Archivado en Diciembre, 2015

29. Des-Afinados

6 Diciembre, 2015

¿Por qué aun a pesar de mi “mejora continua como persona” (o al menos eso creo yo…) hay gente que se va de mi vida? ¿Por qué gente a la que queremos o intentamos querer y a la que le pedimos que cambiaran “un poquito” no lo hacen, e incluso se reafirman aun más en su radicalismo, en su hostilidad, en definitiva,  en su posición existencial y nos sentimos,  tarde o temprano, obligados a marcar una distancia más que prudencial que desemboca irremediablemente en un “adiós”?

Y aún peor: ¿por qué hay personas que nos sacan de sus vidas y otras simplemente que no nos traga?

A ver…,  dividamos mentalmente el espacio con una línea horizontal en la que supuestamente por encima de esta  esté el mundo espiritual y por debajo de ella  estuviese el mundo material. En el mundo materialista, la fuerza de gravedad ” tira” para sí misma de forma “egocéntrica”, de tal modo que todo lo que hacemos, sentimos o pensamos tiene en su eje a… nosotros mismos. Y como el EGO está en el centro, nuestro intelecto y nuestra razón no tienen más remedio que trabajar para este “jefe”. Esto no es malo ni bueno. Simplemente una posición existencial en la que el deseo, la motivación, la razón y el intelecto tejen una tupida manta que no deja ver lo que hay por encima de la línea.

Por encima de la línea está el mundo espiritual (y por espiritual me refiero una dinámica de pensamientos, sentimientos y acción que son “centrifugas”, es decir, no solo no existe una ley de gravedad que tira de mi hacia dentro, sino que existe una fuerza hacia afuera que me aleja de esa línea virtual. Por tanto, las personas ubicadas en ese campo prefieren actuar en contra de la razón, por encima del intelecto, contra la lógica y contra el ego, no hay ganancia, no hay interés. Se llama Altruismo.

Los altruistas rechazan la razón terrenal aun si eso les da la oportunidad de conocerlo y verlo todo. Prefieren actuar con los ojos cerrados — por medio de la fe — y perseguir lo que no se ve — ¿espiritual? –. Altruismo versus Egoísmo.

Cada nivel espiritual está definido por la medida de altruismo presente en él. Cada Nivel material lo está por la intensidad egocéntrica a la que está sujeta.

Dos personas que están en el mismo campo ya sea en el campo material o espiritual son entre sí AFINES porque están sujetas a la acción de la misma fuerza: los materialistas por la acción de la gravedad, los espirituales por la acción centrifuga… Por consiguiente, dos personas separadas entre sí por esa línea imaginaria se encuentran DES-AFINADAS, no-afines porque están sujetas a campos gravitacionales naturalmente contrapuestos.

Dos personas pudieron conocerse a un lado u otro de esa línea; conocerse, entenderse, respetarse, quererse y amarse, pero la vida, el estudio, sus circunstancias personales, su medio ambiente, sus experiencias o ¿el azar? hicieron que uno entrara en una órbita distinta a la del otro. Uno se fue para arriba y el otro se quedó estático. O bien uno se quedó estático y el otro entró en órbita “terrestre”.

El caso es que se desafinaron aun a pesar de que seguían conociéndose, entendiéndose, respetándose, queriéndose y  amándose…  Pero la trayectoria es lenta e inexorablemente contrapuesta.

La posición egocéntrica o altruista está determinada por el GPS interno. No somos tontos y sabemos en nuestro interior a qué jugamos. Nuestro GPS interno te dice claramente si nos movemos en dirección a la Tierra, digiriéndonos  a favor de la lógica, la razón y de nuestro intelecto; o si estamos en una dinámica hacia el Sol, contra la lógica.

Sea cual sea nuestra dinámica, no es ni correcta ni errónea pero sí nos explicaría por qué determinadas personas cuando miramos por la escotilla de nuestra “nave” las vemos cada vez más lejos aun a pesar de nuestros sentimientos, pensamientos y acciones. Será porque estamos desafinados respecto a ellos aunque los queramos, los amemos, los respetemos, los entendamos y los conozcamos.

“Unos vienen a conquistar la Tierra y son buenos y otros exploran las Estrellas y son…”

El Trabajo de este mes de Diciembre es simple: accede a tu GPS interno y analiza bajo qué acción de campo gravitatorio orbitas y establece las coordenadas respecto a tu entorno independientemente de tus sentimientos… Te aseguro que entenderás por qué a estas alturas de la película de tu vida aun a pesar de tu supuesta  mejora continua como persona (o al menos eso crees tú…) hay gente que se aleja cada vez más de tu vida, y de por qué gente a la que queremos, respetamos, entendemos e incluso amamos, nos gustaría que cambiaran “un poquito” para poder cohabitar de forma más ecológica y, sin embargo, no lo hacen, e incluso se reafirman en sus radicalismos, en su hostilidad, en su posición existencial, y nos sentimos  obligados a marcar esa distancia más que prudencial que tarde o temprano acaba en un “adiós”.

Canción: “I wish you were here” de Pink Floyd… o Deseo que estés aquí…

¡Feliz navidad, tanto a los que estáis fuera, o como a los que vais dentro de la nave!. Nos vemos el siete de enero.


© 0000-0000 (NoSoloDoctor y Los Angeles de Charly) - Actualizado: 24/05/2017 - Visitas totales: 1,035,624 - Últimas 24 horas: 203
Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.