Temas etiquetados como: ‘JUng’

Como la patata

4 junio, 2015

By Nosolodoctor

Escuché hace dos años decir a Claudio Naranjo que el Ser Humano es como la planta del tomate pues nace, crece, se multiplica y muere.  Y que eso es la trascendencia, saber, comprender y asumir eso tan simple.

Cada uno de nosotros puede llegar a ser lo que quiera y para ello basta con proponérselo y emplear la voluntad en aquello en lo que queremos conseguir. ¿Sí?, ¿es verdad eso? Todo el mundo dice que si… el problema es qué se entiende por “voluntad”

La órbita de la voluntad es algo “racional” mientras que la dimensión del “querer” está fuera de la razón. Queremos el sexo porque nuestra fuerza vital, nuestras pulsiones nos empujan a él, no lo elegimos. Amamos porque el amor se despierta en nosotros hacia alguna persona. Tampoco lo elegimos.  Igual pasa con los hijos. No podemos elegir no querer a nuestros hijos cuando los queremos.

No podemos construirnos una vida a fuerza de voluntad, sólo podemos hacerlo en función de nuestro querer. Por eso muchas terapias existencialistas  buscan reforzar el “YO” consciente y de paso la voluntad, y otras terapias buscan apagar la mente y buscar el sentir para al menos saber qué es lo que “queremos”.

El problema es que puesto a querer lo queremos “todo”. De hecho una depresión en lenguaje castizo consiste en dejar de querer cosas por diferentes motivos, porque se cree que están fuera de nuestro alcance o, simplemente porque se pierde interés en las cosas que antes nos interesaban. La pérdida de intereses, aspiraciones y motivaciones lleva a la depresión, que consiste en un dejar de vivir, en un perder interés por casi todo. Pasotismo del Alma. Digo del “Alma” porque  el “querer” no surge de nuestra cabeza, sale de nuestra vida, de nuestra actitud, “se quiere o no se quiere” y casi nadie sabe por qué.

El intelecto juega en contra: a mas intelecto, más raciocinio y nos alejamos de lo que queremos. La persona excesivamente “mental” con una hipertrofia del intelecto es una persona que pretende sustituir su instinto por sucedáneos de lo que sea. Por el contrario, la persona “primaria”, implosiva, todo es instinto y no conoce límite y produce dolor por dónde camina… El uno, se hace daño a sí mismo, el otro hace daño a los demás. Y ni uno ni otros están “satisfechos”…

En este sentidos las religiones y sectas así como muchos políticos  tratan de ofrecerle a las ovejitas sin rumbo  e insatisfechas un camino artificial a cambio de… su sometimiento. Lo que Erich Fromm denominó “el miedo a la libertad”.

Solo cabe “integrar” saber qué hacer,  saber por qué algo en mi interior me  otorga certeza, y por qué otras no. Saber qué está detrás de mi certeza. Saber en qué pongo mi voluntad y en qué pongo mi querer. Saber que un “no” puede ser terapéutico… y protector…

Por este motivo es que algunas corrientes psicológicas distinguen entre “Sí mismo”  (Self) y el  “Yo”. El Yo es esa parte de la personalidad consciente asociada a nuestra historia vivida, es el Yo que fue a la escuela, el que hizo esto o aquello. El Self o Sí mismo que aportó Jung,  hace referencia a una dimensión superior enraizada en aspectos inconscientes de nuestra personalidad: nuestro inconsciente y el inconsciente colectivo del cual emergemos. En otras palabras, venimos del “agua” metafóricamente hablando, nos hacemos “gota” en esta vida, sentimos y nos comportamos como “gota” de agua y después de la vida, nos integramos en el “océano”. Pero siempre fuimos “agua”…


Creer que necesitamos aprenderlo todo es un error, ese es el error de los intelectuales al que pertenezco, porque esto nos lleva a una carrera sin fin que nos conduce a dominar todas las artes de lo que queremos “saber”, pero a veces es más importante actualizar lo que sabemos de fábrica. Muchas patologías psíquicas se producen cuando nuestro Proceso de Individuación,  como lo llama Jung, se detiene, cuando se pierde el contacto con Uno Mismo, y quien pierde ese contacto no sabe qué hacer ni cómo orientarse en el mundo.

Un tigre que haya vivido toda su vida en una jaula, al quedar en libertad puede que no sepa qué hacer. Muchas personas se encuentran en esa situación, no saben qué hacer porque han perdido el contacto con su inconsciente, con su saber ancestral, con su programa software…, y  en ese estado salen a buscar guías, gurús, terapeutas y magos, da igual Jodororowsky, que un cura, un cabalista, un charlatán, que un Valium….porque , encima para mas inri, ahí están como en una feria de muestra  a ambos lados de nuestro camino; los chiringuitos de  los vendedores,  el elixir de la vida, las pseudoONG, el pseudoaltruismo, la pseudo mística, los “representantes” de Dios (¡como si Dios fuese tímido y necesitase un representante !), el pseudoamor,  que están dispuestos (por amor a Dios, ¡faltaría mas!) a capitalizar esto. Como no bajes tú mismo al infierno a  recoger  el diamante que se te cayó…. nadie irá por ti.

Carl Rogers presentaba un ejemplo muy interesante. Cuando niño vivía en una granja y en ésta colocaban las patatas en el sótano para semilla, las plantas tenían brotes y estos se orientaban hacia la luz que entraba por la ventana, pero los brotes más lejanos a la luz estaban más débiles, apenas podían orientarse y algunos podían sucumbir. Pero la inteligencia de la planta permitía que  cuando acercaban la patata a la luz el brote se recuperaba y crecía con vitalidad.

Esa inteligencia organísmica de la planta la tienen todos los organismos, y puede actualizarse creando las condiciones para que se manifieste, luego seguirá sola su camino porque sabe qué hacer. Algunas personas se encuentran muy débiles y desorientadas, y empeoran aún más su problema con pastillas anestesiantes del alma, deberían al menos intuir  que pueden crear  las mínimas condiciones para que encuentren la luz del Sol que permita  autoactualizar sus potencialidades, luego su  inteligencia (ancestral) interior las guiará en el resto del camino. Como a la patata…

Nosolonavegante, la próxima semana volveremos puntualmente a nuestra cita…



Cómo deseo que estuviéses aquí.

28 mayo, 2011

En estos días habrán sido ustedes invitados a alguna comunión y, con dicha excusa, participado en uno de los rituales iniciáticos mejor aprovechados por la sociedad de consumo en la que vivimos.

En todas las culturas ancestrales  y tradiciones espirituales  el tránsito a la adolescencia es entendido como una puerta de acceso a un estado  de consciencia superior para, bajo mi compresión,  trascender una etapa e ir avanzando hacia el descubrimiento  de uno mismo y, por ende, del grupo de pertenencia  y de la humanidad. Pero la  negación de la sociedad materialista actual a favorecer los rituales de Iniciación (individualidad versus Unicidad) y la apropiación de la codicia y la razón de estos territorios mágicos e iluminadores…, nos han desligado de un DON  trascendental para el hombre, de una dimensión primordial. Recuerden que son muchas las inteligencias que podemos  desarrollar a lo largo de nuestra vida: la lógica, la creativa, la empática, la emocional,  la TRASCENDETAL…, esta última fuera de nuestro raciocinio  pues está ubicada en los territorios de la intuición, el inconsciente… y,  hasta hace poco tiempo, totalmente desdeñada. Stan Groff, ken Wilber, Jung… la avalan en la actualidad, entre muchos otros… afortunadamente.

Las comuniones, como les decía,  y todo el circo consumista,  me ha hecho pensar en lo que la sociedad de la razón, el ocio y el materialismo  ha elaborado con sutiles mecanismo para conseguir engullir  a cada prepuber en sus fauces… Las fauces de las pantallas líquidas, de las apariencias, de la cesta de la compra.

Las mini-novias o niñas que van a hacer la comunión son vestidas con trajes de boda en miniatura, maquilladas por una profesional  y peinadas en una peluquería desde tempranas horas de la mañana… antes del “evento”. Es como si las  fueran a casar… Ains…

Los padres reservan restaurantes con menús especiales para la ocasión y regalan souvenirs para que el montante que los invitados regalan  sea generoso.

Nos despojaron de las verdades trascendentales y nos perdimos en DisneyNeverland.

Ya se habrán dado cuenta. Sí, he asistido a una comunión, pero no me he aburrido nada…, al contrario (let it be), estos pensamientos, más un infante recién aterrizado en la familia y el recuerdo de algunos párrafos de  Demian (Herman Hesse) hicieron  del día una miríada de descubrimientos; solo me faltaban ustedes para darme sus contrapuntos, je, je…

Recuerdo que según avanzaba la ingesta del ágape, entre  arrumacos al recién llegado, puros habanos, modelones y taconazos de pasarela, me preguntaba ¿cuándo empezó todo esto…? ¿Cuándo nos subimos en este tren? ¿Cuándo se secuestró nuestra CONSCIENCIA, nuestra VOLUNTAD, nuestro mundo interior, nuestro territorio mágico-trascendental, cuándo se lapidó nuestra intuición (señales)?

Hace unas semanas mencioné de pasada la obra  “Demian” de Herman Hesse. Hoy les vamos a refrescar uno de los párrafos porque en este libro se narra el inicio del viaje interior de un niño llamado Emil Sinclair. H.Hesse lo escribió durante la primera guerra mundial  tras  recibir tratamiento psicoterapeútico de C. G Jung debido a las devastadoras circunstancias personales en la que se encontraba. Su dolor se transmutó en una obra  literaria  patrimonio de la humanidad donde el universo de Jung quedó novelado con genial maestría. “Otro hombre bueno… ” Y también lo saco a colación por si tienen ustedes niños para que les ayuden a iniciar el apasionante viaje interior, el camino más largo pero el más corto hacia la plenitud y realización personal.

Lean… una de las enseñanzas  trasmitida al joven Sinclair… pura psicología cuántica allá por el 1914 o pura mística de toda la vida…

“-Las cosas que vemos – dijo Pistorius con voz apagada- son las mismas cosas  que llevamos en nosotros. No hay más realidad que la que tenemos dentro. Por eso la mayoría de los seres humanos vive tan irrealmente;  porque cree que las imágenes exteriores son la realidad y no permiten a su propio mundo interior manifestarse. Se puede ser muy feliz así, desde luego. Pero cuando se conoce lo otro, ya no se puede elegir el camino de la mayoría. Sinclair, el camino de la mayoría es fácil, el nuestro difícil. Caminemos.

Se podría añadir que…

Conocerse es descubrir los dones personales que después serán puestos al servicio de los demás…,  es descubrir el propósito de cada uno en esta vida,  tarea esencial para terminar de enfocar la parabólica que nos conecta con todo el Universo…para alinearnos con la Fuerza.

I wish you were here (deseo que estuviéses aquí), de Pink Floyd,  es uno de esos temas clásicos de pop y una manera  de preguntarnos si realmente estamos presentes o aún andamos perdidos… ¡Escuchémosla!

Que la fuerza te acompañe para estar siempre despierto en la zona mágica y trascendental. Y si deseas ayudar a otros a entrar en este  mundo,  aquí tienes un espacio: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.