Temas etiquetados como: ‘éxito’

Carta a Forrest Gump

27 agosto, 2015

By Isabel

Mi queridísimo Forrest, te escribo estas letras (a pesar de haber tardado un montón en decidirme), para que, por favor, si lo tienes a bien, tranquilices a ésta inteligencia mía llamada normal, que tras conocer tu increíble historia, entre otras cosas, se ha puesto en pie de guerra y se ha dado cuenta que lo de normal no es ni malo ni bueno, ¡sólo diferente!

Por todo lo expuesto, me gustaría que me explicaras y sacaras de dudas, en unas cuantas cosillas simples para tí, ya que soy consciente de tu bajo coeficiente intelectual, y perdona por mi sinceridad.

Quisiera, por favor, me respondieras ¿cómo haces para obtener todo aquello que te propones y hasta lo que no te propones?. No quiero ofenderte con ésta pregunta, pero entiéndeme, estimado amigo, necesito que desde tu simpleza me comprendas. La mayoría de los humanos terminamos nuestros días sin alcanzar ni siquiera uno de nuestros sueños, un porcentaje pequeño consigue hacer realidad uno o algunos de ellos y otros muchos rezan porque no se hagan realidad sus peores pesadillas…, y en esta nos movemos los inteligentes. ¿Por qué tú sí Forrest? ¿Por qué tú si te elevas entre el resto de los mortales y tocas aquello que deseas, y aparentemente, con el menor de los esfuerzos, demostrando que todo es simple y sencillo?.

No sé, pero me suena a esa dura frase utilizada por nosotros, los inteligentes, los normales de a pie, de que: “a todos los tontos se les aparece la Virgen”, y vuelvo a pedirte disculpas por lo dicho, es lo que tiene ser poseedor de una inteligencia “normal”, que somos muy educados y podemos hacer lo que nos viene en gana sin importar el daño, porque con un perdón toda herida queda cauterizada y cicatrizada…, quizás tú no lo entiendes, pero es así.

¿Podría ser por tu bondad y buen corazón?, ¿por tu actuar no buscando un fin, ni tu propio beneficio?, sino disfrutando el camino como un pasajero VIP, viviendo y disfrutando sólo y nada más que el “aquí y ahora”, ocupándote sólo y nada más que de ser tu mejor versión para ti y para el mundo. ¿Podría ser por eso Forrest?, aunque sinceramente, y perdona de nuevo, a mí me parece una tontería tu forma de actuar, hay cosas mucho más importantes en la vida que esa obsesión tuya por ser una persona honesta y de buen corazón, valga de ejemplo el tener un buen trabajo, una buena casa, un coche envidiable y, por supuesto, el prestigio y reconocimiento social, esto último importantísimo querido Forrest, permíteme que te ilustre allí donde tú no llegas. En fin, no hace falta que te diga que no hay que perder el tiempo con ciertas tonterías como lo haces tú y como bien dices en una de tus lapidarias frases: “Tonto es aquél que hace tonterías”, perdona de nuevo pero “por sus actos los conoceréis”, y a ti tus actos tontos te delatan.

¿Será que tienes al Universo/Dios… de tu parte por tu capacidad de AMAR en mayúsculas a todo y todos sin excepción?. Tú mismo te jactas de ello y lanzas otra profunda frase que dada tu capacidad intelectual dudo mucho que ni tú mismo la entiendas: “No soy muy listo pero sé lo que es el Amor”. No sé qué clase de Amor es el que conoces, ¿te refieres al que sentías por tu amigo Bubba, por el cual arriesgaste la vida para sacarlo de la zona de combate en esa guerra en la que eráis compañeros? ¿O me dirás que el que sientes por Jenny de la que llevas toda tu vida enamorado hasta las trancas, y que no te hace ni pizca de caso?, ¿eso es lo que llamas Amor?, perdona de nuevo Forrest, pero sino fuera porque eres cortito te explicaría lo que es ese amor, que tú dices conocer, entre los “normales”, de los que tienes tanto que aprender. Sólo una pequeña aclaración, en el caso de que puedas entenderla, ¡es otra de tus muchas tonterías!, primero se egoísta y piensa en ti, ¿de qué te vale salvarle la vida a un compañero de batalla?, tendrías que haber salido corriendo y no parar hasta estar a salvo, ¿a quien le importa salvar una vida cuando el propio pellejo de uno está en peligro?, ¿cómo nos iría en éste mundo nuestro, gobernado por inteligentes, si nos dedicáramos a ir salvando vidas y ocupándonos del sufrimiento de los demás…?: mal, muy mal Forrest.

Y en cuanto al amor que sientes por Jenny, olvídate, eso no es amor, si no consigues que ella beba los vientos por ti, que te dé en cada momento todo aquello que necesites, que se deje la piel por ti, en y a cada momento de la vida, que esté disponible para ti 24 horas al día, que se olvide de ella y se dedique a ti en cuerpo y alma …, sino es así, olvídate, lo que tú sientes no es amor y tú no sabes lo que es amar, no lo puedes comprender debido a tu poca inteligencia, pero ya te digo yo que eso no es Amor, hazme caso, ¡sé muy bien de lo que hablo!.  La verdad me cuesta creer que con tanta gente especial el Universo/Dios te elija a ti para premiarte… Yo misma y sin pretender alardear, soy mucho más especial que tú… ¿porqué tendría Dios que premiarte a ti y no a mi?…, dime por qué, ¡necesito una respuesta Forrest!!

Dime Forrest, dime ¿quién es/son tus líderes, tus maestros, tus guías??, no los conozco y no me digas que te dejas llevar por tu instinto, por tu lucidez y la solidez de tus valores para buscar tu propio camino, todos tenemos necesidad de seguir a alguien, aún a riesgo de perder nuestra esencia y de volvernos dependientes… ¿Tú no??. ¡Contesta por favor!!

Y por último Forrest, y no por ello lo menos importante… Es una pregunta que una vez leí en un blog llamado Noesolounblog y que me impactó… Necesito saber (y no es curiosidad sino necesidad): “Si puedes estar sólo contigo mismo y ¿qué es lo que te sustenta cuando todo desaparece?”. ¿Quizás tu constancia en el esfuerzo? pero…, no se…, tienes, y perdona por enésima vez que te lo recuerde, “un retraso madurativo” considerable, ahora nosotros los de inteligencia “normal” aplicamos una palabra nueva para definir a los de tu rango: “borderline”, pues eso, eres borderline, aunque no sé sí lo sabes, por lo tanto, sería absurdo pensar que te esfuerzas y que eres constante, más bien pareciera un movimiento compulsivo hacia adelante característico de los de tu perfil, así me explico esa carrera, ese “decidí correr un poco y sin ningún motivo seguí corriendo”, debe ser eso…: sólo un movimiento compulsivo.

¿Sabes lo que duele, Forrest? Ver como conquistas el mundo con tus valores (amistad, familia, pareja, justicia),  tu lucidez y constancia para buscar tu propio camino, tu buen corazón, ese corazón al que a los de inteligencia “normal”,  por mil razones (y ninguna buena), nos está vetado llegar, y, sobre todo, lo que más duele, es que con tu baja inteligencia consigas más que la inmensa mayoría de los de inteligencia “normal”, eso duele en lo más profundo del alma.

Si tú, habiéndote creado Dios diferente, has llegado hasta el infinito y más allá… ¿qué estamos haciendo con nuestras vidas aquellos que hemos sido creados con plenitud de facultades?, ¿cómo, por qué y con qué derecho estamos saboteando la creación divina ¡no permitiéndonos Ser!?.

Mi querido Forrest, pensándolo mejor…, acabo de decidir no enviarte esta carta porque sé y estoy convencida de que: “LA VIDA ES COMO UNA CAJA DE BOMBONES, NUNCA SABES LO QUE TE VA A TOCAR”.

Y ahora en honor de todos nosotros porque somos seres especiales, con nuestros defectos y virtudes que nos hacen únicos e inigualables… ¡ música maestro!!.

“CLODOMIRO, EL ÑAJO”

(Carlos Mejía Godoy)

En el barrio Larreynaga,

al final de aquel atajo,

vive Clodomiro Artiaga,

a quien le dicen el ñajo.

Clodomiro es entenado,

como bien lo sabés vos,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz,

del celador mal pagado

de la farmacia de Cleto Urroz.

Clodomiro, Clodomiro,

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato panza arriba.

En la farmacia surtida del mentado Cleto Urroz

tiene bretiz Clodomiro, él es el cachimberboy,

el boticario sin dientes a la calle lo mandó,

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Oigan, amigos presentes, lo que al ñajo le pasó.

Hablado:

A ver, Clodomiro.

Sí, patroncito.

ándate a la ferretería

y me comprás una libra de clavos y un formón,

una libra de clavos y un formón

No, no, no, no, no,

tienes que apuntarlo

por que si no, se te olvida.

No me se olvida, patroncito,

yo tengo un truquito para que no me se olvida:

¿Cómo es el truquito?

le pongo musiquita.

¿Cómo que le pones in musiquita?

Óigala: una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

una libra de clavos y un formón

una libra de clavos y un formón.

Clodomiro como siempre, en la calle se topó

con su cuate Pico ‘e Liendre

que es un gran vacilador.

Clodomiro por vergüenza

la estrategia transformó

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló,

y en vez de la cancioncita

sólo la música chifló.

Clodomiro, Clodomiro,

¿para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cem…

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Cuando a la ferretería el Ñajo llegó por fin

Le preguntó el dependiente:

¿en qué te puedo servir?

Clodomiro muy tranquilo de su truco musical

le silbó la cancioncita con toda seguridad

Le silbó la cancioncita con toda seguridad

Hablado:

es lo que yo vengo a comprar, oí, vé:

(silbido)

Bueno, bueno, bueno, bueno, ¿pero qué significa ese silbido hombre?

Rápido, que estoy muy ocupado

Ah ,ese es el pedido que traigo, oí (silbido)

Un momento: o me decís lo que querés

O te saco a puñetazos limpios de aquí, de la ferretería, Ñajo tonto

Es que ya me llevó el diablo.

Y hace que sólo me acuerdo bien de la musiquita pero se me olvidó la letra.

Clodomiro, Clodomiro.

¿Para dónde vas tan serio?

Voy a ver un partidito

allá por el cementerio.

(silbido)

Y en asunto de mujeres,

¿cómo te trata la vida?

Me defiendo, me defiendo

como gato pan…

(silbido)

Querido Nosolonavegante, seguimos navegando a velocidad de crucero y en siete días volveremos con más…

39.Naturaleza Femenina

23 julio, 2015

(De 50 Sombras de enGREIdos)

Todo aquel que conozca (y entienda) la Naturaleza Femenina de  las cosas conseguirá lo que quiera…

No por su Fuerza ni por su Poder, sino por su espíritu…..femenino.

Sabemos que el Tsim Tsum es la retracción de la Luz Primordial para crear el vacio Existencial. Ese vacio “fértil” que recién se ha creado es “femenino” respecto a la luz primordial que lo creó. Se dice que es femenino porque es “rellenable”, por tanto, influenciable. Lo masculino “rellena”, llena o influye, mientras que lo femenino es una oquedad “llenable” y por tanto influenciable. Lo masculino aporta, lo femenino “aplica” y genera la llamada “utilidad”.

A partir de este Tsim Tsum todo va siendo masculino-negativo en orden decreciente hasta llegar a nosotros, la materia. Al margen de que Hombre y Mujer seamos masculinos y femeninos respectivamente, dentro de nosotros  tenemos  el binomio masculino-femenino. El Alma influye y es masculina respecto al cuerpo que  encaja al espíritu y que por tanto se comporta con un rol femenino.

En nuestro mundo interior ocurre lo mismo. Independientemente de que seamos Hombres o Mujeres, la Autoconciencia, el concepto de YO,  es Masculino y la Subconsciencia es femenina. Este es un gran secreto cabalístico que ayuda a disipar la terrible sombra de la “negatividad”.

Ninguna de las dos partes de nuestro aparato psíquico ,  el Yo, masculino, y la conciencia, femenina,  seria nada sin la otra.. Uno aporta y la otra aplica y genera.  La (sub)conciencia es la que realmente tiene todo el poder pues tiene todo lo creado a su disposición siendo así capaz de crear circunstancias, situaciones, mundos y materialidad; moviendo simplemente la información de lo que le ha aportado la autoconciencia, el YO.

Por tanto, todo depende de que las premisas en las que se basa la (sub)conciencia sean verdaderas o falsas. En los niveles supracoscientes, las premisas recibidas son siempre verdad pero a medida que descendemos a mundos mas cercanos al nuestro, las premisas son  algunas verdaderas y otras no tanto, y otras están tan fragmentadas y reducidas que apenas aportan “verdad” y “acierto” a nuestra (sub)conciencia.

Y aquí está el secreto de cómo disipar la sombra 39, la sombra de la negatividad, del “no”…  Fijate bien: la conciencia, como todo lo femenino, es capaz de ejecutar todo lo que sea siempre y cuando se sienta bien y honrada. El hombre podrá forzar a la mujer a que realice tal o cual cosa y probablemente lo haga, pero es una cosa forzada, impuesta por el temor o la jerarquía y probablemente no prospere… Pero si el Yo se lo sugiere amablemente se lo induce, no por su poder ni por su fuerza…, entonces la conciencia, femenina y deseosa de ser útil, lo desarrollará merced a su… espíritu.

El Ejercicio para estos próximos 10 días consiste en poner en un papel la siguiente frase: “ utilizaré toda la amabilidad y el buen trato de mi YO para aquietar mi (sub)consciencia,  hacerla sentir útil y querida por mi YO y darle a entender lo feliz que seriamos y lo útil que sería si ______________________________________(expresar un deseo)

Cuando sea posible. Amén.

La subconciencia es femenina y por tanto influenciable, moverá todos los hilos visibles y no visibles del universo siempre y cuando le hagas sentir bella, útil e importante, ofreciéndole argumentos indirectos y holísticos, muchísimo mejor y con agrado que con instrucciones directas y forzadas de un YO fuerte y egocéntrico que todo lo hace Él.  Quien conoce la Naturaleza Femenina  de las cosas, por tanto, puede obtenerlo todo.

Nosolonavegante, estaremos de vuelta en una semana.

Nadando en la nada

24 agosto, 2012

“Creer es crear” es un afirmación con dos caras, como todo. Por un lado, habla del potencial creador que habita en cada cual y que nos abre la posibilidad de hacer realidad o materializar todo aquello que imaginemos. Pero, por otro lado, las creencias también pueden ser limitadoras en cuanto a que son excluyentes (unas anulan a otras) y por tanto acotan irremediablemente el margen de actuación. Por eso es importante no casarse con las creencias (al menos no “hasta que la muerte os separe”); con ellas es mejor una relación “de hecho”, al menos desde mi punto de vista. Como dicen por aquí, “San me Creí y San me pensé, no están en el Santoral”.

Desde que los humanos somos humanos, hemos creído toda clase de cosas de las que nos hemos ido desdiciendo o, cuando menos, reinterpretando: son muy conocidas las teorías acerca de que la Tierra era redonda y el centro del universo… Por eso, como dijo Lin Chi “si te encuentras a Buda en tu camino, mátalo”, no hay que ser más papista que el Papa ni convertirse en talibán (por alusiones a la entrada de Ángel5) o mártir de ninguna causa (son las causas las que han de servir a las personas y no al revés). Desde mi punto de vista, existe una diferencia significativa entre “estar dispuesto a morir en el intento de vivir mejor” y “morir mientras se intenta vivir mejor”; puede que el matiz parezca mínimo, pero el detalle de la intención supone un punto de partida que lo cambia todo. Mientras que alguien que está “dispuesto a morir en el intento” desprecia el proceso y se centra en la meta (codicia); quien simplemente intenta vivir mejor teniendo en cuenta que puede que nunca alcance la meta, está completamente enfocado en el proceso y no depende de la consecución de su objetivo para su satisfacción, no necesita tener para Ser.

No obstante, lo cortés no quita lo valiente, ni los tacones el rimmel… y el hecho de no priorizar la meta sobre el recorrido no significa que haya que deprenderse de los objetivos, ni mucho menos… más bien todo lo contrario.
No digo nada nuevo si afirmo que, una vez alcanzados, los objetivos dejan de ser una motivación y hay que plantearse nuevos acicates. Entonces, ¿qué es exactamente lo que nos estimula y nos impulsa? El proceso, el camino… que sólo se crea gracias a la existencia de una meta, es decir, sin un punto de llegada al que unir el punto de partida, no existe segmento,  no hay nada palpable que disfrutar, sería como nadar en mitad de la nada, como si nos soltasen en medio del océano sin ninguna coordenada ¿hacia dónde moverse? Hacia tierra firme, sin duda… ¿Importa mucho en ese momento si se trata de una isla rocosa o de arena? No, lo relevante es encaminarte hacia un lugar sin perder el rumbo.

Pero una meta no se puede convertir en un tope… sí, es fantástico que haya un momento para celebrar los logros, pero detenerse o recrearse ahí equivale a estancamiento, a sentir una especie de vacío, como que falta algo… Un objetivo es una coordenada, un punto de orientación, pero no es lo que proporciona el bienestar; eso sólo lo consigue el movimiento, el no parar, el marcarse nuevos objetivos y lanzarse hacia ellos… La ambición, entendida como el afán de crecimiento y no como el ansia de almacenamiento (codicia), es la mitad del secreto del éxito; la otra mitad es la disposición para ponerse en marcha, el hacer…

El Problema y la Solución de Abril

7 abril, 2012

¿COMO PUEDO HACER PARA QUE MIS HIJOS SEAN EXITOSOS ?

R: PUES… POSITIVO…NUNCA NEGATIVO

Todo el mundo en la actualidad reconoce al Barcelona FC, como el club que más se ha acercado a la exquisitez futbolística; sin embargo ya nadie se acuerda de los momentos eternos en los que vivía a la sombre de los éxitos del Real Madrid.
Van Gaal fue el primer tecnico que tuvo el Barcelona con la suficiente capacidad de visión como para no esperar resultados a corto plazo. Van Gaal nunca se llevó bien con los periodistas, aunque la relación fue mucho peor en su primera etapa en el Barcelona que en la segunda, que comenzó en mayo de 2002 prometiendo un cambio de estilo, consciente de que en el pasado su fuerte carácter le había perjudicado, se quejaba enormemente de la interpretación reiteradamente negativa (nunca positiva) del presente.
Aplicándonoslo a nuestro campo, recuerdo una pregunta a sus alumnos de un profesor de Etica llamado Dov Brezak : ¿Cómo se obtiene que una ballena asesina pueda saltar 22 metros en el aire en un recinto cerrado y ante un público de niños? y se autocontestaba diciendo que los entrenadores del Sea World han logrado esta hazaña increíble al ayudar a la “ballena a no fallar.”
En un principio, se coloca una cuerda a un nivel bajo para que pueda saltar poco. Cada vez que la ballena saltaba ésa cuerda, se le daba una importante dosis de refuerzo positivo por lo que esta seguía saltando la cuerda. Con el tiempo la cuerda se iba elevando, poco a poco, hasta que alcanzó una altura de 22 metros…

La pregunta de este mes se contesta fácil : Si usted quiere que su hijo tenga éxito, encamínelo hacia el éxito. Concéntrese en lo que su hijo ya está haciendo correctamente , aunque usted considere que su rendimiento no es satisfactorio. Y ya sabe: refuerzo positivo siempre que lo haga bien, incluso si su hijo logra un éxito mínimo o parcial, aunque no sea precisamente lo que usted hubiera querido… aunque esté lleno de errores

¡Reconózcanselo !. No falla. Venimos a ganarnos el pan de la vergüenza; cualquier medalla es abrazada, saboreada y valorada (y recordada) si ha habido un esfuerzo previo.

RECUERDENLO: Valorar el esfuerzo, nunca el resultado… (si ya sé, ya sé que es en contra del sentido común… pero alguien dijo que el sentido común es el menos común de los sentidos y éste , ya lo habrán notado ustedes, es un “Nosolounblog”).
¿Recuerdan el exitoso post con que abrimos nuestro blog ? ¿se acuerdan ? eeeeeeesehhh? Ese precisamente trata del éxito y del refuerzo positivo.
Venga vídeo. Recuerdo feliz que hace dos años de ese primer post y ahora veo (entreveo) los resultados “siempre positivos”, de aquellos refuerzos positivos a aquel joven alumnado (hoy Maestros NBA). ¿Alguien lo dudaba ? Yo no. 😉

Ya sabes que tienes un buzón para expresarte en nosolodoctorylac@gmail.com

El Legado de Aquiles

9 diciembre, 2011
By Pimp & Nela (Nosólodoctor y Nosóloyoda)
Siempre hablamos en el blog de alcanzar la armonía, ese punto medio que tan bien expresa nuestro eslogan bloguero “ética y estética” una de las patas de la mesa de la que os hablábamos en la bienvenida a Ángel 7 ¿os acordáis? Hoy, si nos lo permitís, vamos a aplicar el “zoom” a la  “estética” en nuestras vidas. Me fascina que una palabra, a priori tan “superficial”, esconda entre sus letras otra palabra de distinto calado y por supuesto mayor “interiorización”, nos referimos a la palabra ética: “Estética”(rama de la filosofía que tiene por objeto el estudio de la esencia y la percepción de la belleza).

¿Conocéis la diferencia entre Ética y Moral? ¿Cuál responde a mayor virtud del ser humano “la moral” o “la ética”? Hay quien piensa que, con tanta espiral espiritual, las personas también necesitan de su “migita”  de aparente insustancialidad que lo contrabalancee de tanta trascendencia porque de lo contrario su crecimiento personal podría convertirse en una obsesión insana… es decir; entre “col” y “col”; una lechuga… ¿qué opináis vosotros?

Parece ser que, como a Aquiles, a todos se nos plantea el mismo dilema:

  • trascender nuestro ego (una vida larga y anónima)
  • o aferrarnos a él de modo tal que el único camino para alcanzar la inmortalidad (el éxito y la gloria) sea a través de la muerte (por muy contradictorio que suene).

Para Aquiles, ese anonimato era como pasar sin pena ni gloria por la vida, sin embargo, toda forma de vida nace con el instinto de continuar, su principal misión es cumplir el ciclo permitiendo que siga su curso. Luego el mayor éxito que puede alcanzar un ser vivo es VIVIR (Vida: aquello que tiene la capacidad de nacer, crecer, reproducirse y morir). Pero el ego, en su eterno juego de engaños, siempre tiene una treta para enredarnos y hacernos creer que la eternidad sólo se consigue a través de una muerte sonada, o lo que es lo mismo “pasar a la historia” en lugar de pasar por la vida. Es decir, suena muy bonito eso de que “permaneceremos en la memoria de las personas“, pero ¿somos sólo éso, lo que alguien o mucha gente recuerde de nosotros cuando ya no estemos “aquí”? ¿Somos sólo memoria?

A este respecto viene muy a cuento la “historia de Pirro“, un general griego; que ganó una batalla in extremis; con tan mala fortuna que murieron tantos en el campo de batalla, que no tenía el pobre Pirro a quien contarle su proeza…

Valorar lo cotidiano, saber darle a cada momento su lugar y a cada persona su momento es tan digno como emprender una mítica batalla. Nadie lleva una vida sencilla: ni el que nace en mitad de ninguna parte, ni el que tiene preparada una cuna de oro se libra de los dilemas de la vida, sólo cambia la forma en que se les aparecen, pero nunca la esencia.

Por lo tanto, no erraba Aquiles en querer ser grande (ética)  y asemejarse a sus dioses o alcanzar la divinidad, su equivocación radicaba en obcecarse en la forma (estética), creyendo que sólo entrando en el pasillo de la fama lo conseguiría; porque no se trata de arriesgarlo y complicarlo todo para que un puñado de anécdotas de tu vida sean recordadas, sino de simplificar tanto tu legado que de puro extenso en la conciencia humana, se vuelva casi desapercibido, tan obvio y generalizado que deje de plantearse como un dilema, para pasar a ser algo “aparentemente” insustancial pero auténticamente esencial y que, de tan corriente, no necesita de aprenderse ni de leerse, sino que constituye un pilar fundamental en cualquier vida. Ese se nos antoja el verdadero éxito, llegar a alcanzar una comunicación tan directa con la divinidad, que las revelaciones resultantes supongan aportaciones tan útiles a la humanidad que prácticamente se transmiten solas, sin necesidad de publicitarlas ni de que nadie las escriba para la posteridad.

¿Qué son los instintos (legados que nos vienen de fábrica, no se aprenden) sino los “caballos” que tiran de nuestra carroza (organismo), manejada por el cochero (nuestra mente) transportando al pasajero que va dentro (nuestra alma…) haciendo “motion”, moviéndose, circulando por esta vida . De la palabra anglosajona “Motion” (movimiento) viene… la  “motivación”: ni más ni menos que “las ganas y el sentido de vivir”.

Sin embargo, parece que a veces le otorgamos más mérito a cualquier inventor que fabrique un “consolador” (un sustitutivo o sucedáneo)  que a la posibilidad de encontrar a alguien digno de nuestro amor. Y obsérvese que no hemos dicho “alguien que nos ame” sino “alguien digno de nuestro amor”. Porque (y esto es Ética) el amor no se mendiga ni se adultera ni se devalúa; ni se compra ni se vende, como dice la canción de Manolo Escobar.

Descubrir la maestría de lo común/ordinario y reconocerle el mérito haciéndolo tuyo, aunque sea tarde, eso es la originalidad y la verdadera grandeza.

Gracias por estar “ahí”, nosotros seguimos en nosolodoctorylac@gmail.com

Recalculando el objetivo

30 noviembre, 2011

by el Oso Yogui y Bubú (Nosólodoctor y Nosóloyoda)

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias” (Locke)

Existen personas que se pasan la vida buscando la felicidad, esperando ser felices y con el paso de los años, descubren que han desperdiciado miles de momentos, que de haber sido conscientes y las circunstancias haberlo permitido, probablemente las habrían disfrutado mucho “más”. Es como si, a medida que vamos cumpliendo años, en vez de aspirar a ser más sabios, pretendiésemos  “no envejecer” y ahí empezamos a “perder el rumbo”… y de pronto nos damos cuenta de que nuestro GPS nos empieza a insistir: gire a la derecha… recalculando el objetivo… siga todo recto y luego la segunda salida a la derecha… Y nosotros… con cara de bobos e ignorando las indicaciones, vamos buscando desesperadamente esa felicidad (ese destino marcado en el navegador) que creemos que se nos ha escapado.  Estamos tan convencidos de que nuestra vida será mejor cuando logremos esto o aquello, que cuando lo tenemos, seguimos creando nuevas expectativas y nos sentimos frustrados porque nos gustaría que fuera de otra forma, porque seremos más felices cuando salgamos de esa etapa. La realidad es que no hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo. Así que mejor no plantearnos nuevos retos o condiciones para ser feliz “mañana” porque puede que mañana no venga. Una cosa es la ambición y tener metas para nuestra realización personal y otra muy distinta es pensar que dichas metas u objetivos nos van a asegurar la “felicidad”.

Mi abuela tuvo el gran acierto de darme una tremenda biblioteca que estaba a mi disposicion con tan sólo ocho años. Recuerdo que allí había un libro de una tal Pearl S. Buck titulado “Viento del este, viento del oeste” en el que menciona una frase de estas para enmarcar: “Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad”. No se dan cuenta de que el tiempo es un recurso muy valioso para perderlo . El ayer, ya no lo puedes recuperar, el mañana, llegará, pero tienes el hoy  que es un regalo; por eso lo llaman “presente”. Muchas personas confunden “éxito” con felicidad sin reparar en la enorme cantidad de personas exitosas que han muerto más tristes que las ratas… Ralph Waldo Emerson nos indica por donde podemos encontrar la diferencia entre ellas: El éxito consiste en obtener lo que se desea; la felicidad, en disfrutar lo que se obtiene .

Nos habrán leído ya muchas veces aquello de “los ojos no ven lo que la mente no sabe”, haciendo alusión a que nuestro cerebro es incapaz de procesar diferenciadamente aquello a lo que nunca se enfrentó. Esta especie de visión acotada nos hace buscar excusas que justifiquen actitudes para las que no tenemos una explicación racional. Por eso les vamos a contar la historia de 5 amiguetes nuestros (que podíamos ser nosotros mismos) cuyo GPS les fue guiando década tras década.

Estos cinco amigos de la infancia, decidieron reunirse todos para celebrar que habían entrado en los cuarenta. Finalmente se pusieron de acuerdo para cenar en el conocido  “Café Central” situado cerca de la Plaza Mayor de Madrid. En realidad eligieron el sitio porque las camareras  eran guapas, llevaban minifaldas, escotes generosos y una especie de “tu-tu” que con el tercer whisquie… “disparaba la “imaginacion”…

No tendría nada de especial el hecho, si no hubiésemos sabido que,  diez años después, esos mismos amigos quedaron de nuevo en reunirse para celebrar que ya eran todos cincuentones y volvieron a elegir aquel  restaurante del Café Central, sólo que la razón esta vez varió un poco: “el menú era muy bueno y además disponían de una magnífica carta de vinos”.

Pasados otros diez años, los mismos amigos, pero esta vez ya sesentones, se reunieron de nuevo para celebrar su entrada en una nueva década y acordaron “volver a aquel restaurante tan tranquilo al que fuimos aquella vez, ese donde no hay ruidos y ademas tiene salón para no fumadores…”

Diez años más tarde, y aunque parezca un chiste, los amigos, ya setentones, se reunieron ya jubilados y quedaron en cenar en el restaurante del Café Central, ya que éste era uno de los pocos que disponían de acceso para minusválidos e incluso tenía… ascensor.

La historia termina otros diez años después cuando estos amigos, ya octogenarios, vuelven a quedar para cenar en el Café Central, al que había que ir porque “nunca habían cenado allí”…

Sí, reíros, está claro que a estos amigos no les hizo falta recalcular el objetivo pero… en fin, habrá que irse acostumbrando si vamos cumpliendo años… Esta historia hace pensar en lo rápido que pasa la vida ¿os acordáis de la canción? Algunos recordarán la sevillana de Romero San Juan, otros la versión de Pata Negra

Pasa la vida y no has notado que has vivido, cuando pasa la vida.
Tus ilusiones y tus bellos sueños, todo se olvida.
Pasa la vida, igual que pasa la corriente cuando el río busca el mar
y yo camino indiferente donde me quieran llevar.
Pasa la gloria, nos ciega la soberbia y ves que de tu obra
ya no queda ni la memoria.

Hay canciones que se convierten en bandera de esa sensación de mirar atrás y ver que cualquier tiempo pasado fue mejor. Es difícil borrar de la memoria colectiva temas como el siguiente, que se incluye en el álbum en directo titulado, por cierto,  “Nos vemos en los bares” de Celtas Cortos:

Con los años perdemos visión (lo que no nos impide ganar perspectiva) y energía (lo que propicia dedicarle más tiempo a cada cosa en lugar de tratar de abarcar cuanto más mejor) y lo interpretamos como un “medio-gas” que va derivando en “media-luz”. Es como sentarse a ver el crepúsculo del atardecer (ese momento que ni es día ni es noche) y no disfrutar de esa bella visión plagada de tonalidades espectaculares porque sientes que el tiempo de la luz ya pasó. Y existe esa actitud que nos hace entrar en una dinámica “segura” anti-tropiezos que es la que nos mete en esa persistente recurrencia al mismo lugar, frente a la variabilidad de los motivos, como en el caso que le hemos contado de los amigos y el Café Central. A veces, los datos son secundarios y nuestro ser pensante ha de rendirse ante la intuición. Por más que tratemos de explicar sentimientos, sensaciones y emociones como el amor, nunca dejará de ser un gran enigma ante nuestros ojos. Podemos asignarle definiciones variopintas en un intento de moldear la realidad para hacerla más comprensible, en un afán característicamente humano de transformar el caos en orden (o más bien en lo que cada cual considera orden). Y con cada explicación mecanicista o mágica que descubrimos, dejamos de buscar respuestas, dejamos de aprender, para convertirla en un axioma incuestionable y empezamos a aceptar como verdad sólo aquello que nos reafirma lo anterior, que es lo que ya “conocemos”.

Creamos un mapa y decidimos que “el mapa es el territorio” olvidando que el mapa trazado en nuestras mentes es sólo algo representativo de la realidad y no la realidad misma. Y así nos pasamos gran parte de nuestra vida: a media luz. como el tango. Precioso también, por cierto (y tambien sensual y sugerente).

La propia expresión “a media luz“, ya es de por sí gráfica y definitoria para lo que queremos expresar.  Cuando  nos instalamos en esa epecie de limbo entre la luz  y la oscuridad,  nos envuelve una penumbra sensual, sugerente… donde parece que puedes refugiarte en una vivencia “X”   sin consecuencias “visibles”. A sólo un paso de la claridad, pero también al borde de las tinieblas. En ese estado , todos los gatos son pardos y es difícil saber con quien tropiezas o a quien le tiendes tu mano. Las sombras parecen corpóreas y los cuerpos, se antojan espectrales. Ni el paso del tiempo se quiere evidenciar… no hay noche ni mañana, ni arrugas ni tersura y si las hay ¿alguien puede percibirlas? No, pero hay que reconocer que puede ser tan tentador regirse por el “ojos que no ven…” que las pupilas se acostumbran a la penumbra y cualquier rayo de luz se convierte en una molestia… pero lo cierto es que la luz siempre estuvo, está y estará ahí, incluso cuando no la ves.

Tras la noche, vuelve un nuevo crepúsculo, un nuevo momento “a media luz”, esta vez matutino, que vuelve a encender el cielo con el alba.

Conclusión: la felicidad no tiene reglas fijas, mas un buen punto de partida para seguir siendo feliz “a media luz” es no comparar el presente con ningún tiempo pasado que, aunque fuese mejor, ya pasó… y un “sorbito más” siempre será un sorbito más… aunque tengamos que estar después  una temporadita tomándonos la tensión porque se nos ha “disparado”…  (y el azúcar y la prótesis dental se rompiera de un pisotón…)

Ahora empiezan las comidas de empresa, las de compañeros del gimnasio, reuniones de amigos… ¿sabéis ya dónde quedaréis? Se aceptan recomendaciones en nosolodoctorylac@gmail.com

No sólo palabras bonitas

15 julio, 2011

Cuando una persona tiene potencial, se espera de ella que lo ejecute en un determinado nivel aunque eso conlleve venderle el alma al diablo para acabar de eminencia charlatana en lugar de hacer lo que le gusta.

Si eres un crack de la cirugía, tu meta está en un hospital de prestigio; para ser una estrella de la interpretación tendrás que trabajar en Hollywood; y si tu corazón bombea más sangre de lo normal con el mínimo esfuerzo, lo suyo es que te machaques para batir unos cuantos récords olímpicos.

Todo eso, lógicamente y como todo en la vida, tiene un precio… es probable que el cirujano acabe operando, no los casos que más requieren de su talento sino los de aquellos pacientes que puedan asumir su caché. Lo más posible es que el éxito de la estrella de cine suponga una corte de paparazzis dispuestos a analizar su vida con lupa. La realidad del deportista de élite quizás la configure el ritmo de la competición y ya nada vuelva a ser un juego.

Pero ¿qué pasa si el cirujano prefiere hacerse voluntario y sustituye el tacto de una corbata de seda por los abrazos de los pacientes a quienes salvó la vida? ¿Qué problema hay en que el actor decida no dar el paso a la gran pantalla y opte por permanecer sobre las tablas de un teatro trabajando cara a cara con su público? ¿Qué hay de malo en tratar de seguir disfrutando de esa pachanga tras el trabajo, sin riesgo de lesiones, ni la presión por los resultados?

Son cosas que, si las dices, a todo el mundo le parece genial… ¡qué buena persona! ¡qué humilde! ¡qué generoso! ¡qué sencillo! Pero sólo si se queda en eso, en buenas palabras; si decides llevarlo a la práctica, la exclamación cambia a ¡qué loco! Pasas a ser un insensato, irracional que pretende tirar su vida por la borda, poco menos que un camicace que convierte las “buenas causas” en atentados suicidas.

¡Ojo! Es maravilloso que te paguen (te recompensen) por hacer aquello por lo que estarías dispuesto a pagar tú. Pero que te ofrezcan un precio por desempeñarlo, no significa forzosamente que tengas que asumir la plusvalía.

Decimos que lo más importante es la felicidad, el bienestar, la auto realización… bla, bla, bla… la corriente se mueve por dinero, prestigio, poder y pobre del que no la siga… Aunque una cosa no quita la otra y si el valor añadido te resulta barato… mejor que mejor, pero si eliges dejarte llevar, lee antes la letra pequeña, que sepas lo que firmas para no acabar ahogado en tu propia inconsecuencia o en un mar de insatisfacción.

Porque lo mismo ocurre si te sientes lanzado, si te marcas una meta que para los demás resulta galáctica. Que si eso no está hecho para ti, que si sólo unos cuantos lo consiguen, que si es muy difícil… ¿Qué pasa si quiero ser astronauta de verdad? Alguien tiene que serlo ¿no?

Todos anhelamos una vida exitosa y en esa búsqueda, a veces se nos olvida que el verdadero éxito no lo marca la Lista Forbes, aunque si esa es tu meta ¡adelante! Alejandro Ariza (terapeuta, conferenciante y fundador de Nueva Conciencia) sostiene que el verdadero éxito viene cuando haces algo que:

  1. Te resulta fácil, aunque a los demás no
  2. Te divierte
  3. Generas resultados

El año anterior a comenzar la Universidad, todos los alumnos del último curso tuvimos que visitar a la orientadora del instituto. Se supone que mi futuro laboral era ser economista… toma del frasco, Carrasco… Sinceramente y después de haberme leído, ¿alguien me imagina de economista? Pues, al parecer, doy el perfil… ¡yo! que por aquellos entonces pensaba que el Nikkei era el protagonista de un cómic manga o algo así. Menudo ojo clínico. Así que, bastante desconcertada, le dije:

–    Verá… es que a mí lo que me gusta son los medios de comunicación

–    No hay problema, es perfectamente compatible. Tú estudias económicas, cuando termines realizas un máster en periodismo y te dedicas a la prensa especializada en este tema

–   ¿Y no sería mejor estudiar cine y dedicarme a la prensa especializada en este sector?

–    No, que va, eso no tiene futuro

–   ¿Por qué? Si hay más gente que consulta la Cartelera de un periódico que la sección de economía…

Buscar orientación cuando no te sientes seguro es complicado porque no sólo te enfrentas a tus miedos y a tu orgullo, sino también al de la persona a la que recurres, te expones a que tu luz ciegue al ego del vecino y su consejo venga ya con el ceño fruncido de antemano.

No dejes de preguntarte ¿qué quieres ser? y si no obtienes respuesta, prueba cosas, avanza a favor de la corriente pero a tu ritmo. Y cuando por fin encuentres tu tarea… lánzate a por ella. La vida no són sólo 15 días. Felices vacaciones

Y después de las vacaciones (o durante) cuéntanoslo todo en nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.