Operación Talento

22 abril, 2011 por Los Angeles de Charly Dejar una respuesta »

Comos ustedes ya saben la dinámica de nuestro blog es trasmitir reflexiones que nos hagan “despertar” de nuestra somnolencia espiritual; hace unas semanas escribimos un dueto firmado “Richi & Povery”.

Este post, basado en un video que nos ha enviado Graciela Waen para que escribamos sobre él, nos recuerda aquel debut que tuvimos con “El circo de las Mariposas” y que tanta repercusión tuvo y sigue teniendo. El protagonista de aquel video era un chico que nació sin extremidades por culpa de la Talidomida (un medicamento que, tomado durante el embarazo, produce focomelia; que es la ausencia de extremidades y obliga a la persona a caminar como una “foca” de ahí su nombre) Pero ¿qué pasa cuando esto ocurre de mayor; por ejemplo, con 10 años? ¿se puede reeducar, reaprender y triunfar? es más ¿qué es triunfar? El programa chino “Talent” (el alter ego de “Operación Triunfo” español) tiene un nuevo ganador: se llama Liu y recuerda un poco al protagonista de nuestro primer video.

Las palabras del jurado son “elocuentes”; sin lágrimas ni estridencias: se “ve” el respeto hacia la dignidad. ¿quién ha dicho que se come con la boca? Liu dice: “PIENSO QUE EN MI VIDA SOLO TENGO 2 CAMINOS: UNO ME LLEVARIA A MORIR RAPIDAMENTE Y EL OTRO A LLEVAR UNA VIDA MARAVILLOSA”.

Después de ver a Liu creo que callar cuando alguien dice que la humanidad es un desastre es enterrar el esfuerzo titánico de miles de personas que en la historia de la construcción de la humanidad han entregado su tiempo y, muchos, sus vidas de forma ejemplar. ¿Cómo es posible que solo se vea un lado de este mundo dual? ¿Por qué caemos en esa trampa de dejar que la sombra siga tomándonos terreno? Todos tenemos un Liu dentro esperando ser despertado. Alrededor nuestro hay muchos Liu ofreciendo su talento.

En estos momentos todos estamos observando el esfuerzo que desde oriente se está haciendo por volver a tocar la música de la dignidad… Pueblos con los brazos amarrados por dictadores que deciden empezar a vivir su vida en libertad. Como Liu han despertando. Escribir este blog como, diría el filósofo J.A Marina, es una labor fácil gracias a las “plumas prestadas” de personas como Liu. Pero si algún valor podemos añadir podría ser mirar con detalle todos los destellos de su Luz.

Cuando alguien tan ejemplar se planta en un escenario a derrochar tantísimo entusiasmo por la vida, caemos en el vicio de comportarnos como jueces, pero ya no de quien se expone, sino de nosotros mismos. Las actitudes de los miembros del jurado del programa nos dicen mucho acerca de ésto. Pensar que no tenemos derecho a quejarnos de la vida o a sentirnos mal por la sencilla razón de que siempre habrá alguien que esté peor que tú no es la cuestión. La razón de evitar la queja, para mí, es muchísimo más evidente, práctica y menos competitiva: no sirve para nada bueno, sólo te conduce a la autocompasión y eso te aleja de la vida, te convierte en una especie de zombi que necesita engullir otras vidas o arrastrarlas a su propio infierno. El hombre no es capaz de volar con los medios con los que cuenta al nacer, tal y como lo hacen muchos otros seres, sin embargo, creció y aprendió a surcar los cielos.

También, uno de ellos se limita a felicitarlo no por el mérito de hacer lo que poquísimos en este mundo harán, sino por la ejecución en sí, es decir obvia cualquier diferencia y se queda con la esencia: sólo ve a un chico tocando el piano. ¿Con qué? Cada cual que lo toque con lo que quiera o pueda… lo que importa es que lo hace y lo hace bien.

Pero quizás el mensaje más positivo y simbólico de este vídeo, o al menos el que más me ha impactado, es “haré que mi hijo vea tu actuación”, es decir, no se lo voy a contar, dejaré que él mismo vea y saque sus conclusiones desde la convicción de que nada malo puede sacar de tan memorable ejemplo; querer compartir no un espectáculo, no un entretenimiento, no un fenómeno, sino toda una enseñanza: somos lo que nosotros mismos creamos. Una madre le dará a su hijo la herramienta y dejará que él haga lo que tenga que hacer.

Un cuento (no recuerdo su autor): Unos canteros trabajaban en una catedral y alguien que pasaba preguntó al primero…

– ¿Qué hacen?

– Aquí, picando piedra.

A otro preguntó lo mismo pero este contestó:

– Picando piedra para un muro.

Y el tercero respondió entusiasmado:

– ¡Estamos haciendo una catedral!

Podemos elegir:

1-Vivir dormidos y quejándonos por todo, es decir, picar piedras o

2-¡Vivir como Liu! Alcanzar el triunfo siendo conscientes de que construimos la catedral de la humanidad.

Los Tres Tenores

Despliega tus alas por un día, escríbenos a nosolodoctorylac@gmail.com

Publicidad

12 comentarios

  1. antares dice:

    hare que mis hijos lean esta entrada. excelente

  2. otlan dice:

    no cabe duda que es la entrada mas exquisita en cuanto a texto y la mas emotiva en cuanto a videoclip de todas. obra maestra chic@s. caramba con los tres tenores !

  3. Rosamary dice:

    Es tan cierto lo que dices:
    “Por qué caemos en esa trampa de dejar que la sombra siga tomándonos terreno?
    _________________

    Muchas gracias por esta sacudida.
    Cuanta belleza y esperanza juntas. En realidad siempre es así, lo que en un principio parece malo después se puede convertir en bueno. Tan sólo es preciso que queramos que lo sea

  4. andaluces de jaen dice:

    lo malo de lo bueno……

  5. olivia dice:

    como decía el cuneto: “buena suerte , mala suerte; ya se verá”

  6. MOI dice:

    Sobrecogida con tanta belleza… Por supuesto compartiré esta entrada con mis hijas. Bendiciones.

  7. oraculo de Qum Ram dice:

    un favor nosolodoctor: añada a este chico a su lista resilente de “algunos hombres buenos”. “resilencia pura”. gracias a todos por este post.

  8. nosolodoctor dice:

    la cara del jurado es un “poema”; el rostro de la admiracion: no es lo mismo “mirar” a alguien que “ADmidar a alguien”. ¿no creen ? gracias a los tres tenores

  9. Norah dice:

    Impresionante y bello como la propia supervivencia. Mil gracias

  10. Uf dice:

    ¿De qué madera están hechos quienes no ven una huida hacia adelante sino que divisan con total claridad el camino hacia la plenitud y se limitan a seguirlo como si de un instinto se tratase, sin miedos, sin temores, sin dudas y con la decisión necesaria para no rendirse jamás, para alimentar el esfuerzo… ? ¿Qué poder es ese y cómo se accede a él?

  11. antares dice:

    de la misma madera que tu; Uf. Este chico no tiene nada de lo que carezcas. solo la “necesidad”. resilencia pura……….

  12. Rayo dice:

    Sigo dándole vueltas… al igual que UF

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.