Palos de ciego

30 diciembre, 2011 por Nosoloyoda Dejar una respuesta »

Cuando un ciclo está próximo a cerrarse o se manifiesta la necesidad de clausurarlo, en ese distribuidor que se produce entre lo que se marcha y lo que está por venir, tendemos a hacer balance, a percatarnos de todos aquellos propósitos que se quedaron en el camino. Por ejemplo ¿quién no se dijo a sí mismo al verse abrumado por los exámenes finales “el curso que viene llevaré el temario al día”?, ¿quién no se ha dado cuenta de que el lunes ya pasó y la dieta sana continúa siendo un proyecto?, ¿quién en Navidad no ha notado que no ha encontrado un solo momento en todo el año para ser solidario, para tener un detalle, para besar y abrazar sólo porque sí, para ser más tolerante, para apreciar lo que de verdad importa…? Las tareas pendientes se vuelven más evidentes cuando nos acercamos al final del plazo que le concedimos.

El año pasado ya os comentaba el origen de la Navidad, como Constantino sincretizó el Cristianismo con las Saturnales, esas fiestas que conmemoraban el fin del periodo de oscuridad y el nacimiento de un nuevo periodo de luz. Por eso siempre he asociado el Espíritu Navideño y toda la motivación que implica con ese cambio de ciclo, con esa nueva oportunidad de sembrar para luego recoger.

Pero no hay que olvidar que lo que no se hizo en su día… no se va arreglar con un arrebato temporal y pasional de buenas intenciones adornadas con espumillón y bolas brillantes. Eso sería sólo un parche que se despegará a la primera de cambio dejando otra vez al descubierto el roto o el desgaste que ocultaba. De ahí la importancia de hacer las cosas bien hechas, para dejarlas bien ultimadas y que no vuelva ningún fantasma del pasado.

Confieso que la mayoría de las veces me cansa escuchar cosas como que un clavo saca a otro clavo… ¿y qué hacemos con el clavo nuevo, sacarlo con otro ardiendo? Es como paliar una resaca con otra borrachera… un círculo vicioso que desgasta y desperdicia tiempo, energía y sobre todo, VIDA. Pero claro, es tentador tratar de hacer algo a la desesperada, tirar por el camino (aparentemente) fácil cuando el dolor te envuelve con la capa de la desesperación y es justo cuando” hacer”, sólo por hacer algo, por no estarse quieto, parece la mejor opción… y nada más equivocado: una vez que se ha generado el tsunami… no hay quien pare la ola y sólo queda sentarse a esperar a que pase. Después llegará el tiempo de limpiar, reparar, reforestar, sustituir lo que haga falta y todo lo demás.

Hay una canción de Cristina y los Subterráneos que describe muy bien esta situación  como de que te pica en lo más profundo y hay que rascar a toda costa, como de tener Pulgas en el corazón, como de escuchar una y otra vez la misma canción y que ésta hable de opuestos, como de encontrar en la confrontación con los demás la autoafirmación, como de que el cariño de cualquiera vale más que el amor propio… sin embargo, a veces es mejor “quedarse quietecita hasta ver venir lo bueno…” pues, cuando te pica una pulga… el rascar sólo trae más picor.

El mejor propósito de Año Nuevo que se me ocurre es tratar de gestionar “en condiciones” la vida, invirtiendo el tiempo y la energía en lugar de gastarlos; empleándolos en cerrar primero las puertas que se queden atrás y en abrir después las que se sitúen en frente, en lugar de andar pendiente de las corrientes que provoca tener más de una abierta, con el correspondiente riesgo de pillarse los dedos con un portazo.

En nosolodoctorylac@gmail.com tienes un buzón de propósitos

Publicidad

9 comentarios

  1. nosolodoctor dice:

    me gusta. me gustan los propositos de enmiendas y los buenos propositos porque son señales de que al menos uno se ha dado cuenta de que todo es manifiestamente ¨mejorable¨ (incluo lo bueno. “cerrar documentos” en vez de minimizarlos quizas optimize las prestaciones del “gran ordenador central” y la vida fluya mejor. enhorabuena por la entrada de hoy; especialmente por la reflexion que esconde y por el metodo que deja entrever. feliz fin de semana.

  2. Contrapunto dice:

    Me encantan tus post NoSóloYoda, eres capaz de concretar en palabras simples y poco espacio sensaciones y pensamientos holísticos que a otros nos cuesta darle forma 😀

    Excelente propósito 😀

  3. avefenix dice:

    Nada más efectivo que quitarle las sábanas a los fantasmas. Me ha encantado lo de las corrientes. 🙂
    Besos a tod@s

  4. altavista dice:

    nosoloyoda; cada vez escribes menos y mejor. lo cual dice mucho de tu crecimiento pero sobre todo; de tu evolucion (que no es lo mismo pero es “más” que igual….)

  5. PELUQUI dice:

    FANTASTICO, ERES UNA ARTISTA, OLE OLE Y OLE, PRECIOSO LO DE HOY, GRACIAS.

  6. María Teresa dice:

    “El mejor propósito para Año Nuevo es tratar de gestionar “en condiciones” la vida, invirtiendo el tiempo y la energía en lugar de gastarlos”.
    Hija mia!!!… después de esto.. qué vamos a dejar en el buzón de propósitos, no que lo supere, sino que lo iguale.
    Muchisissimas gracias por darnos pistas.

  7. Norah dice:

    Propósitos y esperanzas…gran verdad cuando no se sabe que hacer mejor no hacer nada. Dice una amiga que “a lo loco no” pues eso. Gracias nosoloyoda. Te abrazo

  8. guerrera de la luz dice:

    Ojalá este Año Nuevo seamos capaces de aplicar cada uno de los puntos que propones, porque son inmejorables.

    Muchas gracias

  9. Rayo dice:

    Ains, si yo hubiese recibido este mensaje hace 20 años…
    Invertir tiempo y no malgastar, esta es la cuestión querida Nosoloyoda!

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.