28. Búscate un maestro

1 Agosto, 2016 Nosolodoctor

(de 50 sombras de enGREYdos)

No pretendas saber más que nadie. El problema de la individualidad es que si te equivocas no hay nadie que te haga ver el error. Y si todos los que te rodean son tus discípulos ¿quién te va a corregir?, ¿y cómo?, ¿y cómo buscar un buen maestro?

Toma nota.

Receta para reconocer un verdadero maestro

Ingredientes:

1 Taza de Compromiso
1 Vaso de predicar con el ejemplo
2 Ramitas de creatividad
1 Taza de grandes expectativas
1 Pizca de seguridad

Condimentos:
Confianza, paciencia y motivación.

Nota del Chef:
Un buen maestro siembra el deseo de aprender en sus alumnos.

Modo de Preparación:

1.- El verdadero maestro es capaz de cambiar el destino de sus alumnos. Percibe a sus discípulos no como botellas vacías que se tienen que llenar, sino como recetas únicas que deben desarrollarse y perfeccionarse. Y les trasmite la verdad de sus luces aunque estas no se vean por el espesor de las mantas que se llevan encima.

2.- Es importante que los maestros crean genuinamente en las habilidades de sus estudiantes. El verdadero Maestro es aquel que logra motivar y hacer creer que cada estudiante vale su valor intrínseco en función de lo que es y no de su status. El Valor recae sobre su nombre, sobre el propósito de su vida y sobre su Tikun. Regala confianza, despierta el interés por aprender y ayuda a desarrollar las habilidades de cada estudiante de forma individual.

3.- Un Estudiante que se destaca lleva el sello de un maestro ejemplar. Y es considerado por el Zohar un hijo espiritual de su Maestro. Por esta razón personas que no han podido tener hijos físicos aún tienen la posibilidad de tener “verdadera” descendencia… El Maestro es un ser humano que tiene la nobleza de enseñar (Tiferet), la bondad de escuchar (Jesed), la inteligencia para guiar (Jojma), el talento para motivar (Netzah) y la pasión para comprometerse (Hod)

“Y habló Dios a Moisés en el desierto de Sinaí en la Tienda del Campamento, en el desierto, en el día primero del mes segundo, cuando salieron de la tierra de Egipto…” De esta forma comienza el cuarto de los cinco libros del Antiguo Testamento, “Números” que narra las peripecias de Israel durante los cuarenta años que estuvieron dando vueltas por el desierto….

Lee y entiende esto con detenimiento: toda persona puede llegar a alcanzar la estatura espiritual de Moisés. ¿Cómo? Considerándose como “un desierto” al que todos pisan. Donde no hay Televisión, ni Internet. Donde no puedes contaminarte con la opinión de una inmensa mayoría que puede (o no) estar equivocada o caminar por otros derroteros. También, el “Sinaí” era el monte más bajito de todos….

Cuando uno enseña de verdad, el objetivo no es simplemente que acumules información, sino procurar la percepción de cómo el Creador del Universo se relaciona con sus criaturas y de que pienses de una forma…. Divina.

                                                     

Maldita dualidad, bendita relatividad.

27 Junio, 2016 Nosolodoctor

Leo estos días un artículo en el diario El Mundo que me transmite perfecta y nítidamente como esta, eso, “El Mundo”. Mi mundo. El Mundo de mis hijos. El mundo de mis pacientes. La Taberna del Buda. El articulo trata en resumidas cuentas de cómo una periodista destapa cómo hay quien gana dinero (y mucho) obligando (y grabando) cómo 30 hombres hacían un bukkake (ahora se llama así…) a una joven de 18 años. Duele pensar que esa chica ha podido hacer 30 felaciones contra su voluntad. Si la dignidad es el elemento que define al género humano, esto es la ley del más fuerte sobre el más débil. La coacción y publicitación de cómo una mujer es simplemente un cuello de botella seria por ponerle un adjetivo… ¿indigno? La Policía ha bautizado el caso como Operación Universal. Je… muy gráfico.

Sábado seis de la tarde, 30 hombres citados por email llegan al piso con sus analíticas de VIH en la mano. Algunos aparecen en traje. Otros, en chándal. Se quitan la ropa y unos pocos se ponen sus accesorios para que no los reconozcan. La máscara de un león, un antifaz, una gorra. Los hay de todas las edades. Altos y bajos, gordos y cachas, calvos con pelos en la espalda… Hasta hay un jubilado de 60 años al que su mujer le ha dado permiso para venir. Ninguno cobra nada por estar aquí. No preguntan ni quién es la chica. Simplemente les gusta y les excita la situación.

De la habitación donde las chicas se desnudan delante de la webcam sale una joven sevillana de 18 años. Es su primer bukkake. Si se traga el semen de todos los hombres, Torbe le paga 400 euros. Si no, 250. Todo en negro, claro. Elige lo primero.

La chica se desnuda y se pone de rodillas… La escena dura 20 minutos. Lo veo con estupor detrás de los dos cámaras y de la asistente de producción. Torbe, el director de ¿cine?  Está al otro lado dirigiendo. Al terminar, la joven se va al baño a limpiarse mientras los hombres se quedan de charla bromeando con la situación.  Deberíamos decir denigrante pero si mueve dinero es que alguien lo paga. Para algunos es…”arte”.

Pero lo más duro de la investigación es el informe de la Brigada Contra la Trata de Seres Humanos. Señala que este tal Torbe perteneciente a nuestro género “humano” tenía un acuerdo con el empresario ucraniano Borys Malynovskyi, apodado el Ruso, para traer de Europa del Este a chicas, algunas menores, y presuntamente obligarlas a grabar vídeos extremos con decenas de hombres. Si no hacían todo lo que les ordenaba, no cobraban. La única de estas chicas que ha denunciado cuenta cómo en muchas ocasiones acababan la escena vomitando por las situaciones salvajes y límites a las que tenían que llegar.

Lo bueno de la dualidad (si es que tiene algo bueno que lo dudo) es que con personajes como este uno se cree ser un Ghandi y tampoco es eso ¿verdad?. Cosas de una Teoría que promulgó y demostró un tal “Albert” y que le valió un premio nobel. La Teoría de la Relatividad. Un premio que ahora veo que fue más que merecido. ¿No creen?

                                                     

Tengo que decirte algo…

21 Marzo, 2016 Nosolodoctor

By Isabel

Es emocionante cuando al escuchar a alguien, sientes como si estuviera frente a un espejo dejando que fluya, lo que desde el otro lado, su alma parece susurrarle…

Decídete, arriésgate. Más vale equivocarte que no hacer nada.

Actúa según lo que tú creas, no lo que supongas que piensan los demás,

porque en tu interior sientes que sabes lo que tienes que hacer”

Hay un chiste muy antiguo sobre aquél hombre al se le pincha una rueda en mitad del desierto, cuando va a cambiar la rueda descubre totalmente desolado que no tiene el gato, mira hacia un lado y hacia otro y descubre en lo más alto de una duna una pequeña casa, por lo que perdido en medio de la nada decide ir a pedirle el gato a ese supuesto buen samaritano. Mientras va subiendo la duna y acercándose a la casa su mente empieza rápidamente a pensar: ¿me querrá dejar el gato?, sí, seguramente sí; pero y ¿si es un insociable y me dice que no me lo presta?; seguramente será buena persona y cuando le explique lo que me ha pasado seguro que me lo dejará; que va, éste vive aquí apartado del mundo y tiene que ser un solitario que no le gusta ayudar al prójimo, bueno, yo voy a pedírselo que igual estoy equivocado y al hombre le encanta ayudar…, ¿y si es un tío amargado de la vida que lo que le gusta es fastidiar a todo el que pasa por aquí?, y así hizo todo el ascenso a la casa donde estaba su salvación… Una vez llegado a la puerta y en un estado mental agónico debatiéndose entre el sí y el no, pegó en ella y en cuanto abrió el propietario le gritó con todas sus fuerzas: ¿sabe lo que le digo?… que se meta el gato…(¡dónde le quepa!!), y se dió media vuelta y tiró colina abajo. Todo perdido por no escuchar un posible “NO”, que también hubiera podido ser un “SI”.

Este chiste, no deja de ser una triste verdad para muchos de nosotros. Por no recibir un “NO” ajeno, somos capaces de sabotearnos a nosotros mismos sin dudar, y siempre que lo requiera la ocasión, incluso de asfixiar cualquier deseo insipiente, y a fuerza de asfixiar tanto deseo llega uno a anestesiarse y dejar de sentir y desear, y cuando esto ocurre entramos en una peligrosa espiral. Como decía Nosolodoctor en su 43 Sombras de enGREYdos: “los deseos/anhelos son el combustible que mueve la vida humana, aquél que se queda sin deseos/anhelos se extingue como una estrella en implosión”. Sin deseo-motor no hay vida, sólo un cuerpo inerte que a fuerza de negarse a desear efectivamente ya no desea nada. Si bien es cierto que la fe mueve montañas no lo es menos que el deseo es un síntoma de buena salud vital.

Un ejercicio relativamente fácil que se me ha ocurrido para saber cómo andamos de salud “deseosamente hablando”, es fijarse en uno mismo, en cuanto alguien propone: campo o playa, cine o teatro, carne o pescado, frio o calor, blanco o rojo, ir o no ir, Cádiz o Huelva…y así hasta la eternidad y más allá, si uno da siempre la misma respuesta: “por mi como tú prefieras, a mí me da igual”, todo nos viene bien aparentemente, a los que no deseamos, y ese, ese es el síntoma del deseo matado y  ¡con premeditación y alevosía!!, y es que a fuerza de escondernos y renunciar por no escuchar ese “NO” hemos ido dándole puñaladas una tras otra, nada más y nada menos que a nuestro motor vital.

Pero no se asusten, no todo está perdido, nunca es tarde y ahora que estamos en periodo de rebajas todo es ponerse a buscar ese chollo, que para eso ahora está baratito, así que hay que ponerse a ello y cuando alguien pregunte saltar como un resorte y decidir si campo o playa, si carne o pescado…, y hasta el hoy mire usted, ¡hoy no tengo ganas de na! (que también es un deseo sano)…Al principio cuesta, pero todo es ponerse y como dice una buena amiga “nadie dijo que fuera fácil”. Una vez redescubras tus deseos, lucha por ellos, pide, pregunta, que nunca el miedo a un “NO” te haga esconderte y renunciar a tus deseos. Un “NO” no es importante pero la renuncia antes de la pregunta como el señor del chiste…, eso es una terrible pérdida, es como golearnos una y otra vez en propia meta porque hemos vendido el partido, es como convertirnos en seres transparentes e invisibles hasta desaparecer a base de ir dejándonos en cada renuncia un jirón de piel.

No, no lo olviden: nunca es tarde para recapacitar, y ahora, justo ahora es el momento de dejar el miedo a escuchar un “NO” a nuestra pregunta, así que ¡hagan juego señores! ¡hagan juego y pregunten! Yo apuesto fuerte y ahí va mi pregunta…puede ser un “NO” pero también puede ser un “SI”, y es que…YO, Necesito saber si ¿quieres ser mi amante?…¡Jeje!,   Con ustedes Camilo Sesto…

Desde el otro lado del espejo el alma susurra…

No renuncies a mí, nunca es tarde, no estás sola, me tienes aquí

y a este lado, hay quien, con valentía… la escucha …

                                                     

En el camino del héroe

29 Febrero, 2016 Nosolodoctor

By Betty Marmol y Vilma Picapiedra

Un viaje para…  pasar de un estado de “desnudez”  espiritual al de investirse con el ropaje de la dignidad humana (Nosolodoctor  en 50 sombras de engreídos).

En nuestro discurrir por la vida, aunque podamos ser personas de éxito y hayamos alcanzado los objetivos que se esperaban de nosotros (estudios, casa, familia, posición…), en lugar de tener la sensación de haber alcanzado la meta, sintiéndonos felices y plenos con los deberes hechos, puede suceder que nos sorprenda una sensación de vacío que crece, y con ella preguntas acerca de qué hago aquí y qué sentido tiene todo esto ¿Por qué no me siento feliz? ¿Por qué esta inquietud de que algo me falta?

Es entonces cuando el héroe que hay en nosotros es llamado a la acción; y cada uno emprende su viaje particular. Un viaje hacia nuestro interior donde pueden verse rebelados (des-mantados) aspectos que, probablemente, nosotros mismo tapamos (hace mucho tiempo); ya sea por vergüenza al qué dirán, miedo a lo desconocido, o por la angustiosa sensación de comenzar otro camino.

Ese camino que hemos escuchado narrar en las historias de los héroes mitológicos donde, una vez alcanzada la gloria y el éxito, hastiados, abandonaban el aparente sol de una vida cálida llena de placeres mundanos, para emprender el regreso a casa. Y a lo largo de múltiples adversidades iban perdiendo todo lo que creían importante, para encontrar lo más valioso de ellos mismos.

Al igual que ellos, nuestro viaje irá discurriendo por el camino de la humildad, irá trasformando nuestra naturaleza egoísta que todo lo recibe bajo el filtro de… ¿es esto bueno para mí??? Hasta que nuestro EGOísmo, agradeciendo lo recibido con la intención de brindarlo al mundo, se convierta en altruísmo.

Recorrimos el camino del “más” a más egoísmo: yo soy más, yo tengo más, yo… yo… y no somos felices, sufrimos…, la humanidad sufre. El camino a recorrer es hacia nuestro interior, de menos a menos egoísmo para encontrar respuesta al motivo de nuestra existencia, para encontrar qué es lo que nos hace únicos, qué es lo que el mundo nos ofrece y, sobre todo, qué tenemos para ofrecer al mundo…, para qué estamos aquí.

Y cuando el héroe que hay en nosotros es llamado a la acción ¿Qué está expuesto a encontrarse?

Quizás un viaje por tierra. En el que haya que valerse de la intuición: esas sensaciones innatas que, cuando las escuchamos, te dicen qué hacer y cuándo hacerlo. Estar presente con nuestro cuerpo y nuestros sentidos. En el que podemos disponer de lo que da la tierra y no de la tierra en sí, haciendo el buen uso del desapego.

Puede que el viaje sea por agua, embarcándonos y dejando atrás, por ejemplo, a seres queridos que, quizás, no volvamos a ver, el gran esfuerzo del desarraigo. En el mar sólo podemos dejarnos llevar a la deriva de la verdad que dicta nuestro corazón. Y si nos encontramos en un puerto “negociar” sobre qué está en nuestras manos  dar para recibir aquello de lo que carecemos.

Habrá un paso por el fuego en el viaje del héroe, y, así, nos convertiremos en guerreros para protegernos del juez que mora en “nosotros mismos”; estar atentos y no bajar la guardia. Ser disciplinados y comprometernos con nuestra causa, con ¿qué nos llamó a la acción?

Y, como no, un deliberado recorrido por el aire, aire para tomar aliento, aire para soplar vida, aire para emprender el vuelo saliendo de nuestra zona de confort. Para ello es preciso encontrar (o que nos encuentre) un guía. Que nos ayude a entender lo que aún no sabemos, y, ante todo, que nos ayude a que mente y corazón se entiendan y respeten entre sí.

Rodeado de EGOísmo, el camino del héroe muchas veces es solitario y frío, pero una vez iniciado, ya no merece la pena regresar.

                                                     

Línea 7: próxima parada, Pueblo Nuevo (fin de trayecto)

2 Febrero, 2016 Nosolodoctor

By cualquier persona…

Dedicado a los que saben que ”Solo el amor convierte en milagro el barro”

Si observamos con dureza el pasado, es fácil verse superado por el arrepentimiento. Pero… AQUÍ, lo importante es, mirando al futuro pensar en mejorar. No ocurra que dentro de cinco años, mires atrás con arrepentimiento por la forma en que has vivido los cinco años que comienzan… AHORA.”

Hay momentos que sacuden tu interior dejándote la sensación de que se ha parado el tiempo. Hace unos días mi madre me dijo “no te pongas triste, pero a veces me gustaría que llegara la hora de morirme, aunque sé cuánto me vas a echar de menos cuando me vaya” En otras ocasiones yo protestaba y me revelaba contra ese tipo de frases, pero ahora, cuando sus 95 años me hablan así, cuando a pesar de todo ella sigue luchando, yo…

Le pregunté si  habría algo que no hubiera hecho y  le gustaría hacer…  Me contestó  “Nada, nada aparte de lo que hago” Entonces  su mirada se fue más allá de las paredes que nos rodeaban y me contó cómo esa noche había soñado con mi padre…, que “estábamos en una casa que no era nuestra y le pregunté a papá como habíamos llegado hasta allí…, estábamos con vosotras de pequeñas y os cuidábamos…, no había pasado el tiempo”. Con una mano sostenía la foto de mi padre, con la otra se cogía a las mías como si fueran un ancla que la sujetara a este mundo, mientras su sonrisa y su mirada estaban en otro.

Ahora, mientras espero la línea 7, revivo ese momento, y tengo la sensación de que al final lo único que importa es el verdadero amor, y en el silencio de la estación recuerdo momentos en los que la muerte ha formado parte de mi vida…

Como el día que aquella chica que me dijo…”De pequeña, antes de dormirme por la noche, a menudo pensaba en la muerte y no recuerdo sentir miedo, recuerdo que pensaba… “cerraré los ojos y ¿ya no podré ver lo que pase en el mundo? ¿Cómo voy a morir yo con la de cosas que me quedan por hacer? ¿Por qué no se muere otra persona?” La cosa es que si supiera el día que iba a morir, dedicaría el tiempo que me quedara a ver amaneceres junto al mar, a sembrar en un huerto, a tener descendencia, a dejar mi huella, mi legado, a vivir, vivir, vivir… ¿Sabes??? Si realmente fuera consciente de la muerte… que vacíos quedarían problemas como el trabajo, la casa y el dinero que tanto me preocupan… El fondo  es reencontrar el sentido de mi vida; da igual qué haga, qué camino decida seguir. Puede ser totalmente aleatorio (o no). El fondo es que sigo siendo yo, mi vida y mi muerte; pero, ahora, quiero estar presente.

El reloj de la estación sigue marcando el paso del tiempo y los momentos siguen llegando. Recuerdo cuando ella recibió aquel diagnostico fatal, cogió su reloj y  lo tiró gritando de rabia e impotencia… “¡No, no, no puede ser!!!”¡Ahora no!!!! Ahora que mi vida estaba en una etapa feliz, tranquilamente feliz, alejándome poco a poco de mis miedos y sacando cada vez más a menudo a pasear al ser que habita en éste cuerpo que en breve se marcha, y… ¿cómo será eso de morirse? … Lo primero es preparar a mis seres queridos, más que nada a mí familia,  me produce tanto dolor saber que van a sufrir por mi ausencia. No poder evitarles este dolor y no saber cómo van a poder tirar del carro sin mi ayuda. Sé que soy esencial en la vida de algunos de ellos…, prescindible pero ¡esencial!. Los niños, mis sobrinos, a los que adoro… Somos tan pocos de familia… y ahora cuando más falta les hago ¡me pierden! Tengo que dejarles escritos, muchos escritos de mis vivencias por si les pudiera servir de ayuda en algún momento de su vida, y tengo que dejarles mis “Te Quiero” Tengo miedo, no lo voy a negar, pero como he leído por ahí sé que: “la muerte no es el final” tengo que ponerme en paz conmigo, perdonar y perdonarme para poder ponerme en paz con mi Dios.  El ser madre es lo único que me he quedado con las ganas de vivir pero hace tiempo que aprendí que todo es por y para algo, así que, así debía suceder.

Se respira tranquilidad en esta estación, solo este instante y lo que haga con él  importa. Mientras espero, siento que quizás ese haya sido mi mayor aprendizaje, intentar no dejar escapar el momento, el instante presente en el que a fin de cuentas trascurre toda nuestra existencia, y poner la atención y la intención en que cada momento recibido otorgue el máximo de amor y agradecimiento. No sé qué haría ante la certeza de la muerte. Quizás compartir  lo aprendido, como tú, madre, que con tus palabras, con tus sueños y con tus gestos,  has compartido conmigo, que al final  lo que  importa es el amor autentico, ese que nace del interior a cambio de absolutamente nada, ese que se respira cuando una mamá amamanta a su bebé, ese intercambio de miradas, esas manos unidas…,  esa sensación de calor y color que todo lo impregna. En esos momentos ¿Quién da?…  ¿Quién  recibe?? Y es que da igual, porque sencilla y maravillosamente es AMOR…, dar para recibir…, recibir para dar.

Nosolonavegante, volvemos a esta estación el próximo mes…

                                                     

¿Quién quiere vender la paz de un niño durmiendo?

7 Enero, 2016 Nosolodoctor

En la plaza vacía nada vendía el vendedor,
y aunque nadie compraba no se apagaba nunca su voz.

¿Quién quiere vender conmigo la paz de un niño durmiendo,
la tarde sobre mi madre y el tiempo en que estoy queriendo?

Vendo en una cesta el agua y la nieve en una hoguera y

la sombra de tu pelo cuando inclinas la cabeza.

Mucha gente me dice: “no entiendo por qué hay personas que todo le sale bien, son felices y parece no tener ningún problema”.  Normalmente no suelo responderles o si lo hago solo le apunto que mejor es mirar a nosotros mismos y no lo que le pasa a los demás.

El mundo en el que vivimos se parece a un Mercadillo donde se reúnen compradores y vendedores, tal como ya escribió el Rey Salomón en Eclesiastes, y de todas las personas que van (vamos) al mercadillo, hay quien viene a comprar y hay quienes vienen a vender…, y hay quien solo “mira”. Los que solo miran se van del mercadillo igual que como vinieron. Pasaron el Tiempo.  Los que vienen a comprar ¿qué compran?: compran los ingredientes necesarios para arreglar las carencias de sus Almas. Si imaginásemos nuestras Almas como una enorme campana con ciertas rajaduras que hemos venido a arreglar (tikun) en este mercadillo (vida) es donde compramos (adquirimos) los elementos necesarios para nuestro arreglo.

¿Y los que venden qué venden? Venden su propia Santidad y por Santidad debe entenderse su propia  “unicidad”,  es decir, la especialidad o “don”  de nuestro YO que nos hace especiales y únicos (e irrepetibles) ante el Universo,   a través del cual nuestra vida adquiere no solo un propósito sino, además, un “sentido”. Solo a través de la toma de conciencia plena somos capaces de entender el libre albedrio entre comprar y/o vender.

En eso simplemente consiste la vida con sus luces y sus sombras: comprar o vender luces. Solo que si vendes tu  “luz” defectuosa (la paz de tu niño interior dormido) o con carencias, por el “ofertón” de una cesta con agua o de una hoguera con nieve  te  quedas sin campana y sin propósito. Y el sentido de tu vida… cambia.

Muchas personas vienen al mercadillo con la intención de comprar y sin embargo son “liados” por un charlatán o alguien realmente seductor que le convence, no solo de que no adquiera los elementos que fue a comprar sino para que además le venda el badajo de su campana por una oferta aparentemente sugerente, pongamos por ejemplo (por seguir con la letra de nuestra canción): la tarde sobre mi madre (que ya no está)  o el tiempo en que estamos queriendo a alguien (para que sea “Eterno” y no pase …”nunca”).

A eso se refiere José en el Génesis cuando una vez ya reunidos con sus hermanos antes de presentarles al Faraón les aconseja lo siguiente:

Y cuando el Faraón (El Arquetipo de Lado Oscuro)  os llame y os diga: “¿Cuál es vuestra ocupación?, (34) vosotros responderéis: “Tus siervos han sido hombres de ganado (en el hebreo original, hombres que adquieren, que compran)  desde su juventud hasta ahora, tanto nosotros como nuestros padres, para que así podáis habitar la tierra de Goshén, porque para los egipcios ( los “otros”)  todo pastor de ovejas (en el hebreo original,  este tipo de personas que “compran”) es una abominación (gilipollez).

Y también según esto se puede entender la Bendición que Malkitsedek le dio a Abraham cuando le dijo: “Bendito tú Abraham que adquieres (compra) “el  cielo y la Tierra”   (Génesis 14, 19). Y también lo que escribió el Rey Salomón en Proverbios: “La verdad (de este mundo) es comprar y no vender”.  Es decir: la verdadera (cosa) es las rajaduras de tu Alma; compra pues los elementos para arreglarla (tikun) y no vendas (nada de tu campana) por muy defectuosa o aparentemente inservible que parezca o sientas que está. Compra Entendimiento  y compra Sabiduría para saber dónde está aquello que necesitas comprar. Eso es todo.

¿Y cuál es el dinero para esa compra simbólica?   El esfuerzo. El esfuerzo es el  dinero espiritual. Aquello que uno adquiere (compra) con su esfuerzo es Eterno; aquello que se adquiere regalado es transitorio (por eso está escrito también por el Rey Salomón: “Quien odia los regalos “vivirá”.  Del mismo modo que aquí en este mundo nos da seguridad conseguir la escritura de una propiedad que hemos comprado porque sabemos que nadie nos la puede quitar, así aquello que se nos ha dado por un esfuerzo está de alguna forma escriturado en otro plano para tu pertenencia. Y aquí en este punto viene el ejercicio para las próximas tres semanas:

1.      Identifica cual es la grieta (carencia) de tu Alma.

2.      Piensa qué elementos necesitas para su arreglo y dónde se venden.

3.      Esfuérzate (cómpralos) en arreglarla.

Y si por alguna razón alguien te comió el coco para venderte una hoguera con nieve o una cesta con nieve  y piensas que “hay gato encerrado”, busca en la plaza al vendedor  y anula la “operación” aunque le pierdas “dinero”. Simplemente dile: “lo he pensado mejor. Te aseguro que no te arrepentirás.

Nooslonavegante, volveré dentro de tres semanas.

                                                     

29. Des-Afinados

6 Diciembre, 2015 Nosolodoctor

¿Por qué aun a pesar de mi “mejora continua como persona” (o al menos eso creo yo…) hay gente que se va de mi vida? ¿Por qué gente a la que queremos o intentamos querer y a la que le pedimos que cambiaran “un poquito” no lo hacen, e incluso se reafirman aun más en su radicalismo, en su hostilidad, en definitiva,  en su posición existencial y nos sentimos,  tarde o temprano, obligados a marcar una distancia más que prudencial que desemboca irremediablemente en un “adiós”?

Y aún peor: ¿por qué hay personas que nos sacan de sus vidas y otras simplemente que no nos traga?

A ver…,  dividamos mentalmente el espacio con una línea horizontal en la que supuestamente por encima de esta  esté el mundo espiritual y por debajo de ella  estuviese el mundo material. En el mundo materialista, la fuerza de gravedad ” tira” para sí misma de forma “egocéntrica”, de tal modo que todo lo que hacemos, sentimos o pensamos tiene en su eje a… nosotros mismos. Y como el EGO está en el centro, nuestro intelecto y nuestra razón no tienen más remedio que trabajar para este “jefe”. Esto no es malo ni bueno. Simplemente una posición existencial en la que el deseo, la motivación, la razón y el intelecto tejen una tupida manta que no deja ver lo que hay por encima de la línea.

Por encima de la línea está el mundo espiritual (y por espiritual me refiero una dinámica de pensamientos, sentimientos y acción que son “centrifugas”, es decir, no solo no existe una ley de gravedad que tira de mi hacia dentro, sino que existe una fuerza hacia afuera que me aleja de esa línea virtual. Por tanto, las personas ubicadas en ese campo prefieren actuar en contra de la razón, por encima del intelecto, contra la lógica y contra el ego, no hay ganancia, no hay interés. Se llama Altruismo.

Los altruistas rechazan la razón terrenal aun si eso les da la oportunidad de conocerlo y verlo todo. Prefieren actuar con los ojos cerrados — por medio de la fe — y perseguir lo que no se ve — ¿espiritual? –. Altruismo versus Egoísmo.

Cada nivel espiritual está definido por la medida de altruismo presente en él. Cada Nivel material lo está por la intensidad egocéntrica a la que está sujeta.

Dos personas que están en el mismo campo ya sea en el campo material o espiritual son entre sí AFINES porque están sujetas a la acción de la misma fuerza: los materialistas por la acción de la gravedad, los espirituales por la acción centrifuga… Por consiguiente, dos personas separadas entre sí por esa línea imaginaria se encuentran DES-AFINADAS, no-afines porque están sujetas a campos gravitacionales naturalmente contrapuestos.

Dos personas pudieron conocerse a un lado u otro de esa línea; conocerse, entenderse, respetarse, quererse y amarse, pero la vida, el estudio, sus circunstancias personales, su medio ambiente, sus experiencias o ¿el azar? hicieron que uno entrara en una órbita distinta a la del otro. Uno se fue para arriba y el otro se quedó estático. O bien uno se quedó estático y el otro entró en órbita “terrestre”.

El caso es que se desafinaron aun a pesar de que seguían conociéndose, entendiéndose, respetándose, queriéndose y  amándose…  Pero la trayectoria es lenta e inexorablemente contrapuesta.

La posición egocéntrica o altruista está determinada por el GPS interno. No somos tontos y sabemos en nuestro interior a qué jugamos. Nuestro GPS interno te dice claramente si nos movemos en dirección a la Tierra, digiriéndonos  a favor de la lógica, la razón y de nuestro intelecto; o si estamos en una dinámica hacia el Sol, contra la lógica.

Sea cual sea nuestra dinámica, no es ni correcta ni errónea pero sí nos explicaría por qué determinadas personas cuando miramos por la escotilla de nuestra “nave” las vemos cada vez más lejos aun a pesar de nuestros sentimientos, pensamientos y acciones. Será porque estamos desafinados respecto a ellos aunque los queramos, los amemos, los respetemos, los entendamos y los conozcamos.

“Unos vienen a conquistar la Tierra y son buenos y otros exploran las Estrellas y son…”

El Trabajo de este mes de Diciembre es simple: accede a tu GPS interno y analiza bajo qué acción de campo gravitatorio orbitas y establece las coordenadas respecto a tu entorno independientemente de tus sentimientos… Te aseguro que entenderás por qué a estas alturas de la película de tu vida aun a pesar de tu supuesta  mejora continua como persona (o al menos eso crees tú…) hay gente que se aleja cada vez más de tu vida, y de por qué gente a la que queremos, respetamos, entendemos e incluso amamos, nos gustaría que cambiaran “un poquito” para poder cohabitar de forma más ecológica y, sin embargo, no lo hacen, e incluso se reafirman en sus radicalismos, en su hostilidad, en su posición existencial, y nos sentimos  obligados a marcar esa distancia más que prudencial que tarde o temprano acaba en un “adiós”.

Canción: “I wish you were here” de Pink Floyd… o Deseo que estés aquí…

¡Feliz navidad, tanto a los que estáis fuera, o como a los que vais dentro de la nave!. Nos vemos el siete de enero.

                                                     

30. Blanco y/o negro

5 Noviembre, 2015 Nosolodoctor

(De 50 Sombras de enGREYdos)

Todo el mundo sabe que cada día nos depara el regalo de una enseñanza nueva.  Eso no es nuevo.  Cada día se aprende algo y se “aprehende” también.    Saber algo, sin embargo no es lo mismo que ser consciente de ese algo que se ha aprendido.

Hay quien se lo “come” todo porque todo está bueno, todo es bonito y todo le apetece y no deja ni las migas de su experiencia.  Son los “vitalistas”, cuyo modus operandi es haber cambiado las creencias por la “experiencias”. Y es una actitud ante la vida loable, respetable, adorable y todos los “ables” que ustedes quieran. El único “pero” de esta posición es que existencialmente, el hueco de la carencia donde vertemos todas las experiencias es teóricamente finito, y tanto volcado acaba por “rebosar” y saturar un concepto denominado “necesidad”  haciéndonos morir de éxito entre tanto bueno, tanta experiencia, tanto arroz, tanta tarta, sin dejar muchas veces  hueco para otras cosas teóricamente menores.

Ante la intensidad de unos “callos” con garbanzos, a ver que quién es capaz de honrar los clavos   o a ver quién se acuerda de la sal. Si esta soso, con más pan mojaito y con vino o cerveza nadie reparará en la carencia…

Y es verdad que la vida es demasiado breve como para quedarse esperando que aparezca el momento preciso que de sentido a nuestras vidas, por eso yo creo que los que piensan, dicen y actúan así son de lejos mayoría.  Y la mayoría suele tener razón casi siempre. Hay quien se lo come todo y no le importa dudar entre “chuche” y helado o entre carne y pescado, porque su slogan viene a ser: siempre hay un huequito para un “bocadito” o… “A nadie le amarga un dulce”….

Y luego están “Los Otros”, los “pitiminíes de la vida, como yo les llamo, otrora “blandiblues”, que miran a un lado y al otro de la calle antes de cruzar aunque no pasen coches; los de la duda sobre si lo que se van a comer les va a indigestar, si engorda, si lleva gluten, si es apto para veganos, si es kosher o simplemente si ha caducado…

Es muy difícil elegir la posición existencial.  No es fácil ubicarse y elegir tus hermanos de Almas. Siempre me he preguntado cual es el factor que desequilibra hacia qué zona confluimos. Y he llegado a la conclusión de que es el medio en el que uno se encuentra, el aire que uno respira, la persona con la que uno duerme. Saca a un justo de su lugar y probablemente se convierta en un malvado, dice un refrán Talmúdico. A eso juega, por cierto, Facebook. Su motor de búsqueda memoriza los “me gusta” que otorgo así como las búsquedas afines de tal modo que después de un año solo nos llega temas y opiniones muy, muy parecidas a las mías, sientiéndonos permanentemente reforzados en nuestro sistema de creencias, pensando que estamos en la posición intelectual, afectiva o existencial mayoritaria sin permitirnos la más mínima duda sobre nosotros.

Termino tal como empecé. Todo el mundo sabe que cada día nos depara el regalo de una enseñanza nueva.   Cada día se aprende algo y se “aprehende” también otra cosa. Aprender es interiorizar y aprehender es aferrarse a lo interiorizado por una cuestión de lealtad, militancia, comodidad, adicción o desesperación.  Hay quien se Aprehende a un ideario. Hay quien lo hace a un partido, una religión, un clavo ardiendo, un pene ardiendo o un pezón ardiendo. Y da vértigo “soltarse”…

Hace unos meses le preguntaba a un paciente el por qué tomaba Omeprazol todos los días sin padecer Hernia de Hiato, úlcera o Zollinger Ellison. Él me contestó que “el comer tomate, le produce ardores”. Cada vez que como tomate, repitió,  me da ardores.  Por eso tomo Omeprazol, porque no contemplo ni un solo día la vida sin tomate…
Houston, tenemos tres problemas, le contesté…

1-¿Quién paga tu omeprazol?

2- ¿Qué efectos a medio o largo plazo tendrá tanto Omeprazol en ti…? y…

3- Quizás no eres consciente de que el tomate no te sienta bien…

Y ahora el ejercicio del mes: si eres de los de “carpe Diem”, analiza algo que te hayas tragado que pudiera ser: “no apto para el consumo humano” (quizás encuentres algo…). Y si eres de los “otros”, analiza esa situación en la que juzgas y tienes una creencia sobre algo que no has probado. Para opinar hay que conocer y analizar si la experiencia puede aportarte más datos al respecto…

Nosolonavegante, el seis de diciembre volveremos, aquí tenéis trabajo para un mes.

                                                     

31.Desmantela tu intelecto

22 Octubre, 2015 Nosolodoctor

(De 50 Sombras de enGREYdos)

Un judío ortodoxo que había perdido la fe, decidió hacer un experimento para probar de manera definitiva si Dios existía o no. Así que decidió esperar al Shabbat, el día en el que los judíos no pueden  encender o apagar la luz. Entró en su habitación y accionó el interruptor para encender la luz. La ira de Dios no le fulminó. Nada ocurrió, excepto que la luz se encendió lógicamente. Comprobó pues con satisfacción que Dios no existía…

La Historia del Hombre es la Historia de la Humanidad a la que, por cierto, pertenece. Existe un filósofo llamado Pico de la Mirandola  (1463-1494), considerado hoy uno de los impulsores del Renacimiento Italiano que llegó a escribir en 1486 en su extraordinarias “conclusiones filosóficas cabalísticas y teológicas” lo siguiente imaginándose a Dios  dirigiéndose al primer humano:

“Oh Adán, no te he dado ni un lugar determinado. No te he hecho ni celeste ni terreno, ni mortal ni inmortal, con el fin de que tú, como árbitro y soberano de ti mismo, te informases y plasmases en la obra que prefirieses… Podrás degenerar en los seres animales que son las bestias, podrás generarte según tu ánimo en las realidades superiores que son divinas”.

Y por esta imaginación intelectualizada Don Pico de Mirandola fue tratado hace más de 500 años como hereje por la iglesia católica en lo que se conoce en los ambientes eclesiásticos como la “herejía pelagiana”.

Desde el punto de vista intelectual no somos en absoluto distintos a los animales. Formamos parte de la naturaleza. Nada más. El intelecto refleja el hemisferio izquierdo del cerebro: analista, calculador y reduccionista. Aquello que no se ve no se tiene en cuenta. Y de lo que analiza, “deduce”, Francis Crick, co-descubridor del DNA junto a Watson, publicó en 1997 lo siguiente:

“….  Algunas religiones enseñan que los seres humanos son fundamentalmente distintos al resto de los mamíferos, que los humanos están imbuidos de almas inmortales dándole un valor  extra comparado al resto de los seres vivos. Pero el rico repertorio de pensamientos, sentimientos, aspiraciones y esperanzas parecen venir de procesos bioquímicos cerebrales y no de un alma inmaterial que opere de tal manera que ningún instrumento pueda medir así que… ¿qué cuestiones morales puede suscitar la clonación humana por ejemplo? No deberíamos refrenar el tema de la clonación por consideraciones morales…..

Difícil de rebatir…, desde un punto de vista científico, pero si tiráramos de la manta del intelecto, la Historia de la Humanidad nos muestra muchos dichos desestimados intelectualmente en cadena y cuesta abajo: primero creíamos que el Sol giraba alrededor de la tierra porque estábamos en el centro del Universo. Luego con Copérnico se vio que no…, que era al revés, nosotros girábamos alrededor del sol. Al final resultó que ni siquiera el Sol es el centro de la Galaxia y, más aun que nuestra galaxia es una más entre cien mil… millones. Es decir, nuestra gran Tierra resultó ser una mota de polvo galáctico. Luego decidimos que nuestra Humanidad es imposible que tuviera “solo” seis mil  años o que se creara en seis días de “mil años”  ya que las capas de fósiles etc…,  sitúan a la Tierra  a cientos de miles de millones de años deduciendo de  ahí que la Biblia o es una estafa o en el mejor de los casos una metáfora.

Luego llegó Spinoza  y nos contó que la libertad , que es lo que nos diferencia en última instancia de los animales, es un espejismo y que existe un determinismo existencial  y que las cosas son como son y no podrían haber sido de otra manera (ver entrada en este mismo blog: la religión de los laicos). ¿Será cierto?

Luego llegó Marx y lo que dijo fue que la Historia de la Humanidad estaba determinada por las fuerzas económicas y por el deseo de la clase dominante bla bla bla… Es más, decía (y se dice aun)  que la religión era una herramienta de las clases dominantes para enseñar al pobre a aceptar su miserable situación… Cierto……. ¿o no?

Luego vino Darwin y su Teoría Evolucionista y ese súper hallazgo de que el Ser Humano no era único en su especie…, y que por tanto había una nueva deducción: ¡no estamos hecho a imagen y semejanza de Dios! Es más aún: no solo no somos una imagen de Dios sino que desde el punto de vista intelectual, somos una mera rama de los primates. Pasamos pues de tener un tatatarataabuelo llamado Adán y Eva a ser tatatataranietos del Abuelo de King Kong…

Luego mi admirado Freud descubrió que en el sótano de nuestra mente oscilamos entre el Eros y el Tánatos, o lo que es lo mismo oscilamos entre pensamientos desde el punto de vista  intelectual de acostarnos con mamá o matar a papá o viceversa…. Y así llegamos a la conclusión intelectual de que la religión desde el punto de vista Freudiano es la neurosis obsesiva producto de esos instintos y nuestra sensación de culpa… ¿Cierto?

Ahora en el siglo XXI han desembarcado los Neodarwinistas con su ataque a uno de los aspectos que creíamos hasta ahora que era patrimonio de la Humanidad: el Altruismo. Puesssssss Nooooo Señor: ¡esto no es así!

Según algunos de los sociobiólogos de esta corriente que abandera Michael Ghiselin, la persona no es más  que el medio del que se valen los “genes” (¿recuerdan aquello del DNA…?) para perpetuarse. Y dice Michael Ghiselin, Catedrático de Berckeley, que con independencia de las historias que nos contemos a nosotros mismos, nuestros actos aparentemente altruistas son solo formas de garantizar la transmisión genética a la siguiente generación. En el fondo solo ayudamos a nuestros familiares en la medida que comparten nuestros genes. Y concluye: “Araña a un altruista y verás sangrar a un hipócrita”. Hala….. ¿Será cierto?

Así que desde el punto de vista intelectual da igual todo porque no somos nada. Entre que soy el bisnieto de King Kong, que no tengo ni margen de mejora, ni poder de decisión, que está todo el pescado de mi destino vendido, que no tengo libertad (solo necesidad),  ni siquiera hay una belleza moral en lo que contemplo sino tan solo una lucha sórdida por sobrevivir, no me extraña que cada día sea para nosotros (o al menos para muchos):  ”una especie de día de la marmota”, una mala repetición de ayer, esperando que el azar, me cambie de canal…

Así que el ejercicio que te ayudará (o no…)  a desmantelar esta visión tan “marmotil” de nuestra existencia es testarla (verificarla): busca una situación de tu vida en la que te hayas encontrado una sorpresa contra toda la lógica intelectual. Seguro que hay algún atisbo de sorpresa en tu vida, quizás descubristeis  que no tienes a King Kong por línea paterna (je…, para algunas cosa no estaría mal… uhmmm lo reconozco); quizás te llegó una vez la posibilidad de elegir entre “hacer” o “no hacer”; quizás descubras que nunca quisisteis matar a papá; solo querías parecerte a él o simplemente no te sentías “visto” por mamá…; quizás en un ataque de hipocresía aguda, subaguda o crónica, tuvisteis un gesto de altruismo o de solidaridad o vistes algún caso en el que el supuesto hipócrita altruista dio la vida, o perdió la salud durante su enfermedad “solidaria y/o altruista”… ¿ no?

Como dice Nietzsche en “Genealogía de la Moral, un escrito polémico”  de 1887 (Editado por  Edaf, 2000):

“Desde Copérnico el Hombre parece haber caído por un plano inclinado en el que cada vez más se aleja del punto central rodando cada vez más deprisa… ¿hacia dónde?, ¿hacia la taladrante sensación de su nada?”.

¿Hacia la constatación un día tras otro de nuestro día de la marmota?

Por cierto, la letra de la música de la película “El día de la Marmota” es muy sugerente, viene algo así como a decir: “Mira, con que tú me quieras y me des un beso de buenas noches, me basta, no voy yo a comerme el coco con este tipo de temas… ¿Tú qué piensas? Hala… ejercicios para tres semanas…

Nosolonavegante, te vuelvo a ver frente a la pantalla en catorce días… El primer jueves de noviembre. Que todo te vaya muy bien.

                                                     

32. Evita la desmoralización

15 Octubre, 2015 Nosolodoctor

(De 50 sombras de enGREYdos)

Hace unos diez años (o quizás más) sucedió algo que me llevó a una crisis de fe, no en Dios, sino en el Ser Humano. Me estoy refiriendo al asesinato de Miguel Ángel Blanco. Recuerdo perfectamente como afectó a una gran mayoría de gente.

En aquel tiempo, militaba en el PSOE pero era material y espiritualmente imposible no desgarrarse por la (mala) suerte de Miguel Ángel. Toda España de rodillas pidiendo su liberación, y finalmente fue (des) agraciado con el consiguiente tiro en la nuca. Aquel día algo se agrietó en mi alma. Es difícil explicarle a alguien que no fuera un terrícola que por motivos políticos se secuestra alguien, se chantajea a sus seres queridos, se toma el dinero y en vez de devolver el rehén lo matan. Hay que tener estómago y carecer de corazón.

Algo parecido sentí cuando se intercambiaron 1500 presos árabes por tres cadáveres judíos. Y  lo mismo con la matanza de Shatilla no vayan a creer… También  me acuerdo de lo que ocurrió en Iquique. Y el tipo de muerte que tuvo Víctor Jara. Da igual el bando al que uno pertenezca; conocer la miseria de “mi” lado o del lado “contrario” genera un fuerte conflicto para alguien que presuma de ecuanimidad. Si ocurre en mi bando, sufro vergüenza, si ocurre en el lado contrario me duele.

Vergüenza o Dolor,  no vayan a creer que una es más o menos que la otra. La Vergüenza duele en el alma, el Dolor duele en el corazón, así que elijan. La vergüenza te desprovee de la dignidad humana, el dolor te anestesia las ganas de vivir.

Desde aquellos días una cosa quedó clara para mí, y es que un hombre puede leer a Goethe, tocar a Bach, presidir una ONG y ser un hijo de puta.  Como poder es posible y un poquito más. Eso aunque yo ya contaba casi 40 años de edad era algo nuevo para mí. No fiarse de la forma, rascar en el contenido.

En 1982 u 83 (ni me quiero acordar), en la víspera de aquel 23 F, cuando el intento de Golpe de Estado, aquel muchachito con el que estudiaba cada noche, que cenaba en mi casa durante tres años, y cuyas madres se conocían y nos cuidaban la una al otro, me miró aquella noche y simplemente me dijo: “A partir de mañana, tú y yo no nos conocemos”.  Ufff.

Es más fácil memorizar los 70 tomos del Talmud Babilónico que modificar un hábito o un prejuicio en la vida. Así dice la Guemara. Y es verdad.  El problema del prejuicio es que se apoya en una creencia generalizada. Miren lo que escribe Adolfillo H en un capítulo de Mein Kampf (Mi lucha):

“.. una raza fuerte desbancará a los débiles porque el impulso vital en su forma definitiva derribará cada una de las absurdas barreras de la llamada Humanidad de los individuos para dar paso a la Humanidad de la Naturaleza, que destruye al débil con el fin de hacer sitio para el fuerte”.

El hecho de que Adolfillo se base en Nietzche , Spencer, Haeckel u otros escritores a los que yo aprecio y reconozco, me estremece. No se puede culpar a los autores de un determinado concepto por lo que otros hicieron con dicho conceptos.  Una cosa es lo que dijo Jesús, y otra cosa son los “pasones” de algunos conventos, papas, etc… Una cosa es lo que dijo Marx y otra cosa es lo que hicieron Stalin o Mao; una cosa es lo que decían Nietzche, Spencer y Haeckel y otra lo que hizo Hitler. Una cosa es que  lo que yo leo  sea Freud, Darwin o Isaías y otra cosa es lo que entiendo o acomodo a mi ideario para consolidar una creencia irracional previa que gracias a este proceso  he validado.

A  este proceso lo llamo DESMORALIZACION de los conceptos. La desmoralización de los conceptos  hacen frágil el concepto que les dio vida y cuando el concepto humano está desmoralizado se diluye la Dignidad Humana. De ahí que en determinadas áreas haya que ponerse el límite de sacar la bandera blanca para no perder la razón teniendo razón…

Y ese  es el ejercicio propuesto para esta semana: revisa tus creencias, su naturaleza de dónde proviene, si producen vergüenza en los tuyos o dolor en los otros. Busca una vergüenza o un dolor causado por no haber sacado la bandera blanca…

Nosolonavegante, nos volveremos a encontrar en una semana.

                                                     

© 0000-0000 (NoSoloDoctor y Los Angeles de Charly) - Actualizado: 24/05/2017 - Visitas totales: 1,036,423 - Últimas 24 horas: 182
Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.