Temas etiquetados como: ‘propósito en la vida’

25. Recupera la perla

1 Noviembre, 2016

De 50 SOMBRAS de enGREYdos

El otro día llegó a mí el llamado “Himno de la perla”, un relato novelesco y simbólico proveniente del libro apócrifo de los Hechos de Tomás. Este himno narra el descenso de un príncipe celeste al mundo perverso que el texto denomina de modo simbólico “Egipto,” en una misión consistente en hacerse con una Perla Única que aprisiona una serpiente en el fondo del mar.

Esta Misión se ve obstaculizada por la oscuridad que el héroe experimenta tras el descenso, pero que a duras penas solventa mediante  su despertar, provocado por la carta que recibe de sus padres “celestiales”, en la que le recuerda su alto rango y la importancia del encargo que debe cumplir. Una vez que logra el príncipe su objetivo, puede volver al reino de su Padre y vestirse una vez más con sus hábitos gloriosos.

A mí me recuerda mucho esta leyenda a otras muchas que hablan de un paraíso perdido y lo mucho que tiene que ver con nuestro paso por esta vida. Recuerdo el Viaje del Héroe, el Viaje a Ítaca, el Pan de la Vergüenza. De arriba a abajo o del Norte al Sur, da igual, siempre hay un exilio.

En todas estas concepciones independientemente de la religión que estemos tratando la idea central es siempre la misma: nacemos “mágicos”, pero perdemos esa “magia” a medida que ejecutamos el guión de la vida que alguien nos ha dado y nos convertimos en desesperados o en optimista, en ejecutivos o en esclavos, en triunfadores o en perdedores, en felices o desgraciados,  en malvados o en bondadosos, blandiblues o castigadores, etc… Y nos oscurecemos paulatinamente opacificando nuestra luz interior para posteriormente “rescatarnos”, encontrándole unas veces el encanto a la vida, otras veces el sentido de la vida y otras veces el propósito de la vida. Muy pocos elegidos encuentran las tres.

Lo que está claro es que para conseguirlo hay que transitar por un abanico de experiencias que van desde un abandono, un divorcio, un cáncer, un fracaso, una injusticia, una perdida afectiva etc… Solo transitando a través de una o varias de esas experiencias despertamos, encontramos nuestro “don”, transformamos nuestro carbón interno en un diamante, y acabamos por entender que estamos en el exilio. Fuera de casa.

Solo admitiendo que somos exiliados de un paraíso perdido podremos encontrarle el sentido a esta vida y acceder al conocimiento del  qué, por qué y para qué estamos aquí y por qué algún día tendremos que volver.

Ahora atentos y atentas pues estos son los ejercicios para quitarte una nueva sombra:

1) Identifica quién eras tú antes de las experiencias que opacificaron tu luz.

2) Recuerda qué experiencia fue la que te terminó de desconectar  de tu “origen”.

3) Imagina cuál puede ser tu sitio en el mundo.

4) Escribe en tu GPS virtual hacia dónde quieres caminar…

Nosolonavegante, seguimos juntos un mes más…

Evolución personal

4 Octubre, 2012

(By Silvia Christmann y Angel 2)


La vida siempre plantea retos. Pero es más importante cómo vemos esos retos.
Las personas durante su vida, pasan por tres escalones, los llamaremos “Los 3 escalones de la evolución personal”. Aquí no puedes brincar de un salto para llegar del primero al tercero. Tienes que pisar por cada uno. Hay personas que se quedan para siempre en el primer o segundo escalón. Tu desafío, como en un juego, es llegar al tercero. Estos son los tres escalones de la evolución personal:

1- Sufrir

“¿Por qué Dios no se apiada de mi?” “¿Por qué las personas son tan malas?” “¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?”.

Esta forma de pensar cierra todas tus posibilidades de crecer. Hace que te encierres en un círculo vicioso de tristeza, del que rara vez escapas durante tu vida.

2- Aprender de las derrotas

Es la mentalidad de “¿Qué puedo aprender de esto que me está pasando?” “¿Qué puedo hacer al respecto?”. Este es el segundo escalón de la evolución personal.

Superas la mentalidad de sufrir y comienzas a crecer. Pero este escalón solo es una verdad a medias. Si te quedas en él, serás un luchador incansable que se enfocará en el éxito desde el punto de vista social: dinero, casa, familia, etc. Y tarde o temprano durante tu vida, en especial cuando estés a punto de llegar a la vejez, te darás cuenta que has estado pedaleando en el vacío… “¿Qué sentido tiene todo lo que estoy haciendo? Algo me falta”. Pero si luchas con tenacidad por encontrar la respuesta, tarde o temprano subirás al tercer escalón…

3- El propósito de tu vida.

Llegarás a ver tu vida, no como un mero accidente, sino como una misión de vida que tienes que llevar a cabo. Te voy a pedir que retrocedas en el pasado 10 años. Y veas como cada una de las acciones de tu vida, te llevaron cuidadosamente al momento que estás viviendo hoy. Verás con claridad que cada persona y circunstancia de tu pasado, parecen acomodarse como si fueran piezas de un rompecabezas. Descubrirás que el que te despidieran de tu trabajo, te obligó a ir por sendas que ahora estás muy agradecido. Comprenderás que el que tu novio te dejara, te llevó a conocer al hombre de tu vida con el que actualmente estás casada. Cada hecho está ligado con el siguiente. Cuando llegues al tercer escalón, el éxito social será secundario para ti. Al contrario de las personas que están en el escalón 1 y 2, que se enfocan en recibir, cuando estés en el escalón 3, te concentrarás en dar. Tu vida será una mágica aventura. Vivirás en el presente, preguntándote que tiene que ver determinada persona o circunstancia con tu misión. La única forma de que seas feliz plenamente, es estando en el escalón 3. En el 1, imposible. En el 2, es un parche, solo de forma temporal te sentirás bien mientras recibes aprobación de los demás por tu éxito social. Solo en el escalón 3 encontrarás sentido a tu vida. Porque sabrás que no estás por accidente.
Sabrás que tu vida tiene un propósito. Cuando cambies de enfoque interior para buscarlo, los maestros aparecerán para enseñarte lecciones y dirigirte a cumplir tu misión. Pueden presentarse en la forma de un amigo, un niño o una nota en el periódico que por arte de magia aparecerá. No es coincidencia. Recibirás pistas a lo largo de tu vida, que te dirán que hacer. Solo manténte alerta y sigue tu intuición.
Así que recuerda: solo cuando estés en el tercer escalón de la evolución personal experimentarás esa sensación interior de plenitud. Tu vida tiene un propósito y tu tarea es descubrirlo.

Y tú, ¿en que escalón te encuentras?

Comparte en nosolodoctorylac@gmail.com

EL Problema y la Solución de Noviembre

23 Noviembre, 2011

Dedicado a los que se sienten “solos” en su “búsqueda”.

Uno de los discípulos de un Maestro Jasídico , tenía un yerno que era bastante estudioso aunque no pertenecía a ningunas de las “ramas” oficialistas” de la Cábala. Iba por libre.Y de tanto ir por libre se fue diluyendo y con el pasar de algunos años el joven se fue alejando progresivamente de su camino y propósito en la vida y distrayéndose le surgieron “otras prioridades” que en definitiva le alejaron cada vez más de su camino. Hasta llegar a un punto abandono el estudio y se instaló en el ocio dedicándose la mayoría de su tiempo a montar a caballo y a vanagloriarse de lo mucho que habia ido aprendiendo sobre “caballos”….. .
Un día, su suegro le pidió que le acompañara a visitar al Gran Maestro , pero el yerno contestó que sólo iría montando su caballo. Cuando llegaron a la casa del Gran Maestro, éste le preguntó:
- “¿Dime cuál es, en esencia, la diferencia entre un caballo bueno y uno que no lo es?”
El joven contestó : “En el mismo tiempo en que el caballo débil recorre un kilómetro el fuerte avanza cuatro”.
-”¿Y qué sucede cuando el caballo fuerte se equivoca de camino?, ¿Acaso no se internaría más rápidamente en el bosque?”, pregunto el Rebe.
-” Es cierto, reconoció el muchacho, “pero al darse cuenta de su error, retornará mucho más aprisa”.

El Maestro repitió esas últimas palabras con mucho fervor, y de pronto el hombre comprendió la intención del Gran Maestro, y se sintió conmovido y comenzó de nuevo a estudiar y con el tiempo llegó a ser un referente importante espiritual.
Moraleja: Lo que tú crees que es un defecto puede en un solo instante convertirse en una virtud. Sólo depende la de la dirección que le des a la “flecha” de la voluntad.

No os preocupeis por la soledad como dice la letra de esta preciosa canción del grupo “América”: …En el desierto (donde no hay nadie) tú puedes recordar tu nombre porque allí no hay nadie (que te moleste) para darte dolor…

Vuelvan a verla esta vez subtitulada y fíjense en la letra: Toda una sabia reflexión para este mes.

Si deseas colaborar con nosotros, como más te guste hacerlo… háznoslo saber en: nosolodoctorylac@gmail.com

El filo de la navaja (E-MET)

14 Noviembre, 2011

(By Nosolodoctor y Angel 2)

De tres hermanos el más grande se fue por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar iba despierto y bien atento a cuánto iba a pisar.

De tanto en esta posición caminar ya nunca el cuello se le enderezó,

y anduvo esclavo ya de la precaución y se hizo viejo, queriendo ir lejos, con su corta visión

Conclusión: Ojo que no mira más allá no ayuda el pie

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el de en medio se fue por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar iba despierto y bien atento al horizonte igual.

Pero este chico listo no podía ver la piedra, el hoyo que vencía a su pie,

y revolcado siempre se la pasó y se hizo viejo, queriendo ir lejos, a donde no llegó.

Conclusión: Ojo que no mira más acá tampoco fue

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el pequeño partió por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar una pupila llevaba arriba y la otra en el andar.

Y caminó, vereda adentro, el que más ojo en camino y ojo en lo por venir

Y cuando vino el tiempo de resumir, ya su mirada estaba extraviada entre el estar y el ir.

Conclusión : Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

<

La entrada de hoy no es un jeroglÍfico aunque lo parezca sino que plantea el siguiente dilema :

Si hoy fuese el último día de tu vida, ¿querrías hacer lo hoy vas a hacer?

Para poder argumentar el debate les adelantamos un fragmento del discurso que ofreció en el 2005 en la Universidad de Standford (2005) el recientemente fallecido, Steve Jobs:

“El recordar que estaré muerto pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Porque casi todo – todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo temor a la vergüenza o al fracaso – todas estas cosas simplemente desaparecen al enfrentar la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo por perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón”.

Efectivamente; tenemos la formula del “Aquí y Ahora” que nos obliga centrarnos en el presente sin mirar hacia atrás y sin tampoco tener unas excesivas miras en el lejano futuro . Silvio Rodríguez narra una canción (fábula de los tres hermanos), que trata de cómo cada hermano intenta el éxito en su caminar diario cada uno aplicando una formula “secreta” y cómo cada uno de ellos fracasa.

Escuchemos la canción y luego seguimos. (La letra como últimamente solemos hacer, la hemos colocado al comienzo, bajo el título de nuestro post).

Es decir,nuestra estabilidad depende de estar siempre lo menos alejados de la “verdad”.

¿Cómo? Uniendo (o intentando unir) los acontecimientos aparentemente lejanos de nuestra vida que aunque puedan parecer distantes y alejados están realmente equidistantes tal como muestra la situación de las letras hebreas que forman la palabra “verdad” (que graficamos junto al título del post); y que también se podría traducir como “e- met; “lo unico (cierto) es que morimos): (Alef; Mem, Tav, las tres letras se encuentran equidistantes simétricamente unas de otras en el alfabeto tal como se muestra en el gráfico).

Resolver éste enigma y entrelazar esos “acontecimientos reveladores”, aparentemente lejanos nos podría sorprender con la contundente y sólida respuesta de que quizás nuestro propósito en la vida sea “ese”: entrelazar, unir, tejer, investigar, estudiar, pensar e intuir para ir caminando por ese estrecho “filo de la navaja” que es la vida.

Ahora le ponemos el discurso del hombre que desde un garage “revolucionó el mundo”.

http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY

Ya sabéis que en nosolodoctorylac@gmail.com también nos podéis mandar cuentos, entrevistas, historias familiares…pps, para que entre todos comentemos.

El problema y la solución de octubre.

26 Octubre, 2011

El verdadero significado de S.O.S

Nos gusta conocer la esencia de las cosas,  conocer el origen y el contexto de un refrán, de una frase en latín o  de un modismo en inglés, por cierto,  ¿sabían ustedes, por ejemplo, que el verdadero significado de la palabra “S.O.S” es “save ours souls”: (salven nuestras almas)?

Según esto,  preguntamos este mes,  ¿es posible pedir ayuda espiritual estando “aparentemente bien”? o ¿es “necesario tocar fondo para pedir y valorar la ayuda?

Lo que parece innegable es una cosa: “aquel que pide SOS, al menos tiene esperanza de ser  “socorrido”.  Y quizás hacerle ver las cualidades positivas a la  persona más negativa de nuestro entorno implica abrirle la puerta a su esperanza.

Del mismo modo,  cuando damos esperanza a alguien animamos a los demás a que den pasos hacia adelante, incluso en las situaciones más adversas. Cuando esto sucede,  es cuando pueden usar su potencial con un propósito positivo y así poder dar lugar a un cambio a mejor de forma progresiva. A veces, ver positividad en todas las situaciones, incluso en las más adversas, es lo que  realmente nos puede inspirar a ti, a mí  y a los que nos rodean a darle la vuelta a la tortilla,  al mismo tiempo que “Yo y mi entorno” se convierten en imagen de referencia para los que quieren superarse y hacer un esfuerzo.

A veces el propósito en la vida simplemente es “ese” sin tanta complicación “existencial”. “Ser y Estar”. Esa es la cuestión.

Seguimos atendiendo sus peticiones y recibiendo vuestras colaboraciones en: nosolodoctorylac@gmail.com

El Barquito Chiquitito

7 Octubre, 2011

Este verano estando de vacaciones, cada mañana cuando bajaba temprano a la playa, sólo contaba con la lejana compañía de un pequeño barco que casi rozaba la línea del horizonte. Allí, en pleno parque natural, no resonaba en mi cabeza la canción del Barquito Chiquitito… me pasaba factura mi adolescencia grunge y empezaba a tararear Ship of fools de The Doors.

 

Me acordaba del barco de los tontos, ese navío cargado de personas que se dirigen a ninguna parte (que no es lo mismo que soñar con visitar el País de Nunca Jamás), hacia uno mismo, en busca y captura del Vellocino de Oro cuyo máximo poder consiste en otorgar el “justo” título de rey del lugar…

A medida que avanzaba el Sol, iba llegando gente a esa arena de pan rallado que tanto me gusta. Después de varios días, algunos me preguntaban:

- ¿Por qué recoges tantas conchas rotas?- al verme con una bolsa de red llena- ¿No sería mejor coger las más grandes?

- Da igual…- les contestaba- de todos modos luego las voy a machacar en el mortero…

Y se acentuaba aún más la mueca de extrañeza de sus rostros, se daban la vuelta y les escuchaba decir:

- Vaya forma de desperdiciar unas vacaciones.

La última mañana que pasé allí, el barquito se acercó a la orilla y su Capitán se dirigió hacia mí:

- ¿Polvo de estrellas?- me preguntó.

- Sí…- contesté impresionada- Pero… ¿cómo lo ha sabido?

- Todo en esta vida tiene un porqué y no existe mejor propósito en esta vida que mostrarle a los demás la posibilidad más hermosa de aquello que nos rodea. Me han comentado que una joven solitaria y forastera recoge conchas rotas y va diciendo que luego las machacará. No hace falta que te diga lo descabellado y absurdo que le resulta a todos, eso bien lo sabes ya… al igual que te has percatado de que el polvo de nácar brilla tanto como las estrellas en el cielo nocturno. Será un bonito cuento…

Y regresó a su barco y mientras se alejaba, por primera vez vi su nombre: Papi Blue… Inmediatamente pensé en Papá Pitufo… pero luego mi imaginación voló como cuando era una niña y los Reyes de Hadas podían existir.

Gracias por devolverme mi Estado de Gracia y Poder

El propósito en la vida: acción-reacción

18 Septiembre, 2011

A menudo la gente se “ralla” con el tema  de “para qué estoy aquí” si será para tal o será para cual…

Durante mi estancia en el extranjero me sucedieron tres acontecimientos vitales: una la del Sol en Gibón que ya les narré el pasado año,  la que voy a contarles ahora sobre la sincronicidad y el propósito de la vida y la tercera que aún no les puedo decir nada y  que se titulará si Dios quiere “Mamy Blue”.

Les cuento una historia real que escuché de mi amigo Jaime en 1983 cuando me encontraba haciendo un stagge en un Hospital de Holon (Tel aviv) (Israel).

Eithan,  un soldado del ejército israelí apostado en Hebrón (poblado árabe donde, por cierto, reposan los restos de Abraham, padre de los judíos y de los árabes y de Isaac y Rebeca,  Jacob,  Sara y Lea…) resultó herido de gravedad por un árabe. Sucedió de madrugada,  muy temprano,  sobre las 4.40 h de la mañana de un viernes, y no había ningún soldado  cerca y, para más inri, todos estaban dormidos para oírlo.

Eithan se desmayó y sangraba terriblemente. Su vida se escapaba a chorros, pero en esto que otro soldado que estaba emplazado a 800 metros (casi un Kilómetro) y que  se había desvelado,  oyó el tiro y fue a investigar.

Entonces, encontró a su compañero que sangraba mortalmente. Trató de hacer el torniquete y todo lo que se aprende para que no se desangrase una persona y buscó ayuda urgente por el walky talky.  Esperando, siguió aplicando presión sobre la herida sosteniendo la vida de Eithan, “literalmente en sus manos”.

Eithan fue trasladado a aquel hospital donde trabajaba yo en la UCI y donde fue sometido a una cirugía complicada. Los padres de Eithan fueron notificados y se apresuraron al hospital. Cuando llegaron, el doctor les dijo que Eithan había recibido un disparo cerca del  corazón  pero que estaría bien. Sin embargo, si no hubiese sido por la inmediata asistencia de aquel otro soldado, hubiese muerto.

Realmente fue un milagro que el otro muchacho oyera a 800 metros lo que nadie del resto oyó, y además lograra localizar a Eithan tan rápidamente como lo hizo. Los padres quisieron agradecer a ese soldado, pero él había dejado el hospital después de oír que el joven en cuestión al que ayudó sobreviviría.

Mientras Eithan se recuperaba en casa, sus padres llamaron al ejército para averiguar el nombre del otro soldado, para agradecerle personalmente su acción. Desgraciadamente, el nombre del benefactor no fue encontrado y aunque intentaron averiguarlo no pudieron rastrear su identidad. La madre de Eithan sabía que lo más importante era, evidentemente, que su hijo estaba vivo, sin embargo no podía dejar de sentir que mientras no encontrara y le agradeciera en persona al soldado que salvó la vida de Eithan, todo el susto no estaría totalmente superado.

Hablaba mucho con aquella madre y ella me contaba como el no poder agradecerle al soldado le proporcionaba un sentimiento de vacío… Pero de pronto tuvo una idea. La pareja poseía un almacén de comestibles en Ashkelon (por cierto, el lugar donde ocurrió la historia de Sanson y Dalila….). Decidieron poner una nota en la puerta de su tienda de ultramarinos describiendo lo que pasó, asumiendo que Israel al ser un país tan pequeño probablemente tarde o temprano podría pasar el misterioso soldado.

Pasaron 4 meses sin novedades. Finalmente, una mañana de domingo (allí cierran los viernes por la tarde  y sábados y abren los domingos…), al séptimo mes de aquel incidente, una mujer se fijó en la nota que colgaba en aquella puerta de aquel negocio. Ella se acordaba perfectamente “como si fuese ayer” lo feliz que estaba su hijo Amiel aquel Viernes por la noche cuando vino a casa y les contó cómo aquella madrugada oyó un tiro en la lejanía en un asentamiento árabe y pudo salvar,  “casualmente”,  la vida de aquel  otro soldado. Así que entró en la tienda y se lo relató a la propietaria y como vieron que la historia coincidía, ambas madres, decidieron localizar a cada uno de sus hijos a través de sus respectivos móviles para ver si podían quedar aquella tarde y conocerse….

Afortunadamente resultó que los jóvenes y los padres podían asistir a la reunión aquella misma tarde. Ambas familias se congregaron para una emotiva “cita”. Los dos soldados intercambiaron experiencias del ejército y finalmente después de todo ese tiempo, la madre de Eithan se puso de pie para agradecer a Amiel por haber salvado la vida de su hijo y le dijo concretamente: “Salvaste mi mundo”.

Después del emotivo agradecimiento, la madre de Amiel la llevó solicita y clandestinamente a un apartado y le pidió hablar con ella fuera. Las dos mujeres salieron. Y ella le preguntó a la madre de Eithan:

-“Míreme, ¿no me recuerda?”  “No, lo siento. ¿Nos habíamos encontrado  antes?”

-“Sí,” -contestó la madre de Amiel. “Hay una razón puntual por la que pasé frente a su tienda hoy.  De hecho paso muy a menudo por esta puerta desde hace muchos años. Quería retribuirle de alguna manera el favor que me hiciste…”

-“¿De qué me está hablando?”- preguntó la madre de Eithan. La otra mujer contestó.

-“Hace veinte años vivíamos cerca de aquí y yo venía a comprar leche y pan muy seguido  a su tienda. Un día usted notó en mi cara que algo no me iba bien y muy gentilmente preguntándome qué me sucedía se interesó usted por mí  y yo … me “abrí” a usted. Le dije que atravesaba por un momento económicamente muy difícil y como estaba embarazada, barruntaba abortar. En cuanto pronuncié la palabra “aborto” usted cerró la tienda y llamó a su marido y los dos parecieron olvidarse de su propio negocio. Se sentaron pacientemente durante dos horas y me oyeron. Todavía recuerdo claramente sus palabras. Usted me dijo que es verdad que estaba pasando por un momento duro pero,  que a veces las cosas buenas en la vida se presentan a través de la dificultad, que esta, la dificultad es como una “cáscara” que esconde lo bueno  y que las cosas mejores llegan a través de abrir la cáscara y no en tirar la nuez solo por la dificultad aparente…

Recuerdo perfectamente que me habló de la alegría de ser madre y que la palabra más bella que se puede  oír en cualquier idioma era  “mamá” cuando es pronunciada por un hijo. Además me recordó  una frase del Talmud que decía “quien salva una vida,  salva el mundo”.

¡Ustedes dos me hablaron y hablaron hasta que me convencieron de no abortar…!,  al menos que dejara a la naturaleza, al destino “hablar” y como hoy pueden comprobarlo, ¡Dios les devolvió el favor!

-“¿Qué quiere decir?- preguntó a la madre de Eithan,  aunque temblando intuía la respuesta y  estremecida escuchó la voz de aquella mujer:

-“Yo di a luz a un niño hace veinte años que ustedes salvaron diciéndome que lo pensara muy bien antes de abortar”. -Con lágrimas de alegría declaró- “Mi Amiel querido no habría estado vivo si no es por ustedes. ¡Él fue quien creció para salvar la vida de su hijo Eithan!” De hecho,  he verificado este mediodía todos los datos en el ejército antes de hablar con usted y coinciden. Solo que a mi hijo Amiel le apodan “el dormilón” por la dificultad que tiene en despertarse y eso le ha supuesto más de un problema con sus jefes. Justo ese día se “desveló”,  justo ese día, escuchó un tiro en la lejanía…

No lo olvides: “A cada Acción le corresponde su reacción…, aunque pasen veinte años,  veinte años no es nada”. La acción fue escoger la opción difícil. La reacción fue… un milagro “casual” que “sólo” te afecta a ti.

Desde entonces cuando me siento frustrado porque creo que no veo los frutos de algo,  que yo tengo la certeza de haber hecho correctamente,  pienso en Eithan y me voy a “spotify” , que muy gentilmente me regaló “caradefuego” y escucho un tango que habla de que “veinte años no es nada…” Oigan bien la letra,  si no hubiese sido ya escrita, perdónenme la inmodestia, estoy seguro que la hubiese escrito un servidor de ustedes ¿la escuchamos?

Cuando más es más.

30 Agosto, 2011

(By Ángel 1 y Nosoloángel)

Cuando Fangoria  lanzó  el trabajo discográfico que incluía la canción que acabamos de escuchar, no hacían más que justificar en sus entrevistas promocionales el por qué de que “más es más”  ante los periodistas.   Algunos  se quedaban atónitos ante las declaraciones pues estaban haciendo apología del materialismo, otros con mirada suspicaz les seguían el juego, muchos  compartían la misma opinión cayendo en la trampa y sus máscaras, y otros,  tambaleantes en sus frágiles convicciones,  dudaban de ellos mismo ante el brillo de las estrellas del pop español.

En una realidad aparente donde todos quieren más,   más siempre es menos  pues “más” es más hambre, más necesidad, más carencia material y pobreza espiritual; todo lo contrario de lo que ocurre en el plano metafísico.

Hace unos días  me pregunté: ¿Cómo saber lo que quiere Dios de mi? e inmediatamente, rectiqué, corregí mi pregunta: ¿qué es lo que Dios quiere hacer a través de mi para los demás? o más sencillo: ¿qué puedo hacer por los demás? Más das, más te das. Más es más (metafisica).

Recibí esta respuesta: “muy fácil aquello que  es “útil” es “bueno”; aquello que es inútil” te distancia de tu propósito”.

¿Que espera Dios de ti? otra explicación imagino que  está en lo que le dijo Dios a Abraham: “camina recto delante de mí”; es decir,  saber aplicar la dosis de piedad y justicia adecuada en cada momento, siendo útil y enfocados en dar a los demás.

Reconocer nuestras imperfecciones,  nuestras falsedades, nuestras bajezas, como humanos que somos, es  intentar claramente “rectificarnos”.

Vivimos en un mundo con muchos seres dormidos (en la falsedad, lo inútil, el Ego), sin consciencia; unos más y otros menos pero todos con una “visión real del mundo de un 1%”; por eso, cada día que dediquemos al estudio, a tener más conciencia, a sentir respeto y conexión con los demás, avanzamos un paso más. Porque más es más.

Lo que aparentemente es difícil para algunos, en principio  solo consistirá en dejar de pedir a los demás sin respetar el tiempo y la vida ajena, aunque para otros el esfuerzo radicaría en decidir si dar o no 200 millones de euros a campamentos infantiles (Paul Newman).

Cuando “más es más” es únicamente en el “plano metafísico”. Pues si nos embarcamos en crear proyectos que beneficien a los demás, a la postre sabemos que seremos bendecidos con salud, suerte, sabiduría, prosperidad…, pero ojo al parche, pues a veces podemos terminar “trabajando  para el bando equivocado”: para el Ego. Pareceremos rectos, pareceremos  honestos, pareceremos justos pero en el fondo estaremos inconscientemente metiendo goles en la portería equivicada… y haciendo el trabajo a Don Puro Ego.

http://www.youtube.com/watch?v=iOBke_DHZ7A&feature=related

El Problema y la Solución de Agosto

24 Agosto, 2011

Me preguntan muchas veces: ¿existe una fórmula para la felicidad? y a las personas que suelen preguntarme este tipo de preguntas tan… ambiguas suelo contarles este cuento del Jafets Jaim.

Dice así…

El avión estaba aterrizando mientras el hombre miraba a través de sus ventanas, añorando la ciudad que dejó lejos. Él era un comerciante de piedras preciosas  que iba de un lado a otro para realizar sus negocios. En aquella ocasión llevaba consigo once mil dólares en efectivo.

Abandonó el aeropuerto y se dirigió directamente hacia la zona de los especialistas en el ramo diamantero. Luego de un rato, ya había utilizado casi toda la cantidad que había llevado. Le quedaban mil dólares, lo que le alcanzaría para su regreso con todas las comodidades, como él acostumbraba a viajar.

Ya estaba empacando sus pocas pertenencias, y suenan unos golpes en la puerta de la habitación de su hotel. Abre y aparece un desconocido.
-Disculpe, señor – le dice -. ¿Me permite un minuto, por favor?
-Adelante – respondió el hombre con reservas.
-Escuché que usted es un hábil y exitoso comerciante de piedras. Quizás esté interesado en comprarme un lote a mí. Le aseguro que no se arrepentirá. Es de muy buena calidad y a un precio realmente ventajoso.
-Verá usted, señor. Seguramente hubiera aceptado en otro momento, pero ahora me he quedado sin dinero.
-Es que… De veras vale la pena – insistió el otro.
-Puede ser, pero lo lamento. Sólo me quedan unos dólares para regresar a mi casa…
Sin embargo, dentro de él ardía la curiosidad de saber qué era lo que le estaba ofreciendo.
-Este… ¿Podría ver qué es lo que tiene, si no hay inconveniente?-  le pidió.
El hombre de la calle abrió un maletín y de ahí surgió un fulgor impresionante. El comerciante no podía creer lo que tenía frente a sus ojos…  Realmente ésos eran unos diamantes como hacía mucho tiempo no veía. Los observaba,  los analizaba,  los admiraba…
-¡Oh! ¡Oh! ¡Esto sí es una maravilla..! – exclamaba.
-Yo también sé que son piedras muy valiosas – reconoció el otro hombre.

Y agregó…

- Lo que pasa es que estoy muy necesitado de fondos porque tengo que afrontar deudas astronómicas. A usted no lo puedo engañar. Usted sabe que éstas son auténticas y aquí tiene el certificado de que me pertenecen. Si acepta comprármelas ahora mismo, se las doy a un precio regalado.
-¿C… Cuánto? – el comerciante casi se había arrepentido de pregun­tar. Seguramente no tendría con qué pagar.
-Este lote vale varios miles de dólares. Deme mil dólares y es suyo.
-”¡Mil dólares!”, pensaba el comerciante, “¡este hombre no sabe lo que dice! ¡Me lo está vendiendo por menos del diez por ciento de su valor!”
No sabía cómo hacer para ocultar su contrariedad. ¡Tenía una fortuna al alcance de su mano y no podía comprarla!
- Quinientos dólares… – le ofreció, calculando que el resto le iba a permitir regresar a su casa (aunque no “en primera”, como a él le gustaba).
-Mil y ni un dólar menos. Es la cantidad que necesito.

-Tiene razón-  pensó el comerciante- No tiene por qué hacerme más rebaja de la que ya me hizo. Pero, ¿cómo haré para volver a casa?”, se preguntaba.
Luego recordó que le habían quedado unos billetes sueltos y unas monedas,  quizás con eso le alcance. Porque en realidad, no resultaba lógico dejar pasar una oportunidad como ésa. Jamás se le presentaría algo semejante.

-¡Trato hecho! – metió la mano en su bolsillo y sacó un fajo de billetes

- Cuéntelo. Aquí tiene exactamente mil dólares.
Cuando el hombre se retiró y él se quedó solo en su cuarto con el lote de piedras, se dio cuenta que efectuó la operación comercial más importante de su vida. Pero al mismo tiempo, estaba preocupado.  Aquellos billetes y monedas, quién sabe si le permitirían viajar,  ya no como estaba acostumbrado a hacerlo, sino “viajar” en todo el sentido de la palabra.
Efectivamente, no había medio de transporte “normal” que lo lleve a su casa con la cantidad tan exigua con la que pretendía pagar.

La gente lo miraba extrañada: un hombre tan bien vestido, buscando precios en las ventanillas de ómnibus más corrientes y baratos. ¡Y le parecía caro!
Se le acercó un hombre de aspecto no muy elegante que digamos.
-Señor,  he visto que está buscando algo o alguien que lo deje en esa ciudad que mencionó. ¿Cuánto dinero tiene?
El comerciante se lo dijo.
-Hasta a mí me parece poco… – dijo el hombre haciendo una mueca- Bueno,  si quiere yo lo llevo por esa cantidad,  tengo que pasar por ahí. Pero le advierto que mi camión no es lo que se dice “de lujo”, ¿eh?
Cuando el comerciante lo vio, se dio cuenta que el hombre había exagerado. No es que el camión no era “de lujo”, sino que era miserable. Aparentemente, ahí viajaban sólo personas que apenas si tenían para comer. Pero no era ése un momento para ponerse a exigir comodidades (eso vendría después). Ahora hay que llegar a casa…
Sentado en uno de los asientos, apretaba contra su pecho el gran tesoro que había tenido la suerte de conseguir por tan poco. Mientras el camión transitaba por la carretera, se ilusionaba y hacía proyectos, imagi­nándose qué es lo que iba a comprar con las grandes ganancias que le proporcionarían las piedras.
Sintió que alguien lo miraba. Se volteó  y vio que un hombre de pobre apariencia lo estaba observando detenidamente. Pasó un rato, y el hombre seguía sin despegar sus ojos de él. De pronto, se le acercó.
-Disculpe. Yo a usted lo conozco…
-Puede ser…
-¡Claro! Usted es el famoso comerciante de diamantes. Una vez lo vi pasar mientras yo trabajaba de pintor en un edificio.
El comerciante asintió con la cabeza.
-Y… ¿se puede saber por qué está usted viajando en un camión como éste? Me imagino que un hombre de su riqueza no utiliza otro medio de transporte menor que la primera clase de los aviones…
-Tiene usted razón. Yo ni sabía que existía este tipo de camiones. Pero aunque no me lo crea, le diré que me he quedado sin dinero y no tuve otra alternativa para poder llegar a mi casa.
El comerciante le contó al hombre pobre todo lo que había sucedido  y cómo hizo lo que hizo para no dejar de aprovechar la ocasión de hacerse de ese lote de diamantes que muy difícilmente encuentre otra vez. Luego concluyó: es cierto que podía haber optado por seguir viajando en primera, y me hubiese ahorrado todo este sufrimiento de hacer un viaje tan incómodo y desagradable. Todavía me falta alojarme en lugares muy precarios, en las escalas que haré antes de arribar a la ciudad donde vivo. En el trayecto, tendré que olvidarme de los manjares que incluyen mi menú diario, y los reemplazaré por comidas que apenas me permitan subsistir. Estoy consciente de las penurias que tendré que soportar antes de trasponer la puerta de entrada de mi casa. Pero pensé que vale la pena pasar un rato desprovisto de lo que a uno le gusta y aguantar, con tal de disfrutar después de toda una vida llena de satisfacciones y placeres… Cada vez que me invade la angustia por todas las privaciones por las que estoy pasando, abro el maletín donde guardo las piedras preciosas, y esa angustia es reemplazada por una sensación de felicidad  que disfrutaré como nadie y como nunca, en un futuro no muy lejano…
La figura del destartalado camión se alejaba en el horizonte. El comerciante no estaba muy seguro de haber convencido al pobre de sus ideas, pero sin embargo, era el único pasajero que viajaba con una sonrisa en sus labios.
Sabía que al final de ese trayecto tan dificultoso, le esperaba el bienestar  económico definitivo…

Moraleja: nada es gratis en la vida. No existe una receta conocida para el éxito o la felicidad;  pero sí sabemos los ingredientes del mismo. El problema (o el reto) es saber conjugar dichos ingredientes en la forma y proporción adecuada para que se forje el “éxito” que esperamos.  Muchos terapeutas  recomiendan Disciplina y Autosacrificio como muestra este relato del Jafets Jaim uno de los sabios cabalistas mas renombrados de los últimos doscientos años. Muchas veces se me ha escuchado hablar metafóricamente del concepto “tener saldo a favor” o “estar sin saldo”. A veces  no es tan dramático comer “pan con sal y dormir sobre un colchón  y “dejar sitio” para que otro tipo de bendiciones “quepan” en nuestras vidas.

A veces es tan pesado nuestro equipaje,  nuestra maleta esta tan llena que “nos regalan” un pequeño “don” de gran valor  y tenemos que renunciar a él por no tener espacio libre en nuestra maleta.  Sé que este blog es importante para mucha gente (vanidad aparte) que hace como el diamantero del cuento: cuando están  por perder la paciencia y las esperanzas, se meten en este blog y clickean sobre la entrada del día o sobre algunas de las anteriores,  esa especie de “cofre’ donde están depositadas algunas joyas cuyos mensajes,  reflexiones o moralejas nos hace despertar y encontrar esa rendija que nos asegura al menos la felicidad de ese día.

Quiero agradecer a Dios primero y a todos los colaboradores de este blog después,   por el enorme privilegio de poder “vender”  este tipo de herramientas a precio de ganga: solo “abrir”,  leer y comentar…,  probablemente no sea la felicidad pero te permite “coger” los ingredientes por separados para hacer “la mayonesa”.

A ver qué os parece este videoclip sobre aquella famosa academia que enseñaba a los “aspirantes”  a la  “fama”,   la disciplina y el autosacrificio. ¡Venga video!

Game Over

22 Agosto, 2011

(By Angel 5 y Nosoloángel)

En el mundo que nos rodea hay muchos ejemplos, pero quizá la ideología nazi  representa metafóricamente a quienes van diciendo: tú sirves y tú no sirves. Otro ejemplo son ciertas escuelas  que a través de psicotécnicos, determinan a muy corta edad a qué se deben dedicar las criaturas indefensas que rellenan dichos test…
Hay más, basta con mirar a nuestro alrededor.  Los conocemos y, aun así,  somos muchos los que caemos en la trampa de sus alambradas de juicios rancios, paternalistas, proteccionistas, manipuladores, exterminadores…, que nos cercenan la libertad de SER, lo que en realidad somos en potencia.  Lo que somos de verdad.

Es una pena,  pero los campos de concentración a nivel metafísico siguen ahí…, agazapados o evidentes, por doquier.

Alguien que te dice: para qué ser músico si eso no da dinero, tu hermana es más aplicada, esta niña es tan nerviosa, tú tienes que aprender más pues te falta mucho… ¡Anda ya! Yo soy lo que  mi corazón decida, pero ¿quién nos enseña a parar los pies a esas tramposas afirmaciones?

No queda más remedio que sanearse de mentiras y de profecías negativas que al final se autocumplen. Todo depende de cada cual, somos responsables de nuestro mundo y, sobre todo,  es muy importante no permitir  que otros  secuestren tu vida.

Es un reto, somos conscientes, pero la clave está en crear tu verdadera realidad y materializar tus sueños… Quizá sea necesario ser consciente de que los pobres son ellos y casi mejor dejarlos en sus tristes sombras reduccionistas y simples, para nosotros buscar lugares y gentes más soleadas.

Ojalá que este blog contribuya a que salgamos de las alambradas todos y todas las partes implicadas en él y, lo mejor, que seamos capaces de trasmitirlo en un imparable efecto multiplicador de corta-alambradas.

Por muy duras que sean las circunstancias siempre se puede cambiar el chip, la visión de lo que nos pasa. De hecho tenemos ejemplos de lujo de programadores de realidades alternativas. ¿Recordamos la película La Vida es bella? En ella pudimos descubrir que el padre del niño, no luchó contra los nazis. Su labor fue mucho más trascendente, más pacífica, más fructífera…, proactiva.  Insertó un programa de “realidad alternativa” en la mente del niño mediante la imaginación. Reprogramó la realidad del campo de concentración  para hacer feliz a otros seres. No luchó contra el mal…, “¡¡¡este, se  disipó mágicamente mediante la manufactura de otra realidad distinta!!!” Sustituyó  una “destructiva realidad aparente” por una feliz y  plena realidad saludable.

Y es que, aunque nos parezca una utopía (para eso sirven por cierto, para que caminemos en esa dirección y hasta donde lleguemos, hemos llegado) resulta que el guión que cada cual tiene se puede reprogramar o recuperar de la basura donde lo enviamos sin querer, para vivir con plenitud, para desintegrar  a los carceleros…

Quizá la clave está en escuchar lo justo para que podamos seguir creciendo,  utilizar la imaginación no para generar miedos, ni basurillas antievolución; sino para CREAR nuestro propio mundo ¡¡Ojo!! Que no es  evasión, porque su valor intrínseco es que emana   consciencia y utilidad. Vamos que es IM-PRES-CIN-DI-BLE, para que reconectemos con nuestra esencia y hasta con nuestra misión en la vida.

Claro que hay escollos. De nada sirve reinstalar nuestra verdad si se crea una meta-realidad, un mundo propio y no se puede acceder por repetir hábitos  antiguos ¡una pena! Porque eso quiere decir que la aparente realidad está cumpliendo su función, las alambradas están haciendo bien su trabajo ¡Jo!

Algo así como plantear un juego infantil de vaqueros e indios y no poder participar porque nunca rompes la barrera abrumadora de tu personaje en la realidad aparente. Intentar ser un indio y no poder… O ser gay en el armario, o no querer a quien tienes a tu lado y fingir felicidad, o no permitirte crear un poema porque te han dicho que no eres suficientemente buena, o no amar tu vida y ponerte excusas para cambiarla por miedo a la vorágine externa ¿seguimos? Hay mil ejemplos.

Los niños siempre están saltando de la realidad aparente a otras meta-realidades… Por eso el juego es taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan importante…, nunca deberíamos  perder ese mecanismo de migración de una realidad a otra a golpe de imaginación y “certeza”, pues al madurar  lo vamos a necesitar para regresar a nosotros  mismos.

Soñar nos abre una puerta, y descubrir que todo es un sueño y que podemos elegir entre muchas formas de vivir con plenitud es empezar a practicar la CERTEZA. Decantarnos por la que además es útil para los demás y nos da pie a mostrar nuestros dones personales (comunicación, positividad, serenidad, creatividad, sutilidad…etc)  es dar en el blanco.

Es como si alguien crea un videojuego y no puede jugarlo porque no puede dejarse llevar… ¡Menuda pérdida de tiempo, de energía y de sentido!

Pero nos queda un as en la manga, una última opción: pulsar Game Over (el juego de las aparinecias ha terminado, toca una oportunidad de vivir). La cuestión es elegir a qué realidad se lo aplicamos: a la realidad absurda, fría, y manipuladora… o a la que de verdad formamos parte como actores fundamentales e imprescindibles  y no nos han o hemos permitido vivir.

Allá cada cual, pero que quede claro que tenemos el regalo interior de recordar y recuperar de sus ruinas nuestro universo particular, y sobre todo, no podemos olvidarnos jamás de que tenemos derecho a hacerlo. Y sobre todo: nos lo merecemos.

Para cerrar  os recomendamos   “El invisible Harvey” (1950). Harvey es un “pooka” o   conejo invisible de dos metros de alto y amigo de Elwood (James Stewart).

“El mundo se divide entre quienes aceptan a Harvey y quienes se horrorizan ante la mera insinuación de su nombre. Los primeros asumen la riqueza de la vida, abiertos a sus posibilidades; los segundos, gente de orden, ven lo que la Ley establece que se ha de ver”.http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/834763.html


© 0000-0000 (NoSoloDoctor y Los Angeles de Charly) - Actualizado: 24/05/2017 - Visitas totales: 1,036,423 - Últimas 24 horas: 182
Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.