Mamy Blue.

25 septiembre, 2011 por Nosolodoctor Dejar una respuesta »

Hace tiempo leí entre los comentarios de ACW una petición de post con la canción “Mamy Blue”. Y aquí estamos. No siempre todo lo que hacemos está “bien”. El fin puede que (no) justifique los medios y ya hemos dicho que septiembre es el mes ideal para pensar y sopesar nuestras actuaciones.

Cuando estaba en el extranjero,  formando parte del stagge hospitalario también me encontraba estudiando un Master de Bioética.  Por aquel entonces   yo vivía en el “Hilton” (así llamaba yo a la pequeña habitación con literas que estaba dentro del Hospital para sus “residentes”. Comía en la cafetería y dormía en el Hilton. Luego,  el resto del día lo compartía trabajando y recibiendo un entrenamiento en Bioética y problemas morales… Una pasada donde te ponían todo tipos de problemas morales de todas las variantes posibles,  todas ellas reales que llegaban desde cualquier parte del mundo para que el Comité de asuntos de Bioética y Moralidad… dictaminara…Y ahí estaba yo.

Durante aquel tiempo,  uno de los “seminaristas” que estaban en el curso de Bioética (no era médico) enfermó gravemente,  era el único hijo de una modesta familia de Córdoba (Argentina), yo estaba en el bloque de los hispano parlante desde el desgraciado incidente del by if the flyes…,  el chico en cuestión tenía tan solo 18 años y al parecer era una lumbrera de sabiduría; por eso lo convencieron los Rabinos argentinos para llevarlo a esta institución donde preparaban de Ética y Ciencia para la formación de cualquier área de la ciencia.

El diagnóstico fue LNH,  linfoma no hodkiniano. Recuerdo que vi a mis profesores dudar: ¿avisaban a sus humildes padres o tiraban el resto por salvarlos y “más adelante” avisamos a sus padres? Total, razonábamos,  la familia es muy,  muy humilde y mejor es no forzarla a realizar ningún gasto.

Pasaron 7 meses y las cosas se fueron complicando y empeorando,  tras una leve mejoría,  seguida de un estancamiento,  el chico,  desgraciadamente falleció aún a pesar de haber estado en el mejor hospital de Jerusalén, haber consultado a los mejores catedráticos de hematología, y habiendo  dejando un poco al margen a sus pobres padres,  a los que solo le dijeron que estaba un poco frágil de salud,  pero que el Hospital se encargaba del estudio y del tratamiento.

Total,  que una vez fallecido avisaron a sus padres.

La ceremonia de despedida fue un día solemne y triste, muy triste,  la enorme cantidad de gente que asistió al sepelio todos hablaban muy bien del chico,  de la “luz” que se había extinguido,  de todo lo que se pudo hacer y se hizo y de cómo, en definitiva,  Dios se lo  había llevado.

Cuando ya toda la ceremonia estaba casi terminando,  la madre pidió permiso para hablar a los asistente. Todos, por supuesto, le dijeron que adelante, después de los preludios habituales en este tipo de discursos agradeciendo tal y cual y las esperanzas puestas, bla, bla, bla…, la madre terminó de este modo:

“Quisiera por último recordarles a todas las eminencias que han estado directa o indirectamente implicados en el caso de mi querido hijo,  que por favor,  no repitan el error ético y moral que  han cometido con el mío con el fin de que otros hijos puedan salvarse”.

Hubo un silencio más que sepulcral y añadió…

“Ustedes han hecho todo lo humanamente posible pero no han bajado un solo escalón desde su posición aséptica,  sabia,  efectiva y eficiente… Ustedes se han gastado más de 20.000 dólares en médicos y en medicamentos y en servicios,  ustedes trataron a mi hijo de una forma extraordinaria,  pero ustedes se olvidaron de mi,  de su madre,  se olvidaron de  que quizás el rezo de su madre hubiese “roto” el cielo,  quizás yo le hubiese dado al mismo Dios un argumento para que lo curase. Ustedes desde el conocimiento se olvidaron de la “sabiduría” y no recordaron la cita talmúdica: “Dios tiene en cuenta las lágrimas de las mujeres”. ¿Por qué no? Probablemente mi hijo se hubiese ido pero, al menos, no hubiesen dejado que su madre no hubiese realizado “todo” para su rescate porque mientras hay vida hay esperanza.  Quizás nosotros seamos pobres pero debían haber imaginado que un chico de tamaña estatura espiritual “quizás” era mérito de su madre o de su padre haber traído al mundo una luminaria como él, pero ustedes lo obviaron y ese pecado viajará con ustedes mientras vivan. Al menos les pido que, si desgraciadamente, se encuentran con un caso parecido,  bajen del pedestal y avisen al catedrático que quieran pero llamen también a su madre porque quizás lo pueda salvar ella.

Hoy como madre estoy triste,  pero no estoy triste por la muerte de él sino porque ustedes no me han dejado hacer la parte que le corresponde hacer a una madre: rezar por él. Piénsenlo bien,  Maestros y Catedráticos,  a veces,  lo correcto está delante nuestra y nuestros egos disfrazados “adecuadamente”,  no permiten verlo y nos hace errar.

Muchas Gracias a todos.

Nunca olvidaré  las lágrimas y la vergüenza de mis maestros producido por el corazón encogido de una “Mamy Blue”,  una madre “triste”. Ahora la canción… nuevamente para no perder detalle de esta “lección” pero en español y por José Mercé.

Publicidad

22 comentarios

  1. andaluces de jaen dice:

    no se que escribir. helados; nos hemos quedaos; helados. me gustan ete tipo de post porque nrelatan sin contemplaciones lo que “no hay que hacer”……

  2. antares dice:

    como sueledecir Norah; Gensanta! que historia mas tristisima y cuanta enseñanza esconde. gracias por contarla.

  3. nosolodoctor dice:

    reconoco que esta historia; apenas la cuento; porque mke ha vce llorar; por eso prometi que algun dia la escribiria. no es lo mismo conocimiento que sabiduria. y no es lo mismo la teoria que la practica

  4. olivia dice:

    en alusion al post dediado a Paul Newman deciros q uien interese que esta tarde en la sexta3 habra un maratón dedicado a Paul Newman que se abre a las 15.horas con ‘Harper, investigador privado’, de Jack Smight (1966). A continuación: ‘El gran salto’, de Joel y Ethan Corn (1994); ‘El hombre de Mackintosh’, de John Huston (1973); ‘El golpe’, de George Roy Hill (1973) y ‘Cortina rasgada’, de Alfred Hitchock (1966). el post de hoy tristisimo pero genial; como siempre

  5. altavista dice:

    “Quizás nosotros seamos pobres pero debían haber imaginado que un chico de tamaña estatura espiritual “quizás” era mérito de su madre o de su padre haber traído al mundo una luminaria como él, pero ustedes lo obviaron y ese pecado viajará con ustedes mientras vivan”
    que fuerte !

  6. oraculo de qum ram dice:

    ……”un entrenamiento en Bioética y problemas morales”… vaya!

  7. tejemaneje dice:

    que arte teneis leñe ! “arsa” José Mercé…..!

  8. María Teresa dice:

    Mientras haya vida, hay esperanza. La mejor receta y la mejor medicina… Dios siempre tiene en cuenta “los rezos y las lágrimas de una madre”… son capaces de romper el Cielo. Gracias, muchas gracias.

  9. Norah dice:

    Gen San Ta!
    Desde luego gran ejemplo práctico del uso y disfrute de la bioética, de los master y del confundir la sabiduría con el conocimiento. Esta ilustrativa lección queda aprendida: hay que dar la oportunidad a cada cual para que haga lo que pueda…Gracias, muchas gracias

  10. avefenix dice:

    Muchas gracias Nosolodoctor por compatir la historia y la Sabiduría.

  11. Ana dice:

    “…..lo correcto está delante nuestra y nuestros egos disfrazados “adecuadamente”, no permiten verlo y nos hace errar”. Precioso post y…….. lacrimogeno tambien. Gracias.

  12. Rosemary dice:

    Mis lágrimas físicas y metafísicas me nublan la vista, pero quiero decir que como madre comprendo a esa madre y sé que tiene razón, Dios habría tenido en cuenta sus lágrimas.
    Mi maestro me dice que trate de hacer siempre “Lo correcto”, es muy difícill ,pero es mi guía y resuena de manera constante en mi corazón. Muchas gracias

  13. tgs dice:

    gracias por compartir esta vivencia tan triste… pensar en las palabras de esa madre, cuanto aprendemos a través de su dolor…uff
    yo también quiero resaltar “los rezos y las lágrimas de una madre”… son capaces de romper el Cielo. (cuanta verdad, cuanta fuerza hay en estas palabras…)

  14. tejemaneje dice:

    Caramba con el Mamy Blue ¿ quien ha sido el gracioso que pidio ese post ? ahora por su culpa los cleanex se han agotado en Andalucia y parte del extranjero……. pedid como todo el mundo ” Un rayo de Sol” o “asereje” …… jopelines la mocarrera que llevo “pa” un domingo que tengo pa ver el furbo…..

  15. Tengo una duda dice:

    Alguien le preguntó al chico qué queria que se hiciera?
    Gracias

  16. nosolodoctor dice:

    nadie

  17. AMSI BOMBIN dice:

    Pues tengamos a esa MADRE como ejemplo en lo susesivo.Ojala que este post lo lea el mundo entero.Gracias sois maravillosos.

  18. Uf dice:

    Bueno, el “no preguntar” es una condición sin la cual no existirían personas que deciden por otras: el gran fracaso de las pseudodemocracias (y no hablo de política, auqneu también) derivadas en aristocracias: los representantes creen que son (o tienen las soluciones) mejores y están ahí para tomar decisiones por los demás en lugar de tomar decisiones pensando en (o para) los demás.
    Y eso en general se extiende a quien cree o piensa que sabe más que otro/s y se adjudica la potestad de legislar o decidir en virtud de la cantidad de conocimiento que posee. Pero como bien dice Norah, sabiduría y conocimiento no tienen por qué ir de la mano.
    De hecho, cabe preguntarse ¿cómo es posible que se confunda algo inmensurable con lo que depende irremediablemente de la cantidad?
    El sabio no busca ni pretende almacenar conocimientos, pero suele aprender algo de cada experiencia y trabaja por llevarlo a la práctica. Eso es lo que, además, hace que acabe por atesorar preciadísimos conocimientos.
    El camino inverso, es decir, adquirir datos y más datos con la intención de alcanzar la sabiduría, ancla a la persona en un mundo teórico donde no tiene cabida lo “esencial”, posición muy alejada de lo que significa ser y ejercer de sabio.
    Para mí no existen las personas sin sabiduría, sólo las que erróneamente piensan que no la tienen y la buscan fuera de sí, personas que no comprenden u olvidan que son divinas de nacimiento y/o no se aman a sí mismas como debieran.
    Si la vida y el mundo dependieran de la cantidad de conocimiento ¿cómo narices hemos llegado hasta aquí si cada día descubrimos lo muchísimo que ignoramos?
    Comparto la lectura de Norah: No sólo hay que hacer cuanto podamos, sino procurarle a los demás la misma oportunidad.

  19. Carmen dice:

    estamos tan sumergidos en la ciencia, pura y dura, que nos olvidamos de que la mejor de todas es DIOS, al que nunca tendriamos que olvidar, tenerlo presente siempre en nuestras vidas, para El nada imposible existe.
    Que la triste experiencia de esa madre, nos enseñe que siempre tenemos al sanador mayor DIOS.

  20. PELUQUI dice:

    Eso mismo había pensado yo, alguien le pregunto a ese muchacho, por que seguro que le hubiese gustado tener a esa madre a su lado, y a su padre, quienes le habían enseñado como bien señala su madre a ser lo que era, yo soy madre, y que verdad que tiene, una madre pide y pide , llora, y puede llegar hacer hasta lo mas absurdo, por la salud de sus hijo,y como muy bien dice quizás ella podía haber curao a su hijo, o no ,pero no se que daría con la pena de no haber echo lo imposible por su hijo,seguro que eso médicos y maestros aprendieron una bonita lección, y también hay que pensar que ellos lo hicieron con toda su mejor intención, ……….precioso el blog de hoy es fantástico leer cosas como estas que enseñan tanto, garcias

  21. Pimpinela Escarlata dice:

    Me gustaría felicitar por el post de hoy. Está lleno de emoción y hoy, además, estoy especialmente sensible. Las lágrimas de las mujeres serán tenidas en cuenta, y es sobrecogedor el poder del amor. Gracias por la historia, “chapó”… y por terminar con una nota de humor, aquello que se cuenta en el post del “by if the flies” me recuerda a que, “speaking in silver”, leer en este blog es un privilegio…

Deja un comentario

 carácteres disponibles



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.