Temas etiquetados como: ‘crecer’

Raíces y alas

29 septiembre, 2011

Con vuestro permiso dedico el post de hoy a mi hija mayor.

“¡Que veinte años no es nada!” dicen Le Pera y Gardel… y parece que caben hoy en una maleta, pesada una y otra vez para que no exceda el peso permitido (misión imposible).

¡“Nos” han dado una beca Erasmus!

Mientras la miro clasificar todo lo que afirma es “imprescindible” que se lleve, no puedo evitar hacer un “flashback” y reírme :

Esa foto que tenemos en una terraza su primer verano, donde los dos piececitos cabían en mi mano derecha… y la colección de botas ¿39/40? que tengo enfrente y que intenta guardar a presión porque hará mucho frío, y también habrá que ir “un poco conjuntada”…

Sentada en el suelo me tomo un café frío y asisto al despegue.

La verdad es que a ser padres nos enseñan nuestros hijos. Son sin duda nuestros Maestros.

Y si en el pasado hemos alzado el índice proclamando –Yo no cometeré los “errores” de mis padres… seguro que fuimos de cabeza a repetir, alguna que otra vez.

Como decía Serrat en “Esos locos bajitos”, …”les vamos transmitiendo nuestras frustraciones, con la leche templada y en cada canción”.

Pero la miro y no puedo sentir otra cosa que satisfacción. Siento que me ha superado, y esto es sólo el comienzo.

Lo que más me ha gustado es la carta que encontré en al almohada cuando volví a casa, donde me dice que por primera vez que no tiene ganas de irse, que conseguimos estar en armonía… Añado, a fuerza de moldear, pulir,cambiar, aceptar,crecer… juntas.

Y como Mamy Blue que soy, hago la parte que corresponde ahora hacer a una madre: Rezar por ella.

Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: uno: raíces, el otro : alas. (Holding Carter)

Ya sabes, si deseas participar en este blog hay muchas maneras de hacerlo… ponte en contacto con nosotros en: nosolodoctorylac@gmail.com

Agosto,un suresnes espiritual.

7 agosto, 2011

En 1974 en un lugar de Francia,  colindante con  Paris,  llamado Suresnes,   tuvo lugar  un famoso Congreso ordinario en el cual los allí reunidos “fraguaron”  una reconversión ideológica que permitió aplicar las doctrinas socialistas fundacionales  a la nueva realidad social española “pre transicional”.

El aspirante entonces a la Secretaria General de aquel partido, conocido con el alias de “Isidoro”,  inició (y ganó) una batalla ideológica que resumía en la frase: “hay que ser socialista antes que marxista”,  en el sentido que aunque el marxismo formaba parte de la mayor parte de la base de su partido, era evidente que las tesis socialistas que incluían la “social democracia” y cierto “liberalismo”,  iban “más allá” que el marxismo fundacional.

En Metafísica también hay un “suresnes” ideológico que se puede resumir en la frase: “es necesario estudiar antes que rezar“. ¿Por qué? Porque el estudio te permite conocer y modificar  parámetros antiguos que pudiesen teóricamente estar equivocados, es decir,  te permite crecer y evolucionar mientras que el rezo no es más que nuestro deseo narcisista de que nuestras peticiones sean “oídas” en algún punto del Universo o de la bóveda celestial.

No necesariamente una persona que reza mucho tiene que ser al mismo tiempo un “gigante espiritual”,  pero todos los que estudian tienen el potencial de ser atendidos algún día si rezasen… Estudiar es el comienzo.

Dice Yehuda Berg que desde el punto de vista de la Luz,  el comienzo y el final de cualquier evento ocurren simultáneamente en el mismo instante. Nuestra “vida” es el comienzo,  nacemos para “estudiar” y de paso, rezamos,  nos cargamos de “saldo”,  pedimos y consumimos para nosotros o paro nuestros seres queridos y no tan queridos: dar y recibir…, pero no debemos olvidar que cada detalle del árbol completo existe dentro de su semilla.

Aunque para nosotros, el resultado final de nuestras acciones sea un misterio,  nuestro deber es “estudiar”,  conocer y entender  cómo funcionan las leyes que gobiernan la naturaleza (1%) y lo que está detrás de ella (99%).

A veces, un comienzo de lo más positivo puede acabar sorpresivamente en un final “no tan feliz”…. Otras veces,  sin embargo, nos trazamos (comenzamos) una meta muy concreta pero el camino (la vida)  nos conduce hacia un resultado diferente al que habíamos proyectado.

Así que no basta con que el comienzo de un proyecto sea bueno,  incluso con el mejor de los principios no existe la certeza de conseguir un buen resultado, ya que la distancia entre el principio y el final puede parecernos muchísimo más larga de lo que habíamos pensado.

Nunca vemos “la película completa,  solo unos cuantos fotogramas”.

Nuestro trabajo espiritual durante el mes de Agosto donde rige el signo zodiacal Leo (el “Sol”,  la “luz) es precisamente eso: meditar y estudiar sobre cómo ” mantener la fuerza hasta el final en todas nuestras empresas.” Ya sabemos que no es fácil en absoluto.

Como ya sabemos, la Luz interna “ve” la causa y el efecto de nuestros pensamientos, palabras y acciones  al mismo tiempo, y por ello debemos ser conscientes que lo que “tenemos”  hoy es producto de lo que ayer “sembramos” y que lo que hoy sembramos (y diseñamos)  es lo que mañana “tendremos”.

Por eso,  nuestro camino es largo y tortuoso,  como dice la canción con la que hemos subtitulado nuestro post de hoy,  debemos caminar sin prisa pero sin pausa,  evitando confrontar,  aceptando las reglas del juego,  jugando nuestras cartas de la mejor manera que sepamos, aunque para eso es necesario estudiar  “antes que rezar”.

Todos en nuestras vidas hemos tenido un “Suresnes”,  una encrucijada ideológica,  metafísica y paradigmática que potencialmente es el principio del resto de nuestras vidas.

Debido a esto,  la recomendación para este mes de Agosto es intentar re-conectarnos a la energía de la certeza y adquirir “ese” puntito de valor que nos proporciona  el conocimiento (el estudio) para poder enfrentarnos a estos desafíos. Con esta energía podemos mantener nuestras más puras intenciones hasta completar todo aquello que hacemos,  podemos recibir el poder Divino para unir “el final con el principio”, y así asegurarnos de que la negatividad que nos rodea no transformará ni corromperá nuestro esfuerzo cotidiano.

Progresar en nuestro camino espiritual requiere de un “principio” que radica en nuestro deseo de “cambio”,  pero después se necesita consistencia y compromiso hasta llegar al final del trayecto. Desgraciadamente,   muy a menudo observamos personas “espirituales” satisfechas y complacientes para con ellas mismas acerca de su espiritualidad,  porque instaladas en su zona de confort no se plantean ningún “suresnes” en su vida y esta actitud suele tener una consecuencia: el estancamiento y el retroceso.

“Lo espiritual” a diferencia de lo material,  al no tener consistencia está en permanente movimiento,  lo que tardamos una década en adquirir podemos perderlo en el transcurso de una conversación “frívola”.

Agosto no es  precisamente  un mes para tener “vacaciones espirituales”, de “dormirse en el trabajo espiritual”, al contrario, es el momento idóneo del “suresnes espiritual,  es decir,  refundemos  aquellos principios ideológicos nuestros que parecían inamovibles y saquémoslos a la ventana y veamos qué tal nos ha ido hasta ahora… Pronto vendrá Septiembre y la balanza de la constelación de Libra que nos inducirá a la toma de decisiones.

Como dice Yehuda Berg (si, El “Maestro” de Madonna) cada vez que vencemos nuestras barreras auto-impuestas por el intelecto (vaguedad, duda, inseguridad, odio, apatía etc…) ganamos el poder para convertir esta sabiduría en acción.

Y la “vida” es acción… de principio a fin.

Os dejo con una de las mejores canciones de Silvio Rodríguez que hace alusión a “este viaje que es la vida” y a la “Luz”. N o se pierdan la letra. Y si tienen alguna letra de otra canción que podamos compartir, pueden enviarla a: nosolodoctorylac@gmail.com

Oro parece, plata no es…, ¿quién soy?

2 julio, 2011

” Cowboy  de Media Noche” fue ganadora en 1969  de tres oscars a la Mejor película, al Mejor director y al Mejor guión adaptado. También obtuvo otras cuatro candidaturas: al Mejor actor principal (Jon Voight), al Mejor actor principal (Dustin Hoffman), a la Mejor actriz de reparto (Sylvia Miles) y al Mejor montaje.

Su director, John Schlesinger, atinó con todos los elementos que se barajan en una película para legarnos un retrato perfecto sobre un viaje iniciático que parte de la humilde y soleada Arizona a la rutilante y urbana ciudad de New York. ¿El precio del viaje? El protagonista crea un personaje ficticio, un cowboy, un tipo duro y seductor… con el fin de ganar dinero gracias a las mujeres. Como ven, la codicia justificó los medios, dió  sentido a su vida: vendió su alma. Se desconectó  de sí mismo.

Así es cómo  se pierde la inocencia y  el diamante que veníamos a pulir es sustituido por la fantasía del  TENER en lugar del SER.

Chaqueta de piel con flecos, botas y sombrero vaquero…, más la pose y su actitud,  recrearon una nueva  personalidad o máscara para cegar  el limpio corazón del chico de la América profunda. Aunque…,  a medio camino, la prostitución con hombres, la soledad…, la falta de  hogar…,  la  cruda aparente realidad que él mismo se había construído  le desbordó, hecho que afortunadamente le hizo despertar del “sueño”, y desear pasar página,  marcharse de allí…, recapitular.

Pero  lo más satisfactorio de esta pieza cinematográfica, está en la forma que nuestro cowboy escapa de ese mundo sórdido…, ¿cómo da el cerrojazo?: “ayudando a alguien que está en peores condiciones que él a hacer su sueño realidad: viajar a California”.

Por lo tanto, ayudar a alguien, cuando no se tienen fuerzas ni para uno mismo (audacia espiritual),  lo llevó al sol. Al sol californiano. A reencontrarse con el joven que iniciaba sus primeros pasos en la madurez, con la persona que era y que por una elección materialista estuvo a punto de perder.

Nilsson con su maravillosa canción “Everybody´s talking” cuenta lo mismo pero de forma condensada y metafóricamente.

Todo el mundo habla de mí

No oigo una palabra de lo que están diciendo

Sólo los ecos de mi mente

La gente se paraba mirando

No puedo ver sus caras

Sólo las sombras de sus ojos

(Soledad, aislamiento,

falta de corazón.)

Voy a donde el sol sigue brillando
A través de la lluvia intensa
Voy donde el clima encaje con mi ropa
Dejando atrás el viento del Noreste
Navegando por la brisa del verano
Y saltando sobre el océano como una piedra.

(Despedida hacia otro lugar donde pueda SER él mismo).

Podemos elegir quienes queremos ser,  elegir lo que decidimos elegir ser, engañar al mundo entero y a nosotros mismos, pero al final…,  nos damos cuenta  que lo mejor es SER de verdad lo que somos: únicos, imprescindibles, especiales y necesarios.

Mientras llegamos a esa constatación,  vamos ascendiendo por  nuestras mejores versiones posibles,  que al principio son instigadas por las circunstancias adversas,  pero  llegado el momento,   se transforma en una determinación firme.

El último puente hacia casa es  frágil,  pues solo se pasa actuando  contra nuestra naturaleza  al dejar de desear  RECIBIR. Doblegando el instinto pues mientras  domine no habrá camino para ejercer quienes somos ya que tapa la LUZ interior, nuestra esencia.  Nuestro libre albedrío empieza lejos del YO-EGO…, del intelecto y va  contra natura.

El crecimiento espiritual es molesto, es incómodo,  pues consiste en estar constantemente haciendo algo por los demás y si es posible desde el anonimato,  pero sus réditos son cuantiosos… Imagínense metiendo un palito de madera en una rueda hecha de nuestra dotación genética y nuestra cultura. Una palanquita hecha de voluntad que pretende librarnos  de dos yugos a la vez… para convertir DAR en nuestro instinto natural… ¡El mundo del revés!.

La idea no es luchar contra lo que no deseamos SER, sino extraer lo que ya somos y el camino es DANDO.

Si la canción que Julian Lennon dedica a su esposa, imaginan que se la dedican a sus verdadera esencia,  verán qué reveladora se vuelve la letra…

Que el lado luminoso de la fuerza te ayude a regresar pronto y recuerda que los pps, fotos, vídeos…etc… que te manden puedes compartirlos en: nosolodoctorylac@gmail.com

Golpes de timón

26 mayo, 2011

O lo que es lo mismo, decidir cambiar, variar el rumbo.

Siempre hablando de rectificar, de crecer, de aprender a usar el viento como un aliado soplando a favor en nuestras velas desplegadas para expandir la consciencia.

Las dificultades siempre nos traen información que nos permite mejorar el propio conocimiento y el del entorno, vividas así como oportunidades.

¿Qué puedo aprender o he aprendido del presente o último obstáculo?

Muchas dificultades tienen un carácter cíclico o son producto de unas circunstancias que tienden a repetirse.
La adversidad es una gran maestra, brindándonos la ocasión para desarrollar la capacidad de anticiparnos y de prever situaciones futuras similares. Anticiparse, en este caso significaría tener hechos los deberes la segunda vez que ocurran.

Cuando elegimos ”virar” sopesamos pros y contras. Hacer uso del libre albedrío conlleva reflexión, introspección ¡dudas! tiempos calmos y revueltos… ¡perfecto y divino equilibrio!
Para poder decidir con claridad debemos aprender a relajarnos en el silencio…para poder “conectar” y escuchar las respuestas que llegan de la “Fuente”.

Saber relajarse en pleno caos, aprendiendo a no ceder al pánico, ése es el sendero espiritual.

Cito y recomiendo a Pema Chödron en “Cuando todo se derrumba” : “El camino espiritual implica ir más allá de la esperanza y del miedo, entrar en territorio desconocido, avanzar continuamente. El aspecto más importante del camino espiritual puede ser simplemente seguir moviéndose” .

Cuando llegamos a nuestro límite, si aspiramos a conocer ese lugar plenamente —es decir, si aspiramos a no ceder ni reprimir— una dureza se disolverá en nosotros. La fuerza misma de aquello que haya surgido —la energía de la ira, la energía de la decepción, la energía del miedo— nos suavizará. Cuando la energía no está solidificada en una dirección u otra, nos traspasa el corazón y nos abre.

Valorar y decidir con el corazón, evaluando la repercusión en nosotros mismos y en los demás, aún estando en nuestro límite, (cada uno con el suyo), puede ser escoger el camino largo, inicialmente duro e incluso solitario; más suele resultar ser el corto cuando convertimos los contratiempos en verdaderos “trampolines”.

“Estoy dispuesto a dejar todo dijo el príncipe al maestro.
– Por favor, acépteme como discípulo.
– ¿Cómo elige un hombre su camino? Preguntó el maestro.
A través del sacrificio. Respondió el príncipe.
– Un camino que exige sacrificio es un camino verdadero.
El maestro tropezó con una estantería. Un jarrón valiosísimo se cayó y el príncipe se arrojó al suelo para agarrarlo. Cayó en mala posición y se rompió el brazo, pero consiguió salvar el jarrón.
– ¿Cuál es el mayor sacrificio, ver estrellarse el jarrón o romperse el brazo para salvarlo? , preguntó el maestro.
– No sé. Respondió el príncipe.
– Entonces, ¿cómo quieres orientar tu elección hacia el sacrificio?
El verdadero camino es elegido por nuestra capacidad de amarlo, no de sufrir por él”.
(Paulo Coelho)

Deja que SEA!

Estamos deseando que nos cuentes, nosolodoctorylac@gmail.com.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.