35.Bemiut Sijá

10 septiembre, 2015 por Nosolodoctor Dejar una respuesta »

De 35 sombras de enGREÍdos

La cábalah dispone de un camino terapéutico contra los males de este siglo 21 y se llama Bemiut Sijá, que literalmente se llama “minimiza la conversación”. En otras palabras, utiliza la conversación de manera efectiva o habla menos, y escucha más… El silencio disipa mucha oscuridad porque las palabras hirientes y vanas del mundo son como una nube que tapa el gran sol…

Esto, sin duda, requiere de hablar y escuchar mejor, así como cuidar lo que sale de nuestra boca. La conversación es la herramienta para estar en contacto con otros seres humanos; si nos comunicamos mal, hablando y hablando, soltando nuestro rollo sin escuchar al otro y simplemente usando medias verdades, y deseando que el otro corte el rollo para estar siempre emitiendo señales de “SOS” para que nos admiren-quieran-oigan-protejan-envidien…

Lo malo de esta estrategia de volcado de palabras sin ton ni son es que nos vaciamos de luz y dejamos siempre el foco de luz en el exterior, en lugar de tratar de utilizar la luz interna para entender qué pasa dentro de nosotros… Al final de ese camino nuestro YO social tiene un sitio en el escaparate social de la vida, mientras que nuestro YO anterior, nuestra alma, se queda sola en nuestro mundo interior…, surgiendo la tristeza, la melancolía y en última instancia: la angustia.

La Angustia “existencial” la llaman…

Hoy te proponemos un ejercicio muy fácil: ayuno de palabras. Hoy una hora de silencio, mañana dos horas, tres al siguiente…, así hasta llegar a diez horas. 10 días de ejercicios. Recuerda lo que dice la cabalah: un día de ayuno de palabra equivalen a 40 días de ayuno sin comer, ni beber…

Os ponemos los sonidos del silencio mientras meditamos. Muy apropiada esta canción de Simon and Garfunkel porque empieza así: “Hola oscuridad (sombra), mi vieja amiga…”

Nosolonavegante, danos una semana más y volveremos con más…

Ojo a la letra…

Publicidad

9 comentarios

  1. mariangeles dice:

    Me ha recordado un sueño que he tenido en el que se hizo el silenciosa y todo era paz .Todo estaba …era como debía ser

  2. mariangeles dice:

    Menudo reto mantener el silencio 1, 2…..10 horas, supongo que no valen las que dedicamos a dormir 🙂
    Nada habrá que empezar por el principio y observar… Escuchar
    Mil bssss

  3. nosolodoctor dice:

    Dice la Cabala que un ayuno de palabras (estar sin hablar un dia) equiva a 40 dias de ayuno sin comer ni beber. Por algo sera…..

  4. Celia Navarro Bravo dice:

    Hola, lo k mas me a gustado, ademas de la letra de la canción, a sido, lo de las palabras hirientes o vanas, son como una nube, k tapan el gran SOL.

  5. Vir dice:

    Cómo me gusta! Mi dia de ayuno de palabra es los martes y quiero más. Besitos a todos los Querid@s

  6. GRR dice:

    Querido nosolodoctor debe de ser porque no es lo que contamina al hombre lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella, porque del corazón sale.

  7. pasaba por aquí dice:

    El poder del silencio.. el poder de la escucha
    Tan fuerte.. tan cerca
    https://youtu.be/Stxbw59xM4Q

  8. María José dice:

    Realmente al hablar siempre soltamos medias verdades…
    Qué me gusta esta entrada… Un camino terapéutico tan sencillo… y difícil a la vez: el silencio.
    Excelente.

  9. Isabel dice:

    Curioso…mi abuela siempre decía que el hablar mucho “debilitaba”, es la forma que tenía de explicar ese vaciado de luz. La sabiduría ancestral!.

    Me viene la imagen de intentar llenar un recipiente de agua (luz) pero que tiene un agujero (hablar), y por ahí se escapa, por ahí se pierde nuestra luz, y además de la propia presión del agua el agujero se va haciendo cada vez más grande. Más hablamos, más nos vaciamos en un circulo cerrado.

    Ayuno de hablar y ayuno de escuchar…difícil ejercicio.

    Bellísima entrada.

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.