Archivado en 31 Agosto 2012

Si yo tuviera…

31 Agosto, 2012

Si no eres feliz con todo lo que tienes, tampoco lo serás con lo que te falta.

La semana pasada os hablaba del papel deseable para las metas, sueños u objetivos como punto de referencia y no como condición sine qua non para alcanzar la felicidad, la serenidad… Alguien, no recuerdo quién, utilizó en los comentarios la palabra “fetiche” para explicar el concepto de “matar al Buda” y me pareció acertadísimo… Realmente, muchas veces convertimos al maestro, a la enseñanza, al sueño, al objetivo o a la meta en un requisito indispensable para nuestro propio bienestar y eso nos convierte en dependientes, limita sobremanera nuestro campo de acción y nuestra capacidad para sentirnos plenos y satisfechos. Lo que nos ocurre cuando creemos que si y sólo si alcanzamos nuestro objeto de deseo lograremos sentirnos bien, es que desperdiciamos el resto de caminos que conducen hacia el bienestar. “Tengo que conseguir una casita en la playa para ser feliz” o “Estaría content@ si no tuviese un vecino tan molesto” o “Si esa situación no existiera, me sentiría bien” o “Si mi ser amado me correspondiese tal y como yo deseo que lo haga sería la persona más feliz del mundo”… ¿de verdad…?

Hay una película que se llama Dentro del laberinto, en la que Sarah, una adolescente, se queda sin salir porque tiene que cuidar de su hermanito, que es un bebé. A ella le supone un fastidio, así que que decide invocar a los seres de su libro preferido de fantasía para deshacerse de él y tras pronunciar las palabras mágicas “ojalá vinieran los globins y se te llevasen ahora mismo”, realmente ocurre…

Pero, tras ver cumplido su deseo,  ya no le parece tan buena idea… y descubre que para deshacer el entuerto y recuperar a su hermano, tendrá que superar varias pruebas dentro del laberito del rey de los globins. Lo que pensaba que le traería el bienestar, es justo lo que le complica más aún la vida… Y es que eso también suele pasar, no nos damos cuenta de que, lejos de lo que pueda parecernos, a veces hay cosas o situaciones que nos ayudan a avanzar o impiden que nos estrellemos y sin embargo las identificamos como amenazantes y viceversa: lo que se presentaba apetecible, resulta ser un bocado amargo. De todos modos, nos sigue costando confiar en que “de todo, lo que pasa es lo mejor

Las circunstancias placenteras ya tienen el “premio” incorporado y las que denominamos dolorosas, al menos deberían enseñarnos a no volver a favorecerlas. Pero lo cierto es que dentro de cada cual se libra una partida del juego de la soga

Ante cualquier situación se nos plantea la posibilidad de avanzar o dar un paso en falso según la elección que tomemos. En nuestro interior ya se barajan las opciones con sus pros y sus contras y un bando tirará con fuerza hacia la posibilidad más cómoda, la menos trabajosa y el otro bando insistirá en el sentido contrario, hacia una alternativa que hay que “currársela”. Así, nos encontramos con que muchas veces, más de las que desearíamos, hacemos cosas que atentan contra nosotros mismos y de lo que no nos percatamos es de que está en nuestra mano favorecer a uno u otro bando: podemos y debemos elegir; de hecho siempre elegimos, aunque no siempre con éxito. Somos juez y parte en este juego y de nosotros depende hacia qué lado quedará el pañuelo. Nuestro enemigo no es el lugar donde vivimos o el vecino o determinadas situaciones o personas que no nos corresponden… el mayor enemigo de cada cual reside dentro de sí mismo. Incluso conscientemente, tropezamos una y otra vez con la misma piedra… “sé que está ahí, sé que si paso por ahí tropezaré y me caeré y aún así… allá voy” ¿Masoquismo? ¿Debilidad? ¿Estupidez? No… sólo es falta de práctica… que no estamos ejercitando lo que debiéramos…

Me explico. La mayoría de los seres vivos animados de este planeta reciben una educación enfocada en aprender a interpretar sus instintos. Los humanos no… de hecho, más bien todo lo contrario… Nosotros, que además somos los que más prolongamos el periodo de aprendizaje y los que más capacidad tenemos, pues menuda chorla reposa sobre nuestros hombros… desafiamos la grandeza de la Naturaleza y damos paso a un artificio que nos promete el oro y el moro, pero que se queda en sucedáneo de purpurina… No es que papá y mamá lo hiciesen a posta… nada de eso, ellos lo hicieron lo mejor que pudieron y supieron. Pero como con la intención no basta, así nos vemos… sin saber orientarnos, sin saber interpretar ese GPS que todos traemos de serie y buscando como desesperados la panacea o el maestro que la fabrique: “¡que alguien me diga qué debo hacer porque yo ya no tengo ni idea!“. Pero eso es, precisamente, lo que siempre hemos hecho (y con muy poco éxito), dejarnos guiar desde fuera con normas más o menos arbitrarias que podemos acatar, pero que no siempre asimilamos, que no siempre hacemos nuestras porque hay píldoras que ni con un poco de azúcar… Todos sabemos en nuestro fuero interno lo que nos perjudica y lo que nos beneficia… y si no lo sabemos, lo aprendemos rápido la primera vez que nos equivocamos (basta con tocar el fuego una vez para saber que quema o ¿quién no tosió con la primera calada a un cigarrillo?); otra cosa es que queramos “verlo” o no… pero si nos autoobservamos aunque sólo sea un poquito… hallaremos la respuesta, nuestro “cuerpo” sabe lo que se hace. Al igual que la semilla de un árbol ya contiene todo lo que el árbol será, incluído lo que habrá de “hacer” para nutrirse y poder crecer, cualquier célula de nuestro cuerpo posee también toda la información de lo que somos y de cómo hemos de funcionar, es una interfaz ideada para desenvolverse en el medio que habita, sería ridículo que no tuviese todo lo necesario. Así que sólo nos queda “probar”, apostar por el acierto/error, modificar nuestra actitud, nuestra conducta, para favorecer que el piloto automático se acostumbre a la nueva ruta, para que cada vez le resulte más familiar, cómodo y sencillo hacer lo más beneficioso.

Cuesta, no voy a decir que no… pero ¿qué comienzo no cuesta…? ¿Acaso la otra alternativa funciona mejor, nos convierte en seres satisfechos…? No sé, yo hablo por mí… pero si ando embarcada en temas de crecimiento personal no es precisamente porque mi diario esté lleno de momentos de plenitud o de sensación de éxito… como mucho, como mucho… puedo hablar de que he experimentado situaciones agradables… pero algo efímero, nada que reflejase la belleza esencial de la vida, nada que me conectase de un modo eficaz y fiable con la Ella (y cuando digo eficaz y fiable, me refiero a que me habilite las “apliaciones” necesarias para aceptar que lo que hay es lo que hay y que lo único que puedo hacer para modificar algo es tomar el camino y el sentido que va desde dentro hacia fuera, es decir, cambiar yo, adaptarme yo como lo ha venido haciendo la vida desde el minuto cero hasta ahora: evolucionar) Fuese cual fuese el patrón que eligiese de entre los “catálogos” que se ofertaban, no daba resultados porque hay que mirar hacia dentro y “reeducarse” para, al menos, elegir conscientemente y dejar de echar balones fuera, dejar de culpar a las circunstancias, porque no son las circunstancias las que impiden la felicidad, sino cada cual con su actitud ante ellas: una enfermedad, un desamor, una equivocación… sólo te amargan la vida si lo permites.

Todo lo que necesitas para ser feliz está ya en tu poder

 MELROSE PLACE, 9

30 Agosto, 2012

By Nosolodoctor y  Nosolocrítica (Angel por un día)

Me siento como una colilla entre unos labios al fumar,  me cuelgo de cualquiera que le guste trasnochar,

qué inoportuno fue decirte “me tengo que pirar”, pero qué bien estoy ahora, no quiero volver a hablar

de princesas que buscan  tipos que coleccionar

a los pies de su cama, eres algo que he olvidado ya

Sigo buscando una sonrisa de repente en un bar, una calada de algo que me pueda colocar,

una película que consiga hacerme llorar…

Claudio Naranjo suele decir que aunque todos los eneatipos son iguales cualitativamente, no hay ni mejores ni peores, el E-9 esta más cerca de Dios. Será quizás  porque, ante todo,  huimos de los conflictos. Y la cábala dice que uno de los nombres de Dios es Shalom (paz, en hebreo).  Sin embargo no tenemos facil nuestra seguridad y probablemente las consulta estén llenas de personalidades 9  porque somos los blandi blues por excelencia  Nuestro nivel de energía siempre es bajo, parece que nuestra mente no esté ahí en ese momento y muchas veces nos comportamos como  estatuas que no tienen aparentemente nada que decir en un grupo. Bajo ningún concepto esperes que participe en la interacción. Tenemos una tranquilidad tan pasmosa que puede ser confundida con indiferencia, pero no es así;  es sólo que como el rol pasivo nos va tan como anillo al dedo,  la persona que está a nuestro lado tendrá que llevar el timón de la interacción. Preferimos dejar a otros la iniciativa, evitando los conflictos y no afrontando los problemas. La pereza puede asumir  el olvido de uno mismo porque no nos cuesta trabajo renunciar a los deseos para responder a las expectativas ajenas, necesidad de pasar inadvertidos, asi como tendencia a colmar la inercia mediante actividades compensatorias, como la dependencia de la televisión, de la lectura o de un hobby.

Dicen que los E-9 tratan de narcotizarse en vida  para no enfrentarse a situaciones difíciles.  La imagen que el 9 tiene de sí mismo está mediatizada por sus contextos de pertenencia, como la familia, el ambiente de trabajo o el grupo de amistades, que contribuyen a definir las funciones y la identidad. Y sobre todo está la búsqueda de fusión con la pareja para compensar la débil identidad personal que tienen de ellos mismos. La salida, según los psicólogos,  está vinculada a la capacidad de desarrollo de su virtud que es la  diligencia ya que “todo, en el fondo, lo hacen bien…. cuando lo hacen.” Es necesario empujarles a asumir la responsabilidad por los dones recibidos, para que los apliquen a su propia vida y obligarles  a que se motiven  y aprieten  algo más el acelerador. Deben reafirmar su propio valor y dignidad, conscientes de que no es posible amar al prójimo sin amarse a uno mismo. Deben  olvidarse a toda costa de que es imposible evitar siempre los conflictos y las diferencias y creer que  todo es paz y armonía. En todo caso hay que hacerles ver que no siempre depende de ellos. Hay que marcarles  límites y plazos en la realización de los proyectos, sin perderse en infinitas distracciones o cosas no esenciales porque de lo contrario no acabarían nada y tardarían una eternidad.   Conocen las necesidades de los demás mejor que las propias. Agradables, manifiestan la ira siempre de formas indirectas. Los nueve evolucionados pueden ser excelentes pacifistas, consejeros, negociadores. Las mujeres Nueves fueron niñas que se sintieron ignoradas durante su infancia, no se sentían escuchadas y las necesidades de los demás siempre eran más importantes que las propias. Se adormecieron tanto que se olvidaron de  sus verdaderos deseos procurándose pequeñas comodidades y sustitutos para el amor. Aprendieron a anestesiarse y a olvidarse de sí mismas al darse cuenta de que sus prioridades probablemente no serían consideradas nunca. Pierden el contacto con lo que quieren al caer en la trampa de identificarse con los deseos de los demás. Tienen dificultad en decir que no y sienten que al entablar una relación ni siquiera se han preguntado su necesidad sino la del otro. Se encargan de mantener la paz, de mediar, de estar de acuerdo con los otros. Aunque pueden llegar a discutir enseguida asumen la opinión ajena. Son lentos se pierden en los detalles y dan rodeos. No llegan al grano de la cuestión. Lo peor del tema es que debajo de toda esa tolerancia guardan dentro de ellos un volcán de rabia a punto de erupción. Contienen la ira a base de alergias expresandola de forma indirecta como terquedad o agresión pasiva. Es un adormecimiento psíquico, no quieren ver ni trabajarse. Pereza de ser, de sentir su interior, pereza a la intensidad. Su depresión es resignada porque en el fondo  la alimenta un excesivo conformismo. Tapan la realidad para no enfrentar el dolor. Su lema es “La vida es simple, no sé por qué la gente se complica”.  Suelen emparejarse muy bien con los E6 porque estos ofrecen “protección” y así aprovechan para evadirse haciendo “cosas” como pintar, leer; manualizacion; cosas “bonitas” pero escasamente utiles.

El problema existencial de los “nueves” es que al no querer hacer nada por si mismos y no implicarse en su propia curacion  porque van adoptantdo valores del entorno, experimentan  un empobrecimiento con el tiempo.  Suelen ser abnegados que desean fundirse con el otro en una unión total ya sea un ser humano o ya sea Dios. Idealizan al otro, viven en función de y por otra persona. Perciben a los demás de forma más clara que a ellos mismos. La otra persona se convierte en su centro de gravedad, en el eje de su identidad. Se enfurecen y lo demuestran si sienten amenazada su relación. Entonces sacan la rabia acumulada, se disocian y deprimen en gran medida. Estas personas acaban o bien con una relación de mucha dependencia o debatiéndose solos a la espera de una. También podría ocurrir que su yo se convierta en una función de relaciones pasadas.

Somos personas abnegadas, buenas, negadoras, distraidas, apáticas, estoicas, sobre-adaptadas, pasivo-agresivas, terrenales, acomodaticias, tozudas, pacientes, simples, acogedoras, conservadoras e indulgentes. El Eneatipo 9 anda por la vida tratando de evitar los conflictos que podrian llegar a amenazar su (aparente) calma y armonia. La Pasion del Eneatipo 9 es La Pereza, pero aunque suene paradojico, los miembros de este Eneatipo pertenecen a la Triada de la Acción (tambien llamada del Instinto) porque pueden llegar a ser bastante hiperactivos, aunque ese hacer es un “hacer robótico“. Esta Pereza es, en realidad, una “Pereza de Espiritu”, un “Olvido de Si” , Acidia;  que le hace anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias y diciendo “SI” cuando en realidad quieren decir “NO”. Para ellos, ser aceptados por los demás y fusionarse con ellos, ya sea a nivel pareja, familia o amigos, es lo más importante. Ellos SON, pero SON CON EL OTRO. Es por eso que el mayor miedo de los 9 es generar conflictos. Y a veces, para no generar conflictos, hay que hacer “la vista gorda” y es por esto que los 9 viven como dormidos, en una especie de letargo permanente y con una cegera que no les permite ver muy claramente nada que no sea apacible, armonioso o que amenace su tan añorada paz de espiritu. Es por eso que los 9 son totalmente NEGACIONISTAS y tienden a “barrer los problemas debajo de la alfombra” para ver si estos se solucionan algún día, por Arte de Magia.  La narcotizacion de los nueves les lleva a ser bastante despistados, se distraen facilmente, pierden el hilo de las conversaciones, no recuerdan las cosas y suelen “desconectarse” de los asuntos , “colgándose mentalmente” (“estar en babia” como se suele decir) muchas veces no enterándose de lo que se dice o de lo que sucede a su alrededor. En un extremo ya cuando caen en crisis  esa apatía hace que se les caiga el mundo ante el fallo de la persona amada o “la amenza de fallo” y al final, al no luchar, se limitarán a encogerse de hombros con resignación, hacer su hobby y llegar a la conclussión de que “aquello que les ocurrió”; su crisis de pareja o lo que sea  son simplemente “cosas que pasan”. Me siento sola … acabarían diciendo .

Los Nueve tienen desde pequeños una sensación de que son algo así como invisibles (como bien canta Amos Hart en su solo “Mr. Cellophane” en el musical Chicago) y de que el mundo giraría igualmente de no existir ellos. Muchos Nueves se sintieron ignorados durante su infancia; ya sea porque sus opiniones no eran tenidas en cuenta, o porque sus hermanos los eclipsaban -muchos provienen de familias numerosas-. Aprendieron a anestesiar sus necesidades e incluso a olvidarse de sí mismos. El 9 tiene la fantasía de que algo que ocurrió antes, y generó conflictos, puede ocurrir de nuevo y volver a conmocionarlo, afectándole indefinidamente. Por lo tanto, deberá no actuar o solamente hacer aquello que ya dio UN ÚTIL Y FELIZ RESULTADO. El eneatipo 9 en su afán de evitar los conflictos, hace la vista gorda a cualquier cosa que amenace su paz… aunque esto implique perder la propia conciencia de su ser y volverse ciego para sí mismo.  Entre los nueves mas conocidos podemos citar  a Dalai Lama, Barack Obama, Carl Rogers y Carl Jung (ambos Terapeutas Humanistas), Sancho Panza y  Raquel (La Matriarca Bíblica que le llego a dar las claves a su hermana para casarse con su marido Jacob) y en la ficción: Marge Simpson (Los Simpson), Bridget Jones (El Diario de Bridget Jones)  y el personaje de Matt Fielding (Melrose Place). Aquí le tenemos en una escena

Te vemos, te escuchamos: nosolodoctorylac@gmail.com

¿MEJOR? ¿PEOR?

29 Agosto, 2012

By: NosoloDoctor

A Ruth y José. In memoriam

Muchos de ustedes a estas alturas del blog ya habrán visto, con cierta admiración y reflexionado sobre ello, de como en determinadas situaciones todos somos capaces de sacar lo mejor de nosotros mismos y como otras veces ocurre… pienso ahora en este ¿señor?  de cuyo nombre no quiero acordarme, “Bretón” creo que es de “apellido” “paterno” , –estos entes tienen “padre” y madre?—) que  por hacer sufrir a su mujer (a la que sin duda amaba de una forma excepcional) no ha dudado en matar y calcinar a sus propios hijos Ruth y José; dejando salir “al recreo” sin ningún tipo de pudor su lado oscuro, la parte más mezquina del ser humano que por no tener no tienen ni los animales.

Dice  Mario Alonso Puig que en la selva, lo que asusta a un ciervo no es lo mismo que lo que asusta a un tigre, porque aquello de lo que se siente capaz de hacer el ciervo no es lo mismo que lo que es capaz de hacer un tigre. Ninguno de los dos es mejor ni peor. Su única diferencia es que perciben el mundo de una manera distinta. Cada uno de ellos, de alguna forma, vive su propia realidad debido a la naturaleza que poseen. Precisamente por su naturaleza distinta, poseen instintos diferentes y estos instintos distintos que cada uno tienen en función de su naturaleza están al servicio de su supervivencia.

Y aquí llegamos rápidamente al meollo de la cuestión: nosotros, los seres humanos, sin duda que estamos influídos por nuestros instintos que los tenemos pero no deberíamos estar “determinados” por ellos. Nosotros tenemos una herramienta que no tienen ni el ciervo ni el tigre. Ni nadie. Solo nosotros. El intelecto, la razón. Aquel que se define como animal inteligente probablemente tendrá mas instinto que inteligencia pero aquel que se designa como un “Ser Humano” por encima de su animalidad, no cabe duda de que, de entrada, tendrá más intelecto que instinto. Si, ya se, ya se que el instinto es muy importante, la represión, bla, bla, bla. Pero todos los expertos en la materia están de acuerdo en un punto: “Todo lo que vive en la naturaleza tiene lo que se llama un “ser”. Nosotros “somos” o “no somos”. Shakespeare; lo dijo claramente en Hamlet: “Ser o no ser; esa es la cuestión. Porque el “Ser” es lo que hace que ese “ente” exista. No todo el mundo es capaz de lo mejor ni de lo peor. No todo el mundo es capaz de darle un beso en la mejilla a un sidoso moribundo como hizo la madre Teresa ni todo el mundo es capaz de matar a dos niños para que su mujer “sufra”…

Una vez, le preguntó un colega mío a los padres de un niño con síndrome de Dawn llamado David,  que qué creían haber  hecho  mal para tener el castigo de tener un hijo así… (anda que la preguntita, se podía haber metido la lengua…)  pero David que estaba cerca, con sus 16 años, se metió en la conversación y dijo abrazando a su padre  “no se si ellos tuvieron un castigo o es que yo tuve un premio de tener un “papito” como el que me ha tocado”. Nos quedamos planchados.

Hoy quiero decirles que siento una enorme tristeza tanto por  José como por Ruth que no tuvieron la suerte de tener un papito como el de David y que para mas inri les tocó la amarga experiencia de convivir con el demonio en casa. Y por favor, hoy , no me llamen  “exagerado” .

¿Peor, mejor?, pueden opinar en: nosolodoctorylac@gmail.com

MATAR AL BUDA?

28 Agosto, 2012

By: Nolosodoctor and Nosoloamma

By nosolodoctor and nosoloamma

En 1977 Helen Schuman catedrática de psicología médica de La Facultad de Medicina de la Universidad de Columbia en Nueva York era una mujer a la que se le podría calificar de cualquier cosa excepto de “espiritual”. De hecho; ella; llegó a autodefinirse en una de sus conferencias como  “psicologa, educadora; intelectualmente conservadora y de ideología atea que trabajaba y triunfaba en una Universidad como la de Columbia de gran prestigio mundial; cuando de repente; el jefe de su departamento el tambien catedrático William thetford anuncia inesperadamente un dia  que está cansado y harto del mal rollo que imperaba en el equipo de trabajo; con sus celos; envidias; ira y agresividades latentes que se palpaba en el seno del Departamento y concluyo diciendo: “tiene que haber otro camino” y, dice Helen;  como si hubiese estado esperando esa señal; accedi a ayudarle a encontrar ese otro camino….. hasta el dia de hoy. Busqué, a mi “buda” particular y aun sigo con él.

Años más tarde; en 1984; Hellen ; Alice Bailey Jr; el Dalai lama de aquel entonces ; un jovencisimo nosolodoctor; Anatoli Sharansky; Robert Thumann; presidente del Instituto Americano de estudios Budistas y su homólogo de la Asociación Representantes de Religiones del Mundo; cuyo nombre no recuerdo realizaron un seminario sobre “Conciencia; Conocimiento y Sabiduría” en Jerusalem. .

Aun tengo los apuntes de aquellos dias; les escribo textualmente acerca de los “cinco pilares básicos” del camino hacia la trascendencia  de boca su Santidad Dalai Lama:

1.– No dependas de la persona; depende de la doctrina

2.- Respecto a la doctrina; no dependas de las palabras; depende

del significado oculto

3.- Respecto a las palabras; no dependas del significado interpretativo de

las palabras  sino de la conclusión; o afrirmacion definitiva

(la consciencia ordinaria; la escencia del mensaje…)

4.– Sobre el significado definitivo del mensaje no dependas de la

conciencia ordinaria del mensaje sino de la sabiduría suprema; la

fuente de todo

5.– Y una vez que creas haber conectado con la fuente suprema y creas

haberte llenado de conocimiento; si quieres ser sabio; no cedas a la

tentación  de matar al Buda; pues fue y ha sido tu espejo y tu marco de

referencia; hacerlo solo te traería; “orfandad” ; perder el “origen”; tu

matriz de referencia y finalemente acabarías perdiendo el norte para

saber a donde “ir” con ese bagaje de conocimiento y sabiduría.

De hecho; subrayó; que en este punto a su juicio estriba la diferencia

entre Oriente y Occidente. Occidente (se referia por analogía al

Imperio Romano y al capitalismo imperante) “usa” y “tira”; consume;

consume todo aquello que ama; lo devora incluso a sus Budas; a sus

dioses y sus propias leyes éticas o reglamentos; su democracia; sus

valores etc… y por eso Occidente va decayendo; lenta pero

inexorablemente. Sin embargo; Oriente (se referia a China; Japon;

sufismo y Cabala)  aun estando sumida en una realidad miserable;

masificada y pobre; permanece estable y en exapción; lenta e

inexorablemente en expansión; porque todo lo que usa lo recicla o lo

atesora como reliquia.

Oriente “nosoloama” su patrimonio sino que lo Honra y lo venera……En Reiki; aun se ponde antes de una sesión una foto de los maestros usui junto a una vela; en el Sat en el que estuve en Burgos; antes de cada sesión de teatro terapeutico; ponían una foto de Claudio naranjo junto a una vela (“para que nos ayude; decia simpáticamente nuestro profesor  Alain vigneaut); Suzanne Powell; antes de cada sesión  se permite poner la foto de un señor que ella llama “el maestro desconocido” para facilitar el flujo y la navegación a buen puerto de las muchas terapias en masa que hace… Este tipo de actitud denotan Humildad; la única cualidad realmente valorada en el cielo y que es precisamente de la que adolece  Occidente…..

Sobre la humildad muchas personas opinan que ser humildes es un síntoma de debilidad, si por orgullo te encolerizas o tomas una actitud de superioridad respecto a otro, pierdes tu energía y tu percepción de Dios.

¿Nunca os habéis sentido “usados” y tirados a la basura después ¿ si? Verdad ¿ pero la cuestión es otra ¿ si supieseis que os iban a usar y tirar; hubieseis hecho lo que hicisteis o “ya no” ?.

Mi Maestro particular ( el del joven que murió en la historia que narre en la entrada Mamy Blue) me dijo días después del entierro; de forma personal; como reflexionando en voz alta (yo entonces tenia 25 años; el 75): “Mejor llevar  al Buda en una cajita de bombones; contigo; tu opción sera sacarlo o no  — existe un CD de Cat Steven precisamente titulado asi; Buda in the chocolate Box; que les hemos puesto bajo el titulo –

Si matas al Buda y reniegas de él,  los milagros de tu vida bajaran un escalón y se quedaran en simple “magia”; probablemente desde fuera no se aprecie la diferencia; pero no te quepa duda que tu desde este lado si.

¡Para qué caer en un pozo si lo ves? ¿ Para qué continuar sufriendo si existen  medios para evitarlo? Igual que el calor del sol y la frescura del agua , la felicidad y el sufrimiento están en la esencia de la vida. Si te haces una herida, no te quedas sentado, ” llorando”, le aplicas un medicamento y luego  pones una venda para evitar que se infecte y te debilite.

Los milagros dan fe de la verdad. Son convincentes porque proceden de la convicción. Sin convicción degeneran en “magia” que es “insensata” (es decir; semánticamente; “sin sentido”)  y por lo tanto “vana”  (Eclesiastés del rey  Salomon :Vanidad de Vanidades: Todo es vanidad) o mas bien el uso no creativo de la mente sino una especie de sugestión vivida ; una fantasía de claridad que siempre desaparece ante un nuevo “dios” que  aparece ante ti y  te hace su esclavo porque necesitas rellenar  el hueco del “Buda” que matastes……. Y añoraras cada vez mas  “claridad” pero siempre a cambio de “algo”….justo justo de eso es de lo que trata esta preciosa canción del que os ofrecemos   la letra para que no pierdan puntada. ¿venga video?

Ven claridad

Llega ya,

Amanece de una vez

Claridad, por piedad

Mata sombras,


Dame luz, resplandor, libertad

Para no soñarla más,  No ya no, nunca mas
Que vuelvo a su esclavitud    Ahh, ahh


Que vuelvo a su esclavitud
Ven claridad,

Quédate
Y no vuelvas a escapar
No te lleves el sol
Que no quiero recordar
Su figura su voz
Cada noche que paso
Como ayer, como hoy
Que vuelvo a su esclavitud   Ahh, ahh

Que vuelvo a su esclavitud
Si, si, si ,si, si, si, si
Ven claridad, llega ya
Trágate la oscuridad
Llega ya, vuela ya
Que el soñar me va a matar
Basta ya de esperar
De la misma forma
Si necesito tu luz


Que vuelvo a su esclavitud  Ahh, ahh

Que vuelvo a su esclavitud
Coloreando el cielo de azul
Me siento un poco mejor, mejor
Llena mi ventana de luz
Se desdibuja su amor, su amor
En la penumbra y en el miedo
Llega a quebrarme la razón

Ella es solo soledad y silencio
No más, regresa claridad
Sol, claridad, viva luz
El trabajo, la ciudad
Caminar y vivir
Como entonces, como fui
Claridad, quédate
Esta noche sobre mí,
Claridad, plenitud
Que olvide su esclavitud   Ahh, ahh
Que olvide su esclavitud
Ven claridad, llega ya
Trágate la oscuridad
Llega ya, vuela ya
Que el soñar
Me va a matar, basta ya de esperar
De la misma forma
Si necesito tu luz
Que vuelvo su esclavitud  Ahh, ahh
Que vuelvo su esclavitud
Coloreando el cielo de azul
Me siento un poco mejor, mejor
Llena mi ventana de luz
Se desdibuja su amor, su amor
En la penumbra y en el miedo
Llega a quebrarme la razón
Ella es solo soledad y silencio
No más, regresa claridad
Que olvide su esclavitud, ven, ven, ven
Que olvide su esclavitud, ven, ven, ven
Que olvide su esclavitud, ven, ven, ven
Que olvide su esclavitud, ven, ven, ven

Te esperamos en : nosolodoctorylac@gmail.com

PRUEBA

27 Agosto, 2012

Esta es la preuba se seleccionan los iconos que estan a la derecha de Subir/Insertar

se copian y pegan aquí, pero…..esto es una entrada solo saldría un día

Programa PDC 2012

EL EXTRAÑO CASO DEL DR JECKYLL

27 Agosto, 2012

BY NOSOLODOCTOR

http://www.youtube.com/watch?v=xbtNLPfZPZY

Angeles Jorge, una excelente terapeuta gestaltica cuenta la historia, la extraña historia de un doctor que trabajaba en la Unidad del Dolor del Hospital de su ciudad. Este extraordinarioo médico era tan exitoso que sus propios compañeros le llamaban el Dr. Quitadolor. Su actitud le había propiciado el aprecio y el respeto de sus compañeros (que ya es…). Desde niño quiso ser medico y  si, tenía una rara habilidad para aliviar el dolor de la gente. Aquel día, sin embargo,  el Dr Quitadolor no se senía feliz mientras caminaba hacia el Hospital camino de su rutina diaria. El dia anterior, una paciente que llevaba mas de ocho años acudiendo a su consulta y a la que trataba con diferentes clases de opiaceos, le tocó la mano. Aquel dia, la paciente, que iba ya en silla de ruedas por una esclerosis múltiple, acudió con su hija de ocho años. Mientras él le estaba explicando a su paciente los dimes y diretes del tratamiento y las nuevas variaciones, la paciente le cortó y en un gesto de súplica le dijo, parándole en seco: “Eso ya no me importa tanto. ¿Me puede decir porque me pasa esto? La pregunta le sobrecogió. No supo que decir y se sintió súbitamente traspasado por el dolor no sabía si del paciente o del suyo propio. Afortunadamente fue un segundo. se tranquilizó y volvió para casa al finalizar la consulta. A la mañana siguiente sin embargo, mientras se afeitaba, al mirarse en el espejo del baño, había visto su imagen con un halo de luz blanca. Al principio pensó que se trataba del efecto óptico de los nuevos focos del baño que instalaron hace unos dias, pero es que la luz despedía una espiral en movimiento que nunca había percibido…. y se preocupó un poco más. Pensó en llamar a su colega Alfonso, el oftalmólogo. Cuando volvía a la consulta el efecto era el mismo con las luces de los neones y la de los semáforos. “Conciencia”, “Conciencia-Luz” pensó… fascinado por la experiencia. De repente sintió el éxtasis del placer de poder “ver”. El placer de mirar y entonces, realmente, ver. El placer de “ser”. De “ser” no de “estar”. En pocos instante vivió un  satori que le llevo a entender quien era él. Y su “don”, su capacidad sanadora. Siempre la había percibido, pero hoy “lo supo”; “Lo vió”. Llegaba el momento en que su camino se bifurcaba en dos. Tenía dos opciones: seguir como hasta entonces o confiar en su destino y crear su propio camino. Entendió la incompatibilidad de ambas rutas. Tenia que renunciar a uno de los caminos. Solo uno era posible. Aquel momento irrepetible le llevó a una crisis personal en la que la necesidad obsesiva de tomar una decisión consumía gran parte de su energía personal. Renunciar a un camino. “El” camino que le había llevado al éxito y al que le debía lo que era y donde “estaba” versus el camino que le llevaria a “ser” su esencia “ser o estar”. Esa era la cuestión.



NO ME HAGAS DAÑO AMOR MIO

27 Agosto, 2012

 By nosolodoctor y Angel7

Escuche en un foro de psicólogos que somos mas fuerte de lo que creemos y mas débiles de lo que nos permitimos.  Si nos fijamos bien, vivimos en la cultura del “no dolor”; desde que nacemos nos enganchan a la epidural y cuando vamos pidiendo pista para abandonar este mundo, se nos abre el debate de la eutanasia pasiva, una analgesia “intensa”,  terminal y paliativa, que no nos haga sufrir….y mientras tanto, mientras “vivimos”, aspirina, Ibuprofeno, espedifen, gelocatiles son medicamentos que nos autorrecetamos como si fueran caramelos sin caer en la cuenta de que el dolor es un mensaje de nuestro cuerpo que debemos escuchar en su totalidad: quizás..”algo deba ser reparado”… quizás algo no va bien…. quizás por eso que el cuerpo nos envía “dolor” y debilidad, para detenernos y escuchar lo que pasa en él. Cuando el indicador del depósito de nuestro coche nos anuncia que estamos casi sin gasolina, nosotros paramos y repostamos. Le hacemos caso a una lucecita. No quitamos la lucecita porque nos molesta porque sabemos que de hacerlo así….. no podríamos saber cuando repostar… quizás no sepamos que somos capaces de resistir un dolor fuerte  físico o emocional y nos resistimos infantilmente a ponernos en nuestras propias manos.  

De niños no nos enseñan a dolernos, a encontrar el sentido y el mensaje del malestar,  y de adultos nos negamos a aprender a que si hay algo por lo que dolerse, lo peor que podemos hacer para nuestra salud es desoírlo. Y lo que aprendimos de nuestros padres, y ellos de los suyos, es que tenemos que ser fuertes, lo que se traduce en reprimir el dolor, sobre todo el emocional  y que no podemos ser débiles, lo que se traduce en más represión. Es eso lo que hacemos: evitar y distanciarnos del dolor como si fuera otra persona la que lo siente. No nos damos permiso para mostrarnos débiles, que es la otra cara de ser fuerte, y que como sabemos, mientras más ahínco pongamos en parecer indestructibles más intensidad pondrá nuestro cuerpo en demostrarnos que eso no es verdad, que somos seres duales, y para una cosa que sentimos o somos, siempre está su contrario en la misma intensidad. El problema es que sólo nos permitimos vivir en un polo. Por ejemplo, las personas orgullosas no se permiten ser humildes: para estos caracteres fue tan grande la unión neurótica en su momento, donde se asoció que el amor que nos proporcionaban los progenitores venía precedido por un constante “estar en la cúspide”, que no se permiten entrar en reconocer que también se equivocan, en el poder pedir perdón, en definitiva en la humildad…vaya a ser que se “queden solos en el mundo”….y eso sí que no!, tanto dolor….no. De hecho, para estas personas no hay nada más terapéutico que precisamente eso, quedarse un tiempo “cohabitando” con el dolor, para poder atravesarlo y así, además de desmontar el gran fantasma de que no voy a poderlo soportar, cuando se sale de él, se comprueba que no sólo se puede soportar, sino que también se vuelve uno un poco más completo, más sabio, más persona….y un poquito menos neurótico cada vez. Es algo así como tener pasión por lo que uno (se) quiere, en vez de tenerla por que te digan que te quieren como nos canta Pasión….

 

Como este ejemplo hay muchos más en un libro muy recomendado llamado “La Enfermedad como Camino” donde los autores, T. Dethlefsen – psicólogo – y R. Dahlke – médico y psicoterapeuta – opinan que “no hay una diversidad de enfermedades curables, sino una sola enfermedad determinante del “mal-estar” del individuo. … Todos los síntomas tienen un sentido profundo para la vida de la persona: nos transmiten mensajes del mundo espiritual, y de su adecuada interpretación dependerá nuestra capacidad de recuperarnos”. 

La cosa es decidir si estamos en el mundo viviendo para acompañarnos a nosotros mismos o si lo hacemos para acompañar, tipo robots del futuro, a otras personas y a lo que nos va aconteciendo a nuestro alrededor. Nos olvidamos con demasiada frecuencia de  que hay un “ente” entre nuestro cuerpo y el mundo que nos rodea: nuestra conciencia de lo que somos y de lo que decidimos hacer frente al mundo. Y cualquier dolor emocional o dolencia física es el mejor consejero, el mejor amigo de ese acercamiento hacia nosotros mismos: un guía, un maestro, un mensajero….

 

 

Utilizar fórmulas mentales del tipo “estoy siendo orgullosa, pero dentro de mí hay una parte humilde que puedo sacar en la misma medida” o “el pecho me aprieta porque el orgullo no me deja soltar algo que me está oprimiendo”….pueden llegar a convertirse en las aspirinas del futuro ser humano consciente, donde nuestro cuerpo mejoraría sin necesidad de dañarlo con químicos y al mismo tiempo crecería nuestra alma, nuestra consciencia, nos haríamos conocedores de la  persona con la que convivimos (24 horas al día) en su totalidad, sin desoírla e ignorarla… vivir en armonía con nuestra alma.

 

 

UNA DE ROMANOS: PUBLIO CORNELIO ESCIPION (EL AFRICANO)

26 Agosto, 2012

By: Nosolodoctor

Faltar pudo a Scipión Roma opulenta,

mas a Roma Scipión faltar no pudo;

sea Blasón de su envidia que mi escudo,

que del Mundo triunfó, cede a su afrenta.

(F. de Quevedo)

Del mismo modo que una comentarista de la ACW (Uf) reconocía ante la ventana virtual de nuestro blog que tenia cierta admiración por la palabra “utopía”, bien sea por el fonema, por el significado o por cualquier otra razón oculta que, probablemente, ni ella misma sepa, a mí me pasa igual con otra palabra: Publio Cornelio Escipión… Ya sé, ya sé. No es un adjetivo sino un nombre propio… pero “me pone”. ¿Qué le voy a hacer?

Publio Cornelio Escipión Africano Maior (Roma, 20 de junio de 236 a. C. – Villa de Liternum, Campania, 3 de diciembre de 183 a. C.) fue un importante político de la República Romana que sirvió como general durante la Segunda Guerra Púnica. Su fama se debe al hecho de ser el único general romano capaz de derrotar al “célebre” Aníbal, gesta que le valió la adhesión a su nombre del agnomen de Africano. El hecho de que el pueblo romano le apodara el Aníbal Romano demuestra que fue uno de los mejores generales de la Edad Antigua, el general más destacado de la historia de Roma. También descrito por las fuentes antiguas como un hombre de carácter benévolo, de ideología liberal, afable y magnánimo. Su genio militar se debió a la perspicacia y al ingenio, haciendo saber a sus legiones en varias ocasiones que actuaba bajo la protección divina de los dioses del panteón romano. Vamos, una especie de “Mouriño militar”.

Siendo joven todavía, le sorprendió la invasión de Italia por los ejércitos cartagineses de Aníbal Barça (lo dicho, el ancestro de Guardiola) y tuvo su primer encuentro con el mismo en la Batalla del Tesino. Durante la lucha su padre fue herido y Publio, que entonces tenía 17 años, ordenó a sus hombres que lo siguiesen para rescatarlo. Viéndolos vacilar, cargó solo, haciendo avergonzar a los soldados que tenía a cargo y que no tuvieron más opción que participar. Más tarde el padre quiso recompensarlo con la corona cívica pero éste la rechazó aduciendo que la acción en sí ya era una recompensa… Participó en la Batalla de las Cannas, la mayor derrota militar romana hasta la Batalla de Arausio. Se destacó luego de la derrota, cuando algunos patricios romanos, totalmente desalentados y viendo un futuro sombrío para Roma, quisieron desertar y ofrecer sus servicios en el extranjero. Quedaron en realizar una reunión para debatir el asunto. Escipión, al enterarse, interrumpió la junta y los instó a usar esa energía por el bien de Roma. Los obligó a jurar lealtad a su patria bajo pena de matar a quien no lo hiciera: y todos lo hicieron, uno por uno, temerosos y avergonzados de sus actos. Debido a estas acciones, Escipión ya se había ganado el favor del pueblo a tal punto que fue elegido edil por unanimidad en el año 212 a.C . Para entonces ya apuntó los primeros indicios de orgullo, que lo distinguió durante toda la vida, cuando los tribunos se opusieron a la elección por minoría de edad legal. A lo que él respondió con altivez: “Si todos los Quirites desean hacerme edil, soy bastante viejo.”

Después la situación llegó a su punto crítico cuando los ejércitos romanos enviados a Hispania por el Senado con el objetivo de acabar con las bases cartaginesas en la región, fueron aniquilados por Asdrúbal Barça, hermano de Aníbal (una especie de ancestro de Tito Vilanova al que recientemente Mou le metio un dedo…”en el ojo”) , muriendo en dichos combates Publio y Cneo Cornelio Escipión, padre y tío, respectivamente, de Escipión el Africano, a causa de la traición de los íberos. Fue entonces cuando Escipión aprovechó la oportunidad de presentarse a “proconsul” aún a pesar de que no tenía edad para ocupar dicho puesto, siendo elegido por unanimidad y excepción a la regla.

Después de la votación mucha gente se preguntó si había votado correctamente, ya que el muchacho carecía de experiencia militar y aún se encontraba de luto. Pero a Publio le bastó con un discurso para calmar los ánimos. Aún asi perdió las elecciones “por dos votos” y sólo quedó nombrado “general imperator”. En el año 211 aC el Senado le envió con tan sólo el grado de general imperator de las legiones sobre Hispania con un nuevo ejército constituído por dos legiones. Tenía sólo 25 años, carecía de suficiente experiencia militar y nunca había ejercido ningún cargo importante en la República. Su ascenso se debía principalmente a la simpatía que causaba en el pueblo por su juventud, oratoria y por la desgracia de su familia. Aunque tenía órdenes de Roma de permanecer “a la defensiva”, las desobedece y prepara la invasión de la Iberia cartaginesa. Carthago Nova cae en el 209 aC tras un brevísimo conflicto.

Escipión, dando muestras de una magnanimidad y moderación impropias de su época, prohíbe el saqueo de la ciudad y respeta la vida de sus ciudadanos. Incluyendo también la vida de Magon Barça, hermano menor de Aníbal (no les voy a decir a qué ancestro del Barça corresponde… eso lo tienen ustedes que averiguar). Muchos historiadores consideran la caída de Carthago Nova como el punto de inflexión de la Segunda Guerra Púnica (algo así como la “champion league” de fútbol pero “en guerra”). No en vano, Cartago no sólo había perdido su capital en Hispania, su principal base naval, sino gran cantidad de víveres y armas almacenadas e incluso a los prisioneros y rehenes con los que se aseguraban la lealtad de los pueblos sometidos. A partir de aqui: “líder indiscutible de la liga española”.

Tras estas hazañas Publio Cornelio Escipión vuelve a Italia. Le quedaba enfrentarse a “Pep” Anibal Barça. Parece que desde algún tiempo se había formado la idea del proyecto de trasladar la guerra a África, y así obligar a los cartagineses a llamar a Aníbal de Italia. Por lo tanto, resuelve, antes de regresar a Roma, cruzar a África, y asegurar, si es posible, la amistad y la cooperación de algunos de sus príncipes indígenas. Allí se encontró con su antiguo adversario, Asdrúbal. Con este personaje en el banquillo la situación en la República Romana había cambiado profundamente: Aníbal no sólo no había vuelto a derrotar a las legiones, sino que había perdido casi todos sus apoyos. De nuevo en Roma, Escipión se convirtió en candidato al consulado, y fue elegido para el año siguiente (205 a.C.) por el voto unánime de todas las centurias, a pesar de que aún no había ejercido el cargo de pretor, y sólo tenía treinta años de edad.

El 19 de Octubre del 202 aC se produjo el enfrentamiento (“la final”) entre los ejércitos de Aníbal y Escipión en la Batalla de Zama, que terminó con una gran victoria para los romanos y sus aliados. En honor a esta victoria, Publio Cornelio Escipión tomaría el nombre con el que se ha hecho célebre: “el Africano”. El propio Aníbal decide llevar a cabo las negociaciones de paz con Roma, pues comprende que es inútil seguir resistiendo. Las conidciones impuestas por Roma fueron de extrema dureza, aunque no entraré en detalles en esta ocasión.

Moraleja: perdón, ustedes se preguntarán… pero bueno, esto… ¿a qué viene? Viene a cuenta de la importancia de tres pilares fundamentales en la vida necesarias para el éxito: una, la constancia y firme determinación de un proceso; dos, la existencia de una hoja de ruta y de estrategia para saber distinguir el objetivo “final” de las “metas volantes” y tres, la importancia de los “enemigos internos”.

Este antepasado de José “Mouriño” no cometió los errores típicos de los hombres estándar: no se enriqueció de las ganancias obtenidas en cada botín de guerra, les transmitió a sus soldados “moral de victoria” y la seguridad de que si caían en el campo de batalla harían hospitales y si caían “prisioneros” canjearían, aunque fuese de manera desnivelada, prisioneros con tal de “volver a casa”. Un soldado es un soldado (recientemente hemos asitido ante los ojos atónitos del mundo cómo un ejército canjeaba 1027 presos por uno sólo de ellos, lo que ha dado a dicho ejército la seguridad de que, a veces, la guera no es un jueguecito virtual de “marcianos” y que la vida de una persona es sagrada). Déjenme insistir en que no hay enemigo imbatible sino estrategias equivocadas… escuchen la letra de esta canción acerca de los errores que solemos cometer, y finalizamos con un pequeño “colofón”:

De hecho, cien años después de este “africano”, en Madrid (Hispania) escribió lo siguiente acerca de los Errores del Hombre:

Los Errores del Hombre:

(Totalmente de actualidad siglos después)

1. La ilusión de que las ganancias personales se consiguen aplastando a los demás.

2. La tendencia a preocuparse por las cosas que no se pueden cambiar o corregir.

3. Insistir en que una cosa es imposible porque no podemos conseguirla.

4. No querer prescindir de preocupaciones banales.

5. Rechazar el desarrollo y el perfeccionamiento de la mente

y no adquirir el hábito de leer y estudiar.

6. Intentar obligar a los demás a creer y vivir como nosotros.

Marco Tulio Cicerón (106 a.C a 43 a.C)

Cristina, de Amistades Peligrosas, además de ser una de las mujeres más atractivas (de atracción) que he conocido es igualmente y en la misma proporción a su belleza física una de las mas inteligentes y geniales que ha tenido el elenco artístico español. Hoy encabeza nuestro post desde que supe que comenzó un concierto en Sevilla diciéndole al público: “Sois blancos pero muy buenos”. Esto sólo lo puede decir alguien capaz de tener muy en su mente los 6 puntos de Cicerón… ¡que ya es! ¿no creen?

Pd: a los seguidores de “Pep” les prometo una entrada sobre el “Dalai Lama”…

Te escuchamos en: nosolodoctorylac@gmail.com

Amar con los ojos abiertos

25 Agosto, 2012

“Un encuentro no puede forzarse: se da o no se da” Jorge Buckay

“Mucha gente vive arrancada de sí misma, conectada sólo con lo que piensa y sin idea de lo que realmente siente. Así es muy difícil entregarse al amor. Para amar es imprescindible atreverse a mirar hacia dentro”

Este sábado les vamos a contar una historia singular, acerca de una mujer, sin duda, singular y esposa de un hombre también singular… Hace mucho tiempo vivía en Grecia un hombre sabio y astuto llamado Ulises, casado con Penélope,  mujer bella y singularmente dotada cuyo único “defecto” era su afición algo desmedida a tejer y tejer… constumbre gracias a la cual soportaba largas horas de soledad durante, a su vez, largas temporadas. La cosa es que Ulises la tenía un tanto descuidada con sus aventuras y guerras y ya no se podía saber si la pobre Penélope tejía porque estaba sola o tejía para no sentirese sola. Lo cierto es que, por avatares de la historia y de la mitología, Penélope ha pasado a representar, por derecho propio, el estereotipo de “fidelidad” femenina.

Esta entrada, pues, cuenta la historia de Penélope, esposa de Ulises, Rey de Ítaca y madre de Telémaco que, tras irse su marido a la guerra de Troya por diez años, se las arregló para resistir durante todo ese tiempo el acoso de sus pretendientes pensando que Ulises no volvería. Penélope prometió que elegiría marido entre los aspirante el día en que terminase de tejer un sudario para su suegro, Laertes. Tejía por la mañana y destejía por la noche nuestra bella protagonista y así los estuvo entreteniendo hasta que una de sus criadas la traicionó. Aun así se mantuvo distante, majestuosa y digna  los 17 años restantes, pues Ulises no tardó diez años sino veinte.
Borges relata el momento en que Ulises por fin se planta ante ella y como Penélope supo que aquel desconocido que hace 20 años se fue era su rey, su marido, su hombre, cuando se “vió en sus ojos”, en los ojos de su amor…
“Al cabo de veinte años de trabajo y de extraña aventura, Ulises, hijo de Laertes , vuelve a su Itaca. Con la espada de hierro y con el arco ejecuta la debida venganza. Atónita hasta el miedo, Penélope no se atreve a reconocerlo y alude, para probarlo, a un secreto que comparten los dos, y sólo los dos: el de su tálamo común, que ninguno de los mortales puede mover, porque el olivo con que fue labrado lo ata a la tierra. Tal es la historia que se lee en el libro vigésimo tercero de la Odisea. Homero no ignoraba que las cosas deben decirse de manera indirecta. Tampoco lo ignoraban los griegos, cuyo lenguaje natural era el mito. La fábula del tálamo, que es un árbol, es una suerte de metáfora. La reina supo que el desconocido era el rey cuando se vio en sus ojos, cuando sintió en su amor que la encontraba el amor de Ulises”.
Borges; Jose Luis; , 1899-1986

Hay un libro de Jorge Buckay y Silvia Salinas titulado “Amarse con los ojos abiertos” en el que se pueden leer frases como esta: “nada es más extraordinario que sentir la propia transformación al lado de la persona amada porque “la mirada del otro” me muestra lo que mis ojos no pueden ver. Hablamos de amor en el sentido de que nos importa el bienestar del otro. El amor como bienestar que invade cuerpo y alma y que se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo…

Es muy común apelar al amor, decir “te quiero” o “te amo” y añadir después un “pero…” y esperar que esa persona sea más de otra forma, que encaje mejor con el prototipo que tenemos… ¿es eso amor o es algo extraño…?

Nadando en la nada

24 Agosto, 2012

“Creer es crear” es un afirmación con dos caras, como todo. Por un lado, habla del potencial creador que habita en cada cual y que nos abre la posibilidad de hacer realidad o materializar todo aquello que imaginemos. Pero, por otro lado, las creencias también pueden ser limitadoras en cuanto a que son excluyentes (unas anulan a otras) y por tanto acotan irremediablemente el margen de actuación. Por eso es importante no casarse con las creencias (al menos no “hasta que la muerte os separe”); con ellas es mejor una relación “de hecho”, al menos desde mi punto de vista. Como dicen por aquí, “San me Creí y San me pensé, no están en el Santoral”.

Desde que los humanos somos humanos, hemos creído toda clase de cosas de las que nos hemos ido desdiciendo o, cuando menos, reinterpretando: son muy conocidas las teorías acerca de que la Tierra era redonda y el centro del universo… Por eso, como dijo Lin Chi “si te encuentras a Buda en tu camino, mátalo”, no hay que ser más papista que el Papa ni convertirse en talibán (por alusiones a la entrada de Ángel5) o mártir de ninguna causa (son las causas las que han de servir a las personas y no al revés). Desde mi punto de vista, existe una diferencia significativa entre “estar dispuesto a morir en el intento de vivir mejor” y “morir mientras se intenta vivir mejor”; puede que el matiz parezca mínimo, pero el detalle de la intención supone un punto de partida que lo cambia todo. Mientras que alguien que está “dispuesto a morir en el intento” desprecia el proceso y se centra en la meta (codicia); quien simplemente intenta vivir mejor teniendo en cuenta que puede que nunca alcance la meta, está completamente enfocado en el proceso y no depende de la consecución de su objetivo para su satisfacción, no necesita tener para Ser.

No obstante, lo cortés no quita lo valiente, ni los tacones el rimmel… y el hecho de no priorizar la meta sobre el recorrido no significa que haya que deprenderse de los objetivos, ni mucho menos… más bien todo lo contrario.
No digo nada nuevo si afirmo que, una vez alcanzados, los objetivos dejan de ser una motivación y hay que plantearse nuevos acicates. Entonces, ¿qué es exactamente lo que nos estimula y nos impulsa? El proceso, el camino… que sólo se crea gracias a la existencia de una meta, es decir, sin un punto de llegada al que unir el punto de partida, no existe segmento,  no hay nada palpable que disfrutar, sería como nadar en mitad de la nada, como si nos soltasen en medio del océano sin ninguna coordenada ¿hacia dónde moverse? Hacia tierra firme, sin duda… ¿Importa mucho en ese momento si se trata de una isla rocosa o de arena? No, lo relevante es encaminarte hacia un lugar sin perder el rumbo.

Pero una meta no se puede convertir en un tope… sí, es fantástico que haya un momento para celebrar los logros, pero detenerse o recrearse ahí equivale a estancamiento, a sentir una especie de vacío, como que falta algo… Un objetivo es una coordenada, un punto de orientación, pero no es lo que proporciona el bienestar; eso sólo lo consigue el movimiento, el no parar, el marcarse nuevos objetivos y lanzarse hacia ellos… La ambición, entendida como el afán de crecimiento y no como el ansia de almacenamiento (codicia), es la mitad del secreto del éxito; la otra mitad es la disposición para ponerse en marcha, el hacer…



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.