Archivado en: ‘Nosolounblog’ .

21. Matar el tiempo es como suicidarse a plazos…

1 mayo, 2017

De 50 sombras de enGREYdos

¿Has estado alguna vez en una entrevista laboral en la que te preguntan “qué es lo que más odias”? Esa es una pregunta difícil de responder con éxito. Mi respuesta es que odio el desperdicio. El desperdicio de recursos, el desperdicio de esfuerzo y, lo peor de todo, el desperdicio de tiempo.

El tiempo es oro, o más que oro, porque con el tiempo se puede comprar oro, pero con oro no se puede comprar tiempo, y no sabemos nunca el tiempo que nos queda. Y además, sabemos que cualquier tiempo pasado nunca podrá ser recuperado. Una vez que se perdió, se ha ido (llegar a los 50 años hace que esta realidad sea mucho más profunda).

A menudo me digo esto de “matar el tiempo es suicidarse a plazos”. Cuando zapeo, o al clickear sin ton ni son por internet, a la deriva en lo que llamo “desperdicio cibernético”.Ya sabes, haciendo clic aquí y allá, en una interminable cadena de exploración. Ese es el momento para detenerte y pensar: ¿estoy haciendo algo productivo? (Revisar tu historial de navegación es una forma excelente de saber cuánto tiempo desperdicias).

Una vez escuché a mi profesor de cábala explicar que en la mayoría de las joyas, la piedra más valiosa es puesta en el medio y es rodeada por material de menor valor (como por ejemplo, un anillo de diamantes). La excepción a esto es un reloj de pulsera, en el cual, se ocupa un costoso armazón de oro, para albergar unos pocos resortes y unas agujas. Esto es así, porque en realidad, el tiempo es el bien más valioso de todos.

Nacemos como los más ricos del mundo, decía un anuncio de algo que vi hace unos días, y morimos totalmente pobres, porque el tiempo, esa porción con la que llegamos al mundo, se va gastando inexorablemente, sin prisa pero sin pausa, desde que llegamos e iniciamos nuestra andadura desde diferentes cunas, para experimentar, aprender y decidir qué hacer con cada momento.

Vivimos muchas veces metidos en una espiral ajetreada sin pararnos a ver qué estamos haciendo, a qué dedicamos “el tiempo libre”. El ritmo de la vida absorbe cada instante del día a día en mil cosas, que a veces nos hacen decir: “tengo la sensación de que el tiempo no me pertenece, de que hoy no he dedicado un instante para mí, de que he perdido el tiempo dejando escapar momentos que nunca se volverán a presentar”.

Como decía el gran Chaplin, la vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Todos y cada uno de los granitos de nuestro particular reloj son igualmente valiosos. No esperemos a cuando caiga el último grano para decir, espera espera…, me gustaría…

¿Te apetecen deberes?? Porque aquí y ahora podemos decidir qué hacer con este momento, con lo que está sucediendo en él. Sea lo que sea y hagas lo que hagas, ¿por qué no poner la atención y la intención a todo lo que puedas dar, a todo lo que puedas recibir, a lo que puedas aprender o enseñar?.

Decidir si es momento de amar por encima de todo, de no perderte en lo malo que te rodea, sino buscar algo para combatirlo o al menos no alentarlo, si ya llegó el momento de aceptar lo diferente de los demás porque cada cual lleva su propio camino, y ¿quién es nadie para juzgar al otro sin andar dentro de sus zapatos…? Tantas cosas pueden suceder en este momento.

Si paseas no te pierdas nada teniendo la mente ocupada en lo que no forma parte de tu caminar.

24. Quitar la mentira

1 enero, 2017

“Si uno supiera y tuviera presente que se va a morir,
sería mejor persona”

Nuestra naturaleza EGOísta parece anestesiarnos y volvernos inconscientes  a nuestra condición de impermanencia, al hecho de que no vamos a estar aquí siempre, y de que nuestro cuerpo morirá… Es la ley natural.

Nada material nos llevaremos tras esta travesía de la vida, y sin embargo nos sobre-ocupamos por tener un coche mejor, una gran casa, éxito, reconocimiento social…, y en esa carrera por tener, y ser lo que se espera de nosotros, en algún momento nos olvidamos de lo que realmente somos y queremos de verdad, olvidamos que formamos parte de la humanidad, y que aunque miremos hacia otro lado, mientras más nos centremos en lo que solo es bueno para cada uno de nosotros, mayor será el sufrimientos de todos.

Dice la canción: “Parece mentira que pudiera confiarte mi alegría y mi desgracia para ver este final,  te agradezco que supieras sacar de mi tanta fuerza,  fallo mío regalarte mi vida en tu ausencia… “

Yendo un poco más allá del  reproche de pareja que sugiere su letra, puedo imaginar el momento, en el que ante la certeza de la muerte, esa compañera de toda la vida, ya sin máscaras, sin trampa ni cartón, quizás entonces nos demos cuenta de que nada es lo que parecía, y a solas con nuestro intelecto sintamos que algo habría que reprocharle.

Dice la canción… “…Y al volver encuentro nada, miro atrás y me arrepiento de entregar  a quien no debo todo lo que ya no tengo…”

Un momento en el que uno reconoce que ha sido engañado por la realidad aparente, lo superfluo que incorporamos para ser aceptados, y que termina confundiéndonos al punto que olvidamos nuestra verdadera esencia. Y si así ha sido, habría que reconocer que le hemos dado más al intelecto de lo que él nos ha dado a nosotros, y preguntar para qué sirvieron las apariencias, o cuántas cosas no haría ahora, o realmente en qué me gustaría haber invertido mi tiempo, o qué es lo que realmente tiene valor para mí.  Si imagino ese momento…  ¿qué respuesta daría a estas preguntas y muchas más?

https://youtu.be/ULMcdvmc3-Q

Esto es para que si quieres,  hagas un poco de terapia contigo mismo, para que  pongas todo,  lo que  si supieses lo que sabes ahora, no hubieras hecho, y todo en lo que tu intelecto te ha seducido  para hacer otras cosas, bien por miedo, por protegerte, por maldad, o por infinidad de otras causas que seguro que sabes mejor que nadie.

Y  la cuestión no es arrepentirse de lo vivido, ya que todo te hizo aprender y te ha traído a este momento. La cuestión es… ¿cambiaría algo el hecho de que nos concienciaríamos de que cada instante es el primero del resto de nuestra vida, pero que también  pudiera ser el último?

Concienciarnos de que estamos aquí, es ahora, somos este momento, y cuando pase no volverá.  Quizás cambiaría nuestra forma de vivir, si en lugar de actuar como si tuviéramos todo el tiempo del mundo, nos  planteáramos…  “ahora o nunca”. Si  mantuviéramos viva la sensación de impermanecia, de ser conscientes de que no siempre vamos a estar aquí, y de que aquellos a los que queremos tampoco estarán para siempre.

Tira de la manta, quita la mentira y lo que puedas hacer que sea bueno hazlo, no esperes el momento ideal,  porque a lo mejor es   “ahora… o nunca”

Nosolonavegante, volvemos en un mes.

Ubuntu

1 diciembre, 2016

¿Alguna vez han escuchado el término “Ubuntu”?

Por motivos profesionales yo lo conocía como uno de los sistemas que hace que nuestros ordenadores funcionen, eso que llamamos sistema operativo, vaya como Windows, solo que Ubuntu es libre, gratuito y crece gracias a lo que aportan programadores de todo el mundo. Sorprendente en este mundo de ahora, ¿no?

Pero lo que realmente me maravilló fue enterarme hace un par de días  que “Ubuntu” viene de una regla ética sudafricana enfocada a la lealtad de las personas y a las relaciones entre estas.

Cuentan, que en un poblado sudafricano pusieron un gran cesto de frutas e invitaron a los niños a un juego que consistía en que el primero que llegara se quedaba con el cesto y su contenido para él. Los niños se cogieron de la mano y todos juntos llegaron al cesto repartiéndose alborozados las frutas. Así que… ¿quién gano?

Asombrados por lo ocurrido preguntaron a los niños si no les hubiera gustado que uno ganara el premio y disfrutara de toda la fruta. Los pequeños preguntaron entonces cómo podía ninguno de ellos ser feliz viendo a todos los demás tristes.  Así todos estamos contentos, dijeron, así todos hemos ganado.

Este relato me conmovió en lo más profundo, porque en este mundo en el que vivimos, es como si nos gritara para que no perdamos la esperanza en el género humano.

Encontré que puede ser traducido al español como “humanidad hacia otros” o… “si todos ganan, tú ganas”… “soy porque nosotros somos”… “una persona se hace humana a través de las otras personas”… “todo lo que es mío, es para todos”… “yo soy lo que soy en función de lo que todos somos”… humildad… empatía…

Y la que más me gusta es la que define Ubuntu como la creencia en que el compartir es el enlace universal que conecta a toda la humanidad.

“Una persona con Ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos”  Desmond Tutu.

Autora: M. Ángeles Restoy.

Nosolonavegante, aquí estaremos acompañándote dentro de un mes.

Twist and Shout

30 septiembre, 2015

By la Pimpinela

Brotó el llanto compulsivamente y volví a darme cuenta de la profundidad de la herida. Con frecuencia es inesperado el sentimiento y actúa a modo de válvula de presión dada mi tendencia a anestesiar mis sufrimientos. Un niño sin pelo, añade un desgarro más.

Gracias a Sergio y sus padres, Anabel Melguizo y Fundación Luis Olivares por la concesión de esta foto.

Esta es Anabel Melguizo y es psicóloga en la Fundación Luis Olivares en Málaga. Anabel también ha ayudado a mi hermano. Me pregunto qué será eso en su interior que la ha conducido hasta esta fotografía. No es acerca de su carrera profesional, o de sus decisiones a lo largo de su camino hasta hoy. Lo que me pregunto es acerca de esa pulsión que cada uno de nosotros tiene que nos dirige en una dirección o en otra. Está adentro del corazón y recorre la espina dorsal, a veces, con un calor intenso que llega hasta las palmas de las manos y, otras, está contigo cuando cierras los ojos. Un niño nunca debería estar calvo.

Atravieso una etapa de mi vida en la que casi todas las cosas que hago, digo y/o decido me resultan decisivas. Atravieso una etapa en la que, a pesar de haber perdido vista a una velocidad desorbitante, veo, paradójicamente, mejor que antes. Atravieso una etapa en la que confío en mí por encima de las otras personas para poder canalizarme hacia el bien. En esta etapa reconozco la pérdida de aquellos que creía eran mis amigos, pero no por causas exógenas a mí sino por mi propio cambio y evolución. Mis amigos siguen ahí, incluso, sonriéndome. Soy sólo yo, que ya no estoy.

A mí me impresiona que Sergio, el niño de la foto, hoy ya curado, haya pasado por una enfermedad grave. Me impresiona su familia porque no sé ponerme en su lugar. Y tú, que me conoces, dirás que yo he pasado por algo similar, que debería entenderles. Pero sólo puedo decirte que cuando la tormenta ha pasado y has recogido y limpiado los destrozos, una parte de ti se olvida de lo que sufriste para poder continuar. Así entiendo mi interior. Por eso no estoy capacitada para comprender a los padres de Sergio, y por eso admiro y me asombro con Anabel: estar tan cerca de tantos dolores y, todavía, volver cada mañana. Supongo que si hablase con ella me diría cuántas tantas otras cosas buenas ella ve. Yo, sin embargo, estoy tocada por la visión de mi hermano enfermo. De eso, quizás, nunca me recupere. Pero sigue a pesar de esto habiendo algo en mí que admira a las personas que están siempre en los momentos duros de otras personas, se convierten en testigos inamovibles de tragedias que cambian el rumbo de muchas vidas. Se convierten en personas cruciales.

Mi psiquiatra es una persona crucial para mí. Estuvo cuando me perdí, cuando me encontré y cuando me volví a perder todas las veces. Son casi cuatro años de terapia, de terapia sin medicinas y sin intromisiones; me ha dado tiempo a estudiar al lado y de la mano de mi médico, a aprender sobre el origen de la vida e, incluso, sobre el concepto de Dios. Su influencia en mi crecimiento es tan bonita que no se paga con dinero. He podido atreverme a abordar mis asuntos más dolorosos y he podido sacar de mi pecho espinas que me hacían sangrar, y aunque cada día es uno nuevo y las circunstancias siempre mandan, soy capaz de valorar cada vez con mayor intensidad la suerte que tengo. Me cuesta mucho enumerar las cosas que he aprendido junto a él, o más bien, decirlas todas ahora mismo… admito que, en el fondo, creo que no quiero decírtelas todas, me disculparás por esto, si quieres. Sí me nace contarte que he sentido siempre un respeto prístino y sólido de su parte cuando él me ha mirado, que sé que me ha visto y que sé que me ha reconocido. Al cabo de un tiempo me di cuenta de que había amor para mí en su corazón. No sé cómo lo ha hecho pero he entendido mi cuerpo de mujer y estoy ajustando mi mente femenina a las circunstancias que me visitan en mi vida con su ayuda. Y no sé cómo lo hace. No sé qué estrategias o qué modelos sigue para conectar conmigo, pero conecta.

Quizás los poetas tengan razón. Quizás el amor es la única respuesta”, Woody Allen.

No soy su única paciente, y seguro llegan historias a su mesa y a su sillón que no todas las almas soportarían. No me olvido de que es su trabajo, aunque sé que hay muchas personas que ponen su corazón en su oficio sin importar cuál es la tarea. Para mí es una forma de vida ir a terapia, y veo mucho por explorar tanto adentro como afuera de mí; como si yo misma fuese una fuente inacabable de asuntos por descubrir e intuyese que mientras esté viva seguirá siendo así. Sé que me expongo bastante al contarte acerca de mi terapia y acerca de lo que pienso cuando digo que todos deberíamos seguir una, al menos, una vez en la vida, pero no me quedan muchas más opciones que decir la verdad, tal y como en uno de mis artículos anteriores, La Estrategia, te contaba que decía Amy Winehouse. Y la verdad es que esta soy yo, tal y como aquí me lees y tal y como aquí me sientes.

Puedo ahora conectarte conmigo y con mi médico a la vez a través de la música. En mi terapia la música tiene un rol muy importante. Veo que es una herramienta bella y extremadamente poderosa que todos usamos (no sólo los médicos) para levantarnos y venirnos arriba o, incluso, para disfrutar un rato de nuestras penas cuando nos sentimos abajo. Mi médico y yo compartimos una atracción muy fuerte por la música y un amor nostálgico, yo por Inglaterra y él por la lengua inglesa, que no atiende a razones intelectuales sino, más bien, a las razones del sentimiento, si es que se pueden unir razones y sentimientos. A veces mi Buen Doctor me habla y/o me escribe en inglés, que es la lengua en la que mi corazón se abre mejor. Y esto es curioso porque yo no soy inglesa, pero te contaré el por qué de esta curiosidad en otro momento más adecuado. Lo importante para mí ahora es que sepas que averiguó cómo encontrar en el humor y en una lengua que no domina un canal de comunicación conmigo que le acercase a mi corazón mucho más directamente que indagando de otra forma. Pero, ¡no creas que hablamos en inglés todo el tiempo! Con sólo un poco de “gud-mornin-leidi” o “hau-ar-iu-tudei” se me relaja el gesto y me alegro de mi aquí & ahora, sea el que fuere.

Anabel, Sergio y mi Buen Doctor, cada uno en su parcela tocando las notas que suenan en mi interior. Los tres interconectados dentro de mí en mi camino singular, invitando a la mirada interior. Se anuncian cambios, podría ser que se avecinen turbulencias o que esté el viento callado… Podría ser que tuviese ganas de llorar otra vez, justo como cuando miro una foto de un niño sin pelo. Pero no quiero dejarte hoy sin contagiarte mi ritmo. Por si acaso el sol tarda un poco más en salir, Twist & Shout with me…

35.Bemiut Sijá

10 septiembre, 2015

De 35 sombras de enGREÍdos

La cábalah dispone de un camino terapéutico contra los males de este siglo 21 y se llama Bemiut Sijá, que literalmente se llama “minimiza la conversación”. En otras palabras, utiliza la conversación de manera efectiva o habla menos, y escucha más… El silencio disipa mucha oscuridad porque las palabras hirientes y vanas del mundo son como una nube que tapa el gran sol…

Esto, sin duda, requiere de hablar y escuchar mejor, así como cuidar lo que sale de nuestra boca. La conversación es la herramienta para estar en contacto con otros seres humanos; si nos comunicamos mal, hablando y hablando, soltando nuestro rollo sin escuchar al otro y simplemente usando medias verdades, y deseando que el otro corte el rollo para estar siempre emitiendo señales de “SOS” para que nos admiren-quieran-oigan-protejan-envidien…

Lo malo de esta estrategia de volcado de palabras sin ton ni son es que nos vaciamos de luz y dejamos siempre el foco de luz en el exterior, en lugar de tratar de utilizar la luz interna para entender qué pasa dentro de nosotros… Al final de ese camino nuestro YO social tiene un sitio en el escaparate social de la vida, mientras que nuestro YO anterior, nuestra alma, se queda sola en nuestro mundo interior…, surgiendo la tristeza, la melancolía y en última instancia: la angustia.

La Angustia “existencial” la llaman…

Hoy te proponemos un ejercicio muy fácil: ayuno de palabras. Hoy una hora de silencio, mañana dos horas, tres al siguiente…, así hasta llegar a diez horas. 10 días de ejercicios. Recuerda lo que dice la cabalah: un día de ayuno de palabra equivalen a 40 días de ayuno sin comer, ni beber…

Os ponemos los sonidos del silencio mientras meditamos. Muy apropiada esta canción de Simon and Garfunkel porque empieza así: “Hola oscuridad (sombra), mi vieja amiga…”

Nosolonavegante, danos una semana más y volveremos con más…

Ojo a la letra…

Carta a Forrest Gump

27 agosto, 2015

By Isabel

Mi queridísimo Forrest, te escribo estas letras (a pesar de haber tardado un montón en decidirme), para que, por favor, si lo tienes a bien, tranquilices a ésta inteligencia mía llamada normal, que tras conocer tu increíble historia, entre otras cosas, se ha puesto en pie de guerra y se ha dado cuenta que lo de normal no es ni malo ni bueno, ¡sólo diferente!

Por todo lo expuesto, me gustaría que me explicaras y sacaras de dudas, en unas cuantas cosillas simples para tí, ya que soy consciente de tu bajo coeficiente intelectual, y perdona por mi sinceridad.

Quisiera, por favor, me respondieras ¿cómo haces para obtener todo aquello que te propones y hasta lo que no te propones?. No quiero ofenderte con ésta pregunta, pero entiéndeme, estimado amigo, necesito que desde tu simpleza me comprendas. La mayoría de los humanos terminamos nuestros días sin alcanzar ni siquiera uno de nuestros sueños, un porcentaje pequeño consigue hacer realidad uno o algunos de ellos y otros muchos rezan porque no se hagan realidad sus peores pesadillas…, y en esta nos movemos los inteligentes. ¿Por qué tú sí Forrest? ¿Por qué tú si te elevas entre el resto de los mortales y tocas aquello que deseas, y aparentemente, con el menor de los esfuerzos, demostrando que todo es simple y sencillo?.

No sé, pero me suena a esa dura frase utilizada por nosotros, los inteligentes, los normales de a pie, de que: “a todos los tontos se les aparece la Virgen”, y vuelvo a pedirte disculpas por lo dicho, es lo que tiene ser poseedor de una inteligencia “normal”, que somos muy educados y podemos hacer lo que nos viene en gana sin importar el daño, porque con un perdón toda herida queda cauterizada y cicatrizada…, quizás tú no lo entiendes, pero es así.

¿Podría ser por tu bondad y buen corazón?, ¿por tu actuar no buscando un fin, ni tu propio beneficio?, sino disfrutando el camino como un pasajero VIP, viviendo y disfrutando sólo y nada más que el “aquí y ahora”, ocupándote sólo y nada más que de ser tu mejor versión para ti y para el mundo. ¿Podría ser por eso Forrest?, aunque sinceramente, y perdona de nuevo, a mí me parece una tontería tu forma de actuar, hay cosas mucho más importantes en la vida que esa obsesión tuya por ser una persona honesta y de buen corazón, valga de ejemplo el tener un buen trabajo, una buena casa, un coche envidiable y, por supuesto, el prestigio y reconocimiento social, esto último importantísimo querido Forrest, permíteme que te ilustre allí donde tú no llegas. En fin, no hace falta que te diga que no hay que perder el tiempo con ciertas tonterías como lo haces tú y como bien dices en una de tus lapidarias frases: “Tonto es aquél que hace tonterías”, perdona de nuevo pero “por sus actos los conoceréis”, y a ti tus actos tontos te delatan.

¿Será que tienes al Universo/Dios… de tu parte por tu capacidad de AMAR en mayúsculas a todo y todos sin excepción?. Tú mismo te jactas de ello y lanzas otra profunda frase que dada tu capacidad intelectual dudo mucho que ni tú mismo la entiendas: “No soy muy listo pero sé lo que es el Amor”. No sé qué clase de Amor es el que conoces, ¿te refieres al que sentías por tu amigo Bubba, por el cual arriesgaste la vida para sacarlo de la zona de combate en esa guerra en la que eráis compañeros? ¿O me dirás que el que sientes por Jenny de la que llevas toda tu vida enamorado hasta las trancas, y que no te hace ni pizca de caso?, ¿eso es lo que llamas Amor?, perdona de nuevo Forrest, pero sino fuera porque eres cortito te explicaría lo que es ese amor, que tú dices conocer, entre los “normales”, de los que tienes tanto que aprender. Sólo una pequeña aclaración, en el caso de que puedas entenderla, ¡es otra de tus muchas tonterías!, primero se egoísta y piensa en ti, ¿de qué te vale salvarle la vida a un compañero de batalla?, tendrías que haber salido corriendo y no parar hasta estar a salvo, ¿a quien le importa salvar una vida cuando el propio pellejo de uno está en peligro?, ¿cómo nos iría en éste mundo nuestro, gobernado por inteligentes, si nos dedicáramos a ir salvando vidas y ocupándonos del sufrimiento de los demás…?: mal, muy mal Forrest.

Y en cuanto al amor que sientes por Jenny, olvídate, eso no es amor, si no consigues que ella beba los vientos por ti, que te dé en cada momento todo aquello que necesites, que se deje la piel por ti, en y a cada momento de la vida, que esté disponible para ti 24 horas al día, que se olvide de ella y se dedique a ti en cuerpo y alma …, sino es así, olvídate, lo que tú sientes no es amor y tú no sabes lo que es amar, no lo puedes comprender debido a tu poca inteligencia, pero ya te digo yo que eso no es Amor, hazme caso, ¡sé muy bien de lo que hablo!.  La verdad me cuesta creer que con tanta gente especial el Universo/Dios te elija a ti para premiarte… Yo misma y sin pretender alardear, soy mucho más especial que tú… ¿porqué tendría Dios que premiarte a ti y no a mi?…, dime por qué, ¡necesito una respuesta Forrest!!

Dime Forrest, dime ¿quién es/son tus líderes, tus maestros, tus guías??, no los conozco y no me digas que te dejas llevar por tu instinto, por tu lucidez y la solidez de tus valores para buscar tu propio camino, todos tenemos necesidad de seguir a alguien, aún a riesgo de perder nuestra esencia y de volvernos dependientes… ¿Tú no??. ¡Contesta por favor!!

Y por último Forrest, y no por ello lo menos importante… Es una pregunta que una vez leí en un blog llamado Noesolounblog y que me impactó… Necesito saber (y no es curiosidad sino necesidad): “Si puedes estar sólo contigo mismo y ¿qué es lo que te sustenta cuando todo desaparece?”. ¿Quizás tu constancia en el esfuerzo? pero…, no se…, tienes, y perdona por enésima vez que te lo recuerde, “un retraso madurativo” considerable, ahora nosotros los de inteligencia “normal” aplicamos una palabra nueva para definir a los de tu rango: “borderline”, pues eso, eres borderline, aunque no sé sí lo sabes, por lo tanto, sería absurdo pensar que te esfuerzas y que eres constante, más bien pareciera un movimiento compulsivo hacia adelante característico de los de tu perfil, así me explico esa carrera, ese “decidí correr un poco y sin ningún motivo seguí corriendo”, debe ser eso…: sólo un movimiento compulsivo.

¿Sabes lo que duele, Forrest? Ver como conquistas el mundo con tus valores (amistad, familia, pareja, justicia),  tu lucidez y constancia para buscar tu propio camino, tu buen corazón, ese corazón al que a los de inteligencia “normal”,  por mil razones (y ninguna buena), nos está vetado llegar, y, sobre todo, lo que más duele, es que con tu baja inteligencia consigas más que la inmensa mayoría de los de inteligencia “normal”, eso duele en lo más profundo del alma.

Si tú, habiéndote creado Dios diferente, has llegado hasta el infinito y más allá… ¿qué estamos haciendo con nuestras vidas aquellos que hemos sido creados con plenitud de facultades?, ¿cómo, por qué y con qué derecho estamos saboteando la creación divina ¡no permitiéndonos Ser!?.

Mi querido Forrest, pensándolo mejor…, acabo de decidir no enviarte esta carta porque sé y estoy convencida de que: “LA VIDA ES COMO UNA CAJA DE BOMBONES, NUNCA SABES LO QUE TE VA A TOCAR”.

Y ahora en honor de todos nosotros porque somos seres especiales, con nuestros defectos y virtudes que nos hacen únicos e inigualables… ¡ música maestro!!.

“CLODOMIRO, EL ÑAJO”

(Carlos Mejía Godoy)

En el barrio Larreynaga,

al final de aquel atajo,

vive Clodomiro Artiaga,

a quien le dicen el ñajo.

Clodomiro es entenado,

como bien lo sabés vos,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz.

Clodomiro, Clodomiro,

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato panza arriba.

En la farmacia surtida del mentado Cleto Urroz

tiene bretiz Clodomiro, él es el cachimberboy,

el boticario sin dientes a la calle lo mandó,

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Hablado:

A ver, Clodomiro.

Sí, patroncito.

ándate a la ferretería

y me comprás una libra de clavos y un formón,

una libra de clavos y un formón

No, no, no, no, no,

tienes que apuntarlo

por que si no, se te olvida.

No me se olvida, patroncito,

yo tengo un truquito para que no me se olvida:

¿Cómo es el truquito?

le pongo musiquita.

¿Cómo que le pones in musiquita?

Óigala: una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro como siempre, en la calle se topó

con su cuate Pico ‘e Liendre

que es un gran vacilador.

Clodomiro por vergüenza

la estrategia transformó

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló,

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló.

Clodomiro, Clodomiro,

¿para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Cuando a la ferretería el Ñajo llegó por fin

Le preguntó el dependiente:

¿en qué te puedo servir?

Clodomiro muy tranquilo de su truco musical

le silbó la cancioncita con toda seguridad

Le silbó la cancioncita con toda seguridad

Hablado:

es lo que yo vengo a comprar, oí, vé:

(silbido)

Bueno, bueno, bueno, bueno, ¿pero qué significa ese silbido hombre?

Rápido, que estoy muy ocupado

Ah ,ese es el pedido que traigo, oí (silbido)

Un momento: o me decís lo que querés

O te saco a puñetazos limpios de aquí, de la ferretería, Ñajo tonto

Es que ya me llevó el diablo.

Y hace que sólo me acuerdo bien de la musiquita pero se me olvidó la letra.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Querido Nosolonavegante, seguimos navegando a velocidad de crucero y en siete días volveremos con más…

39.Naturaleza Femenina

23 julio, 2015

(De 50 Sombras de enGREIdos)

Todo aquel que conozca (y entienda) la Naturaleza Femenina de  las cosas conseguirá lo que quiera…

No por su Fuerza ni por su Poder, sino por su espíritu…..femenino.

Sabemos que el Tsim Tsum es la retracción de la Luz Primordial para crear el vacio Existencial. Ese vacio “fértil” que recién se ha creado es “femenino” respecto a la luz primordial que lo creó. Se dice que es femenino porque es “rellenable”, por tanto, influenciable. Lo masculino “rellena”, llena o influye, mientras que lo femenino es una oquedad “llenable” y por tanto influenciable. Lo masculino aporta, lo femenino “aplica” y genera la llamada “utilidad”.

A partir de este Tsim Tsum todo va siendo masculino-negativo en orden decreciente hasta llegar a nosotros, la materia. Al margen de que Hombre y Mujer seamos masculinos y femeninos respectivamente, dentro de nosotros  tenemos  el binomio masculino-femenino. El Alma influye y es masculina respecto al cuerpo que  encaja al espíritu y que por tanto se comporta con un rol femenino.

En nuestro mundo interior ocurre lo mismo. Independientemente de que seamos Hombres o Mujeres, la Autoconciencia, el concepto de YO,  es Masculino y la Subconsciencia es femenina. Este es un gran secreto cabalístico que ayuda a disipar la terrible sombra de la “negatividad”.

Ninguna de las dos partes de nuestro aparato psíquico ,  el Yo, masculino, y la conciencia, femenina,  seria nada sin la otra.. Uno aporta y la otra aplica y genera.  La (sub)conciencia es la que realmente tiene todo el poder pues tiene todo lo creado a su disposición siendo así capaz de crear circunstancias, situaciones, mundos y materialidad; moviendo simplemente la información de lo que le ha aportado la autoconciencia, el YO.

Por tanto, todo depende de que las premisas en las que se basa la (sub)conciencia sean verdaderas o falsas. En los niveles supracoscientes, las premisas recibidas son siempre verdad pero a medida que descendemos a mundos mas cercanos al nuestro, las premisas son  algunas verdaderas y otras no tanto, y otras están tan fragmentadas y reducidas que apenas aportan “verdad” y “acierto” a nuestra (sub)conciencia.

Y aquí está el secreto de cómo disipar la sombra 39, la sombra de la negatividad, del “no”…  Fijate bien: la conciencia, como todo lo femenino, es capaz de ejecutar todo lo que sea siempre y cuando se sienta bien y honrada. El hombre podrá forzar a la mujer a que realice tal o cual cosa y probablemente lo haga, pero es una cosa forzada, impuesta por el temor o la jerarquía y probablemente no prospere… Pero si el Yo se lo sugiere amablemente se lo induce, no por su poder ni por su fuerza…, entonces la conciencia, femenina y deseosa de ser útil, lo desarrollará merced a su… espíritu.

El Ejercicio para estos próximos 10 días consiste en poner en un papel la siguiente frase: “ utilizaré toda la amabilidad y el buen trato de mi YO para aquietar mi (sub)consciencia,  hacerla sentir útil y querida por mi YO y darle a entender lo feliz que seriamos y lo útil que sería si ______________________________________(expresar un deseo)

Cuando sea posible. Amén.

La subconciencia es femenina y por tanto influenciable, moverá todos los hilos visibles y no visibles del universo siempre y cuando le hagas sentir bella, útil e importante, ofreciéndole argumentos indirectos y holísticos, muchísimo mejor y con agrado que con instrucciones directas y forzadas de un YO fuerte y egocéntrico que todo lo hace Él.  Quien conoce la Naturaleza Femenina  de las cosas, por tanto, puede obtenerlo todo.

Nosolonavegante, estaremos de vuelta en una semana.

Como la patata

4 junio, 2015

By Nosolodoctor

Escuché hace dos años decir a Claudio Naranjo que el Ser Humano es como la planta del tomate pues nace, crece, se multiplica y muere.  Y que eso es la trascendencia, saber, comprender y asumir eso tan simple.

Cada uno de nosotros puede llegar a ser lo que quiera y para ello basta con proponérselo y emplear la voluntad en aquello en lo que queremos conseguir. ¿Sí?, ¿es verdad eso? Todo el mundo dice que si… el problema es qué se entiende por “voluntad”

La órbita de la voluntad es algo “racional” mientras que la dimensión del “querer” está fuera de la razón. Queremos el sexo porque nuestra fuerza vital, nuestras pulsiones nos empujan a él, no lo elegimos. Amamos porque el amor se despierta en nosotros hacia alguna persona. Tampoco lo elegimos.  Igual pasa con los hijos. No podemos elegir no querer a nuestros hijos cuando los queremos.

No podemos construirnos una vida a fuerza de voluntad, sólo podemos hacerlo en función de nuestro querer. Por eso muchas terapias existencialistas  buscan reforzar el “YO” consciente y de paso la voluntad, y otras terapias buscan apagar la mente y buscar el sentir para al menos saber qué es lo que “queremos”.

El problema es que puesto a querer lo queremos “todo”. De hecho una depresión en lenguaje castizo consiste en dejar de querer cosas por diferentes motivos, porque se cree que están fuera de nuestro alcance o, simplemente porque se pierde interés en las cosas que antes nos interesaban. La pérdida de intereses, aspiraciones y motivaciones lleva a la depresión, que consiste en un dejar de vivir, en un perder interés por casi todo. Pasotismo del Alma. Digo del “Alma” porque  el “querer” no surge de nuestra cabeza, sale de nuestra vida, de nuestra actitud, “se quiere o no se quiere” y casi nadie sabe por qué.

El intelecto juega en contra: a mas intelecto, más raciocinio y nos alejamos de lo que queremos. La persona excesivamente “mental” con una hipertrofia del intelecto es una persona que pretende sustituir su instinto por sucedáneos de lo que sea. Por el contrario, la persona “primaria”, implosiva, todo es instinto y no conoce límite y produce dolor por dónde camina… El uno, se hace daño a sí mismo, el otro hace daño a los demás. Y ni uno ni otros están “satisfechos”…

En este sentidos las religiones y sectas así como muchos políticos  tratan de ofrecerle a las ovejitas sin rumbo  e insatisfechas un camino artificial a cambio de… su sometimiento. Lo que Erich Fromm denominó “el miedo a la libertad”.

Solo cabe “integrar” saber qué hacer,  saber por qué algo en mi interior me  otorga certeza, y por qué otras no. Saber qué está detrás de mi certeza. Saber en qué pongo mi voluntad y en qué pongo mi querer. Saber que un “no” puede ser terapéutico… y protector…

Por este motivo es que algunas corrientes psicológicas distinguen entre “Sí mismo”  (Self) y el  “Yo”. El Yo es esa parte de la personalidad consciente asociada a nuestra historia vivida, es el Yo que fue a la escuela, el que hizo esto o aquello. El Self o Sí mismo que aportó Jung,  hace referencia a una dimensión superior enraizada en aspectos inconscientes de nuestra personalidad: nuestro inconsciente y el inconsciente colectivo del cual emergemos. En otras palabras, venimos del “agua” metafóricamente hablando, nos hacemos “gota” en esta vida, sentimos y nos comportamos como “gota” de agua y después de la vida, nos integramos en el “océano”. Pero siempre fuimos “agua”…


Creer que necesitamos aprenderlo todo es un error, ese es el error de los intelectuales al que pertenezco, porque esto nos lleva a una carrera sin fin que nos conduce a dominar todas las artes de lo que queremos “saber”, pero a veces es más importante actualizar lo que sabemos de fábrica. Muchas patologías psíquicas se producen cuando nuestro Proceso de Individuación,  como lo llama Jung, se detiene, cuando se pierde el contacto con Uno Mismo, y quien pierde ese contacto no sabe qué hacer ni cómo orientarse en el mundo.

Un tigre que haya vivido toda su vida en una jaula, al quedar en libertad puede que no sepa qué hacer. Muchas personas se encuentran en esa situación, no saben qué hacer porque han perdido el contacto con su inconsciente, con su saber ancestral, con su programa software…, y  en ese estado salen a buscar guías, gurús, terapeutas y magos, da igual Jodororowsky, que un cura, un cabalista, un charlatán, que un Valium….porque , encima para mas inri, ahí están como en una feria de muestra  a ambos lados de nuestro camino; los chiringuitos de  los vendedores,  el elixir de la vida, las pseudoONG, el pseudoaltruismo, la pseudo mística, los “representantes” de Dios (¡como si Dios fuese tímido y necesitase un representante !), el pseudoamor,  que están dispuestos (por amor a Dios, ¡faltaría mas!) a capitalizar esto. Como no bajes tú mismo al infierno a  recoger  el diamante que se te cayó…. nadie irá por ti.

Carl Rogers presentaba un ejemplo muy interesante. Cuando niño vivía en una granja y en ésta colocaban las patatas en el sótano para semilla, las plantas tenían brotes y estos se orientaban hacia la luz que entraba por la ventana, pero los brotes más lejanos a la luz estaban más débiles, apenas podían orientarse y algunos podían sucumbir. Pero la inteligencia de la planta permitía que  cuando acercaban la patata a la luz el brote se recuperaba y crecía con vitalidad.

Esa inteligencia organísmica de la planta la tienen todos los organismos, y puede actualizarse creando las condiciones para que se manifieste, luego seguirá sola su camino porque sabe qué hacer. Algunas personas se encuentran muy débiles y desorientadas, y empeoran aún más su problema con pastillas anestesiantes del alma, deberían al menos intuir  que pueden crear  las mínimas condiciones para que encuentren la luz del Sol que permita  autoactualizar sus potencialidades, luego su  inteligencia (ancestral) interior las guiará en el resto del camino. Como a la patata…

Nosolonavegante, la próxima semana volveremos puntualmente a nuestra cita…



45.Dignidad

21 mayo, 2015

50 sombras de enGREYdos:

El Amor ni se compra, ni se vende, ni se mendiga.

El verdadero amor viene con —y trae consigo— dignidad personal y por dignidad me refiero a ese sentimiento íntimo de nobleza y majestuosidad que te permite conocer tu lugar especial y tu contribución en este mundo.

Por eso, todo amor que desmoraliza y quiebra el espíritu humano no es amor en absoluto.

Aquel que te despoja de la dignidad, te está despojando de tu carácter humano… Asi que tú sabrás lo que haces … y lo que te dejas hacer…

El ejercicio para esta semana consiste en que te mires al espejo y te reconozcas en aquel aspecto, aquella cualidad de tu  forma de Amar , que ha enriquecido tu vida y la de alguien más…

¡Y no te arrepientas nunca!

Querid@ Nosolonavegante, volveré la próxima semana.

49. No olvides a la familia

23 abril, 2015

(De la serie 50 sombras de enGREÍdos)

El Amor tiene sus Sombras como lo tiene el Sol. Todo lo que tiene Luz proyecta en potencia una sombra.  Una de las principales (y más obscuras) sombras del Amor es la de la injusticia y el reconocimiento. Muchas veces, casi siempre, otorgamos el Amor   desmedidamente fuera de nuestro círculo olvidando aquellas personas que incuestionablemente nos dieron, con o sin calidad, pero nos dieron y nos nutrieron.

Es posible que no les demos a ellos, a la familia,  lo que damos fuera, quizás por miedo a la reacción, miedo al ridículo…, por la creencia de que no es necesario; pero cada vez que usamos dos varas de medir en el amor es como poner una manta a tu sol interior en un intento de disimular tu Luz. También ellos quizás hayan tapado con una manta sus expectativas de recibir su lugar en tu corazón…

Si no le das tú a ellos, que llegaron primero, entonces…: ¿qué uso haces de esa luz? La luz primordial es jerárquica y graduada de más a menos, quizás deberíamos hacer nosotros lo mismo. ¿No te parece?

El ejercicio para estos siete días es simple: permítete ofrendar un acto de amor a uno de los tuyos, una oda a la familia: cónyuge, pareja, hijo, cuñado,  hermano, primo, suegro, que por la razón que sea lleves tiempo sin demostrar. No-se-lo-di-gasssss… “Solo”  haz un acto demostrativo, un regalo, un beso, una carta, un préstamo, una sonrisa, un guiño, un WhatsApp, una canción, un dibujo, unas palabras, reenvíale este mismo post… Lo que prefieras, pero ha de ser un “gesto” porque en el Amor las palabras se quedan cortas… Ha de cumplir las dos condiciones del Amor. La primera: sin echar en cara nada  y, segunda, porque sí. Es decir, libremente.

Da igual que te lo reconozca, da igual que no se lo merezca, da igual que se ría, da igual que ya lo sepa. Da igual todo… porque lo que importa es quitar la manta de tu Sol…, y quizás la de esa persona (¡nunca se sabe!)

¡Oda a la Familia pues!

Nosolonavegante, volveremos en siete días.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.