Río Cerrado: Río Rebelde

27 marzo, 2012 por Pimpinela y El lobo feroz Dejar una respuesta »

Tiré tu pañuelo al río para mirarlo como se hundía,
era el último recuerdo de tu cariño que yo tenía
se fue yendo despacito como tu amor
pero el río un día a la playa al fin me lo volverá…

http://www.youtube.com/watch?v=U5leOrLtG1I

Los entendidos en medicina psicosomática sostienen que la mayoría de las enfermedades son consecuencia directa de haberle puesto un límite a la naturaleza, una puerta al mar o una alteración del curso de un pacífico río al que convertimos en “rebelde”… pero que nos sale por donde nos sale. La Real Academia de la Lengua Española define la palabra enfermedad como:

“pasión dañosa o alteración en lo moral o espiritual”, y además, aporta la siguiente cita: la ambición es enfermedad que difícilmente cura las enfermedades del alma o del espíritu.

En el transcurso de nuestra vida hemos ido creciendo tanto física como mentalmente y nos hemos ido quedando anclados en ciertos sufrimientos y asuntos que acallamos en nuestro interior de tal manera que nos doblan la espalda como si lleváramos una especie de mochila que nos genera problemas físicos, cefaleas, ansiedad, malestar intestinal, etc. o, simplemente, nos mengua esa luz interior o exterior que todos tenemos. Cuando tenía 7 años mi madre me apuntó al conservatorio de música. Alli no recuerdo muy bien lo que aprendí, pero nunca olvidaré cómo entraban todas las niñas en el auditorio de en frente de mi clase vestidas con tutú y medias blancas para la clase de ballet a la que tanto me hubiese gustado pertenecer. A mi amiga del colegio, María, le sangraban las uñas de los pies, y con 7 años ya llevaba 3 curándose ella misma las heridas en el recreo. Las zapatillas de ballet cuanto más sangradas, más amadas, al parecer. Y aún asi yo quería ser como ella. En cualquier caso, mis sentimientos hacia el ballet siguen siendo hoy igual de contradictorios que entonces… sufrir para triunfar y triunfar para sufrir.

Sea como fuere, bailar o eso que muchos de nosotros hemos hecho en más de una ocasión frente al espejo como si nadie nos estuviese mirando, nos ayuda a expresar ese río que llevamos dentro (y que los expertos llaman “CHI”, “PRANA”, etc.), a través del templo que supone nuestro cuerpo. Y en la acción de bailar puede que esté quizás el escaparate de aquello que nos sobra o nos falta en nuestros adentros, es decir, la emoción, el carácter y la idea. Aligeramos esa máscara de la que tantas veces hablamos en este blog: esa máscara que necesitamos para vivir porque nos protege pero que, al mismo tiempo, nos manda al olvido de nosotros mismos, de lo excelentes que un dia fuimos, para poder conquistar aquella meta que hemos venido a alcanzar y ganarnos nuestra medallita del pan de la vergüenza…

Y llegado este punto, me gustaría aquí señalar la puntualidad con la que recientemente y, en virtud de los preparativos que estamos haciendo de cara al próximo taller que haremos a finales de Abril en Málaga, ha llegado a mi vida el Sistema Río Abierto: un sistema de expresión corporal donde las emociones se mueven a través del cuerpo y de la voz… Como decía antes, callamos mucho más de lo que decimos pero, desafortunadamente, no lo hacemos exactamente por sabiduría sino por miedo. A veces ni siquiera somos conscientes de que nos pasan cosas, de que sufrimos por heridas tan antiguas que ni recordamos cuándo sucedieron. Los calvarios y males del alma de cada uno son dispares como las personas, asi las formas y necesidades de la mente para hablar a través del cuerpo igual funcionan. No somos adivinos de síntomas, sólo tenemos que escucharnos y vernos mejor.

Casi todos nosotros nos hemos encontrado alguna vez en un momento de la vida en el que de pronto los pilares que nos sujetaban se tambalearon o se derrumbaron por este o aquel suceso, y no solo nuestra vida “cambia” sino que ni siquiera sabemos cómo ha ocurrido todo. En esos casos en los que nos quedamos sin palabras no estaría mal encontrar a alguien con quien poder “bailar” (como se diríamos en terminología Coaching), es decir, como sinónimo del poder de la expresión. Cuando se “baila”, la energía se mueve y la magia puede suceder…

(clica en el siguiente enlace)

Baila & Conecta…

Publicidad

17 comentarios

  1. nosolodoctor dice:

    amar como si no te hubiesen hecho daño nunca; trabajar como si no lo necesitases y bailar como si nadie te estuviese mirando…..
    Todo lo demas es “contenerse” y toda “contencion” acaba expandiendose o somatizandose en el organismo porque la energia; la vida, a diferencia de la muerte; siempre acaba abriendose paso. A mi no me gusta “bailar” pero se que “debo” hacerlo alguna vez; que no se puede ser una “mente andante” y tambien estaran los que son unos cuerpos sin mentes; a esos; seguro que no les vendia mal un poco de meditacion; toma de contacto ;reflexion y dicernimiento (que no conocimiento)….. muy bonito; pimpinela; es un placer colaborar contigo. Me gusta eso de que “…… A veces ni siquiera somos conscientes de que nos pasan cosas, de que sufrimos por heridas tan antiguas que ni recordamos cuándo sucedieron. Los calvarios y males del alma de cada uno son dispares como las personas, asi las formas y necesidades de la mente para hablar a través del cuerpo igual funcionan. No somos adivinos de síntomas, sólo tenemos que escucharnos y vernos mejor”. me lo quedo

  2. antares dice:

    todo sea por salir de nuestra zona de confort y en nuestra lucha pulcra contra el EGO…..todo sea por mi bien. Gracias

  3. Rosamary dice:

    ¿Te acuerdas Pimpinela?, José Antonio Marína quiso ser bailarín de ballet

  4. Gloria dice:

    Me llega… como una señal, dejarme de tanta máscara y bailar y bailar…

  5. pia dice:

    A mi cantar; liberar mi voz….

  6. María Teresa dice:

    Una vez más lo que habéis escrito hoy parece hecho a medida. ¡¡¡Qué bien conocéis lo que llevamos dentro!!!
    Lo tengo claro, como dice Gloria: “dejarme de tanta máscara y a bailar y a bailar y a bailar…”
    Muchas gracias Pimpinela y lobo feroz.

  7. TELMA dice:

    Es curioso que el título de la canción que bailan el Travolta y la Thurma se traduzca al español a “Nunca se sabe”, y su estribillo diga: “C’est la vie, dicen los viejos padres, lo que te demuestra que nunca se sabe”.

    Y no sé si intencionadamente o fruto de la casualidad, esa relación entre lo que dice la canción y lo que me transmite Pimpinela con la entrada de hoy, sea que debo reflexionar sobre lo que es la vida, c’est la vie : “callamos mucho más de lo que decimos pero, desafortunadamente, no lo hacemos exactamente por sabiduría sino por miedo”.

    C’est la vie, el miedo nos encorseta, nos oprime, nos hace llevar una máscara que aparenta que todo está bien, porque como nos quitemos las gomillas que la sujetan, el río se desborda, y puede que lo inunde y arrase con todo y se lleve consigo el corsé que oprime nuestras vidas, para que salga a flote nuestro verdadero yo.

    Dícese del significado de la palabra corsé: “prenda utilizada para estilizar y moldear la figura humana de una forma deseada por razones estéticas o médicas”.

    Y volvemos al mismo punto, no sé si me seguís, ¡atención a las palabras!: moldea la figura de una forma ¿deseada?, ¿estamos cómodos cuando llevamos un corsé puesto?

    Personalmente, ya me he quitado el nudo superior del corsé, ¿sigo tirando de uno de sus extremos?… mi yo me dice que sí, mi máscara me dice que no, y mi burbuja de confort me ofrece polvos de talco para que siga aguantando la presión.

    Necesito bailar, correr hasta la extenuación, andar hasta que se acabe la senda para seguir por el borde del acantilado sopesando la libertad con la seguridad.

    ¿Sopeso?, mejor lo dejo que me estoy poniendo mupesá sopesando.

    Por cierto, os habéis fijado que cuando en una fiesta, disco, party, etc, todo el mundo se lanza a bailar impulsado por un resolte invisible que se acciona como por arte de magia, con la canción de Glorya Gaynor, “I will survive”, curioso, ¿no?, todo el mundo sale a la pista cantando a voz en grito y sin ningún tipo de pudor SOBREVIVIRÉ. Luego vienen los lentos, las canciones de bailar pegados, no sea que “el ganado” se lo crea, se descarríe, y suba la prima de riesgo.

  8. guerrera de la luz dice:

    Muy reveladora la definición de enfermedad que hace la Real Academia de la Lengua Española como:

    “pasión dañosa o alteración en lo moral o espiritual”, y además, aporta la siguiente cita: la ambición es enfermedad que difícilmente cura las enfermedades del alma o del espíritu.”

    El post es estupendo y el comentario de Telma me ha encantado.
    Gracias Nosolodotor, tus expliaciones hacen que aún salgan más cosas del post.

    Gracias Pimpinela

  9. guerrera de la luz dice:

    Me han entrado ganas de bailar!!!!!!

  10. almodovar dice:

    A mi modo de ver, queriendo o no, aceptando o no, a gusto o a disgusto, en las alegrías y en las penas, en la ilusión y en el desencanto, en el amor y en el desamor, la vida tiene una invitación al baile para nosotros en cada momento, solos o acompañados. Y cada momento tiene la música idónea de acompañamiento. Y cada uno tiene su propia música que le hace vibrar. Hay toques sutiles y toques enérgicos. Hay silencios que también son música, porque están expresamente ordenados en la partitura. La vida, pura armonía aún misteriosa e ininteligible, es un baile de notas musicales insertadas en el silencio.
    Saludos.

  11. CdC dice:

    Qué bonito almodovar….suscribo todo lo que dices.

    Preciosa entrada.

  12. avefenix dice:

    Y a mí guerrera de la luz, se me van los pies… Un post exquisito.-

  13. Pimpinela Escarlata dice:

    Gracias a todos vosotros. Nosolodoctor es quien sabe sacar lo mejor de mí. Sólo puedo estar agradecida y muy feliz de estar aqui y ahora. Un abrazo para todos… Bendiciones y luz.

  14. Marife dice:

    Tan precioso el post en si, como los comentarios de los amigos del blog…gracias por todo!!!

  15. Pimpinela Escarlata dice:

    Rosamary, no recordaba esa anécdota de José Antonio Marina… pero es precioso que un hombre lo reconozca, además, un hombre inteligente. Bailar no es de mujeres o de hombres, es de personas. Es de corazones, es de lo que está por dentro…

  16. Rayo dice:

    Una de mis padiones bailar y la voz un misterioso instrumento con infinitud de posibilidades de transformacion. El taller tiene swing por lo que veo! El post suena requetebien! Enhorabuena ! Y bendiciones tambien para ti, Pimpinela!!!

  17. luz dice:

    Me han encantado los vídeos y disfruto mucho bailando, me encanta¡¡¡¡, Gracias a todos.

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.