Temas etiquetados como: ‘experiencia humana’

Aceptar es liberador

22 noviembre, 2011

En la última sesión en  mi formación en  Bioenergética, se trató de adentrarse en ciertos niveles de profundidad emocional lo que supuso un reencuentro con aquellas partes de nosotros mismo que rechazamos , con “la sombra” esa zona de la psique humana que intenta retener los impulsos  vitales que fueron negados y/o castigados durante nuestra educación.

Experimentamos un ostracismo mantenido detrás de frágiles diques internos que constantemente requieren de nuestra energía para impedir que nada de lo que allí se halla se filtre al mundo exterior. Aproximarse a todo esto supone en última instancia entrar en contacto con el dolor del que hemos tenido que distanciarnos , del que huimos, y que ha marcado el curso de nuestra construcción como personas.

Es, por tanto, un dolor gestado, encapsulado y mantenido por el desencuentro afectivo y el rechazo de aquello que portamos como seres humanos, un dolor confinado en nuestra entrañas por el aislamiento de una soledad no deseada, que ahora requiere necesariamente para disolver la presencia de otros seres humanos que estén dispuestos a recoger esas partes de nosotros repudiadas.

Estos seres humanos deben perfilarse como personas que nos apoyen hacia el encuentro  de un poder y un contacto real , aquél capaz de despertar la confianza y la libertad que merecemos simplemente por ser quienes somos.

Si bien es cierto que todos los que recorren y recorremos esta senda hacia un estado de mayor consciencia sabemos que este proceso no es fácil, que requiere tiempo, paciencia, osadía y un inquebrantable compromiso con uno mismo, lo más importante es que sí es posible hacer este camino de reunificación.

Durante este camino podremos y sabremos descubrir el don de nuestro vehículo físico, que como un universo en perpetuo movimiento nos mueve y nos guía a la vez. Gozaremos así mismo al permitir que el cuerpo ocupe el lugar que le corresponde por derecho propio como puente sincronizado y perfecto entre lo terreno y lo divino.

Hemos visto la necesidad de situarnos para poder orientarnos, y cómo el cuerpo en este aspecto es un buen referente, pues se encuentra más allá de la confusión y la complejidad social y personal, siempre está ahí y es sincero.

Se trata en definitiva de recobrar esta relación sagrada con el propio cuerpo, trabajar en una dirección coherente para cultivarla, y desde aquí, poder acceder a una especie de reencarnación cotidiana que nos permita vivir la experiencia humana desde un lugar más esencial.

SENTIR a través del filtro de nuestros sentidos que estamos vivos, y que la vida corre, efectivamente , a través nuestro.

FELIZ DÍA!




Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.