Temas etiquetados como: ‘felicidad.’

Tomates verdes fritos

18 junio, 2015

By Ali Mac Bil

El secreto de la vida lo cocinas tú,

según la receta que prepares…

Siguiendo con los ya ceremoniales encuentros de la “La Klave”, en el pasado mes de Abril le dimos paso a la película Tomates Verdes Fritos.

Sin duda fue una reunión muy singular; cada una del grupo con su ingrediente esencial y con la ilusión de aportar, investigar y sacar nuestra propia “receta” del secreto de la vida.

Ante mi observé una extraordinaria convención donde participaron chef de cocina tradicional (con esas valiosas recetas que se pasan de generación en generación), jóvenes e innovadoras chef aportando recetas revolucionarias y arriesgadas; y, como no, chef de alta cocina (ya habían conseguido, al menos, una estrella Michelín).

Todas ellas complementos vitales para elaborar una creación auténtica, real y verdadera. Urdiendo recetas reveladoras y sanadoras para el alma con unos ingredientes esenciales.

El AMOR como materia prima de todo plato que se precie; se habla constantemente del amor… pero ¿realmente se hace un buen uso de él?

Es posible que el detalle que se nos escapa es el de concebir el amor en su amplio espectro, no podemos quedarnos en el concepto de las películas romanticonas o novela rosa. Hay que ir más allá de los límites terrenales y hablar de un amor y entrega incondicional sin esperar nada a cambio, sin desear el recibir… con expectativas cero.

La libertad de amar sin que nos provoque costes, sin que nos sintamos obligados a… amando a la humanidad, la vida, los defectos y virtudes, la naturaleza… como nos muestra Idgy en su libre expresión y comportamiento.

Y, como condición “sine qua non”, permitirnos la libertad de amarnos a nosotros mismos; aceptarnos, abrazarnos, mimarnos, buscar momentos de intimidad y decirnos con un susurro profundo… “te amo”. Acto imprescindible ya que somos lo que proyectamos, y si no somos capaces (y valientes) de amarnos a nosotros mismos, ¿cómo vamos a amar todo lo demás?.

“EL AMOR MÁS GRANDE”

Yo creo que los niños son nuestro futuro,
enséñales bien y déjales seguir su camino.
Muéstrales toda la belelza que tienen dentro de ellos,
dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil.
Deja que las risas de los niños
nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Todo el mundo está buscando un héroe,
la gente necesita a quién admirar.
Yo nunca encontré a uno
que llenara mis necesidades.
Era un lugar solitario,
así que aprendí a depender sólo de mi.
Decidí hace mucho tiempo
que nunca caminaría en la sombra de nadie,
si fallaba, o si acertaba,
al menos viviría según mis creencias.

No importa lo que me quiten,
no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos

me está sucediendo a mí.
Encontré el más grande amor
dentro de mí.

Porque el más grande amor
es fácil de conseguir,
aprender a amarte a tí mismo
es el más grande amor de todos.

Yo creo que los niños son nuestro futuro,
enséñales bien y déjales seguir su camino.
Muéstrales toda la belelza que tienen dentro de ellos,
dales el sentido del orgullo para que les sea más fácil.
Deja que las risas de los niños
nos recuerden cómo solíamos ser nosotros.

Decidí hace mucho tiempo
que nunca caminaría en la sombra de nadie,
si fallaba, o si acertaba,
al menos viviría según mis creencias.
No importa lo que me quiten,
no pueden llevarse mi dignidad.

Porque el más grande amor de todos
me está sucediendo amí.
Encontré el más grande amor de todos
dentro de mí.

Porque el más grande amor

es fácil del conseguir,
aprender a amarte a tí mismo

es el más grande amor de todos.
y si por casualidad ese lugar especial

con el que has soñado
te lleva a un lugar solitario,
encuentra tus fuerzas en el amor.

El LIBRE ALBEDRIO, la libre elección le da a los platos ese toque diferenciador.

Ejercerlo como tal, aparentemente, parece fácil; y, sin embargo, ¿sinceramente sabemos diferenciar si lo que elegimos es genuino o viene impulsado por el sometimiento social y unos roles predeterminados?

Hasta qué punto somos dueños de nosotros mismos y hacemos lo que realmente queremos. Dónde está la delgada línea de separación, la frontera entre el YO y el NOSOTROS.

Se llega a tal punto en la vida en el que nos institucionalizamos tanto que no somos conscientes de las “orejeras” que llevamos puestas, como los caballos del parque que tiran de las carretas.

Me pregunto si somos conscientes del precio que estamos “pagando” para seguir la corriente de la “normalidad”, y cuánto estamos dispuestos a seguir pagando para no sacar los pies del tiesto…, algunos llegan incluso a pagar con su propia vida; como en una de las emblemáticas escenas de la película donde Budy muere atropellado por un tren por un acto tan “inocente” como el de ir tras el gorro que se le vuela a Ruth. El hombre caballeroso que siempre está dispuesto a socorrer a una damisela en apuros, aun arriesgando su vida para ello…

Pero aún vamos más allá; le trasmitimos este legado institucional a las generaciones venideras bajo vanas justificaciones como: quiero proteger a mi hijo, no quiero que lo señalen con el dedo, no quiero que sufra…

Y digo yo, ¿hay mayor sufrimiento que la pérdida de la libre elección, de la individualidad, de decidir quién ser?

Para darle un sabor más intenso a nuestros platos podemos añadir el AQUÍ Y AHORA; o como diría Idgy: ¡TOWANDA!!!

La presencia y determinación en nuestros actos de la vida diaria.

Nos anclamos en el pasado, nos perdemos en el futuro y desaprovechamos el presente.

Parafraseo una historia que me contó el “gran Kahuna” sobre un hombre que fue injustamente encarcelado; pasados unos años le dieron un permiso de un día y le preguntaron qué día eliges para salir… el preso contestó: HOY.

¿De qué sirve desanimarnos por experiencias pasadas? ¿Por qué paralizarnos por miedos futuros? Cada segundo, minuto y hora en el que estamos es el momento perfecto para hacer o no hacer; la vida es como un Tiovivo, nunca para de dar vueltas… y para esta reflexión la frase que me retumba es “Yetzt oder nie” (Ahora o nunca).

El AUTOCONOCIMIENTO es la argamasa, el ingrediente que armoniza los sabores. Aquí hago alusión a una vivencia que experimentan los bebes; al nacer pasan de estar en un medio acuoso (dentro del vientre maternal), a un medio gaseoso (el aire); este cambio provoca en él una pérdida de la percepción sensorial de sí mismo con respecto a lo que le rodea, ¿dónde termina su cuerpo y dónde comienza lo demás?

A los adultos nos ocurre algo similar; olvidamos la percepción de nuestra persona, perdemos nuestra esencia…, de qué pasta estamos hechos. ¿Dónde termina el YO y comienza lo demás?

El acto del autoconocimiento (siempre con respeto hacia nosotros mismos), de hacernos conscientes de nuestras virtudes y carencias hace que emerja, desde las profundidades de nuestro SER, lo que podemos aportar y qué necesitamos recibir. Configurar qué pieza del puzle somos y ubicarnos (aquí encajo…, aquí no).

Como la relación entre Idgy y Ruth, muy distintas entre sí (diferentes piezas del puzle) ; sin embargo, se complementan la una a la otra cimentando una relación auténtica y fructífera.

La FELICIDAD es uno de esos ingredientes, según he oído, difícil de encontrar.

¿Es posible que no lo estemos buscando en el sitio adecuado?

Evelyn la buscaba, como muchos; frustrándose ante “tanto esfuerzo para nada”. Hay una escena en la película donde Evelyn le dice a su marido: “Ed, estas clases a las que estoy asistiendo no nos sirven de nada”.

Resumiendo, si hago que los que me rodean sean felices ellos me harán felices a mí. Aquí propongo un ejercicio de inversión de “el Método” de Byron Katie: “si yo soy feliz los que me rodean serán felices”, una creación de círculo de influencias donde recoges lo que siembras… la Felicidad.

El siguiente diálogo representativo de Evelyn con su marido es:

–        Ed: Estas rara, ¿qué te pasa?

–        Evelyn: Algo ha cambiado; el aire y la luz.

Al descubrirse ante nosotros la realidad de que la felicidad está en nuestras manos y no en la de los demás ocurre que; no tenemos el corazón encogido a la espera, se expande y respiramos más profundamente (nos acercamos a la vida) y; miramos con otros ojos, se disipan las sombras y vemos con más claridad.

Así pues el secreto de la vida está en la receta que preparemos utilizando el amor, el libre albedrio, el aquí y ahora, el autoconocimiento y la felicidad; ingredientes que están en nuestras manos.

Deseo que la vida os encuentre “con las manos en la masa”.

Hasta el próximo jueves, Nosolonavegante.

Felicidad o Bendición

27 septiembre, 2013

By Nosolodoctor

Que el rocío siempre esté sobre tu cabeza y que la lluvia llegue en su tiempo a tus campos.

Que la brisa te traiga el perfume de la intuición  y  el mar la determinación de llevarla a cabo.

Que los ríos corran para el lado que quieras navegar y que el oleaje, el temporal y la crecida nunca te sorprendan en tu viaje.


Que puedas encender el fuego que necesites y que no te falte agua para beber ni para mantenerte limpio.


Que tus necesidades sean pocas y bien delimitadas y que nunca, nunca, te falte capacidad de amar aunque no seas correspondido.

JSB, 1983.

Hay muchos que piensan que la vida es una escalera en la que intentamos alcanzar nuestro particular póker de la felicidad: lograr riqueza, poder, satisfacer  nuestros deseos, tener un trabajo digno y, finalmente, alcanzar cierta plenitud espiritual que mucha gente, dicho sea de paso, confunde con la llamada “realización personal”… Pero, y este es el objeto de la entrada de hoy, ¿es eso cierto?, ¿son estos cuatros objetivos “los” objetivos (valga la redundancia) de nuestra vida?, ¿tenemos asegurada la felicidad y el éxito en la vida con su consecución?

Respecto a la riqueza puede que sí porque cierta independencia económica no voy a negar que nos proporciona algo de pseudoseguridad, respecto al  trabajo digno tendríamos que ponernos de acuerdo sobre qué consideramos por “digno”, pero donde tengo más dudas es  en el tema de la satisfacción de los deseos y en “eso” de alcanzar la  ”plenitud espiritual”, entre otras razones porque estos dos objetivos son, según Maimonides y toda la mística en general,  incompatibles entre sí: la satisfacción de los deseos “carnales” son a priori  incompatibles con el pleno desarrollo espiritual pues en principio “cuerpo y espíritu” son dos fuerzas antagónicas que idealmente deberían, todo lo más, estar en equilibrio sin predominar una sobre otra .En palabras de Oscar Wilde existe la paradoja sobre el deseo :

En este mundo yo sólo sé de dos desgracias: la primera es no conseguir lo que uno desea, y la otra es conseguirlo; ¡esta última es una verdadera tragedia!

¿Por qué? Porque la satisfacción del deseo es por definición “fugaz” o en el mejor de los casos temporal como el hambre, la sed, el sexo… Lamentablemente, a veces confundimos “deseo con necesidad”  de la misma manera que un niño puede confundir una “chuche”  con una “comida”. En última instancia también el dinero, sin darnos cuenta,  tiende a ocupar el puesto principal y objetivo de nuestras vidas. Si bien la mayoría de las horas que estamos despiertos durante el día las dedicamos a conseguir seguridad económica, afectiva y “carnal”, más o menos en ese orden,  a veces se nos olvida (algunos es que no lo saben) que el objetivo de todo debe ser: “ser algo sublime y espiritual”.

El objetivo principal de todo lo que hacemos debería ser hacer del mundo un recipiente mejor de lo que encontramos, para que el “helicóptero de lo divino” se pose entre nosotros y nos proporcione bendición, lo cual no es felicidad pero tampoco es moco de pavo…

Así que hoy te pedimos que nos digas: ¿cómo llevas esto de la riqueza,  trabajo, los deseos y eso de  la plenitud espiritual…?

Música a parte, lean la letra de la canción de Romina y Albano sobre la felicidad entendida por ellos y la de Maná y Juan Luis Guerra acerca de la Bendición de la sincronicidad… y “hagan juego señores”…

Aviso para Nosolonavegantes: esta entrada quedará activada desde hoy hasta el  30.

Para compartir temas o preguntas: consultadrjosesalama@gmail.com



2013. En busca de la felicidad.

31 diciembre, 2012

By Nosoloángel y Nosolodoctor

Dedicado a todas las personas que han vencido alguna vez una “adversidad”.

Feliz año 2013: Nunca tengan miedo ni dudas acerca de “ser” felices aunque para ello se tenga que atravesar el dolor, la crisis, la soledad… En definitiva,  la “ad-ver-si-dad”. Os queremos mucho.

Siempre he dicho que no hay una cosa más perfecta que una balada compuesta por un grupo punky, una voz de “negro” en un “blanco” o un “cómico” haciendo una película “seria”. Quizás sea  porque en esa suma de  opuestos veo un equilibrista bailando bajo la lluvia.

Hoy, en el último día del año,  les vamos a desarrollar lo que esperamos del 2013 apoyándonos en una peliculaza que trata sobre la vida y sus dificultades (llorar está asegurado), protagonizada por un cómico como Wil Smith. Y ya que  se trata de una historia real os la contaremos en clave de cuento fantástico…

Érase una vez  un unicornio de nombre (en la vida real es  la historia de Chris Gardner) Dandelion que vivía más allá del “arco iris” (de ahí el videoclip que le hemos puesto) pues su vida ara un conjunto de felicidad. En realidad vivía en los mundos de Yoopi, porque  comprar tropecientas maquinas innecesarias invirtiendo los ahorro de toda una vida…

Por esta razón, un día, Dandelion se topó  con la malvada bruja, Eleondrar, que  “gobernaba” el arco iris (los sueños de las personas) para así poder apoderarse del cuerno del unicornio (sus dones). Al tomar el “poder” Eleondrar,  Dandelion no tiene más remedio que hacer frente a sus miedos y derrocar a la “mala” de la pelicula si no quiere  ver como los unicornios se extinguen para siempre jamás… ¿Cómo?. Dandelion decide  pagar la entrada al arcoíris…  y dejar atrás los mundos de Yoopi… superándose a sí mismo actuando con esfuerzo y constancia.

Una conmovedora historia (real) que nos hace reflexionar sobre cuántas personas están buscando una oportunidad de ser más de lo que  se “es”; pero… ya sabemos que  todos somos únicos e imprescindibles… Y sobre cómo  a veces pensamos que quizás yendo con cierta persona te puede proporcionar esa oportunidad… de “ser más” y al final no sacas nada….. y encima estás agotado porque tu alma no puede con tanta falsedad… y si el alma se cansa… el cuerpo se enferma… ¿les suena esta historia?

Nos equivocamos al pensar que no somos esenciales y dejamos que entre la bruja y que nos robe  nuestro cuerno de unicornio, nuestra luz, nuestra idiosincrasia, nuestro sol, nuestro valor diferencial, y encima también nos equivocamos eligiendo a la persona que nos guiará en ese falso camino para “ser”,  pero también erramos en las expectativas, las cuales tan poco nos harán disfrutar del trayecto, pero  sobre todo es en la actitud… donde resbalamos… En esta vida o eres donante o receptor… Dandelion era un receptor disfrazado de donante hasta que… la bruja llegó.

Hemos hablado del 2013 como el año “cero”…, por eso ahora  que ya sabemos cuál es la trama (valorarte y darte), y a quien tenemos que “salvar” ( ¿tú?), para tener un grandioso final feliz…, proponemos lo siguiente: este año pasaremos al otro lado del arcoíris procurando  no dañar a ningún Unicornio… Nos explicamos: como diría el poeta Kahlil Gibran “no procures hacer a nadie semejante a ti…” no les robes su don, diríamos nosotros…, no seas Eleondrar.

Disfruta de lo que ya eres y respeta lo que otros ya son…

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

P.d.: Feliz Noche Vieja y Feliz Primer día del nuevo año…, seas quien seas.

Y repitimos… os queremos.

Estamos donde el arcoiris, en nosolodoctorylac@gmail.com

Felicidad

7 agosto, 2012

By Nosólodoctor y JBJF (Ángel por un Día)

(Fred Astaire y  John Travolta)

Hay una reflexion de Yehuda Berg acerca de la creencia de muchos de nosotros de que aquellos que obtienen lo que quieren en la vida son mas felices que el resto de los mortales; y de esta creencia concluimos que las personas con poder o dinero deben estar viviendo una vida mejor que el resto. Sin embargo, si miramos con más detenimiento, podemos ver que a menudo muchas de esas personas “tan” ricas suelen estar perdidas, amargadas e insatisfechas y otras, más bien justitas económicamente hablando,  suelen transmitir… felicidad

Esto nos sugiere lo superficial que es nuestra perspectiva de la felicidad. Sólo porque una persona tenga muchas cosas físicas no significa que tenga una felicidad duradera. “Tener” no es lo mismo que “ser”. Si pensamos un poco en ello, queda claro que casi (“casi”) cada placer en este mundo físico es transitorio; sexo, comida… nos satisfacen momentaneamente para luego dar lugar otra vez a la necesidad para ser “llenados” de nuevo… Y en última instancia: todo lo que depende de la “saciedad” es por naturaleza “insaciable”.
A pesar de que el dinero puede comprarnos una casa, es el amor que comparte una familia lo que convierte esa casa en un hogar. “Dar y compartir nuestro tiempo y nuestros cuidados”, no nuestro dinero, es lo que crea vínculos eternos en vez de transitorios.

“Dar” no es igual que “invertir” . ¿Por qué es así? Porque cuando ponemos nuestra energía en algo nos comportamos como donantes y si nos comportamos como donantes estamos imitando al universo que es el gran donante y si lo estamos imitando estamos mimetizándonos con él; interconectados y conectados a la “fuente” y nuestra bateria –nuestra escencia- no se “descarga”…

En el terreno espiritual no hay marcas de diseñadores que puedan despertar nuestra valía personal; sólo podemos alcanzarla estando ahí; haciendo “actos” para otra persona. A cambio de nada. Bueno, de nada no; a cambio de la eternidad…

Así que entre “taller y taller”; entre “col y col”; entre un “curso” y otro”; entre una “experiencia” y otra; entre un “dolor y otro” empieza pues intentando cambiar tu deseo por las cosas de naturaleza física por un deseo o “aspiracion” por cosas de naturaleza sutil o espiritual. Y recuerda la felicidad no es una meta a la que hay que llegar sino una estacion por la que se pasa. Y si ya has pasado por “allí” entonces te será más fácil la próxima vez “reconocerla”… Amor es “no esconderse” y Felicidad es nada más y nada menos que la “receptividad a lo que queda por venir”

2012 : Namasté

1 enero, 2012

http://www.youtube.com/watch?v=4hbdYFCAPC8
Recuerdo como si fuera ayer aquel 11-S. Estaba en la consulta y eran sobre las 15.00 de mediodia y desde la tele de la salita parecía como una escena de una película: un avión se estrellaba sobre dos altas torres gemelas… Sólo que no era una película: era el “telediario” de las 15.00 hs. que retransmitía en directo, ante los ojos de un asombrado “mundo”, la “caída” de uno de los símbolos más representativos del “dólar”, de nuestra civilización occidental.

Recuerdo que mi profe me mandó un sms con cuatro palabras. Decía: “empieza la cuenta atrás”. Y a partir de ahí efectivamente sí que han ido ocurriendo cosas: La guerra de Irak, Kuwait, Bin Laden, Indignados, Obamas… la crisis financiera…
¡Estaba tan impresionado de estar asistiendo en directo a algo que probablemente la gente leerá pronto en los libros de historia, que le contesté escuetamente en otro sms: «terrible. Tengo el presentimiento de que a partir de ahora ya nada será igual».
En todo este tiempo he aprendido varias cosas. Me acordé de la simbología de la escalera de Jacob: las naciones como “suben y bajan”, Asiria,Babilonia, El gran Egipto, Los hunos, Grecia, Persia, El imperio Romano, la URSS, Gorbachov… todos “subieron” y “cayeron”. Y ahora…¿ Estados Unidos? ¿ podría ser su turno?

Fue entonces cuando decidí que ya era hora de comenzar “la acción de mi no acción” o lo que llama Gandhi «ahimsa», la no violencia. Empezar a corregir el mundo empezando por mi mundo, mi corazón y mi alma.

Mi primer empeño fue: a partir de ahora seré honesto conmigo mismo para que algún dia pueda ser honesto con mis semejantes…

Unos dias después “Charly” me encargó el “plan”: Buscar carbones para fabricar diamantes, seres humanos capaces de conseguir ver la pelicula de una forma global y no una escena o fragmento y darle la información para que puedan comprender toda la trama y comprendan “todo” (al menos todo lo que es posible saber desde nuestra diminuta inteligencia). Y más tarde a medida que te vas metiendo en el lío te vas dando cuenta que en el fondo de lo que se trata en un nivel más profundo es que estamos viviendo una especie de lucha del “lado oscuro” o la sombra de la “humanidad” (de “esta” humanidad) contra la Luz…que nos queda a “esta” humanidad (que tampoco es mucha no vayan a creer) .

De momento hemos conseguido difundir y que sea aceptada la idea de que el ser humano no es el cuerpo material, ni el cerebro sino que somos consciencia…y que en la base de todo, existe una raíz “unitaria” de donde todos venimos o a donde todos nos “conectamos” aún a pesar de que veamos rencillas, peleas, odio, asesinatos, crímenes pasionales,violencia de “género” y “de especie” , guerras, hambre, terremotos, maremotos, muchísimo poder, muchísimo sexo, muchísima ambición, muchísima falsedad y te planteas: ¿Cómo es posible? ¿Por qué existe esto?

Y no te queda otra que ponerte a estudiar, contemplar, caminar, saludar a la montaña con un Namasté, hablar con los pájaros al más puro estilo “Hemano Sol Hermana Luna” y estar atento a descubrir la “raíz” o conciencia del “mal”….porque … (y esta sería la pregunta del post) :

¿Ustedes creen que el Mal es la ausencia del Bien o que es una entidad con “conciencia propia”?

La pregunta te la plantea la Cabalah cuando habla de la “Tuma” (impureza) o en el Corán, cuando habla del diablo –evil– en inglés. De hecho la palabra inglesa «devil» —diablo— no es más que «d-evil» —el mal—. Podemos encontrar más información en las fuentes espirituales de los persas. Zoroaster nos habló de Ahriman, la fuerza del mal, contra Ormazd, la fuerza de la luz.
Mismamente podemos encontrar el mismo tema en los sutras de Buda, cuando habla de Mara, un espíritu malo que es una gran fuerza incluso en el universo. Y como no ¡queda por hablar de los ángeles caídos, sobre Lucifer — del latin “lux trasferida” …

¿Transferida a dónde? ¿ A dónde se llevan la luz? (esa sería otra interesante pregunta)

Existe amplia documentación sobre los ángeles caídos, los “iluminatis” , El Libro de Enoc … todos estos escritos nos dan a entender que en el universo existe la posibilidad —no la obligación, sino la posibilidad— de que los seres vivos, sin importar el nivel de existencia en el que se encuentren, puedan actuar en contra o a favor de la Unidad. Este es el principio de “dualidad” o de separación. Y qué es exactamente la separación? ¿Cuál es su significado intrínseco ? la «Parábola del hijo pródigo» nos dice que hemos abandonado nuestro palacio de luz y que vinimos a éste planeta y somos seres espirituales para “hacer algo”;un propósito de vida que justifique tu existencia y engarce tu programa de vida con el enorme programa Universal jo…

Somos seres espirituales y nuestra ropa, nuestra envoltura, es la materia. En la parábola esto significa que hemos perdido nuestro cuerpo de luz llamalo “hache”: cuando la parábola dice «has perdido tu tesoro», en la tradición oriental significa que hemos perdido el «siddhis», nuestro potencial espiritual. Y la historia dice que llegará el momento en que el hijo pródigo despertará.

Puede que lo haga en la fecha que calcularon los Mayas pero eso da igual ahora: muchas de las cosas que se dicen sobre el 2012 seguramente son ciertas pero para los que creen que el 2012 será el final de todo… siento decirles (o me alegro de decirles, según se mire) que se equivocan. Habrá cambios grandísimos… y de hecho muchos de ellos ya están ocurriendo. Pero estos cambios estarán dirigidos a ser el “renacimiento”el “reseteo” de nuestro codigo de vida.Debemos comprender que se trata de un ciclo normal

La Tierra cambia, nosotros cambiamos, el Universo también y se tienen que acoplar entre ellos “todos con todos” (juntos pero no revueltos para seguir manteniendo esa unidad… y, créanme: lo harán.

Dice una importante autoridad en esta materia que lo más importante a partir del 2012 será la cooperación y la ausencia del miedo, porque si algo nos han enseñado las fuerzas del mal es que si cooperamos y unimos nuestras fuerzas, nuestra fuerza espiritual, entonces podremos tener compasión del enemigo porque ellos al fin y al cabo son también nuestros hermanos y hermanas… y frente al amor fraternal sólo te queda “compasión”. Entonces podremos perdonar e intentar vivir en el amor. De verdad.
Este mes de Diciembre pondrá pues punto y final a la época de no saber quién o qué somos. Una época de masacres, asesinatos, soledad. Una época en la que no hay buena relación entre hombres y mujeres. Una época en la que los jóvenes tienen que pertenecer a alguna pandilla, como muestra la película que les ponemos esta vez: West Side Story, película que se llevó 10 Oscar y que tenía de protagonista a la angelical y malograda Natalie Wood…. Hay tantos jóvenes que quieren hacer algo pero no saben qué, que tienen que recurrir a “pertenecia a banda armada” ( lease “pandilla”) o a grupos de presión…

Yo creo que nuestro blog ha permitido que podamos vivir al mismo tiempo en dos niveles: el nivel que ofrece una realidad trascendente, oculta, blandy blu emergente o el sufrimiento evidente; oscuro, que se palpa y se ve y nos causa espanto y angustia…

Así que volviendo al tema del 2012, a mí el 2012 me “huele” a “esperanza” y la esperanza es la base de la vida, pero no en el sentido de que mañana llegará “la” felicidad. No, ni muchísimo menos : la felicidad es posible únicamente ahora si decidimos despertar de este sueño.

No somos cuerpos separados. No somos descendientes del mono. No somos personas atrapadas en la materia, (lo del “mono” no consigo creérmelo por más que lo intento!)

Conclusión: El 2012 no es el final. Más bien se asemeja a lo que denominaríamos el punto de inflexión de algo que ya no puede crecer más y “cede”. Asi que tratemos de estar tranquilos y dejémonos fluir. Es decir, “nademos” a favor de la corriente al tiempo que mantienes la proactividad; esto es: actúar sin actuar.

Nosotros somos un manantial, una gota en el océano de la consciencia Y si nos unimos, [unimos las palmas], eso es «Namasté» en la tradición oriental, significa que la dualidad es una, entonces eres el océano. Y no puedes afirmar con el ego: «eres un ladrón» porque todos usamos los mismos recursos que el ladrón.

No caigamos en la trampa de pensar «ellos son los malos, nosotros los buenos». Tenemos que darnos cuenta de que todo está interconectado como ya hemos dejado ver a lo largo de las reflexiones, risas, trilogía lacrimógena del kleenex (campamentos infantiles, Mamy Blue …) y otras muchas preciosísimas entradas que hemos vivido en estos casi dos años blogóticos.

Nosotros desde nuestro espacio virtual este dia y desde esta entrada saludamos al 2012 con un honroso, humilde y alegre: Namasté

POR FAVOR, “JUNTEN SUS PALMAS Y HAGAN UNA LEVE REVERENCIA AL NUEVO “TIEMPO”.

Un beso a todos y Feliz nuevo “año”

Recalculando el objetivo

30 noviembre, 2011

by el Oso Yogui y Bubú (Nosólodoctor y Nosóloyoda)

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias” (Locke)

Existen personas que se pasan la vida buscando la felicidad, esperando ser felices y con el paso de los años, descubren que han desperdiciado miles de momentos, que de haber sido conscientes y las circunstancias haberlo permitido, probablemente las habrían disfrutado mucho “más”. Es como si, a medida que vamos cumpliendo años, en vez de aspirar a ser más sabios, pretendiésemos  “no envejecer” y ahí empezamos a “perder el rumbo”… y de pronto nos damos cuenta de que nuestro GPS nos empieza a insistir: gire a la derecha… recalculando el objetivo… siga todo recto y luego la segunda salida a la derecha… Y nosotros… con cara de bobos e ignorando las indicaciones, vamos buscando desesperadamente esa felicidad (ese destino marcado en el navegador) que creemos que se nos ha escapado.  Estamos tan convencidos de que nuestra vida será mejor cuando logremos esto o aquello, que cuando lo tenemos, seguimos creando nuevas expectativas y nos sentimos frustrados porque nos gustaría que fuera de otra forma, porque seremos más felices cuando salgamos de esa etapa. La realidad es que no hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo. Así que mejor no plantearnos nuevos retos o condiciones para ser feliz “mañana” porque puede que mañana no venga. Una cosa es la ambición y tener metas para nuestra realización personal y otra muy distinta es pensar que dichas metas u objetivos nos van a asegurar la “felicidad”.

Mi abuela tuvo el gran acierto de darme una tremenda biblioteca que estaba a mi disposicion con tan sólo ocho años. Recuerdo que allí había un libro de una tal Pearl S. Buck titulado “Viento del este, viento del oeste” en el que menciona una frase de estas para enmarcar: “Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad”. No se dan cuenta de que el tiempo es un recurso muy valioso para perderlo . El ayer, ya no lo puedes recuperar, el mañana, llegará, pero tienes el hoy  que es un regalo; por eso lo llaman “presente”. Muchas personas confunden “éxito” con felicidad sin reparar en la enorme cantidad de personas exitosas que han muerto más tristes que las ratas… Ralph Waldo Emerson nos indica por donde podemos encontrar la diferencia entre ellas: El éxito consiste en obtener lo que se desea; la felicidad, en disfrutar lo que se obtiene .

Nos habrán leído ya muchas veces aquello de “los ojos no ven lo que la mente no sabe”, haciendo alusión a que nuestro cerebro es incapaz de procesar diferenciadamente aquello a lo que nunca se enfrentó. Esta especie de visión acotada nos hace buscar excusas que justifiquen actitudes para las que no tenemos una explicación racional. Por eso les vamos a contar la historia de 5 amiguetes nuestros (que podíamos ser nosotros mismos) cuyo GPS les fue guiando década tras década.

Estos cinco amigos de la infancia, decidieron reunirse todos para celebrar que habían entrado en los cuarenta. Finalmente se pusieron de acuerdo para cenar en el conocido  “Café Central” situado cerca de la Plaza Mayor de Madrid. En realidad eligieron el sitio porque las camareras  eran guapas, llevaban minifaldas, escotes generosos y una especie de “tu-tu” que con el tercer whisquie… “disparaba la “imaginacion”…

No tendría nada de especial el hecho, si no hubiésemos sabido que,  diez años después, esos mismos amigos quedaron de nuevo en reunirse para celebrar que ya eran todos cincuentones y volvieron a elegir aquel  restaurante del Café Central, sólo que la razón esta vez varió un poco: “el menú era muy bueno y además disponían de una magnífica carta de vinos”.

Pasados otros diez años, los mismos amigos, pero esta vez ya sesentones, se reunieron de nuevo para celebrar su entrada en una nueva década y acordaron “volver a aquel restaurante tan tranquilo al que fuimos aquella vez, ese donde no hay ruidos y ademas tiene salón para no fumadores…”

Diez años más tarde, y aunque parezca un chiste, los amigos, ya setentones, se reunieron ya jubilados y quedaron en cenar en el restaurante del Café Central, ya que éste era uno de los pocos que disponían de acceso para minusválidos e incluso tenía… ascensor.

La historia termina otros diez años después cuando estos amigos, ya octogenarios, vuelven a quedar para cenar en el Café Central, al que había que ir porque “nunca habían cenado allí”…

Sí, reíros, está claro que a estos amigos no les hizo falta recalcular el objetivo pero… en fin, habrá que irse acostumbrando si vamos cumpliendo años… Esta historia hace pensar en lo rápido que pasa la vida ¿os acordáis de la canción? Algunos recordarán la sevillana de Romero San Juan, otros la versión de Pata Negra

Pasa la vida y no has notado que has vivido, cuando pasa la vida.
Tus ilusiones y tus bellos sueños, todo se olvida.
Pasa la vida, igual que pasa la corriente cuando el río busca el mar
y yo camino indiferente donde me quieran llevar.
Pasa la gloria, nos ciega la soberbia y ves que de tu obra
ya no queda ni la memoria.

Hay canciones que se convierten en bandera de esa sensación de mirar atrás y ver que cualquier tiempo pasado fue mejor. Es difícil borrar de la memoria colectiva temas como el siguiente, que se incluye en el álbum en directo titulado, por cierto,  “Nos vemos en los bares” de Celtas Cortos:

Con los años perdemos visión (lo que no nos impide ganar perspectiva) y energía (lo que propicia dedicarle más tiempo a cada cosa en lugar de tratar de abarcar cuanto más mejor) y lo interpretamos como un “medio-gas” que va derivando en “media-luz”. Es como sentarse a ver el crepúsculo del atardecer (ese momento que ni es día ni es noche) y no disfrutar de esa bella visión plagada de tonalidades espectaculares porque sientes que el tiempo de la luz ya pasó. Y existe esa actitud que nos hace entrar en una dinámica “segura” anti-tropiezos que es la que nos mete en esa persistente recurrencia al mismo lugar, frente a la variabilidad de los motivos, como en el caso que le hemos contado de los amigos y el Café Central. A veces, los datos son secundarios y nuestro ser pensante ha de rendirse ante la intuición. Por más que tratemos de explicar sentimientos, sensaciones y emociones como el amor, nunca dejará de ser un gran enigma ante nuestros ojos. Podemos asignarle definiciones variopintas en un intento de moldear la realidad para hacerla más comprensible, en un afán característicamente humano de transformar el caos en orden (o más bien en lo que cada cual considera orden). Y con cada explicación mecanicista o mágica que descubrimos, dejamos de buscar respuestas, dejamos de aprender, para convertirla en un axioma incuestionable y empezamos a aceptar como verdad sólo aquello que nos reafirma lo anterior, que es lo que ya “conocemos”.

Creamos un mapa y decidimos que “el mapa es el territorio” olvidando que el mapa trazado en nuestras mentes es sólo algo representativo de la realidad y no la realidad misma. Y así nos pasamos gran parte de nuestra vida: a media luz. como el tango. Precioso también, por cierto (y tambien sensual y sugerente).

La propia expresión “a media luz“, ya es de por sí gráfica y definitoria para lo que queremos expresar.  Cuando  nos instalamos en esa epecie de limbo entre la luz  y la oscuridad,  nos envuelve una penumbra sensual, sugerente… donde parece que puedes refugiarte en una vivencia “X”   sin consecuencias “visibles”. A sólo un paso de la claridad, pero también al borde de las tinieblas. En ese estado , todos los gatos son pardos y es difícil saber con quien tropiezas o a quien le tiendes tu mano. Las sombras parecen corpóreas y los cuerpos, se antojan espectrales. Ni el paso del tiempo se quiere evidenciar… no hay noche ni mañana, ni arrugas ni tersura y si las hay ¿alguien puede percibirlas? No, pero hay que reconocer que puede ser tan tentador regirse por el “ojos que no ven…” que las pupilas se acostumbran a la penumbra y cualquier rayo de luz se convierte en una molestia… pero lo cierto es que la luz siempre estuvo, está y estará ahí, incluso cuando no la ves.

Tras la noche, vuelve un nuevo crepúsculo, un nuevo momento “a media luz”, esta vez matutino, que vuelve a encender el cielo con el alba.

Conclusión: la felicidad no tiene reglas fijas, mas un buen punto de partida para seguir siendo feliz “a media luz” es no comparar el presente con ningún tiempo pasado que, aunque fuese mejor, ya pasó… y un “sorbito más” siempre será un sorbito más… aunque tengamos que estar después  una temporadita tomándonos la tensión porque se nos ha “disparado”…  (y el azúcar y la prótesis dental se rompiera de un pisotón…)

Ahora empiezan las comidas de empresa, las de compañeros del gimnasio, reuniones de amigos… ¿sabéis ya dónde quedaréis? Se aceptan recomendaciones en nosolodoctorylac@gmail.com

Liger@ de equipaje

18 agosto, 2011

Llevo años planeando un camino de Peregrinaje, y en cada ocasión que he tenido he preguntado por lo más válido de la experiencia a quienes lo han realizado. La respuesta es unánime : Transitar el camino sólo con lo necesario.

Sabemos de sobra que el secreto de la felicidad no reside en tener cada día más cosas, aunque a veces se nos olvida. Nos han enseñado a acumular, pero luego no podemos movernos por el peso de todo eso que hemos ido juntando : cosas, miedos, estrategias, angustias, y olvidamos el objetivo principal de la vida: “Conquistar una felicidad sencilla”.

Como decía Ryan Bingham (George Clooney) en la película “Up in the air”: Vivir consiste en moverse. Parodiando al propio Bingham en una de sus conferencias : Meta todas sus cosas en una maleta, todo lo que usted considera que tiene valor. Y luego intente arrastrarla, salga a la calle y cargue con ella. Con seguridad, el peso no lo dejará moverse.

¿Es realmente esencial lo que llevamos ahí? O realmente es un reflejo de las inseguridades, los miedos y enajenación?

El mundo material puede convertirse en un monumento equivalente al tamaño de la incapacidad de encontrar la felicidad en lo sencillo. Un monumento forjado en el apego.

El apego es un estado emocional y mental de vinculación compulsiva a una persona, cosa o estado. Es también una ilusión y una fuerza de condicionamiento social, una jugarreta de nuestro ego que nos indica que para ser felices necesitamos poseer, obtener y dominar.

Así cambiamos lo esencial por lo sucedáneo, nos convencemos de que la felicidad está en el mundo de afuera, en la maleta, en el equipaje y nos olvidamos de lo esencial, de la simpleza, de la delicia de viajar liviano.

El verano es propicio para “despojarse” y sentirse ligero. Un paseo allí donde te encuentres, prestando atención al sentir de cada pisada puede convertirse en una meditación.

Para poder cambiar hay que soltar lastre, renunciar al equipaje, dejarlo atrás; para alzar el vuelo necesitamos soltar tanto peso y tantas cosas innecesarias que llevamos acumulando por años y hasta por generaciones, condicionantes que nos hicieron creer que para ser felices teníamos que tener apego, no libertad.

La libertad no es tener, es no necesitar, es no desear lo innecesario.

Dar comienzo al camino del peregrino, que viaja ligero de equipaje con un espíritu solidario, que sigue sus sueños de manera espontánea y vive en el aquí y en el ahora. El que sabe descifrar su camino y sueña sus rumbos y no negocia su libertad, no trafica lo sagrado, recupera el paisaje interno rompiendo la ilusión del apego, retando con su libertad, desapego y autenticidad, las trampas más complejas del mundo material.

Llevando sólo lo esencial, lo básico, lo liviano, lo que no puede ser poseído, entonces no puede ser objeto de apego: el amor.

http://www.youtube.com/watch?v=ZQAvxcv0hvE

Anímate a compartir con todos en nosolodoctorylac@gmail.com

Conversaciones con una patata.

6 agosto, 2011

¿Han hablado alguna vez con una patata? ¿Que no? Pues uno de los tipos de la barca  es un experto en conversar con vegetales… Más tarde sabrás por qué… y lo alimenticia que es dicha práctica.

Hace unos días, en una conversación alguien soltó  una frase  sobre el proceso de aprender, de asimilar “algo”,  que a los que escuchábamos no nos dejó indiferentes: se afirmó que hay cosas complejísimas de entender que necesitan de una visión completa de la materia… a la que pertenece y que la única manera de avanzar en el aprendizaje de esas materias “especiales” era a base de pequeñas dosis de información inconexas y repetidas con distintas palabras… Lejos de ser conveniente organizar un curriculum con objetivos,  se nos avisaba de que  hay ciertos conocimientos que sedimentan independientemente del interés que  le preste nuestro intelecto, y que sólo atienden a la llamada del corazón para conectarse a nuestras neuronas.

Es decir, es como si te quisieran enseñar a sumar y restar pero, para ello, y al mismo tiempo,  fuese necesario  hacer un estudio de las integrales, las ecuaciones complejas, la geometría analítica o los teoremas de Tales y Pitágoras… ¡para entender tan básica operación lógica!. Aprender en avanzadilla…

Para sorpresa de los neofitos oyentes, a  continuación,  la misma persona declaró   que se podía dar la circunstancia  de  que al llegar al final de una materia o asignatura,  después de tres años,  el alumno no había aprendido nada, y que en otros casos, explicó nuestro interlocutor,  los primeros pasos del pupilo en sus nuevos estudios, desplegaban una suerte de intuiciones que le permitían  penetrar en la esencia primordoal de la materia en cuestión y ya desde la primera lección entender prácticamente “todo”.

Para entender la razón de estos hechos solo se nos ocurre que,  quizá:  ¿ hay algunas cosas que solo se pueden estudiar con el corazón y que si él no está bastante preparado, por mucho intelecto que se tenga,  no podrás entrar en ciertos estudios?

La primera asignatura que podría estar dentro de este apartado podría ser  “la vida”, ¿no creen? pero también hay más, muchas más cosas, temas de tan difícil acceso, de tan hermética condición para nuestro intelecto que solo apagándolo podríamos penetrar en ellos…

En la cuestión primordial del sentido de la vida esto  ocurre y uno de los  films que mejor lo cuentan es: ”Conversaciones con mi jardinero”.

En la imagen que hay  arriba, una escena de dicha película,  aunque no lo parezca,  hay dos mundos: uno es el de las personas que saben sin saber   y el de los que creen que saben, pero no saben nada. Por un lado un mundo aparentemente cerrado y pequeño,  protagonizado por un hombre que se hace llamar “El del jardín” y, por otro,  un mundo de artistas e intelectuales representado por otro hombre:  “El del pincel”.

En el primer caso “el corazón” ha desplegado el conocimiento del mundo a través de la observación de lo cotidiano…, a través de una patata o por una tarde de pesca,  se ha descubierto sumando intuiciones, dichos, sentido común, amor… “el sentido de la vida”  y el segundo “el intelecto”, siempre expansivo, ha sido el que ha encauzado la vida del protagonista  por los caminos de las infidelidades, la fama, el snobismo, la mentira.

El del Pincel es un pintor afamado de París, casado e  infiel por sus aventuras con   modelos y alguien que regresa a su pueblo por una crisis matrimonial…, para reencontrarse consigo mismo. Alguien que un día empieza a reconocer mediante las conversaciones con un antiguo amigo, con El del Jardín,  que no sabe… nada de la vida. O que lo sabía y lo olvidó.

Aquí les ponemos el tráiler de la peli “Conversaciones con mi jardinero”,  un filme donde dos paradigmas existenciales son presentados para que recordemos muchas cosas: el sentido de la vida, la consciencia en el presente, el valor de la amistad, las catarsis existenciales, los procesos inciáticos, el poder transformador de la naturaleza y,  sobre todo, que a través del corazón se aprende lo más esencial…

En el polo opuesto de nuestro jardinero favorito, podemos estar muchos de nosotros cuando ya pensamos que sabemos, cuando nos callamos al escuchar una opinión racista, cuando no rechistamos ante la crítica injusta a alguien valioso, cuando sentenciamos a alguien por un gesto, cuando, con el intelecto despierto y el corazón dormido damos pábulo a ideas tristes y pobres…, ideas que solo se limitan a ver la mitad del escenario de la vida.

Nuestro intelecto clasifica, ordena, trocea, organiza el mundo, pero nuestro corazón insufla un picado multidimensional y holístico, hecho que otorga amplitud, verdad y realidad a lo observado.

El intelecto se mueve en un único  paradigma  y cuando encuentra un anacronismo, del tipo que sea, se atasca y abandona el objeto de estudio porque puede romperse  un castillo de naipes de ideas que fundamenta una visión del mundo totalmente “sesgada”…

El corazón perdona anacronismos y espera paciente llegar hasta el final para ver más completa la foto. El corazón es  el traductor universal que “comprende todos los paradigmas…”, y que  utiliza todos para ir avanzando hacia la verdad,  pues sabe que el Universo entero está proyectado siempre  en cada infima porción del mundo. Por eso conversar con una patata puede ser tan alimenticio.

Para terminar, mientras  hacemos unas risas,  veamos una parodia muy significativa: un carruaje del siglo XXI, un cochero diferente, unos caballos con ruedas, y una pasajera oculta  muy singular… , también artista. Una metáfora “al límite” que podemos jugar a descifrar… y que guarda un paralelismo con las consecuencias de vivir instalado en el intelecto… en vez de en el corazón.

¿Dónde crees que estás tú? ¿Qué sistema operativo utilizas: intelecto o corazón? ¿Cual de los dos condiciona tus respuestas, tu camino, tus relaciones, tus opiniones?

Que la Luz de la fuerza te acompañe para que sea tu corazón el que desee aprender.

Tus dudas, tus diatribas, tus cuestiones vitales o las de una amiga o familiar,  las podemos hablar en este esapcio, que es el vuestro: nosolodoctorylac@gmail.com.

La felicidad es una decisión.

2 agosto, 2011

El día 23 de Junio nos visitó Shubanrita enviado por Amma a Europa , impartió una conferencia en Marbella , en una atmósfera

distendida con un gran sentido del humor emanaba un profundo amor hacia cada uno de los allí presente penetrando con humildad en los corazones.

El resumen de la conferencia

La felicidad es opcional

Las condiciones de la vida siempre cambian, por lo tanto las circunstancias también cambian.

Buscamos la felicidad todo el tiempo de nuestra vida.

A través del mundo exterior solamente experimentamos un grado de felicidad.

Si  nuestra felicidad depende de factores externos experimentamos:

1) La felicidad lleva implícita en si un grado de infelicidad

2) Cuando tenemos algo, siempre pensamos que podía mejorar.

3) Cuando experimentamos algo nos sentimos plenos, pero siempre anhelamos más. Esto produce ansiedad.

4) Todo aquello de que depende nuestra felicidad siempre está en un proceso de cambio y eso nos produce infelicidad.

“Por lo tanto la felicidad no depende de factores externos”

La felicidad es una decisión FIRME (pase lo que pase, no me voy de desprender de mi paz interior).

No podemos dar el poder de nuestra felicidad a otra persona u objeto.

En nuestro interior tenemos una felicidad innata, inmensa. Nunca nos quejamos cuando estamos felices.

CUATRO PASOS

1) Quererse a uno mismo. Hay gran falta de autoestima.

2) Tener una actitud correcta hacia la vida: hay que aprender a dar una respuesta a todas las situaciones que se nos presenta.

3) Vivir el presente: siempre vivimos en el futuro o en el pasado, y así nunca disfrutamos del presente.

4) Sentir agradecimiento y gratitud hacia la vida: cualquier experiencia más o menos tiene un mensaje para nosotros.

Es importante la meditación o rezo, porque nos ayuda a descubrir nuestro tesoro interior y transmitirlo hacia el exterior, a querernos más y a controlar nuestras emociones.

Voy a repetir canción, además de gustarme mucho le viene bien a nuestra felicidad. FELIZ DÍA!

El problema y la solución de Junio.

22 junio, 2011

Dice Michael Berg que a menudo la gente lastimada lastima a otros y así sucesivamente hasta formar una larga cadena de personas resentidas por un lado y “malvadas” por el otro.

Si uno ha recibido “un bofetón” de la vida  ¿hasta qué punto estamos legitimizados para ser nosotros los que demos mamporros.?  Es decir, el problema de este mes es responder a la pregunta interior ¿qué es preferible  ser “víctima o verdugo?

La solución es fácil de decir aunque difícil de aplicar: la respuesta se basa en que cada vez que “nos meten un gol” nos enfadamos con nosotros mismos y como nos han educado “religiosamente” luchando “ojo por ojo”,  “mano por mano” la sociedad se va polarizando cada vez más en “felices”  instalados en su burbuja  y “desgraciados” que no tienen  (o creen no tener) techo que les proteja.

Lo peor de todo es que los “felices” ganan el partido y “los desgraciados” cada vez corren menos “detrás” de esa “supuesta felicidad” pues piensan que poco se puede hacer… ya.

Me hubiese gustado tener un entrenador o un padre o un Rabino o un hermano mayor que me hubiese enseñado a enfrentar la ira con la solidaridad, el desprecio con la compasión, la crueldad con la amabilidad.  Y resulta que soy “yo” el entrenador, el padre, el rabino y el hermano mayor.

Tú puedes hacer lo mismo ¿por qué no recibir a tus odiadores con una sonrisa?

Sé  que es difícil perdonar y olvidar pero también piensa que gracias a esa insatisfacción que te produce el no ser reconfortado,  amado o protegido,  es por lo que “aún” permaneces en la búsqueda. Lo que te hace estar alerta buscando “la verdad”.

Los “felices” están felices y creen que ya han encontrado aquello que buscaban,  ganan el partido,  si,  pero no juegan mejor que los “desgraciados”. Estos últimos no están solos. La tecnología les ayuda.

En un post  pasado,  sacamos a la luz pública nuestro software “amor. txt”. No era “porque sí”,  sabíamos lo que poníamos. Sabíamos que el amor es el arma del futuro  y que para “empatarle” el partido el secreto no es ser “verdugo”: el secreto es ser “víctima”. Prefiero ser “la vasija” que golpeen,  a ser el  “rayo de luz” que “mata”.

Los héroes son los que rompen la cadena, los que son capaces de cambiar el mundo cambiando ellos su actitud y enfrentando la solidaridad a la ira, dando compasión cuando han recibido desprecio, regalando una palabra amable allí dónde más falta hace. Recuerden el chico árabe hace unos meses que se suicidó a lo bonzo en El Cairo “porque ya no podía mas”. Dos meses después consiguió (sin estar él vivo) derrocar a Mubarak y extender la revolución en el mundo árabe.

Nadie muere en balde,  nadie recibe un bofetón “casual”. Quizás la vida te pone en el papel de “víctima” para que tengas la tentación de ser “verdugo” y ver de qué material estás hecho. Y ahí es donde puedes ejercer tu libre albedrío.

Quizás no ganemos pero podemos empatar el partido como hizo este pobre chico.  La canción de hoy ya la pusimos dando soporte musical a una entrada del pasado año. Esta vez repetimos la canción (preciosa) solo que con distinto video clip:  “Be Happy”. Os queremos mucho. Dentro video:

Cualquier tema que propongais, pregunta personal, consejo, texto que os haya inspirado tendrá su eco en el blog. Puedes enviarlo a: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.