Archivado en 31 Octubre 2012

Dedicado a Nicolás

31 Octubre, 2012

He tocado el hueso de la vida… he tocado lo que forma el organismo de la vida misma, su esqueleto interno, su calcio, me he topado con: “el amor de un hijo”.

Nicolás,  te has convertido…,  ya, recién nacido, en calcio regulador de los movimientos de la musculatura de mi ternura, amor avivador  de mis emociones, calcio activador de mi alegría, amor motivador cada mañana, calcio impulsor para emprender lo que haga falta, amor catapulta para decir No, calcio propulsor para refinar mi conciencia, amor motor de mi valentía, calcio mediador  intracelular de mi alma con la tuya…

Tú me has traído el centro y la trascendencia. Me has dicho en silencio:

“El  amor es el  mensajero oculto…  del alma. Pasajera, también oculta…”

Mi cuerpo aterrizó en ti y todas las piezas encajaron… Al fin.

Por eso, y para que hasta el infinito quede constancia,  en este papel de eterno tejido inmaterial, internet, escribo esta “carta dedicada con video”, carta sonora, video dedicado. No será la última. Seré como el pintor que vuelve a retratar a su modelo una y otra vez…  Te enviaré palabras de ternura y una canción… en cada cumpleaños. Un enlace (sitio en la red), nuestro “enlace”,  compartiré con las personas que te quieren y me quieren para dar  bastante menos de lo que tú con una simple  sonrisa me das.

A eme O ere, es la canción que he elegido esta vez para ti.

Tu madre,  María

Como veis, con este “video-dedicado” o carta sonora,  inauguramos BEpop, una empresa sin animo de  lucro, en  sus comienzos, pero que aspira a ser el futuro sustento de la aquí firmante y su “enderredor”.

Con la presentación de esta  sección, Nosolounblog amplia su horizonte y se convierte  ANIDADOR de proyectos que aspiran a dar valor social y sustento a las personas que los impulsan.

Bepop.es es el primer pájaro que anidará en las ramas de vuestro hermoso árbol, pero es mi deseo, y seguro que el vuestro, abrir la puerta para que haya más personas que se puedan cobijar en vuestra filosofía humanitaria y capacidad de difusión  y así solidificar y materializar su sueño…

En mi negocio voy a ofrecer “servicios” relacionados con la música: composición, asesoramiento en grabación, producción musical, gestión de imagen, etc… y, por otro lado, abriremos un apartado a  la posibilidad de regalar “experiencias” musicales.

Los videos dedicados es una “acción” que BEpop infiltra en Nosolounblog para empezar a visibilizarse y consistirá, como habéis visto, en un espacio abierto a todo aquel que desee realizar en voz alta una “declaración de amor”, ya sea  a un amigo, pareja, hijo, un perro, una  casa, una cama…, una ciudad, el pueblo donde naciste, a una persona que necesita palabras de ánimo…

Mail de contacto para las declaraciones: musica@bepop.es

Dar, ofrecer, compartir, expresar, reivindicar, reconocer, gritar a los cuatro vientos que amamos. Poner en marcha nuestro amor, esa es la razón de ser de BEpop en Nosolounblog.

El barco ha quedado botado. Chín, chín!!!!

Cambio de hora…anda que…

30 Octubre, 2012
Cambiamos la hora de nuestros relojes como si con ese movimiento el sol se ajustara el cinturón para salir antes o después, y con ello le pedimos a nuestro cuerpo y a nuestro ritmo que se ajusten al sistema para que “ahorre energía el planeta”. Por más que lo pienso no encuentro lógica a esa decisión, pero como con tantas otras cuestiones no nos queda otra que acatar…aunque quien pague el pato sea nuestro propio equilibrio.
Usamos zapatos en forma de rombo aunque nuestros pies tienen forma de trapecio, modelando así a los pobres para que esteticamente sean más atractivos, y digo yo que si en la planta del pie están los puntos de reflexología esa decisión de “moldear” el pie, también le afectará al resto del organismo, ¡hala! otro precio a pagar (No lo digo yo, hay un libro de Nicola Squicciarino que se llama “El vestido habla” y que lo borda, digo el tema no el vestido).
Estamos inmersos en una cultura cargada de normas implícitas que nos limitan la capacidad de desarrollar nuestro potencial. Y no hablo sólo de las leyes y de las trampas de mercados, mercaderes y políticos, que también: porque a golpe de decreto, contrato sucio y manipulación nos dejan un patio de recreo minúsculo y tratan de convencernos de que es un bosque. Pero en este post hablo más bien de las pequeñas trampas que viajan desde lo politicamente correcto, hasta las imposiciones de la moda, o los “panes y circo” inventados para nublar las posibilidades del ser humano . Eso también es el mal (del que hablaba Nosolodoctor en su post del 28/X/12), un mal que se alimentó primero de una educación que consistía en aprender de memoria conocimientos en lugar de producirlos (me hace gracia porque nos dicen en el cole que hay que aprender comprendiendo…claro que mejor comprendes sólo la perspectiva que te dan, la asimilas, te la tragas y te callas). Y no digo esto para descalificar a los educadores, en absoluto, sino a un sistema capaz de cambiar el modelo educativo cuatro veces en veinte años, en función del color politico de los gobernantes y de lo que les interese hacer en el futuro económico con las criaturas que habitan las aulas.
Un mal que nos etiqueta primero para sentenciarnos después, vanagloriando al sujeto productivo/consumidor/activo/beneficioso ¿Y si no entras en ese lote? Uyyyyyyy…peligro, peligro…y como decía Mayra “hasta aquí puedo leer”…
Hasta ahora he hecho referencia al nivel macro, a las superestructuras, pero ¿y a nivel micro? Como se ha repetido en este blog unas pocas veces “lo que es arriba es abajo”, de modo que los “breves” límites que nos hemos puesto buscando la inclusión social, relacional, laboral o lo que sea…un día nos pasa un facturón que no se puede pagar ni a plazos, porque hemos puesto tantos parches que se nos han quedado vacías las ganas de restaurarnos la vida.
Hemos entrado en aros imprevistos que con el paso del tiempo se vuelven nudos en la garganta, y no, hay un momento en que no le caben más parches… le caben decisiones. Quizá vienen de la mano de una aceptación incondicional de lo que somos y donde estamos; o de un perdón absoluto a los errores cometidos; o quizá la decisión es dejar de remendar y darle puerta a la situación asumiendo los costes y las posibilidades; o bien de abrir una puerta al “niño interior” y preguntarle cómo le gustaría ser de mayor y buscarle el modo de crecer feliz…cada cual elige.
Y de eso se trata de elegir sin que lo hagan por nosotros, de soltar los lastres, de dejar de analizar, para empezar a hacer. En ese hacer hay que tener cuidado con los daños colaterales, está muy bien que crezcamos, pero teniendo en cuenta el ecosistema en que nos movemos: desarrollo sostenible emocional, lo llamaría yo. Eso sí, tenerlo en cuenta no es quedarnos paralizados para que “a nadie le afecte”, no, si nos movemos se mueve el mundo y quizá nuestro movimiento alcance a otros para que muevan ficha a su vez y así creemos una cadena de crecimientos, que empezará con nuestra decisión primera…
Y sí, el primer paso es respirar, respirarte, sentir que la vida está aquí y ahora abierta para tí ¿abierta de qué? De brazos, de piernas, de boca, de ojos, de piel, de mente, de alma… tan abierta como tú decidas…

El comer y el dormir

30 Octubre, 2012

By: Nosoloamma

Todo psiquiatra se encuentra con pacientes  que luchan para mantener el peso o que no pueden dormir. La persona que  padece estos problemas se sienten  desesperadas. Percibe que se halla a merced de fuerzas que actúan sobre ella contra su voluntad. Se siente indefensa frente a su comer compulsivo, y  relaciona su desesperación con ese sentimiento de impotencia. Eso explica por qué le mejora el ánimo cuando empieza una dieta. El hecho de hacer dieta le da sensación de que domina sus impulsos y tiene autodominio.

Lamentablemente, en la mayoría de los casos el esfuerzo se derrumba luego de que se alcanzó la meta. Cuando se bajó de peso, la persona afloja su programa de austeridad y lentamente vuelve a caer en sus viejos hábitos de comida, lo cual a su vez la llevará a otro esfuerzo y otra dieta .

Desde mi regreso del viaje de Argentina, estoy perdiendo peso, y todo los día recibo la misma pregunta: ¿ Qué estás haciendo? ¿ Qué dieta ? podría decir es gracias a la bioenergética en un deseo de ” atraer clientes” pero la verdad es que después de mi propio trabajo personal sentí que el estar con mi madre SANABA una herida de niña y por primera vez a mis 46 años ME ACEPTO A MI MISMA.

Ahora, ¿qué ilusión tiene el insomne? Aunque no se da cuenta, cree qué le puede suceder si se mantiene despierto. Se aferra al estado de conciencia como si fuera su vida. Y de hecho no sucede nada ,es decir , no se duerme. Pero en relación con el dormir, existe otra ilusión : la del somnífero ,  la persona no puede conciliar el sueño si no toma la pastilla. Esa dependencia es también una ilusión que en muchos casos se puede demostrar. Basta con reemplazar la pastilla por un placebo, se duerme igual que si hubiera tomado el somnífero verdadero.

Detrás de toda ilusión tanto en la comida como en el sueño, se esconde un demonio que se disfraza con un manto de razón y tienta a ceder frente a sus deseos inmediatos. ” Vamos- le dice, come el chocolate. Una barrita sola no puede hacerte mal” o bien, ” Esta noche, toma la pastilla,que vas a dormir mejor. Ya mañana no vas a necesitar tomarla” semejante lógica es difícil de contrarrestar . Una barrita de chocolate no hace daño, una píldora no encierra peligro. El demonio dice hablar por el cuerpo, eso desorienta a la persona, puesto que su instinto más profundo es satisfacer los deseos del cuerpo. Pero la voz del “diablo” se origina en los sentimientos reprimidos que se han vuelto perversos. El frustrado deseo infantil del pecho materno no puede satisfacerse con comida no con una píldora. La ilusión de gratificación oral parece satisfacer el comer de más añade a ese acto un elemento compulsivo.

Según los estudios de Reich dice : que existe relación entre el comer de más y la frustración sexual. Por frustración se refiere a la falta de una liberación sexual satisfactoria mediante el orgasmo. Así como la relación lleva a tomar contacto con el propio cuerpo, sin el orgasmo la persona queda en estado de insatisfacción, estado que luego la lleva además a excederse en la comida.

Antes de que se popularizara tanto la costumbre de   hacer dieta, solía decirse que al mirar a una pareja uno se da cuenta de cuándo se habían dejado de tener relaciones sexuales, cuando la mujer engordaba. Hoy en día, gracias a las dietas, es imposible darse cuenta.  Según Reich : si bien no todas las personas que padecen una frustración sexual se exceden en la comida, lo cierto es que todos los que comen compulsiva mente están sexualmente insatisfechos. La persona satisfecha en el plano sexual no sufre esos impulsos neuróticos. La persona que está en contacto con su cuerpo percibe las verdaderas necesidades de su cuerpo y actúa de una manera racional para satisfacerlas y por supuesto estar dispuestos a abrir el corazón.Aceptarse a uno mismo es el principio del cambio con la certeza de que con AMOR podemos superarlo todo.

Conecta con nosotros: nosolodoctorylac@gmail.com

UNA MUJER LLAMADA CABALLO

29 Octubre, 2012

By Wanda (Angel por un día) y Telma (Angel por otro día)

Soy una mujer fuerte…aunque en honor a la verdad, no he tenido más remedio que serlo para salir “ilesa” de la vida que me ha tocado vivir.

No se cuando empezó la adicción de mi padre a las drogas, pero debió ser muy pronto, porque casi no lo recuerdo; mi mente, mi subconsciente, o lo que quiera que sea, ha buscado los mecanismos necesarios para meter bajo la alfombra lo que no quiero recordar, precisamente para protegerme…para poder simple y llanamente SOBREVIVIR.

¡Pero ha sido tanto lo vivido! Me vienen imágenes de bolsitas de hachis y puedo describir con todo lujo de detalles como se preparaban en mi casa. Con apenas 4 años las identificaba con “la cosa blanca” que había en la alacena de la cocina y que mi madre utilizaba para freír el pescado. A medida que fui creciendo, entendí que esa sustancia no freía el pescado, a lo más, achicharraba a quienes la consumían.

Recientemente, me he enterado de más “capítulos” de la vida de mi padre; concretamente del periodo que pasó entre rejas y que a pesar de mis 53 años, me siguen taladrando el alma. Nunca le he preguntado si fue en la cárcel cuando se enganchó al caballo, no hace falta. En el talego, de alguna u otra forma te tienes que anestesiar, porque de lo contrario la realidad te consume y te devora por dentro. En la cárcel también tienen supermercados, pero sólo venden droga. Se trapichea con ella a cambio de una llamada, de un cigarrillo, de una foto, de un parchís, de un libro. Mi padre no hacía trueque, se la inyectaba en vena.

Cuando entró en la cárcel, lo acompaña su fama en el mundo del trapicheo, eso y las puñalás traperas en callejones oscuros a más de un desgraciado que “faltó a su palabra”. No tenía un revólver en el que marcar sus muescas, pero en ese mundo, todos llevan la cuenta. Tampoco entró sólo, mis dos tíos lo esperaban dentro. Y en honor a tan alta fama, “cara cortada”, un tipo que le voló la cabeza de un disparo a unos cuantos, le tenía preparada la mejor “suite” y como regalo de bienvenida, le dio un botijo de droga para que no echara de menos la libertad.

Recuerdo siendo una niña los bis a bis familiares. Estos encuentros eran los mejores, porque durante cuatro horas al mes, nada me separaba de él, podía tocarlo, abrazarlo, sentirlo y ver la cara de mi madre. Lo peor era la visita semanal de los domingos. Esas dos horas se me hacían eternas. En los meses de verano, las respiraciones de un lado y otro de la mampara hacían que el vaho subiera poco a poco, haciéndose dueño de todo, hasta que la niebla borraba de un plumazo a mi padre. Los domingos me limitaba a sonreírle mientras mi madre y hermanos se turnaban para hablar. Mi padre no era ese hombre de mirada sin fondo, mi padre no era ese hombre que cuando el vaho subía, pegaba su oreja a los doce agujeritos de la mampara para podernos escuchar. A veces, cerraba mi ojo derecho para verlo en la distancia, como si no estuviera allí. En varias ocasiones conseguí hacerlo tan pequeño como el hámster que mi abuela me compró cuando se lo llevaron…fantasías de una niña que soñaba con meter a su padre en el bolsillo y salir corriendo sin mirar atrás.

Cuando mi padre salió de la cárcel, estaba completamente enganchado a la heroína y yo estaba enganchada a él. A mis 6 años lo necesitaba, quería recuperar los dos años que estuve sin él.

Hoy, cuando parece que las heridas han cicatrizado, me gustaría contaros como vivió mi padre durante sus años de “cuelgue”, de como la droga jode la vida a quien la consume y a los que tienen a su alrededor…y eso si eres afortunado y no te han abandonado los que te quieren, porque es muy fácil decir que nunca dejarías a un ser querido en la cuneta, pero yo, que lo he vivido desde dentro, entiendo a esas familias que llega un día que les puede la impotencia y se cansan de acompañarlos y de ver cómo se van hundiendo en una vida de miseria, desquicie y paranoia.

No trato de justificar a mi padre, pero en los años 60, apenas existía información. Si, mi padre era un drogadicto, pero me cuenta que se enganchó a la heroína por pura ignorancia y desconocimiento y a día de hoy, después de todo lo pasado, no tiene ningún sentido que me mienta.

Se desenganchó una temporada, pero volvió a caer y como siempre suelen hacer los adictos a las drogas, culpabilizó a su amigo Pepe el “Nieve” de haberle buscado la ruina. El Nieve, le dio cocaína porque según él, era la única forma de desengancharse del caballo. Y la cocaína fue peor, todo era poco para un pozo sin fondo.

Según él “controlaba” porque solo consumía cocaína los fines de semana, luego empezó a consumirla entre semana. Los cocainómanos, según mi padre, se siguen drogando porque piensan que pueden quitarse cuando quieran. Hasta que perdió el control, hasta que le pudo, frase que repite hoy día como si de un mantra se tratase…me pudo, me pudo, me pudo.

Se acuerda mucho de nuestra perra “la chica” y cuando lo hace aprieta los labios, porque en una de sus salidas para buscar droga, la perra se fue con él y en uno de esos antros a los que iba, al husmear, el pobre animal, también se llevó su ración de cocaína. Es un tema tabú, cuando se acuerda de cómo saltaba y aullaba por el efecto de la droga, se desbarata como una marioneta y su llanto no tiene consuelo.

Lo más obsceno, es que hasta en el mundo de las drogas hay jerarquías. En la base de la pirámide, el paria es el que se pincha heroína, después el que se la fuma, el cocainómano que se la fuma, el que la esnifa, el que le da al hachís y por último el que fuma porros.

Mi padre fue menos que un paria, además de la cocaína se hizo adicto al Roinol, que es éxtasis líquido. Te hace perder el control y quedas a merced de lo que quieran hacer contigo y el principal motivo de por qué hay tanta gente enganchada al Roinol es porque no recuerdas qué has hecho o qué ha pasado durante el tiempo que dura su efecto.

La primera vez que escuchamos esa sustancia que tenía nombre de perro, fue cuando ingresaron a mi padre en el hospital por una parálisis que lo mantuvo durante 17 días en coma. Pesaba 45 kilos y medía 1,78. Y es triste, pero es la pura realidad, mi padre recuerda esos 17 días como los mejores días de los años que estuvo enganchado. Cuando despertó, empezó su verdadera y última desintoxicación. En esos días fue terrible ser testigo de su dolor, “el mono” había sacado abono de preferencia y no lo quería dejar de ir. Era angustia vital. Es la primera vez que lo verbalizo, pero hubo una ocasión que estuve tentada de conseguirle aunque fuera, sólo una raya de coca. No soportaba verlo sufrir de esa forma.

Mi padre contaba las horas, los días y los meses que estaba sin tomar drogas. Y paradójicamente lo que más le costó fue desengancharse del puto Roinol, que no deja de ser un paliativo del dolor.

Mi padre no dejó la droga a causa de la parálisis, porque cuando llegas a ese estado todo te da igual. Mi padre superó su adicción cuando conscientemente eligió que no quería ese tipo de vida ni para él ni para su familia.

Para poder salir, cambió de “ecosistema”, se alejó de los sitios a los que solía ir y no atendió ni a las llamadas ni a los “recaos” de los que decían que eran sus amigos. A uno de ellos, lo secuestraron para robarle porque era de “buena familia” y mientras estaba encapuchado le contó a mi padre que literalmente se cagó y orinó en los pantalones porque no paraba de escuchar y siempre la misma voz, “vamos a matarlo y a quitar a este tío de en medio”.

También lo hizo por nosotros, por la familia y se lamenta de que no hayamos tenido infancia, porque nunca hemos sido niños, nacimos siendo adultos.

Durante la adolescencia de mis hijos, cada noche, y sin fallar una sola, llamaba a casa para hablar con sus nietos, para que le contasen lo que habían hecho durante el día. Nunca lo hemos hablado, pero se que era su forma de controlarlos y siempre la misma despedida: “que descanses mi niño y ya sabes, cuando haya algo que no te cuadre, lo que sea, me lo cuentas. Te quiero, dale un beso a tu madre de mi parte”.

Yo también soy adicta y lo soy al cariño, al amor, al afecto. Lo demando, lo necesito y en esa ansia por tenerlo lo ahuyento. Esa es mi droga y cuando no lo consigo, o desaparece, o simplemente se va porque le tocaba irse, me entra el mono y no me ingresan en el hospital durante 17 días, pero puedo pasar largas temporadas actuando por inercia y moviéndome por impulsos.

Y en el amor también hay jerarquías, la mujer que se deja maltratar físicamente por no perderlo, la que sufre maltrato psicológico por mantenerlo, las humillaciones que te quitan tu dignidad, los insultos, la falta de respeto, la desgana, la desidia, la rutina…la costumbre.

Durante mis últimos años, la pareja que tenía era mi droga. Pensaba que era por fin puro y verdadero amor. Cambié mi vida, volqué el mundo y me lo puse por montera. Había cosas que no me cuadraban, pero no quería ver y mucho menos analizarlas o cuestionármelas. Cuando me dejó, la que se volcó, pero boca abajo, fui yo. Me quedé vacía, desapareció mi autoestima, cavé mi propio zulo imaginario, quería pasar en él mis 17 días de coma. Yo también tenía derecho a dejarme ir, a abandonarme, no tenía ganas ni de vivir.

Si miro atrás no me reconozco. Esta vez no era mi padre, era yo la que se difuminaba en la niebla, la que se hacía pequeña y la que se perdía en la distancia. HOY SE LO QUE ES EL AMOR Y COMO PASA SIEMPRE, CUANDO LO TIENES TE DAS CUENTA DE QUE ANTES NO LO TENÍAS. No le reprocho nada a quien me hizo cambiar mi vida y a quien todo se lo entregué, porque gracias a él, me he desenganchado, he dejado de ser una adicta al amor. El tiempo ha sido mi Roinol, mi paliativo del dolor. Empecé a reconstruirme desde los cimientos, desde la tierra, echando raíces y en esa reconstrucción he tenido el apoyo de mis padres y hermanos y han sido ellos los que me han quitado la venda de los ojos, porque como adicta que era, me hacía daño a mi misma, a ellos y también a mis amigos, a mis hijos, a mi gente.

La historia se volvía a repetir. Mi padre salió y yo también. Y como a mi padre, también me costó salir, porque durante los últimos diez años, no sabía ni siquiera por qué existía, me consideraba que había sido fruto del azar, no sabía cuál era el propósito de mi vida. Tenía de todo, pero no tenía nada porque no lo sentía mío. Había conseguido todas las metas que en su día me propuse, como si de un sprint se tratase, me casé, tuve a mis hijos, conseguí ascender en el trabajo y así transcurrían mis días.

Me, enamoré de un sueño, de una ilusión, de un hogar, pero no había amor. Me divorcié para buscar el amor verdadero y cuando creí que lo había encontrado, me olvidé de vivir.

Mi padre lo hizo mejor que yo, cambió de ecosistema y cambió conscientemente su interior. Yo sólo me cambié de casa y de entorno, pero no cambié mi YO, mi interior.

De nada sirve huir, ni cambiar de vida, ni de país ni de trabajo, porque lo que tengamos que cambiar, lo llevamos dentro de nosotros mismos. Me ha costado dejar de fustigarme, dejar de salir huyendo, llegando siempre extenuada a ningún lugar. Y paradójicamente no hubo un cambio drástico, me empecé a querer y a respetarme a mi misma y todo mansamente salió. He cambiado la intención de las cosas que hago, ahora sé porque las hago precisamente de una forma y no de otra.

Aprendí a decir no y a no malgastar mi tiempo con personas que sólo buscan el mal ajeno para hacer escarnio del primero que pase. Aprendí a distinguir el trabajo de lo que era mi vida personal y cada día, gracias a este nosolounblog, me encuentro con gente de verdad, que se preocupan por mi por lo que soy y me quieren por lo que libremente lanzo al aire, sin cortapisas, sin máscaras y sin camuflaje. Que curioso, diez años intentando que me quisieran, saliendo a escena sin el más mínimo error, tanto en mi vida personal como en el trabajo y sin pretenderlo, la vida me pone en el camino este espacio, donde me consta que se me quiere por lo que siento y soy y no por lo que aparento ser.

Y este despertar también os lo debo a todos vosotros, si, a vosotros, porque aunque no os lo creáis y lo digo con el corazón en la mano -y yo de corazones fuera de su sitio natural, tengo el master hecho- os considero parte de mi familia y os quiero a todos y cada uno. A los que me habéis dado apoyo ya sea con la entrada del día, con una llamada, con un email o con un sms. GRACIAS. Y a usted, nosolodoctor, POR SIEMPRE GRACIAS.

MATEOS 5, 39 : EL EXPERIMENTO DE LA CARCEL DE STANDFORD

28 Octubre, 2012

By: Nosolodoctor

Estoy últimamente con dos libros de cabecera. bueno con tres; uno de llama “soltando lastre”; el arte de vivir ligeros de equipaje de Ron Smothernon. El otro se llama “Encuentro con la Sombra” que es un compendio de varios artículos sobre la sombra escrito por lo mas selecto de la la literatura Jungniana y por el propio Jung. El tercero, el que un servidor está tratando de terminar y que servirá de base teórica para un próximo Taller Vivencial.  El primero de los libros que he nombrado, en su pagina 162 tiene un capitulo titulado” “El Mal desde su origen”. ¿No os habéis preocupado nunca por intentar definir el “mal” ? (ya se que hay gente “muy lista y evolucionada que piensa que el mal no existe pero demagogia e ignorancia aparte; puede que sea como lo “opuesto al bien” lo cual me deja “frío”. En una clase  de Cabalah intenté definirlo como todo lo que se opone a que consigamos la conquista del pan de la vergüenza; es decir, todo aquello que bloquea el flujo del tiempo; todo aquello que resulta ser inútil porque no aportaba nada podría considerarse el “mal”. Esta definición sin embargo tiene  muchos puntos débiles por donde ser atacada. Los místicos sostienen que el mal es una fuerza; una resistencia al flujo de la vida.  Es curioso como para nuestra mente el mal siempre está “fuera” de nosotros. La mente define el mal como cualquier cosa que se haga,  que se salga de lo que la mente cree que es acertado, pero eso es también muy relativo. Me gusta más esta: El mal es la traición a la vida haciendo que nos equivoquemos y otros se equivoquen y se alejen de conseguir su propósito en la vida y por tanto conseguir su pan de la vergüenza. El mal seria, en palabras modernas de nuestra jerga, el “anti-coach”;  un Coach para equivocarnos. Cuando estamos creativos y acertados, tomamos consciencia de que no somos distintos a los demás y tenemos sentimientos de unidad respecto al todo y sentimos deseos de ayudarles y ser solidarios y sentimos amor y solidaridad y somos humildes. Cuando nuestra mente se nubla porque la sombra aparece — nuestra propia sombra –; nos sentimos distintos al resto (mejores o peores); y por tanto altivos o resentidos; dejamos de estar satisfechos con nosotros mismos; perdemos la creatividad. El mal, por tanto, consiste en la distorsión de los hechos, la corrupción de los sentimientos, adulterar la pureza y entonces nuestro pensamiento en vez de expandirse se restringe y los sentimientos que expresamos se hacen mediante el odio, la crueldad y el terror. En términos energéticos podríamos decir que el mal  es un enlentecimiento del flujo de vida; del flujo energético; del Prana; del Ki; una especie de condensación de la energía; de lo sutil y nos volvemos espesos, bloqueados, atados, inmovilizados etc…, eso es el “mal”. Lo contrario es estar alegres; livianos; expansivos; vibrantes y pletóricos de energía. Cuantro estamos enlentecidos, densos, bloqueados, todo movimiento se bloquea; todo cesa; nada fluye y todo pierde su importancia, incluso la razón de “existir”. El mal es la antivida. La vida por su parte es una fuerza dinámica y pulsatil. El mal solo existe donde hay “resistencia” a la vida. La resistencia seria pues en palabras de Joh Pierrakos un discípulo de W. Reich y fundador junto a Alexander Lowen de la terapia Bioenergetica,  la manifestación de lo que llamamos “mal”. Y sería esa  distorsión de la energía y de la conciencia lo que originaria el mal. Cuando la consciencia es negativa  la persona se resiste a la verdad. Un hombre que se sienta herido por su esposa por ejemplo puede elegir entre abrirse al amor y otorgar el perdón o resistirse al amor que una vez sintió por ella; bloquear el flujo de amor y generar sentimientos negativos y destructivos hacia ella. Puede elegir en expandirse y abrazarla o retraerse y estar a la defensiva viviendola y sintiéndola como algo hostil que le amenaza. El vídeo que les ponemos en esta entrada relata el  experimento  que realizó Philip Zimbardo después del cual escribió un extraordinario libro llamado “El Efecto Lucifer” y se lo recomiendo a todos aquellos que piensan que los buenos somos nosotros y los malos son los otros  y es que el bien y el mal están dentro de nosotros y depende del entorno. Si estás rodeado de malas personas no puedes pensar que son todos malos salvo tú.  Quizás ahora se entiende la frase “todos lo hacen…”  y aquella frase de Jesús en Mateos 5, 39: “No os resistáis al mal”. La explicación es esta: la propia resistencia es el mal y supone que estás en contacto con el mal y si convives con el, aunque te resistas, serás abducido por él. Por el contrario lo que debes de hacer es darle la espalda y salir de su esfera de influencia. Escuchen el video que muestra a Eduardo Punset entrevistando a Philip Zimbardo. Da mucho que pensar….

Experimenta aquí: nosolodoctorylac@gmail.com

QUIERO CONOCERTE

27 Octubre, 2012

By: Teón

Habíais hablado en un entrada anterior  sobre el significado de DAR según Fromm y lo que suponía amar desde el punto de vista de la madurez. y hacíamos nuestras las palabras de Marx: “ Si amamos sin producir amor, es decir, si nuestro amor como tal no produce amor, si por medio de una expresión de vida como personas que amamos, no nos convertimos en personas amadas, entonces nuestro amor es impotente, es una desgracia». Pero, además del elemento de dar, el carácter activo del amor se vuelve evidente en el hecho de que implica otros elementos básicos, comunes a todas las formas del amor y que son: el cuidado, la responsabilidad, el respeto y el conocimiento.

Como señala Erich Fromm el hecho de que el amor implica cuidado es especialmente evidente en el amor de una madre por su hijo. Ninguna declaración de amor por su parte nos parecería sincera si viéramos que descuida al niño, si deja de alimentarlo, de bañarlo, de proporcionarle bienestar físico; y creemos en su amor si vemos que cuida al niño. Lo mismo ocurre incluso con el amor a los animales y las flores. Como contabais en la entrada “me quedare contigo”  ME QUEDARÉ CONTIGO » NOSOLOUNBLOG si una mujer nos dijera que ama las flores, y viéramos que se olvida de regarlas, no creeríamos en su «amor» por las flores. Es decir; el amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Cuando falta tal preocupación activa, no hay amor.  La  responsabilidad podría  degenerar  fácilmente  en  dominación  y posesividad, si no fuera por un tercer componente del amor, que es el respeto. Respeto no significa temor y sumisa reverencia; denota, de acuerdo con la raíz de la palabra (respicere = mirar), la capacidad de ver a una persona tal cual es, tener conciencia de su individualidad única. Respetar significa preocuparse porque la otra persona crezca y se desarrolle tal como es. Es el “Namasté” hinduista. De ese modo, el  respeto implica la ausencia de explotación o servilismo. Quiero que la persona amada crezca y se desarrolle por sí misma, en la forma que les es propia, y no para servirme. Si amo a la otra persona, me siento uno con ella, pero con ella tal cual es, no como yo necesito que sea, como un objeto para mi uso. Y este respeto sólo es posible si previamente  yo he alcanzado independencia y/o autonomía afectiva; si puedo caminar sin muletas, sin tener que dominar ni explotar a nadie.  El respeto sólo existe sobre la base de la libertad: l’amour est l’enfant de la liberté», dice una vieja canción francesa; el amor es hijo de la libertad, nunca de la dominación.

Respetar a una persona sin conocerla, no es posible; el cuidado y la responsabilidad serían ciegos si no los guiara el conocimiento. El conocimiento sería  vacío  si  no  lo  motivara  la  preocupación. Hay muchos niveles de conocimiento; el que constituye un aspecto del amor no se detiene en la periferia, sino que penetra hasta el meollo. Sólo es posible cuando puedo trascender la preocupación por mí mismo y ver a la otra persona en sus propios términos. Puedo saber, por ejemplo, que una persona está encolerizada, aunque no lo demuestre abiertamente; pero  puedo llegar  a conocerla más profundamente aún; sé entonces que está angustiada, e inquieta; que se siente sola, que se siente culpable. Sé entonces que su cólera no es más que la manifestación de algo más profundo, y la veo angustiada e inquieta, es decir, como una persona que sufre y no como una persona enojada.

Pero el conocimiento tiene otra relación, más fundamental, con el problema del amor. La necesidad básica de fundirse con otra persona para trascender de ese modo la prisión de la propia separatidad se vincula, de modo íntimo, con otro deseo específicamente humano, el de conocer el «secreto del hombre». Si bien la vida en sus aspectos meramente biológicos es un milagro y un secreto, el hombre, en sus aspectos humanos, es un impenetrable secreto para sí mismo -y para sus semejantes-. Nos conocemos y, a pesar de todos los esfuerzos que podamos realizar, no nos conocemos. Conocemos a nuestros semejantes y, sin embargo, no los conocemos, porque no somos una cosa, y tampoco lo son nuestros semejantes. Cuanto más avanzamos hacia las profundidades de nuestro ser, o el ser de los otros, más nos elude la meta del conocimiento. Sin embargo, no podemos dejar de sentir el deseo de penetrar en el secreto del alma humana, en el núcleo más profundo que es «él».

Hay una manera, una manera desesperada, de conocer el secreto: es el poder absoluto sobre otra persona; el poder que le hace hacer lo que queremos, sentir lo que queremos, pensar lo que queremos; que la transforma en una cosa, nuestra cosa, nuestra posesión. El grado más intenso de ese intento de conocer consiste en los extremos del sadismo, el deseo y la habilidad de hacer sufrir a un ser humano, de torturarlo, de obligarlo a traicionar su secreto en su sufrimiento. En ese anhelo de penetrar en el secreto del hombre, y por lo tanto, en el nuestro, reside una motivación esencial de la profundidad y la intensidad de la crueldad y la destructividad.  Isaac Babel ha expresado tal idea en una forma muy sucinta. Recuerda a un oficial compañero suyo en la guerra civil rusa, quien acababa de matar a puntapiés a su ex-amo: «Con un disparo -digamos así-, con un disparo, uno sólo, se libra uno de un tipo… Con un disparo nunca se llega al alma, a dónde está en el tipo y cómo se presenta. Pero yo no ahorro fuerzas, y más de una vez he pisoteado a un tipo durante más de una hora. Sabes, quiero llegar a saber qué es realmente la vida, cómo es la vida» .  Es frecuente que los niños tomen abiertamente ese camino hacia el conocimiento. El niño desarma algo, lo deshace para conocerlo; o destroza un juguete o un animal; cruelmente arranca las alas de una mariposa para  conocerla,  para  obligarla  a  revelar  su  secreto.  La  crueldad misma está motivada por algo más profundo: el deseo de conocer el secreto de las cosas y de la vida.

Otro camino para conocer «el secreto» es el amor. El amor es la penetración activa en la otra persona, en la que la unión satisface mi deseo de conocer. En el acto de fusión, te conozco, me conozco a mí mismo, conozco a todos -y no «conozco» nada-. Conozco de la única manera en que el conocimiento de lo que está vivo le  es  posible al  hombre -por la  experiencia de la  unión- no mediante algún conocimiento  proporcionado     por      nuestro pensamiento. El sadismo está motivado por el deseo de conocer el secreto, y, sin embargo, permanezco tan ignorante como antes. He destrozado completamente al otro ser, y, sin embargo, no he hecho más que separarlo en pedazos. El amor es la única forma de conocimiento, que, en el acto de unión, satisface mi búsqueda. En el acto  de  amar,  de  entregarse, en  el  acto  de  penetrar  en  la  otra persona, me encuentro a mí mismo, me descubro, nos descubro a ambos, descubro al hombre. El anhelo de conocernos a nosotros mismos y de conocer a nuestros semejantes fue expresado en el lema délfico: «Conócete a ti mismo.» Tal es la fuente primordial de toda psicología. Pero puesto que deseamos conocer todo el hombre, su más profundo secreto, el conocimiento corriente, el que procede sólo del pensamiento, nunca puede satisfacer dicho deseo. Aunque llegáramos a conocernos muchísimo más, nunca alcanzaríamos el fondo. Seguiríamos siendo un enigma para nosotros mismos, y nuestros  semejantes  seguirían  siéndolo  para  nosotros.  La  única forma de alcanzar el conocimiento total consiste en el acto de amar: ese acto trasciende el pensamiento, trasciende las palabras. Es una zambullida temeraria en la experiencia de la unión. Sin embargo, el conocimiento del pensamiento, es decir, el conocimiento psicológico, es una condición necesaria para el pleno conocimiento en el acto de amar. Tengo que conocer a la otra persona y a mí mismo objetivamente, para poder ver su realidad, o, más bien, para dejar de lado las ilusiones,  mi    imagen  irracionalmente deformada de ella.

Sólo conociendo objetivamente a un ser humano, puedo conocerlo en su esencia última, en el acto de amar. Y a veces ese “conocer” lo que hay “rascando” la superficialidad del otro; decepciona o asusta. Y es que el hecho de afirmar que solo conociendo a alguien en su esencia ultima podemos saber si es “carne” o “pescado”; “ave” o “pez” o “alguien igual que tú” implica una consecuencia importante para el papel de la psicología en la cultura occidental   contemporánea pues hemos descubierto que tanto “conocimiento externo” (sobre la ropa, el gusto; aficiones; su intelecto, su perfil de facebook, bla bla bla…)  como el que gozamos en el siglo XXI nos ha llevado paradójicamente  a descubrir la enorme falta de amor que existe en las relaciones humanas actuales y como hemos caído en la trampa de que el conocimiento “del saber” cosas superfluas ; el conocimiento de la “psique” haya ido  conviértendose poquito a poco en un sustituto del conocimiento pleno de la esencia del acto de amar, en lugar de ser un puente para llegar a él. . la letra de este reggaeton cuenta precisamente este tipo de “sorpresas” . Venga Video !

Déjanos conocerte: nosolodoctorylac@gmail.com

PROHIBIDO RENDIRSE

26 Octubre, 2012

Por: Charly

♪ ♪ ♫ ♫ ,haaaaaaaaaaaaaa aas shlaooom! ouuu uuhh chalee uuh Shaloooom!! uchaleeee oohhoh kaneeee!! ohh shalem!! oohh ehhhhhh suku racaree uucareee !!!  ooohhhh ohhh sukurigate usukurigatee!!!! ♪ ♫ ♪ ♫

Leí hace un mes el post de Oráculo y Nosolodoctor sobre el objetivo de cualquier miembro de la NBA de aspirar a tener nosolo una mente brillante sino un corazón generoso. Sin embargo ya sabemos que eso no está al alcance de casi nadie. A veces nuestras mentes están confundidas  y  el corazón roto y en estas circunstancias es muy difícil tener la certeza de que mañana encontraremos el “tesoro” de la verdad; porque en la NBA lo que buscamos es la verdad.  Y no podemos rendirnos ni bajar los brazos si un día, o dos o tres días seguidos no encontramos ni la linterna para caminar por la semioscuridad que constituye nuestro mundo, nuestra era,  internet, nosotros mismos con nuestras luces y sombras… Para mi resilencia es no rendirse. Aquí esta prohibido rendirse y a partir de los próximos meses mas aún.

¿Que tu cónyuge no te hace caso ? esta pactado en tu contrato prenatal

¿ Que la presión en tu trabajo es asfixiante ? estaba pactado en tu contrato prenatal

¿ Que te sientes como un pulpo en un garaje ? ídem

¿ Que se ríen de ti ? ni te contesto…….

No rendirse significa no dejarse abatir por la lucha constante que supone mantener tu estilo de vida, seguir de pie aunque estemos heridos y continuar hasta doblegar aquello que nos aflige en el momento de la tentación de bajar los brazos y decir..”bah! total que mas da”; …. eso es rendirse. Así que Obras son amores, no las palabras. Los hechos, las acciones de cada día son la muestra de tu paso por este mundo. Así que hoy quiero hacer alguna acción que evite que quizás hoy o mañana te rindas…. a ver, dejame que piense… si;  ya se:

Déjame que te aplauda hoy a ti por estar un día mas “de pie”. así que plas, plas, plas...

David Añamuro nos ha preparado un video revelador sobre la actitud de lo que aquí llamamos “audacia divina” (os acordáis de ese post del rey David y Goliat?). David Añamuro lo ha escenificado perfectamente y le ha dado ademas un sonido mántrico que nos suena a futuro. Esto es lo que va a regir 2013. No lo olviden: nada que no pase por la solidaridad y el trabajo grupal prosperará. Venga ese mantra  ♪ ♪ ♫ ♫ ,haaaaaaaaaaaaaa aas shlaooom! ouuu uuhh chalee uuh shaloooom!! uchaleeee oohhoh kaneeee!! ohh shalem!! oohh ehhhhhh suku racaree uucareee !!!  ooohhhh ohhh sukurigate usukurigatee!!!! ♪ ♫ ♪ ♫

No te rindas: nosolodoctorylac@gmail.com

NOSOLOUNPARTO

25 Octubre, 2012

By:; Angel VII

A falta de unos veinte días para ser mamá, como podréis imaginar no se me ocurre otra cosa acerca de lo que escribir que de este “estado de gran transición” en el que me encuentro.

No puedo negar que llevo un embarazo PLENO. Y lo pongo en mayúsculas, porque es precisamente así como me he sentido a lo largo de estos 8 meses y pico que llevo embarazada: llena, completa, rebosante y acompañada por mi bebé que va creciendo a un ritmo perfecto dentro de mí. Esto no significa que no haya tenido momentos de bajón, “salpicones emocionales y hormonales” y todo eso, pero al mirar atrás, lo que hay es plenitud.

Ahora bien, me llama la atención cómo se mueve alrededor mío el asunto de la maternidad. Es un resultado claro de la sociedad en la que vivimos: un exceso de información y de intervención que se justifica con el miedo. Y digo miedo, porque es así:

La planificación maternal a lo largo del embarazo se convierte en un continuo ir y venir a centros de salud y hospitales para hacerte un millón de pruebas para poder anticipar el problema, para controlar que no pase nada, para anticipar dificultades…. Y de paso, como a los miedosos les da por defenderse, te pasamos un montón de trastornos que debes leer para empaparte de que si a tu bebé le pasa algo de eso, nosotros no tenemos la responsabilidad!. En serio os digo, que no podía imaginar la cantidad de problemas que se podía desarrollar  en el desarrollo fetal.  Ahora sí que lo sé…soy casi una experta…casi por obligación. Bien…pues pongámonos aquí trascendentales. ¿Qué pasa entonces con nuestra archiconocida “Ley de la Atracción” donde continuamente estamos proyectando en la realidad lo que nuestra mente fabrica?. La verdad es que no le podemos pedir al sistema sanitario que se hagan adictos de este blog, ni que se lean todos los libros publicados de física cuántica, ni que emprendan un proceso de búsqueda personal y transpersonal….con lo cual lo único que me queda es darme cuenta de que la que se tiene que quedar viendo el toro desde la barrera soy yo. Se me ocurre una figura para representar la actitud que he pretendido tener todos estos meses ante el bombardeo de consejos, pruebas, folletos y controles que te enredan en el círculo del miedo… Y es una gran bola azul que me rodeaba dejando pasar lo nutritivo y filtrando lo que no hacía falta….justo como la placenta que filtra lo que mi bebé está consumiendo de mí… Quedarme con lo que alimenta del sistema y observando desde fuera lo que no quiero que se “permeabilice”.

Me voy a dar a luz a un pequeño hospital en la ciudad donde me crié y donde mi madre trabaja. Os diré qué me alimenta de esta decisión ya tomada. A cada paso que voy dando por allí, los saludos y las caras conocidas me agradan…es como volver a una parte de tu casa. Al pasar por ciertos lugares cuando he ido a lo largo de estos meses a  los numerosos  “controles de preñez”, me quedo mirando el fondo de una sala de espera donde se ponían los Reyes Magos cuando yo era pequeña y me daban regalos….es el mejor recuerdo que tengo de allí….o cuando mi padre nos llevaba a ver a mi madre los días que tenía guardia y desayunábamos o merendábamos con ella…

Contaré con los medios médicos para el parto por si hacen falta, pero iré segura de que lo que quiero es ayudar a mi bebé a nacer de forma consciente. y para ello sé que tengo que afrontar una relación cara a cara con el miedo para poder convertir la llegada de mi niño en lo más natural que pueda conseguir: sé que el dolor vendrá a  tocar a mi puerta y sólo tendré que alzar un dedo para que me “medio duerman” o me “aceleren la llegada”, o me abran en canal,  pero sé también que está dentro de mí que pueda recibir ese dolor con la cordialidad, paciencia y acogida que se recibe a un huésped, que sabes que tarde o temprano se irá de tu casa. Mientras más desee que no esté conmigo más pesado se pondrá y no habrá ningún momento de disfrute y será ahí cuando lleguen los problemas. Siento que tengo un papel muy importante en que todo ocurra sin complicaciones. Sé que tengo toda la fuerza femenina a mi favor y no sólo la mía, sino la de todas las mujeres que han pasado por ahí...  Así que la postura corporal  que se me viene para ese momento, además de la obviedad de las piernas abiertas, es tener también abiertos los brazos y el alma a lo que venga para poder finalmente culminar lo que se me imagina como el momento más importante de mi vida: el instante que mi hijo se coloque encima de mi pecho y pueda verle la cara a este nuevo ser….que aunque sé que ha estado dentro de mí nueve meses, no me pertenece a mí, sino al mundo….y que estamos aquí para ayudarle a encontrar su propio camino y su propio destino. Aún así, el amor más puro y más enorme ya lo estoy sintiendo dentro de mí.

Te escuchamos: nosolodoctorylac@gmail.com

Felicidad No Tangible (Un post con propuesta)

24 Octubre, 2012

Por: Nuberosa, Nosolodoctor & La Pimpinela Escarlata

Te pasas la vida buscando la felicidad como si fuera un objeto…

Ves a tu alrededor parejas enamoradas…

gente que parece tener todo lo que tú deseas…

e inventas de todo para “ser feliz”,

hasta caer extenuado sin saber que más puedes hacer.

Pero puede que cansado tras tanta derrota, te pares a respirar… a observar el mundo a tu alrededor sin esperar nada… te dices… pues no es para mí, así que sencillamente viviré y no perderé ni un segundo más en conseguir algo que sólo parece destinado a los demás.

Te propones disfrutar de cada momento que te llegue y, si es malo, intentas superarlo aprendiendo lo que se pueda sacar de positivo de cada situación… te dices… no seré feliz pero… al menos tengo todas estas capacidades para poder serlo:


Dejas acercarse a las personas que van apareciendo en tu vida, y sin darte cuenta… Un día te encuentras conversando con alguien casi desconocido que transmite vida y entusiasmo… te cuenta que está regalando muebles y quitando de su casa todo lo que no le gusta porque quiere que sea su hogar…

Y notas como se te ilumina la mirada, porque… como un pensamiento fugaz, te reconoces en la emoción de sus palabras… esa alegría auténtica que ves en alguien ajeno es la que tú llevas sintiendo desde hace tiempo… esa luz en su mirada que parece brotar de dentro, es la que se refleja en tu espejo cada mañana cuando, a pesar de los problemas diarios, al despertar, dices… este va a ser un magnifico día…

Y esa sonrisa que ilumina su rostro te hace darte cuenta de que ahora a ti cualquier cosa te hace sonreír… ¿entonces?… ¿no es eso que sientes algo parecido a la felicidad?


Creías verla en los demás y te hiciste un dibujo de cómo era… sólo hizo falta romper esa imagen, y la felicidad,  la tuya, apareció en ti… en lo que ya te rodea… en lo que eres… en lo que valoras de verdad.

Puede que en el empeño por ser feliz estemos dejando escapar la felicidad que ya está a nuestro lado…

Puede que la felicidad pase por nuestra vida y nos la perdamos porque no es tal como la esperábamos…

Puede que no parezca algo malo ser como alguien a quien admiras o querer su casa su status su fama o… su pareja pero si ese sentimiento de  envidia “sana” no se canaliza adecuadamente puede echar raíces y crecer en tu psique y en tu corazón hacia todo tipo de de comportamientos autodestructivos en un intento de volvernos más como aquellos a quienes idolatramos: desde cirugías plásticas hasta trastornos alimenticios o sentimientos o complejos de incapacidad o de inferioridad de no ser lo suficientemente buenos.

Hay días en que es necesario recordarnos a nosotros mismos que la felicidad  no es tangible y por ende nunca se encontrará en cosas materiales.Y que no sólo es una aspiración legítima sino tu derecho de nacimiento. No  es más que estar en armonía con tu entorno. Acércate a la felicidad apreciando y valorando todo lo que eres y todo lo que tienes. Que quizás no sea mucho pero seguro que no es poco.

Desde nuestra pequeña isla de búsqueda y mantenimiento de todo lo que es bueno, Nuberosa, Nosolodoctor & La Pimpinela quisieran invitarte a tomar un trozo de papel y un lápiz donde apuntarás 2 o 3 cosas (o un montón) que te harían feliz en el día de hoy o que ya hayan ocurrido o contribuído a tu felicidad. Al final del día, compártelas de nuevo en tus comentarios en el blog y llenémoslo entre todos de colores, sensaciones y experiencias de camino…

Que tengas una muy buena jornada… nos vemos al final del día.

Prueba con nosotros: nosolodoctorylac@gmail.com

OTRO MODO DE VIVIR

23 Octubre, 2012

Nosoloamma y dos ángeles más 🙂

Si queremos llegar a un contacto mínimo con el centro de nuestro Ser tenemos que cambiar algunas cosas en nuestra manera de vivir.

Lo primero es reconocer nuestra búsqueda constante de estímulos y, viendo  los inconvenientes  de ello, reducir  su cantidad .

Luego conviene que tratemos de relacionarnos con todo lo que nos aporte algo. Nuestra mente  también necesita alimento, de ahí que sea muy conveniente  habituarse a lecturas que nos inspiren y nos hagan entrar en estado de quietud y bienestar.

Para completar nuestra preparación debemos observar la ética de nuestra conducta de modo que es conveniente que vigilemos que nuestras acciones no causen  ningún daño ni a los demás ni al entorno .

Lo importante es conseguir erradicar de nuestro interior la intención de dañar a alguien. Finalmente , como complemento valiosísimo, si  queremos acelerar el proceso podemos echar mano al AMOR.

Una vez que hemos reunidos todas estas condiciones externas comenzamos a notar el inicio de un proceso de transformación interior.

Ahora es cuando podemos empezar a plantearnos buscar el SILENCIO. El silencio que permita que emerja nuestra naturaleza esencial.

Sin esta preparación no sirve de nada intentar un trabajo más profundo. El siguiente paso , no se consigue a fuerza de voluntad , sino de destreza.

Para llegar a dejar la mente en calma necesitamos atención, y para esto es preciso contrarrestar los obstáculos que la impiden.

Asimismo , precisamos desarrollar las cualidades que la favorecen.

No se trata de cambiar, sino de quitar lo que sobra en la mente.

Como quitar a la madera lo que le impide ser una hermosa talla.

Para ello es imprescindible conocer nuestra mente mejor y mejor hasta entender con detalle cómo nosotros mismos nos estamos creando la trampa.

Una vez descubierto esto podremos controlarlo; sólo entonces  nos sentiremos más serenos y recibiremos la vida con más alegría.

El mundo dejará de ser un lugar con el que pelearse y empezaremos a verlo como un espacio en el que tener la EXPERIENCIA DE VIVIR.

Dedico esta canción a tod@s  las personas que están en estos momentos en la “uvi emocional”

Canta, baila, ríe … pero por favor no dejes de soñar.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.