Temas etiquetados como: ‘actitud’

Barco a Venus : That is the question

22 abril, 2012

NOSOLODOCTOR Y ANGEL POR TRES DIAS (MTR)

Conozco a un excelente maestro, pedagogo y teólogo llamado Elías Daye que nos cuenta una alegoría impresionante y que su vez les transmito. Dice así: Cuenta que uno (Ruben) le pregunta a otro (Andres) :

R- ¿Te gusta el mar?

A- Sí.. una vez fui , estuve en un barco.

R- Pero ,¿te mojaste?

A- ¿Yo? ¡que va!, ni un solo pelo .

R- ¡Ah! Pero… , entonces no estuviste en el mar.

A- No. no estuve “en” el mar pero estuve “sobre” el mar , no dentro de él.

-José le preguntó a Jaime:

José – ¿Te gusta el mar?

Jaime – Sí.. una vez fui a la playa y me méti solo hasta la cintura, un dia que hacia “terrá” para refrescarme.

-Alejandro le hace la misma pregunta a Estibaliz y ella contesta:

Estibaliz – Si , una vez entré en el mar, vi peces y nadé. Sentí lo que es estar en el agua e ir de un lado al otro. Descubrí que no sólo me refrescó del calor sino que posteriormente me di cuenta de que activó toda mi circulacion y mejoré mucho de mi síndrome de “piernas pesadas”…

Dice el Rab Elias Daye al respecto de estos diálogos que aunque parezca increíble , esto es lo que sucede con nosotros. El mar está, pero la diferencia radica en como lo vemos y que actitud tomamos frente a él . Y como, yo entiendo que estuve y que hice, esa es la cuestión. Estar en un barco es como ser creyente a nivel informativo, sin mejorarme, sin acción, no practicándolo. Meterse hasta la cintura es hacer algo bueno por el mundo . Pero meterse y nadar es entregarnos a la voluntad del Creador , desarrollarnos y crecer progresivamente; ser una especie de instrumento de la divinidad en la tierra , y ello nos permite avanzar en la vida de un lado a otro del mundo. El miedo de tirarse que se produce al principio, por los prejuicios que tenemos, es inevitable. Pero una vez que hemos ingresado en las aguas cristalinas, no sólo desaparecen los temores, sino que al contrario, revitaliza toda nuestra vida, elevándonos a mundos superiores, imposibles de describir con palabras, ya que la única forma es vivenciándolo. Necesitamos pues una especie de GPS que nos evite el miedo a “zambullirnos en el mar” y para conectar dicho GPS necesitamos “conciencia”. Un GPS de estas cacaterísticas podría indicarnos cuál es la dirección correcta sin que nos sintamos privados de nuestro libre albedrío. Por seguir con el símil del barco, hace unos días vimos en las noticias de todo el mundo el hundimiento del Costa Concordia. Esto es sorprendente ya que al parecer el crucero poseía un equipo extraordinariamente avanzado de GPS que aseguraba absoluta seguridad. ¿Cómo pudo ocurrir? Con todo nuestro progreso científico. ¿Cómo puede hundirse a escasos metros de la costa ?

El Rab Benjamín Blech dice que la respuesta tiene profundas implicaciones de tipo moral y ético. El Concordia se puede considerar uno de esos orgullosos símbolos de los maravillosos avances científicos. Era “inhundible” (como el Titanic ¿ se acuedan? cuyo titular el dia de su botadura era: “Este crucero ni Dios lo podrá hundir….” . El GPS del Costa Concordia marcaba la ruta segura, pero el ego del capitán, que quiso acercarse más a la costa para fanfarronear con su “juguete” ante sus amigos, superó toda precaución. Es decir, la maravillosa tecnología del Costa Concordia no pudo compensar un error ¿moral? . Además, el capitán estuvo entre los primeros en abandonar el barco… (es el simil de que el intelecto se evade de los acontecimientos…) los fuertes empujaron a los débiles… y al final el triste titular del periodico del dia siguiente fue: ” los muertos podrían haberse evitado”. Vivimos en una época en la que se idolatra todo adelanto científico pero no nos damos cuenta de que nuestra evolución mental, moral y ética no va pareja a dichos adelantos. Estamos obsesionados con dispositivos electrónicos que supuestamente deberían hacernos la vida más fácil y divertida cuando en manos inexpertas (o en mentes inmaduras) nos esclavizan o “hipercontrolan” a otras. Dedicamos muy poco tiempo a considerar la importancia de un sistema de valores sin el cual todos estos avances son insignificantes.
La tragedia del Costa Concordia ocurrió por un error humano precedido de una falta moral previa. Cuando se tiene la vida de una serie de personas en las manos uno debería al menos dejarse de frivolidades y asumir esas responsabilidades. Antes (después del error) al menos el capitán era el último en abandonar el barco. Ahora es el “primero”. That is the question… esa es la cuestion de la degradación del siglo XX1. El punto no es el error, el punto es la actitud despues del error, la responsabilidad. El honor y la gloria después de un error es casi tan importante como el error en sí. Porque equivocarnos podemos equivocarnos todos, pero al menos nos queda estar de pie “asumiendo el marrón”.
¿Recuerdan el caso de un famoso que atropelló a un señor con su automóvil y no tenía carnet de conducir y no paró al atropellarlo y le endosó el marrón ” a un hermano “?. ¿ Es eso un hermano?

¿Qué podemos aprender de este suceso? Primeramente que debemos de tener un GPS; segundo : tenerlo conectado; tercero: seguir sus instrucciones por encima de nuestro ego… y finalmente si nos distraemos y ocurre un fallo asumir el fallo. Es una cuestión de actitud. Solo comprometiéndonos a conjugar actitud y aptitud de forma equilibrada podremos prevenir la zozobra por ir a la deriva y algún desastre de proporciones “titánicas” en nuestras vidas. ¿no creen? podemos tener un barco pero lo que no puede es llevarnos a “venus”…

Esperamos su llamada en: nosolodoctorylac@gmail.com

¡Siempre toca!

4 enero, 2012

dedicada a  Nosolosuerte, por alusiones…

¿La vida es una tómbola?

No sé si se seguirá usando pero, cuando yo era pequeña estuve en varios centros escolares y en todos había un niño que se “ganaba” su puesto en el patio de recreo usando frases del tipo “se está rifando un capón y tú llevas todas las papeletas”. Con semejantes advertencias cualquiera le contradecía…

¿Existen realmente conductas que aumentan las posibilidades de desenlaces anhelados o por contra indeseados? O lo que se deduciría de esta cuestión, tanto para bien como para mal, ¿mi actitud influye en lo que recibo? Creo que cualquiera que se haga esta pregunta, ya se encuentra a las puertas del camino de encontrar muchas respuestas. Otra cosa es que decida tomarlo. Cuando una persona empieza a considerar el poder que tienen sus actos (lo que hace) de influir en lo que vendrá después… está asiendo una “varita mágica” que le puede cambiar la vida tanto para mejor como para peor.

Después de haberte planteado semejante dilema, todo se convierte en un proceso de refutación. Poco a poco, la capacidad de asociar, por mínima que sea, comienza a darte pistas que, primero te sobresaltan y después se convierten en la clave de las respuestas que buscabas. Cosas que antes parecían fruto del caprichoso azar, comienzan a cobrar sentido y todos aquellos “porqués” sin resolver encuentran una razón y aquí la cosa se pone delicada, pues nos encanta sabernos meritorios de lo bueno, pero no nos suele gustar ver que fuimos responsables también de lo malo. Sin embargo, asumir ésto y comenzar a practicarlo conscientemente, le encauza la vida a cualquiera.
Incluso para el gallito del colegio que pensaba que la vida es una tómbola, hay rifas en las que siempre toca, en las que el premio es seguro y en función de la inversión. Para beneficiarse de eso hay que estar atentos y tomar el control, porque puede que las que ofrezcan las mejores gratificaciones no sean precisamente las que tengan los altavoces más potentes, la música más pegadiza, la iluminación más colorida o el encargado con más labia…

Al llegar a la Feria, en lugar de subiros directamente a esa montaña rusa que os despertará un cosquilleo estimulante, adentraos en el Pasaje del Terror. A simple vista puede parecer un “despierta sentimientos desagradables” innecesario, pero jugamos con ventaja: sabemos que todo es una pura apariencia y por tanto, el miedo que genere no tiene sentido y nos enseña a superar falsos temores. Eso sí que es una recompensa…

Brinda con nosotros en nosolodoctorylac@gmail.com

Cuestión de actitud

27 octubre, 2011

Seré breve.
La actitud define, tanto, que el resultado puede acabar siendo un milagro, en los que sin duda creo.

Como creo firmemente en las posibilidades de superación frente a una cruda adversidad.

LA VIDA Y LA MUERTE DEPENDEN DE LA BOCA.

Estar a merced de circunstancias que nos limitan y encierran puede sucedernos a todos.
Cuando la vida “gira” y toca estar de espectadores, un gesto asertivo o una palabra de aliento puede salvar la vida de otra persona.

El aleteo de una mariposa mueve y cambia el mundo haciéndonos LIBRES.

Seguimos recibiendo vuestras colaboraciones en: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.