Temas etiquetados como: ‘aquí-ahora’

Oye, abre tus ojos.

2 Marzo, 2017

Estas pasadas navidades me he dado cuenta que  las supuestas fiestas, desde hacía mucho tiempo, se habían convertido en una especie de carrera de obstáculos, a la que me había prestado casi sin darme cuenta.

Cuando veía acercarse estas fechas  se me ponían los pelos de punta solo de pensar en las compras, las comidas, organizarlo todo para que nada se olvidara…, para que todo fuera perfecto. La mayoría de las veces llegaba tan agotada a la meta, que me perdía lo verdaderamente importante.

Me di cuenta, que había olvidado el verdadero espíritu, el que está tras cualquier motivo que nos reúna con aquellos a los que queremos. Eso que llamamos en estas fechas el espíritu de la Navidad, esa ilusión que recuerdo de niña, ese olor a pucheros, ese abrir los ojos y saltar de la cama a ver qué cosa maravillosa me iba a regalar el día, y que en este mundo alocado y consumista, se había desvirtuado… al menos para mí.

A ese cambio de enfoque, que sutilmente ha ido sucediendo a medida que cumplía años,  también había contribuido la partida de seres muy  queridos. Mi hermana, mi padrino, mi padre…, y en este último año mi prima. Sus ausencias, habían ido añadiendo una añoranza y una nostalgia plagada de recuerdos,  que en esta época, igual que me sucedía en primavera, ponía en mí un punto triste en algo, que en esencia representa alegría y amor por todo, y por todos.

Odio la Navidad, me escuché decir un día… Entonces llegó a mí esta pregunta: “Elige una persona muy importante para ti y dime: ¿qué le regalarías?, ¿qué harías para hacerla feliz?”

Si quieres puedes jugar conmigo y elegir a esa persona especial.

Yo pensé en mi madre, y en que iba a traerla a casa a mimarla en Navidad, ese era mi regalo. ¿Pensaste en alguien? Bien, pues ahora viene la pregunta del millón…

¿Qué le regalarías a esa persona, si supieras que estas iban a ser sus últimas navidades? Recuerda que solo es un juego para aprender algo muy importante.

Una vez superas el  asombro que pueda causarte la pregunta, y si como yo, crees en que tenemos un tiempo contratado para lo que hayamos venido a hacer en esta travesía, ves que pensar en esa posibilidad no influye en nada. Puede que entonces te suceda como a  mí, y veas como tú regalo…, tú intención, se llena de nuevos matices.

Porque, lo que inicialmente era mucho trabajo para cuidar de una persona con casi 96 años, sutilmente cambió. Y como si de una película se tratara, nos vi buscando un menú sencillo que nos permitiera compartir el tiempo, algo para preparar a medias, algo en lo que estuviéramos juntas disfrutando con ilusión, en lugar de obligación. La ilusión que recuerdo, cuando de niña me despertaba  escuchando el sorteo de la lotería que impregnaba cada rincón de la casa… ¡por fin había llegado la Navidad!!!!

De pronto, pensar en preparar un plato se había llenado de amor y luz, y aunque no sé las navidades que aún podremos disfrutar  juntas, o si tendré la bendición de tener más, estoy segura de que con mi intención, y con la ayuda de Dios, mi mesa, mi comida y la convivencia que hemos tenido, habrán sido las mejores que podría imaginar para todos nosotros.

Ojalá que,  viva los momentos que viva,  consiga hacerlo sintiéndolos  llenos de todo el amor que he imaginado, y saboreándolos como si cada uno de ellos fuera a ser el último. Entonces el tiempo, ese que contraté al venir aquí, y que alguien dijo una vez que valía más que el oro, se convertiría en un constante regalo de Navidad para todos.

Con mis mejores deseos para que encontréis ese regalo especial, para todas y cada una de las personas a las que queréis, os dejo aquí  lo que me hizo pensar en compartir estas palabras. Como dice Nosolodoctor… ¡Dentro vídeo!!!!

Vivir siendo consciente de que este instante es único te ubica en el presente, y no perderte la posibilidad de llenarlo de “amor incondicional”, hace de este momento, de este ahora en el que discurre toda nuestra vida la mayor de las fortunas.

Autora: Nubepink

Todas las calles.

14 Mayo, 2011

Hace unos días,  de la pluma de Berto Romero,  regresaba a mi memoria una de las frases memorables de Blade Runner, esa en la que  Nexus 6 le dice a   Rick Deckard en la azotea del edifico Bradbury:

“Es duro vivir con miedo, ¿verdad?  En eso consiste ser esclavo.”

Efectivamente, el miedo es una de las emociones  más dañinas que existen, así lo afirma Nosolodoctor, y  el miedo patológico (al fracaso, a no  ser querida, etc.),   está causado por el EGO o nuestra mente, y se refiere a algo que podría ocurrir… pero que no existe. Expectativas. No vivir en el AHORA, en el Alma.

Algunos estaréis ya liberados y viviréis una vida bastante serena por lo general, otros quizá tenéis una cadena invisible que tratáis de cortar,   y otros buscáis el contacto con él, el miedo, para medir vuestro grado de concentración e incluso para divertiros viendo una película o practicando un deporte extremo.

La esclavitud a causa del miedo  ” tiene muchas calles”  y hoy, cuando muchos sabemos que “él” es también una forma de hacer campaña electoral y a las vísperas de las mismas…, os propongo un recorrido por su mapa, las calles del más viejo compañero   de la humanidad.

¿En principio me  pregunto  si ustedes creen que nuestro “acompañante”  tiene algo de bueno?.

Bien, hace tiempo leí en la prensa que una mujer tras un accidente había perdido la capacidad de sentir miedo y que, por tanto,  estaba expuesta  a peligros no habituales pues le daba igual pasar por un parque abandonado a las dos de la mañana… De hecho,  la mujer había vivido experiencias de agresiones bastante a menudo a consecuencia de no ser consciente del peligro que representaba ciertas circunstancias… Como consecuencia, tiene su parte buena, en cierta forma nos asegura la supervivencia.

Otro tema trasversal o relacionado, es el de la infinidad de  reglas y prohibiciones (tabaco, velocidad recomendada…)  que cuajan la vida diaria de la sociedad contemporánea… y que tanta polémica han suscitado recientemente.  Entendamos estos hechos como un saldo a pagar por no vivir bajo el yugo de un señor feudal, los terribles métodos de tortura de la edad media o los abusos de épocas pasadas… La convivencia supone la pérdida de libertades personales en favor del grupo. Eso es madurar socialmente o como personas. La convivencia  cuesta, incomoda… pero,  la preferimos a vivir atemorizados por la barbarie. El miedo nos induce a DAR-RACIBIR. Otro punto…

La tercera calle por la que podemos pasar es aquella que transita por “el derecho a tener miedo…” Si, exacto. Seguramente Angel4 explicaría esto estupendamente porque la dualidad es uno de sus temas favoritos ( Némesis). Pero… ¿recuerdan ustedes cuando hace unos años a la gente le dio por meterse en hipotecas millonarias, coches carísimos, viajes a paraísos terrenales? ¿El soma de la codicia y  el narcisismo languidece los instintos básicos de supervivencia?. La prudencia no es tan loable como la valentía en los tiempos que corren,   pero más vale un cobarde vivo que 100 valientes muertos. Es como si el derecho  a no vivir desenfrenadamente hubiese sido desterrado…

Como no hay tres sin cuatro,  recordemos que en el mundo de los niños los miedos son tan intensos que les hacen sudar, enfermar y temblar…  Ellos no pueden autoanalizarse como nosotros… y, a veces, un excesivo cariño o respeto a sus padres les hace guardar secretos  paralizantes… Esto quedó magistralmente reflejado en “Demian” de Herman Hesse:  Sinclair,  el niño chantajeado, manipulado, deprimido, anulado y víctima de Krommer, el golfillo del colegio…, hasta que Demian, otro compañero del colegio,  rompió el hechizo víctima-opresor y se convirtió en “el guía o maestro” de Emil Sinclair.

El miedo constructor es otra de las calles de esta anatomía del “zusto” y la que más le gusta a mi contrario y a mí. Me explico, utilizamos el miedo para conocernos más. Todas las circunstancias que nos apabullan se convierten en nuestra diana… Tratamos de revivirlas para averiguar  cómo de conscientes estamos en el mundo. El miedo sin sentido  es una ilusión (Nosolodoctor)

También hay gente que hace malabarismos con él creando películas tan fantásticas como Monstruos S.A.  ¡Cómo mola este tipo de  gente (alquimistas) y estos mosntruos!

Me imagino que ustedes habrán visitado otras calles (pueden contarnos sus experiencias en: nosolodoctorylac@gmail.com) pero a mí se me ha agotado este repaso poliédrico que cerraría  con el miedo  a ser iguales a los demás, es decir,  ese que nos hace buscar rasgos distintivos en la forma de pensar, en la forma de vestir, en los amigos que elegimos…,  en lo que hacemos.  Es decir,  vanidad  creada por un  falso YO o EGO que en realidad oculta nuestra falta de autoestima, nuestra incapacidad de reconocer nuestras capacidades y dones. Otra de las madres del cordero…

Cuando era pequeña tenía una heroína que  iluminaba cada sábado la sobremesa, una compañera de  juegos que trajo alegría, confianza e imaginación a los niños de aquella época. Una niña rara e hija de un pirata. Con ella nos liberamos de muchos de nuestros miedos y aún hoy día es un antídoto. Ella es, ¡¿como no?!

Que la fuerza te acompañe para comprenderte y amarte.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.