Archivado en Septiembre, 2015

Twist and Shout

30 Septiembre, 2015

By la Pimpinela

Brotó el llanto compulsivamente y volví a darme cuenta de la profundidad de la herida. Con frecuencia es inesperado el sentimiento y actúa a modo de válvula de presión dada mi tendencia a anestesiar mis sufrimientos. Un niño sin pelo, añade un desgarro más.

Gracias a Sergio y sus padres, Anabel Melguizo y Fundación Luis Olivares por la concesión de esta foto.

Esta es Anabel Melguizo y es psicóloga en la Fundación Luis Olivares en Málaga. Anabel también ha ayudado a mi hermano. Me pregunto qué será eso en su interior que la ha conducido hasta esta fotografía. No es acerca de su carrera profesional, o de sus decisiones a lo largo de su camino hasta hoy. Lo que me pregunto es acerca de esa pulsión que cada uno de nosotros tiene que nos dirige en una dirección o en otra. Está adentro del corazón y recorre la espina dorsal, a veces, con un calor intenso que llega hasta las palmas de las manos y, otras, está contigo cuando cierras los ojos. Un niño nunca debería estar calvo.

Atravieso una etapa de mi vida en la que casi todas las cosas que hago, digo y/o decido me resultan decisivas. Atravieso una etapa en la que, a pesar de haber perdido vista a una velocidad desorbitante, veo, paradójicamente, mejor que antes. Atravieso una etapa en la que confío en mí por encima de las otras personas para poder canalizarme hacia el bien. En esta etapa reconozco la pérdida de aquellos que creía eran mis amigos, pero no por causas exógenas a mí sino por mi propio cambio y evolución. Mis amigos siguen ahí, incluso, sonriéndome. Soy sólo yo, que ya no estoy.

A mí me impresiona que Sergio, el niño de la foto, hoy ya curado, haya pasado por una enfermedad grave. Me impresiona su familia porque no sé ponerme en su lugar. Y tú, que me conoces, dirás que yo he pasado por algo similar, que debería entenderles. Pero sólo puedo decirte que cuando la tormenta ha pasado y has recogido y limpiado los destrozos, una parte de ti se olvida de lo que sufriste para poder continuar. Así entiendo mi interior. Por eso no estoy capacitada para comprender a los padres de Sergio, y por eso admiro y me asombro con Anabel: estar tan cerca de tantos dolores y, todavía, volver cada mañana. Supongo que si hablase con ella me diría cuántas tantas otras cosas buenas ella ve. Yo, sin embargo, estoy tocada por la visión de mi hermano enfermo. De eso, quizás, nunca me recupere. Pero sigue a pesar de esto habiendo algo en mí que admira a las personas que están siempre en los momentos duros de otras personas, se convierten en testigos inamovibles de tragedias que cambian el rumbo de muchas vidas. Se convierten en personas cruciales.

Mi psiquiatra es una persona crucial para mí. Estuvo cuando me perdí, cuando me encontré y cuando me volví a perder todas las veces. Son casi cuatro años de terapia, de terapia sin medicinas y sin intromisiones; me ha dado tiempo a estudiar al lado y de la mano de mi médico, a aprender sobre el origen de la vida e, incluso, sobre el concepto de Dios. Su influencia en mi crecimiento es tan bonita que no se paga con dinero. He podido atreverme a abordar mis asuntos más dolorosos y he podido sacar de mi pecho espinas que me hacían sangrar, y aunque cada día es uno nuevo y las circunstancias siempre mandan, soy capaz de valorar cada vez con mayor intensidad la suerte que tengo. Me cuesta mucho enumerar las cosas que he aprendido junto a él, o más bien, decirlas todas ahora mismo… admito que, en el fondo, creo que no quiero decírtelas todas, me disculparás por esto, si quieres. Sí me nace contarte que he sentido siempre un respeto prístino y sólido de su parte cuando él me ha mirado, que sé que me ha visto y que sé que me ha reconocido. Al cabo de un tiempo me di cuenta de que había amor para mí en su corazón. No sé cómo lo ha hecho pero he entendido mi cuerpo de mujer y estoy ajustando mi mente femenina a las circunstancias que me visitan en mi vida con su ayuda. Y no sé cómo lo hace. No sé qué estrategias o qué modelos sigue para conectar conmigo, pero conecta.

Quizás los poetas tengan razón. Quizás el amor es la única respuesta”, Woody Allen.

No soy su única paciente, y seguro llegan historias a su mesa y a su sillón que no todas las almas soportarían. No me olvido de que es su trabajo, aunque sé que hay muchas personas que ponen su corazón en su oficio sin importar cuál es la tarea. Para mí es una forma de vida ir a terapia, y veo mucho por explorar tanto adentro como afuera de mí; como si yo misma fuese una fuente inacabable de asuntos por descubrir e intuyese que mientras esté viva seguirá siendo así. Sé que me expongo bastante al contarte acerca de mi terapia y acerca de lo que pienso cuando digo que todos deberíamos seguir una, al menos, una vez en la vida, pero no me quedan muchas más opciones que decir la verdad, tal y como en uno de mis artículos anteriores, La Estrategia, te contaba que decía Amy Winehouse. Y la verdad es que esta soy yo, tal y como aquí me lees y tal y como aquí me sientes.

Puedo ahora conectarte conmigo y con mi médico a la vez a través de la música. En mi terapia la música tiene un rol muy importante. Veo que es una herramienta bella y extremadamente poderosa que todos usamos (no sólo los médicos) para levantarnos y venirnos arriba o, incluso, para disfrutar un rato de nuestras penas cuando nos sentimos abajo. Mi médico y yo compartimos una atracción muy fuerte por la música y un amor nostálgico, yo por Inglaterra y él por la lengua inglesa, que no atiende a razones intelectuales sino, más bien, a las razones del sentimiento, si es que se pueden unir razones y sentimientos. A veces mi Buen Doctor me habla y/o me escribe en inglés, que es la lengua en la que mi corazón se abre mejor. Y esto es curioso porque yo no soy inglesa, pero te contaré el por qué de esta curiosidad en otro momento más adecuado. Lo importante para mí ahora es que sepas que averiguó cómo encontrar en el humor y en una lengua que no domina un canal de comunicación conmigo que le acercase a mi corazón mucho más directamente que indagando de otra forma. Pero, ¡no creas que hablamos en inglés todo el tiempo! Con sólo un poco de “gud-mornin-leidi” o “hau-ar-iu-tudei” se me relaja el gesto y me alegro de mi aquí & ahora, sea el que fuere.

Anabel, Sergio y mi Buen Doctor, cada uno en su parcela tocando las notas que suenan en mi interior. Los tres interconectados dentro de mí en mi camino singular, invitando a la mirada interior. Se anuncian cambios, podría ser que se avecinen turbulencias o que esté el viento callado… Podría ser que tuviese ganas de llorar otra vez, justo como cuando miro una foto de un niño sin pelo. Pero no quiero dejarte hoy sin contagiarte mi ritmo. Por si acaso el sol tarda un poco más en salir, Twist & Shout with me…

34.Sagrado o profano

24 Septiembre, 2015

(De 50 sombras de enGREÍdos)

¿Caes simpático a la mayoría de las diferentes personas que forman parte de tu círculo?

Si no es así, el problema está en ti. Alguna manta está ocultando la luz de tiferet, la sefirat de la simpatía, por ello no “transmites” bien y no eres bien  “recibido” por la gente que te rodea.

Quizás te enorgulleces un poquito, buscas honor, nos preocupamos solo por nosotros. Quizás no transmitimos autenticidad, o espontaneidad, o nos reservamos, o nos guardamos cosas solo para nosotros.

Ha llegado el momento de hacer una revisión en casa.  Pero… ¿qué buscar? Muy fácil: busca la santidad que hay en ti……

Me explico: Santo es sinónimo de “consagrado”, apartado, único, etc…,  lo contrario a lo consagrado (santo) se conoce como profano que también se puede entender como cotidiano, multiuso, multifunción, etc…

A medida que aumenta la Santidad aumenta la capacidad de trascender puesto que solo a través de la consagración, de lo Santo, puede uno vislumbrar lo que es único, lo excelso o lo absoluto.  Cuando se carece de santidad todo nos parece relativo, lógico y obvio. En estado de total profanidad, es decir, mínima santidad, todo es: relativo, usable y multifuncional. Ejemplo: tener  “otros dioses” como el dinero, el sexo, el trabajo… Comer de “todo”, servir para todo, “querer que todos sean tus amigos, no discriminar, ponerle en última instancia una vela a Dios y otra al Diablo, aprovecharlo todo, rebañar…, etc…, abusar en una palabra.

Detrás de la Santidad está lo genuino. Y solo lo genuino es admirable en un mundo cada vez más pret a porter.

Muchos comportamientos, principalmente comportamientos éticos, dependen de la Santidad de la persona. Sin embargo, sabemos que no todos los seres humanos que aparentan ser éticos y nobles lo son y recelamos de ellos porque dicen lo que queremos escuchar y hacen lo que queremos que hagan…, pero no son genuinos. Y por eso no nos caen simpáticos. Por eso nosotros tampoco les caemos simpáticos,  porque también a nosotros se nos nubla la sefirat de Tiferet….

Y el ejercicio es el siguiente: busca algo en tu interior que sepas  claramente que no es genuino en ti y tira de la manta…

Nosolonavegante, espéranos una semana más.

No es sexo (real) todo lo que reluce.

17 Septiembre, 2015

(Testimonio de terapia 2)

By Nosolodoctor y la Nube en “rose”

Marvin era un hombre de procedencia muy humilde que ya de niño resultó ser un prodigio en matemáticas, pero nadie pareció darse cuenta. Se diplomó, e impaciente por casarse con  Phyllis, su novia desde los 15 años,  aceptó un trabajo mediocre de profesor. Pronto montó una empresa de contabilidad, y gracias a su inteligencia, en poco tiempo se convirtió en un hombre muy rico…  “La vida a fin de cuentas consistía en hacerse rico ¿no?”

A los 64 años decidió que podía vivir de los intereses de su gran fortuna y se jubiló. A los seis meses de su jubilación apareció en mi consulta desplegando una gráfica de un metro cuadrado que registraba,  todos los episodios de impotencia que le estaban provocando unas migrañas horribles; habían aparecido tras su jubilación, pero según  él no tenían relación alguna… “El sexo está en la raíz de todo. ¿No es eso lo que los psiquiatras piensan? ¡ Pues conmigo han atinado de pleno!!!”

No había contado con su esposa para una decisión tan importante como jubilarse, sin embargo  definía su matrimonio como armonioso y sus relaciones sexuales como apasionadas y maravillosas hasta ahora, que sentía que su vida había terminado ya que estaba convencido de que su felicidad solo dependía de una vida sexual satisfactoria.

A pesar de que sus migrañas empeoraban,  se negaba a profundizar en lo que la jubilación podría suponer  tras una vida dedicada al trabajo…, ¿temía al envejecimiento? ¿a la muerte? Pensaba remitirle a otra terapia, cuando muy angustiado me relató los terroríficos sueños que estaba teniendo, sueños escabrosos y horribles que evidenciaban rabia hacía su esposa y furia con la muerte, pero el sexo no aparecía, no era  la raíz de sus problemas sino el intento del inconsciente para conseguir  llamar su atención.

Le pedí que trajera a su esposa, pero ella se negaba diciendo que yo era un loquero de matrimonios y  un sacacuartos. El que no quisiera venir, ni siquiera una vez  para ayudar a su aterrorizado marido, cuyos sueños se volvían cada vez más tenebrosos,  evidenciaba que el miedo gobernaba la vida de ambos. Philips, seis años más joven que él, tímida e igual de inexperta con el sexo opuesto, había sido la única mujer en su vida. Ella no salía de casa ni para ir al médico, y no soportaba visitas de amigos ni familiares, algo que él aceptaba temeroso de que le recortara sus rutina para el sexo…,  dos veces por semana con algunas excepciones en cumpleaños y vacaciones. “A veces las restricciones son buenas -explicaba-  ¿qué habría pasado si ella disfrutara tanto del sexo como yo?… aunque si disfruta, es sólo que nunca parece querer. Ella… ¿cuál es la palabra?… lo concede  si soy bueno…  ”

Marvin siempre le había sido fiel y el solo hecho de estar en la consulta hacía que se sintiera desleal, pero continuó trabajando y confiando en la terapia que para él  se fue convirtiendo en una oportunidad de empezar de cero,  como si pudiera pintar su vida de nuevo,  en un lienzo en blanco.

Conforme avanzamos, vio que de niño había dado poderes protectores mágicos a su madre, que tras echar a su padre de casa, no se separaba nunca de Marvin. Cuando se casó, era su esposa quien le protegía a través del sexo, y convirtió lo que debería ser un acto espontaneo de amor y alegría, en algo medicinal que le hacía sentirse seguro, fuerte ante la adversidad… un remedio para  ahuyentar sus miedos.

Phyllis  ahora le esperaba impaciente para comentar lo sucedido en la consulta, y poco a poco se fue despertando una comunicación muy auténtica  en la pareja, así descubrieron que ambos se consideraban un fraude para el otro. Él creía que podía haber prosperado más y ella no sentía que le hubiera dado nada, es más, le había disuadido de tener amigos, lo desalentaba cuando quería viajar y sobre todo no había podido darle hijos. Y al sacar cosas tan difíciles y duras de hablar se removió el mundo interno de Phyllis, y ella aceptó conocerme.

Su llegada abrió el camino para encontrar el verdadero problema que trajo a su esposo a mi consulta.  Ella se sentía muy poca cosa cuando se comparaba con todo el mundo,  todos eran más inteligentes, más interesantes, más preparados…, especialmente Marvin, y para no angustiarlo ocultaba sus sentimientos de inferioridad. Además no le había dado hijos, temía a la gente, nunca había trabajado fuera de casa, no tenía talento ni habilidades…, así que buscó algo que nadie más pudiera darle, y ese algo fue el sexo…, lo que Marvin necesitaba para sentirse seguro. Por amor, Phyllips había aceptado ser su diosa protectora  y fingiendo ser más fuerte de lo que realmente era, ocultaba sus  propios temores, dolores e incertidumbres.

Al jubilarse su esposo, se sintió muy incómoda con él  en casa todo el día hablando de viajar, reformar cuartos, muebles, pero lo peor era que… “ahora él se daría cuenta de lo insignificante que era su trabajo ocupándose de la casa y entonces… él dejaría de respetarla…  ¿no?” Phyllis lloraba e imploraba ayuda, y Marvin dándose cuenta que ella era, quizás hasta más frágil que él, cogiéndole las manos le dijo… “Jamás me había sentido tan cerca de ti…, lo que más me importa es nuestra relación”

Ambos,  confiando el uno en el otro, habían dejado al descubierto su parte más auténtica y vulnerable,  habían  allanado el terreno para, caminando juntos, poder mejorar y sacar adelante su relación, porque…  nunca es demasiado tarde.

En definitiva, y probablemente desde el punto de vista psicodinámico, todo sea lívido, todo sea sexo, pero detrás de ese sexo (real) existe una biografía oculta que da sentido a ese sexo  y no a otro, a una pareja y no a otra.  A veces es un  deseo de sexo puro y duro, pero otras veces (muchas) es la necesidad de entrega (no tanto de poseer)  del  afecto de mamá o la atención de papá, un sentido del deber y de “examinarse”.  Otras veces es un piloto automático que te mantiene con las luces en stand by y poco más… Así que eso de  “El sexo está en la raíz de todo  rotundamente SI…,  en la raíz, pero no siempre florece adecuadamente como se puede ver.
En el caso de este matrimonio, no era un sexo espontáneo,  por tanto sano, así no es de extrañar que tarde o temprano a uno de los dos acabara doliéndole la cabeza,  y al otro el corazón… ¿no creen?.

Nosolonavegante, la próxima semana volveremos putuales.

35.Bemiut Sijá

10 Septiembre, 2015

De 35 sombras de enGREÍdos

La cábalah dispone de un camino terapéutico contra los males de este siglo 21 y se llama Bemiut Sijá, que literalmente se llama “minimiza la conversación”. En otras palabras, utiliza la conversación de manera efectiva o habla menos, y escucha más… El silencio disipa mucha oscuridad porque las palabras hirientes y vanas del mundo son como una nube que tapa el gran sol…

Esto, sin duda, requiere de hablar y escuchar mejor, así como cuidar lo que sale de nuestra boca. La conversación es la herramienta para estar en contacto con otros seres humanos; si nos comunicamos mal, hablando y hablando, soltando nuestro rollo sin escuchar al otro y simplemente usando medias verdades, y deseando que el otro corte el rollo para estar siempre emitiendo señales de “SOS” para que nos admiren-quieran-oigan-protejan-envidien…

Lo malo de esta estrategia de volcado de palabras sin ton ni son es que nos vaciamos de luz y dejamos siempre el foco de luz en el exterior, en lugar de tratar de utilizar la luz interna para entender qué pasa dentro de nosotros… Al final de ese camino nuestro YO social tiene un sitio en el escaparate social de la vida, mientras que nuestro YO anterior, nuestra alma, se queda sola en nuestro mundo interior…, surgiendo la tristeza, la melancolía y en última instancia: la angustia.

La Angustia “existencial” la llaman…

Hoy te proponemos un ejercicio muy fácil: ayuno de palabras. Hoy una hora de silencio, mañana dos horas, tres al siguiente…, así hasta llegar a diez horas. 10 días de ejercicios. Recuerda lo que dice la cabalah: un día de ayuno de palabra equivalen a 40 días de ayuno sin comer, ni beber…

Os ponemos los sonidos del silencio mientras meditamos. Muy apropiada esta canción de Simon and Garfunkel porque empieza así: “Hola oscuridad (sombra), mi vieja amiga…”

Nosolonavegante, danos una semana más y volveremos con más…

Ojo a la letra…

36.Vivir sin asco

3 Septiembre, 2015

De 50 sombras de enGREYdos

En esta semana la manta de la que debemos tirar se llama “es que…”: es que los demás, es que estoy cansado, es que no sirve para nada, es que bla, bla, bla…

Y de tanto “es que” que incorporamos a nuestro intelecto nos vamos “asqueando” de todo el entorno y tapamos nuestros riñones, la sefirá de yesod, con la manta del “asco”.

El asco es lo que impide que una IDEA se transforme en un IDEAL. En esa “L” última radica la pasión de hacer o no hacer. Y la manta de los “es que-asco” nos frena la voluntad.

Así que el ejercicio de esta semana es fácil:

PONTE UNA IDEA DIFÍCIL DE EJECUTAR ESTA MAÑANA Y TIENES SIETE DÍAS PARA LLEVARLA A CABO POR LO CIVIL O POR LO PENAL. JE……

Nosolonavegante, volveremos con más, esperanos hasta la semana próxima.


© 0000-0000 (NoSoloDoctor y Los Angeles de Charly) - Actualizado: 24/05/2017 - Visitas totales: 1,036,423 - Últimas 24 horas: 182
Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.