Temas etiquetados como: ‘respeto’

El águila y el halcón.

11 julio, 2011

Cuenta una leyenda de los indios Sioux que, cierta vez, una pareja de enamorados llamados él Toro Bravo y ella Nube Azul, llegaron tomados de la mano a la tienda del viejo hechicero de la tribu y le pidieron lo siguiente con estas palabras:

-Nosotros nos amamos y vamos a casarnos. Pero nos amamos tanto que queremos un consejo que nos garantice estar para siempre juntos, que nos asegure estar uno al lado del otro hasta la muerte. ¿Hay algo que podamos hacer?.

El viejo, emocionado al verlos tan jóvenes, tan apasionados y tan ansiosos por unas palabras, les dijo, haced lo que pueda ser hecho, aunque sean tareas muy difíciles.

-Tú, Nube Azul, debes escalar el monte al norte de la aldea y, solo con una red, cazar el halcón más fuerte y traerlo aquí con vida. Tendrás hasta el tercer día después de la luna llena. Y tú, Toro Bravo, debes escalar la montaña del Trueno. Allá encima encontrarás a la más brava de todas las águilas. Solamente con una red deberás agarrarla y traerla para mí.

-¡Viva!, -contestaron.

Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego partieron para cumplir con la misión.

El día fijado,  frente a la tienda del hechicero, los dos esperaban con las aves.

El viejo las sacó de las bolsas y constató que eran verdaderamente hermosos ejemplares de los animales que él les había pedido.

-¿Y ahora, qué debemos hacer? -los jóvenes le preguntaron.

Tomen las aves y amárrenlas una a otra por las patas con esas cintas de cuero. Cuando estén amarradas, suéltenlas para que vuelen libres. Ellos hicieron lo que les fue ordenado y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron volar, pero apenas consiguieron dar pequeños saltos por el terreno. Minutos después, irritadas por la imposibilidad de volar, las aves comenzaron a agredirse una a la otra, picándose hasta lastimarse.

Entonces, el viejo dijo:

-Jamás se olviden lo que están viendo.

Y este es mi consejo:

Ustedes son como el águila y el halcón. Si estuvieran amarrados uno al otro, aunque fuera por amor, no sólo vivirán arrastrándose sino también, mas tarde o más temprano, comenzarán a lastimarse uno al otro.

Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos, pero jamás amarrados. Libera a la persona que amas para que ella pueda volar con sus propias alas. Esta es una verdad en el matrimonio y también en las relaciones familiares, amistades y profesionales. Respeta el derecho de las personas de volar rumbo a sus sueños. La lección principal es saber que solamente libres las personas son capaces de fabricar auténticas burbujas de amor.

Dentro vídeo y…

http://www.youtube.com/watch?v=EDEDW9T-QHk

… que la fuerza te acompañe para alegrarte de  la libertad que brilla en los ojos de los que amas.

nosolodoctorylac@gmail.com es el buzón donde puedes reenviar pps, fotos, vídeos, poemas, entrevistas… para  compartir con todos.

Eros vs. Agape

9 junio, 2011

La verdad es que si lo pensamos detenidamente, desde las canciones populares hasta la ópera, la literatura clásica o las telenovelas diarias, las exitosas películas de turno u obras de teatro, estamos rodeados por innumerables ejemplos de relaciones inmaduras e insatisfactorias. Una vez tras otra esos modelos culturales nos inculcan que la profundidad del amor se puede medir por el dolor que causa y que aquellos que sufren de verdad, aman de verdad.
No sirve como disculpa, pero si somos bombardeados por estilos perjudiciales de relacionarnos, ¿tal vez sea porque eso es casi todo lo que vemos y sabemos ?

http://www.youtube.com/watch?v=CEEzFpiZypM&feature=related

Escasea el modelo de una relación madura, honesta , no manipuladora y no explotadora… Ojalá podáis decirme que estoy equivocada, pero yo conozco apenas tres pares, y me considero afortunada.

Y es que todo sucede en un contexto, inclusive nuestra forma de amar.

Robin Norwood en su libro “Mujeres que aman demasiado” hace un planteo acerca de lo que considera verdadero amor mencionando a “los listos griegos” que utilizaban dos palabras diferentes : EROS y AGAPE para distinguir dos maneras profundamente distintas de experimentar lo que llamamos ”amor”.

Eros, está claro, se refiere al amor apasionado. Desde aquí el verdadero amor puede ser asociado a sentimientos de excitación, embeleso, drama, ansiedad, tensión, misterio y anhelo.
A menudo hay que vencer grandes obstáculos que se integran en la relación, cómo no, como elementos de sufrimiento. Esto da como resultado el índice de profundidad del amor, basado en la voluntad de soportar el dolor y penurias “por el bien de la relación”. Ya me dirán…

Agape nos enseña que el verdadero amor es una unión en la que dos personas que se quieren están comprometidas. Compartiendo muchos valores, intereses y objetivos básicos, tolerando de buen grado sus diferencias individuales.
La profundidad del amor se mide por la confianza y el respeto mutuos,donde cada integrante de la pareja tiene el espacio de expresarse plenamente, ser creativo y productivo en el mundo. Asímismo que cada uno pueda verse con honestidad a fin de promover el crecimiento de la relación y la profundización de la intimidad.
Relaciona al “verdadero amor” con sentimientos de serenidad, seguridad, devoción, comprensión y compañerismo, apoyo mutuo y bienestar.

Si se superaran los obstáculos que les impiden estar juntos y se forjara un compromiso genuino, sería probable que llegase un momento en que esas dos personas se miraran y se preguntaran ¿ adónde se ha ido la pasión ?. Se sienten seguros, cálidos y afectuosos el uno hacia el otro, pero también se sienten un poco estafados, porque ya no arden de deseo mutuo.

El precio que pagamos por la pasión es el miedo, y el mismo dolor y el mismo miedo que alimentan al amor apasionado también pueden destruirlo.
El precio que pagamos por un compromiso estable es el aburrimiento, y la misma seguridad y la misma solidez que cimentan una relación así también pueden hacerla rígida y sin vida.

Si debe haber un desafío y una excitación constantes en la relación luego del compromiso, éstos deben basarse, no en la frustración ni en el ansia, sino en una exploración cada vez más profunda de lo que D.H. Lawrence llama “los misterios gozosos” entre un hombre y una mujer que están comprometidos mutuamente.

La confianza y la honestidad del ágape deben combinarse con el coraje y la vulnerabilidad de la pasión a fin de crear una verdadera intimidad. Se dice pronto.

Estamos deseando que nos cuentes, nosolodoctorylac@gmail.com.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.