Temas etiquetados como: ‘elecciones’

Tal como somos

26 noviembre, 2011

(By Nosoloangel, Nosolocontrapunto y Nosolodoctor)

¿EL MEDIO AMBIENTE INFLUYE EN LA IDEOLOGÍA DE LA PERSONA ?

Hace unos días se estrenaba la nueva película de Tom McCarthy, Win Win (Ganamos todos) que según la prensa es una fábula moral sobre la crisis… y un hombre de a pie que hace sinceros actos de altruismo para su comunidad pero que en su empresa golpeada por la situación económica actúa de forma reprobable.

Según su autor , en su nueva película se aborda un conflicto entre “dos pulsiones”. Por un lado el deseo de convertirnos en personas honradas y generosas y por otra, el individualismo y codicia que ha impuesto el modelo económico actual.

Tom expone que estamos en la crisis, no debido a las personas que dirigen los países o las empresas (como muchos piensan) sino que ha sido a causa de todos nosotros, como consecuencia de habernos equivocado al elegir la pulsión equivocada. Textualmente afirma:”Se trata de una dualidad muy importante en la película, en mi opinión la crisis no fue organizada por un Satanás corporativo, si no por muchos hombres y mujeres honrados que se vieron impulsados a tomar decisiones equivocadas”.
Por lo tanto, Tom McCarthy da poder sobre su vida a los hombres, considera que somos libres, pero torpes, responsables pero atolondrados, bien intencionados pero faltos de juicio recto y demasiado impresionables por el entorno…

¿Qué les parece su opinión?

Desde su punto de vista creamos nuestra realidad, somos artífices, co-creadores. Y en muchos casos poco precavidos pues, a veces, nuestro narcisismo puede hacernos creer que somos invulnerables respecto a nuestro entorno y que podemos mantener cierta identidad ideológica frente a las encuestas; anuncios publicitarios, “demos” etc…, pero quizás esto debamos someterlo a revisión detallada …

¿El entorno ideológico y conductual, ético y moral que nos rodea es capaz de influirnos perjudicial o beneficiosamente dependiendo de lo realmente convencido que esté el individuo de sus ideologías?

¿Si dudamos sobre nuestras ideas nos aseguramos una actuación más justa y correcta? ¿No terminar de pintar el cuadro de quienes somos es un seguro de vida o de muerte?

¿Es posible que en medio de un grupo de personas carente de virtudes o de accionar incorrecto, un hombre “bueno” y “decente” mejoraría aún más su conducta humana, pues vería “desde afuera” cómo los demás persisten en su camino equivocado, provocando esto que el hombre aborrezca el mal y se aleje de él todavía más ?… ¿ o por el contrario se “contaminaría” y adquiriría para si; parte de las tibiezas y descoques de su entorno como le pasó al protagonista de Win, Win ?, ¿destino o libre albedrío?, ¿nacemos de una “manera” y la vida intentará “malearnos” o “modificarnos” o nacemos “como un libro en blanco” y la vida se limita a ir escribiendo en nosotros…?

¿Recuerdan las neuronas espejo? Aquellas que nos hacían actuar igual que nuestros semejantes indefectiblemente… Por lo tanto, lejos de ser libres la naturaleza nos dicta lo contrario…

Nos resulta fácil vivir en sociedades complejas, manejar una serie de tradiciones, hábitos, tecnologías, convenciones, formas de conducta y aprendizajes de complicados mecanismos de interacción, pero en lo que se refiere a vivir, ser uno mismo, ejercer el mítico “libre albedrío” y tomar cartas en nuestro destino, el asunto ya no es tan sencillo.
Esta complejidad por llegar a un equilibrio entre uno mismo y su medio ambiente nos viene de fábrica, y al igual que estamos hecho para beber agua y no lejía (sería una necedad negar las imposiciones biológicas, son parte del equipaje) nuestro pensamiento viene condicionado por el lenguaje que le da forma, un lenguaje que heredamos impositivamente y que no elegimos, y nos guste más o menos, las palabras conforman nuestra realidad (“el verbo se hizo carne”).
Además, desde la cuna somos educados en ciertos hábitos, comportamientos y condicionamientos, que formarán en nosotros una serie de arquetipos y convicciones muy difíciles ya no de erradicar, si no de cuestionar siquiera, y eso hace que seamos muy susceptibles de ser maleados por el entorno, además de muy previsibles: ¿Podría Héctor, el héroe de Troya, haber actuado de otra manera? ¿Podría haber mandado a la porra a Aquiles y haberse ido de borrachera o fugarse en lugar de luchar con aquel temido gigante?… Como poder, podía, una abeja jamás hará una presa ni un castor un panal de miel, pero con el hombre nunca se sabe…

Me pregunto que pudo más ¿Su programación socio-cultural, su propia convicción para hacer lo correcto o una mezcla de ambas? ¿Qué tuvo más peso en sus decisiones y cuanto hubo de verdadero libre albedrío en la decisión de Héctor?

Una de las premisas biológicas de nuestra especie es el ahorro, tanto a nivel físico como mental, la cultura es una forma de ahorro para movernos en nuestro entorno, pero como nuestras culturas adolecen de verdaderos maestros que nos enseñen desde pequeños la constancia de conocernos, cuestionarnos y cuestionar, nos hallamos bastante indefensos para ser nosotros mismos y extraer nuestro máximo potencial, es fácil y sencillo (y muy cómodo) dejarse engullir por nuestro propio entorno.

Decía Noam Chomsky que “Si tuviéramos un auténtico sistema educacional se enseñaría autodefensa intelectual”.

Bibliografía
– Ética para Amador (Savater)
– Antimanual de filosofía (Michael Onfraid)
– Curso de autodefensa intelectual (Norman Baillardgeon)

Si deseas participar en este blog hay muchas maneras de hacerlo… ponte en contacto con nosotros en: nosolodoctorylac@gmail.com

Un canasto para recoger setas

12 noviembre, 2011

(By Nosoloangel, Angel6, Nosolodoctor)

Tengo un Maestro que suele tener como frase tipo slogan la siguiente:
Lo barato es caro y lo caro, al final es barato
.

La entrada de hoy en la línea de colaboraciones conjuntas que estamos siguiendo, trata de esto precisamente. Para ello tenemos que remitirnos a una pequeña historia que le sucedió a una de las personas que colaboran en el blog.

Parece ser que  viviendo la intensa tarde de calor de hace unos días, su amigo Frasquito, un anciano retirado que hace bastones de olivo y cestos de mimbre,  le vendió uno de sus  canastos, el cual tenía la “particularidad” de que su entramado no era nada tupido…  En principio, lo que le tenía que haber llamado la atención pasó desapercibido, pero al final, la pregunta y la respuesta surgieron casi simultáneamente porque este tipo de canastos tienen una función o propósito muy concreto: ¿para qué “me” sirve un canasto de mimbre cuyo trenzado es muy holgado y su entramado es tan tenue y ligero que permite que al caminar caiga lo que se lleva dentro?

Respuesta: ¡Para recoger setas en el campo! Las personas que buscan setas en el campo las recogen sin limpiarlas, pues  saben que a través del entramado de mimbre seco, la tierra que se va despegando  está cargada de la simiente de más setas, de  esporas, que  volverán  al suelo  para que así el próximo año nazcan nuevamente más setas…

Es decir,  se recoge de la naturaleza lo que nos alimenta, pero se paga con una siembra de futuras cosechas. Un cesto útil, por tanto, que beneficia al recolector y al ecosistema.

¿A qué viene esta reflexión sobre canastos y setas?  Vayamos por partes (dijo el “descuartizador”):  Ya sabemos que el camino espiritual no es fácil, y que en ese camino las personas  construyen sus cestos o vasijas para Dar y/o Compartir, en función de las ventanas de oportunidades que nos surjan y también en función de nuestra conciencia y disposición de actuar como donantes y/o receptores.

Se podría decir que si damos y compartimos al mismo tiempo se va trenzando una cesta invisible (aumenta nuestro corazón) que recogerá cada vez más setas y permitirá al mismo tiempo,  que caigan las esporas que producirán nuevas siembras, con lo que  el círculo continúa.

Pero … ¿Qué ocurre cuando nos rodean personas que aunque afines  a uno mismo están en un “escalón superior” y no necesitan “nada de mí “?, es decir , ¿si lo útil y lo no útil es lo que me enfoca en mi propósito de DAR y RECIBIR, qué pasa cuando uno intuye cierta inutilidad  de dar cuando nos topamos  en un entorno “cerrado” aparentemente y más elevado  que a modo de invernadero,  al estar cerrado al exterior, en realidad, no está permitiendo que salga  la Luz directamente…?

Este tema viene magistralmente planteado en la película “Una extraña entre nosotros”, de la que ya hemos hablado,  en la que Melanie Griffith una bella  e infeliz “policía” “agnóstica” entra en un circulo cerrado donde queda “prendada” de la atmósfera de invernadero que se respira en un mundo aparentemente tan anacrónico y cerrado como es el mundo jasídico.

En esta película, curiosamente, ambas partes – policía guapa, liberal y “algo” insatisfecha con su vida y “Maestro” espiritual “atascado en su evolución personal –  por un “hecho aislado”,  se ven en la tesitura de salir cada uno de su zona de confort.

Tanto  Emily (Melanie)  como la comunidad de Jasídicos, donde se ha cometido cierto delito, salen de su zona de confort. Ella tratando de hacer bien su trabajo y la comunidad aceptando a la investigadora en su casa, como una más, (sin serlo)  buscando conocer “la verdad” de lo que “ocurrió”. Al final,  ella, cambia y mejora, y Ariel, aunque un Maestro “iluminado” también mejora pues se encontraba atascado en su evolución y las dudas planeaban sobre su cabeza…. sintiéndose “atraído” por la guapa, moderna y “liberal” Melanie. Aún así, es capaz de vencer  la tentación superándose a sí mismo; una prueba que le confirma su jerarquía espiritual y lo que se espera a nivel grupal de él.

La dualidad divina se puede entrever observando cómo cambian y evolucionan “ambos” y al hacerlo mejoran cada uno de sus “mundos” o entornos. Es decir: “ambos” ganan.

Cuando nos enfrentamos a algo nuevo, algo diferente, confirmamos nuestra capacidad de vencer al oponente, nos superamos. Afortunadamente, nadie esta exento de pruebas y nadie puede saber realmente su potencial hasta que no se encuentre en una situación “tensa” sexual, económica, política o de cualquier  otra índole que nos haga calmar a “corto plazo” nuestra “sed” material… Todos necesitamos un  Maestro; cualquiera que sea nuestro nivel y ¿Quién no necesita un amig@?

Dice la Mishna del Tratado de Ética de los Padres: “Cómprate un amigo y adquiere un Maestro”; se nos antoja que debería ser al contrario ¿comprarse un amigo? ¿no seria mas lógico comprar un maestro y adquirir (gratis) un amigo? ¿acaso  es ético “comprar” la amistad de alguien?

Responde Maimónides revelándonos un secreto metafísico fascinante: El Maestro se adquiere simplemente respetando las circunstancias vitales que la vida te ha impuesto: una enfermedad, una crisis vital, un problema legal, una equivocación…

Todas esas situaciones nos llevan al Maestro pero la amistad es todo lo contrario: nosotros tendemos a escoger “gratis” los amigos que nos hacen sentir cómodos y que nos reafirman en nuestra zona de confort cuando lo deseable es que paguemos un “precio” por tener una persona al lado que nos diga lo que no queremos escuchar e impida que nos durmamos y “muramos” en “vida”.

En la película que nos ocupa: Melanie Griffith no tenia Maestro y sí tenia “amigo gratis” (su compañero policía)  y así le iba a la pobre,  “anestesiada en vida,  “toreando” a un padre “bebedor”, sintiéndose “guapa” pero no “querida”,  en resumen,  “deseada pero no aceptada”. Mientras que Ariel, el “aspirante” a líder espiritual de su comunidad, era a la inversa: conocía los secretos de la Cabalah, pero no los de la vida “a pie de calle”,  tenía Maestro gratis (su propio padre) pero carecía de “amigo” y ¿qué hizo?  en realidad “compró” la amistad de la guapa … ¿Cuál fue el precio? : El precio fue “no tocarla”, respetarla por lo que era cuando lo fácil hubiese sido “acceder” a ella ejerciendo su “luminosidad”, parece “fácil” pero créannos, no lo es en absoluto…

Total, que ambos intercambiaron sus “excedentes” de cupo y así consiguieron ambos juntos (pero no revueltos) superar su momento critico existencial: ella “accedió a un nivel superior de entendimiento que la “revalorizó” adquiriendo “autoaceptacion” y entendimiento y con ello “paz interior”. Él “conoció” la realidad aparente (1%) que aunque pequeña es la causante de nuestros errores. Y por si hubiese duda sobre si el camino de ambos es el correcto,  la escena final de la película nos muestra una tercera persona que aporta la clave secreta que clarifica todo: “Dios tiene en cuenta las lágrimas de las mujeres”…

Moraleja: los grupos herméticos  no admiten ideas nuevas, ni eventualidades, ni novedades, no soportan salirse del guión porque entienden que la “vida misma” ES el “guión”.

Cada día; Dios “mueve” una ficha que nos obliga “a mover otra a nosotros,  el objetivo es sacarnos de nuestra zona de confort y obligarnos a no ser “nosotros mismos” y “al no ser nosotros mismos” ¿cómo poder mantener mi entorno sin contaminarme y al mismo tiempo seguir respirando el aire de “ahí fuera” y que necesito?

Al cambiar nosotros “también” cambia nuestro entorno y se abren nuevas posibilidades de crecimiento. He ahí el milagro.

Cuando sintamos un extraño entre nosotros o “nosotros mismos seamos un extraño en determinado entorno”,  no pienses que es una jugarreta del destino: al revés,  piensa que es el mismo Universo que “tensa” la cuerda para procurarte eso que dimos en llamar en una entrada anterior “audacia divina”. No debes quejarte de que tu canasto “deje caer” restos de esporas que permiten nuevas siembras para otros que también están en la búsqueda pero que vienen detrás de ti…  y ante la paradoja,  no sigas el camino fácil,  elige el largo y curvilíneo  como nos dice el trovador del siglo XX: venga vídeo:

En nosolodoctorylac@gmail.com esperamos tus propuestas, canciones, pelis…

Oro parece, plata no es…, ¿quién soy?

2 julio, 2011

” Cowboy  de Media Noche” fue ganadora en 1969  de tres oscars a la Mejor película, al Mejor director y al Mejor guión adaptado. También obtuvo otras cuatro candidaturas: al Mejor actor principal (Jon Voight), al Mejor actor principal (Dustin Hoffman), a la Mejor actriz de reparto (Sylvia Miles) y al Mejor montaje.

Su director, John Schlesinger, atinó con todos los elementos que se barajan en una película para legarnos un retrato perfecto sobre un viaje iniciático que parte de la humilde y soleada Arizona a la rutilante y urbana ciudad de New York. ¿El precio del viaje? El protagonista crea un personaje ficticio, un cowboy, un tipo duro y seductor… con el fin de ganar dinero gracias a las mujeres. Como ven, la codicia justificó los medios, dió  sentido a su vida: vendió su alma. Se desconectó  de sí mismo.

Así es cómo  se pierde la inocencia y  el diamante que veníamos a pulir es sustituido por la fantasía del  TENER en lugar del SER.

Chaqueta de piel con flecos, botas y sombrero vaquero…, más la pose y su actitud,  recrearon una nueva  personalidad o máscara para cegar  el limpio corazón del chico de la América profunda. Aunque…,  a medio camino, la prostitución con hombres, la soledad…, la falta de  hogar…,  la  cruda aparente realidad que él mismo se había construído  le desbordó, hecho que afortunadamente le hizo despertar del “sueño”, y desear pasar página,  marcharse de allí…, recapitular.

Pero  lo más satisfactorio de esta pieza cinematográfica, está en la forma que nuestro cowboy escapa de ese mundo sórdido…, ¿cómo da el cerrojazo?: “ayudando a alguien que está en peores condiciones que él a hacer su sueño realidad: viajar a California”.

Por lo tanto, ayudar a alguien, cuando no se tienen fuerzas ni para uno mismo (audacia espiritual),  lo llevó al sol. Al sol californiano. A reencontrarse con el joven que iniciaba sus primeros pasos en la madurez, con la persona que era y que por una elección materialista estuvo a punto de perder.

Nilsson con su maravillosa canción “Everybody´s talking” cuenta lo mismo pero de forma condensada y metafóricamente.

Todo el mundo habla de mí

No oigo una palabra de lo que están diciendo

Sólo los ecos de mi mente

La gente se paraba mirando

No puedo ver sus caras

Sólo las sombras de sus ojos

(Soledad, aislamiento,

falta de corazón.)

Voy a donde el sol sigue brillando
A través de la lluvia intensa
Voy donde el clima encaje con mi ropa
Dejando atrás el viento del Noreste
Navegando por la brisa del verano
Y saltando sobre el océano como una piedra.

(Despedida hacia otro lugar donde pueda SER él mismo).

Podemos elegir quienes queremos ser,  elegir lo que decidimos elegir ser, engañar al mundo entero y a nosotros mismos, pero al final…,  nos damos cuenta  que lo mejor es SER de verdad lo que somos: únicos, imprescindibles, especiales y necesarios.

Mientras llegamos a esa constatación,  vamos ascendiendo por  nuestras mejores versiones posibles,  que al principio son instigadas por las circunstancias adversas,  pero  llegado el momento,   se transforma en una determinación firme.

El último puente hacia casa es  frágil,  pues solo se pasa actuando  contra nuestra naturaleza  al dejar de desear  RECIBIR. Doblegando el instinto pues mientras  domine no habrá camino para ejercer quienes somos ya que tapa la LUZ interior, nuestra esencia.  Nuestro libre albedrío empieza lejos del YO-EGO…, del intelecto y va  contra natura.

El crecimiento espiritual es molesto, es incómodo,  pues consiste en estar constantemente haciendo algo por los demás y si es posible desde el anonimato,  pero sus réditos son cuantiosos… Imagínense metiendo un palito de madera en una rueda hecha de nuestra dotación genética y nuestra cultura. Una palanquita hecha de voluntad que pretende librarnos  de dos yugos a la vez… para convertir DAR en nuestro instinto natural… ¡El mundo del revés!.

La idea no es luchar contra lo que no deseamos SER, sino extraer lo que ya somos y el camino es DANDO.

Si la canción que Julian Lennon dedica a su esposa, imaginan que se la dedican a sus verdadera esencia,  verán qué reveladora se vuelve la letra…

Que el lado luminoso de la fuerza te ayude a regresar pronto y recuerda que los pps, fotos, vídeos…etc… que te manden puedes compartirlos en: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.