Temas etiquetados como: ‘tentación’

En Última Instancia…

16 marzo, 2012
En una ocasión escribí a medias con Nosólodoctor sobre el Estado de Gracia y Poder y otra vez, me aventuré a hacerlo sobre las Tentaciones; dos caminos bastante opuestos a la hora de dejarse influir para tomar decisiones y actuar. Ciertamente, y como me plantea un anónimo miembro de la ACW, puede resultar complicado diferenciar si te habla tu instinto más primario, tu ego, o lo que se suele llamar el Yo Superior, pero no es, ni mucho menos, imposible; de hecho, tal vez sea mucho más fácil de lo que parece.
Empecemos de la mejor forma posible:
“Érase una vez”… lo que más me fascina de esta fórmula con la que suelen comenzar las historias que jamás sucedieron es que, precisamente, nos anuncia que lo que vamos a leer o a oír a continuación encierra enseñanzas que siempre acabarán siendo útiles en las vidas de las personas. Aunque siempre digo que “nadie aprende con cabeza ajena“, me fascina que el hombre pueda “crear” lo que nunca “existió, ideando primero y ejecutando después; me resulta sencillamente “divino”. Pero esa misma capacidad de “suponer”, de utilizar el condicional para algo más que para poner trabas, de plantear “si p, entonces q” (si “toco el fuego”, entonces “me quemo”) y llevarlo a la práctica sin necesidad de experimentarlo, sólo “confiando” (teniendo fe), se convierte en la gran ventaja con la que contamos, el mayor “don” que puede poseer cualquier ser vivo de este mundo porque significa que estamos creados no sólo para aprender sino también para Conocer de una forma no empírica, es decir, sin haberlo percibido en un espacio/tiempo cuantificable y/o verificable según la Física del momento, al más puro y visionario estilo Julio Verne. Y éso marca la diferencia entre sobrevivir y Vivir.
Sin duda, en nuestras vidas influye algo más que aquello que percibimos a través de los cinco sentidos, que cada cual lo llame como mejor le venga. Pero, si puede interferir en nosotros, ¿cómo se “manifiesta o accedemos Él”? Y llegamos así a la cuestión que inquieta al lector que me solicitó esta entrada.
A lo que estamos acostumbrados es a la acción- reacción: un estímulo desencadena una respuesta. Pero éso, que sepamos, sólo hace alusión a esta “dimensión corpórea” en la que nos movemos. Así que habría que analizar las situaciones en las que suceden cosas que no se rigen por la leyes “lógicas”, aquello que se escapa a “nuestro control”, las excepciones que confirman las reglas.
¿Todo el que se esfuerza obtiene resultados?, ¿todo aquel que practica hábitos saludables (en el sentido más amplio de la palabra) está exento de padecer males? Rotundamente NO, lo cierto es que “existe” algo que, en última instancia, tiene mucho más poder que el mecanicismo puro y duro (acción- reacción), y si tiene la última palabra, al menos yo personalmente, prefiero y quiero guiar mi vida teniéndolo en cuenta sobre todas las cosas; no como primer mandamiento impuesto o recomendado por alguien, sino porque así lo siento de una forma que no puedo explicar ni ver ni oír ni palpar pero que me reconforta y me guía como una inspiración espontánea, que no sabes de donde viene pero provoca los mejores resultados.
Sin embargo, lo más común es seguir chocándose de bruces contra el “¿cómo acceder a esa Fuente de Conocimiento, Fuerza e Inspiración y diferenciarla de su Némesis?” Supongo que a eso nos referimos cuando hablamos de “trascender” o lo que es lo mismo, “soltarse del taraje” (pero de esta expresión ya hablaré otro día porque da ella solita para todo un post).
Retomando el simbólico mundo de los cuentos, a mí me encantan sobre todo porque evidencian la forma tan atractiva en que se presentan las tentaciones más destructivas, esas “llamadas” a abrazar lo cómodo, lo sencillo… Y ésto es algo que no falla: el “pan para hoy, hambre para mañana“, es decir, todo lo que se vende bajo la fórmula del “obtenga resultados placenteros a la voz de YA”… huele a que ya pagarás mañana los intereses… No nos cansamos de decirlo: todo tiene un precio.
Conozco a una chica,
de fantasía,
de un mundo de arco iris y misterio.
Cierra los ojos, chica de domingo.
Ey! vi a tu chico bajo el manzano,
dijo agárrate fuerte y ven conmigo,
corre y vuela, chica de domingo.
Date prisa, date prisa
y espera hasta que salga el sol,
y rompa el día.
Cerezos y abejas de miel.
¿No vendrás y te esconderás conmigo?
Ella puede alcanzar a las luciernagas,
bailando alrededor de los cielos de arándanos.
Vive en sueños, chica de domingo.
Nena, reúnete conmigo bajo las estrellas esta noche,
creo que tengo algo que quizás quieras,
ven conmigo, chica de domingo.
Mi cielo es azul,
por favor, por favor, por favor
ven a ver lo que me haces.
Como venía diciendo, no todas las historias tienen “finales felices”, y los titulares de los periódicos están llenos de “desalmados que se salen con la suya” y de sucesos que perjudican al que, aparentemente, menos lo merece. Así que ¿qué se nos escapa en esos casos en los que pensamos que hemos/han actuado correctamente y no se han obtenido los resultados esperados/deseados? ¿Qué no estamos teniendo en cuenta o qué estamos dando por sentado? Tal vez ahí, en esa trastienda inapetecible o en esa cómoda obviedad esté la clave, el lugar por donde empezar a buscar ese estado que muchos llaman de Gracia y Poder o de Conexión, con el que puedes sentir e identificar esa Última Instancia.
Te irás y yo estaré bien.
Puedo soñar fuera durante una siesta
Con un pequeño toque de suerte, todo irá bien
Seguro que se toma su preciado tiempo, pero está en su derecho.
Vuelvo mi cabeza hacia el Cielo
y me centro en un pensamiento cada vez.
No dejo que los ladronzuelos atraviesen mis mangas bien abotonadas.
No estás a solas ni aun cuando se siente que caminas a ciegas
o no sabes de donde sacar tiempo
o no hay señales claras.
Me gusta como hablas
Me gusta como caminas
Es difícil recrearlo como un juego individual
Esperas tu turno en la cola,
y expones tus disculpas y tus agradecimientos.
No creo que siempre estemos
al 100% en la misma habitación
pero en lo más profundo de la oscuridad de la noche
yace el Mayor de los Mayores
Sueños de un Nuevo Estado que se extiende más allá de los mares…
¿Y tú cómo accedes? Cuéntanoslo en nosolodoctorylac@gmail.com

Se ha detectado una amenaza

24 febrero, 2012

A mi Maestro. Como diría Fito “Ahora sí, parece que ya empiezo a entender…” por qué tenía que ver la serie de “Ángel o Demonio”

Cada vez que un ordenador es infectado por un virus, me pasa lo mismo: me cuesta creer que alguien cree algo que sólo sirve para vender su solución (antivirus). ¿Os imagináis a los mecánicos saboteando los automóviles para que tengamos que llevarlos a reparar? ¿o a los cristaleros rompiendo ventanas sólo para que compremos nuevos cerramientos? ¿o incluso a los médicos defendiendo hábitos no saludables que conviertan en estrictamente necesario acudir con regularidad a sus consultas? Pues, sorprendentemente, entre algunos miembros del gremio de los informáticos, ocurre. Es una especie de política del terror, de mantener precavida y asustada a la gente para que haga o deje de hacer algo determinado, en este caso para que compren un producto que sería totalmente innecesario de no ser por la dudosa intención de algún que otro “pirata” que no besa más bandera que la de la codicia.

Esta última vez ha sido un Troyano… qué bien le pusieron el nombre a estos virus… un programa que aparentemente es legítimo o inofensivo pero que al ejecutarlo ocasiona daños, a veces, bastante difíciles de reparar. En ocasiones la única solución es un formateo o incluso la sustitución de alguna pieza del equipo.

Al igual que el caballo que los griegos construyeron para tomar la ciudad de Troya, muchas oportunidades o personas se nos presentan en nuestras vidas como si fuesen una ofrenda que aparece dispuesta a agasajarnos frente a nuestra puerta y, sin ponerlas en cuarentena ni nada, las dejamos pasar e incluso derrumbamos los pilares que siempre nos protegieron para que se adentre con la mayor de las facilidades. ¡Ay cuando algo promete para nuestro ego…! Nos liamos la manta a la cabeza, bajamos la defensas y que salga el Sol por Antequera… Luego, el momento en el que llegan las consecuencias, nos lamentamos de nuestra mala suerte en lugar de recapitular, identificar qué hicimos mal y tenerlo presente para la próxima ocasión.

La tentación es siempre igual, un caballo de Troya aparentemente inofensivo y gratificante que esconde en su interior todo un ejército dispuesto a dominarnos y a hacernos sufrir, un timo de la estampita donde no se sabe quién es más granuja: el estafador o el que intenta aprovecharse de alguien aparentemente “inocente”; en este último caso, al menos uno de los dos es honesto consigo mismo y no acaba convertido en una víctima indignada.

Porque, y esto es así, todos deseamos el bienestar y la felicidad porque todos nos consideramos merecedores de ella. Estamos tan centrados en recibir, en dar (nuestro esfuerzo, amor, compromiso…) “si y sólo si” recibiremos algo a cambio, que en ningún momento nos planteamos si realmente hemos hecho algo que nos otorgue o mantenga ese “privilegio”. Tanto si pensamos o creemos que sólo por el hecho de ser personas ya somos meritorios de la gracia divina, como si nos decantamos porque es algo que debemos ganarnos, lo cierto es que en el primer caso habría que plantearse si tampoco hemos de hacer nada para conservarla, y en el segundo, resulta más que obvio que hay que currárselo.

Teniendo esto en cuenta, casi cae por su propio peso la importancia de mantenerse activo en el proceso de consecución de nuestros deseos. Bastante hemos hablado en este blog de la relevancia de permanecer consciente a la hora de tomar decisiones, a la hora de establecer nuestras prioridades y realizar determinadas elecciones que nos harán decantarnos por la teta o por la sopa. Siempre lo decimos, todo tiene un precio en esta vida y de nada nos sirve soñar con un mundo utópico plagado de buenas intenciones y de finales felices por decreto que jamás permitirían conocernos realmente. Pensadlo, en un mundo sin consecuencias, sin dilemas ni problemas, sin justicia ni secuelas… ¿podríamos disfrutar del amor sin la existencia definitoria de su opuesto? ¿No vendría a ser una calmachicha monótona e insustancial? ¿Qué sentido tendría la vida?

El ser humano se pregunta a menudo cuál es el sentido de su existencia y la respuesta es fácil: la VIDA, hacer lo que sea necesario (e identificar ésto es lo complicado) para perpetuarla. Y la vida está compuesta por maravillosos opuestos que no son más que la oportunidad de que escojamos quién queremos Ser. Asumir que existen softwares malintencionados (tentaciones) y hacerse con un antivirus por mucho que se trate de una necesidad creada, siempre será más beneficioso para la preservación del ciclo vital de nuestro equipo, que dejarlo invadir por una bomba tentadora que lo destruirá todo.

Así que, si me aceptáis un consejo, la próxima vez que os encontréis ante una perita en dulce, ante una golosina muy fácil de conseguir… ponedla en cuarentena por muy tentadora que resulte, actualizad el antivirus. Eso sí, sin caer en tremendismos, que un exceso de protección (como tener más de un antivirus) es caer en otra trampa que tampoco potencia mucho la vida y que es acabar sometido a esa política del terror que ralentiza el ordenador de modo tal que no nos permite hacer nada.

Cuéntanos que antivirus usas en nosolodoctorylac@gmail.com

Tentadora y explosiva

11 febrero, 2012
(by Nosólodoctor y Nosóloyoda)
¿Qué harías si supieses que tienes un Don con una potencia similar al TNT?
Claude Bristol tiene un libro para aquellos interesados aún  en eso de salud, riqueza, éxito y felicidad titulado “El poder está dentro de usted “. En él  dice que el TNT es un explosivo peligroso y hay que manejarlo  cuidadosamente. Igual pasa con la simpatía, el dinero o la salud que, quien no lo sabe usar ni mantener o ha hecho un mal uso, acaba corrupto o lo que es lo mismo, “autodestruido”. Por tanto, en asuntos como este conviene tener gran cuidado y sólo darle el empleo adecuado.
Todos tenemos nuestro pequeño tarrito de TNT con el que podemos conquistar el mundo o… destruirlo.
La gente que ha desarrollado hasta el máximo esta potencia interior se ha hecho famosas sí o sí . Esto  no quiere decir que busquen la publicidad, porque algunos de ellos son muy reticentes (por ejemplo, Greta Garbo vivió practicamente “escondida” aun a pesar de su famosa “belleza animal”).
Otros adoptan ciertas peculiaridades o usan determinados mecanismos para destacarse por encima de sus  semejantes. Algunos emplean una sonrisa eficaz (Dwight Eisenhower),  otros fruncen el ceño (John L. Lewis), otros llaman la atención por los  sarcasmos que dirigen a las gentes y el manejo de grupos  (José Mouriño).  El mundo se fija en lo inusitado, lo anticonvencional, y en los individuos no inhibidos y las personas famosas generalmente corresponden a estas clasificaciones. Son diferentes, en uno u otro aspecto. Algunos deliberadamente ponen de relieve sus diferencias. Otros no se preocupan de  lo que la gente puede pensar de ellos. Están demasiado ocupados en ser ellos mismos, y hacer lo que quieren, sin preocuparse de si hacen o no buen uso de su poder de TNT.
Hay muchos admirables que han usado su frasquito de TNT  Demóstenes, Nerón, Galileo, Cleopatra, Balzac,  Isaac Newton, Juana de Arco,  Benjamín Franklin, Alexander Graham Bell, Abraham Lincoln,   Mussolini, Hitler, Winston Churchill, José  Stalin, Lenin, Mahatma Gandhi, Thomas  Edison, James Stewart, Cecil B. De Mille, Albert Einstein… se podría continuar, y cada hombre evocaría una personalidad, viva o muerta, única en su expresión y realización. Tales individuos se hallan en  todos los aspectos de la vida. Y siempre ocurrirá así, ya que su uso del poder interior los eleva al máximo de su profesión o empeño.
Gandhi usó este poder y quizás haya sido el personaje mas famoso de los tiempos modernos. Hay muchas fotos donde aparece vestido con las ropas del hombre actual, pero en sus últimos años llevó  rapado el cabello, un taparrabos y unas enormes gafas. No tengo derecho a  decir que Gandhi adoptase esta vestimenta con ningún fin específico, pero creo que lo hizo dándose cuenta de que su apariencia contribuía a concentrar en él la atención del mundo, en bien de la causa de la India.
Sí, también hemos nombrado a Nerón, Mussoljni, Hitler, Stalin o Lenin. Y es que a algunos les explotó el TNT entero y se convirtieron en el “eje del mal”. Fueron brillantes… a su modo, y obtuvieron sus posiciones de gran poder, mediante el uso de “ese algo” interior. Cuando la historia los juzgue, tiene que pesar el bien que hicieron, frente al mal… y muchos serán (y han sido) condenados… Esto demuestra lo arriesgado que es querer hacerse famoso usando el poder interior, mal o bien. ¡Por  esa razón el Don de una persona está oculto incluso para él mismo… para que no pueda usarlo “inteligentemente” sino sólo “instintivamente; que no es lo mismo pero es igual a efectos “cósmicos”.
No tratamos de explicar por qué los que usan el TNT suelen ser “directores de escena”,  pero  es fácil darse cuenta de lo que ocurre cuando alguien percibe que destaca entre sus amigos y  personas queridas. Inmediatamente se advierte una diferencia en  el modo de expresarse, de actuar… Comienza, quizás por primera vez, a ser uno mismo realmente, a aprovechar las  oportunidades que tiene a su alrededor, a desprenderse de sus viejas ideas y limitaciones, y a pedir lo que es legítimamente propio, lo que podía haber alcanzado mucho antes, y entonces va saliendo el otro yo que  susurra al oido “no se puede ser una modesta violeta, y obtener el reconocimiento del mundo”   y justo “ahí”, en ese momento, es cuando uno tiene que decidir si “beberse de un trago todo el TNT… o tiralo al río…
¿Tú qué harías si supieses que el mundo entero puede ser tuyo sólo con tomar todo el TNT? ¿Serías capaz de resistirte a la rubia más tentadora y explosiva?
Esperamos tus dudas, sugerencias y aportaciones en nosolodoctorylac@gmail.com


Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.