone dejar ya “lo que me pida el cuerpo” para, por el contrario, examinar al cuerpo para ver si además de pedir y exigir es capaz de dar una “mijita” de misericordia al alma que lo alberga y en última instancia a la colectividad en la que vive.

                                                     

8. Descubre al Santo

15 julio, 2018 Nosolodoctor

 De 50 Sombras de enGREYdos

 

Si alguna vez te has propuesto ordenar la habitación de un adolescente, es probable que te identifiques con lo siguiente: atemorizado por la tarea que te espera, tomas la inteligente decisión de empezar por lo más desastroso y anárquico. Luego de quitar algunos muebles, moverlos a las esquinas indicadas, tirar algunas cajas de cartón para reciclaje y descubrir que sí, que había un suelo debajo, recién entonces puedes empezar de verdad a ordenar y asear la habitación. Pero es también entonces cuando se vuelve evidente lo horrible que es el caos de la habitación en cuestión.

Ahora es momento de arrojar a la basura, triturar, echar mano a la papelera  y tirar de fuertes químicos. Las tareas más difíciles siempre quedan para el final. Igual sucede con nuestras vidas en nuestro mundo caótico. La cabala llama Espíritu Santo a la parte de Dios (la presencia divina) que, al igual que nosotros, está fuera de los mundos espirituales. Los Cabalistas la llaman Shejina, los cristianos lo llaman Espíritu Santo

La Cabalá posee una metáfora que intenta explicar la creación del mundo y el sentido de la vida. Según la Cabala antes de la creación de nuestra cadena de mundos, ya hubo otro orden que  fue creado antes, llamado  el orden de Tohu (El Orden o Mundo del Caos). Tohu fue diseñado con tanta intensidad lumínica que la energía entraba en conflicto con sus recipientes pues ellos no podían sostenerla, de hecho  llegó el momento que  explosionó todo. Y así, el mismo estado de Tohu causó su propia destrucción aunque con un propósito que ya veremos al final.

Imaginemos la explosión: los que volaran más lejos del núcleo de la explosión. Esto nos dice que para encontrar los remanentes más poderosos de la luz esencial de Tohu, deberíamos viajar al mundo más bajo posible que generó la explosión. Y ese es nuestro Mundo. Un mundo en el que habitan criaturas que no tienen noción de nada más que de este mismo mundo. Solo ven lo que está delante de ellos, a derecha y a izquierda. Con un poco de suerte, quizás intuyen lo que está detrás de ellos y poco más. Algunos incluso en su ignorancia  se sienten los amos del mundo, el eje del mundo o tienen la sensación de que el Mundo está en deuda con ellos por alguna secreta razón que obviamente solo ellos conocen.

A ese mundo se le conoce como el mundo “material” o lugar donde las cosas ya no pueden ser ni más tangibles, ni más egocentricas, ni más caprichosas, ni más subjetivas de lo que son ahora.  Es el mundo de: “de los perdidos al rio.”

Y es precisamente por esta razón  por la que el Espíritu Santo desciende a este mundo, exiliándose de su lugar habitual para buscar, como el que busca oro en una mina, las chispas más preciosas de aquellas que cayeron tras la explosión del mundo del Tohu.

Una vez encontradas es necesario rescatarlas de sus cáscaras de oscuridad, quitarles sus mantas…, para volver a conectarlas a su fuente superior y que así se transformen de nuevo en “esferas de influencias” que brillen, calienten y nutran la existencia. Que para eso existen, para brillar, calentar y nutrir. Y todo ello a través de nosotros, las vasijas móviles, habilitadas para albergar un mínimo de luz (y de conciencia)  que permita quitar mantas (las cáscaras) y vehiculizarlas a su sitio.

En esa misión el destino del Espíritu Santo, como en cualquier película de El Santo, se infiltra en nuestro mundo envolviéndose en oscuridad y en confusión, hasta tal punto que no puede redimir a las chispas sin redimirse a sí misma por lo que podríamos decir que en esa lucha por recuperar las chispas divinas, él, no sólo redime a dichas chispas, sino que en el fondo lo hace también a la oscuridad misma.

Es a esto, a lo que se le conoce en metafísica  con el nombre  de  “El Exilio de El Espíritu Santo”.

Ya quedan apenas ocho Sombras que desmantelar y las que restan son ya mantas sutiles. Descubrir al (espíritu) SANTO supone ya salir definitivamente de la Dualidad y sentir la presencia divina cerca. Conseguir que la presencia divina se quede junto a tí es tan difícil como conseguir darle de comer a un León de la Selva con tu mano y poderlo acariciar.

El alma que respira dentro de nosotros es un fractal del Espíritu Santo, por tanto vale decir que, efectivamente, es una chispa divina. Entonces es fácil de entender que el camino de nuestra alma refleja de manera holográfica el drama del Espíritu Santo: entender la paradoja de nuestro propio viaje y de nuestro propio exilio nos ayudaría bastante  a entender la profundidad del secreto del propósito y del sentido de nuestra vida.

Esto quiere decir que al igual que el Espíritu Santo, nuestra alma era perfecta antes de descender. Ella viene aquí, tal como el SANTO, para redimir las chispas del cuerpo en el que está infundida a modo de avatar, influyendo y rectificando las chispas tapadas por las mantas  de la personalidad a la que se le ha adscrito, así como de la parte de este mundo que se le ha asignado.

A este proceso se le conoce con los nombres en Cabala de  Birur y Tikún.  Birur significa separar el bien del mal, lo deseable de lo desechable, la luz de la manta, el Yo del tú, lo útil de lo inútil, la verdad de la mentira, la derecha de la izquierda, “esto” de “eso”,  etc…

Tal como un buscador de oro tamiza la arena en busca de pepitas, o como un herrero separa el metal puro  de las impurezas. De la misma manera, nosotros luchamos para deshacernos de lo malo, de lo feo, de la mentira, de la carencia, de la esclavitud, de lo engañoso, de la oscuridad, etc…, de nuestro alrededor, y buscamos todas las chispas divinas que  contiene.

Buscamos valor donde sea que este pueda encontrarse. No siempre tenemos éxito. Pero si El “Santo”, El Espíritu Santo, está cerca, infiltrado, que lo está, la misión puede acabar con bien.

Descúbrelo. Esa es la Manta a quitar. Birur puede llevarse a cabo sólo cuando domina la sabiduría; como dice el Zohar: “Con sabiduría (Jojmá) serán purificados”. Es una sabiduría “espiritual”  que nos permite trascender nuestros propios deseos personales y rendirnos ante una verdad única y superior. Por eso la llamamos “UNI” “versal”.

Por el contrario, Tikún es el proceso que sigue al Birur   en el que la chispa divina despojada de su inmunda manta se conecta con su lugar indicado. Es como poner la bombilla adecuada en el lugar del arbolito de Navidad  buscando transformar un “Arbol” en una “lámpara de muchas luces” porque es Navidad.

Esto es lo que se obtiene gracias al déficit de la desastrosa caída del mundo del Caos (Tohu): no sólo regresan las chispas a su lugar, sino que además los restos materiales en los que quedaron  atrapadas los restos de mantas,  ahora se divinizan. Es decir, se reciclan y forman parte a partir de ahora del adorno del Árbol de Navidad con las Bombillas encendidas.

El sentido de la vida te sugiere que donde sea  que tus pies te lleven, siempre estás programado para cumplir tu misión en la vida:  rescatar un determinado número concreto  de bombillas y llevarlas al arbolito de nuestra metáfora. Nunca se sabe…

Puede ser una hierba que espera para ofrecer sus poderes curativos, presentarle a una chica el hombre de su vida del cual nacerá el inventor de la terapia que cure al cáncer, puede ser  encarrilar a una persona que había decidido no vivir… Puede ser simplemente iluminar el mundo con tu sonrisa…, o entregar un golpe de sabiduría que aún tiene que encontrar un corazón para que comprenda, una relación humana que debe ser sanada, un generoso y altruista acto de bondad, sacrificarse por algo, un renunciar a algo, puede ser  representar o avalar algo, quizá bendecir algo, quizás agradecer algo, o  erradicar la tristeza de la vida de alguien, etc…., etc… etc….

Si has descubierto que hay un Santo camuflado y además has aprendido a mantenerlo cerca de tí, puede que haya algún lugar en el mundo sostenido por divinas chispas que han estado esperando desde el comienzo de la Creación para proveerte un lugar inspirador para estudiar, para que tus palabras de entendimiento y tus actos de bondad las rediman.

En este proceso nuestra Alma ha tenido que irse y volver tantas veces a este mundo hasta completar su trabajo, que es casi inevitable que por momentos caiga en el lodo, quede atrapada en una trampa.

Se cae cuando la ciegan los espejismos de la falsa realidad o queda a oscura ante una gigantesca manta, o tarada cuando la engañan y le pueden las pasiones del animal  de la que es su avatar.A veces el Alma dirige y vence,  a veces el cuerpo la sodomiza y se tara. 

El Espíritu Santo mismo también tropieza y cae en el lodo con nosotros.  Nosotros mismos lo arrastramos allí. Entonces ahora tampoco puede liberar las chispas  sin redimirse a sí mismo. Su destino se envuelve en el de las chispas.  Como escribió rabí Moshé Cordovero: “Aquellos que saben no dicen, y aquellos que dicen no saben”.  Porque si supiéramos,  triunfaríamos sin luchar. Y es la lucha misma lo que saca nuestros poderes más recónditos, los poderes de la redención. Y al igual que las chispas y que el Espíritu Santo, cuanto más descienda el alma, mayor será su ascenso final.

Por supuesto, hay sólo ascenso. Porque el descenso en sí mismo, en retrospectiva, es el escenario activo que pone en marcha el ascenso.  El descenso seria la rampa de tomar impulso para el ascenso. Las tareas más difíciles siempre quedan para el final. Como en el ejemplo inicial del dormitorio desordenado.  

Apenas son redimidas las primeras chispas, llegan misiones todavía más desafiantes. A medida que pasa el tiempo, las chispas divinas son cada vez más difíciles de descubrir, porque están encerradas dentro de los terrenos  más oscuros y se resisten obstinadas a ser libradas de allí.  

La oscuridad misma da pelea y ataca a cualquier alma que venga a liberar a sus prisioneras almas. Cuanto más importante es la chispa, más intensa es la batalla.

Volviendo a la metáfora de la desastrosa habitación del adolescente; son  esas chispas que no pueden ser liberadas si las atacas de frente, sino sólo si fallas y debes volver con otra estrategia o mejor vacunado contra el dolor o la inocencia…. Fallar es una de esas cosas que no pueden ser preestablecidas. Sin embargo, es sólo a través del fallo que puedes liberar  no sólo las chispas más intensas de Tohu, sino también la oscuridad en sí misma.  La oscuridad hizo que fallaras.  Y ahora, cuando regresas, es esa experiencia de la oscuridad lo que te conduce con un ímpetu invencible sabiendo lo que hay que hacer, dónde y cuándo.  Te has convertido en lo que el Zohar llama “el maestro del retorno”, que sabe usar el Árbol de la vida para subir y calentarse a la sombra del mismo Dios. Un lujo.

 Y si reflexionas un poco sobre ello, el lujo es darse cuenta de lo  inconmensurablemente útil que resultó ser  la oscuridad.

 

 

 

 

 

 

                                                     

9. Amor Eterno.

4 mayo, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGREYdos

Conforme vamos subiendo por la escalera del Crecimiento Personal y nos acercamos a lo Transpersonal, vamos tomando conciencia de que a pesar de ser el amor una de las cualidades más trascendente y elevadas de la especie humana, no siempre resiste la prueba del tiempo.

Desgraciadamente pocos son los amores eternos. A veces porque equivocadamente vemos que no recibimos en contraprestación a lo que damos, y por tanto dejamos de otorgar, y otras veces simplemente porque no hemos sido constantes en el ánimo, o en la voluntad de dar debido a nuestras fluctuaciones psíquicas o físicas  a lo largo de nuestra vida.

El famoso “Yo soy Yo y mis circunstancias”. Y circunstancias hay muchas y nuestro Yo más débil de lo que creíamos. Otras veces el Amor se pierde porque quedó trabado en el mismo amor, y no supimos o pudimos perdonar o ceder ante la postura de nuestro prójimo….

Por eso muchas veces el Amor aunque existe no llega a verse, no llega a cristalizar…, y, definitivamente, no llega a verse.

¡Hay tantas cosas que existen y no se ven ¡!!! Muchos amores abortan y no llegan a nacer y a existir realmente, aun a pesar de que se puso la semilla adecuada en la matriz, quizás porque algo falló en la secuencia que todo proceso debe tener si quiere sobrevivir en este mundo tan poco sutil: raíces-conexión-afinidad-cristalización- madurez.

Cualquier factor ajeno al amor en sí mismo: interés, sumisión, atracción, admiración, y todos los etc… que quieran ustedes añadir, puede evitar que el amor cristalice y madure.

Y por Amor Maduro me refiero, a esa sensación de dignidad tanto en el que da como en el que recibe que te hace sentir que aun a pesar de ser una pequeña lucecita en todo el ingente macrouniverso y más allá, tienes un sitio , un “dominio” especial, personal e intransferible que impedirá que, por los siglos de los siglos, te “des-moralices”, y que tu espíritu  se quiebre y se eche a perder. Esa sería la auténtica muerte. ¿No creen?

Amor y trascendencia, amor y dignidad, aprender a amar, saber amar.

                                                     

10. No seas un Zombie

1 mayo, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGREYdos

En el supuesto de que seas de esa rara avis existencial que constituyen los CREYENTES, estarás conmigo de acuerdo en que Dios no creó el mundo por diversión, ni como un experimento científico, ni tampoco porque se sentía solo.

Los cabalistas explican que Dios creó el mundo porque no existía nada ni nadie fuera de Él, es decir, no tenía la posibilidad de “dar”. Por lo tanto, el propósito principal de la creación es recibir y a su vez reenviar esa  bondad a otros. De este modo, se puede decir que la forma más profunda que existe de emular a Dios seria a través del acto de dar.

Ahora bien tú podrías decirme que, a veces, simplemente no “sientes” deseos de dar. Y es lógico. Aun más; diría que es hasta humano. No siempre uno tiene ganas de hacer algo loable por el prójimo. Por muchas razones…

Nefesh-Ruaj y Neshama son las tres instancias o niveles de nuestra alma  que deben estar activadas para poder trascender de la dualidad y poder “comprender” cómo funciona el Universo. El Nefesh corresponde con el Hígado (Instinto), El Ruaj con el corazón (Altruismo-Solidaridad), y la Neshama con el Intelecto (Conciencia-+Lenguaje de las Ramas).

Así como cualquier bebé solo puede en virtud de su nefesh (su instinto de supervivencia)  pedir teta, y llorar por su necesidades sin tener en cuenta  lo cansada que esté su madre, o que sea de día o de noche,  con los años, y en nuestro proceso de maduración, vamos entrenando nuestro Ruaj o nuestra capacidad de ver al prójimo, Verlo y ponerse en sus zapatos, en sus necesidades, y en sus tribulaciones.

Esto es crucial para nuestra salud espiritual pues de no alcanzar el estado de Ruaj, no podremos nunca “encender” la Neshama. A este respecto el Talmud dice de alguien que no es capaz de darle a los demás  se compara a un “muerto viviente”. Un alma que no da, es un alma desnutrida y marchita. Un zombi.

Y es un error esperar hasta que estemos emocionalmente “inspirados”  para salir de nuestro estado de ZOMBI.  Por el contrario, a veces es mejor robotizarse y dar en modo DONANTE si esperar a estar predispuesto a serlo porque es a través del acto de “dar” como me transformo de RECEPTOR EN DONANTE, y no el sentimiento o emoción que me mueve a ello.

Serán finalmente mis emociones las que seguirán a mis acciones. Y de tanto dar acaba uno queriendo seguir dando pues dar y recibir son en última instancia adictivas.  Y mientras tanto, como quien no quiere la cosa, se habrá hecho mucho bien en nuestro entorno  y el mundo va mejorando pokito a poko. Je…..

 

                                                     

11. Verdadero Amor

4 abril, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGREYdos

“Hay que ser un poco diferentes para amarse los unos a los otros. De lo contrario solo sería Amor “propio” también llamado “orgullo”.

El cuidador de Almas.

Amor es la cualidad humana más alta, trascendente y el primer requisito que nos conecta con los mundos superiores porque al fin y al cabo el Amor es el origen y fundamento de todas las interacciones humanas.

Es tanto dar como recibir.  A veces es un acto de amor “dejarse recibir”… para poder luego dar.

El Amor nos permite llegar más alto y más allá de nosotros mismos, sentir a otra persona y que esa otra persona nos sienta a nosotros. Pues incluye Empatía y Compasión. Las herramientas por medio de la cual aprendemos a sentir la más excelsa realidad.

El amor sano debe incluir también siempre un elemento de disciplina y discernimiento: cierto grado de distancia respeto por el otro, una evaluación de la capacidad del otro para contener tu amor. Comprensión.

Amor no es sinónimo de invasión ni tampoco de fusión. La fusión ocurre cuando el grado de amor y de cercanía es máximo pero no siempre ocurre así, y tampoco no siempre ha de ser así. Pregúntale a un padre que en nombre del amor, ha malcriado a su hijo, o a alguien que sofoca a su esposo o esposa con su amor y no le permite al otro un espacio propio para sí mismo.

La lluvia es bendición (Amor del Cielo)  solo porque cae en gotas, si cayese a chorro arrasaría con todo. Igual pasa con el Amor, debe tener una cadencia y una disciplina.

Todos querernos dar amor y recibir amor pero necesitamos una mesura, y un ritmo tanto en el  otorgamiento como a la hora  de recibir. Muchas veces querernos darlo todo y en ese proceso de darlo todo desaparecemos como individuo, y otras veces estamos tan sedientos que morimos de amor pues nuestro recipiente  estalla de tanto que recibimos  sin dar a medida que lo tomamos.

Finalmente el Amor debe estar en armonía. El amor armonizado incluye los dos ingredientes anteriormente mencionados de empatía y compasión.

Con frecuencia se da amor con la expectativa de recibir amor a cambio. El amor compasivo es dado desinteresadamente, sin esperar nada a cambio, incluso cuando el otro no merece amor. La sefira de Jesed representa la Bondad que es Amor pero la sefira de Jesed tiene que combinarse con  Guebura (disciplina) y Tifieret  (Armonía o Verdad) a medida que desciende a los mundos inferiores para que sea “Verdadero Amor”.

Tiferet de Jesed es verdadero amor y por verdadero amor se entiende dar también a aquellos que te han herido y no solo a los que te quieren o te han otorgado. El amor no tiene nada que ver con el agradecimiento ni con el cariño ni con el sentido de la justicia sino que es una cualidad trascendente tan, tan elevada y altruista que es lo que realmente te mantiene conectado a la Fuente de todas las Fuentes. El Árbol de la vida verdadera y única fruta que un día no quisimos comer ante la curiosidad de probar los entresijos de un intelecto que nos hace navegar en el conocimiento del Bien y del Mal, de lo que hoy conocemos como “vida”… que no es vida.

¡Dentro video !

 

Bondad, generosidad, amor, amistad

 

                                                     

12. Cadena de favores

20 febrero, 2018 Nosolodoctor

 

Génesis 25: 6:

“Y a los hijos de sus concubinas, Abraham les dio regalos, viviendo él aún, y los envió lejos de su hijo Isaac hacia el Este, a la tierra del Oriente”

A esta altura de nuestro crecimiento personal aún hay mucha gente que no tiene claro el concepto de  “espiritualidad”, y mucho menos aún el propósito de ella.

Encontré el pasado mes de Diciembre un concepto llamado Ikica Igai que se parece muy mucho al concepto de espiritualidad y a la utilidad de ésta en nuestro mundo, y que nos puede ayudar a poner en definitiva luz  sobre nuestros interrogantes.

El termino en cuestión recibe el nombre  de Ikica igai  que literalmente significa en japonés “aquello por lo que vale la pena vivir”.

El “Ikigai”, como se le conoce en el mundo occidental, para mayor  facilidad, es uno de los tres factores  que al parecer tienen en común los habitantes de una aldea de la isla de Okinawa donde  todos llegan a los 140 años de edad.

El Ikigai como concepto, “aquello por lo que merece la pena vivir”  incluye cuatro aspectos: la vocación que tenemos (lo que nos gusta hacer), nuestra misión en el mundo (su utilidad), nuestro objeto de amor (a quien lo damos), y nuestra pasión (la intensidad con la que lo damos  haciéndonos a veces  felices y a veces desgraciados).

Ikigai es uno de los secretos para una vida larga, joven y feliz que tienen los habitantes de Okinawa, la isla más longeva del planeta. Sin embargo, en los códigos secretos de la cábala, el ikigai no es nuevo y está relacionado con el famoso Árbol de la Vida.

La cábala sostiene que el texto bíblico que en hebreo se llama Torah está escrito por letras hebreas cada una de las cuales tiene un valor numérico que se llama guematría.

Si transcribimos la palabra  Ikigai  al hebreo obtenemos Ikigai (יכיגי). En hebreo cada letra hebrea tiene un valor numérico asignado llamado Guematría, y si calculamos la  guematría de la palabra ikigai vemos que es 53:

י = 10

כ = 20

י = 10

ג = 3

י = 10

———

53

 

Por otra parte leemos en el Zohar (III-89 b) que:

וכל מאן דאשתדל באורייתא כאילו אשתדל ביה בקב”ה דאורייתא כלא שמיה דקב”ה הוי. ובגין כך מאן דאתעסק באורייתא אתעסק ביה בשמיה ומאן דאתרחק מאורייתא רחיקא הוא מקב”ה.

“Y todo aquel que se ocupa de la Torah es como si se ocupara de Dios, ya que toda la Torah  es un nombre codificado de Dios. De este modo, aquel que se dedica al estudio de la Torah se ocupa de ese nombre, por lo que aquel que está lejos de la Torah, está lejos de Dios”.

La Torah en el código del zohar no es sólo “aquello que hay que estudiar y descifrar como motivo de vida para salir de la dualidad”, sino también el secreto de una vida sana y feliz fuera ya de las limitaciones del tiempo y del espacio, de la matrix ya que, como podemos leer en Proverbios (III-18):

עץ-חיים היא, למחזיקים בה; ותמכיה מ

“Ella (la Torah)  es un árbol de vida para los que se aferran a ella y quienes la sustentan son felices”.

Cuando calculamos la guematría ordinal de la palabra  Torah, nos encontramos con la sorpresa de que también  es 53, la misma que la de Ikigai (יכיגי): la letra T es la numero 22 del alfabeto hebreo, la Vav de O; es la sexta, la R la vigesima y la Hei la quinta del alfabeto hebreo

 

ת = 22

ו = 6

ר = 20

ה = 5

———

53

 

Sabemos por la cábala que dos letras que tienen la misma guematría son hermanas conceptualmente, por tanto podemos decir que el Ikigai japonés es conceptualmente similar al estudio o conocimiento de la Torah de la Cábala

La pregunta es: ¿qué puede tener en común el Ikigai y la Torah?…

El Ikigai representa la esencia (el extracto) de la vida, la Torah es la “fuente” de la Vida. El Ikigai nos ayuda a que los días de nuestras vida se alarguen dándonos longevidad, hasta 140 años; la Torah nos mantiene enchufados al Árbol de la vida alejados de la muerte haciéndonos “eternos”. Ikigai y Torah son “acciones dadoras”; Ikigai es hacer aquello que sabes que dominas de forma excelente, de forma anónima y  sin recibir nada a cambio, y La Torah te da el conocimiento de los mundos superiores y 32 senderos para poder salir de la dualidad. La cábala fue escrita por Abraham para su hijo Isaac el heredero, el Ikigai es el regalo que recibieron el resto de sus hijos que fueron enviados al lejano oriente (¿Japón?).

El cielo da, la Tierra recibe. El Alma da, el cuerpo recibe. La materia recibe, lo espiritual da. Es decir, la dualidad eN su más íntima expresión se reduce a un “Dar y/o recibir”. Y en esta dualidad solo existen 4 posibilidades:

  • Dar para Recibir: es un engaño
  • Recibir para Dar: es el altruismo
  • Recibir para recibir: es lo material
  • Dar para dar: es lo espiritual. Imposible para nosotros

Nuestra existencia es la mezcla de un alma espiritual en un cuerpo material, por tanto no podemos Dar para dar, y tampoco debemos engañar dando para luego recibir.

Solo nos queda la posibilidad de recibir pero con la intención de devolverlo para darlo, es decir “compartir”. No podemos dar algo que no tenemos. Esta posibilidad nos hace únicos en el Universo. Y eso es el ikigai: uno recibe un don, una cualidad de excelencia que dominamos y que debemos dar incondicionalmente a cambio de nada. No se cobra ni se agradece porque el otro no sabe lo que le estás dando. Uno solo recibe favores de la vida con la condición de incrementar una enorme cadena de favores que nos hace altruistas, fraternales y solidarios, o lo que es lo mismo: somos los arquitectos y constructores de una  muestra del Cielo, aquí, en la Tierra. Y ese sería en última instancia el propósito de nuestra vida aquí en este mundo…

 

Tag: compartir, espiritualidad.

                                                     

13. Expectativa: CERO.

5 febrero, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGREYdos.

Muchas veces nos enfadarnos  y al hacerlo decimos y hacemos cosas que no son propias de nosotros. “No era yo”, solemos decir, cuando nos cuentan lo que dijimos o hicimos.  Detrás de la IRA está la frustración y detrás de la frustración está una expectativa no cumplida.

Realmente la expectativa “0” es la base de cualquier relación interpersonal que queramos hacer Eterna. Eterna significa sin principio ni fin.  Lo Eterno no es de este mundo, que es un mundo finito. Cuando esperamos algo a cambio de lo que hicimos, simplemente las gracias o cierto reconocimiento egoico tal vez se desmorone la relación.

Esto no quiere decir que tengamos que soportar situaciones abusivas. Quiere decir que si miramos para dentro, muchas acciones de aparente bondad y altruismo que hacemos, en su esencia, no lo son tanto, y existe en el fondo cierta ganancia oculta.

Por tanto, si logramos cerrar un poco nuestros ojos de cara al exterior, y viésemos nuestro manipulativo interior, quizás nuestro mundo sería mejor, más estable y… Eterno.

 

En el Libro La Palmera de Débora, del Ramjal, está escrito acerca de Dios que es un “Rey Humillado”, en el sentido de que Él provee a muchos, y muchos de esos muchos usan aquello que reciben para rebelarse en su contra o negarle.

A esta altura de nuestro crecimiento espiritual, después de haber quitado tantas sombras, debemos intentar imitar al Creador  en tener una expectativa cero en lo que damos y a quien damos.

Por eso el Universo es Eterno, porque la ley que lo rige es una ley verdaderamente altruista. Y el que lo dirige un Rey humillado…, pero que no se enfada con tal de que haya “reino”.

Tag: deseos, frustración, sufrimiento, expectativas ,dar.

 

                                                     

14. Separar lo accesorio de lo principal

25 enero, 2018 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGreydos.

“La mayor parte de nuestras frustraciones vienen por una lectura rápida y superficial de nuestra realidad”.

Todo en nuestro mundo es dual: Fondo y Forma, Alma-Cuerpo, Yin-Yang, Recipiente-Relleno, Espacio y Tiempo, “principal y  accesorio”.

En realidad nuestra  vida es como una Boda. En una Boda  los novios y sus padres se preocupan y gastan tiempo y dinero en las características del banquete, la música y los invitados, y apenas reparan en la característica del anillo o las cualidades personales de los testigos ante el  acto  trascendente del casamiento, pues son dos personas que deciden unir sus vidas en un proyecto común, creíble y sostenible, donde 1 + 1 será igual a 1.

Cumplimos con alguien para que sean testigos de ese enlace, y a veces la elección de los testigos sigue más unos criterios sociales que trascendentales. Es más, muchas veces los novios apenas comen en su mesa el día del banquete; entre saludos, nervios, fotos, regalos y bailes es casi imposible.

En el mismo sentido,  nuestra  vida también es así; no distinguimos mucho entre lo prioritario (comer nuestro comida, es decir, vivir el momento con conciencia, alimentar nuestro espíritu, justificar nuestra existencia y engordar nuestro saldo energético-espiritual), de lo accesorio (ocuparnos de saludos, salir en la foto, triunfar, recibir regalos, tener una  hipoteca, competir con el vecino, prosperar… ), y nos ocupamos y ocupamos de tantas cosas “vanas” que finalmente apenas nos sentamos y comemos de nuestro propio banquete.

Tags: vivir conscientes, herraminetas para vivir espiritualmente, vida plena, apariencias y esencia, criterios para vivir con valores.

                                                     

15. Sacrifíjate

28 octubre, 2017 Nosolodoctor

 

De 50 sombras de enGREYdos

Algunas veces las cosas irían mejor cuando en vez de tanto sacrificio pasáramos por alto el detalle y viésemos la trayectoria global de la persona. En esos casos,  una sola palabra o un beso lo cambiaría todo.

Eso no es “sacrificio”. Elton John

 

Tenemos muchas dudas sobre cómo actuar por la vida, en nuestro día a día. A menudo nos implicamos, y pensamos que demasiado, a menudo nos comprometemos, y pensamos que no lo suficiente y a menudo pensamos que debíamos habernos “sacrificado”.

Sacrificarse, Implicarse y Comprometerse: ¿cómo, cuánto y hasta dónde?, nos supone una auténtica lección de vida que todos queremos aprender.

Sacrificarse en exceso, no implicarse nunca y estar siempre comprometido supone no una sombra para nuestro sol interno, sino una auténtica constelación sombría que nos amenaza.

La Dificultad del Sacrificio estriba en que el tratado de Buenas Maneras de nuestra Cultura nos exige sacrificio continuo y permanente sin discriminar en el objeto de nuestro sacrificio.

“Si quieres algo debes sacrificarte”. Lo malo es que queremos todo.

Cuando te has sacrificado por todo, a todo le das valor y a todo estás apegado. Decía Irvin Yalom, mi terapeuta mas que favorito, acerca de esto: ¿quien es el verdugo del Amor? Es decir, ¿qué o quién acaba matando al Amor? Y responde: El intelecto. Pensar que yo me he sacrificado por ti y tu no, es lo que mata el Amor.

Uno debería reflexionar que si realmente yo hubiese amado a aquel por el que me sacrifiqué, ni siquiera hubiese pensado (intelecto) que él debería haber hecho lo mismo por mi. En eso se basa el verdadero amor de padres  e hijos o de parejas, cuando este es sano. Porque hay madres que pasan las facturas de todos los sacrificios. Y algún que otro cónyuge…..

La palabra Sacrificio podríamos desdoblarla en “sacri-ficcion”. Es decir, yo hago sagrado a alguien y le doy un valor que no es un valor real porque no todos se lo dan a ese objeto. Y yo decido sacrificarme por él.

El acto siempre depende del objeto que tenemos ante nosotros. A veces parece una «cosa muy santa» digna de sacrificio,   y otras veces, al contrario, parece una especie de suicidio sacrificarse sin exponerse a una serie de peligros y a saber si merecerá la pena tanto riesgo.

Más bien deberíamos SacrifiJARnos, fijarnos un poquito más en todas aquellas cosas “especiales” y “sagradas” (apartadas) para ti, y estudiar para descubrir su esencia (“Conocer es Amar”) y fijarles el valor exacto. Ni mas ni menos. Desde una distancia emocionalmente lo mas neutra posible.

Respecto a comprometerse… El acto de comprometerse supone una “promesa” compartida con el otro. Comprometerse supone “com-partir con pasión una “promesa o voto”, ligando a partir de ese momento tu destino al del otro.

Es el caso de Thelma y Louise. Una amiga (Louise), con tal de ayudar a la otra, compromete su destino y lo liga al de su desastrosa compañera. Respecto a la implicación, la misma palabra lo dice todo:”implica-accion”. Es decir, hacer un gesto (no promesa) que abra la puerta a que la acción se lleve a cabo, dejando al otro el libre albedrio de que haga o no, aquello que se supone se le ha facilitado.

Como me comentaba Norah (sí, la influencer, como la llamé en otro post recientemente), en un delirio metafórico de los suyos:

“en un plato de huevo frito con salchichas, sacrificarse es no comérselo aunque tenga hambre, la Gallina que puso el Huevo está “implicada” en el plato a través del Huevo, y el Cerdo está comprometido a través de sus entrañas fritas”.

Os dejamos no solo el final de Thelma y Louise, sino 10 extraordinarios finales de película, porque a esta altura de la película de tu vida, deberías saber ya que en el sabor de tu vida (igual que una pelicula) siempre está implicado, (influye) el final.

 

Tags: saber vivir, arte de dar, plena consciencia, cómo dar, implicarse, sacrificarse y comprometerse, dar y recibir.

 

 

                                                     

16. Quita la sombra de una duda: ¿estar o no estar?

3 octubre, 2017 Nosolodoctor

De 50 sombras de enGREYdos

El Final de las cosas refleja gran parte de su comienzo. Es decir, la fruta que brota es expresión de la semilla plantada. Por ejemplo: ¿te has fijado que la mayoría de los mortales cuando se acercan el final de sus días por enfermedad, o por senectud, “se pegan a la familia” dejando paulatinamente las actividades profesionales que le ocupaban la mayor parte del tiempo?

Eso demostraría, en opinión del Ben Ish Jai, lo que es realmente importante para la persona; su familia, incluso si en la foto  “finish” junto al moribundo  estuviese una persona ajena a su familia, esto podría dar a entender que esa persona ocupa un lugar importante en la vida del que se va a ir…

Esto se puede ver en el último capítulo de la Biblia cuando en Deuteronomio 32,1, Moisés bendice a los Hijos de Israel antes de Morir.  Lo normal hubiera sido que después de todas las peripecias de Moisés desde Egipto pasando por los 40 años en el desierto, sabiendo que va a morir, y más aun habiendo ya un sucesor nombrado por él, Josué, que se hubiese retirado gradualmente para dedicarle a su mujer Débora y sus hijos los últimos días. No es así. Los últimos días de Moisés los dedica a lo realmente importante para él. Y la Biblia lo enfatiza: “Y esta es  la Bendición que Moisés Hombre de Dios le dio a los Hijos Israel antes de morir”.

 

Al final todo se sabe. Todo se revela, todo brota en función de la semilla que plantamos. Por esta razón si nos condujésemos cada día como si fuese el último o parte de los últimos días, priorizaríamos para SER y para ESTAR donde queremos y donde debemos.

 

Quizás la pregunta shakesperiana de Hamlet está mal traducida al castellano. ¿To be o no No To be?  ¿Estar o no Estar?  ¿Estar con los que perdonan la vida, con los que te toleran pero no te quieren? ¿Estar con los que sabes que están por lo que representan pero si cayeses te abandonarían? ¿O estar con los que amas incondicionalmente independiente de que te correspondan o no? Porque, al final y al cabo, al final de este viaje, lo que  das es lo que te has dado y lo que no has dado es lo que te has quitado tú mismo.

 

 

Tag: desarrollo personal, crecimiento personal, sentido de la vida, misión de la vida, muerte

 

                                                     


Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.