Archivado en 25 junio 2015

43.Anhelos

25 junio, 2015

(De 50 sombras de enGREYdos)

Los deseos solo tienen un objetivo: cumplirse. De hecho el Hombre es en sí mismo un deseo incumplido que solo anhela, y corre detrás de muchas cosas…

Los anhelos son el combustible que mueve la vida humana. La motivación es anhelo. Aquel que se queda sin anhelo se extingue como una estrella en implosión, tan densa y oscura que en un embudo insondable de vacío, absorbe toda la luz del lugar donde se halle para volver a nacer como deseo en otra dimensión.

El anhelo más vigoroso de todos los que tenemos dentro de la dualidad es el deseo sexual, un anhelo que puede apagar el resto de los anhelos, y llevar por tanto a la muerte si no se acompaña de un vínculo espiritual…

El ejercicio para esta semana que ayude a disipar esta 43 ava sombra consiste en centrarte en tu pareja y clarificar si  tu cuerpo es lo único que descansa sobre tu pareja o por el contrario tu espíritu l@ nutre….

Nosolonavegante, estaremos de vuelta la próxima semana.

Tomates verdes fritos

18 junio, 2015

By Ali Mac Bil

El secreto de la vida lo cocinas tú,

según la receta que prepares…

Siguiendo con los ya ceremoniales encuentros de la “La Klave”, en el pasado mes de Abril le dimos paso a la película Tomates Verdes Fritos.

Sin duda fue una reunión muy singular; cada una del grupo con su ingrediente esencial y con la ilusión de aportar, investigar y sacar nuestra propia “receta” del secreto de la vida.

Ante mi observé una extraordinaria convención donde participaron chef de cocina tradicional (con esas valiosas recetas que se pasan de generación en generación), jóvenes e innovadoras chef aportando recetas revolucionarias y arriesgadas; y, como no, chef de alta cocina (ya habían conseguido, al menos, una estrella Michelín).

Todas ellas complementos vitales para elaborar una creación auténtica, real y verdadera. Urdiendo recetas reveladoras y sanadoras para el alma con unos ingredientes esenciales.

El AMOR como materia prima de todo plato que se precie; se habla constantemente del amor… pero ¿realmente se hace un buen uso de él?

Es posible que el detalle que se nos escapa es el de concebir el amor en su amplio espectro, no podemos quedarnos en el concepto de las películas romanticonas o novela rosa. Hay que ir más allá de los límites terrenales y hablar de un amor y entrega incondicional sin esperar nada a cambio, sin desear el recibir… con expectativas cero.

La libertad de amar sin que nos provoque costes, sin que nos sintamos obligados a… amando a la humanidad, la vida, los defectos y virtudes, la naturaleza… como nos muestra Idgy en su libre expresión y comportamiento.

Y, como condición “sine qua non”, permitirnos la libertad de amarnos a nosotros mismos; aceptarnos, abrazarnos, mimarnos, buscar momentos de intimidad y decirnos con un susurro profundo… “te amo”. Acto imprescindible ya que somos lo que proyectamos, y si no somos capaces (y valientes) de amarnos a nosotros mismos, ¿cómo vamos a amar todo lo demás?.

“EL AMOR MÁS GRANDE”

Yo creo que los niños son nuestro futuro,
enséñales bien y déjales seguir su camino.
Muéstrales toda la belelza que tienen dentro de ellos,
dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil.
Deja que las risas de los niños
nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Todo el mundo está buscando un héroe,
la gente necesita a quién admirar.
Yo nunca encontré a uno
que llenara mis necesidades.
Era un lugar solitario,
así que aprendí a depender sólo de mi.
Decidí hace mucho tiempo
que nunca caminaría en la sombra de nadie,
si fallaba, o si acertaba,
al menos viviría según mis creencias.

No importa lo que me quiten,
no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos

me está sucediendo a mí.
Encontré el más grande amor
dentro de mí.

Porque el más grande amor
es fácil de conseguir,
aprender a amarte a tí mismo
es el más grande amor de todos.

Yo creo que los niños son nuestro futuro,
enséñales bien y déjales seguir su camino.
Muéstrales toda la belelza que tienen dentro de ellos,
dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil.
Deja que las risas de los niños
nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Decidí hace mucho tiempo
que nunca caminaría en la sombra de nadie,
si fallaba, o si acertaba,
al menos viviría según mis creencias.
No importa lo que me quiten,
no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos
me está sucediendo amí.
Encontré el más grande amor de todos
dentro de mí.

Porque el más grande amor

es fácil del conseguir,
aprender a amarte a tí mismo

es el más grande amor de todos.
y si por casualidad ese lugar especial

con el que has soñado
te lleva a un lugar solitario,
encuentra tus fuerzas en el amor.

El LIBRE ALBEDRIO, la libre elección le da a los platos ese toque diferenciador.

Ejercerlo como tal, aparentemente, parece fácil; y, sin embargo, ¿sinceramente sabemos diferenciar si lo que elegimos es genuino o viene impulsado por el sometimiento social y unos roles predeterminados?

Hasta qué punto somos dueños de nosotros mismos y hacemos lo que realmente queremos. Dónde está la delgada línea de separación, la frontera entre el YO y el NOSOTROS.

Se llega a tal punto en la vida en el que nos institucionalizamos tanto que no somos conscientes de las “orejeras” que llevamos puestas, como los caballos del parque que tiran de las carretas.

Me pregunto si somos conscientes del precio que estamos “pagando” para seguir la corriente de la “normalidad”, y cuánto estamos dispuestos a seguir pagando para no sacar los pies del tiesto…, algunos llegan incluso a pagar con su propia vida; como en una de las emblemáticas escenas de la película donde Budy muere atropellado por un tren por un acto tan “inocente” como el de ir tras el gorro que se le vuela a Ruth. El hombre caballeroso que siempre está dispuesto a socorrer a una damisela en apuros, aun arriesgando su vida para ello…

Pero aún vamos más allá; le trasmitimos este legado institucional a las generaciones venideras bajo vanas justificaciones como: quiero proteger a mi hijo, no quiero que lo señalen con el dedo, no quiero que sufra…

Y digo yo, ¿hay mayor sufrimiento que la pérdida de la libre elección, de la individualidad, de decidir quién ser?

Para darle un sabor más intenso a nuestros platos podemos añadir el AQUÍ Y AHORA; o como diría Idgy: ¡TOWANDA!!!

La presencia y determinación en nuestros actos de la vida diaria.

Nos anclamos en el pasado, nos perdemos en el futuro y desaprovechamos el presente.

Parafraseo una historia que me contó el “gran Kahuna” sobre un hombre que fue injustamente encarcelado; pasados unos años le dieron un permiso de un día y le preguntaron qué día eliges para salir… el preso contestó: HOY.

¿De qué sirve desanimarnos por experiencias pasadas? ¿Por qué paralizarnos por miedos futuros? Cada segundo, minuto y hora en el que estamos es el momento perfecto para hacer o no hacer; la vida es como un Tiovivo, nunca para de dar vueltas… y para esta reflexión la frase que me retumba es “Yetzt oder nie” (Ahora o nunca).

El AUTOCONOCIMIENTO es la argamasa, el ingrediente que armoniza los sabores. Aquí hago alusión a una vivencia que experimentan los bebes; al nacer pasan de estar en un medio acuoso (dentro del vientre maternal), a un medio gaseoso (el aire); este cambio provoca en él una pérdida de la percepción sensorial de sí mismo con respecto a lo que le rodea, ¿dónde termina su cuerpo y dónde comienza lo demás?

A los adultos nos ocurre algo similar; olvidamos la percepción de nuestra persona, perdemos nuestra esencia…, de qué pasta estamos hechos. ¿Dónde termina el YO y comienza lo demás?

El acto del autoconocimiento (siempre con respeto hacia nosotros mismos), de hacernos conscientes de nuestras virtudes y carencias hace que emerja, desde las profundidades de nuestro SER, lo que podemos aportar y qué necesitamos recibir. Configurar qué pieza del puzle somos y ubicarnos (aquí encajo…, aquí no).

Como la relación entre Idgy y Ruth, muy distintas entre sí (diferentes piezas del puzle) ; sin embargo, se complementan la una a la otra cimentando una relación auténtica y fructífera.

La FELICIDAD es uno de esos ingredientes, según he oído, difícil de encontrar.

¿Es posible que no lo estemos buscando en el sitio adecuado?

Evelyn la buscaba, como muchos; frustrándose ante “tanto esfuerzo para nada”. Hay una escena en la película donde Evelyn le dice a su marido: “Ed, estas clases a las que estoy asistiendo no nos sirven de nada”.

Resumiendo, si hago que los que me rodean sean felices ellos me harán felices a mí. Aquí propongo un ejercicio de inversión de “el Método” de Byron Katie: “si yo soy feliz los que me rodean serán felices”, una creación de círculo de influencias donde recoges lo que siembras… la Felicidad.

El siguiente diálogo representativo de Evelyn con su marido es:

–        Ed: Estas rara, ¿qué te pasa?

–        Evelyn: Algo ha cambiado; el aire y la luz.

Al descubrirse ante nosotros la realidad de que la felicidad está en nuestras manos y no en la de los demás ocurre que; no tenemos el corazón encogido a la espera, se expande y respiramos más profundamente (nos acercamos a la vida) y; miramos con otros ojos, se disipan las sombras y vemos con más claridad.

Así pues el secreto de la vida está en la receta que preparemos utilizando el amor, el libre albedrio, el aquí y ahora, el autoconocimiento y la felicidad; ingredientes que están en nuestras manos.

Deseo que la vida os encuentre “con las manos en la masa”.

Hasta el próximo jueves, Nosolonavegante.

44.Respeto

11 junio, 2015

(De 50 sombras de enGREYdos)

Si el amor es el lecho de roca de la expresión humana, la constancia es el flujo por el cual expresamos el amor. La constancia en el amar (fondo) y disciplina en la forma de ese amar procuran la dirección hacia donde se sitúa y se ubica (ese) amor.

Darle el sitio que le corresponde a ese amor se llama: respetar.  Respetar es la impecabilidad del Amor. No más del sitio que le corresponde pero tampoco menos. Quizás esta sea la sombra más frecuente de encontrar tanto por exceso como por defecto. A veces colocamos nuestro amor en un sitio por encima del que debe y muchísimas veces nosotros mismos devaluamos el amor porque no le pusimos en su sitio adecuado…

El ejercicio de este fin de semana consiste en elaborar una lista de las cosas que amas y le pongas un sitio en tu constelación anímica, un lugar en tu Alma…

Amigo Nosolonavegante, hablamos el próximo jueves.

Como la patata

4 junio, 2015

By Nosolodoctor

Escuché hace dos años decir a Claudio Naranjo que el Ser Humano es como la planta del tomate pues nace, crece, se multiplica y muere.  Y que eso es la trascendencia, saber, comprender y asumir eso tan simple.

Cada uno de nosotros puede llegar a ser lo que quiera y para ello basta con proponérselo y emplear la voluntad en aquello en lo que queremos conseguir. ¿Sí?, ¿es verdad eso? Todo el mundo dice que si… el problema es qué se entiende por “voluntad”

La órbita de la voluntad es algo “racional” mientras que la dimensión del “querer” está fuera de la razón. Queremos el sexo porque nuestra fuerza vital, nuestras pulsiones nos empujan a él, no lo elegimos. Amamos porque el amor se despierta en nosotros hacia alguna persona. Tampoco lo elegimos.  Igual pasa con los hijos. No podemos elegir no querer a nuestros hijos cuando los queremos.

No podemos construirnos una vida a fuerza de voluntad, sólo podemos hacerlo en función de nuestro querer. Por eso muchas terapias existencialistas  buscan reforzar el “YO” consciente y de paso la voluntad, y otras terapias buscan apagar la mente y buscar el sentir para al menos saber qué es lo que “queremos”.

El problema es que puesto a querer lo queremos “todo”. De hecho una depresión en lenguaje castizo consiste en dejar de querer cosas por diferentes motivos, porque se cree que están fuera de nuestro alcance o, simplemente porque se pierde interés en las cosas que antes nos interesaban. La pérdida de intereses, aspiraciones y motivaciones lleva a la depresión, que consiste en un dejar de vivir, en un perder interés por casi todo. Pasotismo del Alma. Digo del “Alma” porque  el “querer” no surge de nuestra cabeza, sale de nuestra vida, de nuestra actitud, “se quiere o no se quiere” y casi nadie sabe por qué.

El intelecto juega en contra: a mas intelecto, más raciocinio y nos alejamos de lo que queremos. La persona excesivamente “mental” con una hipertrofia del intelecto es una persona que pretende sustituir su instinto por sucedáneos de lo que sea. Por el contrario, la persona “primaria”, implosiva, todo es instinto y no conoce límite y produce dolor por dónde camina… El uno, se hace daño a sí mismo, el otro hace daño a los demás. Y ni uno ni otros están “satisfechos”…

En este sentidos las religiones y sectas así como muchos políticos  tratan de ofrecerle a las ovejitas sin rumbo  e insatisfechas un camino artificial a cambio de… su sometimiento. Lo que Erich Fromm denominó “el miedo a la libertad”.

Solo cabe “integrar” saber qué hacer,  saber por qué algo en mi interior me  otorga certeza, y por qué otras no. Saber qué está detrás de mi certeza. Saber en qué pongo mi voluntad y en qué pongo mi querer. Saber que un “no” puede ser terapéutico… y protector…

Por este motivo es que algunas corrientes psicológicas distinguen entre “Sí mismo”  (Self) y el  “Yo”. El Yo es esa parte de la personalidad consciente asociada a nuestra historia vivida, es el Yo que fue a la escuela, el que hizo esto o aquello. El Self o Sí mismo que aportó Jung,  hace referencia a una dimensión superior enraizada en aspectos inconscientes de nuestra personalidad: nuestro inconsciente y el inconsciente colectivo del cual emergemos. En otras palabras, venimos del “agua” metafóricamente hablando, nos hacemos “gota” en esta vida, sentimos y nos comportamos como “gota” de agua y después de la vida, nos integramos en el “océano”. Pero siempre fuimos “agua”…


Creer que necesitamos aprenderlo todo es un error, ese es el error de los intelectuales al que pertenezco, porque esto nos lleva a una carrera sin fin que nos conduce a dominar todas las artes de lo que queremos “saber”, pero a veces es más importante actualizar lo que sabemos de fábrica. Muchas patologías psíquicas se producen cuando nuestro Proceso de Individuación,  como lo llama Jung, se detiene, cuando se pierde el contacto con Uno Mismo, y quien pierde ese contacto no sabe qué hacer ni cómo orientarse en el mundo.

Un tigre que haya vivido toda su vida en una jaula, al quedar en libertad puede que no sepa qué hacer. Muchas personas se encuentran en esa situación, no saben qué hacer porque han perdido el contacto con su inconsciente, con su saber ancestral, con su programa software…, y  en ese estado salen a buscar guías, gurús, terapeutas y magos, da igual Jodororowsky, que un cura, un cabalista, un charlatán, que un Valium….porque , encima para mas inri, ahí están como en una feria de muestra  a ambos lados de nuestro camino; los chiringuitos de  los vendedores,  el elixir de la vida, las pseudoONG, el pseudoaltruismo, la pseudo mística, los “representantes” de Dios (¡como si Dios fuese tímido y necesitase un representante !), el pseudoamor,  que están dispuestos (por amor a Dios, ¡faltaría mas!) a capitalizar esto. Como no bajes tú mismo al infierno a  recoger  el diamante que se te cayó…. nadie irá por ti.

Carl Rogers presentaba un ejemplo muy interesante. Cuando niño vivía en una granja y en ésta colocaban las patatas en el sótano para semilla, las plantas tenían brotes y estos se orientaban hacia la luz que entraba por la ventana, pero los brotes más lejanos a la luz estaban más débiles, apenas podían orientarse y algunos podían sucumbir. Pero la inteligencia de la planta permitía que  cuando acercaban la patata a la luz el brote se recuperaba y crecía con vitalidad.

Esa inteligencia organísmica de la planta la tienen todos los organismos, y puede actualizarse creando las condiciones para que se manifieste, luego seguirá sola su camino porque sabe qué hacer. Algunas personas se encuentran muy débiles y desorientadas, y empeoran aún más su problema con pastillas anestesiantes del alma, deberían al menos intuir  que pueden crear  las mínimas condiciones para que encuentren la luz del Sol que permita  autoactualizar sus potencialidades, luego su  inteligencia (ancestral) interior las guiará en el resto del camino. Como a la patata…

Nosolonavegante, la próxima semana volveremos puntualmente a nuestra cita…





Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.