Una de romanos.

18 junio, 2011 por Los Angeles de Charly Dejar una respuesta »

Artículo de Nosolocontrapunto.

Una de mis pequeños amores literarios es la historia y en los últimos tiempos he leído varios libros fascinantes sobre el Imperio Romano que van dando otra visión muy diferente a la que conocemos, en especial destacar “Roma y los bárbaros. Una historia alternativa” de Terry Jones & Alan Ereira

Solemos decir con cierto orgullo que somos latinos, que heredamos nuestra cultura, lengua y sangre del Imperio Romano; Mare Nostrum, Pax Romana, “Ave Cesar”, “Veni, vidi, vici”, “Cartago delenda est”, circo, forum, acueducto…

De alguna manera nos reconforta saber de donde venimos; nos sentimos tan perdidos como especie y en general es tal la incertidumbre que provoca el no  saber a ciencia cierta quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos, que el hecho de poder volver la vista atrás y desenterrar nuestras raíces, nos consuela y alivia como si de un placebo milagroso se tratara. Quizás pensemos que si somos capaces de conocer y entender el pasado podamos encontrar una tenue luz que nos de respuestas para caminar con más destreza hacía el futuro…

Las herencias más personales y directas que recibimos de nuestro entorno y allegados y las herencias más generales e indirectas que recibimos como pueblo o especie, todas y cada una de esas herencias/influencias son decisivas y serán muy determinantes en nuestro desarrollo tanto físico como espiritual, nos guste más o menos, somos seres sociales y tremendamente culturales, así que ¡Ahí va una de romanos! O una de herencias…

Por nuestro país y continente, han pasado innumerables pueblos: Godos, visigodos, vándalos, alanos, suevos, cátaros, fenicios, bástulos, griegos, dacios, senones, ititas, escitas, sasánidas y un largo etc. Sin embargo es la estela de los romanos la que planea sobre nuestras raíces y se adueña de nuestra herencia. Este hecho no fue algo casual o fortuito. Siglos de admiración de la realeza y nobleza europea hacía el Imperio Romano dieron como resultado la idealización histórica y la romanización de las raíces. Y es que para la realeza/nobleza europea ser rey era chachi, pero ser emperador era la repanocha. Y esta fijación por ser la repanocha debía estar impresa genéticamente porque empezó con Carlo Magno; Emperador del Sacro Imperio Roman…Blablabla, y acabó durando y costando demasiado, en especial a algunos reyes meapilas que buscando el púrpura imperial arruinaron la nación durante siglos.

Y como todos sabemos que la historia la escriben los vencedores, la cosa vino a quedar tal que así:

“Los romanos nos defendieron de los bárbaros* ¡1500 años dando el cayo para defendernos, que abnegados! Pero al final no pudo ser y las hordas bárbaras arrasaron el continente europeo saqueando y expoliando cuanto a su paso se cruzaba, hasta invadir Roma y destruir todo lo que el Imperio Romano había levantado, sepultando a Europa en el caos y la miseria de la oscura Edad Media, oscuridad que no comenzaría a disiparse hasta bien entrado el Renacimiento y no acabaría hasta la Revolución Industrial”

Lo que a Roma la diferenciaba de los pueblos y civilizaciones que la rodeaba no era precisamente su literatura, arquitectura, sus filósofos, matemáticos, pensadores, políticos o su abnegada preocupación por defendernos de los bárbaros. Es más, en todas las materias mencionadas, los pueblos bárbaros eran iguales o muy superiores a los romanos, así como lo oyen, perooo (siempre hay un “pero”) los romanos tuvieron el primer ejercito profesional de la historia del mundo. El resto de pueblos estaban organizados en sociedades agrícolas, cazadoras, artesanas y comerciantes. Cuando tenían que luchar, los propios integrantes de la sociedad tomaban las armas y combatían al enemigo, mientras que Roma basaba su sociedad en su fortaleza militar.

Roma jamás se recuperó del trauma de ser invadida en el 390 A.C. por los senones al mando de Breno de los pueblos celtas (aunque jamás existió ningún pueblo que se designara así mismo como celta, fue una designación para los diferentes pueblos del norte de Europa hecha por gente no celtas). De alguna manera el miedo les llevo a la conclusión de que la mejor defensa era un buen ataque. Lo más curioso de todo es que, de las 3 veces que Roma fue invadida (por Breno, Alarico y Atila) en ninguna ocasión se destrozó la ciudad ni se devastaron los campos. Cuando los romanos tomaban un pueblo o ciudad, literalmente la arrasaban, no dejaban piedra sobre piedra, quemaban los bosques, vertían sal sobre campos y cosechas, capturaban a sus habitantes para la venta de esclavos en las minas de sal y metales y se llevaban cuantos tesoros tuviese el pueblo; en la Galia Julio Cesar mato un millón de bárbaros y vendió otro millón como esclavos, y hay crónicas romanas que hablan de capturar en una sola batalla a 700.000 esclavos ¡Caravanas de tratantes de esclavos del mundo entero seguían a los romanos en sus campañas militares!

Lo de tener el primer ejercito profesional del mundo era genial; el Imperio se extendía y (casi) nadie se atrevía a toserle a los romanos, pero (siempre siempre hay un “pero”) tener un ejercito profesional tan eficiente y bien organizado era muy caro; ruinosamente caro, así que solucionaron el problema instaurando “La Pax Romana” que consistía en conquistar cuantos pueblos estuvieran en sus fronteras (o más allá sí las riquezas de éstos eran tentadoras) y vivir de las cosechas arrebatadas, el oro y los tesoros incautados y la venta de esclavos, aniquilando cualquier vestigio de la existencia de ese pueblo. De las ricas culturas de estos pueblos tan sólo asimilaban aquella ciencia o conocimiento que podía ser útil para la guerra, el resto era aniquilado dejando el menor rastro posible acerca de esas sociedades.

La verdad es que les adeudamos más a los mal llamados pueblos bárbaros que a los romanos. Hoy se sabe que el Imperio Romano detuvo en seco avances científicos y culturales durante más de 1500 años, que en épocas mucho más recientes se tuvieron que volver a descubrir y aprender cuando ya se había logrado antes de que Roma llevara la voz cantante.

Cuando los bárbaros conquistaban un pueblo o sociedad, no lo arrasaban, les interesaba todo aquellos que podían aprender de él y solían acabar cruzándose e integrándose en él de tal forma que los orígenes de ambos pueblos acababan bastante diluidos. El gran error de los bárbaros fue no dejar apenas documentos escritos, con lo cual Roma se ocupó de escribir la historia a su manera.

El Imperio Romano empleo su poderío militar para parasitar a las sociedades y pueblos que la rodeaban sin dejar rastro de ellas. La mayor parte de lo que Roma nos legó procede del pillaje cultural a los bárbaros, hasta sus famosos equipamientos militares fueron arrebatados a otros pueblos. Y cuando se encontró con pueblos que se le resistían optaban por la estrategia del Banco Mundial y el FMI: Roma hacía como que se sometía a ese pueblo y los ayudaba, y les pagaba impuestos en oro, pero como eran pueblos nómadas y que carecían de moneda y la infraestructura necesaria para gastar ese oro, acababan gastando el oro en los mercados romanos (al tiempo que reactivaban la economía romana, se iban romanizando poco a poco, entraban en la estela del consumismo romano y acababan endeudados ¡Los romanos inventaron la globalización!)), además, Roma nunca ponía todos los huevos del oro en la misma cesta. En lugar de pagar estos impuestos al mandatario más alto, distribuía a partes desiguales estos impuestos entre el alto mandatario y varios notables, lo que acababa creando roces y disputas de las que los romanos siempre sacaban beneficio (divide y vencerás).

Realmente el Imperio Romano conquistó el mundo 2 veces; una mientras existieron y una segunda vez  después de desaparecido dejándonos su aureola romanizante incrustada en nuestra cultura, seguimos bajo el influjo del Imperio Romano, y la decadencia que ahora se cierne sobre nosotros no es muy diferente a la decadencia del Imperio Romano ¡Hasta sus malos vicios y perdiciones hemos heredado!

*Bárbaros: Ningún pueblo se ha llamado así mismo Bárbaro. Los griegos llamaban bárbaros a los pueblos que no eran griegos y por tanto no hablaban su lengua, a estos pueblos el griego les sonaba con “bar…bar…bar…” de ahí la acepción. Incluso el sanscrito (lengua de la antigua india) cuenta con la palabra barbara que significaba tartamudeo, chapurreo o extranjero. Cuando los romanos tomaron esta palabra la desvalorizaron y la convirtieron en un epíteto insultante cuyo significado llevaba implícito el carecer de cultura, ser brutal, ignorante, sucio y saqueador; uséase, lo diametralmente opuesto a ser civilizado. El cariz peyorativo de la palabra continúa hoy en día (otra conquista más de Roma :D)

Pan y circo o como dirían el grupo brasileño Os Mutantes “Panis e Circense”, en la voz de nuestra querida Rita Lee, es otro de los legados para gloria del mundo contemporáneo que nos dejaron los romanos…

http://www.youtube.com/watch?v=xZOfk9KCcWE

Bibliografía:

La invención del color (Phillip Ball) (Descatalogado)

El manjar de los dioses (Terence McKenna) Paidos Contextos 2003

Roma y los bárbaros (Terry Jones & Alan Ereira) Editorial Crítica 2008

Publicidad

5 comentarios

  1. Rayo dice:

    Hace tiempo Nosolodoctor escribió un post sobre los reflejos y los espejos…, y sobre la responsabilidad de asumir que proyectamos continuamente en los demás mediante nuestras acciones.
    Me imagino que si individualmente somos pantallas reflectantes de y para otras personas, también lo somos como civilización de otras civilizaciones…
    Afortunadamente, la historia de la vida cotidiana de “los romanos”, la de las personas como nosotros, no los gobernantes, ha llegado a través de las piedras talladas para sus edificios, esculturas, mosaicos, su estética en los peinados, prendas…., su espiritualidad…
    Ese resol ha penetrado nuestra cultura también, no?

    Nosolocontrapunto, pero saber de dónde venimos nos aclara el por qué estamos cómo estamos, aunque siempre conscientes de que cada día la historia se vuelve a escribir y que hoy puede ser el principio de otra línea tamporal… El pasado es un fantasma… “No una sentencia…” no?

  2. Uf dice:

    ¡Oh, qué alivio! En mi pueblo no se puede hacer crítica, ni aunque sea constructiva, de nada que pertenezca a la cultura romana.
    Siempre tuve esa sensación de que eran de “corta” y pega, en lugar de “copia” y pega, que parece lo mismo, pero que no lo es.

  3. Contrapunto dice:

    Yo veo más bien la historia como una herencia (tanto de lo bueno como de lo malo), no como una sentencia, como lidies con esa herencia es otro asunto, personalmente me sirve para entender ciertos comportamientos, habitos, conceptos, ideas… ¡Y para satisfacer mi curiosidad!

    Ese “no permitir cuestionar un legado” Uf, es tb parte del legado romano, los romanos no permitían que se cuestionara su cultura o política “A Roma no se la cuestiona; sus actuaciones son correctas” Y aunque no lo fueran, su superioridad militar se acabó convirtiéndose en superioridad moral merced a siglos de condicionamiento machacando ke ellos eran la opción correcta, civilizada, la mejor… ¿Os suena de algo esta cantinela? Je je je
    Los romanos, además de la globalización, tb inventaron el marketing 😀

  4. Rosamary dice:

    Profe, me dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero ¿y si dónde quiero ir es a París y a no a la capital italiana?
    -Pues entonces, todos los caminos te llevarán a París. En el fondo me hablas del destino, “¿puedo cambiar un destino impuesto?”, me preguntas, a lo que te responderé que llegarás a la ciudad que te propongas: Paris, Madrid o Pernambuco… contestó el profesor-pero pasando por Roma, si ella forma parte del cuaderno de ruta de tu destino.
    Pero lo más importante que descubrirás es que todos los caminos -que valen la pena- conducen a Roma si lees la palabra al revés. Es decir: “Todos los caminos conducen al AMOR” – contestó el profesor-.

    A. Jodorowsky

    Enhorabuena por el artículo

  5. antares dice:

    muy bonito y brillantemente desarrollada (incluso con su bibliograia…). felicitaciones nosolocontrapunto

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.