El invento del progreso.

30 abril, 2011 por Nosoloangel Dejar una respuesta »

Una de las historias que más le gusta   contar a mi contrario sobre su infancia es que cuando le preguntaban que  qué quería ser de mayor, el siempre contestaba: ¡Ladrón sin destino!

“Ladrón sin destino” era una serie de tv, cuyo protagonista había sido injustamente acusado y se veía forzado a ser siempre perseguido por la ley… El tipo, a pesar de sus circunstancias,  conocía  gente interesante que le iba ayudando y vivía aventuras constantemente… Yo por el “contrario” hacía menos gracia  pues les soltaba la parrafada de que quería ser astronauta, cosa que a mis progenitores ni fu, ni fa… pues ellos eran personas prácticas preocupados por subsistir. Me miraban raro y tema zanjado…

Antonio Galván, el creador del fantástico proyecto musical PARADE, también muestra su interés por el Universo en: Astrónomo Melancólico. Disfruten de esta estrella caída en los suelos levantinos para gloria de sus oyentes poperos. Como ven, aquí una fan rendida…

Bueno, pues después de ceder mi asiento, como Antonio, a un intrépido/a aventurero espacial, seguí mirando los cuerpos celestes  gracias a  series  y libros de ficción,  y extasiándome con las enciclopedias juveniles donde podía ver con detalle los planetas…, las estrellas, las galaxias… El Universo siempre ha llamado al hombre…., y nosotros siempre hemos buscado la manera de penetrar en su interior, de conocerlo, de desentrañarlo… mediante los progresos tecnológicos.

A lo que iba, la tecnología ha ido avanzando para satisfacer esta ancestral necesidad  en el ser humano y, a la vez , la sociedad  se ha nutrido de la tecnología generada en esa búsqueda…  adaptando los avances a la vida cotidiana. El sueño de la conquista del espacio  culmina pequeñas grandes necesidades como por ejemplo: las operaciones de miopía o retina con rayo laser… ¡Fantástico!.  Desde un punto de vista espiritual el axioma es perfecto: la carrera espacial sigue adelante porque a la vez estamos procurando que los descubrimientos vayan siendo aplicados a la medicina, a optimizar los recursos energéticos , pero también, ojo,  a cosas que no nos gustan tanto como la tecnología que se ha utilizado para crear armas, centrales nucleares…

Hay una canción de Roberto Carlos “El Progreso” que lo dice perfectamente: “errores no corrigen otros, eso es lo que pienso”.

La tecnología nos hace evolucionar, nos hace más inteligentes, pero no podemos pensar que la tecnología solucionará los problemas esenciales de la humanidad,  como hace unos días comentaba el filósofo Gilles Lipovetsky en una entrevista para la prensa:

¿Usted se siente escuchado?

No lo sé. Cada uno debe decir lo que cree y aportar cosas al debate colectivo para que la gente no vaya en malas direcciones. Eso es política. Yo no soy pesimista porque creo en la inteligencia de los hombres. Y la única cosa que cambia nuestras vidas no es ya la política, sino las nuevas tecnologías. “

A su paso por Madrid, G. Lipovetsky también arremetió contra los ecologistas por ser una de las corrientes ideológicas más poderosas en la actualidad y porque están pidiendo un control, o receso en el esquilmamiento del planeta. Copio su respuesta.

“¿Qué alternativa tenemos?

Las alternativas son, por un lado, las corrientes ecologistas que nos dicen que nos vamos al precipicio porque el planeta no podrá aguantar nuestro ritmo cuando tengamos un millón más de consumidores. Pero esta es la lectura pesimista. Son los que llaman al decrecimiento, a la reducción del consumo. Yo, sin embargo, no creo en esto. “

Esto suena a confiar en exceso en la inteligencia.  A no dar un paso  atrás ni para coger carrerilla… Era como aquella historia de los Medianitas de dejar todo en las manos de los guerreros…, salvando distancias, porque aquí de lo que se trata es de dar pábulo a la tecnología en contra de  fomentar  los valores imprescindible que nos hacen mejores personas. Pensar erróneamnete que nuestro intelecto es omnipotente.

Personalmentem creo que , y espero que si me equivoco me ayuden a rectificar, el espacio de los valores está ocupado por el lejano rumor de la religión…, rumor que antaño vertebró la sociedad de forma ortopédica, pero que en la actualidad ha dado un paso atrás, dejando un espacio libre para el pujante activismo social  y la paulatina toma de consciencia por parte de la sociedad, por un lado,  y por otro, se  ha abierto un hueco al más extremo nihilismo consumista.

Cerraré con las recientes palabras del filósofo  José Luis Sanpedro, pues nos sirven para analizar otras  posturas y para que ustedes reflexionen sobre el tema planteado…: tecnología. ¿hasta qué punto?

“¿Nos hemos creído más de lo que somos?

Nos creemos dioses y hacemos lo que no podemos hacer, y que si fuésemos racionales no necesitaríamos hacer. Desde los tiempos de Grecia la humanidad ha progresado técnicamente de una manera fabulosa, pero no hemos aprendido a vivir en paz, a convivir, a no matar al vecino. Las palabras favoritas de esta cultura son productividad, innovación y competitividad. Somos muy poderosos en técnica y muy ignorantes y faltos de sabiduría. El exceso de ciencia no está compensado por la manera de usarla.”

Como ven,  Sanpedro, pensador de izquierdas, está en la línea de pensamiento de G. Lipovetsky en cuanto a centrar el poder del hombre en el intelecto,  sin tomar partido en ningún momento por el poder interior o espiritual de las personas. Pero su postura es más humilde, pues da un paso atrás para reclamar un lugar destacado en la sociedad para los valores... Y eso  hace sustancialmente más rica su propuesta.

Que la fuerza te acompañe para seguir mejorando tu técnica de analizarte para ser mejor persona por el bien de la sociedad.

Publicidad

8 comentarios

  1. Rayo dice:

    Pues añado además que la tecnología además de aumentar la inteligencia del hombre, ha sido la fiel compañera del débil en la selección de especies de Darwin… Gracias a esto no somos superhombres… Los “habemos” con gafas y to! chiquitillos, patizambos, encanijaos… , y como diría Angel4, con un gran poder interior. ¿ Oye, no parece la tecnología una barita mágica?

  2. Contrapunto dice:

    Personalmente me encanta este post, toca varios de mis pequeños amores y encima va acompañado de una canción de Roberto Carlos ke es una de mis canciones emblema desde hace décadas, y la del astrónomo melancólico es genial 😀
    ¡¡Muy buen post NoSoloÁngel!!

    Yo quería ser pirata o corsario (tras empacharse de “La isla del tesoro” es lo ke pasa…) y creo que de una manera metafórica lo he conseguido; surcar los 7 mares y encontrar tesoros, casi puedo decir:
    “Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais… atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhäuser.
    Todos esos momentos NO se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia”
    [“Blade Runner”- El “NO” en mayúscula es añadido mio]

    Sigo mirando al cielo con la fascinación del “astrónomo melancolico” através de la tecnología, de los libros, de los mapas estelares, del telescopio… Y lo hago con la nostalgia del ke ha leído demasiada Ciencia Ficción y la certeza de ser un diminuto (que no insignificante) punto en toda esa enorme creación. Intento imaginar el espacio ke ocupa la humanidad en el planeta, en nuestro sistema solar, en la galaxia, en el espacio, y la imagen me da vueltas y me marea hasta ke vuelvo a poner los píes en la tierra y comienzo de nuevo…

    Con lo ke no estoy muy de acuerdo es con la visión ecologista expuesta. No es cuestión de ke podamos o no aceptar otros 100 millones de consumidores, existe capacidad para eso y más, el problema (entre otros muchos) estriba en el precio que pagaremos por eso, y no lo pagaremos nosotros, será una deuda ke dejaremos a las generaciones futuras.
    Como dice el post, nos creemos los Dioses de la creación y actuamos como si la tierra y todo lo ke hay en ella fuera y nuestro, y no lo es, tan sólo la tenemos en usufructo para cuidarla y legarla a las generaciones futuras…

    Finalizo comentando mi inclinación a pensar ke el desarrollo de nuestra tecnología ha ido más rápido que nuestro desarrollo espiritual, y claro… andamos desacompasados y jugando con fuego…

  3. MOI dice:

    Sí Contrapunto, creo que esa es la madre del cordero, estar “desacompasados”, tanto que corremos riesgo de quemarnos si no paramos…

  4. Norah dice:

    Importante tema el de la educación en valores. Seguramente llevan razón quienes positivizan la inteligencia humana como medio de utilizar la tecnología en pos de la evolución, sólo que me parece demasiado aventurado mientras no recibamos un mensaje unánime sobre el consumo responsable de todo. Magnifico post Nosoloangel. Un abrazo

  5. Rayo dice:

    Ah! Exacto: No se perderán. Voilá.!
    El mutante piensa que se perderán… las matemáticas…
    Pero NO.

  6. Contrapunto dice:

    Quizás no haya ke positivizar ” la inteligencia humana como medio de utilizar la tecnología en pos de la evolución” , kizás la tecnología sólo sea una característica mas ke nos ha dado nuestra evolución, una herramienta más para evolucionar… El problema quizás estribe en ke somos como niños jugando con cuchillos, el cuchillo en si (la tecnología) no es bueno ni malo tiene su parte ying y su parte yang, lo ke nos parece faltar es la madurez suficiente para usar el cuchillo, andamos “desacompasados”

    Ainnnsss Rayo, Roy (el mutante replicante) piensa ke se perderán porque, como señalais en muchos de vuestros post, está centrado en el “ego” en el “yo”, su tiempo es corto (la excusa) y ansía saber porqué (la meta equivocada) , sin embargo en los últimos segundos de su vida él sabe ke esos momento jamás se perderán y lo descubre cuando decide salvarle la vida a Dekard (Harrison Ford); cuando al fin ve que hay algo mucho más grande e importante ke él… Al final logra ver la “luz” y dar sentido a su vida.

  7. Rayo dice:

    Ojú!

  8. andaluces de jaen dice:

    de lo merjorcito que hemos leido ultimamente

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.