Temas etiquetados como: ‘verdad’

4. Los Engreídos.

25 noviembre, 2018

 

A  esta altura del Árbol de la vida, a tres escalones de liberarse de la dualidad, te habrás dado cuenta de cuan fácilmente construimos nuestra realidad a través de nuestra forma de hablar: si decimos “divina de la muerte”, por ejemplo, estamos diciendo que para nosotros lo divino y lo inerte vienen a ser una cosa,  si decimos: “asco de vida”, estamos creando una realidad desilusionante,  con medias verdades o mentiras “piadosa”, que finalmente nos repugnará y nos hará vomitar “asco”. Y así todo.

Palabras como “buena o mala suerte”, “me merezco o no me merezco”,  “no es justo o es justo”,  “es culpable o no lo es”, etc…, son las palabras que nos hacen crear nuestra realidad a corto y largo plazo. Pero saber no es conocer.  Yo, por ejemplo, sé lo que es un parto y he asistido a muchos pero no “conozco” (vivido)  un parto; sé que duele pero no me ha dolido a mí, sé que merece la pena pero no sé hasta cuanto sí o no merece la pena.

Lo que sembraste ayer es lo que recoges hoy, y casi el 100% de las veces nosotros convocamos de forma inconsciente los acontecimientos futuros. A mejor y  mayor conocimiento,  mejor y más libre elección.  Porque la necesidad está en las antípodas  de la libertad.  “La verdad nos hará libres”. Cierto. Pero nunca tendremos en este plano y en nuestro nivel la verdad absoluta, aunque las personas inmaduras e ignorantes vayan por la vida “en nombre de la verdad”  juzgando y emitiendo edictos sobre tal o cual cosa, que poco tiempo después en función del guión de sus vidas defiendan lo contrario y defiendan la “nueva” verdad.

La verdad, que en hebreo se dice EMET tiene un valor de guematria de 9. El nueve es el último número de la individualidad. A partir de él empieza la pluralidad y la convivencia. Cualquier número multiplicado por 9, suma 9. Es decir, el 9 no cambia, ni multiplicado por 3 (27=2+7=9) ni  multiplicado x 15 (135=1+3+5=9). La verdad no cambia en función de nuestros intereses, ni en función de nuestras necesidades, ni en función de nuestro sistema de creencias al cual pertenezcamos. A la única verdad que podemos aspirar es a “nuestra verdad”, y nuestra verdad consiste en pensar, sentir, decir y hacer lo más alineado posible, aunque casi siempre como observaréis pensamos algo, sentimos otra cosa, decimos una parte y hacemos lo contrario.

La manta número 4, la sombra de los “engreídos”, es esa: ¿Quiénes son los engreídos? Aquellas personas que viven en “la” verdad absoluta y no se interesan para nada en “tu” verdad. Viven para conquistar opiniones y voluntades ajenas que retroalimenten su verdad, porque no debería haber otra. Son una especie de ISIS anímico que corta tu  cabeza, si piensas, sientes, hablas o haces de un modo “que no se lleva”.

Precisamente, para defendernos del pavor que nos da ese ISIS anímico, se va construyendo eso que llamamos “EGO”, que nos vende la moto de que nos protege de la incertidumbre, del rechazo y del desamor. Tampoco es verdad.

Siempre tengo muy en cuenta un consejo de mi Catedrático de Psiquiatría, Don Manuel Ruiz, que allá por el año 1980 me dijo, entre otras muchas cosas…

  • Salama, cuando alguien le diga que es usted lo mejor y que gracias a usted se ha sanado de tal o cual afección…, no le crea. Y cuando alguien le eche en cara o le diga: es usted un pesetero, una mal persona, tal o cual…, igualmente, no le crea. Porque solo usted sabe lo que es, y la proyección que usted da hacia los demás no es usted. Es simplemente una proyección, algo virtual, que depende del observador no del emisor. Así que no se pase la vida alimentando y gastando energías que sostengan esa proyección que a usted le reafirma, o intentando lo contrario, es decir, no se pase la vida intentando revocar la imagen que tienen de usted. Se dará cuenta más tarde que pronto, que la vida se le pasó en intentar, en perseguir al pollito equivocado, y cuando uno se da cuenta, queda poco tiempo y mucha soberbia para reconocer que estábamos equivocados.

Gracias Don Manuel. Verdad de la buena. Je…

La verdad sea dicha

2 febrero, 2012

(By Nosolodoctor y Angel 2)

En 1968, se estrenó en las televisiones de nuestro país, una serie llamada “Un ladrón sin destino” que tuvo enorme éxito durante una década. Trataba de un tal Al Mundy, un ladrón profesional convicto, que es liberado de la prisión con la condición de que se ponga a los servicios de la CIA para estar al servicio del “bien” utilizando sus dotes “delictivas”.

Una especie de reconducción de un defecto en algo útil para la sociedad.

El tema nos sirve para contestar la petición de un post acerca del aprendizaje erróneo de lo políticamente correcto versus verdadera honestidad en nuestras relaciones humanas y hasta que punto es ético engañar y/o dejarnos engañar o hasta donde la conciencia de nuestro “self” nos debe dejar que la gente mantenga su rol de engañador y no nos atrevamos a “quitarles” sus máscaras.
No crean que es fácil hablar de ello, alguien puede manifestar “su verdad” y quien le escuche o lea puede creer que lo señalado es mentira porque “su verdad” es distinta.

No existe la verdad absoluta y como consecuencia tampoco la mentira total. Por esto, aceptamos que mentir es expresar algo en contra de lo que se sabe, se cree o se piense.
Cuando se miente es porque la persona que lo hace está consciente de ello. Por otra parte, mentir también es omitir la verdad. Los seres humanos mentimos o callamos la verdad por múltiples razones. Algunos terapeutas de parejas, por ejemplo en algunos casos, recomendamos a los amantes infieles, cuando van a consulta, no cometer un “sincericidio” y contarle todo a su cónyuge. Generalmente se trata de casos de un encuentro sexual “casual” con una ex pareja, hecho ocurrido ocasionalmente sin mayores consecuencias (¿o si?) . En estos casos el terapeuta quizás evalúe la situación familiar y llegue a la conclusión de que es preferible que su paciente no diga la verdad a su cónyuge porque puede terminar una feliz relación familiar y ser más perjudicial que beneficioso para él, para su pareja y sus hijos.

En otro área, muchos médicos, por razones del tratamiento, ocultan o no dicen toda la verdad del diagnóstico al paciente por el propio beneficio del enfermo. El médico puede ayudar a sanar usando el efecto placebo en enfermedades psicosomáticas. Para lograrlo, debe mentirle al paciente asegurándole que algún medicamento lo curará a sabiendas que la pastilla es inerte. Igualmente, algunos profesionales de la salud no le informan a un enfermo en terapia intensiva su gravedad, porque piensan que la angustia, las preocupaciones y el pánico que puede generar la información de su estado le provocaría eventualmente un daño mortal.

¿Ustedes que piensan? ¿Verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? ¿Estamos preparados para ello? ¿De verdad?

Los adultos les dicen a los niños que no deben mentir mientras disfrutan con ellos los regalos que trajo durante la noche Santa Claus o los Reyes Magos, aunque en este caso podríamos estar hablando de una ficción o leyenda, la cual sin ser una mentira, tampoco es una verdad.

Por último esta la opción de ser asertivos y decir siempre la verdad sin ofender.

Ser asertivos es exponer todo o parte de lo que sabemos, pensamos y sentimos haciendo uso de un lenguaje justo, de expresiones corporales no agresivas, comunicando en positivo y tomando en cuenta los derechos de quien recibe el mensaje.

¿Se apuntan a esta línea?

Durante muchos años hace muchísimo tiempo me jactaba de ser el médico que mejor daba “las malas noticias”, de hecho me buscaban mis compañeros para comunicar los casos “difíciles”. Un día después de decirle a una joven mucha de treinta años que se iba a quedar viuda en breves días debido a la situación irreversible de su marido, tuve un sueño que no les voy a contar para que puedan dormir tranquilos… acerca de la gravedad de mi comportamiento y sus consecuencias.

Aun así no me libré de la “multa espiritual” que duró dos años, pero le aseguro que el tema no da para un chiste. Quizás estemos ante la reflexión más espinosa, dolorosa, ambigua y relativa pero también trascendente de la historia del blog:

Es deseable resaltar virtudes en lugar que proclamar defectos en los demás. Es preferible indicarle a un niño antes de ser inyectado que va a sentir un pinchazo pero solamente durará el tiempo de contar hasta cinco que decirle “no te va a doler”. Lo más probable es que entretenido contando, no sienta el dolor.
Quizás lo más importante sea no hacer daño, no ser mensajero de algo malo… seguro que siempre hay un tonto o un temerario o un loco que se preste a tamaña función; en ese caso,pasen de decir “mentiras arriesgadas…(true lies) que en realidad son “”mentiras verdaderas”… no olviden que hay mucha gente que no es consciente del daño que hace la palabra aunque sea “verdad” lo que está diciendo…

Ya no se trata de debatir si lo que vamos a decir o no es lo políticamente correcto… sino el resultado de lo que vamos a decir va a ser util o no y si va a producir efectos colaterales o no….por no decir del valor de nuestra credibilidad para tiempos futuros…

Vamos más allá aún: En una de las entradas de este blog, la del pasado sábado 28 sobre el Aserejé, se planteaba el hecho de que para un terapeuta su paradigma lo puede todo y “cura” todo.

Planteamos, cuando ésto lo dice el terapeuta ¿Lo cree de verdad? ¿Se engaña a sí mismo? O en el fondo piensa que es un “cliente” y que él tiene que vivir de su profesión y que hará todo lo que pueda aunque sepa que hay pocas posibilidad de éxito?

En cuanto a lo políticamente correcto… si la idea es “encajar” o integrarse en un esquema/lenguaje/accionar que no se superponga o interfiera con los “ya creados y aprendidos”, aún en contra del propio sentir y convencimiento… haría que se estuviera modificando la REALIDAD, alejándola así de la VERDAD, o poniéndola en duda.

A veces exponer la “cruda realidad” nos plantea un panorama tan sombrío que el que lo escucha o lo ve piensa que no hay noticias de Dios . Tremendo diálogo que les ponemos y pedimos contestación ¿sincera? en los comentarios de esta “entrada” del menú que ustedes pidieron…

También tienes un buzón para expresarte aún más sinceramente en nosolodoctorylac@gmail.com

El filo de la navaja (E-MET)

14 noviembre, 2011

(By Nosolodoctor y Angel 2)

De tres hermanos el más grande se fue por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar iba despierto y bien atento a cuánto iba a pisar.

De tanto en esta posición caminar ya nunca el cuello se le enderezó,

y anduvo esclavo ya de la precaución y se hizo viejo, queriendo ir lejos, con su corta visión

Conclusión: Ojo que no mira más allá no ayuda el pie

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el de en medio se fue por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar iba despierto y bien atento al horizonte igual.

Pero este chico listo no podía ver la piedra, el hoyo que vencía a su pie,

y revolcado siempre se la pasó y se hizo viejo, queriendo ir lejos, a donde no llegó.

Conclusión: Ojo que no mira más acá tampoco fue

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el pequeño partió por la vereda a descubrir y a fundar,

y para nunca equivocarse o errar una pupila llevaba arriba y la otra en el andar.

Y caminó, vereda adentro, el que más ojo en camino y ojo en lo por venir

Y cuando vino el tiempo de resumir, ya su mirada estaba extraviada entre el estar y el ir.

Conclusión : Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve

Oyeme ésto y dime, dime lo que piensas tú.

<

La entrada de hoy no es un jeroglÍfico aunque lo parezca sino que plantea el siguiente dilema :

Si hoy fuese el último día de tu vida, ¿querrías hacer lo hoy vas a hacer?

Para poder argumentar el debate les adelantamos un fragmento del discurso que ofreció en el 2005 en la Universidad de Standford (2005) el recientemente fallecido, Steve Jobs:

“El recordar que estaré muerto pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Porque casi todo – todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo temor a la vergüenza o al fracaso – todas estas cosas simplemente desaparecen al enfrentar la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que hay algo por perder. Ya se está indefenso. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón”.

Efectivamente; tenemos la formula del “Aquí y Ahora” que nos obliga centrarnos en el presente sin mirar hacia atrás y sin tampoco tener unas excesivas miras en el lejano futuro . Silvio Rodríguez narra una canción (fábula de los tres hermanos), que trata de cómo cada hermano intenta el éxito en su caminar diario cada uno aplicando una formula “secreta” y cómo cada uno de ellos fracasa.

Escuchemos la canción y luego seguimos. (La letra como últimamente solemos hacer, la hemos colocado al comienzo, bajo el título de nuestro post).

Es decir,nuestra estabilidad depende de estar siempre lo menos alejados de la “verdad”.

¿Cómo? Uniendo (o intentando unir) los acontecimientos aparentemente lejanos de nuestra vida que aunque puedan parecer distantes y alejados están realmente equidistantes tal como muestra la situación de las letras hebreas que forman la palabra “verdad” (que graficamos junto al título del post); y que también se podría traducir como “e- met; “lo unico (cierto) es que morimos): (Alef; Mem, Tav, las tres letras se encuentran equidistantes simétricamente unas de otras en el alfabeto tal como se muestra en el gráfico).

Resolver éste enigma y entrelazar esos “acontecimientos reveladores”, aparentemente lejanos nos podría sorprender con la contundente y sólida respuesta de que quizás nuestro propósito en la vida sea “ese”: entrelazar, unir, tejer, investigar, estudiar, pensar e intuir para ir caminando por ese estrecho “filo de la navaja” que es la vida.

Ahora le ponemos el discurso del hombre que desde un garage “revolucionó el mundo”.

http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY

Ya sabéis que en nosolodoctorylac@gmail.com también nos podéis mandar cuentos, entrevistas, historias familiares…pps, para que entre todos comentemos.



Licencia de Creative Commons
Nosolounblog by Nosolounblog is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.