Golpes de timón

26 mayo, 2011 por Angel2 Dejar una respuesta »

O lo que es lo mismo, decidir cambiar, variar el rumbo.

Siempre hablando de rectificar, de crecer, de aprender a usar el viento como un aliado soplando a favor en nuestras velas desplegadas para expandir la consciencia.

Las dificultades siempre nos traen información que nos permite mejorar el propio conocimiento y el del entorno, vividas así como oportunidades.

¿Qué puedo aprender o he aprendido del presente o último obstáculo?

Muchas dificultades tienen un carácter cíclico o son producto de unas circunstancias que tienden a repetirse.
La adversidad es una gran maestra, brindándonos la ocasión para desarrollar la capacidad de anticiparnos y de prever situaciones futuras similares. Anticiparse, en este caso significaría tener hechos los deberes la segunda vez que ocurran.

Cuando elegimos ”virar” sopesamos pros y contras. Hacer uso del libre albedrío conlleva reflexión, introspección ¡dudas! tiempos calmos y revueltos… ¡perfecto y divino equilibrio!
Para poder decidir con claridad debemos aprender a relajarnos en el silencio…para poder “conectar” y escuchar las respuestas que llegan de la “Fuente”.

Saber relajarse en pleno caos, aprendiendo a no ceder al pánico, ése es el sendero espiritual.

Cito y recomiendo a Pema Chödron en “Cuando todo se derrumba” : “El camino espiritual implica ir más allá de la esperanza y del miedo, entrar en territorio desconocido, avanzar continuamente. El aspecto más importante del camino espiritual puede ser simplemente seguir moviéndose” .

Cuando llegamos a nuestro límite, si aspiramos a conocer ese lugar plenamente —es decir, si aspiramos a no ceder ni reprimir— una dureza se disolverá en nosotros. La fuerza misma de aquello que haya surgido —la energía de la ira, la energía de la decepción, la energía del miedo— nos suavizará. Cuando la energía no está solidificada en una dirección u otra, nos traspasa el corazón y nos abre.

Valorar y decidir con el corazón, evaluando la repercusión en nosotros mismos y en los demás, aún estando en nuestro límite, (cada uno con el suyo), puede ser escoger el camino largo, inicialmente duro e incluso solitario; más suele resultar ser el corto cuando convertimos los contratiempos en verdaderos “trampolines”.

“Estoy dispuesto a dejar todo dijo el príncipe al maestro.
– Por favor, acépteme como discípulo.
– ¿Cómo elige un hombre su camino? Preguntó el maestro.
A través del sacrificio. Respondió el príncipe.
– Un camino que exige sacrificio es un camino verdadero.
El maestro tropezó con una estantería. Un jarrón valiosísimo se cayó y el príncipe se arrojó al suelo para agarrarlo. Cayó en mala posición y se rompió el brazo, pero consiguió salvar el jarrón.
– ¿Cuál es el mayor sacrificio, ver estrellarse el jarrón o romperse el brazo para salvarlo? , preguntó el maestro.
– No sé. Respondió el príncipe.
– Entonces, ¿cómo quieres orientar tu elección hacia el sacrificio?
El verdadero camino es elegido por nuestra capacidad de amarlo, no de sufrir por él”.
(Paulo Coelho)

Deja que SEA!

Estamos deseando que nos cuentes, nosolodoctorylac@gmail.com.

Publicidad

7 comentarios

  1. olivia dice:

    uhm….repite jorge dressler…..bravo. la entrada; preciosa como es habitual en vosotros

  2. Rayo dice:

    Maestra!
    Vaya entradaza!
    Pues habrá que dejar que se rompa el jarrón.

  3. Pitos y Flautas dice:

    ¿Cuál es la diferencia entre anticiparse y suponer, entre prevenir basándote en la experiencia y aplicar patrones previos?

  4. avefenix dice:

    Creo Pitos que la llave siempre es la consciencia. Suponiendo estamos abirendo la puerta de los prejuicios… Si somos capaces de reconocer un patrón que vuelve y se repite como una oportunidad para POR FIN RECTIFICAR… habremos ganado un tanto. Besos

  5. Colibrí dice:

    PRECIOSO ANGEL , GRACIAS!

  6. carlos calvo dice:

    En una ocasiòn un maestro reuniò a sus discipulos y puso un jarròn con una bella flor en el,y preguntò¿,que es lo que sobra?…un alumno despues de cierto tiempo se levantò cogiò el jarròn y lo tiro al suelo, rompiendose y terminò diciendo …el jarròn es lo que sobra…..este es estatico y nos deja anclados por su belleza..pero no debemos quedarnos ahì………

  7. Rosamary dice:

    Gracias Angel2, muchas gracias.
    Estas palabras tuyas me recuerdan un ¿Para qué?

    “¡No hice nada en todo el día y estoy muerto!.Seguramente hice, a medias, un montón de pequeñas cosas o me ocupé de imaginaciones y supuestos que no llevaron a nada… así perdí mi energía. Llamo, Agredo, Discuto, Compro, Deprisa, deprisa ¿para qué?. Esclarecer el sentido de lo que hago , alineado con la tarea sirve de orientación. Refrescar el para qué , alinea al instante. Fíjate hoy: ¿para qué?
    La paleta del pintor. Claudio Casas

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.