Temas etiquetados como: ‘Salmos’

Destino y libre albedrío.

22 mayo, 2011

Dicha y éxito. Destino y libre albedrío. Estos son temas de los que me piden escribir. Cada uno, a su estilo, le preocupa el lector que nos suele seguir.

Dicha,  dicen los Maestros,  se refiere a la felicidad del alma, cuyo origen es divino y no se contenta con cualquier cosa  y éxito es la bendición y felicidad de nuestra parte material en la que nos vehiculamos.

En la Biblia Adán y Eva no son creados iguales. Adam es creado de la Tierra y Eva es creada a su vez de Adam,  lo que significa que la Mujer (Eva) es mas “humana” evolutivamente hablando que el Hombre (Adam). Es por eso que está exenta de tantas obligaciones que la hagan “elevarse” pues ya de por sí se encuentra más elevada que el Hombre,  le basta su intuición… y rezar. Al hombre no. Al hombre se le exige “acciones” que le obliguen a “rectificar” su origen “terrenal”. Es por eso que Dios obliga al hombre a casarse (para humanizarse) pero no obliga a la mujer a hacerlo, pues ya está humanizada.

La mujer precisamente por su origen humano,  es la encargada de la transmisión de los valores y  la educación (la semilla de la sociedad, los pilares de la convivencia, el fundamento de todo lo exterior)  como está escrito en los proverbios: hijo mío “no olvides la madre de tu padre,  ni la de tu madre”.

De hecho, en caso de problemas,  basta con los rezos de una mujer para que Dios atienda el pedido. Como ya hemos mencionado anteriormente, está escrito en el Talmud. “Dios tiene en cuenta las lágrimas de las mujeres”. Esto es porque, como también ya hemos visto,  un escalón superior al rezo,  es el clamor (con lágrimas).

Me contaba mi anciano Maestro que nosotros venimos de un “algo divino” que se define por “deseo de dar” (a cambio de nada) y que al encarnarse y hacer “materia siente la influencia del polo extremo que es “necesidad o deseo de recibir“. Incluso la persona más elevada de este mundo solo por el hecho de ser humano,  en el fondo de su ser “espera algo” por mínimo que sea cuando da: quizás reconocimiento,  quizás un premio del Cielo…, por tanto,  ahí tenemos muy pocas posibilidades de haber ejercido nuestro libre albedrío: somos humanos…, pero entonces,  ¿en dónde radica mi libre albedrio? -le pregunté al Maestro.

En el entorno que escogemos cuando tenemos uso de razón. Yo puedo tener un don para escribir,  pero elegí “hacer un blog” y dentro de esta elección “elegí” libremente compañer@s de viaje. Podía haber hecho esta u otra elección; en este sentido fui libre para elegir. No estoy condicionado por nada ni por nadie. Y supuestamente,  si los derroteros del blog se saliesen de mi  objetivo,  perfectamente puedo elegir seguir en él o salirme de él.

La importancia del entorno es  tal que te condiciona tu conducta y tu pensamiento. Dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma opinión,  dos que se apegan: coinciden. Dos mujeres conviviendo durante años en el mismo apartamento acaban teniendo la “regla” casi simultáneamente,  por tanto,  están expuestas a las mismas variables de influencia. En realidad,  solo tenemos albedrío no “en lo que somos”,  sino en “donde estamos”.

Los Salmos son “formatos Standard” cabalísticos recopilados por el rey David que “conectan con Dios para apegarse a Él y “dormir en el mismo colchón”,  valga la expresión,   utilizando una doble vía: el lenguaje en clave cabalístico per se y la música (que curiosamente depende de combinaciones de 7 ,  como los días de la creación, notas musicales).

Mientras la mujer blinda el bunker ideológico de nuestra cultura,   el hombre no sabe realmente cómo comportarse en el “campo”. Dicha y Éxito. Esto es lo que Exclama y canta en clave secreta el Rey David en el Salmo 1. “DICHOSO EL HOMBRE” (hemos escrito que “dicha” es la felicidad de nuestra alma).

1. ¡Dichoso  es el hombre que no anda en el consejo de los malvados, (es decir,  que no se mezcla con ellos) ni en el  camino de los pecadores, (ni va con estos) ni se sienta en la silla de los burlones,  ni escarnecedores (tampoco con estos).

Es decir, según la Cábala hay cinco tipos de personas en nuestra realidad “aparente”: el temeroso de Dios,  el malvado, el pecador (el que se equivoca),  el burlón, y los escarnecedores. Vean un programa de “Salsa rosa” u “Hormigas blancas” o “Sálvame”,  “Enemigos íntimos” u otro tipo de tertulia “del corazón” y los verán a todos en la foto  excepto al primero que nunca se mezcla con el resto.

Nosotros,  mientras reflexionamos sobre esto,  vamos a optar por escuchar una muy buena versión de Pedro Guerra de la canción de Luis Eduardo Aute,  a propósito de elegir o no “pasar por un lugar”. ¡Dentro video!

Si conoces a alguien que tiene una historia, una experiencia especial o ha guardado un recorte de prensa especial… nosotros nos encargaremos de transmitirlo: nosolodoctorylac@gmail.com



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.