Archivado en 30 Julio 2015

38. Corre con la Pelota

30 Julio, 2015

(De 50 sombras de enGREIdos)

No es suficiente escuchar una idea. Tienes que estudiarla, desarrollarla y añadir  nuevas dimensiones posibles. Y luego debes vivir con ella. Sólo entonces la idea que nació, la idea que te aportaron se convertirá en parte de ti.

A  veces  en la excitación de oír una nueva propuesta o idea, damos un inspirado salto y hacemos diversas asociaciones con otras ideas y nos dispersamos… La sombra de esa idea está en creer que por si sola es perfecta. No lo es. Entiéndela y añádele algo.

Cuando escuches una idea, asegúrate de llegar hasta el fondo. No tomes la idea en su valor nominal. Desglósala en sus componentes. Define cada parte para asegurarte que la entiendes completamente. No te avergüences en preguntar. Entiéndela y aporta observaciones.

La idea es la pelota, tú eres quien la recibe. En cualquier juego independientemente de la idiosincrasia de dicho juego, el que tiene la pelota no se la queda ni se la lleva a casa. Debe correr y encestar o hacer gol.

La Escucha Activa  significa absorber la idea en un nivel que te impacte y llevarla a tu corazón. Cuando esa idea alcanza tu corazón, entonces te ves empujado a la acción. Esa es la canasta. Ese es el Gol.  Todo lo que no sea Gol o Canasta con una pelota es “sombra”. La sombra 38.

El ejercicio para esta semana consiste en que no te baste con sólo leer el periódico.  Conviértete en parte del proceso. Saca conclusiones. Deriva nuevas ideas a partir de ellas. Esa es tu creatividad, ese eres tú. De otro modo, sólo serás una sombra de un Yo abrazado a una pelota; una figura pasiva —un peón de las noticias— y no estarás verdaderamente prestando atención. No estarás realmente presente en cuerpo, en Mente… y en Espíritu. Y cuando estás presento el Universo entero aplaude.

Nosolonavegante, nuestra próxima cita será el jueves próximo.

Twist and Shout

30 Julio, 2015

By la Pimpinela

Brotó el llanto compulsivamente y volví a darme cuenta de la profundidad de la herida. Con frecuencia es inesperado el sentimiento y actúa a modo de válvula de presión dada mi tendencia a anestesiar mis sufrimientos. Un niño sin pelo, añade un desgarro más.

Gracias a Sergio y sus padres, Anabel Melguizo y Fundación Luis Olivares por la concesión de esta foto.

Esta es Anabel Melguizo y es psicóloga en la Fundación Luis Olivares en Málaga. Anabel también ha ayudado a mi hermano. Me pregunto qué será eso en su interior que la ha conducido hasta esta fotografía. No es acerca de su carrera profesional, o de sus decisiones a lo largo de su camino hasta hoy. Lo que me pregunto es acerca de esa pulsión que cada uno de nosotros tiene que nos dirige en una dirección o en otra. Está adentro del corazón y recorre la espina dorsal, a veces, con un calor intenso que llega hasta las palmas de las manos y, otras, está contigo cuando cierras los ojos.  Un niño nunca debería estar calvo.

Atravieso una etapa de mi vida en la que casi todas las cosas que hago, digo y/o decido me resultan decisivas. Atravieso una etapa en la que, a pesar de haber perdido vista a una velocidad desorbitante, veo, paradójicamente, mejor que antes. Atravieso una etapa en la que confío en mí por encima de las otras personas para poder canalizarme hacia el bien. En esta etapa reconozco la pérdida de aquellos que creía eran mis amigos, pero no por causas exógenas a mí sino por mi propio cambio y evolución. Mis amigos siguen ahí, incluso, sonriéndome. Soy sólo yo, que ya no estoy.

A mí me impresiona que Sergio, el niño de la foto, hoy ya curado, haya pasado por una enfermedad grave. Me impresiona su familia porque no sé ponerme en su lugar. Y tú, que me conoces, dirás que yo he pasado por algo similar, que debería entenderles.  Pero sólo puedo decirte que cuando la tormenta ha pasado y has recogido y limpiado los destrozos, una parte de ti se olvida de lo que sufriste para poder continuar.  Así entiendo mi interior. Por eso no estoy capacitada para comprender a los padres de Sergio, y por eso admiro y me asombro con Anabel: estar tan cerca de tantos dolores y, todavía, volver cada mañana. Supongo que si hablase con ella me diría cuántas tantas otras cosas buenas ella ve.  Yo, sin embargo, estoy tocada por la visión de mi hermano enfermo. De eso, quizás, nunca me recupere. Pero sigue a pesar de esto habiendo algo en mí que admira a las personas que están siempre en los momentos duros de otras personas, se convierten en testigos inamovibles de tragedias que cambian el rumbo de muchas vidas.  Se convierten en personas cruciales.

Mi psiquiatra es una persona crucial para mí. Estuvo cuando me perdí, cuando me encontré y cuando me volví a perder todas las veces.  Son casi cuatro años de terapia, de terapia sin medicinas y sin intromisiones; me ha dado tiempo a estudiar al lado y de la mano de mi médico, a aprender sobre el origen de la vida e, incluso, sobre el concepto de Dios. Su influencia en mi crecimiento es tan bonita que no se paga con dinero. He podido atreverme a abordar mis asuntos más dolorosos y he podido sacar de mi pecho espinas que me hacían sangrar, y aunque cada día es uno nuevo y las circunstancias siempre mandan, soy capaz de valorar cada vez con mayor intensidad la suerte que tengo. Me cuesta mucho enumerar las cosas que he aprendido junto a él, o más bien, decirlas todas ahora mismo… admito que, en el fondo, creo que no quiero decírtelas todas, me disculparás por esto, si quieres. Sí me nace contarte que he sentido siempre un respeto prístino y sólido de su parte cuando él me ha mirado, que sé que me ha visto y que sé que me ha reconocido. Al cabo de un tiempo me di cuenta de que había amor para mí en su corazón. No sé cómo lo ha hecho pero he entendido mi cuerpo de mujer y estoy ajustando mi mente femenina a las circunstancias que me visitan en mi vida con su ayuda. Y no sé cómo lo hace. No sé qué estrategias o qué modelos sigue para conectar conmigo, pero conecta.

Quizás los poetas tengan razón. Quizás el amor es la única respuesta”, Woody Allen.

No soy su única paciente, y seguro llegan historias a su mesa y a su sillón que no todas las almas soportarían. No me olvido de que es su trabajo, aunque sé que hay muchas personas que ponen su corazón en su oficio sin importar cuál es la tarea. Para mí es una forma de vida ir a terapia, y veo mucho por explorar tanto adentro como afuera de mí; como si yo misma fuese una fuente inacabable de asuntos por descubrir e intuyese que mientras esté viva seguirá siendo así. Sé que me expongo bastante al contarte acerca de mi terapia y acerca de lo que pienso cuando digo que todos deberíamos seguir una, al menos, una vez en la vida, pero no me quedan muchas más opciones que decir la verdad, tal y como en uno de mis artículos anteriores  te contaba que decía Amy Winehouse.  Y la verdad es que esta soy yo, tal y como aquí me lees y tal y como aquí me sientes.

Puedo ahora conectarte conmigo y con mi médico a la vez a través de la música. En mi terapia la música tiene un rol muy importante. Veo que es una herramienta bella y extremadamente poderosa que todos usamos (no sólo los médicos) para levantarnos y venirnos arriba o, incluso, para disfrutar un rato de nuestras penas cuando nos sentimos abajo. Mi médico y yo compartimos una atracción muy fuerte por la música y un amor nostálgico, yo por Inglaterra y él por la lengua inglesa, que no atiende a razones intelectuales sino, más bien, a las razones del sentimiento, si es que se pueden unir razones y sentimientos. A veces mi Buen Doctor me habla y/o me escribe en inglés, que es la lengua en la que mi corazón se abre mejor. Y esto es curioso porque yo no soy inglesa, pero te contaré el por qué de esta curiosidad en otro momento más adecuado. Lo importante para mí ahora es que sepas que averiguó cómo encontrar en el humor y en una lengua que no domina un canal de comunicación conmigo que le acercase a mi corazón mucho más directamente que indagando de otra forma. Pero, ¡no creas que hablamos en inglés todo el tiempo! Con sólo un poco de “gud-mornin-leidi” o “hau-ar-iu-tudei” se me relaja el gesto y me alegro de mi aquí & ahora, sea el que fuere.

Anabel, Sergio y mi Buen Doctor, cada uno en su parcela tocando las notas que suenan en mi interior. Los tres interconectados dentro de mí en mi camino singular, invitando a la mirada interior. Se anuncian cambios, podría ser que se avecinen turbulencias o que esté el viento callado… Podría ser que tuviese ganas de llorar otra vez, justo como cuando miro una foto de un niño sin pelo. Pero no quiero dejarte hoy sin contagiarte mi ritmo.

Mi nombre es Sam

30 Julio, 2015

By Nosolodoctor

Hay una película magistral que trata un tema muy, muy complicado: el de los apegos. La película se llama “Mi Nombre es Sam” y está aderezada con versiones de canciones de Los Beattles. Veamos el trailer.

El argumento es el siguiente: una joven mujer abandona a su hija el mismo día en que nace, dejándola en manos de su padre, Sam Dawson, que padece autismo con bajo coeficiente intelectual.

La película narra las dificultades que de niños tenemos que atravesar hasta conseguir esa seguridad que nos hace sentirnos felices, la dificultad que tiene que atravesar Lucy, la niña de la película, cuando a partir de los 6 años demuestra una capacidad mental superior a su padre.

El Estado cuestiona la capacidad de Sam para educar a su hija, por lo que se enfrenta a un juicio que le quitaría su custodia.  Sam, con la ayuda de una abogada profesional, Rita Harrison (interpretada por mi admirada Michelle Pfeiffer), busca recuperar la custodia de su hija.  En el proceso, Sam comienza a recapacitar sobre lo que realmente es necesario para la pequeña… Ahora viene la pregunta: ¿desear “algo” es apegarse a “algo”? La respuesta es NO. Sin el deseo perderíamos nuestra esencia decía Spinoza.

Anhelar o interesarse por algo puede ser bueno siempre y cuando no caigamos en la obsesión y estemos preparados para la pérdida o para la retirada. Seductor y seducido, ese es el juego que debemos evitar. Si piensas que no puedes vivir sin algo o sin alguien, estás diluyendo tu individualidad y pones todo el sentido de la vida en lo de fuera en vez de en ti.

El apego es adicción. Es una forma enfermiza de relacionarse con los deseos.  El apego es dependencia psicológica, dependencia emocional. No siempre se apega uno a alguien, también a algo, a ideas y conceptos, a la reputación social, al “me gusta” de Facebook, a querer hacerlo todo bien, al pasado, al propio cuerpo, a la salud, a la belleza, al dinero, a que nos reafirmen.

Muchos adultos desadaptados en las relaciones interpersonales y, por tanto, mucha infelicidad se podrían haber prevenido desde la infancia.  Fíjense en estos niños y como se puede uno fácilmente imaginar las relaciones con sus novias, esposas o hijos cuando sean adultos.  Vean… para entender que sólo existe una situación de apego crucial en la vida de las personas. Justo la que se produce en el primer año de vida entre la madre y su bebé.  Las madres responsivas, las que saben entender las necesidades de sus hijos (recuerden que los niños no hablan tan pequeños)y hacerles sentir seguros y tranquilos.

El experimento de la situación extraña de M. Ainsworth

Nosolonavegante: volvemos a zarpar en busca de nuevos temas.

Asuntos del alma

28 Julio, 2015

De thelma y luisa… (para un alma errante allende los mares)

Como contaba “El cuidador de almas” que comparte camino con alguno de nosotros, existen tres tipos de asuntos en el universo: los míos, los tuyos y los que escapan al control de las personas… “los asuntos de Dios”.

Buena parte de nuestro estrés proviene de vivir mentalmente fuera de nuestros propios asuntos con nuestra mochila cargada con asuntos de los otros dos. Cuando le digo a alguien: “Necesitas encontrar un trabajo, quiero que seas feliz, deberías ser puntual, necesito tu opinión, deberías….” bla bla bla, me estoy inmiscuyendo en sus asuntos y cuando me preocupo por los terremotos, las inundaciones, la guerra o la fecha de mi muerte, estoy metiéndome en los asuntos de Dios.

Si mentalmente estoy metido en tus asuntos o en los de Dios, el efecto es que estoy disociado y no estoy presente 100% en mi vida, en mis asuntos.  Y disociado es lo contrario de alineado que es cuando alma, mente y cuerpo están enfocados en el mismo asunto.  Si me inmiscuyo en los asuntos de mi madre con pensamientos del tipo: “Mi madre debería comprenderme”, experimentaré de inmediato un sentimiento de frustración. Cada vez que me siento herido o frustrado lo más probable es que me esté ocupando en los asuntos de otra persona: otro Yo que no soy yo…. llenando mi mochila de cargas ajenas, aunque mi vida, de esa forma, poco a poco se vaya quedando sin tiempo para mi, distraído en atender a cualquiera que se encuentre de puertas para afuera, convirtiendo esa dedicación en atender a todo, a todos, excepto a mí mismo, en un escudo tras el que esconderme para, de esa forma, evitando soltar las mochilas ajenas, no ver el trabajo que realmente me corresponde.

Sé impecable, dice Nosolodoctor, ni mucho ni poco, simplemente hacer lo que hay que hacer.

Hay quienes se dedican a aliviar el pesar ajeno, a quitar o paliar el sufrimiento, sin dejar de aprender para ser cada día un poco mejor.  A través de ellos, de alguna forma, el alivio o la curación a los demás llega impregnado de su aprendizaje y crecimiento personal.  Algo muy diferente a esconderse tras una misión salvadora para evitar mirar hacia tu propio interior, agazapados bajo la manta del buen samaritano ¿quién podría reprocharnos nada?

Pero en el fondo del alma, sabemos que estamos dejando ir el tiempo en los asuntos de otros. No es nada fácil, a solas contigo mism@ mirar en lo más profundo de tu interior, poner un espejo en el que se refleje la luz de tu alma, mirar, mirarte sin tapujos, sin excusas… sobre todo sin excusas. Como mirar la luz que la luna refleja en el mar, solo que esta vez lo que observas, son tus luces y tus sombras, tus aciertos y errores, tus orgullos y tus vergüenzas… cuesta, y mucho, pero nunca se dijo que fuera fácil.

Quizás aprendimos que mirar por nosotros es egoísmo, pero si llega el día en el que tomamos conciencia de que, si no cultivas el amor en ti no podrás repartirlo, ese día puedes elegir no mirar hacia otro lado, y como el médico que sana y también cuida de su salud, si quieres cuidar puedes comenzar aprendiendo a cuidar-te. Un enfermo no puede dedicarse a cuidar y sanar a otros, igualmente el que no se ama no puede dar amor, por lo que está dando otra cosa, encubriendo sus miedos, por lo que tarde o temprano aparecerá su ego pasándole factura “al ayudado”.

Da igual que nos escondamos bajo una manta como niños. Nosotros decidimos venir a aprender, quisimos venir a este mundo para mejorarlo, aceptamos ese reto, esa responsabilidad, es nuestro merito, es nuestra prueba. Podemos pasar el tiempo con las mochilas de los demás, pero si viniste a aprender humildad, amor, aceptación, desapego… ese es tu trabajo, el que solo puedes hacer tu, que requiere de un esfuerzo de superación y un aceptar la responsabilidad de tu existencia y del don que te haya sido otorgado para encontrar tu camino y bendecir con él a la humanidad. Si cada uno sacase a pasear a nuestro Don, nadie tendría que pre-ocuparse del otro.

Algunos se embarcan en la búsqueda de esa misión que trajimos, ese aprendizaje que nos comprometimos a hacer cuando el alma se acomodó en el cuerpo que nos está sirviendo de carruaje para aprender, para corregir errores anteriores y trascender.

En esa búsqueda algunos encuentran el compromiso que hicimos antes de nacer, antes de que perdiéramos la memoria ancestral, para dar paso al libre albedrio que nos permite decidir sin miedo lo que queremos alimentar, nuestra luz o nuestra sombra, tal como narraba aquella historia de un viejo indio que sentado con su nieto al lado de la hoguera, le decía…“Me siento como si tuviera dos lobos peleando dentro de mi corazón. Uno está enfadado, es violento y vengativo.  El otro esta lleno de amor y comprension.” “Y díme, abuelo, cuál de los dos ganara la lucha de tu corazón?” Y el abuelo respondió: “Aquel a quien yo alimente!”

Cuenta una antigua leyenda sufí, que antes de venir al mundo, los bebés en el útero de su madre conocen todos los secretos del universo, pero justo antes de nacer llega un ángel que poniendo un dedo sobre su boca le susurra al oído: «¡Ssshh! ¡No cuentes lo que sabes! ¡Olvida! ¡Aprende!» (Bab’Aziz, el sabio sufí)

“Identifica tus metas y el propósito ultimo de lo que anhelas; identifica cual es la resistencia que se opone.  Pon atención en ello y desarrolla la autodisciplina para tener la suficiente constancia y la velocidad de crucero necesaria para poder llegar de una manera impecable.”

Nosolodoctor

Quizás, sólo quizás, si cada uno realizáramos nuestro trabajo y nos ocupásemos en hacerlo realmente bien, siendo nuestra mejor versión, estando disponible para el otro como simple acompañante, como una mano amiga, dejándole con su trabajo y centrándonos en el nuestro, quizás el mundo, este mundo nuestro, pueda alcanzar la transcendencia…y ¡que Dios reparta suerte!

Nosolonavegante, el próximo jueves volvemos con más reflexiones.

39.Naturaleza Femenina

23 Julio, 2015

(De 50 Sombras de enGREIdos)

Todo aquel que conozca (y entienda) la Naturaleza Femenina de las cosas conseguirá lo que quiera…

No por su Fuerza ni por su Poder, sino por su espíritu…..femenino.

Sabemos que el Tsim Tsum es la retracción de la Luz Primordial para crear el vacio Existencial.  Ese vacio “fértil” que recién se ha creado es “femenino” respecto a la luz primordial que lo creó. Se dice que es femenino porque es “rellenable”, por tanto, influenciable.  Lo masculino “rellena”, llena o influye, mientras que lo femenino es una oquedad “llenable” y por tanto influenciable.  Lo masculino aporta, lo femenino “aplica” y genera la llamada “utilidad”.

A partir de este Tsim Tsum todo va siendo masculino-negativo en orden decreciente hasta llegar a nosotros, la materia.  Al margen de que Hombre y Mujer seamos masculinos y femeninos respectivamente, dentro de nosotros tenemos el binomio masculino-femenino.  El Alma influye y es masculina respecto al cuerpo que encaja al espíritu y que por tanto se comporta con un rol femenino.

En nuestro mundo interior ocurre lo mismo. Independientemente de que seamos Hombres o Mujeres, la Autoconciencia, el concepto de YO, es Masculino y la Subconsciencia es femenina.  Este es un gran secreto cabalístico que ayuda a disipar la terrible sombra de la “negatividad”.

Ninguna de las dos partes de nuestro aparato psíquico , el Yo, masculino, y la conciencia, femenina, seria nada sin la otra.. Uno aporta y la otra aplica y genera.  La (sub)conciencia es la que realmente tiene todo el poder pues tiene todo lo creado a su disposición siendo así capaz de crear circunstancias, situaciones, mundos y materialidad; moviendo simplemente la información de lo que le ha aportado la autoconciencia, el YO.

Por tanto, todo depende de que las premisas en las que se basa la (sub)conciencia sean verdaderas o falsas.  En los niveles supracoscientes, las premisas recibidas son siempre verdad pero a medida que descendemos a mundos mas cercanos al nuestro, las premisas son algunas verdaderas y otras no tanto, y otras están tan fragmentadas y reducidas que apenas aportan “verdad” y “acierto” a nuestra (sub)conciencia.

Y aquí está el secreto de cómo disipar la sombra 39, la sombra de la negatividad, del “no”… Fijate bien: la conciencia, como todo lo femenino, es capaz de ejecutar todo lo que sea siempre y cuando se sienta bien y honrada.  El hombre podrá forzar a la mujer a que realice tal o cual cosa y probablemente lo haga, pero es una cosa forzada, impuesta por el temor o la jerarquía y probablemente no prospere… Pero si el Yo se lo sugiere amablemente se lo induce, no por su poder ni por su fuerza…, entonces la conciencia, femenina y deseosa de ser útil, lo desarrollará merced a su… espíritu.

El Ejercicio para estos próximos 10 días consiste en poner en un papel la siguiente frase: “ utilizaré toda la amabilidad y el buen trato de mi YO para aquietar mi (sub)consciencia, hacerla sentir útil y querida por mi YO y darle a entender lo feliz que seriamos y lo útil que sería si ______________________________________(expresar un deseo)

Cuando sea posible.  Amén.

La subconciencia es femenina y por tanto influenciable, moverá todos los hilos visibles y no visibles del universo siempre y cuando le hagas sentir bella, útil e importante, ofreciéndole argumentos indirectos y holísticos, muchísimo mejor y con agrado que con instrucciones directas y forzadas de un YO fuerte y egocéntrico que todo lo hace Él.

Tomates verdes fritos

18 Julio, 2015

By Ali Mac Bil

El secreto de la vida lo cocinas tú,

según la receta que prepares…

Siguiendo con los ya ceremoniales encuentros de la “La Klave”, en el pasado mes de Abril le dimos paso a la película Tomates Verdes Fritos.

Sin duda fue una reunión muy singular; cada una del grupo con su ingrediente esencial y con la ilusión de aportar, investigar y sacar nuestra propia “receta” del secreto de la vida.

Ante mi observé una extraordinaria convención donde participaron chef de cocina tradicional (con esas valiosas recetas que se pasan de generación en generación), jóvenes e innovadoras chef aportando recetas revolucionarias y arriesgadas; y, como no, chef de alta cocina (ya habían conseguido, al menos, una estrella Michelín).

Todas ellas complementos vitales para elaborar una creación auténtica, real y verdadera.   Urdiendo recetas reveladoras y sanadoras para el alma con unos ingredientes esenciales.

El AMOR como materia prima de todo plato que se precie; se habla constantemente del amor… pero ¿realmente se hace un buen uso de él?

Es posible que el detalle que se nos escapa es el de concebir el amor en su amplio espectro, no podemos quedarnos en el concepto de las películas romanticonas o novela rosa.   Hay que ir más allá de los límites terrenales y hablar de un amor y entrega incondicional sin esperar nada a cambio, sin desear el recibir… con expectativas cero.

La libertad de amar sin que nos provoque costes, sin que nos sintamos obligados a… amando a la humanidad, la vida, los defectos y virtudes, la naturaleza… como nos muestra Idgy en su libre expresión y comportamiento.

Y, como condición “sine qua non”, permitirnos la libertad de amarnos a nosotros mismos; aceptarnos, abrazarnos, mimarnos, buscar momentos de intimidad y decirnos con un susurro profundo… “te amo”. Acto imprescindible ya que somos lo que proyectamos, y si no somos capaces (y valientes) de amarnos a nosotros mismos, ¿cómo vamos a amar todo lo demás?.

“EL AMOR MÁS GRANDE”

Yo creo que los niños son nuestro futuro, enséñales bien y déjales seguir su camino. Muéstrales toda la belelza que tienen dentro de ellos, dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil. Deja que las risas de los niños nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Todo el mundo está buscando un héroe, la gente necesita a quién admirar. Yo nunca encontré a uno que llenara mis necesidades. Era un lugar solitario, así que aprendí a depender sólo de mi. Decidí hace mucho tiempo que nunca caminaría en la sombra de nadie, si fallaba, o si acertaba, al menos viviría según mis creencias.

No importa lo que me quiten, no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos

me está sucediendo a mí. Encontré el más grande amor dentro de mí.

Porque el más grande amor es fácil de conseguir, aprender a amarte a tí mismo es el más grande amor de todos.

Yo creo que los niños son nuestro futuro, enséñales bien y déjales seguir su camino.   Muéstrales toda la belleza que tienen dentro de ellos, dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil. Deja que las risas de los niños nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Decidí hace mucho tiempo que nunca caminaría en la sombra de nadie, si fallaba, o si acertaba, al menos viviría según mis creencias. No importa lo que me quiten, no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos me está sucediendo a mí.   Encontré el más grande amor de todos dentro de mí.

Porque el más grande amor

es fácil del conseguir, aprender a amarte a tí mismo

es el más grande amor de todos,   y si por casualidad ese lugar especial

con el que has soñado te lleva a un lugar solitario, encuentra tus fuerzas en el amor.

El LIBRE ALBEDRIO, la libre elección le da a los platos ese toque diferenciador.

Ejercerlo como tal, aparentemente, parece fácil; y, sin embargo, ¿sinceramente sabemos diferenciar si lo que elegimos es genuino o viene impulsado por el sometimiento social y unos roles predeterminados?

Hasta qué punto somos dueños de nosotros mismos y hacemos lo que realmente queremos.   Dónde está la delgada línea de separación, la frontera entre el YO y el NOSOTROS.

Se llega a tal punto en la vida en el que nos institucionalizamos tanto que no somos conscientes de las “orejeras” que llevamos puestas, como los caballos del parque que tiran de las carretas.

Me pregunto si somos conscientes del precio que estamos “pagando” para seguir la corriente de la “normalidad”, y cuánto estamos dispuestos a seguir pagando para no sacar los pies del tiesto…, algunos llegan incluso a pagar con su propia vida; como en una de las emblemáticas escenas de la película donde Budy muere atropellado por un tren por un acto tan “inocente” como el de ir tras el gorro que se le vuela a Ruth.   El hombre caballeroso que siempre está dispuesto a socorrer a una damisela en apuros, aun arriesgando su vida para ello…

Pero aún vamos más allá; le trasmitimos este legado institucional a las generaciones venideras bajo vanas justificaciones como: quiero proteger a mi hijo, no quiero que lo señalen con el dedo, no quiero que sufra…

Y digo yo, ¿hay mayor sufrimiento que la pérdida de la libre elección, de la individualidad, de decidir quién ser?

Para darle un sabor más intenso a nuestros platos podemos añadir el AQUÍ Y AHORA; o como diría Idgy: ¡TOWANDA!!!

La presencia y determinación en nuestros actos de la vida diaria.

Nos anclamos en el pasado, nos perdemos en el futuro y desaprovechamos el presente.

Parafraseo una historia que me contó el “gran Kahuna” sobre un hombre que fue injustamente encarcelado; pasados unos años le dieron un permiso de un día y le preguntaron qué día eliges para salir… el preso contestó: HOY.

¿De qué sirve desanimarnos por experiencias pasadas? ¿Por qué paralizarnos por miedos futuros? Cada segundo, minuto y hora en el que estamos es el momento perfecto para hacer o no hacer; la vida es como un Tiovivo, nunca para de dar vueltas… y para esta reflexión la frase que me retumba es “Yetzt oder nie” (Ahora o nunca).

El AUTOCONOCIMIENTO es la argamasa, el ingrediente que armoniza los sabores. Aquí hago alusión a una vivencia que experimentan los bebes; al nacer pasan de estar en un medio acuoso (dentro del vientre maternal), a un medio gaseoso (el aire); este cambio provoca en él una pérdida de la percepción sensorial de sí mismo con respecto a lo que le rodea, ¿dónde termina su cuerpo y dónde comienza lo demás?

A los adultos nos ocurre algo similar; olvidamos la percepción de nuestra persona, perdemos nuestra esencia…, de qué pasta estamos hechos. ¿Dónde termina el YO y comienza lo demás?

El acto del autoconocimiento (siempre con respeto hacia nosotros mismos), de hacernos conscientes de nuestras virtudes y carencias hace que emerja, desde las profundidades de nuestro SER, lo que podemos aportar y qué necesitamos recibir.   Configurar qué pieza del puzle somos y ubicarnos (aquí encajo…, aquí no).

Como la relación entre Idgy y Ruth, muy distintas entre sí (diferentes piezas del puzle) ; sin embargo, se complementan la una a la otra cimentando una relación auténtica y fructífera.

La FELICIDAD es uno de esos ingredientes, según he oído, difícil de encontrar.

¿Es posible que no lo estemos buscando en el sitio adecuado?

Evelyn la buscaba, como muchos; frustrándose ante “tanto esfuerzo para nada”.   Hay una escena en la película donde Evelyn le dice a su marido: “Ed, estas clases a las que estoy asistiendo no nos sirven de nada”.

Resumiendo, si hago que los que me rodean sean felices ellos me harán felices a mí.

No es sexo (real) todo lo que reluce.

17 Julio, 2015

(Testimonio de terapia 2)

By Nosolodoctor y la Nube en “rose”

Marvin era un hombre de procedencia muy humilde que ya de niño resultó ser un prodigio en matemáticas, pero nadie pareció darse cuenta. Se diplomó, e impaciente por casarse con Phyllis, su novia desde los 15 años, aceptó un trabajo mediocre de profesor. Pronto montó una empresa de contabilidad, y gracias a su inteligencia, en poco tiempo se convirtió en un hombre muy rico… “La vida a fin de cuentas consistía en hacerse rico ¿no?”

A los 64 años decidió que podía vivir de los intereses de su gran fortuna y se jubiló. A los seis meses de su jubilación apareció en mi consulta desplegando una gráfica de un metro cuadrado que registraba, todos los episodios de impotencia que le estaban provocando unas migrañas horribles; habían aparecido tras su jubilación, pero según él no tenían relación alguna… “El sexo está en la raíz de todo.   ¿No es eso lo que los psiquiatras piensan? ¡ Pues conmigo han atinado de pleno!!!”

No había contado con su esposa para una decisión tan importante como jubilarse, sin embargo definía su matrimonio como armonioso y sus relaciones sexuales como apasionadas y maravillosas hasta ahora, que sentía que su vida había terminado ya que estaba convencido de que su felicidad solo dependía de una vida sexual satisfactoria.

A pesar de que sus migrañas empeoraban, se negaba a profundizar en lo que la jubilación podría suponer tras una vida dedicada al trabajo…, ¿temía al envejecimiento? ¿a la muerte? Pensaba remitirle a otra terapia, cuando muy angustiado me relató los terroríficos sueños que estaba teniendo, sueños escabrosos y horribles que evidenciaban rabia hacía su esposa y furia con la muerte, pero el sexo no aparecía, no era la raíz de sus problemas sino el intento del inconsciente para conseguir llamar su atención.

Le pedí que trajera a su esposa, pero ella se negaba diciendo que yo era un loquero de matrimonios y un sacacuartos.   El que no quisiera venir, ni siquiera una vez para ayudar a su aterrorizado marido, cuyos sueños se volvían cada vez más tenebrosos, evidenciaba que el miedo gobernaba la vida de ambos. Philips, seis años más joven que él, tímida e igual de inexperta con el sexo opuesto, había sido la única mujer en su vida.   Ella no salía de casa ni para ir al médico, y no soportaba visitas de amigos ni familiares, algo que él aceptaba temeroso de que le recortara sus rutina para el sexo…, dos veces por semana con algunas excepciones en cumpleaños y vacaciones. “A veces las restricciones son buenas -explicaba– ¿qué habría pasado si ella disfrutara tanto del sexo como yo?…   aunque si disfruta, es sólo que nunca parece querer. Ella… ¿cuál es la palabra?…   lo concede si soy bueno… ”

Marvin siempre le había sido fiel y el solo hecho de estar en la consulta hacía que se sintiera desleal, pero continuó trabajando y confiando en la terapia que para él se fue convirtiendo en una oportunidad de empezar de cero, como si pudiera pintar su vida de nuevo, en un lienzo en blanco.

Conforme avanzamos, vio que de niño había dado poderes protectores mágicos a su madre, que tras echar a su padre de casa, no se separaba nunca de Marvin.   Cuando se casó, era su esposa quien le protegía a través del sexo, y convirtió lo que debería ser un acto espontaneo de amor y alegría, en algo medicinal que le hacía sentirse seguro, fuerte ante la adversidad… un remedio para ahuyentar sus miedos.

Phyllis ahora le esperaba impaciente para comentar lo sucedido en la consulta, y poco a poco se fue despertando una comunicación muy auténtica en la pareja, así descubrieron que ambos se consideraban un fraude para el otro. Él creía que podía haber prosperado más y ella no sentía que le hubiera dado nada, es más, le había disuadido de tener amigos, lo desalentaba cuando quería viajar y sobre todo no había podido darle hijos.  Y al sacar cosas tan difíciles y duras de hablar se removió el mundo interno de Phyllis, y ella aceptó conocerme.

Su llegada abrió el camino para encontrar el verdadero problema que trajo a su esposo a mi consulta. Ella se sentía muy poca cosa cuando se comparaba con todo el mundo, todos eran más inteligentes, más interesantes, más preparados…, especialmente Marvin, y para no angustiarlo ocultaba sus sentimientos de inferioridad.   Además no le había dado hijos, temía a la gente, nunca había trabajado fuera de casa, no tenía talento ni habilidades…, así que buscó algo que nadie más pudiera darle, y ese algo fue el sexo…, lo que Marvin necesitaba para sentirse seguro. Por amor, Phyllips había aceptado ser su diosa protectora y fingiendo ser más fuerte de lo que realmente era, ocultaba sus propios temores, dolores e incertidumbres.

Al jubilarse su esposo, se sintió muy incómoda con él en casa todo el día hablando de viajar, reformar cuartos, muebles, pero lo peor era que… “ahora él se daría cuenta de lo insignificante que era su trabajo ocupándose de la casa y entonces… él dejaría de respetarla… ¿no?” Phyllis lloraba e imploraba ayuda, y Marvin dándose cuenta que ella era, quizás hasta más frágil que él, cogiéndole las manos le dijo… “Jamás me había sentido tan cerca de ti…, lo que más me importa es nuestra relación”

Ambos, confiando el uno en el otro, habían dejado al descubierto su parte más auténtica y vulnerable, habían allanado el terreno para, caminando juntos, poder mejorar y sacar adelante su relación, porque… nunca es demasiado tarde.

En definitiva, y probablemente desde el punto de vista psicodinámico, todo sea lívido, todo sea sexo, pero detrás de ese sexo (real) existe una biografía oculta que da sentido a ese sexo y no a otro, a una pareja y no a otra. A veces es un deseo de sexo puro y duro, pero otras veces (muchas) es la necesidad de entrega (no tanto de poseer) del afecto de mamá o la atención de papá, un sentido del deber y de “examinarse”. Otras veces es un piloto automático que te mantiene con las luces en stand by y poco más…   Así que eso de “El sexo está en la raíz de todo rotundamente SI…, en la raíz, pero no siempre florece adecuadamente como se puede ver.

40.Subir al cielo

16 Julio, 2015

(De 50 sombras de enGREÍdos)

Vivimos en un espacio que comprende El Cielo y la Tierra. Venimos de un Cielo, habitamos la Tierra y tenemos la opción de volver al Cielo o quedarnos para siempre en la Tierra.

Para volver al cielo existe dos escaleras: una larga con 50 escalones, uno por cada sombra que lastra nuestra luz, y otra corta de tan solo tres escalones:

–         El pensamiento limpio

–         El sentimiento equilibrado

–         La acción impecable

El camino corto a veces se hace largo y el camino largo, muchas veces, es más corto de lo que parecía.

Hoy basta con que veas una de esas dos escaleras…

Nosolonavegante, que tengas una buena semana y hasta el próximo jueves.

Es así… y lo sabes

13 Julio, 2015

By Nubepink,  Nosolomami,  Isabel y Ali Mac Bil

La (aparente) realidad es algo que está ahí…

Somos nosotros los que de modo forzado o no, adquirimos unas gafas con una graduación y un colorido que hace que veamos”nuestra” verdadera realidad.

Cuando buscas tu propia verdad más allá de todo lo aprendido, tomas conciencia de que tu interior alberga un precioso don que te ha sido otorgado. Puedes mirar a otro lado, quizás puedas fingir que no lo sabes, porque, aunque no conozcas la naturaleza de tu don, ser consciente de que lo albergas crea un gran peso, una gran responsabilidad ya que no te pertenece. Eres un canal a través del cual llegas a los demás, a todos sin distinción…, sin juicios…, sin prejuicios, y sería tan propio de nuestra naturaleza humana apropiarnos de él en beneficio propio, usarlo para que nos quieran, para creernos mejor que los demás…

Depende de nosotros apropiarnos de ese don o reconocer que su luz nos ha sido otorgada para que, a través nuestro, ilumine tanto a justos como a pecadores… por igual, a todas las almas que caminan sobre la tierra. Es tu pieza en el puzle de la humanidad, especial y única,   pero al mismo tiempo igual de importante que todas las demás, sin las cuales, todo seguirá estando incompleto y pobre… Una decisión para tomar a solas contigo mism@.

Muchas veces caemos en la trampa de creernos especiales, pero sólo nosotros… no los demás, y olvidamos que lo maravilloso de este viaje, es que efectivamente somos especiales… pero todos y cada uno de nosotros, una vez que reconocemos esto es cuando nuestro “Don” brilla con luz propia e ilumina a todos por igual y el “Don” de los otros nos ilumina,   en un intercambio maravilloso.

Contaba mi madre la historia de tres hermanas en la posguerra que se quedaron huérfanas. La mayor de ellas cogió todo el patrimonio y lo utilizó para pagarse la entrada a un convento en una posición muy acomodada, dedicada al rezo y la vida contemplativa, dejando a su suerte a sus dos hermanas más pequeñas que viéndose desamparadas ingresaron en la misma orden fregando los suelos que la mayor pisaba, pero…   ¿acaso era suyo ese legado? ¿acaso le pertenecía?

Queda expuesto un ejemplo que nos sirve para comprender que lo que venimos a compartir, nuestro “Don”, es imprescindible para que otros puedan llevar una vida más digna,   porque no es lo mismo llevar una vida contemplativa que estar cargando cubos de agua doce horas diarias…

¿Piensan ustedes que si todos pusiésemos nuestros dones o bienes espirituales sobre la mesa el mundo marcharía mucho mejor en lo social y económico? ¿Es posible que en el mundo espiritual hayan desahuciados, miseria, graves crisis que también arrastran a miles de personas fuera de sus casas (almas), lejos de sus seres queridos (soledad), o al hambre (tristeza)?

Hay personas que consiguen encajar perfectamente su don con su profesión de forma exitosa con el simple binomio de dar al que le hace falta sin cobrar y cobrar lo justo al que puede pagar… Si tienes algo especial hay que darlo sin poner límites, como ya hemos dicho,   a justos y pecadores,   pero recuerda que también hay personas que tienen que pagar para recibir, no porque necesites sobrevivir, sino porque ellas necesitan sentir que están saldando cuentas con un esfuerzo económico.

Si sabes esto ponte en marcha y crea nuevos proyectos para expandir tus virtudes, ponte en contacto con otros que quieren entrar en acción trabajando en equipo, colabora, interactúa,   ofrece lo que sabes hacer bien porque quizá con esta actitud estés haciendo mucho más de lo que jamás podrías imaginar…

Que el miedo no te frene, porque muchas veces pensamos que si compartimos,   colaboramos, interactuamos y ofrecemos y nos ofrecemos, los otros pueden hacernos daños de muchas y diferentes formas… Pero no…, no te pares, no frenes, una vez que sabes y conoces al Ser que habita en ti, dale alas, déjalo salir porque si no, efectivamente, el puzle quedaría incompleto,

Matrix

10 Julio, 2015

By Nubepink

Con la película Matrix, el pasado Agosto, dimos a conocer en facebook un proyecto nacido poco tiempo antes y que surgió de esas “causalidades que nos fascinan a muchos”. Animábamos a todo el que quisiera participar en el primero, de lo que deseamos que se conviertan en una serie de debates inspirados en el antiguo programa “La clave” de José Luis Balbín. Nuestro querido Nosolodoctor eligió el día 11 de septiembre para la inauguración, y en esa emblemática fecha, que para mí siempre será el día en el que asistí impotente al sinsentido de la sinrazón, doce personas nos reunimos como protagonistas de una nueva experiencia sin guiones, para charlar amigablemente, con cariño y respeto sobre una película… Matrix.

De la charla mantenida extraigo algunas sugerentes ideas, opiniones, palabras que comparto con ustdes pues quizá les puedan sacar algún provecho…   o resultar de su interés tal como para lo fué…

“¿Alguna vez has tenido la sensación de no saber con seguridad si sueñas… o estás despierto?” ¿Son los sueños, a veces sin sentido, mensajes del subconsciente?…, este no habla, pero nos muestra sucesos mezclados de tal forma, que ¿nos está indicando un camino sin que lo sepamos?…

Hay quienes desde que tienen uso de razón han sentido una inquietud, un algo a lo que no saben ponerle nombre, pero lo cierto es que siempre se han sentido diferentes. Y estar rodeados de todo un mundo que no va contigo te hace quedar en cierto modo excluído, aparte, como un bichito raro intentando parecerte a ese resto, intentando que ese resto te acepte, te reciba… te valore. Respetas las normas, cumples con los planes de lo que te enseñaron que es una vida “normal”, y a pesar de todo… algo te falta, no eres feliz… ¿Y entonces?? Quizás ya va siendo hora de hacer algo diferente para buscar la verdad.

Tomamos decisiones continuamente…   un camino u otro, atravesar o no una puerta… ¿Solo lo hacemos cuando la intriga o la curiosidad de la vida nos pone en tal encrucijada, que no nos queda más remedio que seguir adelante?…

En esa búsqueda empiezas a plantearte que quizás te hayas perdido a ti mismo, que quizás ser diferente es lo que realmente te hace único, que te ha sido dado algo especial, y eso cambia tu percepción. Sientes que ese algo que te hace diferente es lo más valioso de ti, tu especialidad, y que eres tú quien tiene que darle la importancia y el reconocimiento que merece para así poder, con generosidad y amor, esparcirla por el mundo.

Desarrollar el amor, el cual revive a la persona, la lleva a nacer de nuevo con nuevas virtudes y nuevamente limpia de conceptos erróneos, que la hacen estar al servicio de la creación… o de la re-creación de la realidad…..

Aceptarte tal como eres, aceptar el riesgo de hacer visible tu individualidad, atreverte a abrir puertas desconocidas, hace que lleguen a tu vida personas con las que puedes compartir tu inquietud y tu búsqueda, algo parecido a aquella frase que decía… “cuando el alumno está preparado aparece el maestro”.   Entre estos compañeros de viaje simplemente eres, no intentas mimetizarte con lo que no sientes, ni portarte de una forma diferente de la que te hace sentir auténtico… ahí es donde realmente encuentras una forma de dibujarte todos los días una sonrisa verdadera y la fuerza para seguir adelante porque…

Cada vez que queremos atravesar una puerta hay un guardián que pone a prueba nuestra capacidad de valor, de entrega, de deseo, “ enfrentarnos a este guardián, que no es otro que nosotros mismos, nos lleva a la conclusión de que solo desde el interior podemos transformarnos. La vida siempre nos dice lo que queremos oír, porque es lo que nuestra mente está preparada para recibir. Romper estos límites es nuestra obligación, y nuestro mayor deseo… alcanzar nuestro sueño de llegar a ser”.

Andar por esta matrix que nos rodea nos hace sentir “seguros” cambiando individualidad, por comodidad y dependencia de un sistema ajeno al “ser”. Pero, qué sucede si el sistema te falla y sientes que esa seguridad tan solo era un estado de ánimo, o si te paras y te preguntas… ¿es esto ser feliz ??? o … ¿dónde quedó mi libertad???

Libertad, cuanto has hecho suspirar. Sin ti duele más la soledad. Hasta que, tenga una razón vivir, viviré para verte a ti….   Hay carta blanca por el miedo y el dolor de la humanidad, crece el cinismo contra aquellos que viven con humildad. Pero amanece una fuerza en la voz de los débiles y del silencio el amor… renacerá”

Algunos encuentran la valentía para hacer frente a tantas cosas aprendidas… esto no se hace… esto no se dice… esto no se toca… Son los héroes que ven más allá de lo que nos ponen delante, los que no se conforman con hacer todo lo que se espera de ellos y se zambullen en una búsqueda de la verdad… de su propia autenticidad. O como Carol Pearson nos dice: “… Los héroes emprenden viajes, enfrentan dragones y descubren el tesoro de su propia identidad….” Descubrir lo más auténtico de ti, aceptarlo, vivirlo, sentirlo, disfrutarlo y…   regalarlo a la humanidad, si, puede ser una gran aventura.

¿Cómo puede una persona elevarse/armonizarse si está conforme con su vida diaria?.. Si mantiene todo lo que la sociedad le dice que debe hacer…   ¿puede alcanzar sus sueños?..

Cada uno de nosotros es totalmente distinto, tenemos una individualidad máxima pero nuestro matrix intenta colectivizarnos para que nuestro valor individual mengüe, si desconectamos para ver lo que nos hace únicos nuestro valor saldría a la luz. Alguien está muy interesado en que todos nos colectivicemos, cuando la humanidad ha avanzado gracias a los que han sacado los pies del tiesto.

Me pregunto… ¿Vivimos en una sociedad gobernada por Matrix?.. ¿En que nos recuerda Matrix a nosotros?..   ¿Qué mensaje nos da?..   Seguramente habrá muchísimas preguntas.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.