Archivado en 30 Junio 2012

El centro de mi Todo

30 Junio, 2012
A todos aquellos buscadores de su Centro de Gravedad…

Una de las características más humanas del Hombre,  a lo largo de todos los tiempos, ha sido la búsqueda de constantes, de elementos que aporten coherencia y estabilidad a nuestra existencia. Siempre hemos buscado “centrarnos” en algo ante la inmensidad del Universo. Los mecanicistas asegurarán que esto es la causa de la búsqueda de Dios, y los más espirituales, que viceversa, es decir, un reflejo de ese deseo de abrazar  y reencontrarse con Él… Aunque, para el caso… lo mismo da que da lo mismo… sin embargo, no es este el discurso…  Humanismo, Unificación (fusión de opuestos),  Mandala y Meditación son las cuatro coordenadas que cierran el círculo del Ser Humano.

Y hablando de círculos… en ellos, existe una constante obvia: la distancia desde el centro hasta cualquier punto de su perímetro es siempre la misma: lo que se denomina el radio de la circunferencia. El círculo, con su único e inamovible centro, siempre ha representado la perfección… y siempre se ha utilizado como sinónimo del tao de la perfección (es bien conocida la expresion “la cuadratura del círculo”, como referencia a la hiperperfección de lo perfecto).

Pero nuestro amigo Carl Gustav Jung dedicó dos años de su vida al simbolismo de la elipse o forma ovoide en la cosmogonía del ser humano e insistía en que sus pacientes trabajasen con diseños ovoides o elípticos  para  aflorar al inconsciente. Efectivamente, la elipse, a diferencia del círculo, tiene dos centros, dos puntos diferenciados, y aún así se mantiene también una constante: la suma de las distancias desde ambos focos hasta cualquier punto del perímetro también es siempre la misma… Pura dualidad ¿no os parece? En lugar de un solo núcleo, dos (polos u opuestos) alrededor de los que girar… Y más interesante aún… cuando la distancia hacia uno crece,  mengua la otra. Acercarse a un polo nos alejaría del otro. Como la vida misma en la que muchas veces (por no decir siempre) oscilamos entre dos polaridades que forman parte de uno y cuyo acercamiento a uno implica el alejamiento de su contrario: cuerpo-mente; realidad y fantasia; lo ideal y lo real; la congruencia y la incongruencia; verdades y mentiras; aspectos inconclusos y aspectos concluidos… Si vivir fuese orbitar entorno a esos dos núcleos (como hace la Tierra), cada uno de ellos supondría nuestra pasión y nuestra virtud, y en función del momento vital, unas veces sería invierno y estaríamos más cerca del Sol pero con una inclinación más oblícua con respecto a sus rayos y otras veces sería verano y aunque estaríamos más lejos, nuestra inclinación favorecería la recepción directa de su luz: tanto el invierno, como el verano y sus intermedios, la primavera y el otoño, son igualmente necesarios para completar ese ciclo que permite la vida.

Los visionarios: nunca digas “nunca”

29 Junio, 2012

(Ángel por un día, Nosólodoctor y Nosóloyoda)

Las novedades siempre suponen cambios que pueden paralizar, pero se pueden superar esos miedos y ganarle partidas al ego (casi ná).

Cuando a uno le tiran los tejos para implicarse en proyectos (como pedirle a una 5 que se lance con una entrada…), hay que aceptar el compromiso; la experiencia acaba mereciendo la pena y la recompensa se manifiesta en forma de fidelidad a la determinación de que no existen más límites que los propios desafíos que cada cual se impone cada vez que se embarca en una aventura donde el entusiasmo, las ganas de trabajar, aprender y ayudar y, por supuesto, la imaginación, son los mejores compañeros de viaje.

Hace muchos años, antes de que empezara el siglo XX,  el reverendo Milton Wright, obispo protestante de la Iglesia Unidad Fraterna en Iowa, en una entrevista con el rector de una universidad de la costa oeste de Estados Unidos dijo cuando le preguntaron :

-¿El mundo se va a acabar?

-Sí, estoy convencido de ello. El fin no puede tardar en llegar porque, si analizamos bien las cosas, ya se ha descubierto todo lo que había que descubrir. Ya el hombre ha inventado todo lo que podía inventar. Y eso , para mi, es señal de que el mundo llega a su fin.

-Pues… yo creo que no pasarán muchos años sin que los humanos aprendamos a volar.

-¡Qué tontería!… Si Dios hubiera querido que el hombre volara le habria dado alas (…) Señor mío, no blasfeme. Los humanos nunca volarán. Nunca. Volar está reservado a los pájaros y a los ángeles.

Curiosidades de la vida: nunca digas “nunca”; El Obispo Milton Wright tenía dos hijos, Orville y Wilbur. Ellos, los hermanos Wright, inventaron el aeroplano. En la mañana del 17 de diciembre de 1903, estrenando el siglo, efectuaron el primer vuelo completo de la historia.

Y es que la historia esta plagada de personas tan limitadas en su fe en la capacidad de crear del hombre como el reverendo Milton Wright. Por suerte para todos nosotros, también ha habido hombres como los hermanos Wright, capaces de llevar al máximo exponente el espíritu creativo e inquieto de los hombres. A pesar de todas las limitaciones que nos ponemos nosotros mismos, nuestra sociedad e incluso el sistema educativo, que se basa en la idea de  habilidad académica dejando de lado la creatividad de las personas, la riqueza de la capacidad humana para crear se abre camino para alcanzar los sueños, los proyectos que nos proponemos.

La imaginación humana es un don que debemos utilizar sabiamente para sacar el máximo provecho a todas la situaciones que se  nos presenten.  Esta claro que puestos a elegir entre tener el don de la “fantasía” o el don de la “imaginación” sea preferible el don de la imaginación, porque tener en la mente “la imagen” de lo que uno quiere es, sin duda, la antesala de la materialización de la idea visualizada en cuestión. Lo demás (la fantasía) es… ir en “Barco a Venus”.

El gran peligro del “nunca” es que no solemos ser conscientes del daño que causamos cuando lo usamos, pues creer es crear

Sácame del paraíso

28 Junio, 2012

(By Nosolodoctor y Angel 2)

DEDICADO A LISA MASINI

Qué es lo opuesto al dolor?……  Nueve de cada diez personas te responderán: “Placer”, sin embargo la respuesta correcta es comodidad. Y a pesar de que la comodidad puede ser muy bonita, no te asegura ni te conduce al placer supremo.

Una persona que va por la vida buscando comodidad se decepcionará mucho al final de sus días porque si pasas la vida evitando el dolor, también te perderás alcanzar otro tipo de placeres más profundos. Nos referimos a la serenidad. Por más que todos tratan de minimizar el dolor en la vida, el hecho es que el dolor es inevitable. Todo tiene altibajos. Por lo tanto, si queremos tener éxito en la vida, la clave es no eliminar el dolor por completo (ya que eso es imposible) sino tratar de entenderlo vivirlo y aceptarlo.

Existe una terapia metafisica que consiste en “aceptar el dolor”. “El dolor es el precio que pagamos para obtener placer”. Todos los placeres duraderos de la vida – buenas relaciones sexuales o no , carreras prfesionales exitosas, búsqueda de significado – requieren de mucho dolor y esfuerzo para poder ser alcanzados. Lo que llamamos “dolor” es frecuentemente una cuestión de “esfuerzo”. El esfuerzo de ponerse una meta difícil o casi imposible es doloroso. El esfuerzo de construir una relación a largo plazo es doloroso. De aquí vemos que a pesar de que el esfuerzo puede ser doloroso, el objetivo de la vida no debe ser escaparse de él.

¿Queréis un ejemplo ? Os lo daremos ¿Cuál dirías que es el “placer” más grande de unos padres? — La respuesta es: Los hijos. ¿Cuál dirías que es el “dolor” más grande para los padres? — La misma respuesta: Los hijos.

No es casual por tanto que el placer más grande de los padres sea también la fuente de su dolor más grande. Porque cuanto más grande es el placer, más esfuerzo se requiere. La búsqueda de la comodidad ( “dolce vita”) es definida como “decadencia”.

Cuando toda una sociedad hace de la comodidad su objetivo principal la cosa pinta mal . De hecho el Imperio Romano cayó por la decadencia… estaban demasiado cómodos en sus fiestas patricias, su pan y su circo. A propósito de ésto existe una película que se estrenó el pasado 15 de junio titulada “Sácame del paraiso”: George y Linda son una pareja que goza de una exitosa, pero muy ajetreada vida profesional en Nueva York. Sin embargo, George es despedido de su trabajo y su “impresentable” hermano acude en su rescate, ofreciéndole un empleo en su empresa de Atlanta. Una vez allí la perspectiva de tener que soportarle se hace insostenible, hasta que en el viaje de regreso a Nueva York dan por casualidad con Elysium, una comuna hippie muy divertida, cuyo sorprendente estilo de vida les va a acabar atrapando. La película propone el choque de mentalidades, la pugna entre dos estilos de vida muy diferentes: el éxito material-económico, simbolizado por Manhattan (ejemplo perfecto de un capitalismo agresivo) frente a un mundo espiritual y más rústico, en plena armonía con la naturaleza, simbolizado por una pequeña comunidad hippie pero tambien con sus falsedades y manipulaciones. Aunque la simpática población acabará enseñando a los protagonistas, George y Linda, cuáles son los verdaderos valores que realmente importan en la vida: la amistad, la camaradería y la idiosincrasia de poder disfrutar de una existencia tranquila, sencilla, sin agobios, lejos de la aceleración y el stress en que viven los seres humanos en las ciudades convencionales; el espectador puede también ver como en todas partes se cuecen habas y como el ser humano es capaz de adulterar su propia “idea” una vez que se alcanza la zona de confort.

La película aunque da risa, no es para nada graciosa, se los podemos jurar. Todos tenemos que tomar una decisión. Ya sea pagar el dolor de intentar algo, o el dolor emocional de saber que eres demasiado débil para intentar. Por ejemplo, si no pides trabajo estás evitando el dolor de la negación, pero tienes el dolor de ser un vago el resto de tu vida. Si no te atreves llevarte a una chica a la cama, estás evitando el dolor de la negación. A veces es necesario tener la valentía de salir del paraiso (“nuestra zona de confort”) bajar al infierno del “dolor” para poder luego “tocar” el cielo con lo “conseguido”- un trailer de la peli y seguimos :

¿Qué es lo que pasa por la cabeza de alguien que se quiere suicidar? ¿Qué es lo que lleva radicalmente a la persona a tomar una tarro de pastillas o coger una pistola para poner fin a su vida y “evadirse”?  Respuesta : Evitar el dolor. Escaparse. O en palabras de un “tal” Shakespeare: “Ser o no Ser, esa es la cuestión. Ya sea soportar los tiros y las flechas de la monstruosa fortuna o tomar armas en contra del destino… para acabarlo todo”. Eso es lo que el suicida está buscando. Quiere volver a dormir. ¿Entienden ustedes ahora por qué Suecia (el país de mejor calidad de vida) tiene el índice más alto de suicidio de Europa ? Cuando confrontes situaciones difíciles recuerda: “El dolor es pasajero, los resultados duraderos”. De hecho, el dolor es generalmente el campo que debemos cruzar para llegar al mundo del placer de lo conseguido.

Un buen ejemplo es un dentista. El torno y el relleno de la muela llevan una hora, y el dolor que se sentirá despues será de unas dos horas. Pero el relleno prevendrá la decadencia del diente y te permitirá comer por muchos años más. La comuna de Elysium también muestra en cierto modo el Miedo a  confrontar la Realidad… El miedo más grande y el más importante de todos los miedos es el miedo a enfrentar la realidad. La gente prefiere vivir en una ilusión antes que despertar a la realidad. Esa ilusión puede ser Manhattan: (materialidad y poder) o Elysium (vivir en el Ohmm permanente pero no del todo auténtico; vivir el amor libre (aunque siempre hay un listillo que rebaña más de la cuenta …)

Nuestro blog plantea una alteranativa: Ambas.Ambas en su justa medida.  Y “verdad” – ¿Por qué? Porque si la realidad resultase ser diferente a lo que estamos acostumbrados, entonces, eso significa que debemos cambiar nuestro rumbo en la vida, y eso duele. El dolor más grande es cuando la realidad nos confronta, especialmente cuando es demasiado tarde para hacer algo al respecto.

Hoy por ejemplo como ejercicio, haced una lista de las metas que te encantaría alcanzar si no hubiera ningún dolor de por medio. Después, al lado de cada meta, escribe la cantidad de dolor que piensas que te llevaría alcanzar esas metas. Después, escribe qué es lo que hace que tu meta valga la pena. Ahora compara las dos columnas. Si una meta realmente vale la pena, entonces te darás cuenta instantáneamente cómo tu miedo al dolor te está impidiendo alcanzar esa meta, y te mostrará que realmente estás dispuesto a pagar el precio del dolor para alcanzarla. Así esta escrito en el Pirke Abbot; el tratado de Etica de los padres: “De Acuerdo al Esfuerzo así es la Recompensa”

Comparte con nosotros ennosolodoctorylac@gmail.com


Polaridad : Amarga dulzura

27 Junio, 2012

(By: Angel 7 & Nosolodoctor)

http://www.youtube.com/watch?v=NIeLlqX-CLc

Cuanto más he de esperar Cuánto más he de buscar
Para poder encontrar  La luz que sé que hay en mí

He vivido en soledad Rodeado de multitud
Nunca he conseguido amar Pues no me quiero ni yo

Cuando veas una estrella fugaz Guárdala en tu corazón
Es el alma de alguien que consiguió Dar a los suyos su amor

Cuando oigas a un niño preguntar Por qué el sol viene y se va
Dile: porque en esta vida no hay  Luz sin oscuridad

Si eres capaz de devolver Con una sonrisa una traición
Si eres capaz de dar tu mano a quien Con la suya te señaló

No eches raíces en un sitio, muévete Pues no eres un árbol, para eso tienes dos pies
El hombre más sabio es el que sabe que su hogar
Es tan grande como pueda imaginar

Cuando veas una estrella fugaz  Guárdala en tu corazón
Es el alma de alguien que consiguió  Dar a los suyos su amor

Cuando oigas a un niño preguntar  Por qué el sol viene y se va
Dile: porque en esta vida no hay  Luz sin oscuridad

El mejor día es en el que el alma  Tiene hambre y sed
No olvides lo aprendido  No dejes de comprender

Rodéate de buenos  Y tú lo parecerás
Rodéate de sabios
Y algo en ti se quedará

El mejor día es en el que el alma
Tiene hambre y sed
No olvides lo aprendido
No dejes de comprender

Saber y ver el bien que viene a nuestras vidas no es fácil ya que significa que tenemos que conocer el verdadero sabor de la realidad más elevada, lo que el genesis llama El Árbol del  conocimiento del bien y del mal. Pero la mayoría de nosotros nunca ha comido el fruto de este árbol, y no reconocemos la verdad espiritual de que la dulzura está escondida dentro de la amargura, o lo que es lo mismo nuestras polaridades internas.    De nuevo hay que pasar por el aprendizaje vital donde vemos la oscuridad, la profundidad del alma, el hondo dolor existencial….para comprobar  que resurgir de esas cenizas funciona en una proporción matemática: mientras más profundo fue el desamparo, más intensa será la dicha de vivir, mientras más agudo el pinchazo de la soledad, mejor pasearemos por la vida bajo el dulce amparo de nuestros pies y la completud de nuestra alma para comprender que vivir es una danza elegante entre el acercamiento al otro y el arte de poder soltarlo a tiempo….y así ver esta melodía de la vida para aprehender el sabio don de la  paciencia,para poder acoger el dolor con la confianza plena de que detrás vendrá la dicha y el aprendizaje en la misma proporción,  y observar como esa danza que al principio es precipitada, extrema, intensa…va tornándose a lo largo de los años vividos sabiamente en un baile sutil, tranquilo y pausado….colocándonos en los palcos superiores para poder ver toda su belleza como el que ve la actuación de un hijo amado lleno de amor y comprensión por lo que pasa allí….o aquí….  Hay místicos que utilizan la analogía del gallo y el murciélago. Cuando llega la mañana, el gallo canta en júbilo por la llegada de la luz del día, mientras que el murciélago está triste porque la oscuridad se ha ido. Todo depende de como estes ese dia….. Para algunos de nosotros, la oscuridad puede sentirse como la Luz  y viceversa. Con ustedes la cara oculta de la luna Pink Floyd. Obra maestra .

Endulza tu amargura con nosotros en:nosolodoctorylac@gmail.com

Elegir la felicidad

26 Junio, 2012

NOSOLOAMMA

Ser feliz, tal vez la meta más perseguida por todos nosotros, no es un derecho ni un deber es una decisión.

Se trata de situarse en un camino vital lleno de sentido, elegir los valores y la dirección que queremos dar a nuestros días, y aceptar con entereza lo que nos depare el porvenir.

Ser feliz es saber estar en el mundo” , ¿ no te parece?.

Al igual que ocurre con el amor o con la fe, es muy difícil explicar en qué consiste la felicidad porque este tipo de experiencias son intransmisibles. Nadie puede decirte qué se siente al amar o qué debe despertarte esa sensación. Nadie puede explicarte cómo tener fe o fortaleza a tenerla. Pueden contarte que el amor se siente cálido y que la fe da tranquilidad, pero la calidez no es amor ni la tranquilidad, fe. Con la felicidad, ocurre algo similar.

Nadie puede decir si tú eres o no feliz, no pueden decirte qué deberías hacer para conseguirlo, ni siquiera pueden decirte qué es ser feliz…. Por eso, la búsqueda de una respuesta a la pregunta , ¿qué es la felicidad para mi? es parte misma de la búsqueda de la felicidad. A  medida que cada uno de nosotros vaya construyendo una definición ” propia” de la felicidad podrá también acercarse a ella.

Cuando escuchamos hablar de felicidad nos invade la sensación de que es algo utópico e inalcanzable. Esto se debe a que identificamos la felicidad con un estado  de completo bienestar , donde todo es alegría y la tristeza no existe. Si la concebimos así, no podremos evitar pensar que es utópica e inalcanzable.

Sin embargo , hay otras maneras de pensar la felicidad, una felicidad que me gustaría llamar ” posible”. Esta felicidad, más moderada, más modesta por decirlo de algún modo, carece del brillo del éxito o de la estridencia de la alegría . Es también más íntima, más cercana a cierta tranquilidad o paz interior. No depende del afuera, delo que nos depare el destino, sino de nosotros mismos, de lo que hagamos con aquello que nos ocurre, de permanecer coherentes con lo que auténtica-mente deseamos.

De este modo, cada uno de nosotros se convierte en el principal artífice de  su felicidad y también , aunque sea difícil de admitir, de su infelicidad.

Cuando dejamos que la posibilidad de ser felices dependa de otros, estamos saboteando esa posibilidad. Quedamos atados a lo que suceda, cuando las cosas salen como yo desearía , soy feliz, de lo contrario, son infeliz y lo que es peor, no hay nada que pueda hacer al respeto. Pero es algo demasiado importante para dejarla en manos de otros y renunciar a mis posibilidades de hacer algo con ello.

Pensar que mi felicidad depende de sólo de lo que me ocurra, favorece la auto-compasión. “Me ocurrió esto, pobre de mi”, una postura que nos sitúa como víctimas, incapaces de modificar nada. Es cierto que ocurren cosas dolorosas que la conclusión de estar condenado a la infelicidad parece inevitable , sin embargo, pasado un tiempo, si quiero hacer de mi vida algo que valga la pena, tendré que dejar de lado la auto-compasión. Es  posible que siempre lleve conmigo la tristeza, pero si logro preguntarme qué haré con eso que ocurrió, podré quizás acercarme a ese tipo de felicidad cercano a la paz interior.

Pero , entonces , si buscar la felicidad depende de nosotros, ¿qué es lo que hace que en algunas ocasiones nos quedemos instalados en la desdicha?…….


Hoy rompo las cadenas de la desdicha….. dedico esta canción a las bellas chicas del blog …….. y a la parte femenina de los chicos…………

FELIZ DÍA

mirada sucia

25 Junio, 2012

la desconfianza, el temor…

puede envenenar

no es amar no es vivir

Maneras de vivir

25 Junio, 2012

En una ocasión, una mujer se encontró con una lámpara maravillosa. Enseguida la frotó y salió el genio que contenía:

– Te concederé 3 deseos con la única condición de que todo aquello que pidas para ti, tu marido lo recibirá también pero multiplicado por tres.

– Está bien. En primer lugar quiero ser muy rica…

– Mira que tu marido será tres veces más rico que tú…

– No importa

– Pues concedido…

– Ahora quiero ser muy guapa…

– Mira que tu marido será tres veces más guapo que tú y siendo también tres veces más rico ¿no temes que te deje por otra?

– No importa…

– Concedido, pues… ¿y cuál es tu último deseo?

– Pues quiero un infarto “chiquitito”…

Siempre me impactó este chiste; la primera vez que lo oí y antes de llegar al tercer deseo, pensé “qué generosa la mujer y qué valiente”. Pero el desenlace me dejó chafada… ¿qué manera de vivir es esa? Qué cansancio me produce sólo el hecho de pensar en una competición tan constante y dependiente de otro. Pero es cierto, la comparación con la pareja, el vecino, el compañero de trabajo… parece ser el único  rasero con el que medir la propia valía: más o menos que Fulanito o Menganita.

Y eso conduce a desear el mal ajeno para que las propias miserias no destaquen. Es decir, ya no es el “desear más para mí” sino el desear “menos para ti”. ¿Es eso vivir en libertad? ¿Se parece en algo a la independencia que tanto nos gusta otorgarnos?

¿Cuántas cosas al cabo del día hacemos sólo por no ser el único que no las hace, por no aguantar la brasa de aquellos que nos incitan a ser uno más? Porque claro, el que se sale del tiesto destaca, y si es diferente y sobre todo, si es efectivo, evidencia las carencias y/o la insensatez de la masa acomodada.

Es muy fácil ver lo blanco negro cuando, sin mirar, damos por sentado que estamos en lo correcto.

http://www.youtube.com/watch?v=_Yh7l44Wlo8

K.O. TÉCNICO

25 Junio, 2012

Cuando el dolor entra por la puerta, la cordura salta por la ventana…
– (Entra la mente en escena) “No podré soportar esto más tiempo…lo más seguro es que nunca supere esta sensación….me duele tanto que no sé cómo seguir, cómo levantarme, cómo encontrar la serenidad…qué puedo hacer??….nada de lo que me dicen me sirve, nada me alimenta, todo es gris….un profundo y denso color gris que me ahoga y me atormenta….jamás volverá a ser como antes….”
Este puede ser el diálogo interno que puede tener cualquier ser humano que se deja llevar por las bondades y maldades de su propio ego…ese que nos lleva por las sendas del miedo al futuro y que no confía en nada ni en nadie…ni en el universo, ni por supuesto en la capacidad de uno mismo para salir de cualquier atolladero (la famosa resiliencia, recuerdan?). Es el que pide socorro, a veces a voces a los cuatro vientos, y otras lo reconduce al interior, reprimiendo la expresión hacia fuera para vivir en silencio una “sarta de futuribles e fantasiosas” afirmaciones que nos suman en la más profunda de las paralizaciones.
Ahora bien…..ese estado doloroso entra en nuestras vidas como el “agüita de mayo” entra en la tierra salvando a los cultivos de la sequedad y dureza del verano que está por venir…..es la tabla de salvación del alma. Pero para que salve, para que cale, para que el dolor sirva de maestro y nos haga evolucionar, es necesario que veamos este dolor como el problema y la solución (como diría nosolodoctor) y ver que son ambas cosas al mismo tiempo. Ahora bien, para que se dé el milagro, es necesario un requisito: VIVIR ESTE DOLOR DESDE LA CONCIENCIA. ¿Qué era esto? Pues es hacerle un hueco al molesto huésped y no desear quitárselo de encima a los 10 minutos de usurpar nuestra casa…porque aunque es molesto, es necesario tenerlo allí…..qué por qué es necesario???? Tú sabrás!! Claro que lo sabrás….. Lo sabrás cuando se vaya. Siempre deja el regalo oculto…ese que al cabo de unas semanas encuentras debajo de alguna loseta de la casa y dices “VUALÁ” ya sé el sentido de todo esto….y de repente descubres que eres un ser un poco más sabio, más resistente, más humilde o simplemente un poco más humano…y que quizá haya que vivir con lo que me va ocurriendo en cada momento….incluso con lo doloroso….hasta que llegue un día que aprendamos esta lección y le podamos hacer un boquetito confortable al ego (que hay que recordar que ese no coge la puerta ni a la de tres y además hay que agradecerle que nos haya puesto en el sitio donde nos encontramos hoy) y una gran sala a la conciencia, para estar en el dolorido momento agarrándonos a la verdadera entrega, a la confianza de que algún día nos dejará un regalo…..el regalo del despertar y de ser mejores personas.
Para destrozar los muros del dolor, qué mejor que este tema del “Muro” de Pink Floyd….

lo mejor para ti

24 Junio, 2012

para esos momentos en los que pensamos que nadie está dispuesto a hacer por nosotros lo que es necesario

cuando uno ama de verdad a otro tiende a hacer lo que consiedera lo mejor para el amado, el problema esta en ¿quién sabe qué es lo mejor?

y de todos modos, probablemente, el amado nunca llegue a apreciar la intención y el sentido de la acción y reciba alguna que otra embestida

¿Hombre o lobo?

24 Junio, 2012

By: NosoloDoctor

CUESTIÓN DE METABOLISMO PSÍQUICO

A todos aquellos que bajaron al infierno a luchar contra sus propios demonios… y no volvieron, como por ejemplo: Michael Jackson

Ser terapeuta no te garantiza estar sano,  del mismo modo que ser endocrinólogo no te vacuna de ser diabético. Así que el trabajo de mantenernos “sanos” (por nosotros y por nuestra clientela) es duro y a menudo nos toca sufrir (al menos a mi). Smuts hablaba en la introducción a un capitulo del “Yo, hambre y agresión” de Fritz Persl, acerca de un término asombroso: “Metabolismo psíquico” en el sentido de que cualquier elemento extraño, ajeno u hostil que se introduce en nuestra mente crea una fricción interna, bloqueando la mente y pudiendo inclusive, llegar a desorganizarla y desintegrarla por completo. La Psique, lo mismo que el organismo, depende para su desarrollo y crecimiento de que se le proporcione sostén intelectual y un andamiaje tanto social como afectivo en el medio donde se relaciona. Marytere,  una de las integrantes de nuestra ACW,  preguntó en la entrada del 14 de Abril acerca de la famosa frase de Jung de que nacemos originales y morimos como “copias”; de  hasta que punto “cambiamos” o “nos cambian”… Pues depende de nuestro metabolismo “psiquico”, pero el material extraño, el que estamos obligados “si o si” a “tragarnos”, a no ser que seamos capaces de metabolizar y asimilarlo en forma apropiada, hace daño y puede llegar hasta la muerte psíquica o alienación. Del mismo modo que el metabolismo es esencial para el crecimiento orgánico en nuestra parte animal, la metabolización adecuada intelec­tual, moral y social por parte de nuestra psique llega a ser el hecho central en nuestra capacidad de desarrollo y autorrealización personal. Y no se trata de echar “nuestra basura” fuera como preconizan algunos (porque eso no es ecológico) sino de reciclar desde dentro nuestra basura, de tal manera, que “fuera” contaminemos “poco”.

La capacidad para esta asimilación varía en forma notable en los casos individuales. Un tal Michael Jackson por poner un ejemplo pudo absorber y asimilar toda la música y el baile que existía a su alrededor; pudo asimilar esa gran masa de experiencia musical que heredó de sus ancestros, pudo apropiársela y transmitirla y contribuir así al esplendor y magnificencia de autorrealización profesional, lo que le convirtió en uno de los hombres más grandes de la historias del pop. Sin embargo su resilencia y su “moral” estaban bajo mínimos….incapaz de decidir si quedarse con el papel de “Peter Pan” viviendo en Neverlands (el país de nunca jamás) o ser un Smooth Criminal. Genial pero ya se pueden ver en esta obra de arte “señales” de atasco en su metabolismo psiquico…. ¿lo intentan adivinar? venga (chupao) por eso  dejamos los subtítulos…

Metaboliza con  nosotros en: nosolodoctorylac@gmail.com




Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.