Temas etiquetados como: ‘autoestima’

Poker : ¡Hagan juego señores!

24 marzo, 2012

(By Nosolodoctor y Pimpinela)

http://www.youtube.com/watch?v=ZRIKkU6IVRQ&feature=share

Los lenguajes fracasados envenenan la vida de muchas personas, y, precisamente, quienes mayor necesidad tienen de atender al aprendizaje son, por lo común, quienes menor atención prestan.
( José Antonio Marina; La Inteligencia Fracasada (Teoría y Práctica de la Estupidez).

Es prácticamente inevitable para mí pensar que las diferencias entre la atención y cómo un niño u otro individuo se involucra en entrenar sus capacidades de aprendizaje tienen efectos importantes sobre la medida en la que aprenden. Nacer, ser niño, tener cerebro e intelecto, descubrir la capacidad de usarlo, son algunos de los regalos que nos son concedidos y por los que vale la pena la vida. Esto es importante si tenemos en cuenta que una de las cosas más sobrecogedoras sobre el ser humano es que puede ocuparse en aquello que puede llegar a ser.

La arquitectura del cerebro recuerda que tiene como función principal dirigir el movimiento, y aqui convergen no sólo las acciones físicas sino también las mentales. La información que recibimos va acompañada de un significado emocional, y estas emociones, cuando se hacen conscientes, se convierten en sentimientos. Tal y como se presenta en el vídeo, trabajar la autoestima de un niño requiere de toda una sociedad al completo, pero puede muy bien iniciarse en el círculo más pequeño, en su entorno diario, en su casa o en su cuarto consigo mismo. Los niños de hoy son los adultos de mañana, aunque parezca demasiado obvio decirlo. En cualquier caso, ¿no somos todos niños dentro de nuestro corazón?

Las necesidades para el entrenamiento y la conciencia de la autoestima no me resultan tan dispares entre niños y adultos. El conocimiento de las propias emociones parece clave para entenderse a uno mismo mejor, sin importar demasiado la tipología de la emoción: entender que uno siente frustración, alegría, excitación o miedo es simplemente el inicio del camino para poder ser dueños de todas esas emociones y posteriores sentimientos. Esto nos conducirá a identificar estas emociones con mayor facilidad en los demás, por tanto, nos ayudará en nuestras relaciones con los otros y nos proporcionará seguridad en nosotros mismos. Y justo después de esto estaremos plenamente motivados y, casi sin advertirlo, construyendo en nuestra autoestima en positivo.

Los niños que se sienten reforzados en y por su entorno aprenden con menor esfuerzo consciente y efectivizan las tareas de manera cada vez más innata. Los adultos que controlan sus emociones e identifican otras en los demás construyen en su seguridad personal y fortalecen sus capacidades para las relaciones y para el abordaje de sus proyectos. Los niños que se sienten apoyados por sus padres o sus familiares o profesores aprenden a superarse en tareas pequeñas pero constantes, los adultos que entrenan su capacidad para auto-motivarse descubren su proyecto vital y alcanzan metas. Un ejemplo para el entendimiento en la diversidad de emociones y sentimientos aplicados al aprendizaje y a la construcción de la autoestima sería la ruptura con ciertos tabúes o tópicos; no necesariamente para mandarlos al olvido sino, más bien, para comprenderlos y rentabilizarlos. Este ejemplo (citado en el libro de J. A. Marina, El Cerebro Infantil: la gran oportunidad) ilustra cómo el conocimiento de las emociones propias, la capacidad para controlarlas, la auto-motivación y el avistamiento de esas emociones en los otros pueden ser los puntos fuertes en una clase a la hora de fomentar el estudio de matemáticas, especialmente, en las chicas (atendiendo a los tópicos más extendidos: las matemáticas para los chicos, las lenguas para las chicas). Esto es: incentivar el uso de diarios escritos (redactados) en matemáticas y ciencias, asi las chicas podrán utilizar sus dones naturales de comunicación verbal y escrita para procesar datos de matemáticas, y demostrarles cómo esto provocaría un fuerte impacto potencial en el desarrollo de su personalidad y de su autoestima, asi como en el mundo.

Y es que una vela enciende mil… dejamos unas cuantas fichas de Poker para reflexionar. Fue el último video que vi antes de decidir que “había que hacer un blog” si o si, y transmitir este tipo de reflexiones por la red. Con ustedes, Nick Vocijik, ¿ se acuerdan? ¿ de dónde ? Siiiiiiiiiiiiii. Saquen los Kleenex………

(Obras consultadas: Solución Ideal de Problemas por John D. Bransford y Barry S. Stein, El Cerebro Infantil: la gran oportunidad y La Inteligencia Fracasada ambas escritas por José Antonio Marina).

Esperamos tus aportes y sugerencias en nosolodoctorylac@gmail.com

El hombre con una bala en el corazón.

16 julio, 2011

Ya saben que los textos sagrados tienen distintas lecturas (literal, figurativa, subliminal, secreta…), que son profundamente complejos de dominar, pero la realidad “aparente” es otra cosa, a menudo  se deja traducir y   desentrañarla es relativamente  fácil si estamos atentos…

Pues bien, hace unos días nos contaban que  en una reunión, parte de los asistentes deleitaban  a los demás  con sus dones musicales (eran músicos).  Y que el grupo de los ejecutantes y vocalistas estaban divididos en varias parejas  que también lo eran a nivel personal…

Parece ser que por un lado se encontraba  el músico que va corrigiendo a los que se equivocan técnicamente  muy seguro de sí mismo, pero todo  envuelto de una modestia impecable y buenas intenciones… “aleccionadoras”.   ¿Alguien muy afinado pero sin ninguna armonía con el resto del mundo?.

Por otra parte,  estaban los músicos  “conscientes”  que desean ofrecer su música  pero que promueven que todos  participen, se integren; como ven, comparten sus dones y animan a todos los asistentes para que entren en el juego de cantar de forma libre y alegre. Estos no tienen nada que ver con los primeros, dan y a la vez se retiran para ceder espacio al público asistente.  Se baten en Tsim-tsum…o retirada, por el deseo de ver a los demás disfrutando, integrándose… Dar y recibir, recibir-dando.

Y para terminar, nos contaron, que también había un tercer grupo de ejecutantes musicales que se mostraron retraídos, dubitativos,  pues pensaban que no tenían nivel suficiente para participar, hecho que se acrecentó fatídicamente gracias a la intervención del “músico juez”, al apuntar con el dedo acusador  que las maracas que hacían sonar, con tanta alegría, iban demasiado lentas…, que el ritmo que tocaban en ese momento  necesitaba una corchea por delante…

Como se habrán imaginado, los músicos del Tsim-Tsum pusieron orden y pidieron a dicho “maestrillo” que  dejara a los demás tranquilos, que lo importante no era la perfección en ese momento, lo importante era compartir, disfrutar y ser libres expresándonos…, todos unidos.

Nuestro tercer grupo hizo todo lo posible por abrir los barrotes de la jaula de enjuiciamiento que les habían fundido públicamente y con “cariño desafinado”, pero no consiguieron soltar amarras y volar por el ancho mar de la música,  lucharon pero sus pulmones se quedaron a medio gas… Una pena… porque prometían.

Imagínense que llevan toda la vida trabajando en  una profesión que aman y en una reunión de profesionales que hacen lo mismo que usted, alguien muy experto y con mucha autoridad en el gremio,  les dice que la cosa más fácil (tocar unas maraquitas) del mundo  la están haciendo mal. Eso es un disparo al corazón, si el alma no está entrenada en estos subterfugios del EGO ajeno y tiene la autoestima baja…, se muere de verguenza…

¿Les ha pasado alguna vez?,¿Se sentirían avergonzados, empequeñecidos y dudarían de su propias capacidades si algo así les sucediera o suelen reaccionar de otra forma más positiva?

¿Verían en su juez a alguien que bajo el influjo del EGO utiliza la artimaña de menospreciar a los demás y así sentirse seguro?,  ¿podrían distinguirlo del juez-justo que solo desea ayudarte a crecer?¿Podrías ser proactivo, comprender al juez y su actitud sin menoscabo de tu unicidad?

¿A qué tiendes tú: a juzgar con rigor o juzgar, con cariño y buscando el momento adecuado  porque quieres ayudar a que los demás crezcan? o ¿te gusta validar a los demás para que se sientan tranquilos y fuertes en su camino en la mayoría de los casos?¿Eres más juesz que misericordioso?

Gino Paoli es un cantante  y compositor italiano que nos ha regalado infinidad de temas memorables en su carrera y que justo el 14 julio pasado visitó  España para actuar en el fabuloso festival La Mar de Músicas (cita imprescindible en los veranos mediterráneos para escuchar música).

La cosa es que Gino  Paoli intentó suicidarse hace bastantes años, en su juventud,  y por ello vive con una bala  muy cerca del  corazón, tanto que los médicos decidieron no extraerla pues moriría instantáneamente.

En la vida hay otras balas que pueden hacer el mismo efecto que la bala que tiene Gino Paoli dentro de su cuerpo… Si nos dejamos apabullar por los juicios (bien o mal intencionados) de los demás,  dejando que estos nos encarcelen, nos roben la libertad de expresarnos, de SER NOSOTROS MISMOS, estaremos haciendo como Gino: suicidarnos disparándonos al corazón.

No dejes que  una bala de soberbia o de falta de amor a ti mismo (autoestima) congele tus  sueños. Apártate de su trayectoria y busca personas mejores que tú. Y recuerda que también hay quien desea sacarte de tu zona de confort para que crezcas…, a esos ábreles tu corazón para que te ayuden a apartar las sombras de él. Nos suicidamos de por vida cuando elegimos referentes equivocados, que no saben dosificar los momentos de ánimo, con los momentos de juicio para hacernos evolucionar.

Complacer constantemente a los demás o juzgarlos sin trugua es volcar la balanza hacia un lado o hacia otro.  Denota falta de amor, falta de justicia o exceso de autocrítica destructiva.

Aunque no viene mucho al caso del tema tratado hoy, no hemos podido resistirnos a poner esta veraniega canción que seguro que recuerdan de nuestro querido Gino paoli, “el hombre con una bala en el corazón”.

Que la fuerza de la Luz les ayude a SER.

Nosolodoctorylac@gmail.com abre su correo para que depositen sus recomendaciones: canciones, pps, fotos…etc.

El nombre del Amor en vano

17 junio, 2011

Por amor hay quien abandona sus sueños y convierte su vida en una pesadilla.

Por amor hay quien renuncia a expresarse tal cual y acaba con afonía crónica.

Por amor hay quien se coloca una venda que le ayude a ignorar, pero que acaba subrayando lo que no quería ver.

Por amor hay quien se rasga las vestiduras renunciando a la magia sosegada de la sutileza.

Por amor hay quien se cree merecedor de todo derecho y guarda muy bien las obligaciones, tanto que se olvida de que las tiene.

Por amor hay quien se compromete para toda la vida con quien le gustaría, en lugar de hacerlo con quien tiene delante.

Por amor hay quien desprecia lo diferente sin darse cuenta de que es precisamente lo único que puede aportarle lo que necesita para enriquecerse.

Por amor hay quien lucha contra lo injusto en vez de defender la justicia.

Por amor hay quien bebe los vientos hasta embriagarse y al día siguiente se lamenta de la resaca.

Por amor hay quien comete locuras políticamente correctas para sentirse cuerdo aunque sólo sea por un instante.

Por amor hay quien promete la Luna y luego le cuesta entregar su perdón.

Por amor hay quien regala magestuosas extravagancias pero se niega a dar lo básico.

Por amor hay quien se olvida de recibir y acaba vacío.

Por amor hay quien se deleita viendo besos de película y cuando cae la noche, se da cuenta de que ha pasado un nuevo día sin que sus labios hayan rozado otros labios u otra piel.

Por amor hay quien se olvida de sentir y se dedica a padecer.

Por amor hay quien aconseja sin que le pidan su opinión y que hace oídos sordos cuando se le reclama.

Por amor hay quien se olvida de que hay que hacer borrón y cuenta nueva para aligerar el peso del mundo sobre nuestras espaldas.

Por amor hay quien parte, reparte y se lleva la peor parte, para luego acabar mendigando las migajas.

Por amor hay quien se embarca en una nube aún a sabiendas de que tarde o temprano acabará precipitando entre truenos y relámpagos.

Por amor hay quien lo arriesga todo sin apostar por sí mismo.

Por amor hay quien ve normal caminar haciendo el pino, y se rie de quien anda sobre sus pies y utiliza sus manos para construir un mundo mejor.

Por amor hay quien guarda, acumula y reserva esperando una ocasión que nunca llega.

Por amor hay quien admira el arcoíris pero jamás se acercó a buscar la olla de oro que hay en su extremo.

Por amor hay quien prefiere aborrecer a echar de menos y quien prefiere echar de menos antes que atreverse a disfrutar.

En definitiva y como decíamos ayer, por amor hay quien vive en la oscuridad aún a pesar de que posee una fuente de luz grandiosa.

Tener amor y no vivirlo, sentirlo, expresarlo o manifestarlo, es poseer un potencial y no darle uso, es igual que no tener nada, es dormir en el suelo teniendo cama, es “ir pa ná”, es tener en frente las puertas del cielo de par en par y desperdiciar la invitación; eso es atrofiar el amor.

Hay una película (que no recomiendo a los más sensibles ya que, más que al cine negro, pertenece al nigérrimo) que nos muestra a alguien que ha perdido toda capacidad de empatía. El protagonista no distingue el bien del mal, el amor del odio, el placer del dolor, la cortesía de la crueldad… Se trata de El demonio bajo la piel, la adaptación cinematográfica que el director Michael Winterbottom realizó de la novela El asesino dentro de mí de Jim Thompson.

Tenemos abierto un saco donde tienen cabida tus dudas, tus inquietudes, tus reflexiones… nosolodoctorylac@gmail.com

Todas las calles.

14 mayo, 2011

Hace unos días,  de la pluma de Berto Romero,  regresaba a mi memoria una de las frases memorables de Blade Runner, esa en la que  Nexus 6 le dice a   Rick Deckard en la azotea del edifico Bradbury:

“Es duro vivir con miedo, ¿verdad?  En eso consiste ser esclavo.”

Efectivamente, el miedo es una de las emociones  más dañinas que existen, así lo afirma Nosolodoctor, y  el miedo patológico (al fracaso, a no  ser querida, etc.),   está causado por el EGO o nuestra mente, y se refiere a algo que podría ocurrir… pero que no existe. Expectativas. No vivir en el AHORA, en el Alma.

Algunos estaréis ya liberados y viviréis una vida bastante serena por lo general, otros quizá tenéis una cadena invisible que tratáis de cortar,   y otros buscáis el contacto con él, el miedo, para medir vuestro grado de concentración e incluso para divertiros viendo una película o practicando un deporte extremo.

La esclavitud a causa del miedo  ” tiene muchas calles”  y hoy, cuando muchos sabemos que “él” es también una forma de hacer campaña electoral y a las vísperas de las mismas…, os propongo un recorrido por su mapa, las calles del más viejo compañero   de la humanidad.

¿En principio me  pregunto  si ustedes creen que nuestro “acompañante”  tiene algo de bueno?.

Bien, hace tiempo leí en la prensa que una mujer tras un accidente había perdido la capacidad de sentir miedo y que, por tanto,  estaba expuesta  a peligros no habituales pues le daba igual pasar por un parque abandonado a las dos de la mañana… De hecho,  la mujer había vivido experiencias de agresiones bastante a menudo a consecuencia de no ser consciente del peligro que representaba ciertas circunstancias… Como consecuencia, tiene su parte buena, en cierta forma nos asegura la supervivencia.

Otro tema trasversal o relacionado, es el de la infinidad de  reglas y prohibiciones (tabaco, velocidad recomendada…)  que cuajan la vida diaria de la sociedad contemporánea… y que tanta polémica han suscitado recientemente.  Entendamos estos hechos como un saldo a pagar por no vivir bajo el yugo de un señor feudal, los terribles métodos de tortura de la edad media o los abusos de épocas pasadas… La convivencia supone la pérdida de libertades personales en favor del grupo. Eso es madurar socialmente o como personas. La convivencia  cuesta, incomoda… pero,  la preferimos a vivir atemorizados por la barbarie. El miedo nos induce a DAR-RACIBIR. Otro punto…

La tercera calle por la que podemos pasar es aquella que transita por “el derecho a tener miedo…” Si, exacto. Seguramente Angel4 explicaría esto estupendamente porque la dualidad es uno de sus temas favoritos ( Némesis). Pero… ¿recuerdan ustedes cuando hace unos años a la gente le dio por meterse en hipotecas millonarias, coches carísimos, viajes a paraísos terrenales? ¿El soma de la codicia y  el narcisismo languidece los instintos básicos de supervivencia?. La prudencia no es tan loable como la valentía en los tiempos que corren,   pero más vale un cobarde vivo que 100 valientes muertos. Es como si el derecho  a no vivir desenfrenadamente hubiese sido desterrado…

Como no hay tres sin cuatro,  recordemos que en el mundo de los niños los miedos son tan intensos que les hacen sudar, enfermar y temblar…  Ellos no pueden autoanalizarse como nosotros… y, a veces, un excesivo cariño o respeto a sus padres les hace guardar secretos  paralizantes… Esto quedó magistralmente reflejado en “Demian” de Herman Hesse:  Sinclair,  el niño chantajeado, manipulado, deprimido, anulado y víctima de Krommer, el golfillo del colegio…, hasta que Demian, otro compañero del colegio,  rompió el hechizo víctima-opresor y se convirtió en “el guía o maestro” de Emil Sinclair.

El miedo constructor es otra de las calles de esta anatomía del “zusto” y la que más le gusta a mi contrario y a mí. Me explico, utilizamos el miedo para conocernos más. Todas las circunstancias que nos apabullan se convierten en nuestra diana… Tratamos de revivirlas para averiguar  cómo de conscientes estamos en el mundo. El miedo sin sentido  es una ilusión (Nosolodoctor)

También hay gente que hace malabarismos con él creando películas tan fantásticas como Monstruos S.A.  ¡Cómo mola este tipo de  gente (alquimistas) y estos mosntruos!

Me imagino que ustedes habrán visitado otras calles (pueden contarnos sus experiencias en: nosolodoctorylac@gmail.com) pero a mí se me ha agotado este repaso poliédrico que cerraría  con el miedo  a ser iguales a los demás, es decir,  ese que nos hace buscar rasgos distintivos en la forma de pensar, en la forma de vestir, en los amigos que elegimos…,  en lo que hacemos.  Es decir,  vanidad  creada por un  falso YO o EGO que en realidad oculta nuestra falta de autoestima, nuestra incapacidad de reconocer nuestras capacidades y dones. Otra de las madres del cordero…

Cuando era pequeña tenía una heroína que  iluminaba cada sábado la sobremesa, una compañera de  juegos que trajo alegría, confianza e imaginación a los niños de aquella época. Una niña rara e hija de un pirata. Con ella nos liberamos de muchos de nuestros miedos y aún hoy día es un antídoto. Ella es, ¡¿como no?!

Que la fuerza te acompañe para comprenderte y amarte.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.