Archivado en 31 agosto 2011

Nuestra felicidad: ¿flor de verano?

31 agosto, 2011

http://www.youtube.com/watch?v=4ou9F4lCmhM

A menudo debatimos la creciente  ola de insolencia y falta de Conciencia y respeto  que nos asiste últimamente. La metafísica suele emplear un lenguaje que para nada se parece al lenguaje literal con el que solemos comunicarnos los unos con los otros.

La cabala utiliza el llamado Lenguaje de las Ramas,  en el sentido de que para la cabala, la realidad aparente,  lo que vemos es las ramas de un enorme árbol,  mientras que realmente la realidad oculta,  el todo,  la raiz de aquellas ramas que percibimos está en la semilla oculta de ese arbol.

El Rab Dov Brezak suele aplicar este concepto a la educación y lo aplica para el análisis de la causa de la “insolencia”. ¿De qué nos extrañamos? La insolencia por lo general proviene de una “actitud defensiva”. El niño siente que estamos en su contra y de alguna manera, trata de protegerse con un mal comportamiento. Abordar el comportamiento negativo, aunque es necesario, solo elimina el síntoma y no el problema. Para erradicar la falta de respeto que existe en la Sociedad de nuestros días  sugiere que lo hagamos de la raíz. Debemos cultivar un clima de “entendimiento y ralentizar los tiempos en la consecución de objetivos”.

Pondremos por su fama el ejemplo de aspirante a jugador del Real Madrid,  el  “astro” brasileño de 18 años que, sin dudar de su pericia con el balón,  nos hace plantear algo más que una duda como referente de nuestros chavales. ¿El futbol no era un deporte y en el deporte lo importante era competir?

“Es un señor todopoderoso en el campo y nadie hace nada (para evitarlo). En nombre del arte de jugar al fútbol estamos creando un monstruo. Es la hora de que alguien lo eduque. Pocas veces vi gente tan mal educada”, espetó el técnico del Atlético Goianiense, René Simões, después de asistir al último desaire del jugador del Santos. Al hacer estas declaraciones, el experimentado entrenador aludía a los insultos que le lanzó Neymar a voz en grito al técnico de su propio equipo, Dorival Júnior, camino del túnel de vestuarios tras la victoria del Santos por 4-2 sobre el Goianiense, la noche de ese miércoles en el estadio Vila Belmiro. Como consecuencia Dorival Júnior reiteró a continuación en una rueda de prensa que prefiere resolver la crisis “internamente”, en una charla con la dirección del Santos y con el padre del jugador de 18 años. “Nunca tuve un problema de indisciplina en mis equipos, con Neymar han ocurrido varios. No sé qué le ocurre. Estoy haciendo todo lo que puedo para ayudarle”, dijo el técnico santista. Al día siguiente “cesaron”… al entrenador…  El mundo al revés.  La “raíz”  al servicio de las “ramas”.

Varios compañeros de equipo aseguraron que iban a conversar con el jugador para que entre en cintura y que no vuelva a “faltar al respeto” al entrenador. “Esa actitud nadie la puede tener. La jerarquía tiene que ser respetada. Creo que Neymar va a tener la humildad suficiente para pedir disculpas”, dijo el delantero Marcel a medios locales. El delantero Marcel, también ha sido “apartado” del equipo…

En este último año en el  que saltó definitivamente a la fama, Neymar transformó su imagen. Ahora se viste con ropas modernas y llamativas, usa joyas y exhibe vistosos cortes de pelo. Su comportamiento también cambió de forma ostensible y acumula declaraciones entre irreverentes y gamberras en su trato con los medios de comunicación.

Por cierto, existe una profecía sobre los tiempos finales que tiene que ver “algo” con Neymar. Estas son las tres señales que nos  indicarán que estamos en el final de una época y estas son para su curiosidad:

1.- Los perros mirarán hacia la “cara” de sus amos. Es decir,  los dirigentes (perros) se olvidarán de sus idearios y gobernarán a golpe de encuestas preguntándoles a sus amos (el pueblo) que quieren,  cómo y cuando…

2.- Los ancianos se levantarán ante los jóvenes: la insolencia será tal y la vejez será un factor tan devaluado que los políticos cada vez serán mas jóvenes y exitosos y el “senado”  (los mayores) se “levantará”  ante sus jóvenes líderes…

3.- Habrá hambre en el mundo pero no será de pan y sed,  pero no de agua; surgirán “indignados” al ver que el dinero “pierde valor” y que es difícil comprar lo necesario…, surgiendo “caos”,  inseguridad,  pillaje…

¿Les suena?

A este paso,  será mejor hacer nuestra las palabras que he visto en el blog Sendero Espiritual sobre la sensación de provisionalidad que nos está invadiendo,  de lo vulnerables que nos sentimos. Desde aquel día 11-S en el que asistimos de forma globalizada y televisiva al “derrumbe” de la “estructura” (materia) en forma de “torres duales”,  quizás sea hora de plantearnos que algo podemos hacer para invertir esta inercia.

Cuando uno ve los documentales del 11-M  español te da por pensar que si uno supiera que hoy quizás sea la última vez que  verías a un ser querido salir por la puerta, le darías un abrazo, un beso y le llamarías de nuevo para darle más. O si supiéramos  que ésta va a ser la última vez que vamos a oír la voz de nuestros seres queridos,   grabaríamos cada una de las palabras para poderla oír una y otra vez  de forma indefinida. Sabemos que hay un mañana que  la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, recuerda decir  “cuánto le quieres y que nunca le olvidarás”.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas, por eso no esperes más, ¡hazlo hoy!, ya que si “mañana” nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste el tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso, y que estuviste muy ocupado para concederle a alguien un último deseo.  Así, como dice el blog  mencionado,  si “mañana” nunca llega, no tendremos remordimiento por hoy…

El videoclip está fácil: nuestra felicidad es una flor de verano como la canción de Mango.

Ah! Neymar: no vengas… total, ¿ “pa” que? Anda,  pongamos el video antes de que sea tarde…

Cuando más es más.

30 agosto, 2011

(By Ángel 1 y Nosoloángel)

Cuando Fangoria  lanzó  el trabajo discográfico que incluía la canción que acabamos de escuchar, no hacían más que justificar en sus entrevistas promocionales el por qué de que “más es más”  ante los periodistas.   Algunos  se quedaban atónitos ante las declaraciones pues estaban haciendo apología del materialismo, otros con mirada suspicaz les seguían el juego, muchos  compartían la misma opinión cayendo en la trampa y sus máscaras, y otros,  tambaleantes en sus frágiles convicciones,  dudaban de ellos mismo ante el brillo de las estrellas del pop español.

En una realidad aparente donde todos quieren más,   más siempre es menos  pues “más” es más hambre, más necesidad, más carencia material y pobreza espiritual; todo lo contrario de lo que ocurre en el plano metafísico.

Hace unos días  me pregunté: ¿Cómo saber lo que quiere Dios de mi? e inmediatamente, rectiqué, corregí mi pregunta: ¿qué es lo que Dios quiere hacer a través de mi para los demás? o más sencillo: ¿qué puedo hacer por los demás? Más das, más te das. Más es más (metafisica).

Recibí esta respuesta: “muy fácil aquello que  es “útil” es “bueno”; aquello que es inútil” te distancia de tu propósito”.

¿Que espera Dios de ti? otra explicación imagino que  está en lo que le dijo Dios a Abraham: “camina recto delante de mí”; es decir,  saber aplicar la dosis de piedad y justicia adecuada en cada momento, siendo útil y enfocados en dar a los demás.

Reconocer nuestras imperfecciones,  nuestras falsedades, nuestras bajezas, como humanos que somos, es  intentar claramente “rectificarnos”.

Vivimos en un mundo con muchos seres dormidos (en la falsedad, lo inútil, el Ego), sin consciencia; unos más y otros menos pero todos con una “visión real del mundo de un 1%”; por eso, cada día que dediquemos al estudio, a tener más conciencia, a sentir respeto y conexión con los demás, avanzamos un paso más. Porque más es más.

Lo que aparentemente es difícil para algunos, en principio  solo consistirá en dejar de pedir a los demás sin respetar el tiempo y la vida ajena, aunque para otros el esfuerzo radicaría en decidir si dar o no 200 millones de euros a campamentos infantiles (Paul Newman).

Cuando “más es más” es únicamente en el “plano metafísico”. Pues si nos embarcamos en crear proyectos que beneficien a los demás, a la postre sabemos que seremos bendecidos con salud, suerte, sabiduría, prosperidad…, pero ojo al parche, pues a veces podemos terminar “trabajando  para el bando equivocado”: para el Ego. Pareceremos rectos, pareceremos  honestos, pareceremos justos pero en el fondo estaremos inconscientemente metiendo goles en la portería equivicada… y haciendo el trabajo a Don Puro Ego.

http://www.youtube.com/watch?v=iOBke_DHZ7A&feature=related

YO QUIERO SER KABALETERA

29 agosto, 2011

El mundo es ruidoso, eso es innegable. Está lleno de información que llega y llega y llega…y es de lo más diverso. Vivimos en la era de la información, pero eso llega a sobrecargarnos de tal manera que el ruido se nos vuelve interno y discernir, lo que de verdad nos sirve para algo de lo que no, es una tarea cuando menos llena de contradicciones y riesgos.

Resolver las contradicciones puede ser un divertido pasatiempo, un pozo de ansiedad, o una laboriosa tarea llena de sorpresas.

Lo cierto es que estamos en este mundo, que tenemos que tomar tierra (elemento importantísimo para la salud y la cordura) para que no nos quedemos en una torre de cristal viendo pasar la vida sin mojarnos en ella. Y es que precisamente de la vida cotidiana, del ruido surge, en casi todas las ocasiones, la verdadera inspiración para seguir adelante. Caer y levantarnos es un aprendizaje que cada cual lleva a su manera, pero que lleva implícitos mensajes claros y contundentes que, saber observar y que sirvan de aprendizaje, son el trabajo personal que en cada momento nos deja primero en estado de incertidumbre y luego de certero camino.

Cuando la característica de nuestro ser es tomar tierra a través de las relaciones humanas, de nuestro trabajo o del sitio donde habitamos, y la torre la dejamos para momentos de quietud, la información fluye sóla a su lugar adecuado, me atrevo a llamarlo la llamada de nuestro Yo Superior.

A algunas personas nos pasa que los libros nos llenan una parte importante del conocimiento que necesitamos adquirir…pero no todo. Las vivencias, la parte práctica nos parece -a priori- una complicada configuración de posibilidades de discernimiento, pero no es para tanto…ser un poquito esponja de lo que acontece de manera espontánea, va creando una vereda al principio, pero con la práctica puede ser un camino, ¡vamos! incluso una autopista.

No siempre las circunstancias vitales son un camino de rosas, quizá entender que lo creamos para experimentar la vida sea uno de los aprendizajes más costosos, pero cuando al fin lo vemos claro…podemos hacer de la vida nuestro propio cabaret, trasformar en música, en cuadros, en escritos, en coreografía, en ebanisteria, chapuzas caseras, en punto de cruz o en lo que sea que dominemos, las espinas para darle forma a nuestra creatividad…y devolvérsela a la vida para engalarnarla.

Desde hace un tiempo la kabala forma parte de mi vida, tenía que llegar supongo, seguramente a muchas personas que lean este texto les pasará igual. De repente leer o escuchar hablar sobre la sabiduría de la Kabala de una manera sencilla, sin el halo de misterio que la ha rodeado durante siglos, se ha vuelto de una familiaridad pasmosa y, a mí que soy un poco esponja, me enseña sin buscarlo y sin que me genere ansiedad saber más, porque llega cuando tiene que llegar, volviendo aún más mágica su repentina aparición.

Claro está, que mi contradicción interna estaba en integrar mi mundanal ruido cotidiano y la poderosa lección de vida que supone el saber kabalístico. Qué tontería ¿verdad? La respuesta es clara y sencilla: aplicarlo a lo que hagas, a lo que vives y hasta soltar de vez en cuando las amarras para que fluyan de manera inesperada las palabras que crean, contruyen, perdonan y no compiten, ni destruyen. Ni fácil, ni dificil, sencillamente así.

Me he pasado casi toda mi vida profesional tratando de integrar a quienes, de alguna manera, estaban dejándose llevar por el ruido y por fin ahora encuentro las respuestas sobre que es integrar: crear desde la vereda, para que el camino se ensanche tanto que quepan muchas más gentes. Para eso sobran rituales, formalismos y torres de cristal…son más importantes los cabaret personales, que cada cual adapta, para que la alegría sea la constante a trasmitir.

No soy ni de lejos erudita de la Kabala, si ha de ser: será; pero lo poco que sé lo aplico porque el saber está para fluir, y que en ese fluir se busque contribuir a sanar este mundo ruidoso, aunque sea un instante. No está de más revolver en nuestro baúl de lo aprendido y mezclar lo que sabemos si el coctel funciona ¿no?

Pues entre esa reflexión, que la película “Cabaret” me ha acompañado siempre (nacimos el mismo año ambas, digo la peli y yo) y que hoy me ha dado por ponerme la banda sonora para que este lento verano se me llene de pequeños regalos, he decidido que (con todos mis respetos), ya sé lo que quiero ser de mayor: yo quiero ser kabaletera.

Os dejo el vídeo final de la peli. A la protagonista, que todo le va mal le da igual porque, como dice la canción… la vida es un cabaret.

Campamentos infantiles: ¿y mañana qué?

28 agosto, 2011

Dedicado a Pepe Trueno, excelente marido.

Entra y descubre...

Ayer no pude evitar llorar con una paciente. Su hija de 8 años sufrió hace tres años una leucemia y tras muchos sufrimientos consiguió ser dada de alta del Hospital Materno Infantil.

Lo malo viene ahora: llamó urgente porque se encontraba “muy mal”. Cuando hablé con ella me contó la razón.

Los padres que  conocieron en aquel duro trance  y de los que se hicieron amigos  solidarios,  los unos de los otros, en su sufrimiento y preocupaciones por el…: ¿y mañana qué?, ahora  seguían aún sufriendo.

Uno de los niños (de tan solo 5 años…), de esos padres, ha recaído gravemente y la ciencia ha recurrido como ultima opción a una terapia “experimental”. Como “ultima opción”.

Cada vez que este paciente habla con la madre de este peque no puede refrenar un torrente de lagrimas “en chorro de vapor”,  sintiéndose “culpable” de que su hija “permanezca” sana.

No le contesté como mçedico,  sino como humano. Le dije: si lloro yo al escuchar la historia… ¿No crees que tienes más derecho tu a llorar? Le expliqué que eso se llama “conexión con el dolor ajeno”, y le expliqué también que desgraciadamente “gracias a la experiencia con su hija” ella es capaz de “entender” y “sentir” el dolor de la “madre ajena”.

Solidaridad en el dolor. Si esto lo aplicásemos a todas las aéreas de la vida,  de seguro que el mundo de hoy sería sensiblemente mejor.

Hablando de otra cosa después,  ya más calmados (ambos),   me comentó que la niña en cuestión iba a pasar quince días en un campamento infantil especial en Inglaterra en el Castillo de Paul Newman. La asociación de cáncer infantil  a través de un proyecto llamado “Avoid”,  en el que están implicados muchos Nosolofamosos, ofrecen  lo que se llama “un respiro familiar”.

Para ello  el niño enfermo y sus hermanos sanos disfrutan en un castillo  que el jefe de los “nosolofamosos”,   un tal “Paul Newman”,  tiene habilitado exclusivamente para estos niños durante todo el año…,  con la condición de que los enfermos “viajen solos” y luego sus hermanos sanos viajen al día siguiente.

Allí los niños enfermos montan a caballo y hacen todas las actividades infantiles imaginables y, singularmente, ninguna de ella se para para  realizar la terapia que sea, es decir,  que si un niño está aprendiendo a “montar a caballo”,  o hacen “carrera de saco” y le “toca” la quimio,  un monitor va al sitio de juego y se lo administra,  y después el niño sigue jugando. La vida, allí,  no se detiene: hermanos, niños  enfermos y sanos,  viven en casa del “tito Paul”,  otro miembro del club AHB (“Algunos hombres buenos”).

Así que vamos a interesarnos un poco por Mr. Wonderfull “Paul”,  fallecido un mes de septiembre,  como el que vamos a estrenar,  pero del año 2008.

De madre húngara y católica y de padre judío alemán, desde su juventud, el tito Paul “Newman” (curiosamente “nuevo Hombre”), se caracterizó por obtener una formación importante, no sólo en el área de la interpretación.

La universidad fue algo que le atrajo desde muy temprano. Estudió Economía en el Kenyon College, de Ohio. Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, sirvió como marino en la Armada y, finalizada la contienda, estudió Arte Dramático en Yale. Pasó también por el Actor’s Studio, donde fue uno de los estudiantes más brillantes de su generación, entre los que se encontraban algunos que luego alcanzarían un especial renombre, como James Dean o Marlon Brando.

Los inicios de NosoloPaul fueron teatrales, donde logró alcanzar un gran éxito y ponerse en situación de dar el paso al cine. Tras aparecer en algunos programas de televisión, intervino en “El cáliz de plata” (1954), de Victor Saville, debut poco afortunado, pues la película no consiguió ningún tipo de reconocimiento.

Dos años después, sin embargo, se produjo el ascenso a la fama  con un trabajo que le situó en primera línea de los jóvenes actores de aquel momento. Robert Wise, le dio el papel principal de “Marcado por el odio” (1956),  pensado en un primer momento para James Dean, con el que se metió en la piel del boxeador Rocky Graziano. A continuación se sucedieron una serie de excelentes actuaciones, que le confirmaron como un actor de muchísima valía. Pueden mencionarse, entre otros, su trabajo en “El zurdo” (1958), de Arthur Penn, en el que representaba al legendario pistolero del Oeste, “Billy el Niño”. Ese mismo año, volvió a obtener otro gran éxito, al encarnar al joven marido de “La gata sobre el tejado de zinc” (1958), de Richard Brooks, una adaptación de la obra de Tennesse Williams. Volvió a acertar de nuevo con su interpretación en “La ciudad frente a mí” (1959), de Vincent Sherman, esta vez como joven estudiante que se abría paso en el mundo de la abogacía y que mantenía diferentes relaciones amorosas. Fue una de las cintas que comenzaron a darle mayor popularidad fuera de Estados Unidos. A comienzos de los sesenta, colaboró en dos películas que, por diferentes causas, tuvieron una excelente acogida. Una fue “Exodo” (1960), de Otto Preminger, versión cinematográfica de la voluminosa novela, que el especialista en Best-Sellers,  Leon Uris realizó. Su otro importante trabajo de inicios de la década, fue “El buscavidas” (1961), de Robert Rossen.

Cuando el actor estuvo plenamente situado, sus siguientes trabajos estuvieron por debajo de lo que se podía esperar de él. Algunos de sus fracasos no sólo le competían como actor sino, también, como productor. Tal vez por ello comenzó una actividad como director, que empezó a finales de los sesenta y llegó hasta 1987.  En esta faceta realizó cinco películas, algunas de las cuales mostraban el deseo de hacer un cine “diferente”, donde las ideas y la tipología de los personajes dominaban sobre la acción y la anécdota. En alguna de ellas el protagonismo femenino correspondía a su esposa y único amor de su vida, Joanne Woodward.

A lo largo de los sesenta y en su faceta de actor, trabajó con directores como Alfred Hitchcock (Cortina rasgada, 1966), y obtuvo un importante éxito con “Dos hombre y un destino” (1969), de George Roy Hill, en la que participó como compañero de reparto Robert Redford, cuyo trabajo obtuvo una gran acogida. En los años ochenta su actividad se redujo, entre otras causas, porque dejó de lado los papeles de hombre joven y buscó interpretaciones más acordes con los años que tenía. Fueron los años en que aparecía en títulos desiguales, pero a veces importantes, como “Ausencia de malicia” (1981), de Sidney Pollack, “Veredicto final” (1982), de Sidney Lumet o “El color del dinero” (1986), con Martin Scorsese en la dirección, película que se concibe como una segunda parte de “El buscavidas”.  Este trabajo fue especialmente importante, pues con él consiguió el Oscar de la Academia, para el que había sido propuesto hasta seis veces, en 1994 recibiría uno honorífico, por el conjunto de su carrera y ser uno de los actores con más títulos a sus espaldas.

De gran atractivo físico y varonil, este hombre ha sabido ir más allá de ser una simple “cara bonita con ojos azules”, para demostrar profesionalidad, interés y preocupación por su entorno y mundo en el que vivió.

Ha sido probablemente uno de los precursores del concepto de anti-estrella y así lo demostró en 2002 cuando, a punto de cumplir los 78 años, regresó a los escenarios de Broadway, después de casi cuatro décadas de ausencia, con una nueva adaptación del clásico de Thornton Wilder, “Our Town”.

Al margen de su gran afición a las carreras de automóviles que le ha llevado a participar en carreras profesionales y a diversos tipos de negocios en los que, con la cobertura de su popularidad, ha procurado en ocasiones, que parte de las ganancias reviertan sobre colectivos necesitados,  también ha desempeñado cargos en las Naciones Unidas, aunque por poco tiempo.

Nunca permitió que sus obrar filantrópica como lo del proyecto Avoid se supiese. Esto me hace recordar la ultima película que vi de este “hombre bueno” cuyo título era “El escándalo Blaze”,  junto a la pelirroja Lolita Davidovich que tiene el dudoso mérito de haberme hecho dudar de mi… ¿espiritualidad? (ejem…).

La película se basa en un hecho real, pues trata  la historia de  un senador que se lía con una joven stripper que se hacía llamar “Blaze Star” (¿imaginan quién, verdad…?).

Ella era la joven reencarnación espiritual de “Gilda”.  Chica  provinciana que sale de su pueblo natal y cuya  madre le da un solo consejo para sobrevivir en la gran ciudad: “hija mía,  no confíes en nadie que te diga “confía en mi”,  y lo cumplió a pies juntillas,  aún a pesar de estar rodeada de tiburones que deseaban  hincarle el diente a semejante bombón,  hasta que se encontró  con este senador brusco, “populista” y verborréico,  que a la primera copa con Blaze,  le dijo mirándola a los ojos: “jamás , jamás, confíes en mi”. Y eso fue el detonante de su historia de amor.  El,  senador “católico”, en la America negra, profunda,  con sesenta y tantos años y, ella,  stripper  con diecinueve años,  pelirroja y bonita.

Vivieron su “presente”, y  él pagó el precio al no ser “reelegido” senador debido al “escándalo Blaze”. Para ellos siempre fue presente. Ella nunca confió en él,  por eso siempre se preguntaban cada día… “y mañana ¿qué?”

Bonita historia ¿verdad? Por eso,  le dije a la paciente del comienzo del relato de hoy: “Se necesita mucho valor para llamar a tu amiga solidaria, a la que solo estás unida por el dolor y hacerle ver que eres capaz de llorar con ella… Lo demás es “demagogia” y “eso” es el verdadero “escándalo” ¿no creen? ¡Dentro video!

La ley del deseo (Almodóvar)

27 agosto, 2011

By Pimpinela Escarlata, Ángel 2, Ángel 6, Nosoloángel y Nosolodoctor

Hace unos días leíamos en la prensa sobre los saqueos ocurridos en Inglaterra y nos quedábamos impactados al descubrir que detrás de los hechos  subyacía  un abanico de acciones entre las que destaca   violencia gratuita, robos por pura diversión y la avaricia,  ya que  muchos de los que intervinieron en las revueltas, ya tenían televisores de plasma pues eran hijos de familias acomodadas… Si miramos con un poco de más atención e intención nos encontramos de bruces con el “Deseo”.

¿Alguna vez os habéis parado a pensar cómo nacen nuestros deseos? ¿Qué dicen nuestros deseos de nosotros? o ¿cómo es posible  que a veces  nuestros deseos  se conviertan en un “valor social” y no en una vía de escape para el egoísmo y la avaricia, como pasó en el Reino Unido?

En la actualidad existe una fuerte corriente budista en  occidente que surge como contrapunto ante una sociedad  materialista. La Cábala, a diferencia del Budismo,  reconoce los deseos como un instrumento enriquecedor para nuestro crecimiento espiritual si estudiamos  y ponemos en práctica la Luz que en él habita. El planteamiento  de esta ciencia espiritual (Cabala), que se centra en enseñarnos la  tecnología del manejo de la Luz (Isaac Luria), es realmente significativa e inspiradora  con respecto al Deseo.

Entremos en el tema.

Ya saben que nuestra naturaleza humana está investida del deseo de recibir. Por esta razón el TENER se puede convertir en el impulso esencial de nuestra vida balanceando nuestra existencia hacia una letanía materialista o, por el contrario, podemos hacer que el “deseo” nos ayude a crecer y mejorar el mundo (al menos el pequeño mundo que nos rodea) enfocándonos en el Ser y Compartir. No es lo mismo dejarse llevar por el deseo que  ser consciente de que lo tenemos que enfocar a un  recibir con la intención de DAR   a los demás.

P.e.: hay una diferencia sustancial entre ser médico para asegurarnos  un sueldo que para ayudar a los demás y buscar la manera de que sus vidas sean saludables y plenas. Según la Cabala si enfocamos nuestros dones (p.e.: sanador) en pro de los demás  recibiremos todo tipo de bendiciones (prosperidad, salud, sabiduría, amor…)

Relacionado con el mismo tema y como alternativa al bombardeo materialista de nuestra sociedad: ropa, casas, joyas…etc, la cábala platea la “restricción” en vez del desapego budista. Porque la esencia, el “espíritu” de los objetos que nos rodean, está en su interior  y es  lo único real y trascendente del mismo. La materia es fugaz, efímera.

¿Qué ocurre cuando entramos en una tienda de moda y nos subyuga todo lo que vemos? Si lo compramos matamos su esencia y si nos restringimos o controlamos,  poseeremos la “esencia” de lo que hemos visto: abundancia, estética…

Cada objeto tiene una esencia y su adquisición o posesión  la anula. La restricción nos hace introducir en nuestro interior su esencia enriqueciéndonos espiritualmente.

Para que quede completamente claro solo tienes que recordar un concierto en directo de tu artista favorito: lo viste, lo escuchaste, lo sentiste, interiorizaste sus mensajes,  y cuando saliste del recinto del evento sabías que te llevabas en el corazón un trozo de su esencia, sabías que te marchanas impregnada de su fuerza o su delicadeza, o su vitalidad…etc.

Nacemos con el deseo y   gracias a la evolución espiritual    vamos adquiriendo una “tecnología” que nos ayuda a posicionarnos en el SER o el TENER. Si nos dejamos llevar por la sociedad y consumimos sin ton ni son,  seremos  seres espirituales en el nivel vegetativo, es decir, una especie de organismo vivo  sin voluntad… que sigue a la masa. No ceder a la fuerza de la gravedad del deseo por poseer todo, nos elevaría en la dirección opuesta.

Ejercer el libre albedrío de poner control-restricción, que no oposición o desapego, nos regala, como hemos dicho,  la sustancia interna de nuestro objeto de deseo y nos eleva a la categoría espiritual de humanos con autonomía.

Carmen Maura siempre deseó refrescarse  en una noche calurosa de verano bajo una manguera del servicio público de limpieza, al hacerlo  consumó  su sueño y  perdió su deseo para siempre… Curiosamente, su frase al conseguirlo fué: ¡Venga, vamos a emborracharnos!

¿Cuántas veces nos puede sorprender una publicidad haciéndosenos la boca agua? El deseo de “eso”, sea lo que sea,  no estaba previamente, y si lo  atiendo y satisfago… se evaporará sin que me haya dado siquiera tiempo a disfrutarlo, sin que me haya aportado nada.

¿Qué nos puede aportar la restricción de un deseo?

-No ceder ante un alimento es aumentar nuestra  fuerza de voluntad.

-Desear los dones de otros es “despertar” lo que dormía en nuestro interior: sabiduría, creatividad, amor…: autoconocimiento. Si por el contrario los celos y la envidia se apodera de nuestro corazón (como le pasó al perrito de Pimpinela Scarlata cuando le presentó a su nuevo compañero Poo), la cabala dice al respecto, que nuestro nivel espiritual, en ese caso, se llamará  “animal”, es decir, si solo podemos pensar en nuestro propio interés, el terrateniente de nuestra vida son los instintos básicos y no podremos ponernos en el lugar de los demás. Si alguien está atrapado en este estadio espiritual llamado “animal” no tiene poder sobre su vida, ni sus decisiones.

En última instancia el “Deseo”  nos regala  “algo” muy especial que es valorar aquellas cosas de la vida que nos parecían anodinas y que por perderlas se convierten  en verdaderamente esenciales para vivir. Tom Wait lo contó escandalosamente bien en esta joya “deseada de canción” para cualquier compositor…

Dice la metafísica que todos estamos aquí por una razón única y exclusiva. Lo que tiene que hacer cada uno de nosotros no lo puede hacer otro. No lo puede hacer nadie por nosotros, es decir, somos únicos  e insustituibles. Si comprendemos esto no resulta tan difícil entender que desear es bueno, pero “desear con los efectos colaterales de beneficiar a las personas de  nuestro entorno”.

Orgullo y Prejuicio

26 agosto, 2011

Acabo de hacer algo que no suelo, he visto una comedia romántica y la verdad, le he sacado mucho más provecho del que esperaba. Lo curioso es que ya la había visto en su día, en un tren, y me había parecido una cursilada facilona totalmente vacía, pensada para deleitar la faceta más empalagosa del sector más iluso del género femenino y cuyo efecto colateral más inmediato es, paradójicamente, la desilusión.

Casi podía imaginar a una individua estándar en el cine o en su sofá que incluso antes de los títulos de crédito ya estaría pensando “¿Dónde están esos hombres románticos, comprensivos, pacientes, capaces de rectificar y de hacer que salga la gran mujer que llevo dentro? ¿Por qué no tengo yo un final feliz de esos?”. La respuesta es fácil, Orgullo y Prejuicio, que precisamente es la novela que sirve de canon e inspiración para la película.

Pero hoy he percibido muchos mensajes ajenos a la trama central del argumento, enseñanzas que dejé escapar la primera vez que me enfrenté a la película de forma superficial y por qué no decirlo, caragada de orgullo y de prejuicios.

La película en cuestión es Tienes un email con la encantadora Meg Ryan y el aclamado Tom Hanks cuyos personajes son Shopgirl y NY152 en la red y fuera de ella son Kathleen y Joe. Así que digamos que ambos viven en dos mundos paralelos o, para ser exactos, en dos sociedades paralelas, cada persona con dos avatares.

En internet prescinden de mostrar detalles sobre el entorno físico que les rodea. No saben a qué se dedica el otro, dónde vive, cuál es su aspecto, su poder adquisitivo… sin embargo se abren por completo el uno al otro y se desvelan anhelos, miedos, esperanzas y problemas intimísimos que surgen de lo más esencial de cada uno. En este entorno se muestran pacientes y esperan a tener una explicación antes de prejuzgar, lo que deriva en comprensión y en una empatía que les une en la distancia. Se sinceran de tal forma que la confesión de sus pecadillos cotidianos, de esos arrebatos de ego que se escapan a lo largo del día, les hace acceder a su consciencia y se transforman en lecciones vitales. Incluso se aconsejan en contra de sí mismos, aportando objetividad a su propia situación.

Por el contrario, fuera del ciberespacio y desconocedores de lo cercanos que están y de que realmente se conocen, ella es la propietaria de una pequeña tienda de literatura infantil que heredó de su madre y él es el hijo del propietario de unos grandes almacenes de libros que acabarán por obligarla a cerrar su tradicional librería, dejando en el paro a sus empleados de toda la vida. Son rivales obcecados en no ponerse el uno en el lugar del otro, dispuestos a suponer siempre lo peor y portadores de una llama que otros encendieron por ellos.

Por ejemplo, sabiendo Joe que la apertura de su nueva sucursal hundirá la librería de Kathleen, NY152 aconseja a Shopgirl que saque la artillería pesada, que se “lance a las trincheras” y que no convierta en personal lo que sólo es una cuestión de negocios.

Lo bueno de todo es que tanto Joe como NY152 están ayudando a Kathleen. Sí, Joe es ese Hijo de Puta que la obliga a salirse de la zona de confort, que la lanza a los cocodrilos sin saber si saldrá de esa con vida y NY152 es quien la anima a que luche con todas sus fuerzas para no sólo no ser devorada, sino salir fortalecida y con beneficios extra.

Y como lo físico no es más que un reflejo de la esencia, Kathleen siente el deseo de encontrarse con NY152 y Joe de conocer a Shopgirl. Conciertan una cita y Joe descubre que su alma gemela y su archienemiga son la misma persona y en lugar de quitarse la máscara, se presenta burlón ante ella provocando que siga el consejo de sacar su lado más guerrero. Y lo curioso es que se siente decepcionado de que le hiciese caso y se mostrase más agresiva. Y más curioso aún es cuando, en un mail, ella le confiesa sentirse fatal por haber actuado así y considerar inexcusable su cruel comportamiento.

A partir de ese momento él tratará por todos los medios de conquistarla como Joe y como NY152 y ella acabará deseando que sean la misma persona.

Lo que me impresiona de la escena que os pongo a continuación es la “bofetada” de sensatez que se deduce de ella, como muestra lo parciales que podemos llegar a ser y como confundimos subjetividad con relatividad, como vemos sólo lo que queremos ver y la importancia de contar con alguien que nos muestre las cosas desde fuera para no caer en el absurdo y la conveniencia del egocentrismo.

Curiosamente, la primera frase de la novela de Jane Austen Orgullo y Prejuicio (Es una verdad universalmente reconocida que todo hombre soltero poseedor de una gran fortuna necesita una esposa)  me repelía. Me resultaba sexista… Afortunadamente dejé atrás mis prejuicios ante lo aparente  y descubrí que escondía mucho, si estaba dispuesta a afrontarla desde otro punto de vista. Es cierto que no se trata de una de mis novelas preferidas, pero está bien que te muestren lo ridículo que puede llegar a ser la obsesión por establecer, mantener y priorizar la estandarización de la forma sobre el fluir de la esencia, en lugar de tratar de armonizarlas. Por eso y aunque tampoco se trata de la mejor adaptación cinematográfica, también disfruté con la película.



Lo esencial

25 agosto, 2011

Fragmento de El Principito

(Autor: Antoine De Saint-Exupéry )

Entonces apareció el zorro.

-Buenos días -dijo el zorro.

-Buenos días -respondió cortésmente el principito, que se dio vuelta, pero no vio nada.

-Estoy acá -dijo la voz- bajo el manzano…

-¿Quién eres? -dijo el principito-. Eres muy lindo…

-Soy un zorro -dijo el zorro.

-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-. ¡Estoy tan triste!…

-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-. No estoy domesticado.

-¡Ah! Perdón -dijo el principito. Pero, después de reflexionar, agregó:

-¿Qué significa «domesticar»?

-No eres de aquí -dijo el zorro-. ¿Qué buscas?

-Busco a los hombres -dijo el principito-. ¿Qué significa «domesticar»?

-Los hombres -dijo el zorro- tienen fusiles y cazan. Es muy molesto. También crían gallinas. Es su único interés. ¿Buscas gallinas?

No -dijo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa «domesticar»?

-Es una cosa demasiado olvidada -dijo el zorro-. Significa «crear lazos».

-¿Crear lazos?

-Sí -dijo el zorro-. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo…

-Empiezo a comprender -dijo el principito-.Hay una flor…Creo que me ha domesticado…”

En la línea de mi post anterior, planteo la tarea de diferenciar lo esencial en nuestras vidas.

Nacemos puros y conectados. Luego llega el proceso de “re-aprender” que la esencia es “el alma” de todo, que aunque no podamos verla se puede sentir, respirar, intuir.

Lejos de sentirnos “domesticados”, elegir los pensamientos, crear los vínculos (lazos) saludables que nos unan y no nos aten, la acción correcta, la restricción para “ganar saldo”… NOS HACE CADA VEZ MAS LIBRES.

Rezaba ayer la Afinación Diaria de la Conciencia de la Cábala (Y.Berg. Sí, el maestro de Madonna)

Cada una de las dos fosas nasales humanas tiene una función espiritual diferente. Una lleva la esencia espiritual del aire al cerebro, mientras que la otra entrega la esencia espiritual del aire al corazón.

El cerebro es el asiento de nuestra inteligencia y el corazón es la fuente de nuestras emociones.

La aparente realidad nos intenta vender un envoltorio, espejitos de colores que nos distraen. En la búsqueda de la ansiada “felicidad”, sería un buen ejercicio de consciencia valorar los tesoros de los que disfrutamos a diario, sin echarles demasiada cuenta.

“Ver” con el corazón para desentrañar la escencia de todo en este PRESENTE.

NOSOLOSUERTE NOS REGALA HOY EN CON-CIENCIA TV – “El origen del miedo” de Eckhart Tolle . ¡VISITENLO EN SU ESPACIO!

http://www.youtube.com/watch?v=Ta4WjRQaPSI

Si recibes en tu mail algo que desees compartir: cuentos, pps, fotos, poemas, citas… en nosolodoctorylac@gmail.com podemos convertirlo en una entrada.


El Problema y la Solución de Agosto

24 agosto, 2011

Me preguntan muchas veces: ¿existe una fórmula para la felicidad? y a las personas que suelen preguntarme este tipo de preguntas tan… ambiguas suelo contarles este cuento del Jafets Jaim.

Dice así…

El avión estaba aterrizando mientras el hombre miraba a través de sus ventanas, añorando la ciudad que dejó lejos. Él era un comerciante de piedras preciosas  que iba de un lado a otro para realizar sus negocios. En aquella ocasión llevaba consigo once mil dólares en efectivo.

Abandonó el aeropuerto y se dirigió directamente hacia la zona de los especialistas en el ramo diamantero. Luego de un rato, ya había utilizado casi toda la cantidad que había llevado. Le quedaban mil dólares, lo que le alcanzaría para su regreso con todas las comodidades, como él acostumbraba a viajar.

Ya estaba empacando sus pocas pertenencias, y suenan unos golpes en la puerta de la habitación de su hotel. Abre y aparece un desconocido.
-Disculpe, señor – le dice -. ¿Me permite un minuto, por favor?
-Adelante – respondió el hombre con reservas.
-Escuché que usted es un hábil y exitoso comerciante de piedras. Quizás esté interesado en comprarme un lote a mí. Le aseguro que no se arrepentirá. Es de muy buena calidad y a un precio realmente ventajoso.
-Verá usted, señor. Seguramente hubiera aceptado en otro momento, pero ahora me he quedado sin dinero.
-Es que… De veras vale la pena – insistió el otro.
-Puede ser, pero lo lamento. Sólo me quedan unos dólares para regresar a mi casa…
Sin embargo, dentro de él ardía la curiosidad de saber qué era lo que le estaba ofreciendo.
-Este… ¿Podría ver qué es lo que tiene, si no hay inconveniente?-  le pidió.
El hombre de la calle abrió un maletín y de ahí surgió un fulgor impresionante. El comerciante no podía creer lo que tenía frente a sus ojos…  Realmente ésos eran unos diamantes como hacía mucho tiempo no veía. Los observaba,  los analizaba,  los admiraba…
-¡Oh! ¡Oh! ¡Esto sí es una maravilla..! – exclamaba.
-Yo también sé que son piedras muy valiosas – reconoció el otro hombre.

Y agregó…

– Lo que pasa es que estoy muy necesitado de fondos porque tengo que afrontar deudas astronómicas. A usted no lo puedo engañar. Usted sabe que éstas son auténticas y aquí tiene el certificado de que me pertenecen. Si acepta comprármelas ahora mismo, se las doy a un precio regalado.
-¿C… Cuánto? – el comerciante casi se había arrepentido de pregun­tar. Seguramente no tendría con qué pagar.
-Este lote vale varios miles de dólares. Deme mil dólares y es suyo.
-“¡Mil dólares!”, pensaba el comerciante, “¡este hombre no sabe lo que dice! ¡Me lo está vendiendo por menos del diez por ciento de su valor!”
No sabía cómo hacer para ocultar su contrariedad. ¡Tenía una fortuna al alcance de su mano y no podía comprarla!
– Quinientos dólares… – le ofreció, calculando que el resto le iba a permitir regresar a su casa (aunque no “en primera”, como a él le gustaba).
-Mil y ni un dólar menos. Es la cantidad que necesito.

-Tiene razón-  pensó el comerciante- No tiene por qué hacerme más rebaja de la que ya me hizo. Pero, ¿cómo haré para volver a casa?”, se preguntaba.
Luego recordó que le habían quedado unos billetes sueltos y unas monedas,  quizás con eso le alcance. Porque en realidad, no resultaba lógico dejar pasar una oportunidad como ésa. Jamás se le presentaría algo semejante.

-¡Trato hecho! – metió la mano en su bolsillo y sacó un fajo de billetes

– Cuéntelo. Aquí tiene exactamente mil dólares.
Cuando el hombre se retiró y él se quedó solo en su cuarto con el lote de piedras, se dio cuenta que efectuó la operación comercial más importante de su vida. Pero al mismo tiempo, estaba preocupado.  Aquellos billetes y monedas, quién sabe si le permitirían viajar,  ya no como estaba acostumbrado a hacerlo, sino “viajar” en todo el sentido de la palabra.
Efectivamente, no había medio de transporte “normal” que lo lleve a su casa con la cantidad tan exigua con la que pretendía pagar.

La gente lo miraba extrañada: un hombre tan bien vestido, buscando precios en las ventanillas de ómnibus más corrientes y baratos. ¡Y le parecía caro!
Se le acercó un hombre de aspecto no muy elegante que digamos.
-Señor,  he visto que está buscando algo o alguien que lo deje en esa ciudad que mencionó. ¿Cuánto dinero tiene?
El comerciante se lo dijo.
-Hasta a mí me parece poco… – dijo el hombre haciendo una mueca- Bueno,  si quiere yo lo llevo por esa cantidad,  tengo que pasar por ahí. Pero le advierto que mi camión no es lo que se dice “de lujo”, ¿eh?
Cuando el comerciante lo vio, se dio cuenta que el hombre había exagerado. No es que el camión no era “de lujo”, sino que era miserable. Aparentemente, ahí viajaban sólo personas que apenas si tenían para comer. Pero no era ése un momento para ponerse a exigir comodidades (eso vendría después). Ahora hay que llegar a casa…
Sentado en uno de los asientos, apretaba contra su pecho el gran tesoro que había tenido la suerte de conseguir por tan poco. Mientras el camión transitaba por la carretera, se ilusionaba y hacía proyectos, imagi­nándose qué es lo que iba a comprar con las grandes ganancias que le proporcionarían las piedras.
Sintió que alguien lo miraba. Se volteó  y vio que un hombre de pobre apariencia lo estaba observando detenidamente. Pasó un rato, y el hombre seguía sin despegar sus ojos de él. De pronto, se le acercó.
-Disculpe. Yo a usted lo conozco…
-Puede ser…
-¡Claro! Usted es el famoso comerciante de diamantes. Una vez lo vi pasar mientras yo trabajaba de pintor en un edificio.
El comerciante asintió con la cabeza.
-Y… ¿se puede saber por qué está usted viajando en un camión como éste? Me imagino que un hombre de su riqueza no utiliza otro medio de transporte menor que la primera clase de los aviones…
-Tiene usted razón. Yo ni sabía que existía este tipo de camiones. Pero aunque no me lo crea, le diré que me he quedado sin dinero y no tuve otra alternativa para poder llegar a mi casa.
El comerciante le contó al hombre pobre todo lo que había sucedido  y cómo hizo lo que hizo para no dejar de aprovechar la ocasión de hacerse de ese lote de diamantes que muy difícilmente encuentre otra vez. Luego concluyó: es cierto que podía haber optado por seguir viajando en primera, y me hubiese ahorrado todo este sufrimiento de hacer un viaje tan incómodo y desagradable. Todavía me falta alojarme en lugares muy precarios, en las escalas que haré antes de arribar a la ciudad donde vivo. En el trayecto, tendré que olvidarme de los manjares que incluyen mi menú diario, y los reemplazaré por comidas que apenas me permitan subsistir. Estoy consciente de las penurias que tendré que soportar antes de trasponer la puerta de entrada de mi casa. Pero pensé que vale la pena pasar un rato desprovisto de lo que a uno le gusta y aguantar, con tal de disfrutar después de toda una vida llena de satisfacciones y placeres… Cada vez que me invade la angustia por todas las privaciones por las que estoy pasando, abro el maletín donde guardo las piedras preciosas, y esa angustia es reemplazada por una sensación de felicidad  que disfrutaré como nadie y como nunca, en un futuro no muy lejano…
La figura del destartalado camión se alejaba en el horizonte. El comerciante no estaba muy seguro de haber convencido al pobre de sus ideas, pero sin embargo, era el único pasajero que viajaba con una sonrisa en sus labios.
Sabía que al final de ese trayecto tan dificultoso, le esperaba el bienestar  económico definitivo…

Moraleja: nada es gratis en la vida. No existe una receta conocida para el éxito o la felicidad;  pero sí sabemos los ingredientes del mismo. El problema (o el reto) es saber conjugar dichos ingredientes en la forma y proporción adecuada para que se forje el “éxito” que esperamos.  Muchos terapeutas  recomiendan Disciplina y Autosacrificio como muestra este relato del Jafets Jaim uno de los sabios cabalistas mas renombrados de los últimos doscientos años. Muchas veces se me ha escuchado hablar metafóricamente del concepto “tener saldo a favor” o “estar sin saldo”. A veces  no es tan dramático comer “pan con sal y dormir sobre un colchón  y “dejar sitio” para que otro tipo de bendiciones “quepan” en nuestras vidas.

A veces es tan pesado nuestro equipaje,  nuestra maleta esta tan llena que “nos regalan” un pequeño “don” de gran valor  y tenemos que renunciar a él por no tener espacio libre en nuestra maleta.  Sé que este blog es importante para mucha gente (vanidad aparte) que hace como el diamantero del cuento: cuando están  por perder la paciencia y las esperanzas, se meten en este blog y clickean sobre la entrada del día o sobre algunas de las anteriores,  esa especie de “cofre’ donde están depositadas algunas joyas cuyos mensajes,  reflexiones o moralejas nos hace despertar y encontrar esa rendija que nos asegura al menos la felicidad de ese día.

Quiero agradecer a Dios primero y a todos los colaboradores de este blog después,   por el enorme privilegio de poder “vender”  este tipo de herramientas a precio de ganga: solo “abrir”,  leer y comentar…,  probablemente no sea la felicidad pero te permite “coger” los ingredientes por separados para hacer “la mayonesa”.

A ver qué os parece este videoclip sobre aquella famosa academia que enseñaba a los “aspirantes”  a la  “fama”,   la disciplina y el autosacrificio. ¡Venga video!

La luz en la oscuridad.

23 agosto, 2011

En este mundo oscuro, alguien ha encendido una vela.

En lugar de quejarte de la oscuridad, sigue la luz” …

El dolor llega a la vida, debemos tratar de ir hacia el interior y atravesar la superficie de nuestras experiencias para descubrir la causa.

El  dolor revela la verdadera naturaleza del mundo. Deberíamos tratar de comprender que nadie puede amarnos más de lo que se aman a sí mismos. Nadie nos apoyará para siempre.

En todas las religiones se dice que Dios es nuestro refugio que nos ayudará a des apegarnos. Podemos amar a otros, pero, si nos apegamos demasiado , siempre nos causarán dolor.

Tenemos libertad de reír o llorar. Incluso cuando estamos completamente rodeados de oscuridad, debemos esforzarnos por mantener la luz interior brillando con fuerza. Algunas personas pueden utilizar incidentes negativos ( enfermedades , crisis económica etc)  para cambiar la forma en la que viven. Casi se ven obligados a dejar malos hábitos y llevar una vida más sencilla.

Otros pueden seguir dándole vueltas a un acontecimiento difícil y utilizarlo como una excusa para escapar de la vida, echándole la culpa de todos sus fracasos.

En realidad todo problema es una semilla que tiene la capacidad de brotar y convertirse en algo bonito. Deberíamos aprender a utilizar las situaciones adversas de la vida para crecer.

Cuando Thomas Edison tenía sesenta y siente años, perdió todo el trabajo de su vida en un incendio de su fábrica, que no estaba asegurada por mucho dinero. Vio su trabajo de toda su vida evaporarse con el humo. Aún así, trató de mirar el lado positivo de las cosas, dándose cuenta de que todos sus errores también habían quedado completamente destruidos. Dijo: ” Gracias a Dios, ahora podemos comenzar de nuevo”. Tres semanas después de este desastre, todavía tuvo suficiente entusiasmo e inspiración para retomar su trabajo. Fue en esta época cuando inventó el fonógrafo.

En 2002 , los ancianos tribales de una pequeña aldea de Paquistán ordenaron la violación de una joven musulmana. La violación quería restaurar el honor de su familia, después de que el hermano de la joven hubiera sido acusado de haber estado con una chica de una tribu rival. En su país, la mayoría de los delitos contra las mujeres no reciben castigo. Ella rompió su silencio y no sólo presentó cargos sino que llevó su caso hasta el más algo tribunal del país. Cuando sus atacantes fueron declarados culpables, se extendió la alarma por todo el país. Utilizó la compensación monetaria que el gobierno le dio para construir escuelas en su aldea.

Ahora , las mujeres de todo el país la ven como un símbolo de la esperanza en el ámbito de los derechos de la mujer. Esta mujer tímida y sin estudios podría haber dejado que el giro cruel e inesperado del destino la destrozara. En cambio, utilizó su desgracia para tratar de superar la dureza de su cultura y ayudar a otras mujeres. Necesitó una fuerza y un coraje inconcebibles para denunciarlo. Recibió el premio “Mujer del Año” de la revista Glamour, de la que nunca había oído hablar. Utilizó el dinero del premio, veinte mil dólares, para ayudar a otras mujeres que habían pasado por experiencias similares. Afrontó su miedo  y lo convirtió en algo que podría ser la salvación de muchas otras mujeres.

El dolor como la luz en la oscuridad. Millones de personas en el mundo están deprimidas porque son incapaces de enfrentarse con el dolor, pero, cuando ese dolor o tristeza de vierte hacia una realidad superior o Dios, se transforma en pura energía de amor. En toda vida habrá una dosis de sufrimiento, pero la verdadera finalidad de la espiritualidad es aprender a afrontar el sufrimiento con gracia, tranquilidad y una actitud correcta. Para tener la mente bajo nuestro control necesitamos la ayuda de la gracia .

Cada situación en la vida puede enseñarnos algo importante. Cada experiencia que nos llega es el resultado de decisiones o el resultado de acciones del pasado. Cuando en la vida se presentan pequeñas dificultades, de alguna manera tenemos que intentar perseverar y trabajar  por medio de ellas. Si tratamos de desarrollar la actitud de entrega, de alguna forma obtendremos la gracia necesaria para superar cualquier obstáculo.

Cuando llegas al final de toda la luz que conoces y es el momento de entrar en la oscuridad de lo desconocido.La fe es saber que una de estas dos cosas sucederá: o se te dará algo sólido donde colocarte, o se te enseñará a volar”

– Edward Teller-

Feliz día!


Game Over

22 agosto, 2011

(By Angel 5 y Nosoloángel)

En el mundo que nos rodea hay muchos ejemplos, pero quizá la ideología nazi  representa metafóricamente a quienes van diciendo: tú sirves y tú no sirves. Otro ejemplo son ciertas escuelas  que a través de psicotécnicos, determinan a muy corta edad a qué se deben dedicar las criaturas indefensas que rellenan dichos test…
Hay más, basta con mirar a nuestro alrededor.  Los conocemos y, aun así,  somos muchos los que caemos en la trampa de sus alambradas de juicios rancios, paternalistas, proteccionistas, manipuladores, exterminadores…, que nos cercenan la libertad de SER, lo que en realidad somos en potencia.  Lo que somos de verdad.

Es una pena,  pero los campos de concentración a nivel metafísico siguen ahí…, agazapados o evidentes, por doquier.

Alguien que te dice: para qué ser músico si eso no da dinero, tu hermana es más aplicada, esta niña es tan nerviosa, tú tienes que aprender más pues te falta mucho… ¡Anda ya! Yo soy lo que  mi corazón decida, pero ¿quién nos enseña a parar los pies a esas tramposas afirmaciones?

No queda más remedio que sanearse de mentiras y de profecías negativas que al final se autocumplen. Todo depende de cada cual, somos responsables de nuestro mundo y, sobre todo,  es muy importante no permitir  que otros  secuestren tu vida.

Es un reto, somos conscientes, pero la clave está en crear tu verdadera realidad y materializar tus sueños… Quizá sea necesario ser consciente de que los pobres son ellos y casi mejor dejarlos en sus tristes sombras reduccionistas y simples, para nosotros buscar lugares y gentes más soleadas.

Ojalá que este blog contribuya a que salgamos de las alambradas todos y todas las partes implicadas en él y, lo mejor, que seamos capaces de trasmitirlo en un imparable efecto multiplicador de corta-alambradas.

Por muy duras que sean las circunstancias siempre se puede cambiar el chip, la visión de lo que nos pasa. De hecho tenemos ejemplos de lujo de programadores de realidades alternativas. ¿Recordamos la película La Vida es bella? En ella pudimos descubrir que el padre del niño, no luchó contra los nazis. Su labor fue mucho más trascendente, más pacífica, más fructífera…, proactiva.  Insertó un programa de “realidad alternativa” en la mente del niño mediante la imaginación. Reprogramó la realidad del campo de concentración  para hacer feliz a otros seres. No luchó contra el mal…, “¡¡¡este, se  disipó mágicamente mediante la manufactura de otra realidad distinta!!!” Sustituyó  una “destructiva realidad aparente” por una feliz y  plena realidad saludable.

Y es que, aunque nos parezca una utopía (para eso sirven por cierto, para que caminemos en esa dirección y hasta donde lleguemos, hemos llegado) resulta que el guión que cada cual tiene se puede reprogramar o recuperar de la basura donde lo enviamos sin querer, para vivir con plenitud, para desintegrar  a los carceleros…

Quizá la clave está en escuchar lo justo para que podamos seguir creciendo,  utilizar la imaginación no para generar miedos, ni basurillas antievolución; sino para CREAR nuestro propio mundo ¡¡Ojo!! Que no es  evasión, porque su valor intrínseco es que emana   consciencia y utilidad. Vamos que es IM-PRES-CIN-DI-BLE, para que reconectemos con nuestra esencia y hasta con nuestra misión en la vida.

Claro que hay escollos. De nada sirve reinstalar nuestra verdad si se crea una meta-realidad, un mundo propio y no se puede acceder por repetir hábitos  antiguos ¡una pena! Porque eso quiere decir que la aparente realidad está cumpliendo su función, las alambradas están haciendo bien su trabajo ¡Jo!

Algo así como plantear un juego infantil de vaqueros e indios y no poder participar porque nunca rompes la barrera abrumadora de tu personaje en la realidad aparente. Intentar ser un indio y no poder… O ser gay en el armario, o no querer a quien tienes a tu lado y fingir felicidad, o no permitirte crear un poema porque te han dicho que no eres suficientemente buena, o no amar tu vida y ponerte excusas para cambiarla por miedo a la vorágine externa ¿seguimos? Hay mil ejemplos.

Los niños siempre están saltando de la realidad aparente a otras meta-realidades… Por eso el juego es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan importante…, nunca deberíamos  perder ese mecanismo de migración de una realidad a otra a golpe de imaginación y “certeza”, pues al madurar  lo vamos a necesitar para regresar a nosotros  mismos.

Soñar nos abre una puerta, y descubrir que todo es un sueño y que podemos elegir entre muchas formas de vivir con plenitud es empezar a practicar la CERTEZA. Decantarnos por la que además es útil para los demás y nos da pie a mostrar nuestros dones personales (comunicación, positividad, serenidad, creatividad, sutilidad…etc)  es dar en el blanco.

Es como si alguien crea un videojuego y no puede jugarlo porque no puede dejarse llevar… ¡Menuda pérdida de tiempo, de energía y de sentido!

Pero nos queda un as en la manga, una última opción: pulsar Game Over (el juego de las aparinecias ha terminado, toca una oportunidad de vivir). La cuestión es elegir a qué realidad se lo aplicamos: a la realidad absurda, fría, y manipuladora… o a la que de verdad formamos parte como actores fundamentales e imprescindibles  y no nos han o hemos permitido vivir.

Allá cada cual, pero que quede claro que tenemos el regalo interior de recordar y recuperar de sus ruinas nuestro universo particular, y sobre todo, no podemos olvidarnos jamás de que tenemos derecho a hacerlo. Y sobre todo: nos lo merecemos.

Para cerrar  os recomendamos   “El invisible Harvey” (1950). Harvey es un “pooka” o   conejo invisible de dos metros de alto y amigo de Elwood (James Stewart).

“El mundo se divide entre quienes aceptan a Harvey y quienes se horrorizan ante la mera insinuación de su nombre. Los primeros asumen la riqueza de la vida, abiertos a sus posibilidades; los segundos, gente de orden, ven lo que la Ley establece que se ha de ver”.http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/834763.html



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.