Archivado en 25 enero 2018

14. Separar lo accesorio de lo principal

25 enero, 2018

De 50 sombras de enGreydos.

“La mayor parte de nuestras frustraciones vienen por una lectura rápida y superficial de nuestra realidad”.

Todo en nuestro mundo es dual: Fondo y Forma, Alma-Cuerpo, Yin-Yang, Recipiente-Relleno, Espacio y Tiempo, “principal y  accesorio”.

En realidad nuestra  vida es como una Boda. En una Boda  los novios y sus padres se preocupan y gastan tiempo y dinero en las características del banquete, la música y los invitados, y apenas reparan en la característica del anillo o las cualidades personales de los testigos ante el  acto  trascendente del casamiento, pues son dos personas que deciden unir sus vidas en un proyecto común, creíble y sostenible, donde 1 + 1 será igual a 1.

Cumplimos con alguien para que sean testigos de ese enlace, y a veces la elección de los testigos sigue más unos criterios sociales que trascendentales. Es más, muchas veces los novios apenas comen en su mesa el día del banquete; entre saludos, nervios, fotos, regalos y bailes es casi imposible.

En el mismo sentido,  nuestra  vida también es así; no distinguimos mucho entre lo prioritario (comer nuestro comida, es decir, vivir el momento con conciencia, alimentar nuestro espíritu, justificar nuestra existencia y engordar nuestro saldo energético-espiritual), de lo accesorio (ocuparnos de saludos, salir en la foto, triunfar, recibir regalos, tener una  hipoteca, competir con el vecino, prosperar… ), y nos ocupamos y ocupamos de tantas cosas “vanas” que finalmente apenas nos sentamos y comemos de nuestro propio banquete.

Tags: vivir conscientes, herraminetas para vivir espiritualmente, vida plena, apariencias y esencia, criterios para vivir con valores.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.