Temas etiquetados como: ‘condicionamiento biológico’

Transferencias interpersonales.

26 marzo, 2011

La escena que habéis visto pertenece a la película The Road,  adaptación del libro del mismo nombre  de Cormac McCarthy.  Parece ser que el autor escribió el libro al poco tiempo de nacer su hijo a modo de legado.

En esta obra su autor creó un escenario post-apocalíptico para enmarcar el dilema fundamental del bien frente al mal y el ejercicio del libre albedrío frente a la imperiosa necesidad de subsistir como  epítome biológico.

En la peli vemos que si  el planeta fuese   devastado por una catástrofe nos enfrentaríamos con  dos posibilidades: morir de hambre pero dignamente o el canibalismo. Cormac le explicó a su hijo  utilizando la metáfora  “llevar el fuego” cuál sería la postura de su papá (no puedo contarles más para no chafarles el final a los que estén interesados en el libro o la peli)

Ya he hablado de esta película y parece que el tema de la misma  va a ser una de mis tareas recurrentes en esta vida. Digo parece porque me persigue y aunque grito: ¡suéltame humanidad enfrentada a resolver la cuestión de subsistir o vivir humanamente! La idea  ni “casio”.

Pero dejando el humor a un lado y como no estamos aquí para ver qué voy a hacer con mi vida, cosa que  les importa un comino,  a no ser que sea mi madre uno de ustedes, -¡Hola mami!- ,  les contaré qué buenas nuevas les traigo.

Empezaremos con   un escueto pero visionario artículo sobre la oxitocina de Antonio Muñoz Molina y después,  ya profundizando hasta la raíz de la cuestión, nos haremos eco de la ética y elegante teoría sobre la violencia   del psicólogo David P. Barash,  donde  se cuenta  nuestra inclinación natural a transmitir o transferir el dolor recibido a otros y de cómo la humanidad ha resuelto este “perjudicial patrimonio genético”.

Empecemos diciendo que unos experimentos holandeses con la oxitocina demuestran que lo altos índices  de dicha sustancia en las personas aumenta nuestra empatía con los “semejantes”. Pero también aumenta el recelo y la desconfianza con aquellos que son ajenos al grupo familiar, clan, tribu… Por lo tanto,  en un estado de limitadas reservas alimenticias los grupos se formarían para asegurar los recursos y defenderlos a capa y espada… pero…

Sin embargo, y a pesar de lo que dicta la naturaleza,  la humanidad también ha conseguido grandes hazañas vinculadas a la fraternidad e igualdad para su historia. Hazañas que han superado los límites del animal depredador para elevarnos  a seres humanos y dignificarnos: “la educación y la elección consciente” han sido las estratagemas utilizadas exitosamente para tal fin.

Sigamos dignificando la humanidad, porque aunque existen muchos que se agrupan y ven a los demás como enemigos: fanáticos, extremistas, dictadores, etc…, hay muchos hombres buenos.

“La Agresión Desviada” es el gran artículo que en la revista REDES número 10 escribió D.P. Barash. El psicólogo explica con  un experimento con ratones que cuando sufrimos violencia buscamos una víctima para expulsar el dolor…,  haciendo infinita la cadena de sufrimiento.

En dichas  pruebas los ratones  eran asustados con descargas eléctricas,  estaban aislados en jaulas  y sin ningún objeto a mano para “fogá” (como diría mi contrario) Tras una autopsia encontrabas úlceras en su estómago… Pero si había otros animales se agredían unos a otros y si tenían un trocito de madera lo mordisqueaban hasta desintegrarlo. De esta manera liberaban   sus glándulas adrenales y el estómago del estrés: sistemas de contagio del dolor.

Explicado el origen de la transmisión del dolor,  Barash pasa a hablar de cómo la humanidad ha gestionado dicho dolor a lo largo de la historia. Sus peores formas y sus mejores formas.

¿Un ejemplo de mala forma?: después del atentado de las Torres Gemelas Estados Unidos entró en guerra contra Irak.

¿Sus mejores formas?: el perdón.

El perdón nos da seguridad al grupo y rompe la cadena contagiosa del dolor.  Al perdonar absorbemos las agresiones y paramos la fluctuación de la violencia.

Vuelve a indicar Barash, al igual que Muñoz Molina, que nuevamente nos autosuperamos a nosotros mismos al actuar en contra de nuestra naturaleza cuando perdonamos pues el dolor compartido es frenado dentro de nosotros y propone un mandamiento universal que llama Principio del Dolor Minimizado:

Cito textualmente:

“Dado que el mundo está suficientemente lleno de maldad producida por este dolor compartido, antes de decidir llevar a cabo una acción, pregúntate a ti mismo si tu acción aumentará o disminuirá la suma total del dolor, y elige la segunda opción.”

Que la fuerza te acompañe para tomar consciencia de que tú puedes decidir, que tú eres libre y que tu vida no va a pasar sin más pues  vas a vivirla conscientemente .

http://www.youtube.com/watch?v=K2NzcYq1ITw

Twitter: Angel Cuatro o NosolodryLAC. Facebook: Nosolodoctor y Los Anegeles de Charly.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.