Temas etiquetados como: ‘Aquí y ahora’

Carta a Forrest Gump

27 agosto, 2015

By Isabel

Mi queridísimo Forrest, te escribo estas letras (a pesar de haber tardado un montón en decidirme), para que, por favor, si lo tienes a bien, tranquilices a ésta inteligencia mía llamada normal, que tras conocer tu increíble historia, entre otras cosas, se ha puesto en pie de guerra y se ha dado cuenta que lo de normal no es ni malo ni bueno, ¡sólo diferente!

Por todo lo expuesto, me gustaría que me explicaras y sacaras de dudas, en unas cuantas cosillas simples para tí, ya que soy consciente de tu bajo coeficiente intelectual, y perdona por mi sinceridad.

Quisiera, por favor, me respondieras ¿cómo haces para obtener todo aquello que te propones y hasta lo que no te propones?. No quiero ofenderte con ésta pregunta, pero entiéndeme, estimado amigo, necesito que desde tu simpleza me comprendas. La mayoría de los humanos terminamos nuestros días sin alcanzar ni siquiera uno de nuestros sueños, un porcentaje pequeño consigue hacer realidad uno o algunos de ellos y otros muchos rezan porque no se hagan realidad sus peores pesadillas…, y en esta nos movemos los inteligentes. ¿Por qué tú sí Forrest? ¿Por qué tú si te elevas entre el resto de los mortales y tocas aquello que deseas, y aparentemente, con el menor de los esfuerzos, demostrando que todo es simple y sencillo?.

No sé, pero me suena a esa dura frase utilizada por nosotros, los inteligentes, los normales de a pie, de que: “a todos los tontos se les aparece la Virgen”, y vuelvo a pedirte disculpas por lo dicho, es lo que tiene ser poseedor de una inteligencia “normal”, que somos muy educados y podemos hacer lo que nos viene en gana sin importar el daño, porque con un perdón toda herida queda cauterizada y cicatrizada…, quizás tú no lo entiendes, pero es así.

¿Podría ser por tu bondad y buen corazón?, ¿por tu actuar no buscando un fin, ni tu propio beneficio?, sino disfrutando el camino como un pasajero VIP, viviendo y disfrutando sólo y nada más que el “aquí y ahora”, ocupándote sólo y nada más que de ser tu mejor versión para ti y para el mundo. ¿Podría ser por eso Forrest?, aunque sinceramente, y perdona de nuevo, a mí me parece una tontería tu forma de actuar, hay cosas mucho más importantes en la vida que esa obsesión tuya por ser una persona honesta y de buen corazón, valga de ejemplo el tener un buen trabajo, una buena casa, un coche envidiable y, por supuesto, el prestigio y reconocimiento social, esto último importantísimo querido Forrest, permíteme que te ilustre allí donde tú no llegas. En fin, no hace falta que te diga que no hay que perder el tiempo con ciertas tonterías como lo haces tú y como bien dices en una de tus lapidarias frases: “Tonto es aquél que hace tonterías”, perdona de nuevo pero “por sus actos los conoceréis”, y a ti tus actos tontos te delatan.

¿Será que tienes al Universo/Dios… de tu parte por tu capacidad de AMAR en mayúsculas a todo y todos sin excepción?. Tú mismo te jactas de ello y lanzas otra profunda frase que dada tu capacidad intelectual dudo mucho que ni tú mismo la entiendas: “No soy muy listo pero sé lo que es el Amor”. No sé qué clase de Amor es el que conoces, ¿te refieres al que sentías por tu amigo Bubba, por el cual arriesgaste la vida para sacarlo de la zona de combate en esa guerra en la que eráis compañeros? ¿O me dirás que el que sientes por Jenny de la que llevas toda tu vida enamorado hasta las trancas, y que no te hace ni pizca de caso?, ¿eso es lo que llamas Amor?, perdona de nuevo Forrest, pero sino fuera porque eres cortito te explicaría lo que es ese amor, que tú dices conocer, entre los “normales”, de los que tienes tanto que aprender. Sólo una pequeña aclaración, en el caso de que puedas entenderla, ¡es otra de tus muchas tonterías!, primero se egoísta y piensa en ti, ¿de qué te vale salvarle la vida a un compañero de batalla?, tendrías que haber salido corriendo y no parar hasta estar a salvo, ¿a quien le importa salvar una vida cuando el propio pellejo de uno está en peligro?, ¿cómo nos iría en éste mundo nuestro, gobernado por inteligentes, si nos dedicáramos a ir salvando vidas y ocupándonos del sufrimiento de los demás…?: mal, muy mal Forrest.

Y en cuanto al amor que sientes por Jenny, olvídate, eso no es amor, si no consigues que ella beba los vientos por ti, que te dé en cada momento todo aquello que necesites, que se deje la piel por ti, en y a cada momento de la vida, que esté disponible para ti 24 horas al día, que se olvide de ella y se dedique a ti en cuerpo y alma …, sino es así, olvídate, lo que tú sientes no es amor y tú no sabes lo que es amar, no lo puedes comprender debido a tu poca inteligencia, pero ya te digo yo que eso no es Amor, hazme caso, ¡sé muy bien de lo que hablo!.  La verdad me cuesta creer que con tanta gente especial el Universo/Dios te elija a ti para premiarte… Yo misma y sin pretender alardear, soy mucho más especial que tú… ¿porqué tendría Dios que premiarte a ti y no a mi?…, dime por qué, ¡necesito una respuesta Forrest!!

Dime Forrest, dime ¿quién es/son tus líderes, tus maestros, tus guías??, no los conozco y no me digas que te dejas llevar por tu instinto, por tu lucidez y la solidez de tus valores para buscar tu propio camino, todos tenemos necesidad de seguir a alguien, aún a riesgo de perder nuestra esencia y de volvernos dependientes… ¿Tú no??. ¡Contesta por favor!!

Y por último Forrest, y no por ello lo menos importante… Es una pregunta que una vez leí en un blog llamado Noesolounblog y que me impactó… Necesito saber (y no es curiosidad sino necesidad): “Si puedes estar sólo contigo mismo y ¿qué es lo que te sustenta cuando todo desaparece?”. ¿Quizás tu constancia en el esfuerzo? pero…, no se…, tienes, y perdona por enésima vez que te lo recuerde, “un retraso madurativo” considerable, ahora nosotros los de inteligencia “normal” aplicamos una palabra nueva para definir a los de tu rango: “borderline”, pues eso, eres borderline, aunque no sé sí lo sabes, por lo tanto, sería absurdo pensar que te esfuerzas y que eres constante, más bien pareciera un movimiento compulsivo hacia adelante característico de los de tu perfil, así me explico esa carrera, ese “decidí correr un poco y sin ningún motivo seguí corriendo”, debe ser eso…: sólo un movimiento compulsivo.

¿Sabes lo que duele, Forrest? Ver como conquistas el mundo con tus valores (amistad, familia, pareja, justicia),  tu lucidez y constancia para buscar tu propio camino, tu buen corazón, ese corazón al que a los de inteligencia “normal”,  por mil razones (y ninguna buena), nos está vetado llegar, y, sobre todo, lo que más duele, es que con tu baja inteligencia consigas más que la inmensa mayoría de los de inteligencia “normal”, eso duele en lo más profundo del alma.

Si tú, habiéndote creado Dios diferente, has llegado hasta el infinito y más allá… ¿qué estamos haciendo con nuestras vidas aquellos que hemos sido creados con plenitud de facultades?, ¿cómo, por qué y con qué derecho estamos saboteando la creación divina ¡no permitiéndonos Ser!?.

Mi querido Forrest, pensándolo mejor…, acabo de decidir no enviarte esta carta porque sé y estoy convencida de que: “LA VIDA ES COMO UNA CAJA DE BOMBONES, NUNCA SABES LO QUE TE VA A TOCAR”.

Y ahora en honor de todos nosotros porque somos seres especiales, con nuestros defectos y virtudes que nos hacen únicos e inigualables… ¡ música maestro!!.

“CLODOMIRO, EL ÑAJO”

(Carlos Mejía Godoy)

En el barrio Larreynaga,

al final de aquel atajo,

vive Clodomiro Artiaga,

a quien le dicen el ñajo.

Clodomiro es entenado,

como bien lo sabés vos,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz.

Clodomiro, Clodomiro,

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato panza arriba.

En la farmacia surtida del mentado Cleto Urroz

tiene bretiz Clodomiro, él es el cachimberboy,

el boticario sin dientes a la calle lo mandó,

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Hablado:

A ver, Clodomiro.

Sí, patroncito.

ándate a la ferretería

y me comprás una libra de clavos y un formón,

una libra de clavos y un formón

No, no, no, no, no,

tienes que apuntarlo

por que si no, se te olvida.

No me se olvida, patroncito,

yo tengo un truquito para que no me se olvida:

¿Cómo es el truquito?

le pongo musiquita.

¿Cómo que le pones in musiquita?

Óigala: una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro como siempre, en la calle se topó

con su cuate Pico ‘e Liendre

que es un gran vacilador.

Clodomiro por vergüenza

la estrategia transformó

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló,

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló.

Clodomiro, Clodomiro,

¿para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Cuando a la ferretería el Ñajo llegó por fin

Le preguntó el dependiente:

¿en qué te puedo servir?

Clodomiro muy tranquilo de su truco musical

le silbó la cancioncita con toda seguridad

Le silbó la cancioncita con toda seguridad

Hablado:

es lo que yo vengo a comprar, oí, vé:

(silbido)

Bueno, bueno, bueno, bueno, ¿pero qué significa ese silbido hombre?

Rápido, que estoy muy ocupado

Ah ,ese es el pedido que traigo, oí (silbido)

Un momento: o me decís lo que querés

O te saco a puñetazos limpios de aquí, de la ferretería, Ñajo tonto

Es que ya me llevó el diablo.

Y hace que sólo me acuerdo bien de la musiquita pero se me olvidó la letra.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Querido Nosolonavegante, seguimos navegando a velocidad de crucero y en siete días volveremos con más…

No vale la pena andar por andar: es mejor caminar pa´ir creciendo

7 marzo, 2013

Nosolodoctor & Angel 2

http://www.youtube.com/watch?v=nkVcjMZqggU&feature=youtu.be

El Año pasado por el cumpleaños del blog Lamari nos obsequió con esta canción que les he puesto. Pues fue justo ayer cuando realmente “entendí” y “vi” la letra. La vi cuando escuché una charla de Paco Peñarubia… (que os la voy a poner para que os la traguéis de p a pa). Me encantó la charla de Peñarubia. Yo creo que este señor es un psicoterapeuta “por encima” del nivel de la Gestalt española. No todos los terapeutas gestálticos tienen este nivel. Lo que me gusta de la charla es lo que dice sobre lo importante que es en la vida el “estar” presente en el momento de las cosas aún sabiendo que te van a freir las circunstancias… no se puede ser un Curro Romero de la vida con tanto miedo. Es verdad que tampoco hay que hacer el salto de la rana como el Cordobés … pero sí se puede ser Manolete… hombre por Dios…. Claro que si…

Esto de estar disponibles y escuchar lo que la situación “pide” suena muy interesante. Realizar el trabajo de ampliar la conciencia de nosotros mismos frente a una vida que cambia todo el tiempo; frente a la cual la rigidez nao sirve para nada (os lo digo yo que de eso sé un rato…)

Si nomás comenzar la experiencia  la “rotulamos”, la nombramos, ya la estamos paralizando y condicionando en su evolución. No controlar las situaciones puede estar muy bien, si lo revertimos y la ponemos al timón, la situación puede sorprendernos tomando la forma de algo nuevo que necesitamos, y que no siempre sabemos lo que es. Así que LET IT BE!

Este pasado fin de semana escuchaba con el corazón lo que había leído ya algunas veces : No preguntarnos por qué nos pasa ésto o aquello, sino para qué, (Gracias Joan Melé)

Tampoco  sólo es contacto, sino a sostener el contacto y en pensar en la retirada después (confluencia) lo que hace que te gradúes en la plaza de toros de la maestranza de la vida. Yo siempre renuncié al contacto porque sabía de mi sufrimiento a la hora de la retirada y en eso a mí la Gestalt me ayudó mucho y hago mías las palabras de Niezstche,  de que hay que  que celebrar la vida y el contacto y crear una relación que puede ser única e irrepetible, no sólo en la esfera de pareja sino en la intensidad de la amistad, tus relaciones interpersonales, el aquí y el ahora de una mirada, de un acompañamiento en muchos momentos de la vida es la prueba de compra de si estuvimos presentes de verdad (en cuerpo , mente y en alma) y no de “comparsa” con el culo pegado a la pared  en la suerte suprema… y sólo así  justificaríamos de verdad nuestra existencia. De por qué sí o de por qué no hicimos o dejamos de hacer. Es decir poder decir algún dia :”YO” estuve allí en aquel momento y no “OTRA” persona.  Y lo viví intensamente.

Volviendo a Nietzsche él decia: “La felicidad no es una meta a la que hay que llegar sino una estación por la que se pasa”. Pues sí, ésta linea de pensamiento Gestáltica que dice Paco Peñarubia en su intervención refuerza la tesis que hay que ir saboreando todo de la vida, lo bueno y lo malo pasito a a paso, poquito a poco como dice LaMari en su canción. Ains…

MINDFULLNESS: EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

6 febrero, 2013

by Jaime Burque & Pepe Trueno & Nosolodoctor

¿Cuántas veces “se nos ha escapado” algo por no vivirlo conscientemente?  Nuestro plato favorito por estar mirando la televisión, o whatsappeando con alguien,  o “ viendo” una puesta de sol por intentar hacer la mejor foto posible con el móvil para compartirla luego en Twitter o “no hablando” con alguien porque estamos pendientes del maldito whats app. Y no hace falta centrarse sólo en Internet o en el móvil, nuestra cabeza está repleta de necesidades creadas, presiones, exigencias, miedos, inseguridades que nos mantienen en una ansiedad constante.

Desde que nos levantamos hasta que no acostamos parece que nuestro cerebro pone el piloto automático y “se larga” constantemente de nuestro cuerpo porque nos dice que tiene otras cosas “más importantes” que hacer. Da la sensación de que tenemos un cerebro especializado en ir al futuro (preocupaciones), al pasado (culpabilidad), a diez mil kilómetros de distancia (qué pensarán de mi) o estar a cien cosas a la vez (Internet) pero que no cumple su principal función vital: Vivir en el aquí y en el ahora. ¿Han visto la película el club de los poetas muertos?

La razón principal de este “No ser” actual es que vivimos en una era en donde el exceso de información, el ritmo de vida tan acelerado (y exigente) o la hipertecnología,  están provocando que nuestro cerebro desarrolle capacidades, como la atención multitarea, pero que disminuya en otras como la atención sostenida (y por lo tanto en la contemplación, la introspección o la profundización de las cosas). Oleadas infinitas de estímulos diarios nos distraen y nos interrumpen constantemente disminuyendo nuestra atención y debilitando nuestra capacidad para filtrar distracciones y centrarnos en una sola línea de pensamiento durante un periodo de tiempo dilatado.

En resumen, que tenemos un cerebro que cada vez le cuesta más focalizarse al 100% en algo. Las consecuencias psicológicas de todo esto son fáciles de intuir: Bajo rendimiento, dificultad para concentrarse, cerebro constantemente en alerta (es decir, altos niveles de estrés), disminución de nuestra capacidad de disfrute, mala comunicación…  El Club de los poetas muertos, es una maravillosa historia en donde los alumnos aprenden a vivir la vida con plenitud y conciencia, sin caer en distorsiones ni actitudes negativas.

Walt Whitman sintetiza certeramente el argumento de esta película. El Club de los Poetas Muertos, dirigida por Peter Weir en 1989 nos habla precisamente de eso, de estar en el aquí y ahora, en no dejarse bambolear por los cantos de sirena  que, a cada momento, hacen cabriolas a nuestro alrededor, en dejar que nuestro interior no se enrede en todos los laberintos que, a la larga, acaban cansándonos, aburriéndonos y despojándonos de un tiempo precioso para dedicar a cosas, pequeñas o grandes, que realmente nos hacen crecer hacia todos las direcciones del ser.

Con el tiempo,  solo conservaremos esas sensaciones sólidas y cálidas que han pasado por nuestra existencia. Amistad, amor, gratitud, alegría, fuerza, valor, compasión… Las demás cosas pasan a un segundo plano, incluso se borran, se diluyen. Muchas cosas que en un momento dado nos parecen geniales se tornan en aburrimiento y, en ese momento, es cuando nos damos cuenta que han sido uno más de esos cantos de sirena que se entrecruzan y que no nos han dejado tiempo para oler las rosas.

La película se centra en la vida de varios alumnos en la elitista Academia Welton, en Nueva Inglaterra. “Tradición, honor, disciplina, grandeza” es el lema del colegio y literalmente ese es el ideario a trasmitir a los alumnos. La llegada del Profesor Keating, un antiguo alumno que ha aprendido a desprenderse de los corsés que ese tipo de educación le puso en su momento, prende la llama en los jóvenes a base de poesía, sueños y calma. Su objetivo es muy simple, que cada uno busque su sueño y se lance de cabeza a conseguirlo. Que cada uno encuentre en su interior qué le apasiona, qué anhela, qué sentido quiere dar a su vida y, aprendiendo a no dejarse embaucar por las golosinas que aparecen a nuestro alrededor, encuentren la gran tarta de sus sueños. Y, para ello, hay que estar donde hay que estar, sacando partido a lo importante. Pero no mañana ni pasado. Aquí y ahora. Carpe Diem.

Básicamente eso es lo que nos cuenta la película con más adornos, frases más o menos afortunadas, tramas dramáticas y momentos jocosos. Pero como habrá alguien que no la haya visto, no la vamos a destripar más. Recomendarla encarecidamente a quien no la ha disfrutado y a los que sí, una, dos o tres revisiones más nunca vienen mal. A nivel curiosidad, el jovencito Robert Sean Leonard, que hace el papel de Neil Perry, uno de los protas de la película se ha hecho muy popular últimamente con su papel de Doctor Wilson en la excelente serie “House”.

Y hablando de rosas…, Mac Davis compuso esta canción Country en 1974 y se convirtió en un clásico instantáneo.

“Hey Mister”
¿A dónde vas con tanta prisa?
¿No crees que es hora de que te des cuenta que
Hay mucho más en la vida que el trabajo y la preocupación?
Lo más dulce de la vida es gratis
Y está allí mismo, delante de tus ojos
Tienes que parar y oler las rosas
Tienes que contar tus bendiciones diarias
Vas a encontrar que el camino al cielo es un camino áspero y rocoso
Si no paras a oler las rosas en el camino
Antes de ir a trabajar esta mañana a la ciudad
¿Pasaste algún tiempo con su familia?
¿Besaste a tu esposa y le dijiste que estaba muy guapa?
¿Abrazaste a tus hijos y los amaste con ternura?
Tienes que parar y oler las rosas
Tienes que contar tus bendiciones diarias
Vas a encontrar que el camino al cielo es un camino áspero y rocoso
Si no paras a oler las rosas en el camino
¿Alguna vez has dado un paseo por el bosque?
Detente y sueña un momento entre los árboles
Puedes mirar hacia arriba, entre las hojas, directamente al cielo
Casi se puede oír la voz de Dios
En el sonido de cada brisa

Tienes que parar y oler las rosas
Tienes que contar tus bendiciones diarias
Vas a encontrar que el camino al cielo es un camino áspero y rocoso
Si no paras a oler las rosas en el camino
Tienes que parar y oler las rosas
Tienes que contar tus bendiciones diarias
Vas a encontrar que el camino al cielo es un camino áspero y rocoso
Si no paras a oler las rosas en el camino

(Davis / Severinsen)

Y para cerrar con humor, una versión muy Sui Generis, de un simpático tipo que siempre ha sabido vivir el momento con risas y sin excesivas preocupaciones.

Deja tu rosa para que la olamos en: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.