Un lugar común.

24 enero, 2011 por Los Angeles de Charly Dejar una respuesta »

Como saben,  este verano pasado estuve de viaje derramando vasos de agua sobre las sábanas de los hostales gracia al calorazo que hacía en la frontera con Francia y, sobre todo, escuchando  música durante los 2.600 kilómetros que nos “pimplamos” en coche como si ná. Seis días sin parar.

Fíjense, recuerdo que  la gente nos preguntaba que cómo volvíamos  tan blancos, con eso lo digo “to” y  lo que no les digo, a ellos, es:  que venimos de Transilvania, porque es mentira, aunque ganas no me faltan de soltarlo.  Chitón, angel, chitón…

Pero sigamos conduciendo. Una de nuestras excursiones sonoras y paralelas al viaje geográfico fué adentrarnos en el   alma de Iván Ferreiro, ex-lider del archiconocido grupo ” Los Piratas”, pues llegamos a escucahr  su discografía completa, cuatro discos escritos desde el corazón, y que narran toda su historia personal y universo particular desde que dejó su anterior grupo.

” Meteoro y el Señor Conejo” es la canción que cuenta la reacción de la gente ante su decisión de romper con sus antiguos compañeros de viaje y cómo  llegaron a hacerle sentir culpable y dudar de la decisión tomada. La letra es reveladora (vídeo).

Después de  unos días de llegar a casa volví a pensar en Iván pues  me encontré en la prensa la última carta que recibió Claude R. Earthly, persona que dio la orden de dejar caer la  primera bomba atómica en Hiroshima, en  la cual un grupo de chicas japonesas (heridas y cicatrices en los rostros) se conmiseraban del terrible sentimiento de culpabilidad que Earthly expresó públicamente (pidió a su gobierno que lo encarcelaran por lo que hizo…) durante toda su vida hasta enloquecer.

Las chicas, sabiendo de su tormento,  lo perdonaron basándose en el hecho de considerarlo otra víctima más de la guerra.

El dolor de la víctima y la conciencia de culpa son dos terribles monstruos que solo pueden ser exiliados con el perdón, siempre regenerador, renacedor… pero ¿Cual de las dos partes creen ustedes que gana más: el que perdona o el perdonado?

Nosotros, ustedes y yo,  compartimos con los personajes anteriores un lugar común aunque no seamos artistas famosos, ni hayamos cometido terribles crímenes  afortunadamente.

Quizá, aún no hayamos  perdonado a nuestros padres, un hermano, una compañera del trabajo, etc (o tal vez sí…), y por ello sepamos , como cualquier víctima  o culpable (también de no perdonar), cómo duelen las heridas o, en el mejor de los casos, qué sensación de libertad y paz se siente al perdonar o ser perdonado, porque…,  quizá todos hemos sido víctimas de alguna manera, o  ignorantes de hacer daño, de otra. O incapaces de ver que los culpables también fueron víctimas.

Que la fuerza te acompañe y estés dispuesto a perdonar o pedir perdón de corazón.

Gracias por acompañarnos y pasarlo. Estamos en Facebook. Twiter: angel cuatro y angeltr3s

Publicidad

17 comentarios

  1. Luz dice:

    Buenos días a tod@s,
    Me vais a permitir que os cuente lo que me pasó hace muy poco con mi hijastro de 15 años. Como consecuencia de una de sus últimas “travesuras” (se hizo la piarda en el instituto y se fue a casa con 3 amigos más a jugar al escondite..) Evidentemente, su padre y yo nos enfadamos mucho con él. Su mal comportamiento tuvo “una consecuencia” (que consistió en no dejarlo salir a jugar para que reflexionara por lo que había hecho). El niño la aceptó y durante un par de días estuvo como un “zombi” por la casa. Su rostro llegó a tener tanta tristeza que yo no podía casi mirarle sin echarme a llorar. Una noche llegué del trabajo y le pedí que me acompañase al dormitorio para hablar con él. Le pregunté que le pasaba y me dijo que “lo que había hecho estaba muy mal pero que no sabía como arreglarlo”. Le abracé y le dije que tenía que aprender a pedir perdón. “Y eso como se hace?” me dijo. Pues es muy sencillo: busca a papá, dile que quieres hablar con él, cuéntale lo mismo que me has contado a mí y pídele que te perdone. Y así lo hizo.
    La cara de mi hijo cambió desde ese día y hoy por hoy su rostro refleja la felicidad de un niño de su edad.
    El poder del perdón es incalculable.
    Gracias Ángel por dedicarle un espacio hoy en este maravilloso blog.

  2. Rayo dice:

    No se si es más dificil perdonarnos o perdonar…
    hace un par de días hablé mal…
    la culpa me duele pero la dejo ahí para que jamás vuelva a olvidar que en el fondo lo que todos necesitamos es amor: unos van al gimnasio, otros se hacen cultísimos, otros salvan el mundo, otros educan niños…etc, etc… y en el fondo todos buscamos que nos aprecien. Ser queridos.

  3. cristina dice:

    El perdonar te lleva a un estado de paz interior, y esa paz es el camino d la felicidad.Nojuzgar a nada ni a nadie, eso te lleva a no tener que ni perdonar, dar sin esperar….
    Yo prefiero perdonar a q me perdonen, pero eso es una demostración que el ego está ahí pidiendo no confundirse nunca, así q seguramente me han tenido q perdonar muchas veces de las q me hubiese gustado, pero bueno lo importante es estar en paz con uno mismo.

  4. marynna0_0 dice:

    Yo llevo mucho mejor perdonar a que me perdonen.
    Cuando siento que tengo yo la culpa me desespero, porque el control lo tiene la otra persona. Es algo que yo podría haber cambiado. Y odio la sensación de haberlo hecho mal.
    Si yo soy la que tengo que perdonar, siento decepción, pero está en mí decidir y sopesar.
    ¿Soy capaz de perdonar del todo sin sentir un ápice de rencor? Creo que sólo por momentos. Creo.

  5. Luz dice:

    Estoy de acuerdo con Rayo. En realidad, lo que todos buscamos es AMOR. Y el amor es el resultado de dar mucho de forma auténtica.
    El arrepentimiento sincero es uno de los caminos para llegar a él.

  6. GRR dice:

    Hace unos meses tube un problema con una persona..
    Alguien esperto en “saber escuchar” me preguntó: la has perdonado? pues sí con la boca, pero de verdad, con el corazón eso ya es más difícil…el esperto en “saber escuchar” me hizo ver otra realidad, me hizo ver que no había nada que perdonar, pues esa persona con su comportamiento había logrado que yo tomara una serie de decisiones, que de no ocurrir lo ocurrido pues, o no las hubiera tomado, o habría tardado más en hacerlo. Por lo tanto no sólo no tenía que perdonarla, si no que podía hasta estarle AGRADECÍDA. Me quedé tan agusto, me quité un peso de encima.
    Gracias nosolodoctor.

  7. María Teresa dice:

    Cada vez hay más corazones abiertos en los comentarios, esto es una terapia. Hasta hoy yo estaba orgullosa de que perdono sin ningún esfuerzo, y de corazón no sólo de boca, como nos ha aclarado GRR. Pero los comentarios de hoy me han hecho darme cuenta que yo nunca pido perdón, pero porque tengo la sensación que no le he hecho nada a nadie por lo que tenga que pedir perdón. ¿No es raro esto? ¿Será normal tener esta sensación, o será otra vez el ego haciendo de la suyas?. No sé…no sé… voy a reflexionar sobre el tema.
    Por cierto, Nosolodoctor nos enseñó que “Perdonar es darse cuenta que no hay nada que perdonar”

  8. MOI dice:

    El perdón es una de las herramientas de sanación más efectivas que conozco. Abrazos a tod@s

  9. carlos calvo dice:

    BUENOS COMENTARIOS¡¡¡
    Perdonar solo con la boca y no con el corazòn me recuerda la frase..perdono pero no olvido..que en definitiva,aunque la persona lo diga,el sentimiento de seguir siendo victima continua formando remolinos de negatividad,cosa que no ocurre cuando de verdad perdonamos y al liberarnos del remolino energetico,nos damos cuenta que en definitiva todo era menos importante de lo que nos parecia….vamos la mancha de cafe en la alfombra del pasillo…..saludos para todos….

  10. olivia dice:

    Gracias luz por tu maravilloso comentario tan….personal

  11. GRR dice:

    Perdón quise decir experto.
    Pedro le preguntó a su maestro: cuantas veces he de perdonar a mi hermano? hasta siete?
    Jesús le contestó: hasta setenta veces siete…

  12. Rosamary dice:

    He escrito una vez y el comentario no ha entrado en la página. He reescrito con alguna modificación y tampoco lo veo. Disculpadme si acaso entrara el mensaje por dos veces..

  13. olivia dice:

    creo que hay un problema tecnico; solo veo los comentarios ultimos pero no desde el primero

  14. olivia dice:

    pues no.. estan todos…en fin me estoy volviendo ……”elevada”

  15. Rayo dice:

    Marynao, bienvenida, gracias por compartir tus con tanta sinceridad…

  16. Uf dice:

    Menudo “estirazón” que está pegando el blog…

  17. Contrapunto dice:

    Mi abuela (joya de mi infancia) me decía amenudo que en esta vida se podía ahorrar en muchas cosas menos en perdones. Y eso lo decía alguien que vivio una guerra civil cruenta…
    Cuando me contaba lso tipicos cuentos (Caperucita, Cenicienta, etc) las protagonistas nunca eran princesas, solian ser esforzadas y oprimidas trabajadoras que luchaban por la libertad y contra el capitalismo (sus ideales políticos tiñeron mis cuentos y tarde muchos años en conocer las versiones originales) pero al final de todos los cuentos los protagonistas (tras haber triunfado la libertad y derrocado al capitalismo; of course) se perdonaban y amigaban todos y acababan celebrando una gran comilona mientras cantaban “La Internacional” (Este último detalle es subrrealista, lo sé, pero todos los cuentos de mi abuela acaban con un gran grupo de gente hermanda cantando ese himno)
    Creo que debo mi gran pasión por la lectura a mi abuela, por que siempre tuve la sensación de que aquellos cuentos eran “raritos” ¡¡Pero me encantaban sus finales mucho mas que los de los cuentos originales!! Porque nunca habia muertos y ella describía un mundo hermanado que se habia perdona y unidos entonaban un canto y ambas cantabamos al final del cuento

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.