Temas etiquetados como: ‘ángel por un día’

Un pastel recién hecho

16 junio, 2012

Un día, convocado por un antojo, entré en una pastelería, y estuve curioseando en las vitrinas del establecimiento hasta que llegó mi turno y la amable dependienta me preguntó…

– ¿Qué desea?

– Estaba buscando un pastel –le dije-. Para acompañar esta tarde el café.

–       ¿Quiere probar usted éste? Acaba de salir del horno –me aclaró.

–       Asentí y procedió a cortar un trozo y acercármelo sobre un platito. Con el dedo índice y pulgar, lo cogí delicadamente y me lo introduje en la boca. Al hacerlo, lo primero que sentí fue la agradable temperatura que aún conservaba. Temperatura que transmitió inmediatamente al paladar las sensaciones y sabores que poseía aquel dulce recomendado. La suave y esponjosa textura, su rico sabor….

Como si fuera un flechazo, no tardé ni un segundo en decidirme. Y sin querer que me sugiriera otras alternativas le confirmé:

– Decidido. Me lo llevo.

Ella sonrió afable y procedió a envolverlo.

Al cabo de unas horas, sin embargo, constaté que el pastel fue perdiendo propiedades. Se endureció, se secó y evaporaron las sensaciones hasta perder, al cabo de unos días, todas las características que me habían hecho elegirlo.- ¿No se parece esto mucho al amor? –pensé.

El café, amargo, sería la vida, ¿no? Y el pastel, dulce, el amor.

De hecho, si no nos lo comimos en las primeras horas –cosa rara- quizá decidamos deshacernos de él tirándolo al cubo de la basura y sacudiéndonos posteriormente las manos para evitar que quedase en ellas ningún resto. Es evidente que las cualidades de un pastel tienen siempre un tiempo limitado. Y si otro día queremos acompañar la vida o el café con algo dulce, deberemos bajar a la pastelería a comprar otro recién hecho. Habrá, por supuesto, quienes, víctimas de un sentimiento de culpa, se sientan incapaces de tirarlo a la basura y prefieran comérselo, aunque no sea sin cierta resignación y, ayudándose a tragarlo, mojándolo en el café. Al fin y al cabo, -pensarán estas personas- hay mucha hambre en el mundo y muchos no tienen ni siquiera un trozo de pastel duro e insípido que llevarse a la boca

Tú también puedes ser Ángel por un día. Escríbenos a nosolodoctorylac@gmail.com

Angel por un día

19 mayo, 2012

Hola ángeles, para mi es un honor poder participar en vuestra página…me gustaría comenzar por el principio de la vida. Es decir, por aquello que nos hace ser; quizás quiera ser demasiado presuntuosa, pero con toda mi humildad os intentaré recordar, lo que yo intento trabajar con mis pequeños ( trabajo en un centro de primerísima infancia 0-3 años) y cada día…en mi trabajo, volvemos a los principios que nos sustentan cómo personas dedicadas a modelar a pequeños futuros hombres.

Empezaré por uno de ellos:

“Tengo derecho a crecer rodeado de amor”-Este amor se basa en el respeto, en el afecto, y sobre todo trata del desarrollo de la autoestima y el desarrollo de la autonomía de los pequeños, para convertirlos en seres felices.

Todo ello, va dirigido a los pequeños…aunque yo creo que deberíamos levantar la perspectiva y fijarnos en los hombres y mujeres del mañana.

La capacidad  afectiva de  las personas que rodean al pequeño va  a acondicionar el desarrollo de la afectividad del niño,  su carácter y la evolución  del desarrollo de su inteligencia.

Actualmente se habla de la inteligencia emocional como unos de los pilares fundamentales de la educación. Thordike (1920), psicólogo humanista la define como “la habilidad de comprender y actuar sabiamente en las relaciones humanas”. Otros autores seguidores como Allport, Maslow, Rogers ponen el acento de la emoción en la necesidad de sentirse bien consigo mismo.

Por último uno de los autores más destacados de la actualidad, nos plantea

“Inteligente es el sujeto: agradable, amable, cariñoso, amigo, persistente, perseverante, de carácter maduro”( Goleman,1996). Este autor también nos dice que hay dos mentes : una que piensa y otra que siente.

La mente que siente tiene estos componentes:

1-Concienciación: conocimiento de las propias emociones.

2-Autoregulación: controlar las emociones de forma adecuada.

3-Orientación motivacional: capacidad para motivarse a uno mismo para conseguir logros y objetivos.

4-Empatía: capacidad para reconocer emociones ajenas.

5-Socialización: capacidad de controlar habilidades sociales.

Howard Gardner(1996)  distingue dos inteligencias: interpersonal e intrapersonal. Ambas son las bases de la inteligencia emocional.

La inteligencia interpersonal: o posibilidad de distinguir y percibir los estados emocionales y signos interpersonales de los demás, y responder de forma afectiva a dichas acciones de forma práctica.

La inteligencia intrapersonal, o habilidad de autoinstrospección, y de actuar consecuentemente sobre la base de este conocimiento, de tener una autoimagen acertada y capacidad de autodisciplina, comprensión y amor propio.

Me pregunto, si las familias hoy en día están informadas de lo que tenemos entre manos, lo dudo. Seguimos pensando que la educación de los pequeños es “llevar a los niños a la guardería, fiestas del cole,disfraces, deberes en casa, mochilas cargadas de libros, academias, inglés…y luego ya veremos. Tenemos claro los derechos de la infancia; volvamos al principio:  Tengo derecho a recibir amor.

En resumidas cuentas, saben nuestras familias cómo resolver los conflictos entre hermanos, la falta de respeto a los mayores, la colaboración en igual de condiciones de todos los miembros de la familia en las labores del hogar…y ¿ cómo favorecer la autoestima en nuestros hijos?

¿Cómo favorecer el conocimiento personal del pequeño y propiciar el conocimiento del otro como base de interacción social si …en muchos hogares, la Play, Nintendo..Wii, los tienen enganchado en un bucle de individualismo?

Me gustaría presentaros unas propuestas que sirvan de guía, no solo en la escuela sino a las familias, quizás podáis aplicarlas con vuestros pequeños.

Los temas a tratar serían: conocimiento personal, conocimiento del otro, sentido del grupo, actuación democrática, situaciones especiales y personajes de la semana.

Contenidos del desarrollo emocional: Infancia.

ÁREA TEMAS OBJETIVOS
YO

(EL NIÑO/A)

Este soy yo.

Yo soy así.

¿Por qué soy especial?

Tengo cualidades.

Cuido mi cuerpo.

Mis huellas digitales y plantares.

La historia de mi vida.

Cómo se formó mi familia.

Mi árbol genealógico.

Qué hacen mis papás.

Existen diferentes emociones ¿cuáles son?

Mi estado de ánimo.

Me pongo feliz.

Me pongo triste.

Mi familia me quiere.

Nos gusta estar juntos.

Soy un buen hermano/a.

-Fomentarel autoconocimiento.

-Valorar  la autoestima .

-Desarrollar habilidades de cuidado personal mi salud, mi seguridad…

-Descubrir la importancia de las manos y los pies.

-Conocer datos importantes de mi vida.

-Comprender las emociones, sentirlas y aprender a expresarlas.

-Adquirir habilidades para relacionarse con la familia y otros adultos: normas, valores, estilos familiares.

-Habilidades en la vida diaria del hogar: sentirse miembro, participar en las vivencias, alegrías, emociones, trabajo, tareas domésticas y respeto de las pertenencias de los demás. Sentir seguridad.

YO Y EL OTRO Somos diferentes.

Mis amigos. Puedo querer a mis amigos. Puedo ser un buen amigo.

Lo que nos gusta hacer juntos.

-Analizar las diferencias que hay entre las diferentes  personas. Volorar las diferencias.

-Inculcar el valor de la amistad, el compromiso, la ayuda.

YO Y EL GRUPO Puedo trabajar en equipo.

Me gusta compartir.

Para pertenecer a un grupo yo debo: respetar, cuidar las cosas, compartir, resolver conflictos, ser solidario.

Para participar en un grupo debo usar palabras amables: pautas de convivencia.

-Enseñar el significado de trabajar en equipo: normas, valores, compromiso.

-Aprender a usar palabras que nos acerquen a las personas: habilidades comunicativas.

YO Y LAS ACCIONES MI COMUNIDAD. Para crear vínculos yo debo:  respetarme a mi mismo ,a mi familia, mi entorno más cercano.

Para conocer mi comunidad: participar en los eventos culturales y de ocio y bienestar como fuente de salud y disfrute. Conocer mis derechos y deberes.

Desarrollar tolerancia.

Cuidar el medio natural que nos rodea.

-Propiciar la capacidad de desarrollar habilidades sociales.

-Reconocer la importancia de cuidar y respetar el medio ambiente.

-Inculcar una actitud de participación, valoración fundamentada: construir paz.

YO Y LAS SITUACIONES ESPECIALES Llega un hermanito.

Cómo me puedo sentir.

Cómo ayudar a cuidar al hermanito.

Cuando me enfermo: cómo me cuido.

La separación de los padres.

El ciclo de vida.

-Facilitar la aceptación de un nuevo miembro de la familia.

-Comprender las situaciones y cuidados que se producen ante la enfermedad.

-Comprender el significado de la separación y los sentimientos que se pueden despertar ( soledad, miedo…incomprensión).

Esta es una pequeña propuesta, que nos puede hacer reflexionar y comprender que la  “competencia  o conciencia emocional” se puede aprender, es necesario tomar conciencia de las propias emociones y las de los otros. Desde la educación y desde la familia hemos de enseñar las habilidades y estrategia…identificar y etiquetar, dar nombre…,crear habilidades para empatizar.

Solo así seremos personas autónomas  con actitudes positivas hacia la vida, responsables, con capacidad de crítica a las normas sociales, con capacidad de buscar ayuda y recursos… Es decir personas capacitadas para  la vida y para aumentar el bienestar personal y social.

Los ángeles no tienen hélices

21 abril, 2012

by Telma

En mis ratos de ocio me gusta escribir y escuchar música, y en ocasiones, una cosa me lleva a la otra. En el disco (¡qué mayor que soy ya!) de El Último de la Fila, “Enemigo de lo ajeno”, hay una canción que lleva por título “Los ángeles no tienen hélices”, título que fue el que me inspiró para hacer el relato que os expondré a continuación.

Casi al mismo tiempo, y por mi participación cada vez más activa en esta nuestra aldea bloguera, me di cuenta de que estaba rodeada de ángeles, y que esos ángeles son personas-corcho, porque diariamente estáis ahí y aunque no vivamos en un mundo perfecto, con vuestra constancia diaria, con una frase, con un empujón virtual, hacéis que flotemos y nos impulsáis a que salgamos a la superficie.

Hasta ahora, cuando pensaba en un ángel, lo que acudía a mi imaginario era la figurita del Belén, y sin entrar en consideraciones más profundas, allá cada cual lo que esa palabra le evoque, esta que suscribe le da las gracias a sus ángeles de corcho, que me hacen huir de los pensamientos de plomo.

Sirva este relatillo para poneros en antecedentes de la cuestión que me gustaría compartir con vosotros.

Antes de salir de la habitación, ella besaba sus cuatro paredes.

Se había convertido en un ritual en el que yo no participaba. Me limitaba a mirarla extasiado desde el quicio de la puerta, sintiendo cada uno de esos besos como los más profundos que me habían dado jamás.

La primera vez que la sorprendí haciéndolo, con esa mezcla de ironía y ternura tan natural en ella y que tanto me gustaba, me dijo que desde que estábamos juntos siempre lo hacía: “En Roma, echan una moneda a la Fontana de Trevi para volver, ¿no?, pues yo beso las cuatro paredes para volver a ti.”

La última vez que estuve con ella no lo hizo. No le pregunté, no hizo falta. Nunca más volvimos a estar juntos.

Hoy, después de casi diez años la he visto. Iba acompañada de dos niños pequeños.

Ha sido tan sólo un instante, pero su mirada me ha devuelto a aquellos maravillosos medios días en hoteles baratos, a sus dedos clavándose en mi piel, y a su risa que yo devoraba con mis besos.

En aquellas destartaladas habitaciones, en las que con devoción me entregaba a su cuerpo, dejábamos impregnado el olor de nuestros sexos, nuestros sueños y miserias y el vértigo de aquél año que vivimos peligrosamente juntos.

Los otros, aparecían al cerrar la puerta; la angustia y el miedo se apoderaba de ella, haciendo que no quedara rastro alguno de la mujer que minutos antes se había aferrado desesperadamente a     mi. Esa puerta nos llevaba al limbo de aquellos vivos, donde ninguno de los dos existíamos, y donde transitábamos como zombis hasta el siguiente encuentro en el que resucitábamos el uno en el otro.

Nunca he dejado de amarla. Me sigo atando a aquellos momentos. Lo nuestro no es un amor perfecto, pero tampoco los ángeles tienen hélices.

Todos tenemos sueños, ilusiones, proyectos… y cuando toca hacer balance, ya sea por la edad, por una enfermedad, por una pérdida inesperada, por una desilusión o frustración del tipo que sea, o sin que exista un detonante concreto, en el momento más inesperado, se desencadena un tsunami en tu interior, que sin pedir permiso entra en tu vida, arrasando todo lo que encuentra a su paso, y te deja desnudo y sin opción a réplica, porque sin quererlo te hace tomar conciencia de que tus sueños ya no están, que esa vida con la que soñabas la está viviendo otro, y es entonces, cuando tu vida hace inventario:

– Saber lo que tienes,

– Saber lo que necesitas,

– Saber lo que quieres,

– Saber de lo que puedes prescindir….

Y en ese punto, es cuando aparece la disquisición entre lo que puedes y debes hacer y si debes o no prescindir de hacerlo, porque depende de la opción que elijas, el curso de tu vida tomará rumbos distintos.

En la película “Revolutionary Road” (Leonardo DiCaprio y Kate Winslet interpretan a una pareja, desde que se conocen hasta que acaban casándose), se aprecian dos momentos bien diferenciados: el inicio de la relación de una pareja, donde todo es ilusión, pasión, y donde los personajes te contagian esa sensación de vértigo, esa fuerza motora sin explicación científica alguna que te eleva y te da fuerzas para creer que todo es posible y que te vas a comer el mundo, y en el segundo momento de la película, esas mismas personas se dan cuenta de que están inmersas en lo cotidiano, en lo anodino, en lo que se espera “debe de ser”, y es entonces cuando el marido (DiCaprio) hace, y así se refleja en la película “control de existencias”:

–         Lo que soñaron ser y lo que son.

–         De cómo planearon que sería su vida, y cómo es en realidad.

–         De cuándo aparece la oportunidad de romper con todo, y por qué o no la dejaron escapar…

Y si no vas bien preparado para ver esa película, te deja completamente noqueado, porque en definitiva, lo que trasciende, es que hace falta tener mucho valor para llevar la vida que uno quiere, y no la que te imponen los demás o sus circunstancias, porque cuando te quieres dar cuenta, tomas conciencia de que al final, ese mundo que te ibas a comer se te ha merendado de un bocado, sin ni siquiera dejar migas o rastro alguno de lo que soñabas o aspirabas ser.

Hay un  momento en la película, que uno de los actores le dice al marido (DiCaprio): “la vida sólo te brinda un par de oportunidades, no tardarás mucho en empezar a preguntarte cómo acabaste siendo alguien mediocre”

Con un enfoque distinto, en la película de Los Puentes de Madison, (a quienes no la hayan visto os invito a que la disfrutéis) Meryl Streep, interpreta el papel de un ama de casa que abandonó sus sueños por cuidar de su marido y sus hijos, cuando sin esperarlo, coincidiendo que su familia está fuera, llega ÉL, (Clint Eastwood), y le abre los ojos, dándose cuenta de que en todos esos años de rutina doméstica, su corazón ha estado dormido en la comodidad de su pacífica vida bien inventariada.

Y es magistral la escena en la que la cámara enfoca la mano de Meryl Strepp, que duda entre abrir o no la puerta de su coche, entre empezar una nueva vida, la que ella quiere, o la de seguir con la vida en la que desde luego ella no es la protagonista. En la película no hay acción, hablan los silencios, y la pasión de los protagonistas, sus deseos y frustraciones, te desarma y derrumba sin necesidad del 3-D.

Hacer click aquí para ver la esena

A los que ya hayan hecho control de existencias, les deseo que su opción haya sido la que más felicidad le haya proporcionado, y a los que no, si con esta entrada les hago coger papel y lápiz, me doy por satisfecha.

Perdonadme este batiburrillo de ideas de este ángel por un día “en solitario” sin acompañamiento de ningún nosolo o ángel de reconocido prestigio, eso sí, cuento con la inestimable ayuda del “backstage” que pone estos vídeos y la música de fondo. Feliz día a tod@s.

Ya sabéis, nosolodoctorylac@hotmail.com

A pesar de todo, me alegro de que hayas nacido

17 marzo, 2012
by Oráculo de Qum Ram
Dedicado a Nosólounblog
Cuenta un importantísimo y famosísimo bloguero que cuando escuchó que Osama Bin Laden había sido asesinado, lo publicó en su Facebook y que se encontró con la sorpresa de que un amigo suyo le reprochó esta actitud triunfalista porque se estaba celebrando la muerte de alguien aunque ese alguien no fuera “bueno” para la humanidad o parte de ella . El amigo en cuestión citó, para apoyar su argumentación, que el Oráculo de Qum Ram relataba cuando el mar rojo  se tragó a los egipcios, Dios calló a los ángeles y les dijo que no se alegraran por la muerte de ellos, que eso no era algo para celebrar.  De hecho, cuando el mar se partió milagrosamente, el lecho del mar se secó y el pueblo judío caminó con seguridad hasta el otro lado. Luego se dieron vuelta para ver la muerte de sus enemigos, mientras el ahora barroso lecho marino atrapaba a los caballos y a los carruajes. Entonces el pueblo judío comenzó a cantar una canción llamada “La Canción del Mar” que les pongo a continuación.

Miriam, la hermana de Moisés, cogió la pandereta e instó al resto de mujeres a bailar  y se dice que en el cielo los ángeles también comenzaron a cantar. Pero entonces Dios reprendió a los ángeles  diciéndoles: “¿Cómo pueden cantar cuando mi gente está muriendo?”.
La pregunta tiene su “bemol”: ¿Por qué Dios les diría a los ángeles que no celebren y sin embargo  sí permite que los judíos canten? Y además, para mas “inri” ¡la gente del Faraón estaba muriendo porque Dios mismo los estaba matando!
Mi maestro me enseñó al respecto que lo que Dios le estaba diciendo a los ángeles es que ese no era un día feliz para Él. Él no creó a los egipcios para que hicieran el mal, sino que ellos eligieron el mal, y ahora el mal debía ser aniquilado. Pero el pueblo judío había sufrido a causa de los egipcios y no sólo tenían el derecho a celebrar, sino que debían celebrar. Como escribió el Rey Salomón en eclesiastes :
Para todo hay un tiempo… Un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para lamentar, y un tiempo para bailar… Un tiempo para amar, y un tiempo para odiar; un tiempo de guerra, y un tiempo de paz.
(Eclesiastés 3:1-8).
Teniendo en cuanta este axioma, uno tendrá que decir ante personas como estas que han traido dolor y preocupación al mundo algo así como: “a pesar de todo… me alegro de que hayas nacido”. O eso, o permanecemos callados. como en el vídeo.
Tú también puedes ser Ángel por un Día, escríbemos a nosolodoctorylac@gmail.com

Por eso sentimos que el conocimiento es un resplandor entre las noches

21 enero, 2012

(by Bekereka)

Estamos inmersos en la oscuridad, pertenecemos al enigma pero, por nuestra capacidad de interrogarnos, hemos concebido imágenes luminosas del mundo y de nosotros mismos. Por eso sentimos que el conocimiento es un resplandor entre las noches.
Allí, en ese hombre que creyó escuchar por primera vez un sonido, en ese que encontró un primer interrogante al que valía la pena responder, aunque fuera de manera incierta, en estos signos es en donde encontraremos en gran medida nuestra propia aventura. Ahí es donde se inicia esa aventura en la que todavía nos encontramos y en la que somos nosotros quienes nos acercamos al fondo de nuestras cavernas para dibujar signos y en la que nosotros mismos, desde las esquinas de nuestras ciudades, creemos seguir escuchando estos ecos  y pretendemos, no sólo recolectarlos, sino convertirnos en maestros de ellos.
A base de escuchar, de estar <<a la ventura>> y, por tanto, dispuestos a la aventura, nos convertimos en recolectores de ecos, y si perseveramos en ello incluso podemos convertirnos en esos maestros del eco de los que hablaba Ósip Mandelstam. La missión del artista o del poeta no deben detenerse dogmaticamente en la transcripción de ese origen absoluto, sino que su misión es la de dar vueltas en torno a ese origen y alrededor de ese centro. En definitiva, la creatividad exige estar más atentos a la recolección de los ecos, incluso a la posibilidad de alcanzar una maestría en los ecos, que a formular afirmaciones doctrinarias y dogmáticas sobre cual fue su centro o su origen.
Oteiza en este video apunta:
Hombre: Pastor del ser
Artista: Cazador del ser
Arte en euskera o vascuence: Trampa
Por extensión, el artista es un cazador que pone trampas para cazar a Dios, las protecciones, al ser estético.

Leonardo da Vinci defendía la idea de que la obra de arte y en su caso, fundamentalmente, la pintura, era la expansión infinita e ilimitada que parte de un punto único del mundo y que se desarrolla de un modo similar al Génesis bíblico, de manera que si Dios constituía el punto de origen, era también el origen del punto. Por tanto, toda pintura era, por así decirlo, la expansión nunca dominable de todas las potencialidades de ese punto o de ese dios comprimido que se hallaba en él. En la práctica pictórica de Leonardo, estas reflexiones que leemos en el “Tratado de la pintura” debieron de producirle forzosamente una gran dificultad para dar por acabada una obra, dificultad similar a la que experimentamos nosotros en nuestros procesos vitales cotidianos.
Miguel Ángel afrontaba el non finito desde una perspectiva metafísica distinta, pero igualmente elocuente, el rescate de las formas divinas que yacían en la materia era siempre inacabado porque, en definitiva, lo humano nunca lograría rescatar enteramente lo divino.
Así pues, ese carácter paradójico de la finitud de la vida y, al mismo tiempo, de la infinitud de la experiencia de la vida, es el que explica de una manera ontológica que la situación que mejor define nuestra condición es una situación de espera simultáneamente acompañada de una disposición confusa a la esperanza. La espera implica siempre esperanza, pero implica una esperanza cuya base insegura la vuelve perpetuamente desconcertante y confusa.
Naturalmente, esa espera es la que nos conduce de nuevo a la figura del hombre como extranjero, como nómada, como huésped: en el mejor de los casos, un extranjero que quiere volver a una patria, pero cuya patria forma parte de su propio futuro y no de su pasado; un huésped que quiere volver a esa hospitalidad esencial, un nómada, un hijo pródigo que quiere volver a la casa del padre, aunque nunca cuente con que ésta sea algo situado en las raices de nuestro pasado, sino que viaja continuamente acompañado por esa mezcla de esperanza confusa y de espera indeterminada…   Por eso sentimos que el conocimiento es un resplandor entre las noches.

También tú puedes ser Ángel por un día, escríbenos a nosolodoctorylac@gmail.com


Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.