Temas etiquetados como: ‘responsabilidad’

Barco a Venus : That is the question

22 abril, 2012

NOSOLODOCTOR Y ANGEL POR TRES DIAS (MTR)

Conozco a un excelente maestro, pedagogo y teólogo llamado Elías Daye que nos cuenta una alegoría impresionante y que su vez les transmito. Dice así: Cuenta que uno (Ruben) le pregunta a otro (Andres) :

R- ¿Te gusta el mar?

A- Sí.. una vez fui , estuve en un barco.

R- Pero ,¿te mojaste?

A- ¿Yo? ¡que va!, ni un solo pelo .

R- ¡Ah! Pero… , entonces no estuviste en el mar.

A- No. no estuve “en” el mar pero estuve “sobre” el mar , no dentro de él.

-José le preguntó a Jaime:

José – ¿Te gusta el mar?

Jaime – Sí.. una vez fui a la playa y me méti solo hasta la cintura, un dia que hacia “terrá” para refrescarme.

-Alejandro le hace la misma pregunta a Estibaliz y ella contesta:

Estibaliz – Si , una vez entré en el mar, vi peces y nadé. Sentí lo que es estar en el agua e ir de un lado al otro. Descubrí que no sólo me refrescó del calor sino que posteriormente me di cuenta de que activó toda mi circulacion y mejoré mucho de mi síndrome de “piernas pesadas”…

Dice el Rab Elias Daye al respecto de estos diálogos que aunque parezca increíble , esto es lo que sucede con nosotros. El mar está, pero la diferencia radica en como lo vemos y que actitud tomamos frente a él . Y como, yo entiendo que estuve y que hice, esa es la cuestión. Estar en un barco es como ser creyente a nivel informativo, sin mejorarme, sin acción, no practicándolo. Meterse hasta la cintura es hacer algo bueno por el mundo . Pero meterse y nadar es entregarnos a la voluntad del Creador , desarrollarnos y crecer progresivamente; ser una especie de instrumento de la divinidad en la tierra , y ello nos permite avanzar en la vida de un lado a otro del mundo. El miedo de tirarse que se produce al principio, por los prejuicios que tenemos, es inevitable. Pero una vez que hemos ingresado en las aguas cristalinas, no sólo desaparecen los temores, sino que al contrario, revitaliza toda nuestra vida, elevándonos a mundos superiores, imposibles de describir con palabras, ya que la única forma es vivenciándolo. Necesitamos pues una especie de GPS que nos evite el miedo a “zambullirnos en el mar” y para conectar dicho GPS necesitamos “conciencia”. Un GPS de estas cacaterísticas podría indicarnos cuál es la dirección correcta sin que nos sintamos privados de nuestro libre albedrío. Por seguir con el símil del barco, hace unos días vimos en las noticias de todo el mundo el hundimiento del Costa Concordia. Esto es sorprendente ya que al parecer el crucero poseía un equipo extraordinariamente avanzado de GPS que aseguraba absoluta seguridad. ¿Cómo pudo ocurrir? Con todo nuestro progreso científico. ¿Cómo puede hundirse a escasos metros de la costa ?

El Rab Benjamín Blech dice que la respuesta tiene profundas implicaciones de tipo moral y ético. El Concordia se puede considerar uno de esos orgullosos símbolos de los maravillosos avances científicos. Era “inhundible” (como el Titanic ¿ se acuedan? cuyo titular el dia de su botadura era: “Este crucero ni Dios lo podrá hundir….” . El GPS del Costa Concordia marcaba la ruta segura, pero el ego del capitán, que quiso acercarse más a la costa para fanfarronear con su “juguete” ante sus amigos, superó toda precaución. Es decir, la maravillosa tecnología del Costa Concordia no pudo compensar un error ¿moral? . Además, el capitán estuvo entre los primeros en abandonar el barco… (es el simil de que el intelecto se evade de los acontecimientos…) los fuertes empujaron a los débiles… y al final el triste titular del periodico del dia siguiente fue: ” los muertos podrían haberse evitado”. Vivimos en una época en la que se idolatra todo adelanto científico pero no nos damos cuenta de que nuestra evolución mental, moral y ética no va pareja a dichos adelantos. Estamos obsesionados con dispositivos electrónicos que supuestamente deberían hacernos la vida más fácil y divertida cuando en manos inexpertas (o en mentes inmaduras) nos esclavizan o “hipercontrolan” a otras. Dedicamos muy poco tiempo a considerar la importancia de un sistema de valores sin el cual todos estos avances son insignificantes.
La tragedia del Costa Concordia ocurrió por un error humano precedido de una falta moral previa. Cuando se tiene la vida de una serie de personas en las manos uno debería al menos dejarse de frivolidades y asumir esas responsabilidades. Antes (después del error) al menos el capitán era el último en abandonar el barco. Ahora es el “primero”. That is the question… esa es la cuestion de la degradación del siglo XX1. El punto no es el error, el punto es la actitud despues del error, la responsabilidad. El honor y la gloria después de un error es casi tan importante como el error en sí. Porque equivocarnos podemos equivocarnos todos, pero al menos nos queda estar de pie “asumiendo el marrón”.
¿Recuerdan el caso de un famoso que atropelló a un señor con su automóvil y no tenía carnet de conducir y no paró al atropellarlo y le endosó el marrón ” a un hermano “?. ¿ Es eso un hermano?

¿Qué podemos aprender de este suceso? Primeramente que debemos de tener un GPS; segundo : tenerlo conectado; tercero: seguir sus instrucciones por encima de nuestro ego… y finalmente si nos distraemos y ocurre un fallo asumir el fallo. Es una cuestión de actitud. Solo comprometiéndonos a conjugar actitud y aptitud de forma equilibrada podremos prevenir la zozobra por ir a la deriva y algún desastre de proporciones “titánicas” en nuestras vidas. ¿no creen? podemos tener un barco pero lo que no puede es llevarnos a “venus”…

Esperamos su llamada en: nosolodoctorylac@gmail.com

Ame…no

3 noviembre, 2011

(By Nosolodoctor y Angel 2)

Un discípulo preguntaba a su Maestro acerca de decir NO, cuando fuera preciso.
Eso llevó a otro interrogante : ¿Cuándo y dónde debemos poner los límites a los otros, salvaguardando el espacio de ambos?
Decir NO puede resultar difícil cuando un@ ha estado “disponible” siempre, o casi siempre, aún yendo en contra del propio sentir.
A menudo sucede que una acción “se disfraza de PROACTIVA”, cuando es todo lo contrario. ¿Cómo distinguirla?
Evaluar objetivamente (que no juzgar) cuando algo no está funcionando de forma adecuada y conseguir que cada uno vuelva a ocupar su rol/lugar/responsabilidad.

Ser proactivo en ningún caso significa hacerse cargo de la responsabilidad del otr@.

¿Recuerdan lo de dar cañas de pescar en lugar de dar pescado?
En el caso de saber decir “no”, en un extremo están las personas a las que prácticamente nunca les cuesta trabajo decirlo. Estas personas que de primera instancia pudieran parecer muy seguras de sí mismas, suelen tener muy poca capacidad para empatizar con las necesidades de los demás y por lo mismo tienen fuertes problemas interpersonales.
En el otro extremo están aquellos a los que les es prácticamente imposible decir “no”, y viven su vida resolviendo las necesidades de otros anulándose a sí mismos y a sus propias necesidades y deseos.

No es no y hay una sola manera de decirlo.

No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio, escueto.
No.
Se dice una sola vez, No.
Con la misma entonación, No.
Como un disco rayado No.
Un No que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín, no es No.
Un no que necesita explicaciones y justificaciones no es No.
No tiene la brevedad de un segundo.
Es un no, para el otro porque ya fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No no deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas, ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo se pongan patas para arriba.
No es el último acto de dignidad.
No es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes. No no se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos; ni con pena y menos aún con satisfacción.
No es No, porque No.
Cuando el no es No, se mira a los ojos y el no se descuelga naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula ni vacilante, ni agresiva, no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No puede decir sí.

No buscamos fomentar el decir “no”, pero “ame-nudo”, puede ser muy saludable. Dentro vídeo.

NOSOLOSUERTE NOS HACE HOY UNA NUEVA ENTREGA DE SU SELECCION EN EL ESPACIO CON-CIENCIA TV. ¡NO DEJEN DE VISITARLE!

Ya sabéis que en nosolodoctorylac@gmail.com también podéis colaborar mandando cuentos, entrevistas, historias familiares… pps, para que entre todos comentemos.

Resol.

11 junio, 2011

Resol: reverberación del sol.  Luz y calor provocados en un sitio por la reverberación del sol.

Los días se alargan, la luz  lo inunda todo y nuestros huesos rebuscan entre la semisombra de las terrazas un lugar donde el resol haga su trabajo de vitaminarnos y la sombra, a su vez,   proporcionarnos la frescura adecuada para protegernos de una insolación posible…

El resol no es una exposición directa, no es una ofrenda a lo “papalagi” para que nuestras células conversen con el Universo; el resol se supone que protege las pieles sensibles, las poco acostumbradas al astro solar,  la de los niños y la de los enfermos…, pero incluso expuestos  indirectamente a la fuente de la fotosíntesis, nos podemos quemar…, podemos terminar achicharrados, y en el fondo “recibir lo esencial”, “la energía vital” cocreadora de vitamina D, ciclos  de día-noche, transiciones estacionales, energía solar,  etc…

En  el plano de las relaciones humanas todo lo que hacemos tiene también su resol. Cada acción tiene su  consecuencia en el entorno. Cada causa se traduce en un efecto. Hay, de hecho, causas que se perdieron en la memoria y que tienen como efecto el carácter de una persona…, la baja autoestima de un amigo, el egoísmo de un hijo, la inquietud de una hermana…, la apatía de una pareja…, la división  de países enteros en dos mitades…

Todas estas cuentas que el alma nunca paga  siguen su trayectoria hacia el infinito… Son el reflejo de nuestros actos viajando  en el espacio-tiempo. El resol de nuestra existencia, hechos que analizados en profundidad  pueden ser perdonados, comprendidos y aprobados si extraemos la esencia de la acción que promovió dichas consecuencias, a saber, proteger, educar, salvaguardar, cuidar, educar, serenar, enseñar, dosificar… Aunque… ustedes como Ruben Blades pueden discrepar…

Hace unos días leía en la prensa que recientemente se ha descubierto que los niños con un año ya tienen la capacidad de realizar razonamientos puros. Su mente les permite  deducir cuales pueden ser las consecuencias tras una causa. Y  que hasta los cinco años están procesando y asociando  todo lo que a su alrededor ocurre de forma muy especial. Cada mirada,  cada variación en la voz, cada cambio de humor, cada reacción o proacción,  como consecuencia de una causa, de un hecho, de unas circunstancias. Por lo tanto,  que en el origen de un hecho “haya una buena voluntad” no exime al ejecutor de la misma y de tener en cuenta “la forma” de enseñar, educar, proteger, comunicar, discutir,… Podemos enseñar con castigos o educar en la autoestima, proteger en exceso o cuidar para que nuestros hijos tengan querencia al cariño…, comunicar a boca jarro o ser sensibles y dosificar el mensaje, discutir conectando profundamente con el interlocutor o soltar parrafadas en un monólogo con público…

Veamos algo relacionado…

Esto nos  lleva consecuentemente a afirmar que estamos escribiendo la historia de muchas vidas, que de cada uno depende una parcela del futuro. Que debemos asumir la responsabilidad de nuestros actos y asumir sus resoles y nuestros errores como parte intrínseca de la vida. Sin embargo, llegado a este punto,  nos podemos sentir estresados pues ¿cómo podemos  ser personas responsables, personas justas, personas consecuentes si no sabemos Amar bien? ¿Dónde se aprenden los valores universales, los que se basan en el AMOR: bondad, caridad, altruismo…? ¿Dónde se aprende a Amar bien  para poder tener unos valores sólidos y con fundamento, como diría el Arguiñano?¿Cómo consigo que mi conciencia esté alerta, dónde se aprende a actuar correctamente, a ser justos en todo momento…?

No existe una asignatura en los colegios que se llame Módulo del Amor al prójimo y a uno mismo.

Ama y haz lo que quieras (San Agustín)

Solo necesitamos la moral por falta de amor (A. Compte Sponville)

Este blog  es precisamente un lugar donde podemos seguir formándonos, donde podemos seguir adquiriendo nuevas ideas, formas saludables y proactivas de procesar el entorno y, sobre todo,  un lugar para  hacernos preguntas. Preguntas como las que acabo de plantear o como la que ahora  me planteo:

Si  Amar es Dar y Recibir,  ¿por qué cuando damos tenemos la tendencia  a pensar que lo hacemos para vanagloriarnos? “¿Por qué no consideramos  que el hombre  tiene una esencia buena por naturaleza y aceptamos que lo que dimos nació del AMOR y que quizá después fue mal interpretado por nuestra razón? ¿Por qué hacer abordaje  en la “culpa” cayendo en la mayores de las trampas, a saber, culpa y miedo?

¿Por qué no aprobamos el gesto que nació del amor y bloqueamos la desvirtuación  que nuestra  razón tiende  a procesar después? ¿No será este otro ardid del Ego: el hacernos sentir culpables incluso cuando nuestro impulso nacía del “Puro Amor”?

¿Por qué perseguir al EGO constantemente? ¿Por qué matar la inocencia  en favor de la consciencia? ¿No estamos abortando el bien natural del hombre con esta práctica? ¿No estamos pervirtiendo algo bueno?

“Con su blanca palidez” del grupo Procol Harum,  es un tema clásico del pop, que todos reconoceréis,  cerramos por hoy el chiringuito hasta mañana… Y como dice ella en la canción: “no hay una razón, solo la verdad…”

Si tienes alguna pregunta que plantear contáctanos en: nosolodoctorylac@gmail.com.

Que la fuerza te acompañe para desentrañar todos los misterios.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.