Temas etiquetados como: ‘caridad’

Hoy por tí …

11 agosto, 2011

Lo de” Hoy por ti mañana por mí” no guarda ningún significado oculto, ya que expresa claramente lo que quiere decirse. Casa perfectamente con otro refrán popular : “No dar puntada sin hilo”. Es verdad que quien da con la clara intención de recibir algo a cambio se ve a kilómetros.

Este tema de dar es recurrente en nuestro blog. A medida que vamos asimilando y comprobando los parabienes de una actitud altruista sincera.

No se trata de ir a priori calculando que lo que hagas para ayudar a tu “próximo” va a redundar en propio beneficio mañana o algún día… aunque puede ser un comienzo, para que la “actitud” se internalice y sea a posteriori… “natural”.

Hay muchas oportunidades para dar a diario y de muchas maneras. NO es lo mismo ir a pedir trabajo que ofrecer nuestras aptitudes y preparación para aportar algo bueno/útil a una causa.

La caridad es brindar a otr@ la oportunidad de poder aprender a “conectarse”.

Así comenzamos a cambiar nuestra naturaleza, damos y somos creadores, en el acto de DAR INCONDICIONALMENTE.

Cuando damos nos sorprendemos “teniendo o recibiendo más”, siempre que ello nos implique salir de nuestra zona de confort.

Si nos planteamos el propósito de nuestra vida estamos en un momento de gran crecimiento y de rectificación y, por regla, la rectificación precede a todo progreso. No son momentos de ir haciendo méritos para obtener el reconocimiento ajeno, ni de centrarse en los resultados. Al contrario, realizar la tarea por la tarea en sí. Dar sin más.

Cuando nos alineamos emocionalmente dejamos de movernos desde la carencia y lo hacemos desde la abundancia, la que nos inspira a desarrollar nuestra vocación de servicio.

Así el TRABAJO ESPIRITUAL es transformar el deseo innato de recibir en : COMPARTIR.

Comparte con nosotros en : nosolodoctorylac@gmail.com

Cadenas de favores. By Richii & Poveri

19 marzo, 2011

Antes de entrar, por favor, pasen y miren detrás del espejo (vídeo)… o utlizando una de las frases favoritas de los cielos de este blog: baby, take a walk on the wild side…

http://www.youtube.com/watch?v=EqTbP5vjzNU

“El reino de las posibilidades está dentro de nosotros” y como dice en la pizarra de la clase, solo “tenemos que pensar una idea para cambiar el mundo y ponerla en marcha”.

¿Por qué?

Todos hemos quedado sorprendidos por los sucesos ocurridos en Japón. Hemos  visto imágenes que parecían sacadas de la ciencia ficción, estamos escuchando  cosas que nos inspiran temor y dolor por las víctimas del terremoto y tsunami ocurrido el viernes 11 de marzo pasado en las costas del pacífico.

Intentamos reflexionar sobre estos hechos y tratar de sacar algo positivo, incluso de los momentos más difíciles. De hecho, de eso solemos hablar en muchas entradas de nuestro blog.

Hace 200 años atrás ni siquiera nos hubiésemos enterado de un terremoto en la otra punta del planeta  (¿o sí?). Hoy, en pocas horas tenemos imágenes de lo ocurrido y “asistimos casi en directo” a la tragedia. Y debido a nuestros “neuronas  espejo” (de las ya que hablamos una o dos veces) podemos “sentir” lo que se siente en Japón.

“Los ojos son las ventanas del alma” y el alma no entiende de la coordenada “espacio-tiempo”. Muchos analistas piensan que la experiencia de “asistir en directo”  a tragedias que no ocurren en nuestra “realidad cercana” no es positivo ya que crea en la población ansiedad, incluso cuando el peligro “está lejos” y nos afecta “directamente”  a quienes escucha o ven la noticia.

Pensamos que tienen razón, estos expertos,  cuando la ansiedad y el dolor por el prójimo, solo se quedan ahí, pero cuando uno toma la iniciativa y decide ayudar entonces esto es positivo.

Maimonides se especializó en “caridad”. Este sabio cordobés estableció “leyes jerárquicas” de cómo ayudar al prójimo estableciendo la  prioridad de ayudar  primero a quien duerme contigo,  segundo a tu entorno familiar, y  si uno no tiene familiares necesitados entonces debería ayudar a sus vecinos, y si no tiene vecinos necesitados a los habitantes de su ciudad, y así avanzar en la caridad y acciones de beneficencia… hasta llegar a Japón. Solo que si esto lo hiciésemos todos,  Japón no necesitaría nuestra ayuda.

Creo que estos hechos ocurridos en el otro extremo del mundo, que nos sensibilizan a ayudar, debemos concretarlos buscando quien necesita ayuda en nuestro barrio, ciudad o pueblo.

Lo que nos impide hacer la cadena de “favores” hasta llegar a Japón,  es que muchas veces no consideramos “dignos” de nuestra ayuda a nuestra pareja, nuestra familia, nuestro vecino,  etc…, por tal o cual razón,  porque nos erigimos en “jueces” y no en “donantes”. Pero, ¿quién soy yo para decir si tal o cual persona merece o no mi ayuda?

Proponemos una fórmula secreta,  ahora que nadie nos lee: ” si elevamos a nuestro prójimo” por encima del valor de nosotros mismos,  “dar y recibir se tornan sinónimos”.  Nos explicamos: ” si aquel a quien tu das “lo consideras superior a ti” entonces el hecho de “darle algo a esa persona” en realidad te produce la satisfacción y felicidad “como si estuvieses recibiendo” porque partes de la base que el hecho de que alguien situado en una línea jerárquica superior a ti te está honrando “aceptando tu regalo”.

Eso “si” que es destruir tu Ego doblemente,  y al no tener la expectativa de ser reconocido y,  o,  halagado por “nuestra generosa donación o favor”,  no sentiremos ni frustración ni arrepentimiento de haber ayudado. Y probablemente aquel que recibió de nosotros hará lo mismo,  y la cadena de favores… llegaría a Japón.

Ahora que nadie nos “ve” es un buen momento para quitarnos nuestras máscaras “sociales” y re-conocer que el de al lado es mejor que yo. El resto es vanidad.

Entra en el reino de todas las posibilidades o como diría Lamari de Chabao se como la Luz…

Ya sabeis que con vuestra aportación entras en el reino de todas las posibilidades: colabora mandando un texto, transcribiendo algo de un libro, contando un cuento…:nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.