Temas etiquetados como: ‘game over’

Game Over

22 agosto, 2011

(By Angel 5 y Nosoloángel)

En el mundo que nos rodea hay muchos ejemplos, pero quizá la ideología nazi  representa metafóricamente a quienes van diciendo: tú sirves y tú no sirves. Otro ejemplo son ciertas escuelas  que a través de psicotécnicos, determinan a muy corta edad a qué se deben dedicar las criaturas indefensas que rellenan dichos test…
Hay más, basta con mirar a nuestro alrededor.  Los conocemos y, aun así,  somos muchos los que caemos en la trampa de sus alambradas de juicios rancios, paternalistas, proteccionistas, manipuladores, exterminadores…, que nos cercenan la libertad de SER, lo que en realidad somos en potencia.  Lo que somos de verdad.

Es una pena,  pero los campos de concentración a nivel metafísico siguen ahí…, agazapados o evidentes, por doquier.

Alguien que te dice: para qué ser músico si eso no da dinero, tu hermana es más aplicada, esta niña es tan nerviosa, tú tienes que aprender más pues te falta mucho… ¡Anda ya! Yo soy lo que  mi corazón decida, pero ¿quién nos enseña a parar los pies a esas tramposas afirmaciones?

No queda más remedio que sanearse de mentiras y de profecías negativas que al final se autocumplen. Todo depende de cada cual, somos responsables de nuestro mundo y, sobre todo,  es muy importante no permitir  que otros  secuestren tu vida.

Es un reto, somos conscientes, pero la clave está en crear tu verdadera realidad y materializar tus sueños… Quizá sea necesario ser consciente de que los pobres son ellos y casi mejor dejarlos en sus tristes sombras reduccionistas y simples, para nosotros buscar lugares y gentes más soleadas.

Ojalá que este blog contribuya a que salgamos de las alambradas todos y todas las partes implicadas en él y, lo mejor, que seamos capaces de trasmitirlo en un imparable efecto multiplicador de corta-alambradas.

Por muy duras que sean las circunstancias siempre se puede cambiar el chip, la visión de lo que nos pasa. De hecho tenemos ejemplos de lujo de programadores de realidades alternativas. ¿Recordamos la película La Vida es bella? En ella pudimos descubrir que el padre del niño, no luchó contra los nazis. Su labor fue mucho más trascendente, más pacífica, más fructífera…, proactiva.  Insertó un programa de “realidad alternativa” en la mente del niño mediante la imaginación. Reprogramó la realidad del campo de concentración  para hacer feliz a otros seres. No luchó contra el mal…, “¡¡¡este, se  disipó mágicamente mediante la manufactura de otra realidad distinta!!!” Sustituyó  una “destructiva realidad aparente” por una feliz y  plena realidad saludable.

Y es que, aunque nos parezca una utopía (para eso sirven por cierto, para que caminemos en esa dirección y hasta donde lleguemos, hemos llegado) resulta que el guión que cada cual tiene se puede reprogramar o recuperar de la basura donde lo enviamos sin querer, para vivir con plenitud, para desintegrar  a los carceleros…

Quizá la clave está en escuchar lo justo para que podamos seguir creciendo,  utilizar la imaginación no para generar miedos, ni basurillas antievolución; sino para CREAR nuestro propio mundo ¡¡Ojo!! Que no es  evasión, porque su valor intrínseco es que emana   consciencia y utilidad. Vamos que es IM-PRES-CIN-DI-BLE, para que reconectemos con nuestra esencia y hasta con nuestra misión en la vida.

Claro que hay escollos. De nada sirve reinstalar nuestra verdad si se crea una meta-realidad, un mundo propio y no se puede acceder por repetir hábitos  antiguos ¡una pena! Porque eso quiere decir que la aparente realidad está cumpliendo su función, las alambradas están haciendo bien su trabajo ¡Jo!

Algo así como plantear un juego infantil de vaqueros e indios y no poder participar porque nunca rompes la barrera abrumadora de tu personaje en la realidad aparente. Intentar ser un indio y no poder… O ser gay en el armario, o no querer a quien tienes a tu lado y fingir felicidad, o no permitirte crear un poema porque te han dicho que no eres suficientemente buena, o no amar tu vida y ponerte excusas para cambiarla por miedo a la vorágine externa ¿seguimos? Hay mil ejemplos.

Los niños siempre están saltando de la realidad aparente a otras meta-realidades… Por eso el juego es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan importante…, nunca deberíamos  perder ese mecanismo de migración de una realidad a otra a golpe de imaginación y “certeza”, pues al madurar  lo vamos a necesitar para regresar a nosotros  mismos.

Soñar nos abre una puerta, y descubrir que todo es un sueño y que podemos elegir entre muchas formas de vivir con plenitud es empezar a practicar la CERTEZA. Decantarnos por la que además es útil para los demás y nos da pie a mostrar nuestros dones personales (comunicación, positividad, serenidad, creatividad, sutilidad…etc)  es dar en el blanco.

Es como si alguien crea un videojuego y no puede jugarlo porque no puede dejarse llevar… ¡Menuda pérdida de tiempo, de energía y de sentido!

Pero nos queda un as en la manga, una última opción: pulsar Game Over (el juego de las aparinecias ha terminado, toca una oportunidad de vivir). La cuestión es elegir a qué realidad se lo aplicamos: a la realidad absurda, fría, y manipuladora… o a la que de verdad formamos parte como actores fundamentales e imprescindibles  y no nos han o hemos permitido vivir.

Allá cada cual, pero que quede claro que tenemos el regalo interior de recordar y recuperar de sus ruinas nuestro universo particular, y sobre todo, no podemos olvidarnos jamás de que tenemos derecho a hacerlo. Y sobre todo: nos lo merecemos.

Para cerrar  os recomendamos   “El invisible Harvey” (1950). Harvey es un “pooka” o   conejo invisible de dos metros de alto y amigo de Elwood (James Stewart).

“El mundo se divide entre quienes aceptan a Harvey y quienes se horrorizan ante la mera insinuación de su nombre. Los primeros asumen la riqueza de la vida, abiertos a sus posibilidades; los segundos, gente de orden, ven lo que la Ley establece que se ha de ver”.http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/834763.html



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.