Temas etiquetados como: ‘espiritualidad’

12. Cadena de favores

20 febrero, 2018

 

Génesis 25: 6:

“Y a los hijos de sus concubinas, Abraham les dio regalos, viviendo él aún, y los envió lejos de su hijo Isaac hacia el Este, a la tierra del Oriente”

A esta altura de nuestro crecimiento personal aún hay mucha gente que no tiene claro el concepto de  “espiritualidad”, y mucho menos aún el propósito de ella.

Encontré el pasado mes de Diciembre un concepto llamado Ikica Igai que se parece muy mucho al concepto de espiritualidad y a la utilidad de ésta en nuestro mundo, y que nos puede ayudar a poner en definitiva luz  sobre nuestros interrogantes.

El termino en cuestión recibe el nombre  de Ikica igai  que literalmente significa en japonés “aquello por lo que vale la pena vivir”.

El “Ikigai”, como se le conoce en el mundo occidental, para mayor  facilidad, es uno de los tres factores  que al parecer tienen en común los habitantes de una aldea de la isla de Okinawa donde  todos llegan a los 140 años de edad.

El Ikigai como concepto, “aquello por lo que merece la pena vivir”  incluye cuatro aspectos: la vocación que tenemos (lo que nos gusta hacer), nuestra misión en el mundo (su utilidad), nuestro objeto de amor (a quien lo damos), y nuestra pasión (la intensidad con la que lo damos  haciéndonos a veces  felices y a veces desgraciados).

Ikigai es uno de los secretos para una vida larga, joven y feliz que tienen los habitantes de Okinawa, la isla más longeva del planeta. Sin embargo, en los códigos secretos de la cábala, el ikigai no es nuevo y está relacionado con el famoso Árbol de la Vida.

La cábala sostiene que el texto bíblico que en hebreo se llama Torah está escrito por letras hebreas cada una de las cuales tiene un valor numérico que se llama guematría.

Si transcribimos la palabra  Ikigai  al hebreo obtenemos Ikigai (יכיגי). En hebreo cada letra hebrea tiene un valor numérico asignado llamado Guematría, y si calculamos la  guematría de la palabra ikigai vemos que es 53:

י = 10

כ = 20

י = 10

ג = 3

י = 10

———

53

 

Por otra parte leemos en el Zohar (III-89 b) que:

וכל מאן דאשתדל באורייתא כאילו אשתדל ביה בקב”ה דאורייתא כלא שמיה דקב”ה הוי. ובגין כך מאן דאתעסק באורייתא אתעסק ביה בשמיה ומאן דאתרחק מאורייתא רחיקא הוא מקב”ה.

“Y todo aquel que se ocupa de la Torah es como si se ocupara de Dios, ya que toda la Torah  es un nombre codificado de Dios. De este modo, aquel que se dedica al estudio de la Torah se ocupa de ese nombre, por lo que aquel que está lejos de la Torah, está lejos de Dios”.

La Torah en el código del zohar no es sólo “aquello que hay que estudiar y descifrar como motivo de vida para salir de la dualidad”, sino también el secreto de una vida sana y feliz fuera ya de las limitaciones del tiempo y del espacio, de la matrix ya que, como podemos leer en Proverbios (III-18):

עץ-חיים היא, למחזיקים בה; ותמכיה מ

“Ella (la Torah)  es un árbol de vida para los que se aferran a ella y quienes la sustentan son felices”.

Cuando calculamos la guematría ordinal de la palabra  Torah, nos encontramos con la sorpresa de que también  es 53, la misma que la de Ikigai (יכיגי): la letra T es la numero 22 del alfabeto hebreo, la Vav de O; es la sexta, la R la vigesima y la Hei la quinta del alfabeto hebreo

 

ת = 22

ו = 6

ר = 20

ה = 5

———

53

 

Sabemos por la cábala que dos letras que tienen la misma guematría son hermanas conceptualmente, por tanto podemos decir que el Ikigai japonés es conceptualmente similar al estudio o conocimiento de la Torah de la Cábala

La pregunta es: ¿qué puede tener en común el Ikigai y la Torah?…

El Ikigai representa la esencia (el extracto) de la vida, la Torah es la “fuente” de la Vida. El Ikigai nos ayuda a que los días de nuestras vida se alarguen dándonos longevidad, hasta 140 años; la Torah nos mantiene enchufados al Árbol de la vida alejados de la muerte haciéndonos “eternos”. Ikigai y Torah son “acciones dadoras”; Ikigai es hacer aquello que sabes que dominas de forma excelente, de forma anónima y  sin recibir nada a cambio, y La Torah te da el conocimiento de los mundos superiores y 32 senderos para poder salir de la dualidad. La cábala fue escrita por Abraham para su hijo Isaac el heredero, el Ikigai es el regalo que recibieron el resto de sus hijos que fueron enviados al lejano oriente (¿Japón?).

El cielo da, la Tierra recibe. El Alma da, el cuerpo recibe. La materia recibe, lo espiritual da. Es decir, la dualidad eN su más íntima expresión se reduce a un “Dar y/o recibir”. Y en esta dualidad solo existen 4 posibilidades:

  • Dar para Recibir: es un engaño
  • Recibir para Dar: es el altruismo
  • Recibir para recibir: es lo material
  • Dar para dar: es lo espiritual. Imposible para nosotros

Nuestra existencia es la mezcla de un alma espiritual en un cuerpo material, por tanto no podemos Dar para dar, y tampoco debemos engañar dando para luego recibir.

Solo nos queda la posibilidad de recibir pero con la intención de devolverlo para darlo, es decir “compartir”. No podemos dar algo que no tenemos. Esta posibilidad nos hace únicos en el Universo. Y eso es el ikigai: uno recibe un don, una cualidad de excelencia que dominamos y que debemos dar incondicionalmente a cambio de nada. No se cobra ni se agradece porque el otro no sabe lo que le estás dando. Uno solo recibe favores de la vida con la condición de incrementar una enorme cadena de favores que nos hace altruistas, fraternales y solidarios, o lo que es lo mismo: somos los arquitectos y constructores de una  muestra del Cielo, aquí, en la Tierra. Y ese sería en última instancia el propósito de nuestra vida aquí en este mundo…

 

Tag: compartir, espiritualidad.

50 sombras de enGREídos

16 abril, 2015

Nada existe bajo el Sol que no disponga de su pequeña chispa de luz primordial.

Recientemente explicaba en una charla sobre temas existenciales  que todo lo que existe en nuestra realidad dispone de una luz que lo alimenta.  Cuando no somos capaces de distinguir esa chispa la única explicación posible es la existencia de algo que oculte su luz. Yo me lo suelo imaginar como una especie de manta que oculta la bombilla encendida de la existencia pero la cabala lo denomina Klipá, cuya traducccion literal es la de “cascara”.

Durante toda nuestra vida, nosotros, los que nos rodean y las cosas que nos rodean, sufrimos procesos de enklipatizacion, es decir, opacificacion de la luz interior que sustenta la existencia.  Es precisamente la opcificacion de nuestra luz la que nos enfria y dificulta tanto que nuestro sol interno transmita “calor” a nuestro entorno (influyamos “para-bien”), como que seamos capaces de ser influidos por los soles internos – el plexo solar – de las personas y decorado que integran el escenario que llamamos “vida”.

Cuando estamos en estados de opacificacion, no podemos transmitir y nos replegamos sobre nosotros mismos, solo queremos recibir y rellenar como sea el estado de carencia de… luz.  Nos volvemos engreídos, mirándonos nuestra tripita, eclipsados totalmente de amor. Eclipsados porque algo o alguien , o incluso nuestros propios pensamientos, sentimientos o acciones, ha dejado caer esa manta opacificadora, cascara o klipa, que impide a la luz asomar. Pero esa luz esta ahí….

Las próximas entradas de este blog se han dedicado al desarrollo de una metodología de trabajo que permita en poco mas de un año mediante el ascenso de la escalera de Jacob el total desmantelamiento de esas klipot o cáscaras de luz.

Desde Hoy hasta el próximo dia 10 de junio del 2016, iremos mostrando esas cincuenta sombras y su descodificación. Pasar del estado de engreimiento (en-grey y miento…) personal a otro mas evolucionado y abierto que permita escuchar, detenerse, comprender y luego hablar. Atravesar los dictados de la vida y pasar de un estado de “desnudez”  espiritual al de investirse con el ropaje de la dignidad humana.  Todo es cuestión de tirar de la manta adecuada….

La primera sombra a desmantelar  es la del miedo a la muerte. Con miedo no podemos movernos libremente…..

Continuamente vivimos pequeñas muertes cada día. Mueren células de nuestro cuerpo para dar lugar a otras, continuas historias que van quedando atrás, incluso prioridades; lo que ayer era fundamental hoy parece prescindible; lo que ayer era amor eterno; hoy….

Todo debe morir para que lo nuevo resurja. Si no murieran células de nuestro cuerpo, enfermaríamos. Si no murieran nuestras creencias y sentimientos, nuestra vida sería  inmovilista y no habría  evolución ni propósito en la vida. Si no murieran personas no existirá esa sensación de que el tiempo de acaba… ¿y?

No podemos dejar de aterrorizarnos ante la idea. Es lógico, no sabemos qué hay “después” o al otro lado. Mejor llamarlo reseteo, metamorfosis….

El primer ejercicio de esta larga escalera consiste en identificar una situación pasada en la que nos resistíamos a que finalizara, muriese o desapareciese y que, sin embargo, el tiempo nos ha dictado algo bueno, al menos mejor que lo que habíamos temido o esperado…, a la vuelta de la esquina.

Nosolonavegante, en breve nuevas pistas para quitar la manta y reiniciarte…

Los miserables

5 julio, 2012

(Nosolodoctor & Angel 2)

Dedicada a las buenas personas que un dia decidieron hacer felices a los demás…


Muchas veces creemos que “el mejor terapeuta” es “la mejor persona” o que determinadas personas que ocupan altas jerarquías en instituciones “dando charlas”, coaching, etc… ofreciendo “Reiki” y veinte mil veleidades terapéuticas más para hacernos feliz” están “por encima del bien y del mal. Falso.  Es justamente al revés: La mejor persona SI “va” acabar siendo el “mejor” terapeuta, pues no nos podemos olvidar que somos “personas “antes” que terapeutas.

Cuenta al respecto Karen Berg (una de las pocas mujeres cabalista contemporanea) la historia sobre un hombre anciano que tenía por yerno a un joven Maestro de la espiritualidad,  a quien la gente reverenciaba como un alma elevada y como un ser humano excepcional. Una semana, en la cual este Maestro de Maestros con una proyección académica meteórica paraba junto a su esposa y a su bebé pequeño en casa de su suegro, a mitad de una de las noches, el bebé comenzó a llorar con todas sus fuerzas y el suegro , apurado, bajó corriendo las escaleras para ayudar a su nieto y ver qué le pasaba. Mientras el anciano caminaba hacia el cuarto del niño, pasó al lado de la salita donde estaba su yerno quien parecía completamente ajeno al llanto de su niño.
“¿Por qué no has ido para atender a tu hijo?”, preguntó el suegro.

“Bueno”, contestó el joven Maestro “estoy en mitad de una meditacion muy reveladora. Iré en pocos minutos”…

Su suegro (como suegro que és) se detuvo un momento. Luego, calmado pero de forma firme le espetó: “si tu estudio o tu meditación te consume tanto tiempo que te impide escuchar el llanto de tu propio hijo… qué no será con el llanto del resto de personas…. entonces todas tus meditaciones, tus elevaciones y tu conocimiento no sirven para nada”.

¿Cuál es el punto de esta historia?

Pues que a menudo acumulamos conocimiento, datos ,talleres ,terapias y frases excepcionales que “nos elevan” tanto, tanto, tanto… que perdemos la conexión con lo terrenal y con el aquí y con el ahora… y cometemos muuuuchos errores “de omision” y nos autojustificamos manteniéndonos en una posición en la que podamos excusarnos de nuestra “no accion” diciendo que estábamos muy ocupados, estábamos muy liados en nuestro propio trabajo, nuestro propio interés (oraciones, meditaciones, cursos etc…) o un sinfin de problemas nuestros, pero la verdad es que si todo lo que hacemos en términos de estudio, es en aras de nuestro yo , de nuestro éxtasis espiritual, de nuestro “gustirrinin”meditativo-existencial” aislándonos tanto que nos impida estar “presentes” para los otros y “ayudarlos”… entonces es que algo no va bien en nuestras vidas y necesitamos revisarnos para examinar nuestras prioridades. Quizás seamos mucho más “ego-centricos” de lo que creamos. Porque “eso” tambien es “ego”. Muchas veces nos llenamos de conocimiento que no van a nuestro espiritu sino a nuestro ego( ¿alguien sabe donde esta la diferencia? Yo si…) Nuestra posición en la vida en vez de llenarnos con Luz y energía nos convierte en “miserables” espiritualmente hablando .

Así que ya tenemos dos caracteres espiritualmente hablando :  los vagabundos espirituales (de los que hablamos en un post hace unas semanas) y los miserables . Todos tenemos ego (de hecho, si no tuviéramos ego, no estaríamos aquí….vivos) pero es este tipo de ego en particular el que hace la diferencia entre llenarnos con energía positiva, la cual es Luz, y llenarnos a nosotros mismos con nosotros mismos. Asi que hoy, si eres una referencia espiritual para alguien abre los ojos en mitad de tu meditación y “mira” si hay algun “bebé” llorando. Quizás sea tu propio hijo…

Un consejo: Cuando elijan un terapeuta Reiki, sintergético, de la New age, de la polaridad, holístico, freudiano, gestáltico o jungiano; no miren sus diplomas:  miren “su” casa, sus jardines, su pareja, su salud,  sus plantas y su sonrisa…… no busquen “potencia energética”…. Les puede “freir” su alma y acabar boxeando con tu propia sombra (je…) e ir por la vida comiéndote el mundo, pagando atrasos y quemando “el barrio” en cinco asaltos… como dice la extraordinaria canción de Victor manuel que les ponemos en un minuto. Mejor un soplido de bondad o un susurro de solidaridad, de verdadera solidaridad. De verdad, de ternura (siempre hay tiempo para la ternura) y lo que se aplica a los terapeutas aplíquenlo a todo tipo de profesiones, médicos, periodistas,  deportistas . Ajhora si. La canciíon y concluimos :

Sí, es verdad, tenemos cosas que debemos hacer. Estamos todos ocupados con nuestras propias vidas y con nuestros clientes bla, bla bla……… . Estamos ocupados con nuestros negocios, nuestros propios lugares, nuestra silla, nuestra imagen . Tenemos obligaciones y responsabilidades que son importantes y nos agobian pero … “Eso era lo que queriamos” ¡, “triunfar”, el éxito !
Conclusión: No nos  malinterpretes. ¿ Quieres saber a qué nos referimos con lo de “tener saldo” . Estudiar y aprender es crucial para nuestro crecimiento espiritual, y cada uno de nosotros ciertamente tiene un trabajo que hacer en este mundo. Sin embargo, si nos volvemos tan ocupados que bloqueamos el acceso a las personas de nuestro alrededor que nos necesitan y a las que podemos ayudar y por las cuales podemos hacer algo, entonces tal vez necesitamos reevaluar lo que estamos haciendo y colocarlo bajo otra perspectiva.

Mi Maestro me lo dijo el dia del entierro del hijo de la “Mamy Blue” (se acuerdan?) : Vivimos en un mundo de “acción” y por lo tanto lo que cuenta es la “acción” : Aquella acción “restrictiva sobre tu ego te da “saldo” positivo para que “otras cosas menores” salgan para adelante. La “no acción” es de falsos. La no Acción es de avaros (“to pa mi”),  avaros espirituales o Miserables coleccionistas de conocimiento.

Mientras pensamos sobre lo que hemos relatado y de lo que se oculta entre las líneas( porque no hemos querido ponerlo explicitamente) les mostramos nuestra escena favorita de Los Miserables titulada “la Fuerza del perdón”, cuando el “convicto” pide entrar en casa del Obispo un “pez gordo de la jerarquía espiritual” y le pregunta ¿ de verdad puedo entrar en su casa? . Hala! Version original con subtítulos,  para no perder puntada la última escena lo que le hace el Obispo al convicto para tener “saldo” …

Comparte en: nosolodoctorylac@gmail.com

Tú y yo…

13 junio, 2011

Tú y yo,  a veces nos acercamos pero al momento siguiente nos sentimos tan extraños…, malinterpretamos las palabras, pero, escucha,  no tenemos que saberlo todo uno del otro.  Siento que entre los dos podemos hacer cosas  que nadie antes haya hecho…  Escucha esta canción, es exactamente lo que quiero decirte…

Hay personas que aún estando lejos de todo signo de contacto con el plano espiritual subyugan por  la magia que irradian, por la sensación de armonía que desprenden, porque sin parecer son y  ESTÁN en la Luz. Los hay de pelo largo enmarañado, con elegantes trajes, con zapatos de chúpame la punta o con las cejas pintadas de azul… Se les ve plenos, libres, tranquilos…

Sabemos que han llegado a un acuerdo personalizado, a un trato que les ha otorgado el entendimiento último, el que te da la certeza más allá de la creencia… La última infinitesimal vuelta de tuerca.

Sus energías están alineadas, en sintonía con algo superior.  Hay seres que son ese trozo de dividad, que son luz y sin embargo sus apariencias físicas o su marco intelectual proclama distanciamiento con respecto a estas experiencias… a cualquier trascendencia.

Creer no es ESTAR en la Luz. Creer es la antesala que conduce al ESTAR. Cuando se está ya no se cree, se siente la dimensión de la posibilidad, se siente la constatación de lo imposible como natural.

Se puede creer y estar, estar sin creer, se puede no estar y no creer,  se puede creer y no estar.

La experiencia trascendental se materializa  con  la constatación del milagro inmanente al hecho de vivir.  Nuestro reto, nuestra diana, nuestro pico en las alturas es experimentar esa sensación mezcla de tremenda sorpresa  ante la constatación de que la existencia  es un acontecimiento inexplicable, tan incomprensible como la aparición de la vida… en el planeta Tierra. Y, además, podemos añadir  el hecho de vivir unas situaciones  en vez de otras que en última instancia llevan a las personas a experimentar lo que deben experimentar para crecer, si lo desean. Pondré un ejemplo: hace unos días me encontré un conocido después de 10 años disfrazado de vikingo. Lo reconocí por su voz pues era una estatua de piedra en medio de una calle. Su indumentaria era impresionante y la espada que blandía con la punta apoyada en el suelo gigantesca, casi más grande que él. Les contaré que en el pasado su actitud belicosa fue la razón que nos hizo alejarnos de él. Ahora la “crisis” lo había dejado clavado en un lugar y su belicosidad, representada por  la espada,  había quedado paralizada en el tiempo y en el espacio. Hagan sus  cábalas…

Una de las preguntas que surgen en el campo del ESTAR es saber ¿cómo   reconocer “la estancia” a la que nos dirigimos…? En este caso sí hay teta y sopa, es decir, podemos elegir todo o solo una opción para llegar a la estancia del ESTAR.

Creo que la que hace referencia al Amor-Milagro  es la esencia y la que trata de creer o no es la que nos enciende la parabólica de la espiritualidad…, es el interruptor.

Es posible    un fiel ateo, o un creyente sin Dios, un cristiano laico… un creyente del Amor… ¿Por  qué no probar una fórmula personal, una microtrascendencia (de una macroespiritualidad a una microespiritualidad) que se ajuste a nuestra alma? Los dictados nada tienen que ver con la redacción libre…

Cada persona tiene una forma de vivir su espiritualidad,  de estar en el AMOR. Y así poder hacer cosas que nadie hizo jamás entre los dos.

Que la fuerza te acompañe en tu camino hacia ella para que llegues ahora mismo.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.