Temas etiquetados como: ‘cabala’

49. No olvides a la familia

23 abril, 2015

(De la serie 50 sombras de enGREÍdos)

El Amor tiene sus Sombras como lo tiene el Sol. Todo lo que tiene Luz proyecta en potencia una sombra.  Una de las principales (y más obscuras) sombras del Amor es la de la injusticia y el reconocimiento. Muchas veces, casi siempre, otorgamos el Amor   desmedidamente fuera de nuestro círculo olvidando aquellas personas que incuestionablemente nos dieron, con o sin calidad, pero nos dieron y nos nutrieron.

Es posible que no les demos a ellos, a la familia,  lo que damos fuera, quizás por miedo a la reacción, miedo al ridículo…, por la creencia de que no es necesario; pero cada vez que usamos dos varas de medir en el amor es como poner una manta a tu sol interior en un intento de disimular tu Luz. También ellos quizás hayan tapado con una manta sus expectativas de recibir su lugar en tu corazón…

Si no le das tú a ellos, que llegaron primero, entonces…: ¿qué uso haces de esa luz? La luz primordial es jerárquica y graduada de más a menos, quizás deberíamos hacer nosotros lo mismo. ¿No te parece?

El ejercicio para estos siete días es simple: permítete ofrendar un acto de amor a uno de los tuyos, una oda a la familia: cónyuge, pareja, hijo, cuñado,  hermano, primo, suegro, que por la razón que sea lleves tiempo sin demostrar. No-se-lo-di-gasssss… “Solo”  haz un acto demostrativo, un regalo, un beso, una carta, un préstamo, una sonrisa, un guiño, un WhatsApp, una canción, un dibujo, unas palabras, reenvíale este mismo post… Lo que prefieras, pero ha de ser un “gesto” porque en el Amor las palabras se quedan cortas… Ha de cumplir las dos condiciones del Amor. La primera: sin echar en cara nada  y, segunda, porque sí. Es decir, libremente.

Da igual que te lo reconozca, da igual que no se lo merezca, da igual que se ría, da igual que ya lo sepa. Da igual todo… porque lo que importa es quitar la manta de tu Sol…, y quizás la de esa persona (¡nunca se sabe!)

¡Oda a la Familia pues!

Nosolonavegante, volveremos en siete días.

El Problema y la Solución de Enero

7 enero, 2012

¿EN QUE SOMOS DISTINTOS HOMBRES Y MUJERES?

Muchas personas me han oído hablar de la Cabalah. La Cabalah, para el neófito, es la utilización descodificada del lenguaje sagrado de la Biblia para extraer una determinada información al respecto. Vamos a intentar poner un ejemplo.
¿Son iguales el Hombre y la mujer? y en el caso de que no lo sean ¿ En qué radica su diferencia?

Para contestar a esta pregunta la Cabalah se basa en que debemos fijarnos en un pequeño detalle que a menudo pasa desapercibido. Adán fue creado del polvo de la tierra. Eva no. Eva fue “extraída” de una costilla de Adán… ¿Es esto relevante? Para muchos no, para la Cabala sí.

Cuando Adán fue creado no tenía ningún complejo de Edipo porque no tenía madre, ni tampoco podía tener ningún trauma del nacimiento porque él no había nacido sensu estricto. Tampoco mantenía ninguna rivalidad con un hermano …porque no tenía hermanos y tampoco tenía instinto de supervivencia… así que en cierto sentido, cuando Di-s le dice: “Del polvo vienes y al polvo volverás”, le genera su “primer trauma” y por ende se extiende a lo masculino: “Acabo de venir del polvo y tengo que volver al polvo?
¡Pero en el polvo no hay nada! (¿Quizás por eso el hombre siempre está pensando en… “el polvo”?)

Los hombres arrastramos ese trauma : si nos quitan todo lo que es superficial, nuestros ornamentos – nuestro coche, nuestro dinero y nuestro status – no nos queda nada, solo nos queda….más que polvo. Por eso el hombre se vuelve miedoso e hipocondríaco al envejecer (la mujer no) porque se da cuenta de que el valor agregado de su existencia es insignificante y muy dentro de él, tiene miedo de que al desaparecer… todo sea “nada”.

Las mujeres no sufren de eso. Una mujer no suele tener miedo o al menos no se preocupa tanto por si es significante o insignificante porque sabe en su fuero interno que ella no viene del polvo de la tierra ni vuelve al polvo de la Tierra. De hecho, Eva no fue creada a partir de polvo sino a partir de Adán. Así, mientras un hombre tiene miedo de ser reducido a la nada original, la mujer si elimina todos los logros, todos su Ego no tiene miedo a “desaparecer”.

Es por eso que los hombres tienen que “hacer” cosas porque en cada acción es una forma inconsciente de negar o compensar su insignificancia. Una mujer, sin embargo, no tiene que “hacer” para existir. A la mujer le basta con “estar” para ser apreciada.

Y para ser apreciada y valorada necesita ….respeto. El Talmud enseña que el hombre tiene el honor de su esposa y le obliga a estar muy atento a sus sentimientos. Un hombre debe tener cuidado con el honor de su esposa porque la mujer es particularmente sensible a la injusticia porque es mas humana que el propio hombre; es un “nivel” algo superior que el hombre. En el corazón de lo femenino lo que duele de verdad es la injusticia .
Cuando un hombre es tratado como un don nadie, esto que parece injusticia que duele no es eso lo que duele : sino la verdad es lo que duele. No es un ultraje o algo inmoral, es un dolor personal.

Mientras que en una mujer, independientemente de la forma en que puede haber sido maltratada y oprimida, es esencialmente un problema de la injusticia y la moral para ella.
Es por eso que a veces una mujer machacada durante años en una relación, todo ese tiempo ella puede llegar a decir que ella tal vez se lo merece. Un hombre no es capaz de eso. No puede decir “me lo merezco”, porque esa no es la cuestión.
La pregunta para el hombre, es “Si usted abusa de mí, entonces yo no existo, y no puedo soportarlo. No pueden ser eliminados y seguir viviendo. Una mujer, sin embargo, dice simplemente “que se merece, así que no es una injusticia”. De esta manera, sobrevive…

Esto explica por qué los hombres son agresivos. Un hombre desesperado por ser reconocido como algo, y tiene que demostrar su valía, lograr, adquirir. Esta necesidad de adquirir es agresiva. Una mujer, por su parte, está decidida a mantener lo que es suyo, e independientemente de la intensidad con que lo logra, no es agresiva, ya que su propósito no era tener para adquirir, sino “tener” para “mantener” para preservar.

Cuando el león macho caza, su caza es agresiva. Cuando la leona lo hace es para tratar de mantener a su familia. A pesar de que puede ser incluso más violenta que el macho, no es agresividad propiamente dicha es más bien un medio de subsistencia. Si amenazas a un cachorro de oso cerca de su madre, te expones a un gran problema. Ustedes dirían “Esta madre es agresiva.” Sin embargo, no lo es. Es totalmente pasiva. Si usted no es una amenaza, no va a tener problemas. No significa nada para usted. Ella sólo quiere conservar lo que tiene y fieramente. Pero es la preservación, así que no es agresión.
El león macho, quiere lo que “tú” tienes, y él está decidido a tomarlo de tí. Es decir: “va a por ti”. Por tanto, incluso aunque lo haga bien y con suavidad, es agresión. Incluso la seducción más sutil y refinada por parte de un hombre es en el fondo… un asalto, porque él está consiguiendo lo que no es suyo ni le pertenece.

Los hombres son llamados “agresivos” porque quieren algo que no tienen o quieren más de lo que tienen con tal de olvidar que tarde o temprano habrán de “volver al polvo”; mientras las mujeres son llamadas “pasivas”, ya que no necesariamente buscan algo que no tienen. Buscan estabilidad, valoración,desarrollo…

Resumen: Un Hombre necesita sentirse “importante” y una mujer necesita sentir que “vuela”. Justo, justo como lo refleja la escena de esta película.

Seguimos escuchándote en nosolodoctorylac@gmail.com

Cabaloterapia 1

6 diciembre, 2011

PRIMER PASO: PENSAR EN DIOS

Hace poco cayó en mis manos un libro titulado The Wisdom of Truth (La Sabiduría de la Verdad) y no pude más que sorprenderme de lo fascinante de la obra y de su lenguaje; y es precisamente el hecho de que el lenguaje esté tan cifrado lo que lo convierte en una pieza tan atractiva. Sin embargo, la complejidad de los conceptos se vislumbra a cada frase que está escrita de la forma más simple y sagrada, pero escondiendo todas las verdades que son invisibles a los ojos pero que residen en algún lugar adentro de nosotros.

Por esto y, a la luz del candil de mi maestro, me he tomado el atrevimiento de exponer cada capítulo a modo de resumen con el fin de que nuestra ACW pueda ayudarme a esclarecer los conceptos principales de esta obra llena de conocimiento; y asi poder compartir este tesoro también con todas aquellas personas a quienes pudiera serle de ayuda o utilidad.

La Cábalah siempre ha tendido a permanecer oculta, a ser hermética. No sólo porque muchos de sus maestros temieran el uso frívolo de sus enseñanzas sino porque “la bendición de las cosas radica en lo oculto”, tal y como la Biblia cita al rey Salomón: “La gloria de Dios está en las cosas ocultas”. (Proverbios 25:2).

El respeto que muestra el cabalista por el Creador es tal que la propia Cábalah ha desarrollado una especie de autodisciplina en la que fomenta la ocultación del alma frente al mundo (que es la palabra de Dios) así como los secretos que se obtienen del trabajo espiritual con el Creador. Y en esta corriente aislarse uno de aquellos que no necesiten de los secretos y la sabiduría, de los que no valoren la lupa de conocimiento que es la Cábala y que, en consecuencia, degradarán y desvirtuarán estos secretos hasta el punto de exponerlos como artículos en un escaparate para los ojos hidrópicos de los “busca- glorias”.

La sabiduría de la Cábalah, la “sabiduría de la Verdad”, no es más que un cúmulo de semillas para la vida, la concienciación interior hacia las leyes de la causa y efecto de todas nuestras acciones y las repercusiones que éstas leyes y nuestras acciones tendrán en el futuro y en el desarrollo de nuestro mundo y nuestra especie. Exponer la esencia y el jugo de cada ley o cada palabra oculta nos muestra sólo el lado “fácil” y tergiversado de la espiritualidad.

El trabajo espiritual que nosotros vamos a llamar de forma distendida Cabaloterapia busca recoger “miguitas” de conceptos aislados de espiritualidad, de teología y de mística, y entrelazarlos para tejer una “vasija” que nos permita recoger los “frutos” de una conducta uniformada.
Ese es el verdadero significado (oculto) de la célebre cita de Isaías (34:15): “Ahí (en el estudio autodisciplinado) el búho hembra (el alumno) se hará el nido (construirá su vasija) y se acostará, incubará y cuidará de la nidada bajo su propia sombra ( y sedimentará, meditará y cuidará de aquello aprendido con su propia conducta y su pensamiento y su intención)”.

La Cábalah sugiere como primer paso hacia el crecimiento personal cambiar la intención, el pensamiento y el propósito de cada cosa que hagamos. Todo gira en torno a dos variables: “Luz” y “Vasijas”. O de otra forma expresado: “Creador y Criaturas”. No hay nada más… justo como dice esta enorme canción de Ángela Carrasco.

Un beso, nos vemos (Si Dios Quiere) en “Cabaloterapaia 2”. Venga vídeo…

http://www.youtube.com/watch?v=SXATkN0VAdE

Si deseas colaborar como Ángel por un día o colaborar con nosotros como más te guste hacerlo… háznoslo saber en: nosolodoctorylac@gmail.com

La ley del deseo (Almodóvar)

27 agosto, 2011

By Pimpinela Escarlata, Ángel 2, Ángel 6, Nosoloángel y Nosolodoctor

Hace unos días leíamos en la prensa sobre los saqueos ocurridos en Inglaterra y nos quedábamos impactados al descubrir que detrás de los hechos  subyacía  un abanico de acciones entre las que destaca   violencia gratuita, robos por pura diversión y la avaricia,  ya que  muchos de los que intervinieron en las revueltas, ya tenían televisores de plasma pues eran hijos de familias acomodadas… Si miramos con un poco de más atención e intención nos encontramos de bruces con el “Deseo”.

¿Alguna vez os habéis parado a pensar cómo nacen nuestros deseos? ¿Qué dicen nuestros deseos de nosotros? o ¿cómo es posible  que a veces  nuestros deseos  se conviertan en un “valor social” y no en una vía de escape para el egoísmo y la avaricia, como pasó en el Reino Unido?

En la actualidad existe una fuerte corriente budista en  occidente que surge como contrapunto ante una sociedad  materialista. La Cábala, a diferencia del Budismo,  reconoce los deseos como un instrumento enriquecedor para nuestro crecimiento espiritual si estudiamos  y ponemos en práctica la Luz que en él habita. El planteamiento  de esta ciencia espiritual (Cabala), que se centra en enseñarnos la  tecnología del manejo de la Luz (Isaac Luria), es realmente significativa e inspiradora  con respecto al Deseo.

Entremos en el tema.

Ya saben que nuestra naturaleza humana está investida del deseo de recibir. Por esta razón el TENER se puede convertir en el impulso esencial de nuestra vida balanceando nuestra existencia hacia una letanía materialista o, por el contrario, podemos hacer que el “deseo” nos ayude a crecer y mejorar el mundo (al menos el pequeño mundo que nos rodea) enfocándonos en el Ser y Compartir. No es lo mismo dejarse llevar por el deseo que  ser consciente de que lo tenemos que enfocar a un  recibir con la intención de DAR   a los demás.

P.e.: hay una diferencia sustancial entre ser médico para asegurarnos  un sueldo que para ayudar a los demás y buscar la manera de que sus vidas sean saludables y plenas. Según la Cabala si enfocamos nuestros dones (p.e.: sanador) en pro de los demás  recibiremos todo tipo de bendiciones (prosperidad, salud, sabiduría, amor…)

Relacionado con el mismo tema y como alternativa al bombardeo materialista de nuestra sociedad: ropa, casas, joyas…etc, la cábala platea la “restricción” en vez del desapego budista. Porque la esencia, el “espíritu” de los objetos que nos rodean, está en su interior  y es  lo único real y trascendente del mismo. La materia es fugaz, efímera.

¿Qué ocurre cuando entramos en una tienda de moda y nos subyuga todo lo que vemos? Si lo compramos matamos su esencia y si nos restringimos o controlamos,  poseeremos la “esencia” de lo que hemos visto: abundancia, estética…

Cada objeto tiene una esencia y su adquisición o posesión  la anula. La restricción nos hace introducir en nuestro interior su esencia enriqueciéndonos espiritualmente.

Para que quede completamente claro solo tienes que recordar un concierto en directo de tu artista favorito: lo viste, lo escuchaste, lo sentiste, interiorizaste sus mensajes,  y cuando saliste del recinto del evento sabías que te llevabas en el corazón un trozo de su esencia, sabías que te marchanas impregnada de su fuerza o su delicadeza, o su vitalidad…etc.

Nacemos con el deseo y   gracias a la evolución espiritual    vamos adquiriendo una “tecnología” que nos ayuda a posicionarnos en el SER o el TENER. Si nos dejamos llevar por la sociedad y consumimos sin ton ni son,  seremos  seres espirituales en el nivel vegetativo, es decir, una especie de organismo vivo  sin voluntad… que sigue a la masa. No ceder a la fuerza de la gravedad del deseo por poseer todo, nos elevaría en la dirección opuesta.

Ejercer el libre albedrío de poner control-restricción, que no oposición o desapego, nos regala, como hemos dicho,  la sustancia interna de nuestro objeto de deseo y nos eleva a la categoría espiritual de humanos con autonomía.

Carmen Maura siempre deseó refrescarse  en una noche calurosa de verano bajo una manguera del servicio público de limpieza, al hacerlo  consumó  su sueño y  perdió su deseo para siempre… Curiosamente, su frase al conseguirlo fué: ¡Venga, vamos a emborracharnos!

¿Cuántas veces nos puede sorprender una publicidad haciéndosenos la boca agua? El deseo de “eso”, sea lo que sea,  no estaba previamente, y si lo  atiendo y satisfago… se evaporará sin que me haya dado siquiera tiempo a disfrutarlo, sin que me haya aportado nada.

¿Qué nos puede aportar la restricción de un deseo?

-No ceder ante un alimento es aumentar nuestra  fuerza de voluntad.

-Desear los dones de otros es “despertar” lo que dormía en nuestro interior: sabiduría, creatividad, amor…: autoconocimiento. Si por el contrario los celos y la envidia se apodera de nuestro corazón (como le pasó al perrito de Pimpinela Scarlata cuando le presentó a su nuevo compañero Poo), la cabala dice al respecto, que nuestro nivel espiritual, en ese caso, se llamará  “animal”, es decir, si solo podemos pensar en nuestro propio interés, el terrateniente de nuestra vida son los instintos básicos y no podremos ponernos en el lugar de los demás. Si alguien está atrapado en este estadio espiritual llamado “animal” no tiene poder sobre su vida, ni sus decisiones.

En última instancia el “Deseo”  nos regala  “algo” muy especial que es valorar aquellas cosas de la vida que nos parecían anodinas y que por perderlas se convierten  en verdaderamente esenciales para vivir. Tom Wait lo contó escandalosamente bien en esta joya “deseada de canción” para cualquier compositor…

Dice la metafísica que todos estamos aquí por una razón única y exclusiva. Lo que tiene que hacer cada uno de nosotros no lo puede hacer otro. No lo puede hacer nadie por nosotros, es decir, somos únicos  e insustituibles. Si comprendemos esto no resulta tan difícil entender que desear es bueno, pero “desear con los efectos colaterales de beneficiar a las personas de  nuestro entorno”.

Tsim Tsum.

12 junio, 2011

En contra de la opinión generalizada acerca de la cosmogonía (es decir, la creación del mundo) que ya ha aceptado como “valida” la Teoría del Big Bang (la “gran explosión”) en el sentido (que ya hemos intentado explicar en un post anterior),  que un “exceso de luz” explota y genera fermiones y bosones hasta llegar a electrones y protones y finalmente a la materia,  la cábala (¡cómo no!) se posiciona  en una situación radicalmente contraria al Big Bang.

Para la metafísica cabalística liderada por el Arizal ( El fundador de la Cabala Luriana) que viene a sustituir a la Cabala Clásica que se enseñaba en Toledo en los días de la Inquisición,  habla del Tsim Tsum (en hebreo: “contracción” de la luz ) que viene a decir que antes de la creación del mundo la “luz” que ya llenaba todo el espacio, al contrario de expandirse como dice “Big Bang” se “retiro”,  dio un “paso atrás”,  se replegó,  creó a su vez un espacio para que fuera “rellenada” por variantes de luz mas atenuadas hasta llegar a la materia,  de tal modo que la materia es un estado “alterado” de la luz residual que rellenó el vacío tras el Tsim Tsum.

A diferencia de lo que ocurre en el mundo material,  cuando  un recipiente “se vacía”,  no tiene por qué llenarse inmediatamente por otra materia pudiendo quedar eventualmente “vacío”. Sin embargo,  en el mundo espiritual no sucede así. La retirada de un contenido dentro de un continente  implica que el vacío quede rellenado por otro contenido cualquiera que sea.

Esto que parece una simpleza da que pensar: la mayoría de nosotros (el pensamiento racionalista del siglo XXI) nos fomenta el  “Big Bang”,  es decir,  “activismo”,  expansionismo y pro-actividad para poder sobrevivivir y ejercer nuestras opciones en este mundo, sin embargo,  una “inmensa” minoría actúa desde la restricción, desde el tsim tsum,  creando un espacio para que pueda ser rellenado por otro “algo” que en el fondo ha sido a su vez “empujado” a través de nuestra intención…

Esto es vital en los casos de escuela para padres, terapeutas, maestrías,  etc… Debemos limitarnos a “estar” y eventualmente “dar” un paso a tras para que germine una nueva realidad, esto además de fomentar nuestra humildad supone también colapsar nuestro Ego y frenar nuestro narcisismo.

Hay personas que están en todo,  que saben de todo,  que brillan mucho,  que todo pasa por ellos. La cabala mantiene una distancia  prudencial hacia estas personas porque sabe que la expansión de la luz lleva en última instancia a su difuminacion y entonces,  ¿para qué sirve una cerrilla encendida dentro de un escenario “todo en llamas”?

A veces, es preferible que la luz encuentre “recipientes” adecuados para ser “iluminados”. Iluminar una bombilla es más sencillo (y más útil) que “alumbrar” el universo. Todos somos a su vez “luz” y “recipiente” de un estrato superior-inferior en esa cascada hacia abajo que hay desde el tsim tsum hasta nuestra realidad; nosotros somos “recipientes” de la luz divina pero a su vez somos “luz divina” de nuestro entorno que a su vez actúa de “recipiente” y así sucesivamente.

Nuestras luces divinas tienen una intensidad a veces desmesurada en relación a nuestra capacidad de recipiente  que es nuestro organismo y por eso, eventualmente,  podemos enfermar. Desde este punto de vista a veces puede ser vital “dar un paso atrás” (el pensamiento occidental defiende sin embargo,  que “para  atrás ni para coger impulso… ” ¿?)) que permita “atenuar” nuestra luz (cosa que se consigue “dando”) o bien  fortalecer nuestro recipiente (cosa que podemos conseguir “compartiendo).

En cualquier caso queda claro que no es tan fácil como parece mantener la luz a fuego lento,  ni impedir que se rompan nuestras vasijas. Es como el aire: por un lado es  imprescindible e  imposible “vivir sin aire”,  pero por otro,   también es imposible quedarnos para siempre con el aire que inspiramos y nos da la vida. De una manera u otra,  en menos de tres minutos estamos condenados a “echarlo” para que entre “otro”  aire.

A mí, la verdad,  este concepto me fascina,  no solo porque te fomente el hecho de compartir en esta vida,  sino porque te enseña ¿”por qué”? es vital (no solo recomendable) el hecho de compartir.

Maná lo expresa magistralmente cuando dice “Cómo quisiera vivir sin aire”. El aire es a la vida,  como la electricidad al electrodoméstico o… la espiritualidad es a la materia. Escuchen a Mana: “obra maestra”. No se vayan ¡que sigo después!

Deducción: pueden ver el tsim tsum en todos los órdenes de la vida,  el recurso de algunas “nosoloestrellas” de la música como en este caso Maná de ocupar una parte de la canción por un acto instrumentista (sin letra) intercalado o seguido de la propia canción en sí,  así como el recurso de estar cantando (luz) ante el público (recipiente) y de pronto “ofrecer” el micrófono para que el público “actúe”: eso es tsim tsum aplicado a la vida cotidiana. Tsim Tsum es uno de los secretos del éxito. Este fenómeno de tsim tsum “nosolomusical” ya comenzó con Los Beatles y si se fijan todas las estrellas que lo hacen conscientes o inconscientemente son exitosos y “mutan” a “nosoloestrellas”. Juegan en otra liga,  en la NBA como suelo decir: Nosolo Buenos sino “Admirables”. Más detalles en un futuro post titulado: “El secreto del Éxito”

Destino y libre albedrío.

22 mayo, 2011

Dicha y éxito. Destino y libre albedrío. Estos son temas de los que me piden escribir. Cada uno, a su estilo, le preocupa el lector que nos suele seguir.

Dicha,  dicen los Maestros,  se refiere a la felicidad del alma, cuyo origen es divino y no se contenta con cualquier cosa  y éxito es la bendición y felicidad de nuestra parte material en la que nos vehiculamos.

En la Biblia Adán y Eva no son creados iguales. Adam es creado de la Tierra y Eva es creada a su vez de Adam,  lo que significa que la Mujer (Eva) es mas “humana” evolutivamente hablando que el Hombre (Adam). Es por eso que está exenta de tantas obligaciones que la hagan “elevarse” pues ya de por sí se encuentra más elevada que el Hombre,  le basta su intuición… y rezar. Al hombre no. Al hombre se le exige “acciones” que le obliguen a “rectificar” su origen “terrenal”. Es por eso que Dios obliga al hombre a casarse (para humanizarse) pero no obliga a la mujer a hacerlo, pues ya está humanizada.

La mujer precisamente por su origen humano,  es la encargada de la transmisión de los valores y  la educación (la semilla de la sociedad, los pilares de la convivencia, el fundamento de todo lo exterior)  como está escrito en los proverbios: hijo mío “no olvides la madre de tu padre,  ni la de tu madre”.

De hecho, en caso de problemas,  basta con los rezos de una mujer para que Dios atienda el pedido. Como ya hemos mencionado anteriormente, está escrito en el Talmud. “Dios tiene en cuenta las lágrimas de las mujeres”. Esto es porque, como también ya hemos visto,  un escalón superior al rezo,  es el clamor (con lágrimas).

Me contaba mi anciano Maestro que nosotros venimos de un “algo divino” que se define por “deseo de dar” (a cambio de nada) y que al encarnarse y hacer “materia siente la influencia del polo extremo que es “necesidad o deseo de recibir“. Incluso la persona más elevada de este mundo solo por el hecho de ser humano,  en el fondo de su ser “espera algo” por mínimo que sea cuando da: quizás reconocimiento,  quizás un premio del Cielo…, por tanto,  ahí tenemos muy pocas posibilidades de haber ejercido nuestro libre albedrío: somos humanos…, pero entonces,  ¿en dónde radica mi libre albedrio? -le pregunté al Maestro.

En el entorno que escogemos cuando tenemos uso de razón. Yo puedo tener un don para escribir,  pero elegí “hacer un blog” y dentro de esta elección “elegí” libremente compañer@s de viaje. Podía haber hecho esta u otra elección; en este sentido fui libre para elegir. No estoy condicionado por nada ni por nadie. Y supuestamente,  si los derroteros del blog se saliesen de mi  objetivo,  perfectamente puedo elegir seguir en él o salirme de él.

La importancia del entorno es  tal que te condiciona tu conducta y tu pensamiento. Dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma opinión,  dos que se apegan: coinciden. Dos mujeres conviviendo durante años en el mismo apartamento acaban teniendo la “regla” casi simultáneamente,  por tanto,  están expuestas a las mismas variables de influencia. En realidad,  solo tenemos albedrío no “en lo que somos”,  sino en “donde estamos”.

Los Salmos son “formatos Standard” cabalísticos recopilados por el rey David que “conectan con Dios para apegarse a Él y “dormir en el mismo colchón”,  valga la expresión,   utilizando una doble vía: el lenguaje en clave cabalístico per se y la música (que curiosamente depende de combinaciones de 7 ,  como los días de la creación, notas musicales).

Mientras la mujer blinda el bunker ideológico de nuestra cultura,   el hombre no sabe realmente cómo comportarse en el “campo”. Dicha y Éxito. Esto es lo que Exclama y canta en clave secreta el Rey David en el Salmo 1. “DICHOSO EL HOMBRE” (hemos escrito que “dicha” es la felicidad de nuestra alma).

1. ¡Dichoso  es el hombre que no anda en el consejo de los malvados, (es decir,  que no se mezcla con ellos) ni en el  camino de los pecadores, (ni va con estos) ni se sienta en la silla de los burlones,  ni escarnecedores (tampoco con estos).

Es decir, según la Cábala hay cinco tipos de personas en nuestra realidad “aparente”: el temeroso de Dios,  el malvado, el pecador (el que se equivoca),  el burlón, y los escarnecedores. Vean un programa de “Salsa rosa” u “Hormigas blancas” o “Sálvame”,  “Enemigos íntimos” u otro tipo de tertulia “del corazón” y los verán a todos en la foto  excepto al primero que nunca se mezcla con el resto.

Nosotros,  mientras reflexionamos sobre esto,  vamos a optar por escuchar una muy buena versión de Pedro Guerra de la canción de Luis Eduardo Aute,  a propósito de elegir o no “pasar por un lugar”. ¡Dentro video!

Si conoces a alguien que tiene una historia, una experiencia especial o ha guardado un recorte de prensa especial… nosotros nos encargaremos de transmitirlo: nosolodoctorylac@gmail.com

No controles.

10 abril, 2011

Decíamos hace una semana que habitualmente en nuestro crecimiento personal solemos pasar una serie de fases  de las cuales,  el  “Instinto básico”  o la ley del deseo  era  la primera de una serie de cuatro hasta llegar a conseguir la corona del “just@”.

En todo caso, partimos de  liberarnos de esa especie de cárcel donde el “YO”,  el “mi”,  el “MIO” y/o todos los pronombres posesivos que se nos ocurriesen nos gobiernan haciéndonos “rebeldes muchas veces” con causa al reaccionar con el entorno hostil en el que nos encontramos.

E l Gran Cabalista Jaim Vital,  el escribiente oficial del Arizal (Rab Isaac Luria Ashkenasi) fundador de la cabala Luriana que fue el que desarrolló la Cabala que se estudiaba hasta entonces en la Escuela de Toledo,  años antes de la expulsión de los judíos en 1492,  solía hablar de 5 extensiones de nuestro ego que nos impiden salir de esa prisión hepática (“terrenal”) para  poder ascender hasta la mencionada  “corona”.

Estás cinco extensiones  son: la IRA, el control,  el juicio,  el orgullo y el odio gratuito”.

Lo difícil,  enseña el Rab Jaim Vital,  es “eliminar la raíz que genera dichas extensiones” porque de no hacerlo,  probablemente aunque nos propongamos “no volver a actuar de aquel modo” tarde o temprano nuestra mente nos sitúa en una situación que nos saca siempre el mismo patrón “terrenal” de siempre,  impidiendo nuestro crecimiento.

Por ello,  este Gran Maestro,  propone conocer la existencia detrás de cada una de estas 5 extensiones  su raíz, pues  si eliminamos dicha raíz,  entonces sí que en el supuesto caso de que se volviese a repetir una situación semejante a la que nos producía por ejemplo un excesivo control o una manipulación de la situación,  éste al no tener la raíz,  no podría volver a generarse pues la habíamos eliminado de nuestro “disco duro”.

¿Que existe detrás de la Ira? – pregunta Rab Jaim – : nuestras expectativas. Cada vez que algo no sale como queríamos o pretendíamos,  o alguien nos rompe nuestras expectativas  entramos en ira”.

¿Que existe detrás del control y de la manipulación de nuestro entorno?:

Nuestro miedo al futuro y nuestra propia inseguridad.

¿Qué existe detrás de nuestro pre-juicio o nuestros propios juicios de “valor” sobre otras personas? Nuestro narcisismo primario que nos hace pensar que somos mejores que el de enfrente y que por tanto estamos investidos de una autoridad moral, mental o intelectual que nos autoriza a emitir un juicio sobre “lo que hace o no hace fulanit@” y si ello “esta bien o mal”.

¿Qué existe detrás del orgullo?: nuestro empeño en demostrar que somos “invulnerables e infalibles” y, finalmente…

¿Qué existe detrás del odio gratuito?: nuestra falta de amor. Muchas veces oímos decir a alguien: “no le odio, pero no le quiero”. Hemos de saber que en materia espiritual, ya lo hemos dicho muchas veces,   no existe el término medio.  A quien no se le ama,  se le rechaza y por tanto es una forma de odio,  y  es necesario saber que la “ausencia de amor”  produce una fragmentación de la luz que impide que ésta se vea”…  ¿Y para qué sirve entonces la luz si no se puede ver,  si todo en este  mundo tiene un propósito?

Conclusión: si tuviésemos expectativas “cero” sobre nosotros y  nuestro entorno y tuviésemos “certeza” sobre el aquí y el ahora,  y fuésemos humildes y pensáramos que el de al lado es mejor que nosotros y reconociéramos nuestra vulnerabilidad y dijéramos alguna vez “si,  me equivoqué”,  aunque ello implicase perder el empleo,  el status,  nuestra credibilidad e incluso  perderlo “todo”,  por ser honesto y si por un momento no nos dejáramos “opacificar” nuestra luz y “amásemos” aunque sea “de lejos” al prójimo y le deseásemos, de verdad, lo mejor,  saldríamos de la prisión hepática y alcanzaríamos la fase del libre albedrío que consiste en “saber elegir”. Porque en la fase anterior de “instintos básicos”  ¿creen realmente ustedes que con ira, manipulación, pre-juicio, orgullo y odio se puede, de verdad,  elegir a quién ayudar y mejorar el mundo”?.

La siguiente canción me recuerda esa fase de mi vida,  camino de cerro Muriano,  dos meses para hacer el servicio militar. A juzgar por los pelos y vestimentos de Vicky parece el inicio del pleistoceno de los videoclips,  pero no hace tanto… creo. Con ustedes Ole Olé

clickear para acceder a vídeo



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.