Archivado en 28 octubre 2017

15. Sacrifíjate

28 octubre, 2017

 

De 50 sombras de enGREYdos

Algunas veces las cosas irían mejor cuando en vez de tanto sacrificio pasáramos por alto el detalle y viésemos la trayectoria global de la persona. En esos casos,  una sola palabra o un beso lo cambiaría todo.

Eso no es “sacrificio”. Elton John

 

Tenemos muchas dudas sobre cómo actuar por la vida, en nuestro día a día. A menudo nos implicamos, y pensamos que demasiado, a menudo nos comprometemos, y pensamos que no lo suficiente y a menudo pensamos que debíamos habernos “sacrificado”.

Sacrificarse, Implicarse y Comprometerse: ¿cómo, cuánto y hasta dónde?, nos supone una auténtica lección de vida que todos queremos aprender.

Sacrificarse en exceso, no implicarse nunca y estar siempre comprometido supone no una sombra para nuestro sol interno, sino una auténtica constelación sombría que nos amenaza.

La Dificultad del Sacrificio estriba en que el tratado de Buenas Maneras de nuestra Cultura nos exige sacrificio continuo y permanente sin discriminar en el objeto de nuestro sacrificio.

“Si quieres algo debes sacrificarte”. Lo malo es que queremos todo.

Cuando te has sacrificado por todo, a todo le das valor y a todo estás apegado. Decía Irvin Yalom, mi terapeuta mas que favorito, acerca de esto: ¿quien es el verdugo del Amor? Es decir, ¿qué o quién acaba matando al Amor? Y responde: El intelecto. Pensar que yo me he sacrificado por ti y tu no, es lo que mata el Amor.

Uno debería reflexionar que si realmente yo hubiese amado a aquel por el que me sacrifiqué, ni siquiera hubiese pensado (intelecto) que él debería haber hecho lo mismo por mi. En eso se basa el verdadero amor de padres  e hijos o de parejas, cuando este es sano. Porque hay madres que pasan las facturas de todos los sacrificios. Y algún que otro cónyuge…..

La palabra Sacrificio podríamos desdoblarla en “sacri-ficcion”. Es decir, yo hago sagrado a alguien y le doy un valor que no es un valor real porque no todos se lo dan a ese objeto. Y yo decido sacrificarme por él.

El acto siempre depende del objeto que tenemos ante nosotros. A veces parece una «cosa muy santa» digna de sacrificio,   y otras veces, al contrario, parece una especie de suicidio sacrificarse sin exponerse a una serie de peligros y a saber si merecerá la pena tanto riesgo.

Más bien deberíamos SacrifiJARnos, fijarnos un poquito más en todas aquellas cosas “especiales” y “sagradas” (apartadas) para ti, y estudiar para descubrir su esencia (“Conocer es Amar”) y fijarles el valor exacto. Ni mas ni menos. Desde una distancia emocionalmente lo mas neutra posible.

Respecto a comprometerse… El acto de comprometerse supone una “promesa” compartida con el otro. Comprometerse supone “com-partir con pasión una “promesa o voto”, ligando a partir de ese momento tu destino al del otro.

Es el caso de Thelma y Louise. Una amiga (Louise), con tal de ayudar a la otra, compromete su destino y lo liga al de su desastrosa compañera. Respecto a la implicación, la misma palabra lo dice todo:”implica-accion”. Es decir, hacer un gesto (no promesa) que abra la puerta a que la acción se lleve a cabo, dejando al otro el libre albedrio de que haga o no, aquello que se supone se le ha facilitado.

Como me comentaba Norah (sí, la influencer, como la llamé en otro post recientemente), en un delirio metafórico de los suyos:

“en un plato de huevo frito con salchichas, sacrificarse es no comérselo aunque tenga hambre, la Gallina que puso el Huevo está “implicada” en el plato a través del Huevo, y el Cerdo está comprometido a través de sus entrañas fritas”.

Os dejamos no solo el final de Thelma y Louise, sino 10 extraordinarios finales de película, porque a esta altura de la película de tu vida, deberías saber ya que en el sabor de tu vida (igual que una pelicula) siempre está implicado, (influye) el final.

 

Tags: saber vivir, arte de dar, plena consciencia, cómo dar, implicarse, sacrificarse y comprometerse, dar y recibir.

 

 

16. Quita la sombra de una duda: ¿estar o no estar?

3 octubre, 2017

De 50 sombras de enGREYdos

El Final de las cosas refleja gran parte de su comienzo. Es decir, la fruta que brota es expresión de la semilla plantada. Por ejemplo: ¿te has fijado que la mayoría de los mortales cuando se acercan el final de sus días por enfermedad, o por senectud, “se pegan a la familia” dejando paulatinamente las actividades profesionales que le ocupaban la mayor parte del tiempo?

Eso demostraría, en opinión del Ben Ish Jai, lo que es realmente importante para la persona; su familia, incluso si en la foto  “finish” junto al moribundo  estuviese una persona ajena a su familia, esto podría dar a entender que esa persona ocupa un lugar importante en la vida del que se va a ir…

Esto se puede ver en el último capítulo de la Biblia cuando en Deuteronomio 32,1, Moisés bendice a los Hijos de Israel antes de Morir.  Lo normal hubiera sido que después de todas las peripecias de Moisés desde Egipto pasando por los 40 años en el desierto, sabiendo que va a morir, y más aun habiendo ya un sucesor nombrado por él, Josué, que se hubiese retirado gradualmente para dedicarle a su mujer Débora y sus hijos los últimos días. No es así. Los últimos días de Moisés los dedica a lo realmente importante para él. Y la Biblia lo enfatiza: “Y esta es  la Bendición que Moisés Hombre de Dios le dio a los Hijos Israel antes de morir”.

 

Al final todo se sabe. Todo se revela, todo brota en función de la semilla que plantamos. Por esta razón si nos condujésemos cada día como si fuese el último o parte de los últimos días, priorizaríamos para SER y para ESTAR donde queremos y donde debemos.

 

Quizás la pregunta shakesperiana de Hamlet está mal traducida al castellano. ¿To be o no No To be?  ¿Estar o no Estar?  ¿Estar con los que perdonan la vida, con los que te toleran pero no te quieren? ¿Estar con los que sabes que están por lo que representan pero si cayeses te abandonarían? ¿O estar con los que amas incondicionalmente independiente de que te correspondan o no? Porque, al final y al cabo, al final de este viaje, lo que  das es lo que te has dado y lo que no has dado es lo que te has quitado tú mismo.

 

 

Tag: desarrollo personal, crecimiento personal, sentido de la vida, misión de la vida, muerte

 



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.